Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia No quiero En este período los niños empiezan a oponer su propio yo al mundo externo y al mundo social 27 . Entre los doce y los dieciocho meses, aprenden a decir “no”, aún cuando quieran decir que “sí”, porque al parecer han aprendido a decir “no” antes que “si”. Sin embargo, entre los dos y los tres años los niños empiezan a decir “no” como una vía para fortificar su independencia: dicen “no” para evaluar la verdad o falsedad de enunciados de los otros, para negar el estado o existencia de las cosas, para indicar cuando no desean algo, para dirigir su propio comportamiento, por ejemplo, se dicen “no” a sí mismos cuando se enfrentan a situaciones peligrosas, para decir que algo les pertenece y para detener lo que otras personas están haciendo. En este tramo de vida los niños pueden oponerse de manera regular a otras personas, en algunos casos aparentemente sin más razón que la satisfacción que les provee el sentimiento de independencia. Algunos psicólogos llaman a este conjunto de cambios en el desarrollo emocional, el período de la “oposición” 28 . Igualmente, la interpretación de la experiencia está muy relacionada con la calidad de las relaciones sociales que los niños han establecido y con los eventos en los que participan con otras personas. Los padres también pueden interpretar implícita o explícitamente las formas de actuar y las experiencias de los niños. Estos intercambios mentales entre ellos y sus padres o cuidadores promueven la formación de significados compartidos. La negación marca un cambio en la producción y uso del discurso. Un nuevo ‘saber hacer’ con las palabras que, como se señaló, cambia la vida social de los niños. La negación es considerada como una evidencia de formas de razonamiento, con las cuales los niños contraponen su evaluación sobre la verdad o falsedad de algo. Frente a lo que el otro dice, ellos asumen una posición y emiten un juicio que lo niega. Esta competencia se hace evidente fácilmente con la negación sobre la denominación errónea de los objetos. Por ejemplo, el papá en una situación de juego toma una muñeca y la muestra a la niña diciéndole “toma la pelota”, la niña la mira y dice: “muñeca”. Progresivamente ella va involucrando negaciones sobre otros aspectos como el estado y la pertenencia de los objetos. La mamá toma unos zapatos y le dice: “estos zapatos son míos” y ella responde: “de papá”; más adelante hará las negaciones sobre el tiempo y el espacio. Se puede concluir que con la experticia en la negación, los niños alcanzan una conquista del razonamiento lógico. También se puede afirmar que la naturaleza de la negación está emparentada con la norma y con la ley, de tal suerte que la negación indica que los niños han ingresado y pueden actuar en un mundo regido por leyes y convenciones. 27. Van der Veer, R. (1996). Henri Wallon’s theory of early child development: the role of emotions. Developmental Review, 16, 364-390. 28. Wallon, H. (1963). Les etapes de la personnalite´ chez l’enfant. Enfance, 16, 73–78. 58

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia Las intenciones y las primeras normas Entre los dos y tres años los niños empiezan a comprender que los otros tienen “intenciones” y que actúan en relación con ellas. Este proceso viene emergiendo de tiempo atrás, lentamente y no tiene una fecha fija en el calendario, pero en este momento se hace evidente en su modo de comportarse. Ahora el dolor, la sorpresa, o la alegría de los demás resultan más fácilmente identificables y distinguibles. Esta no es otra cosa que la extraordinaria capacidad de atribuir “intenciones” a las personas. Los bebés desde el primer año muestran indicios de saber mucho de las intenciones, deseos y estados de ánimo de sus semejantes. Pero hacia los dos y tres años pueden establecer distinciones entre lo que ellos sienten y lo que el otro siente, para lo cual necesitan poner a funcionar un sistema de predicciones, que han ido conformando poco a poco y que en algún momento llega a coincidir con la satisfacción de sus propios deseos. Los afectos y las emociones forman un todo con las capacidades cognitivas y ello tiene consecuencias en su vida social. Muestran indicios de saber sobre las intensiones y deseo de los otros. Para los niños de dos y tres años es toda una empresa cotidiana, llena de dificultades, el proceso de aprender a negociar entre sus deseos, que la mayor parte de las veces son inmediatos y sentidos como absolutos, con los deseos del adulto. Encontrar el punto medio, el momento y las condiciones para realizar esa transacción, es tan importante, que se puede considerar la base de todo el proceso de socialización. Es posible que entretanto las rabietas, los berrinches, y las peleas con otros niños se den más frecuentemente que en otros momentos. Por ello es tan importante hacerles comprender la situación del otro, y la necesidad de controlarse y manejar sus emociones. En este proceso los niños empiezan a comprender la aprobación y la desaprobación, dos sentimientos con raíces en las percepciones y emociones de satisfacción e insatisfacción presentes en el primer año. Hacia los dos años la aprobación y desaprobación surgen como sentimientos que se van fortaleciendo y enriqueciendo, inicialmente en la familia, por aprobación materna o paterna, pero rápidamente los niños pasarán a mostrar su comprensión de la aprobación o desaprobación social de otros niños y de los cuidadores. Vale la pena señalar que la formación de estos dos sentimientos no se da necesariamente a través del lenguaje explícito. Aparentemente, tienen su origen en lo que algunos psicólogos llaman ‘elementos amistosos’ que provienen de las experiencias de satisfacción de los niños a lo largo de sus primeros años, y de los ‘elementos hostiles’, que provienen 59

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
articles-129277_archivo_pdf
IMyMW7
Tremblay_ReporteAgresion_SP
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
fhraeV
¿Por qué invertir en la primera infancia?
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
Desarrollo_emocional_0a3_simples
La Economía Verde - UNEP
1K4O8W1
227043s
V7czf5
INTRODUCCIÓN AL PROGRAMA
MEN-Competencias-TIC-desarrollo-profesional-docente-2013
227043S
los-invisibles_estado-de-la-educacion-en-mexico_2014
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
Nº74 01/02/2011 - enfoqueseducativos.es
la Infancia en Emergencias - Save the Children México
1dxRF0G
AVANZANDO HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN PARA PERÚ
EDUcación y TECnología
1laEO5E
INTERNET DE LAS COSAS
PROGRAMA SEMBRAR, aportes de un programa de ... - Arauco
Desarrollo de la Primera Infancia - Human Early Learning Partnership
amor