Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia La atribución de una intención en el hermano puede ser más propiciatoria, más espontánea que las inferencias sobre relaciones en el mundo de los objetos, porque la presión que las relaciones sociales juegan en el mundo en que vivimos es muy grande. Un magnífico ejemplo de la manera como el niño construye hipótesis, se puede tener en el seguimiento de la comprensión y utilización de objetos como los engranajes. Éstos resumen buena parte de la evolución del conocimiento en la historia de la humanidad lo que justifica incluir su comprensión para que los niños jueguen con ellos en este período de edad. Los juegos con engranajes permiten responder a preguntas como: ¿Cuáles son las herramientas mentales involucradas en la comprensión del funcionamiento de los engranajes? ¿Cómo comprenden y ‘descubren’ los niños y con ellos los agentes educativos, el mecanismo que hace funcionar el engranaje? ¿Cuáles son los supuestos que se formulan sobre este funcionamiento? En efecto cuando la niña o el niño descubren que los dientes de dos engranajes o ruedas dentadas encajan y descubren que este entrelazamiento o trabazón genera el movimiento, es porque han integrado evidencia que les permite establecer esas relaciones de interacción entre los elementos que componen los engranajes y han incorporado diferentes medios y restricciones para entenderlos como mecanismos que generan fuerza y movimiento. Un factor que no es desdeñable y marca estas orientaciones, es la naturaleza discursiva de muchas de estas inferencias. Comprender y producir lenguaje escrito Existe un buen número de ‘saberes’ de los niños, ligado con la lectura y la escritura, mucho antes de entrar en la escolaridad formal. Desde muy pequeños los niños imitan muchos comportamientos de los adultos y con ellos establecen algunas rutinas que los relacionan con el mundo de la lectura, la escritura y en general, con el de los libros. Por ejemplo, la forma de coger un libro, de pasar las páginas, de seguir los textos en la dirección izquierda-derecha, de hacer como si leyeran en voz alta, indican que comprenden lo que constituye un acto de lectura. Estas conductas “imitativas” son consideradas “graciosas” y no siempre se comprende que con ellas los niños dan muestra de lo mucho que saben. Además de los ‘saberes’ ya mencionados, desde muy temprano los niños saben cuáles son los objetos donde se leen las palabras y diferencian entre los garabatos y los dibujos para representar las palabras, entre otros conocimientos. En realidad bastante antes de entrar a transición y a la escolaridad formal, ‘saben’ cuáles botellas y avisos dicen COCA- COLA, cuáles son chocolatinas JET, y distinguen si son números o letras, es más, distinguen entre un texto en español (o por lo menos en el alfabeto occidental) u otro alfabeto como el chino o el árabe. Ellos entienden que hay unos textos escritos en un idioma que pueden entender porque les es familiar y otros que no reconocen. Un sencillo juego puede revelarnos que los niños ‘saben’ para qué sirve la escritura y tienen conciencia de la necesidad de aprender a escribir. El juego en cuestión consiste en pedirle a varios niños entre los tres y cinco años, hacer una lista de las cosas que necesitan comprar en la tienda 50 para hacer ‘unas comiditas’. Ellos no saben escribir, pero pueden ‘garabatear’ los elementos que quieren com- 78

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia prar. Luego, van y hacen la compra. Al ‘regresar a la casa’, la madre comunitaria les pide que revisen la lista, para ver lo que compraron 51 . Llama la atención que algunos niños identifican en sus garabatos distintos artículos como si hubiesen puesto cierto tipo de marcadores para reconocerlos. Otros literalmente inventan lo que puede decir allí, pero unos y otros muestran la intención que tenían al hacer la lista, confirmando su talento para escribir. Esta capacidad también se observa en el uso que los niños hacen del conocimiento numérico. Inicialmente utilizan grafías que carecen de significados convencionales, por ejemplo dibujos, garabatos, bolas o rayas para representar cuánto hay: “hay tres” o “vale tres”. Lo importante de este comportamiento es que muestran su intención de comunicar una cantidad, así todavía no hayan accedido a un conocimiento formal de la escritura de los números. Los niños igualmente tratan de escribir sobre distintas superficies: una pared o un papel o una mesa. Garabatear y sobre todo ‘dejar el rastro’ es una actividad fascinante, que les permite descubrir que son concientes de que hay un sistema para consignar un mensaje, que otro lo lea y que permanezca en el tiempo. A cada uno de los garabatos, le otorgan un significado y establecen una correspondencia con una palabra. Por esto es tan importante que el adulto le pregunte: “¿qué escribiste?” o “¿qué quieres decir?” Por el contrario, la pregunta ¿qué es esto?, los remite al objeto y no a la palabra, es decir, al dibujo y no a la escritura, dos formas diferentes de representación que los niños diferencian desde edad temprana. Antes se mencionaban la formulación de hipótesis y los diferentes tipos de inferencias en campos di- 50. Situación adaptada del diseño utilizado por Diana Leyva en un trabajo de Doctorado en la Universidad de Clark en USA. 51. Margot, una madre comunitaria muy creativa, inventó una tienda donde los niños pueden comprar los objetos que ellos necesitan para hacer las comiditas. Comprender los cuentos. ferentes a la lectura. Pues bien, los niños utilizan estas mismas herramientas mentales para lograr comprender los cuentos, los periódicos, las revistas y cualquier material escrito. Por ejemplo, cuando están empezando a leer, lo hacen basándose en los supuestos sobre lo que ellos piensan que dice el texto. Como ya se dijo, el juego de querer saber es fundamental para que el niño aprenda a leer, bastante más de lo que se puede lograr si lo ponen a ‘silabear’ palabras. Igualmente, gracias a los diferentes tipos de inferencias los niños logran saber: a qué se refieren las distintas expresiones utilizadas en un cuento para hablar de un mismo personaje: la princesa es también ella, bella, durmiente, la hija, etc.; ligar la información que se presenta en diferentes momentos de la historia: la maldición del hada mala con el pinchazo en el dedo de la princesa; y relacionar eventos: el pinchazo de la princesa y el sueño en el que cae, con la emoción experimentada por un personaje: la preocupación y la tristeza de los reyes y las hadas buenas, cuando oyen la maldición de la bruja. Todo este conjunto de conocimientos acerca del lenguaje escrito, resulta definitivo para aceptar que 79

Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales ...
OEI%282011%29_DesafiosTICCambioEducativo
Las competencias básicas en el Sistema Educativo de la ... - nagusia
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo - OEI
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
educar hijos interactivos_Argentina - Foro Generaciones Interactivas
0´75 € _año. VIII _núm. 81_Enero 2006 - DAS del Video
TERESA GÓMEZ 2012.pdf - Aula virtual de los CEP de Granada
Autocopia_de_seguridad_deAKA9 TE PORTADA - Dirección ...
La Formación Cívica y Ética - Subsecretaría de Educación Básica ...