Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia Cabe señalar que de acuerdo con las condiciones del contexto cultural, los bebés van construyendo competencias que les permiten transformar su interacción con el mundo y con su comunidad, y encuentran las posibilidades de desarrollarlas y consolidarlas. Sin embargo, en cualquier contexto los bebés miran con sorpresa o atención a un objeto que debía caer, pero que queda ‘suspendido en el aire’, como si supieran que todos los cuerpos caen. Esta evidencia lleva a reafirmar sus capacidades, aún en contextos en los que se les presta poca atención y se les dedica poco cuidado y amor. Sin embargo, es muy importante señalar que brindarles atención, cuidado, protección y la educación necesaria pero, primordialmente amarlos, valorarlos y respetarlos, son acciones de los cuidadores que promueven un desarrollo infantil adecuado y favorecen su desarrollo 13 . Es necesario que las madres, padres o cuidadores faciliten a través de sus actividades que los bebés construyan las competencias necesarias para enfrentarse a la vida diaria y puedan movilizar y comunicar sus capacidades hacia la adquisición de nuevos conocimientos. Este debe ser el objetivo del trabajo educativo basado en las competencias. 13. Por supuesto, en contextos deficitarios extremos, es decir, cuando no se les protege, ni se les brinda atención o cuidado alguno, el desarrollo de los niños es poco viable. Aún así, se pueden dar algunos ejemplos de la manera como los niños superan estas condiciones si se los tiene en cuenta y se los ama. Uno de los escándalos más fuertes a los que se vio enfrentada la sociedad europea cuando cayó el muro de Berlín fue el estado de los niños en los orfanatos de Rumania. Los encontraron revolcándose en sus propias heces. Algunos europeos, conmocionados por su situación corrieron a Rumania a adoptarlos. Sacaron niños y niñas que a los seis meses no levantaban la cabeza por falta de tono muscular, uno de los indicadores de retardo en el desarrollo. Tres meses después de la adopción, esos niños – ahora cuidados, protegidos y tenidos en cuenta – movían su cuerpo como cualquier otro niño europeo de la misma edad. 14. Perrenoud, P. (1999). Dix Nouvelles Competentes pour enseigner. Paris : ESF Editeur. Competencias y Movilización > Las competencias se entienden como las capacidades que les permite adaptarse al mundo, comprenderlo y construir conocimiento. Posteriormente, éstas reorganizan la manera como los bebés conocen y se relacionan con el entorno, permitiéndoles transformarlo. > Las competencias se refieren a esa capacidad general de los bebés que abre un camino hacia formas cada vez más elaboradas y específicas de conocimiento. En este sentido, las nuevas competencias aparecen como resultado del conjunto de ‘haceres’ iniciales, que en su acumulado, permiten al bebé transformar su actividad hacia el ‘saber hacer’. > Por esto, al hablar de competencias se habla de movilizaciones y de caminos. La competencia de los bebés evoluciona del ‘hacer’ al ‘saber hacer’ y su movilización, una de sus características 14 , les permite transformarse en ‘poder hacer’. > La movilización como propiedad de las competencias permite la generalización de las actividades utilizadas por los bebés de contextos específicos a contextos variados y a su vez, la diferenciación de estas actividades en cada contexto particular. En esta medida, la movilización permite entender la flexibilidad de las competencias. 38

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia Experiencias reorganizadoras de los bebés Para continuar explicando el desarrollo del bebé resulta necesario referirse a las experiencias reorganizadoras, caracterizarlas y describir el papel que juegan en este proceso. La construcción de la triada cuidador-bebé-objeto, previamente citada, cuando se habla de la aparición de la acción y la atención conjuntas, constituye una experiencia reorganizadora. Dos criterios definen las experiencias reorganizadoras y las identifican: el acumulado de experiencias que los bebés traen, producto de su historia y los efectos que tienen en sus actividades. El primer criterio, permite entender que se trata de la sistematización y síntesis de experiencias construidas en procesos previos, que sirven de base para posteriores desarrollos. El segundo, complementario, permite entender su efecto sobre las actividades y conocimientos adquiridos por los bebés hasta ese momento, pues los promueven y transforman en actividades y conocimientos nuevos. La síntesis y sistematización de las experiencias y su efecto, constituyen una nueva capacidad que permite a los bebés una nueva reorganización de su mundo conceptual, cognitivo y socio-afectivo. A las experiencias reorganizadoras se las llama así porque son el pilar, tienen repercusiones en el desarrollo posterior y sintetizan y organizan el desarrollo previo. Son conquistas cruciales que revolucionan la comprensión que los niños tienen sobre la realidad, que los llevan a pensar el mundo de una manera muy diferente a como lo hacían antes, por lo general, mucho más elaborada. cumpliendo un papel fundamental en el transcurso del desarrollo porque abren nuevos horizontes. La relación triangular cuidador-bebé-objeto en la acción y la atención conjunta, de la que venimos hablando, puede ser un buen ejemplo de experiencia reorganizadora en el primer año de vida. Sintetiza los turnos en la conversación inicial y la práctica de mirar y atender conjuntamente aquello que puede interesar al bebé y al cuidador. Varias semanas después, el adulto introduce el objeto a estos ‘saberes’ dando paso al inicio de la relación triangular entre el bebé, el adulto y el objeto, o sea, Yo-Tu-Él. El adulto contribuye a instaurar esta relación porque mira el objeto e invita al bebé a mirarlo; luego, es el niño quien dirige su mirada y captura la atención del adulto sobre los objetos o eventos que le interesan. La relación triangular se considera una experiencia reorganizadora porque recupera ‘saberes’ previos como la conversación por turnos y reorganiza los desarrollos posteriores de los bebés pues algunos meses después esos intercambios bebé-adultoobjeto generan y propician las primeras interpretaciones sobre sus deseos e intenciones. Los bebés pasan de ‘hacer’, al ‘saber hacer’ y al ‘poder hacer’. Esta variedad de papeles en la situación comunicativa da cuenta de las regularidades que han construido en relación con la orientación de la Ahora bien, todas las experiencias de los niños no son igualmente importantes. La importancia y complejidad de las experiencias reorganizadoras, implica que el funcionamiento cognitivo de los bebés alcanza niveles más altos de comprensión y de reorganización conceptual, cognitiva, afectiva y social, 39

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
articles-129277_archivo_pdf
Tremblay_ReporteAgresion_SP
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
¿Por qué invertir en la primera infancia?
Desarrollo_emocional_0a3_simples
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales ...
MEN-Competencias-TIC-desarrollo-profesional-docente-2013
OEI%282011%29_DesafiosTICCambioEducativo
los-invisibles_estado-de-la-educacion-en-mexico_2014
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
la Infancia en Emergencias - Save the Children México
AVANZANDO HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN PARA PERÚ