Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

de preguntas que los

de preguntas que los agentes educativos pueden hacer a los niños ante las cuales ellos pueden formular supuestos. La intención mencionada al inicio de este apartado se refiere a los motivos por los cuales los seres humanos realizan sus acciones. Es necesario entender que los niños atribuyen estos motivos a las acciones de los otros y diferencian la intención propia de la ajena. Desde muy pequeños, cuando aprenden el juego del escondite y se tapan y destapan la cara, se podría decir que los niños lo hacen con la intención de que el adulto se ‘asuste’. formación. Tanto en este juego como en el de mímica formulan preguntas – si está lejos o cerca de una isla, si hay que atravesar el río – y la información que las respuestas les aportan juega el papel de las evidencias que conducen al éxito o a buscar otras pistas que los conduzcan a encontrar el tesoro. Otros juegos construidos sobre indicios como los de “los detectives” y situaciones que proponen la búsqueda de encontrar “quién fue” a partir de una serie de informaciones indirectas que los agentes educativos pueden proponer a los niños, les abren la posibilidad para establecer relaciones entre las teorías y los indicios, la realidad concreta, o sea, formular hipótesis. En uno y otro juego, sólo pueden funcionar con base en hipótesis y con la pericia para seleccionar o desechar la información pertinente. Pero no es sólo en ese tipo de juegos que ellos las utilizan. La realidad es que la vida cotidiana constituye un escenario propicio para que los niños estén permanentemente poniendo en marcha un pensamiento basado en hipótesis. Las posibilidades para enriquecerles ese escenario son infinitas: ¿Por qué se dañó la bomba del sanitario? ¿Por qué apenas pongo bananos en la ventana vienen los pajaritos a comérselos? ¿Cambiarían el comportamiento si les pongo pan o si les pongo maíz? ¿Por qué el televisor y los semáforos se dañan cada vez que llueve? Estos son ejemplos Pero identificar las intenciones del otro requiere que los niños se planteen hipótesis o supuestos sobre los otros. “Si me llama por mi nombre completo, seguro me va a regañar” piensa Andrés; Daniel esconde la lámpara de la abuela que quebró jugando con el balón dentro de la casa, donde tenía prohibido hacerlo y lo hace porque supone que “me van a castigar”, Virginia le pide a Alejandro que le preste su triciclo y como Alejandro se niega a hacerlo entonces le dice repetidas veces: “Usted tiene que compartir el triciclo”, para que Alejandro se lo preste. Finalmente, él se lo cede y cuando Virginia se monta en el triciclo, ella le grita a otra amiga “se lo quité”. En estas formas de proceder, los niños atribuyen intenciones al otro: Andrés interpreta que el cambio en el tono de voz de su padre y que utilice su nombre completo indican que su padre está enojado; la intención de Daniel al esconder la lámpara es evitar el castigo que supone su madre le dará; Alejandro le entrega a Virginia el triciclo porque supone que ella lo va a compartir con él, pero se equivoca; en cambio Virginia cree que utilizar la solidaridad de Alejandro puede resultar efectivo y la realidad le confirma su supuesto. Existe evidencia de que algunos niños ‘leen’ mejor los indicios en las relaciones sociales y afectivas, mientras otros lo hacen mejor en tareas que no 74

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia comprometen justamente estados afectivos, como los juegos y dispositivos de acción. Por ejemplo, niñas de cuatro años entienden mejor y prefieren las historias y los cuentos que están cargados de estados mentales de los personajes (sueñan, piensan, recuerdan), de intenciones, de deseos. Por su parte los niños están más interesados en historias de acción y de aventuras, pero en los dos casos se compromete el mismo sistema de predicciones. Los indicios en uno y otro caso pueden ser muy diferentes, pero tanto las niñas como los niños los relacionan adecuadamente. Estos funcionamientos con base en hipótesis forman parte de una zona en la que se entremezclan lo afectivo, con lo cognitivo y lo social. En lo afectivo trabajan con experiencias de naturaleza ‘interior’. En el otro, este funcionamiento está más relacionado con los objetos y fenómenos del mundo real. En ambos casos se trata de un funcionamiento cognitivo relativamente exigente y sofisticado. ¿Por qué se dañó y ya no marcha? Herramientas cognitivas Para interactuar con su entorno, los niños utilizan un conjunto de herramientas mentales: la clasificación, la planeación, la predicción o anticipación, la inferencia y la formulación de hipótesis, entre otras. Esas herramientas funcionan de manera conjunta y combinada y constituyen la base del funcionamiento cognitivo de los seres humanos. Ciertamente, las situaciones familiares y el mundo de las relaciones en general se caracterizan porque propician estas dos condiciones: la situación indicada que exige el uso de una herramienta de una manera especialmente natural y espontánea. Tal vez el caso de Carlitos sirva para ejemplificar lo que aquí intentamos señalar. En una reunión familiar donde se encuentran el padre y el abuelo de Carlitos, alguien dice: “La semana entrante, Víctor (el abuelo) y Juan Carlos (el padre) deben preparar la fiesta de la madre”. Carlitos, quien participa de la charla, dice: “Y Carlos también”. De esta manera Las hipótesis como un sistema de predicciones del mundo de los afectos y del mundo real > Pensar con hipótesis es una de las ‘más sorprendentes de todas las maravillas del universo’ y es la base sobre la cual se apoya buena parte del progreso de la humanidad. > Que los niños identifiquen las intenciones en los sentimientos y las acciones de los otros se apoya en el mismo tipo de herramientas que usan cuando se preguntan: ¿cómo funciona el triciclo?, o ¿por qué se dañó y ya no marcha? > Las preguntas de los niños sobre el funcionamiento del triciclo o de la bicicleta y de la Internet, sobre las diferencias entre las baterías y la electricidad, sobre la riqueza del lenguaje y su funcionamiento les exigen formular hipótesis o supuestos, que constituyen la base sobre la cual se apoya buena parte del progreso de los niños a través de toda la infancia. > La realidad es que desde pequeños los niños, en su interacción espontánea con el medio, generan hipótesis y buena parte de sus actuaciones responden a armar conjeturas y tratar de entender el mundo con base en ellas. 75

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
articles-129277_archivo_pdf
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales ...
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
OEI%282011%29_DesafiosTICCambioEducativo
Las competencias básicas en el Sistema Educativo de la ... - nagusia
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo - OEI
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
educar hijos interactivos_Argentina - Foro Generaciones Interactivas
Tremblay_ReporteAgresion_SP
0´75 € _año. VIII _núm. 81_Enero 2006 - DAS del Video