Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Introducción Este

Introducción Este capítulo está dedicado a presentar un conjunto de conceptos e instrumentos que pueden ayudar al agente educativo a cualificar su práctica educativa con los niños a su cargo. En primer lugar se incluyen algunas reflexiones sobre las características de lo que se ha denominado espacios educativos significativos, que permiten a los agentes educativos generar experiencias significativas para los niños y cualificar su trabajo con ellos. En la siguiente sección se aborda y ejemplifica un método, encaminado a examinar lo que cada situación le exige al niño o niña para llevarla a cabo. Ese método sirve de guía para que el agente educativo pueda entender la importancia de las situaciones cotidianas y de las prácticas culturales en el desarrollo de los niños y analizarlas con el propósito de convertirlas en instrumentos educativos al servicio de su educación. Finalmente, se incluye una guía que da algunas pautas sobre la observación de los niños y la interpretación de lo observado. Estas orientaciones posibilitan la adquisición de habilidades indispensables para que los agentes educativos puedan comprender a los niños, responder a sus necesidades, acompañándolos y orientándolos y hacer seguimiento de los caminos que siguen en su proceso de construcción de conocimiento. Igualmente, les permiten recuperar en su cotidianidad, aquellas prácticas que se pueden analizar y utilizarlas como instrumentos para la educación de los niños. Espacios educativos significativos: sus características Un espacio educativo significativo es un escenario de aprendizaje estructurado, retador y generador de múltiples experiencias para los niños que participan en el. Se trata de una situación o conjunto de situaciones relacionadas entre sí, que facilitan la construcción de un nuevo conocimiento y permiten desarrollar formas de pensamiento más avanzadas y modalidades más complejas de interacción con el mundo. El desarrollo de los niños durante la primera infancia es un proceso de reorganización y de transfor- 86

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia mación permanente de las competencias que van adquiriendo y por lo tanto requiere de experiencias que constituyan retos que les permitan conocer progresivamente, el mundo real, a los otros y a sí mismos. A lo largo de los primeros años, los niños interactúan en espacios que pueden ser ricos y novedosos en la medida que los enfrentan a las exigencias de la vida diaria, por ejemplo, los diálogos entre la madre y el bebé, la resolución de un problema cotidiano como amarrarse los zapatos, la participación con la mamá, el papá o los vecinos en prácticas tradicionales de su comunidad, como juegos, rondas, bailes, relatos. Los juegos de todo tipo con otros compañeritos constituyen espacios de una riqueza inagotable si el agente educativo los pone al servicio de la educación de los niños. Estas situaciones se pueden considerar como espacios educativos significativos ya que promueven el principal sentido de la educación: el aprendizaje y el desarrollo humano. Los espacios educativos significativos son ambientes de aprendizaje que favorecen la adquisición de múltiples ‘saberes’ y fortalecen las competencias necesarias para enfrentar las demandas crecientes del entorno. De ninguna manera la expresión “espacio” se refiere a un lugar físico. Se utiliza para describir la variedad de situaciones enriquecidas que los adultos pueden utilizar y aprovechar en la cotidianidad con los niños para que tengan experiencias novedosas y desafiantes. Por lo tanto, entendemos que un espacio educativo es significativo si se trata de cualquier situación, actividad, tarea, problema o práctica cultural que les brinda la oportunidad de aprender, movilizar sus competencias y que realmente les exija “pensar”. Sin embargo, es necesario aclarar que no toda situación resulta significativa para los niños. Es responsabilidad de los agentes educativos garantizar que cualquier actividad que les proponga, cumpla con las condiciones básicas para que sea relevante a su desarrollo. Por esta razón, es necesario detenerse sobre cuatro características que cualquier tipo de actividad debe cumplir para que constituya un espacio educativo significativo. Los agentes educativos pueden utilizar estas características como pautas para analizar, evaluar, generar y transformar las situaciones que utilizan. Para que un espacio educativo resulte significativo debe ser al mismo tiempo: 1) una situación estructurada, 2) un contexto de interacción, 3) una situación de resolución de problemas y, 4) una situación que exija el uso de competencias variadas. Es importante señalar que las cuatro características pueden y deben estar presentes en una misma situación de manera articulada. Para facilitar la comprensión de estas cuatro características, a continuación se ilustra la manera de 87

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
articles-129277_archivo_pdf
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
la Infancia en Emergencias - Save the Children México
AVANZANDO HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN PARA PERÚ
EDUcación y TECnología
amor
PROGRAMA SEMBRAR, aportes de un programa de ... - Arauco
Desarrollo de la Primera Infancia - Human Early Learning Partnership
Programa guia para el desarrollo de competencias emocionales, educativas y parentales
Comparte nuestra memoria Anual 2012 - Save the Children
Revista 212 de UNICEF España - Humania.tv
libro-psicologia-educativa
¿Qué y para qué la formación de Docentes ... - Revista Docencia