Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

DESARROLLO Y

DESARROLLO Y COMPETENCIAS de LOS NIÑOS: 3 A 5 AÑOS Los niños ‘leen la mente de los otros’ Desde los tres años, sino antes, las niñas y niños sorprenden porque ‘parecen saber’ lo que el adulto siente, lo que quiere y a veces lo que piensa. Igualmente establecen diferencias entre los deseos y las creencias del otro y la repercusión de éstos sobre sus acciones. En los años subsiguientes, los niños pueden diferenciar entre lo que el otro ‘quiere’, ‘sabe’, ‘cree’ y ‘siente’. Esta capacidad de establecer esta distinción les ayuda a entender la diferencia entre creencias y afectos. Los deseos y las creencias de los otros Se trata de un proceso que los niños construyen lentamente y que no aparece de manera repentina. Lo empiezan a construir a lo largo del primer año, pero hacia los tres o cuatro años esa competencia para darse cuenta de las creencias y los deseos de los otros y de diferenciarlas de los propios, se extiende a muchos campos. El proceso de socialización. Para los niños el proceso de aprender a negociar entre sus deseos, la mayoría de las veces, inmediatos y absolutos, en contravía con el deseo del adulto, de aceptar las normas y restricciones que impone la cultura, es una tarea de su vida cotidiana llena de retos y dificultades. Encontrar el punto medio, el momento y las condiciones para hacer una transacción o negociación con los deseos y las normas está en la base del proceso de socialización. Entender las diferencias entre deseos y creencias propias y ajenas, se sintetiza en la capacidad de ‘entender el punto de vista del otro’ y/o ‘ponerse en los zapatos del otro’ y con ello, lograr interpretar sus conductas e intenciones. Comprender que una misma realidad se puede entender de dos o más maneras es empezar a aceptar la ‘relatividad’ de los puntos de vista, es acceder a la gama de muchos tonos de grises y salirse de los absolutos que re- 66

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia presentan el blanco y el negro. Esta relatividad es el soporte del proceso de socialización, de los principios de tolerancia, de civilidad y del proceso de construcción de conocimientos. Cuando los niños logran establecer ese puente y ‘ponerse en los zapatos’ del otro, aceptan sus planteamientos: sean órdenes, reacciones o pareceres y entienden la manera como los afectan. Las emociones y el control emocional Entre los tres y cuatro años los niños son capaces de entender, expresar y controlar las emociones. Empezar a controlar éstas últimas se ha llamado “regulación emocional” y es la competencia que adquieren de medir o moderar sus reacciones. Igualmente, pueden anticipar la posición que toman y la evaluación que los otros hacen de sus sentimientos y comportamientos. En esa medida, el control de las emociones está relacionado con la manera como comprenden la perspectiva que los otros tienen sobre ellos. Aquel pequeño de cambios súbitos, de alegría a rabietas, va abriendo camino a un niño que tiene una comprensión emocional cada vez más compleja, que regula sus emociones pues diferencia sus matices y gradaciones. Hacia los cinco años, los niños necesitan sentir que tienen algún grado de control sobre sus vidas y empiezan a comprender que son responsables por los efectos de sus comportamientos y que son sus elecciones y esfuerzos los que influencian el logro o no logro de las metas que se proponen. En este mismo período los niños han desarrollado igualmente la capacidad de comprender las emociones de los otros en un contexto más amplio. Por esto empiezan a entender problemáticas como: los niños enfermos en los hospitales, la gente que muere o sufre hambre en las guerras, las dificultades de la vejez y la mendicidad, entre otras. La capacidad para demostrar empatía ante las situaciones crónicas o agudas igualmente se desarrolla hacia esta edad, mostrando mayor colaboración con los adultos en situaciones de enfermedad o discapacidad. …son capaces de entender, expresar y controlar las emociones. Algunos autores 38 afirman que en este período los niños pueden comenzar a ‘clasificar sus experiencias’, que en cierta forma es la capacidad de razonar tranquila y flexiblemente 38. Greenspan, S. & Thorndike-Greenspan, N. (1997). Las primeras emociones. Barcelona: Paidos. 67

Tremblay_ReporteAgresion_SP
¿Por qué invertir en la primera infancia?
Desarrollo_emocional_0a3_simples
MEN-Competencias-TIC-desarrollo-profesional-docente-2013
los-invisibles_estado-de-la-educacion-en-mexico_2014
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
Necesidades de la infancia y adolescencia. - Ayuntamiento de ...
env do s al prejardín de te - New York City Department of Education
Download - Bernard van Leer Foundation
La situación de la primera infancia en la Argentina. A ... - SIPI - Siteal
Posicionando el cuidado y desarrollo de la primera infancia - OEI
Informe 2009 - Capítulo 3 - Siteal
los niños y las niñas los niños y las niñas - CINU
El hambre y el aprendizaje
Informe en PDF - Red por los derechos de la infancia
Mapa Conceptual: Políticas Educativas y TIC - ieRed
La dirección de centros educativos en Iberoamérica ... - Red AGE
Proyecto Educativo Institucional PEI. - Universidad de Antofagasta
El desarrollo de las competencias docentes en la ... - Sabes