Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia objetos de manera similar a como se les ha indicado, en otras palabras, dan cuenta de su ‘saber hacer’. Competencias iniciales de los bebés ¿Cómo entender las competencias durante las primeras semanas y a lo largo de los primeros meses de nacido? Las competencias se definen como capacidades generales o recursos de funcionamiento cognitivo, social y afectivo de los bebés, que les posibilitan inicialmente sus ‘haceres’. Las competencias les permiten acceder al mundo, comprenderlo y construir conocimiento. Su mente está en permanente actividad, organizando el conocimiento sobre la realidad y su entorno; la transformación de las competencias hace posible que los bebés logren una progresiva reorganización. Las competencias, como capacidades generales son las que inicialmente les permiten ‘hacer’, o actuar sobre el mundo que los rodea y más adelante, ‘saber hacer’, hasta llegar a ‘poder hacer’. Al inicio, los bebés succionan, chupan, miran, escuchan, balbucean, lloran o ríen, o sea, ‘hacen’; después, las competencias se relacionan con ‘saberes adaptativos’ como alcanzar los objetos y comunicarse con el otro, es decir, adquieren la forma de ‘saber hacer’. aplica a todo tipo de conocimiento. Los cuidadores pueden observar su interés por un objeto o persona cuando ellos aumentan el ritmo de la succión o por la duración de su mirada. Cuando se acostumbran al amamantamiento, como esta experiencia no constituye una novedad, entonces el chupeteo disminuye; pero si captan cualquier novedad en su entorno, el ritmo de la succión aumenta, mostrando de esta manera que el objeto o persona les interesa o los emociona. En otras palabras, conductas como el chupeteo o la succión se convierten en indicadores o manifestaciones que permiten evidenciar la capacidad de los bebés para interesarse y emocionarse. Los cuidadores pueden hablar de las competencias de los bebés desde recién nacidos, entendiéndolas a partir de sus actividades y del ejercicio repetitivo de las mismas. Pero luego, cuando hacia los cuatro meses las actividades se amplían, gracias a la coordinación de sus acciones, su ‘hacer’ muestra que el bebé ‘sabe hacer’. Día a día, los bebés van organizando estas competencias o capacidades de otra manera. A partir de estas reorganizaciones, las competencias avanzan a la forma de ‘poder hacer’. Unos meses más tarde, coordinan la fuerza que imprimen al movimiento de sus manos para alcanzar objetos adecuándola al peso de los mismos; esta nueva coordinación refleja un ‘poder hacer’ específico ante una característica del objeto. Para entender las competencias perceptivas, cognitivas, lingüísticas, sociales y afectivas de los bebés, es necesario observar su actividad, su ‘hacer’, teniendo en cuenta que este ‘hacer’ constituye una capacidad general que se 36

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia A su vez, estas reorganizaciones son posibles porque las competencias permiten a los bebés movilizar su conocimiento y las pueden utilizar en diversos escenarios y situaciones. Al inicio, utilizan una actividad en un contexto específico, pero después la generalizan y la usan en diversos contextos, dando pie a lo que se ha denominado “movilización de las competencias” 12 . Simultáneamente con la generalización de los ‘haceres’ a contextos variados, los bebés logran diferenciar sus acciones en cada contexto particular, como una actividad única y flexible. La observación atenta permite al cuidador comprender los procesos de generalización y diferenciación de las acciones de los bebés. Para ilustrarlos, se toman aquellos momentos en los que pasan de repetir una conducta o actividad, como chupar, mirar, escuchar, o rascar, al momento en que diferencian los diversos contenidos a los que las aplican. Por ejemplo, los movimientos diferenciados que utilizan para rascar o rasguñar una textura rugosa y dura o una lisa y suave; inicialmente, pueden mostrar de manera generalizada el mismo tipo de actividad, pero luego, mediante la experimentación, el cuidador puede observar que rascan de distinta manera la textura rugosa de la lisa, es decir logran diferenciarlas. La flexibilidad en su actividad, que les permite pasar de la generalización a la diferenciación, constituye el inicio de la movilización de las competencias. La transformación de las competencias se puede identificar fácilmente en el uso de los objetos. En un comienzo, cogen un objeto cualquiera, por ejemplo, la cuchara, la olleta o el peine, lo jalan, lo agitan y lo tiran sobre la cuna o al piso. Después, lo usan. Por ejemplo, se llevan el peine a la cabeza y tratan de peinarse, llevan la cuchara o la olleta a la boca y tratan de comer o de beber. Agitar o chupar el peine son actos que repiten con todos los objetos 12. Perrenoud, P. (1999/2005). Diez nuevas competencias para enseñar: Invitación al viaje. Barcelona: Editorial Grao. 3ª Edición. Usar los objetos ocupa un papel importante en el proceso de socialización del bebé. que llegan a sus manos; pero “peinarse” es usar el objeto de acuerdo con las normas de la cultura. El conocimiento de los bebés sobre el peine se ha transformado como efecto de una nueva reorganización de sus ‘haceres’ que se integra con la manera como los adultos y los niños mayores lo manejan. Entonces integran al ‘poder hacer’ con aquello que los otros hacen. Pues bien, no es un azar que el momento en que empiezan a usar los objetos ocupe un papel tan importante en el proceso de socialización de los bebés. La cuchara para comer, el palo para acercar otros objetos o para golpearlos o la olleta para beber parecen ‘prolongaciones’ de lo que sus manos pueden hacer. De la misma manera que un artesano, el bebé poco a poco refina sus acciones y las extiende a los instrumentos. Es necesario insistir que en el uso o ‘poder hacer’, él logra entrar a la cultura; el ‘uso de los objetos’ es una ruta concreta que le permite pertenecer y desempeñarse de acuerdo con las convenciones de la comunidad. 37

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
articles-129277_archivo_pdf
Tremblay_ReporteAgresion_SP
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
¿Por qué invertir en la primera infancia?
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
Desarrollo_emocional_0a3_simples
MEN-Competencias-TIC-desarrollo-profesional-docente-2013
los-invisibles_estado-de-la-educacion-en-mexico_2014
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
la Infancia en Emergencias - Save the Children México
AVANZANDO HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN PARA PERÚ
EDUcación y TECnología
PROGRAMA SEMBRAR, aportes de un programa de ... - Arauco
Desarrollo de la Primera Infancia - Human Early Learning Partnership
amor