Views
1 year ago

12-EnGuardia-Diciembre 2014

12-EnGuardia-Diciembre

Diciembre 2014 / Año Judío 5775 Velando por Jerusalén “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando…” Efesios 6:18 ¡SIGA ORANDO! Ya sea que oremos unos por otros como creyentes o que oremos por la Nación de Israel y por el pueblo Judío, los Guardias necesitan resistir el sueño y estar alertas en oración con un enfoque firme y decidido. Israel está en el Reloj de Tiempo de Dios, y nosotros estamos en la cuenta regresiva para el Regreso del Señor a Jerusalén, “la Ciudad del Gran Rey” (Mateo 5:35). ¿Cómo sabemos que estamos en este tiempo? El Salmo 102 dice “Por cuanto Jehová habrá edificado a Sion, Y en su gloria será visto;” (Salmo 102:16) No sabemos el día pero sabemos que la Nación de Israel está siendo constantemente desarrollada y restaurada, así como urbanizada en muchas áreas. Debemos vivir en anticipación de Su Venida, cuando todo corazón le adorará. ¿Cuál es entonces nuestra responsabilidad como Guardias en los Muros por Jerusalén? ¡Permanecer despiertos en estos tiempos turbulentos y peligrosos! Usando a Israel como el reloj y observando lo que sucede en esta tierra todos los días. Al contemplar las cosas en el reino espiritual, no sólo en el natural, podemos "dar la hora" de Su Venida, prepararnos y preparar a otros que no lo conocen a Él. Nosotros en el Cuerpo de Jesús, debemos aprender a amar Su Venida, no ser apáticos, sino amar este evento venidero. Darle la bienvenida en el Nombre del Señor (Baruch Ha Ba- Bienvenido en el Nombre del Señor Mateo 23:39). “Baruch Ha Ba B’Shem Adonai”....aprendamos a decirle donde quiera que estemos “Tuyo es el Reino…” (Mateo 6:13). Este es SU REINO, que va a venir a la tierra por 1000 años. A veces, yo uso la siguiente ilustración cuando enseño acerca del Reino Venidero. Si yo estoy esperando a un ser querido en una estación de tren o en un aeropuerto, yo miro mi reloj. Miro hacia las pistas o en la recepción en la terminal aérea, pero el tren no llega, o el vuelo se ha retrasado. Entonces yo sigo mirando mi reloj, tratando de determinar “cuándo” va a llegar. No es porque ame a mi reloj, sino porque amo a la persona que espero, aún cuando esté retrasada. Sigamos VIGILANDO y ORANDO y no nos desanimemos porque ¡Dios responde a la oración! Estamos en la “batalla de los dioses” contra del Único Verdadero Dios de Israel y necesitamos confiar en que Él gobierna y no va a incumplir sus promesas, ni a Israel ni a nosotros.