Artículos 2007 en El Mundo de Eduardo del Campo

edelcampcortes

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, MIÉRCOLES 3 DE ENERO DE 2007

ANDALUCÍA

27

Permiten pisos de 1,2 millones en Sotogrande

donde el nuevo PGOU prevé una zona verde

El Ayuntamiento de San Roque (PSOE) contradice su propio plan y admite que Arocasa venda

una urbanización de lujo de 102 viviendas en un alcornocal donde debería ir un parque público

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Del bosque al ladrillo,

del verde al marrón. Del parque comunitario

al exclusivo recinto privado.

De abierto a cerrado. Sotogrande,

la rica población del municipio

gaditano de San Roque, se va

a quedar sin su único parque forestal

público, el que prevé la revisión

del PGOU aprobada inicialmente

el 11 de febrero de 2005 por el mismo

Ayuntamiento que ahora va camino

de permitir su eliminación.

En gran parte de las 11,08 hectáreas

donde el documento urbanístico

(disponible en la web municipal,

www.sanroque.es) fijaba el

Parque El Encinar, la promotora

madrileña Arocasa de la familia

Arochena se prepara para construir

102 pisos y dúplex de lujo que

cuestan entre 1,1 y 1,2 millones de

euros. Las viviendas de la urbanización

Gran Reserva, en un recinto

cerrado de 50.000 metros cuadrados,

se ofrecen ya a la venta en su

sitio en internet (www.arocasa.es).

De momento, han desbrozado

buena parte del matorral y recibido

autorización municipal para trasladar

alcornoques en la finca, una de

las dos sobre las que se iba a extender

el parque público El Encinar (la

otra finca pertenece a Sotogrande

SA). El Ayuntamiento de San Roque,

gobernado por el alcalde socialista

José Vázquez en coalición

con el partido local USR (cuyo dirigente

José Antonio Ledesma es delegado

de Urbanismo) e IU, parece

haber dado la luz verde a esta nueva

promoción residencial, dando

por bueno el carácter urbanizable

que tenía este terreno según el plan

vigente de 1987 y renunciando así

a la protección del lugar al que aspiraba

el futuro documento de ordenación.

Un contrasentido.

El gobierno local aprobó en

2006 el proyecto de urbanización

de la zona (decisión que está recurrida

en los tribunales), pero no ha

otorgado aún licencia de obra a la

promotora. Tras la aprobación inicial

de la revisión del PGOU, las

aprobaciones y otorgamientos de

licencias deben suspenderse tal como

fija la Ley de Ordenación Urbanística

de Andalucía, recordó Verdermar-Ecologistas

en Acción al

Vista de la finca (en parte desbrozada) donde la revisión del PGOU prevé un parque y Arocasa promueve pisos de lujo. / ANTON MERES

El suelo es urbanizable

según el plan de 1987,

pero la revisión fija su

«ineludible» protección

pedir hace unos días a la Junta de

Andalucía que frene estos «hechos

con apariencia delictiva». El grupo

ecologista del Campo de Gibraltar

sostiene que las decisiones municipales

posteriores a la aprobación

inicial del plan en febrero de 2005

son nulas a la luz de la ley.

El diputado de Los Verdes en el

Congreso Francisco Garrido denunció

en una rueda de prensa el

28 de diciembre que la futura urbanización

en el terreno previsto como

zona verde «viola» el planeamiento

de San Roque, al tiempo

que instó al Ayuntamiento a impedirlo

y dijo que alertaría del caso a

CÁDIZ.— Ecologistas

en Acción denunció ayer

que el Ayuntamiento de

Prado del Rey «pretende

recalificar» a suelo urbanizable

cerca de dos millones

de metros cuadrados

del Parque Natural

de los Alcornocales para

la construcción de 1.440

viviendas.

El grupo afirma en un

comunicado que esta actuación

está recogida en

el Texto Refundido del

Plan General de Ordenación

Urbana (PGOU), sacado

a información pública

tras su aprobación

por la Comisión Provincial

de Ordenación del

Territorio y Urbanismo

el pasado julio.

Según Ecologistas en

Acción, el Ayuntamiento

de la localidad, gobernado

por el PSOE, mantiene

en el PGOU «un crecimiento

urbanístico desorbitado,

injustificado

e insostenible», puesto

que la supuesta recalificación

de 1.990.977 metros

cuadrados supondría

un aumento de 200

por ciento del suelo actualmente

urbanizable y

la duplicación de la población

existente, situada

en torno a los seis mil

habitantes.

La actuación afecta,

según el colectivo, a zonas

forestales con enormes

ejemplares de quejigos

y alcornoques, situado

al pie del cerro Cabeza

de Hortales, donde se

encuentra el valioso yacimiento

arqueológico

la Consejería de Medio Ambiente.

La intención de la promotora no

es eliminar los alcornoques, pues

de hecho uno de los lujos que vende

a sus potenciales y millonarios

clientes es el de disfrutar de un

bosque privado. Pero los ecologistas

temen que los árboles que se

arranquen para trasladarlos de sitio

a fin de dejar hueco a los 17 bloques

de «villas» (de seis viviendas

cada una) morirán de hecho en la

operación de trasplante.

La zona, denominada subsector

34 en el plan de 1987, está delimitada

por la carretera de Las Arenillas,

en dirección a Castellar y Jimena,

y atravesada por la vía de acceso

a La Reserva de Sotogrande.

El cambio de actitud del Ayuntamiento

al obviar la zona verde pública

que prevé en su propio planeamiento

llama la atención en

contraste con el alto valor que le

daba a ese espacio aún no urbanizado

en la Memoria General II del

Ecologistas acusa a Prado del Rey

de recalificar en Los Alcornocales

nuevo Plan Urbano de San Roque:

«Es de destacar la inexistencia en

todo el inmenso ámbito de Sotogrande

de Sistema General de Espacios

Libres público alguno. El

Plan, para afrontar mínimamente

esta carencia, dispone el Parque El

Encinar, orientado también a la

conservación de este soberbio ecosistema

de gran valor ecológico,

medioambiental y paisajístico», dice

en su página 56.

En la página 152 de las Fichas

de determinaciones urbanísticas,

la correspondiente a la unidad

URT-SG.O2, donde se sitúa el proyectado

parque, se declara como

objetivo «conseguir el Sistema General

de Espacios Libres El Encinar,

único en todo Sotogrande,

asegurando la protección de su valor

ecológico y paisajístico», al

tiempo que, en el apartado de criterios,

se fija como «ineludible» la

protección como zona verde de este

área actualmente urbanizable.

de Iptuci, declarado

Bien de Interés Cultural.

El plan incluye, además,

un campo de golf

que consideran «una

mera excusa para recalificar

798.000 metros

cuadrados y construir

467 viviendas, hotel y

centro comercial, que

supondrán un daño irreversible».

Para Ecologistas, el

PGOU no cumple el Plan

de Ordenación del Territorio

de Andalucía (PO-

TA), ya que esta normativa

«prohíbe que los planes

de ordenación urbana

incluya crecimientos

de suelo urbanizable superiores

al 40 por ciento

o que supongan incrementos

de población superiores

al 30% en ocho

años».

El grupo ha solicitado

al Ayuntamiento que reviseelPGOUparagarantizar

el desarrollo sostenible,

al tiempo que solicitará

a las Consejerías

de Obras Públicas y Medio

Ambiente que rechacen

el plan.

El PSOE vaticina

problemas legales

por la ocupación de

pisos en Almuñécar

ALMUÑÉCAR.— La portavoz del

PSOE del Ayuntamiento granadino

de Almuñécar, Rocío Palacios, vaticinó

ayer que la ocupación de un

grupo de adjudicatarios de viviendas

para jóvenes, cuya construcción

fue paralizada por el Tribunal Superior

de Justicia de Andalucía (TSJA)

en Laderas de Castelar, «tendrá

consecuencias jurídicas».

En declaraciones a Europa Press,

Palacios consideró que esta situación

es fruto de una «estrategia orquestada

por el Ayuntamiento con

el fin de manipular a los supuestos

adjudicatarios de esas viviendas e

intentar enfrentarlos al PSOE»,

creando, a su juicio, «un clima de

crispación en el pueblo».

En este sentido, la portavoz socialista

aseguró que el alcalde, Juan

Carlos Benavides (Convergencia

Andaluza, y antiguo dirigente del

PA), lleva semanas a través de los

medios de comunicación que «controla,

manipula y dirige jaleando a

los propietarios para que se lancen

contra el PSOE».

Asimismo, Palacios indicó que

después del altercado ocurrido el

pasado día 27 entre los concejales

socialistas y los afectados, que se

saldó con una denuncia ante la

Guardia Civil por parte del PSOE, el

alcalde y el promotor se reunieron

con los adjudicatarios para «recriminarles

su actitud, diciéndoles que

con la agresión se habían cargado la

estrategia que llevaban trazada desde

hacía tiempo».

Según Palacios, Benavides afirma

que el PSOE es el «culpable» de

la paralización de las viviendas para

jóvenes «por el contencioso que interpuso

la Junta de Andalucía contra

el acuerdo del Ayuntamiento de

convertir los terrenos donde se han

levantado los pisos de industriales a

residenciales». Así, apuntó que el alcalde

«lanzaba esas consignas en

las que mentía deliberadamente».

Juicio por agresión

La portavoz socialista en Almuñécar

anunció también que a ayer tuvo

lugar la primera sesión del juicio

por el altercado del pasado día 27,

que duró más de dos horas y en el

que ambas partes expusieron su

versión de los hechos. Rocío Palacios

opinó que los propietarios «han

faltado a la verdad en sus testimonios».

La supuesta agresión tuvo lugar

después de que se celebrara una reunión

entre los afectados y el delegado

provincial de la Consejería de

Obras Públicas y Transportes, Pedro

Fernández, aunque fue «alentada»,

según Palacios, por el alcalde

del municipio.

Según su relato, mientras los socialistas

repartían folletos en los

que explicaban «la causa de la paralización

de las viviendas, construidas

en suelo industrial y paralizadas

por los tribunales, un grupo de personas

insultó, zarandeó y amenazó»

a los militantes.

La llegada de la Guardia Civil y la

«tranquilidad» de los representantes

del PSOE «impidieron» que la situación

fuese más grave, según la

edil socialista, que indicó que sus

compañeros «no respondieron a las

provocaciones de los jóvenes, que

actúan promovidos por el alcalde»,

Juan Carlos Benavides.


EL MUNDO, LUNES 22 DE ENERO DE 2007

ANDALUCÍA

REFERÉNDUM 18-F / Los orígenes y los símbolos de la Autonomía

EDUARDO DEL CAMPO

CORIA DEL RÍO.— En el principio,

fue Blas Infante. El hombre a quien

el Parlamento reconoció en 1983 como

Padre de la Patria Andaluza y

cuyo nombre propio es el único que

figura en el nuevo Estatuto de Autonomía

que se vota el 18 de febrero

era sólo aún el padre de sus hijos

cuando en 1925 viajó con su mujer a

Marruecos para visitar más allá de

Marrakech la tumba del último rey

moro de Sevilla, Al Mutamid, del

que el notario, abogado, ideólogo,

escritor y periodista escribiría un libro.

En algún zoco, cuenta el guía,

compraron unas telas de color verde

y blanco con las que ella cosió al volver

a casa la bandera de Andalucía

siguiendo el modelo aprobado por

los nuevos nacionalistas del sur en

la Asamblea de Ronda de 1918.

Miraban al futuro pero bebiendo

del pasado, porque la bandera tenía

su origen en un poema de un visir de

Almería del siglo XI, Abu Asbag:

«Una verde bandera que se ha hecho

de la aurora blanca un cinturón,

despliega sobre ti un ala de delicia.

Que ella te asegure la felicidad al

concederte un espíritu triunfante».

Infante había diseñado también el

escudo andaluz tomándolo prestado

de Cádiz: a los pies de las columnas

de Hércules y sus leones, un lema

redondo que concilia el egoísmo y el

En la casa del padre...

de la Patria Andaluza

Desde su ‘cuartel’ de Villa Alegría, Blas Infante cimentó las bases

ideológicas del andalucismo. Su nombre es el único del Estatuto

29

llo de raíces, orígenes, influencias,

sedimentos y otros aditivos que componen

la identidad andaluza, si es

que ésta se puede definir de una vez.

El comedor lo decoró con frescos

orientalistas de ensueño: una odalisca

descalza baila agitando su velo al

son de unos músicos árabes, en una

ciudad idealizada en la que asoman

los alminares de la Giralda de Sevilla

y la Kutubía de Marrakech.

En la biblioteca están los restos

arqueológicos que compraba en el

mercadillo del Jueves de Sevilla, testigos

materiales de ese pasado milenario

que sustentaba su visión de

Andalucía como un ente histórico

distinto. Cubren las paredes libros de

variopintas disciplinas. Leemos al

azar: Manual de la Guardia Civil,

Historia de la Iglesia, Historia de los

Papas, Historia de Andalucía (la primera,

la de Joaquín Guichot). Sobre

su escritorio, un enorme crucifijo, y a

un lado, una radio y su altavoz.

En septiembre de 1936 se iba a

tramitar el Estatuto de Andalucía.

Pero en julio dieron el golpe y se desató

la cacería humana. El 2 de agosto

un grupo de falangistas rodeó Villa

Alegría y detuvo a Infante. Lo acusaban

de comunicarse con los comunistas

con esa radio, un simple receptor.

Lo fusilaron en la madrugada

del 11 de agosto. La familia pagó

3.500 pesetas de multa para recupe-

La bandera que su mujer

cosió con tela comprada

en Marruecos ondea hoy

en edificios y despachos

Un grupo visita la biblioteca de la casa de Blas Infante, presidida por un retrato suyo en el escritorio. / CONCHITINA

En un vídeo del Museo

de la Autonomía dice el

presentador Juan y Medio:

«Andalucía es alegría»

altruismo colectivos. «Andalucía por

sí, para España y la Humanidad».

Por último, escribió la letra del

himno usando como melodía la tonada

del Santo Dios que «cantaban los

jornaleros al regresar del trabajo».

«La Bande...ra blan-ca y ver-de, vuelve

tras... si-glos de gue-rra»..., escribió

sobre la partitura compuesta con

la ayuda del maestro Castillo en este

mismo piano de pared que ahora se

enseña a los visitantes en la Casa

Museo Blas Infante, en el límite entre

los municipios sevillanos de Coria

del Río y la Puebla del Río.

El himno, el escudo, la bandera:

con ellos ya se puede construir desde

una región a un Estado independiente,

dependiendo de la ambición de

cada uno. Hay que quitarse el sombrero

ante el éxito histórico de Infante.

Se imagina uno a su mujer cosiendo

paciente, ilusionadamente esas

telas marroquíes en la mecedora junto

a la chimenea del salón familiar, a

él con sus gafas redondas frunciendo

el ceño sobre el teclado, concentrado

para casar la épica letra de su himno

con la tonadilla popular, y luego se fija

en la marea blanquiverde de banderas

que ondean hoy en sinnúmero

de edificios y despachos, convertida

en insignia institucional, y en las gargantas

infantiles que, por miles, corean

el Andaluces levantaos cuando

llega el 28-F a los colegios, y se queda

admirado con el viaje que va desde

la génesis individual de los símbolos

a su consagración colectiva.

Blas Infante empezó a construirse

en lo alto de una loma frente al Guadalquivir

esta casa, que llamó en árabe

Dar Al-Farah, Villa Alegría, en

1931, en pleno nacimiento de la II

República y cuando el andalucismo

cobraba nuevos bríos tras la dictadura

de Primo de Rivera. El ideólogo

decoró su interior con un llamativo

despliegue ornamentístico que era

como una declaración de principios

o una traducción plástica y conciliadora

de su visión de las esencias históricas

de Andalucía, con yeserías y

artesonados que imitan los de la Alhambra

de Al Ándalus (como su despacho

de notario), epigrafías en árabe

con versos del Corán, símbolos judíos,

frisos con bajorrelieves mitológicos

grecolatinos, vírgenes cristianas

y muchos crucifijos, junto a

azulejos con escenas del laico Quijote.

Un eclecticismo como el desván

de unos estudios de cine que refleja

fielmente, en definitiva, el batiburri-

rar tras la guerra la casa incautada.

Notario burgués pero amigo de los

jornaleros, ilustrado y católico, nacionalista

aunque ajeno al extremismo...

Habría sido un buen primer

presidente de la Junta. La misma

que, 70 años después, inauguró el

año pasado junto a los jardines de la

casa un vanguardista e interactivo

Museo de la Autonomía Andaluza.

En un vídeo lleno de girasoles y emprendedores

radiantes aparece el

presentador Juan y Medio, mucho

más popular hoy que Blas Infante. Y

dice: «Nunca lo perdamos de vista:

Andalucía es alegría».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

REFERÉNDUM 18-F / Los extranjeros andaluces

Artículo 30.2

«La Junta de Andalucía

establecerá los

mecanismos adecuados

para hacer extensivos a los

ciudadanos de la UEyalos

extranjeros residentes los

derechos [de participación

política de los andaluces]»

Una veintena de ONG

pide que los residentes

no comunitarios puedan

votar en las municipales

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Emigrantes 3, inmigrantes

0. Ésas son las veces que

aparece cada palabra en las 10.150

de que consta el Estatuto de Autonomía

de Andalucía de 1981, el firmado

por el rey Juan Carlos en las pistas

de esquí de Baqueira Beret el 30 de

diciembre, allá más o menos por los

tiempos en que Carlos Cano cantaba

en su Murga del currelante aquello

de «Que vuelvan pronto los emigrantes,

haiga cultura y prosperiá...».

Nuevo Estatuto de Autonomía de

2007, el que se vota el 18 de febrero:

emigrantes 1, inmigrantes 4. Ésas

son las veces que aparece cada palabra

en las 36.500 palabras que suman

el texto. Vaya cambio.

La prosperiá que pedía Carlos Cano

para la retrasada Andalucía salida

de la dictadura se ha hecho realidad

un cuarto de siglo después. Porque

no hay mejor indicador de la

prosperidad andaluza que la novedosa

presencia de los inmigrantes.

Así queda reflejado sintéticamente

en el hecho de que mientras en el

Estatuto del 81 lo que importaba

eran los emigrantes andaluces y la

presencia del extranjero inmigrante

ni se concebía siquiera, en el que se

vota ahora el acento se pone por el

contrario en la inmigración, como

corresponde a la nueva realidad de

una comunidad donde viven censados

420.000 extranjeros (el 5,35% de

los 7.850.000 habitantes), la mayoría

de ellos llegados en los últimos años

al imán de la bonanza económica.

Con su trabajo contribuyen cada

día a sostener y aumentar ese progreso

material. Muchos se sienten,

son ya andaluces. Pero de segunda.

Tienen poca voz y (salvo los de la

UE) ningún voto. La Plataforma

Tod@s Iguales, Tod@s Ciudadan@s,

integrada por una veintena

de colectivos que abarcan desde Andalucía

Acoge a SOS Racismo pasando

por Afro Mujer, Atime, Pro

Derechos Humanos, Enlace, Facua

o Ecologistas en Acción, reclaman a

las instituciones con su campaña

Aquí vivo, aquí voto: por una ciudadanía

plena que acaben con la «exclusión

legal» que sufren nuestros

convecinos extracomunitarios.

«Estos millones de personas pagan

sus impuestos, cotizan y colaboran

con su trabajo a la prosperidad

europea, pero se les niega su condición

de ciudadanos. Por una parte

están obligados a cumplir todos los

deberes impuestos por el ordenamiento

jurídico que rige las sociedades

de las que forman parte y, por

otra, tienen vedado el derecho a la

participación política y, por tanto, a

intervenir directamente en los asuntos

que afectan a su comunidad», dice

el manifiesto de la plataforma,

que pide en primer lugar que se reconozca

a los residentes extracomunitarios

el derecho a votar y ser candidato

en las elecciones municipales

y europeas, como ya pueden hacer

los de la UE. Sería el primer escalón

EL MUNDO, MARTES 23 DE ENERO DE 2007

ANDALUCÍA

De la murga del emigrante

al ‘blues’ del inmigrante

El nuevo Estatuto incluye a los extranjeros, inexistentes en el 81,

pero Andalucía Acoge critica que no garantiza todos sus derechos

La psicóloga hispano-colombiana Diana Vilar, que podrá votar por primera vez en España el 18-Ftras obtener la nacionalidad. / CONCHITINA

E. DEL C.

SEVILLA.— Siete años,

siete, le ha costado a

Diana Vilar Rubiano,

colombiana de Bogotá y

desde hace tres meses

también española, lograr

el derecho de poder

votar en España. Todos

los votos valen lo mismo,

pero el de ella es,

simbólicamente, más

valioso. Representa el

triunfo de la voluntad

ciudadana de participar

en la ‘polis’ por encima

de los obstáculos de la

vida y la burocracia.

Si no hay problemas

con el censo, Diana, psicóloga

de oficio e investigadora

en un proyecto

de inserción laboral de

inmigrantes en Andalucía

Acoge, se estrenará

como votante española

en el referéndum del Estatuto

andaluz del 18 de

febrero. No será ella de

los que ‘pasen’ y se queden

en casa. «No me

marginodelderechopolítico.Peromevaahacer

Un voto que vale siete

años de trámites

más ilusión votar en las

municipales», dice.

Podrá votar porque

ya es española (aunque

mantienetambiénelpasaporte

colombiano),

pero defiende que debería

tener ese derecho

cualquiera que resida

en España, sin que esté

vinculado a la nacionalidad.

«Vivo aquí y pago

mucho dinero a Hacienda.

Si los inmigrantes

contribuyen al desarrollo

social y económico

del país, también deberían

poder decidir qué

personas los dirigen,

decidir sobre lo que

afecta a tu vida, tu barrio,

tu parque...».

DianaVilartrabajaba

en la Secretaría de Salud

de Bogotá (con 7 millones

de habitantes que

igualan, recuerda ella, a

los de de toda Andalu-

(como ya ocurre en Finlandia, Irlanda,

Dinamarca o Suecia) antes de

extender ese derecho a comicios autonómicos

y estatales, «avanzando

en una concepción de la ciudadanía

que esté vinculada a la residencia y

no a la nacionalidad».

cía) y en 2000 decidió

viajar a Madrid para hacer

una maestría de Psicoterapia

Psicoanalítica

en la Universidad

Complutense. Al solicitar

el visado de estudiante

empezó su ‘doctorado’

en «tramitología»:

certificados de solvencia

económica,

pruebas de haber pagado

parte de la matrícula,

certificados médicos...

Ya en Madrid, donde

además de estudiar trabajaba

dando clases

particulares y cuidando

niños, solicitó la homologación

de su título de

Psicología. Tardó tres

años: de ellos uno para

que le contestara el Ministerio

de Educación, y

otro para que la citaran

en la Universidad de Sevilla

para examinarse.

Cambió, cuenta, la hosquedad

de Madrid por

la suavidad humana y

climática de Andalucía.

En Sevilla, tras lograr

un permiso de trabajo

con la regularización de

2001 («tuve mucha

suerte»), trabajó de teleoperadora

dos años

antes de lograr dedicarse

a su propia materia.

La lectura de su ‘tesis’

en ‘Tramitología’ vino

cuando, tras otros dos

años de trámites con entrevista

de la Policía incluida,

obtuvo en el Juzgado

de Morón su nueva

nacionalidad española,

a finales de 2006.

Diana se ha ganado a

pulso votar el 18-F. «Es

un deber moral implicarme

y luchar por

aquéllos que no tienen

las mismas posibilidades

que yo». ¿Un alcalde

de origen extranjero?

«No, no falta mucho

tiempo», vaticina. «Es

una realidad que los

partidos, les guste o no,

tienen que manejar».

25

«Alguien que lleve 15 años

aquí construyendo

Andalucía no puede decir

que es andaluz»

¿Y qué dice el nuevo Estatuto sobre

estos andaluces extranjeros, políticamente

maniatados? José Miguel

Morales, secretario general de

Andalucía Acoge, se pronuncia: el

Estatuto es «tímido» y «poco valiente»

porque se limita a apuntar la necesidad

de promover la integración

y participación social y política de

los extranjeros pero «sin expresar»

cómo, pero deja «leer entre líneas»

que hay margen y voluntad para desarrollar

esos derechos en el futuro.

El Artículo 9. Derechos del Título

Preliminar dice: «Todas las personas

en Andalucía gozan como mínimo

de los derechos reconocidos en

la Declaración Universal de Derechos

Humanos...», incluidos los extranjeros,

con o sin papeles. «Aunque

se recoge razonablemente bien,

eso es quedarse cortito. Hoy en día

no es ninguna novedad, eso [el reconocimiento

de los derechos básico]

es lo mínimo, minimísimo quesepide

a cualquier partido. Como texto

político ambicioso que se supone

que es, lo que hay que ver son las innovaciones»,

dice Morales.

Señala la ambivalencia del Artículo

5. Condición de andaluz o andaluza,

que excluye por una parte a los

extranjeros y por otra aspira a integrarlos.

«A los efectos –dice el punto

1– del presente Estatuto, gozan de la

condición política de andaluces o andaluzas

los ciudadanos españoles

que, de acuerdo con las leyes generales

del Estado, tengan vecindad administrativa

en cualquiera de los municipios

de Andalucía». Luego el

punto 3 abre la puerta: «Dentro del

marco constitucional, se establecerán

los mecanismos adecuados para

promover la participación de los ciudadanos

extranjeros residentes en

Andalucía». El artículo 30.2, sobre

Participación política, recoge una

declaración de intenciones similar.

El artículo 62 se dedica íntegramente

a las competencias en inmigración:

políticas de integración y

participación, tramitación de autorizaciones

de trabajo e intervención

de la Comunidad «en las decisiones

del Estado sobre inmigración» que

la afecten y en la fijación del contingente

de trabajadores extranjeros.

Gracias a la campaña, los ayuntamientos

cordobés y jerezano y las diputaciones

de Córdoba y Sevilla han

pedido al Gobierno que cambie la

Constitución para que los inmigrantes

puedan votar. Pero el camino parece

largo. «Mientras tenga vigencia

este Estatuto, alguien que lleve 15

años aquí pagando impuestos y

construyendo Andalucía no puede

decir que es andaluz a todos los efectos.

Es una visión restrictiva de la sociedad

andaluza», critica el secretario

de Andalucía Acoge. «A pesar de

eso, el Estatuto permite que el partido

que gobierne desarrolle políticas

de integración y convivencia».

¿Queda mucho para ver un alcalde,

digamos, nacido en Camerún?

«Sí, queda. Hay que tomárselo con

paciencia. De lo que sí estamos seguros

es de que va a llegar. La realidad

se acaba imponiendo a los políticos.

Queentreel5yel7%delapoblación

no pueda votar no es democrático»,

dice Morales. Marta Aguilar, de la

campaña del voto, avisa: «Esa discriminación

política no es sostenible en

el tiempo». De la murga del emigrante,

al blues del inmigrante. ¿Acaso no

son ambos andaluces y extranjeros a

la vez? Todo llegará. Como la prosperiá

en la voz premonitoria de Carlos

Cano.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


34

EL MUNDO, DOMINGO 28 DE ENERO DE 2007

ANDALUCÍA

‘ODISEAS’ / PREPUBLICACIÓN. La larga

travesía de África de un músico camerunés hasta

Melilla, el sueño de amor de una apátrida rusa,

un locutor colombiano sentenciado a muerte, una

española en la cadena de montaje alemana y mil

Rachid, el niño

polizón del

Estrecho

historias más... Fruto de cinco años de trabajo en EL

MUNDO y muchos viajes, el periodista Eduardo del

Campo ofrece ahora en el libro Odiseas. Al otro lado

de la frontera: historias de la inmigración en España,

publicado por la Fundación José Manuel Lara y que

llega a las librerías este martes, un panorama exhaustivo

de las migraciones, trenzando datos, análisis y fotos

con el hilo conductor de los testimonios de inmigrantes

cuyas personales odiseas para llegar a Europa

hacen de ellos los verdaderos Ulises del siglo XXI.

Un chico marroquí cuenta la sacrificada

aventura que lo llevó a intentar emigrar

a España oculto en camiones desde los

13 años en busca de un futuro mejor

EDUARDO DEL CAMPO

— ¿Tú otra vez? La próxima que te

cojamos escondiéndote en un camión,

en lugar de tres días en el calabozo

vas a la cárcel un año. ¿Te

enteras?

—Es que no tengo para comer...

—¡Pues vete a tu casa y búscate

la vida, muchacho, pero no vayas a

Europa! ¡No vuelvas por aquí!

—Está bien, está bien, no volveré.

Y a la semana siguiente estaba

otra vez en el puerto de Tánger. Inten

ir de Marruecos a Europa escondido

en camiones de mercancías

treinta o cuarenta veces. Siempre

me detenían, y siempre volvía a

probar suerte. Pasaba dos o tres días

en el calabozo de la comisaría,

declaraba ante el juez y me soltaban

a la calle porque, de todas formas,

no tenía dinero para pagar la

multa de 1.000 dirhams, 100 euros,

por intentar emigrar ilegalmente.

Me han detenido en Casablanca, en

Rabat, en Tetuán,

en Larache, en Kenitra,

allí donde el

camionero se paraba

y avisaba a la

Policía de que había

niños escondidos

en la carga. Me

han pegado muchas

veces. Pero si

los policías eran

simpáticos, a veces

me daban dinero

para el autobús, como

tres euros, y me

decían, «anda, vete

a casa». Luego yo,

en vez de darme la

vuelta, usaba ese

dinero para seguir

adelante. Teníamos una idea fija, irnos

de Marruecos, y ya no podíamos

quitárnosla de la cabeza.

Soy de Salé, la ciudad que está

junto a Rabat, la capital de Marruecos.

Yo vivía con mi familia en una

casa bonita de dos plantas, en el

barrio de Al-Arrahma. Mi padre se

llama Mohamed y tiene más de 50

años, no sé cuántos exactamente, y

mi madre, Drissia, algo menos de

50. Él trabaja vendiendo ropa en

mercadillos callejeros, cada día en

un sitio distinto, siete días a la semana

y desde las nueve de la mañana

hasta la noche. Soy el quinto

de siete hermanos. La mayor, Amina,

tiene 28 años. El siguiente,

Driss, ayuda a mi padre. Mustafá y

Abdelila se ganan la vida trabajando

en mercados del norte del país

mientras intentan también ir a España

en un camión. Los dos pequeños,

Youssef y Abdelhakim, que

tiene 14, están en la escuela y van a

trabajar al mercado de Salé.

Estudié en una escuela coránica,

en el barrio de Ain-Frugui. Costaba

50 dirhams al mes, unos cinco euros,

pero el director, el imán Nafia,

no quería cogerle el dinero a mi padre

porque él también es imán. Allí

estudiaba matemáticas, árabe clásicoyelCorán.Melosédememoria.

Aprendía cómo hacer el Ramadán,

a dirigir los rezos, a practicar

la caridad con los pobres. Iba de

sábado a jueves, por las mañanas.

Me gustaba mucho.

Pero a los 12 años empezó a irme

mal en los estudios. No quería ir al

colegio. Estaba preocupado. Mi padre

no tenía dinero para comprarme

ropa, para darme de comer

bien. Pensaba todo el tiempo que

mis padres no podían darme un

buen futuro y tenía que irme para

buscarlo yo solo. Veía que había niños

y mayores que iban a Europa y

ganaban dinero para

ayudar a sus familiares

de Marruecos,

y yo quería hacer

lo mismo, pero

no sabía cómo iba a

viajar. Además, en

mi casa había otros

problemas. Mis padres

se habían separado.

Mi padre se

fue con otra mujer

y no le pasaba dinero

a mi madre porque

ella no quería

firmarle el divorcio.

De todas formas,

aunque ellos hubieran

seguido juntos,

sin pelearse, creo

que me habría querido ir igualmente.

Ya no podía concentrarme en los

estudios. Así que dejé las clases para

ponerme a trabajar.

A las cinco de la mañana me iba

al mercado central, el zoco Yemla,

a buscar trabajo para ese día, descargando

camiones de frutas y verduras

y ayudando a los dueños de

los puestos a barrer o llevar cajas

en la carretilla. Todos los pobres

van allí a trabajar. Si no tienes amigos

que te contraten en su puesto,

puedes también vender cigarrillos

y bolsas de plástico, o llevarle la

compra a los clientes hasta el coche

con un carro pequeño.

Por un día entero ayudando a un

comerciante, te da 30 o 35 dirhams,

unos tres euros, si eres un niño, y si

eres mayor 60, un sueldo que está

muy bien. Y además una bolsa con

cinco o seis kilos de fruta y verdura.

Mis hermanos mayores Mustafá

Rachid Al Etare, de 18 años, llegó hace dos a Córdoba desde Tánger escondido en el remolque de un camión. / EDUARDO DEL CAMPO

Un niño marroquí observa el rezo por un inmigrante muerto en la travesía. / ANTON MERES

y Abdelila ya habían intentado antes

que yo ir a Europa, pero les faltaron

los mil euros que cuesta la

patera y se quedaron en Tánger. Si

yo hubiera tenido ese dinero, me

habría ido directamente en patera,

como hacen muchos niños ahora

en Marruecos. El padre sólo tiene

que pagar al patrón y al día siguiente

están aquí.

En casa veía la televisión europea,

pero no tenía ni idea de España.

En Europa no conocía a nadie.

Lo único que sabía de España era

lo que nos contaba a los chicos

cuando venía de vacaciones un vecino

del barrio que trabajaba allí,

Abderramak.

—Allí trabajas, y te pagan al final

de mes, no como aquí. ¡Se vive

muy bien! Y a los chicos marroquíes

que emigran solos, los llevan

a centros de acogida y los cuidan.

Como yo, hay muchos niños,

muchachos y jóvenes que quieren

emigrar y, si no tienen dinero ni visado,

su única vía es viajar ocultos

en los camiones de mercancías

que suben hacia Europa por la carretera

de la costa. Los esperamos

escondidos junto a las fábricas

donde los cargan de cajas, o en los

grandes aparcamientos de camiones,

o en los pocos semáforos de la

ruta. Cerca de mi barrio está el polígono

de Ait-Senai, lleno de fábricas

dedicadas a la exportación de

ropa. Todos los niños pobres que

quieren ir a Europa van a este sitio.

Los días de más movimiento de

camiones es para nosotros una

fiesta. Hay más oportunidades. Pero

también somos muchos.

Inventamos planes para meternos

en los remolques sin que los camioneros

y los guardas nos vean.

Los conductores tienen miedo de

que nos subamos, y llevan pistolas

o palos en la cabina. Hay que esperar

durante horas a que el camionerosebajeparairalbañooacomprar.

O distraer su atención. Por

ejemplo, fingimos una pelea entre

los chicos, o le tocamos los cables

que conectan la cabina al remolque,

para que él y otros camioneros

bajen a ver qué pasa. Entonces,

abrimos la compuerta, unos se meten

dentro y a otro le toca cerrar

desde fuera para que no se note. Si

no hay candado, se abre el cierre

con las manos y ya está. Si no, usamos

un martillo y una llave inglesa

para forzarlo, pero de manera que

no se rompa, para que no nos descubran.

Unas veces vamos muchos,

20 o 30, otras sólo dos o tres. Si el

camión está en movimiento, nos sujetamos

con una mano a las barras

de la puerta trasera y con la otra

abrimos el cerrojo, en marcha, o

nos agarramos con el cinturón al

hierro y así tenemos las dos manos

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Rachid, el niño polizón del

Estrecho

EDUARDO DEL CAMPO

34

28/01/2007

- ¿Tú otra vez? La próxima que te cojamos escondiéndote en un camión, en lugar de

tres días en el calabozo vas a la cárcel un año. ¿Te enteras?

-Es que no tengo para comer...

-¡Pues vete a tu casa y búscate la vida, muchacho, pero no vayas a Europa! ¡No

vuelvas por aquí!

-Está bien, está bien, no volveré.

Y a la semana siguiente estaba otra vez en el puerto de Tánger.Intenté ir de

Marruecos a Europa escondido en camiones de mercancías treinta o cuarenta veces.

Siempre me detenían, y siempre volvía a probar suerte. Pasaba dos o tres días en el

calabozo de la comisaría, declaraba ante el juez y me soltaban a la calle porque, de

todas formas, no tenía dinero para pagar la multa de 1.000 dirhams, 100 euros, por

intentar emigrar ilegalmente. Me han detenido en Casablanca, en Rabat, en Tetuán,

en Larache, en Kenitra, allí donde el camionero se paraba y avisaba a la Policía de

que había niños escondidos en la carga. Me han pegado muchas veces.Pero si los

policías eran simpáticos, a veces me daban dinero para el autobús, como tres euros, y

me decían, «anda, vete a casa». Luego yo, en vez de darme la vuelta, usaba ese

dinero para seguir adelante. Teníamos una idea fija, irnos de Marruecos, y ya no

podíamos quitárnosla de la cabeza.


Soy de Salé, la ciudad que está junto a Rabat, la capital de Marruecos. Yo vivía con mi

familia en una casa bonita de dos plantas, en el barrio de Al-Arrahma. Mi padre se

llama Mohamed y tiene más de 50 años, no sé cuántos exactamente, y mi madre,

Drissia, algo menos de 50. Él trabaja vendiendo ropa en mercadillos callejeros, cada

día en un sitio distinto, siete días a la semana y desde las nueve de la mañana hasta

la noche. Soy el quinto de siete hermanos. La mayor, Amina, tiene 28 años. El

siguiente, Driss, ayuda a mi padre. Mustafá y Abdelila se ganan la vida trabajando en

mercados del norte del país mientras intentan también ir a España en un camión. Los

dos pequeños, Youssef y Abdelhakim, que tiene 14, están en la escuela y van a

trabajar al mercado de Salé.

Estudié en una escuela coránica, en el barrio de Ain-Frugui.Costaba 50 dirhams al

mes, unos cinco euros, pero el director, el imán Nafia, no quería cogerle el dinero a mi

padre porque él también es imán. Allí estudiaba matemáticas, árabe clásico y el

Corán. Me lo sé de memoria. Aprendía cómo hacer el Ramadán, a dirigir los rezos, a

practicar la caridad con los pobres. Iba de sábado a jueves, por las mañanas. Me

gustaba mucho.

Pero a los 12 años empezó a irme mal en los estudios. No quería ir al colegio. Estaba

preocupado. Mi padre no tenía dinero para comprarme ropa, para darme de comer

bien. Pensaba todo el tiempo que mis padres no podían darme un buen futuro y tenía

que irme para buscarlo yo solo. Veía que había niños y mayores que iban a Europa y

ganaban dinero para ayudar a sus familiares de Marruecos, y yo quería hacer lo

mismo, pero no sabía cómo iba a viajar.Además, en mi casa había otros problemas.

Mis padres se habían separado. Mi padre se fue con otra mujer y no le pasaba dinero

a mi madre porque ella no quería firmarle el divorcio. De todas formas, aunque ellos

hubieran seguido juntos, sin pelearse, creo que me habría querido ir igualmente. Ya no

podía concentrarme en los estudios. Así que dejé las clases para ponerme a trabajar.

A las cinco de la mañana me iba al mercado central, el zoco Yemla, a buscar trabajo

para ese día, descargando camiones de frutas y verduras y ayudando a los dueños de

los puestos a barrer o llevar cajas en la carretilla. Todos los pobres van allí a

trabajar.Si no tienes amigos que te contraten en su puesto, puedes también vender

cigarrillos y bolsas de plástico, o llevarle la compra a los clientes hasta el coche con un

carro pequeño.


Por un día entero ayudando a un comerciante, te da 30 o 35 dirhams, unos tres euros,

si eres un niño, y si eres mayor 60, un sueldo que está muy bien. Y además una bolsa

con cinco o seis kilos de fruta y verdura. Mis hermanos mayores Mustafá y Abdelila ya

habían intentado antes que yo ir a Europa, pero les faltaron los mil euros que cuesta la

patera y se quedaron en Tánger. Si yo hubiera tenido ese dinero, me habría ido

directamente en patera, como hacen muchos niños ahora en Marruecos. El padre sólo

tiene que pagar al patrón y al día siguiente están aquí.

En casa veía la televisión europea, pero no tenía ni idea de España. En Europa no

conocía a nadie. Lo único que sabía de España era lo que nos contaba a los chicos

cuando venía de vacaciones un vecino del barrio que trabajaba allí, Abderramak.

-Allí trabajas, y te pagan al final de mes, no como aquí. ¡Se vive muy bien! Y a los

chicos marroquíes que emigran solos, los llevan a centros de acogida y los cuidan.

Como yo, hay muchos niños, muchachos y jóvenes que quieren emigrar y, si no tienen

dinero ni visado, su única vía es viajar ocultos en los camiones de mercancías que

suben hacia Europa por la carretera de la costa. Los esperamos escondidos junto a las

fábricas donde los cargan de cajas, o en los grandes aparcamientos de camiones, o

en los pocos semáforos de la ruta. Cerca de mi barrio está el polígono de Ait-Senai,

lleno de fábricas dedicadas a la exportación de ropa. Todos los niños pobres que

quieren ir a Europa van a este sitio. Los días de más movimiento de camiones es para

nosotros una fiesta. Hay más oportunidades. Pero también somos muchos.

Inventamos planes para meternos en los remolques sin que los camioneros y los

guardas nos vean. Los conductores tienen miedo de que nos subamos, y llevan

pistolas o palos en la cabina. Hay que esperar durante horas a que el camionero se

baje para ir al baño o a comprar. O distraer su atención. Por ejemplo, fingimos una

pelea entre los chicos, o le tocamos los cables que conectan la cabina al remolque,

para que él y otros camioneros bajen a ver qué pasa. Entonces, abrimos la compuerta,

unos se meten dentro y a otro le toca cerrar desde fuera para que no se note. Si no

hay candado, se abre el cierre con las manos y ya está. Si no, usamos un martillo y

una llave inglesa para forzarlo, pero de manera que no se rompa, para que no nos

descubran. Unas veces vamos muchos, 20 o 30, otras sólo dos o tres. Si el camión

está en movimiento, nos sujetamos con una mano a las barras de la puerta trasera y


con la otra abrimos el cerrojo, en marcha, o nos agarramos con el cinturón al hierro y

así tenemos las dos manos

libres para maniobrar sin caernos.

Llevamos siempre una mochila cada uno con una botella de agua, un bocadillo y

caramelos, que tienen azúcar y te sientan bien.Y hacemos pipí y caca en bolsas de

plástico. Luego las cerramos y la metemos en alguna caja vacía, para que no huela

mal.

La primera vez que me monté en un camión tenía trece años. Era un viernes de

agosto. Esa noche éramos Abdenazak, Said y yo.Nos escondimos entre las cajas,

iluminándonos con una linterna, y esperamos hasta que el camión se puso en marcha.

Llegamos a Tánger al mediodía. Pero pasaba el tiempo y no embarcaba. Hacía

mucho, mucho calor, y nos quedamos sin agua. Entonces tuvimos que dar golpes en

la pared y avisar al conductor para que nos abriera. Si hubiéramos tenido más agua,

habríamos aguantado.Si pasas más de tres días allí dentro, mueres de sed.

Estuvimos tres días en la comisaría, pero esa vez no me pegaron porque me veían

pequeño. Nos tomaron las huellas dactilares, nos identificaron, declaramos ante el

juez, firmamos y nos soltaron en la calle. Mis padres no sabían lo que había hecho.

Cuando se enteraron, me dijeron que no lo repitiera, que me quedara en mi barrio.

Pero no les hice caso, fui al mercado a trabajar otra vez para ahorrar algún dinero para

el camino y volví a intentarlo.Así todo el tiempo.

Han muerto muchos chicos en los camiones. Una noche, cuando yo tenía 13 o 14

años, nos subimos a un camión 25 o 30 chicos, agarrados unos a otros en la parte de

atrás a las barras verticales de las puertas. Habíamos visto que era un camión

europeo y no tenía candado. Por eso queríamos entrar todos. Yo estaba agarrado en

la parte alta de las barras, y por debajo había más chicos que nos decían «¡subid

arriba, subid arriba!», para que les dejáramos sitio. Eran las 11 o las 12 de la noche,

estaba lloviendo y hacía frío. No se veía nada. El camión iba muy rápido y nos íbamos

a caer. Entonces un amigo de mi barrio, Mohamed, que tenía 15 o 16 años, subió al

techo del remolque. Iba andando hacia al otro lado para desconectar los cables de la

cabina y que el camión se parara. Pero, como era de noche, no vio que había un cable


de teléfonos que cruzaba la carretera. El cable le dio en el cuello y Mohamed cayó

hacia atrás y se pegó con la cara en el asfalto.

En la caída, Mohamed tiró con el cuerpo a la carretera a un amigo llamado Ibrahim

que estaba detrás de él. El camionero tenía que saber que habían caído dos niños,

porque hicimos mucho ruido y golpeamos el remolque para que parase. Pero no paró.

Uno de nosotros subió por el remolque y consiguió llegar a los cables del otro lado y

arrancarlos. El camionero tenía treinta y pocos años, era europeo y estaba bebido.

Todos conducen borrachos.Le explicamos con las manos lo que había pasado. El

hombre no sabía dónde estaba y no sabía poner los cables otra vez para irse. Se lo

arreglamos en cinco minutos y nos dio comida. Luego se fue, sin más.

Vino una ambulancia, pero no la Policía. Los cuerpos de Mohamed e Ibrahim habían

quedado muy atrás. Yo vi la sangre, todo. Mohamed había muerto. Ibrahim tenía

fracturas en cuello, piernas y brazos, y lo llevaron al hospital de Tánger. Fuimos a

verlo y le dimos a la gente del hospital la matrícula del camión, pero no pasó nada. Los

chicos llorábamos.

Después de haber visto morir a Mohamed, pensé, «no lo vuelvo a hacer más». Pasé

tres meses sin intentar subir a los camiones hacia Europa y volví con el carrito al

mercado, pero otra vez me quedé sin dinero, no podía comer y vestir bien como los

demás vecinos, y entonces pensé: «Voy de nuevo, y si me muero, ya está».Y regresé

a la carretera.

Cada vez pasaba más tiempo fuera de casa. Cuando ganaba un poco de dinero en el

mercado de Salé, me iba a Tánger y alquilaba una habitación con más chicos, para

esperar allí, cerca del puerto, la oportunidad de meterme en un camión. Pagábamos

unos 10 euros cada uno al mes por compartir una habitación entre cinco. Sólo salía

para ir al semáforo que llamamos el «stop de Rabat», porque está a la entrada de

Tánger, en la carretera que viene de la capital. Es el primer semáforo donde se

detienen los camiones al entrar en la ciudad y antes de dirigirse al puerto, que está a

unos cinco kilómetros. (...) Nos pasamos la vida allí, de día y de noche. Seguro que

mis hermanos Mustafá y Abdelila están ahora mismo ahí, esperando también un

camión para llegar a Europa.


(...) Con mis amigos Abderrahim, Ibrahim (no el Ibrahim del accidente) y Abderramán

pasamos seis días juntos intentando meternos en algún camión, sin suerte. Pero el

séptimo día, que era viernes, me dijeron que preferían quedarse en la habitación.

Estaba lloviendo y era muy temprano. «Mañana iremos». Yo me levantaba el primero,

a las cinco de la mañana, para rezar. Luego desayunaba y preparaba un té. Ese día

hice lo mismo, pero salí solo de casa. Como siempre, recorrí los tres kilómetros que

hay desde el barrio de Ait-Chok, donde vivía, hasta el semáforo de Rabat.

Como era muy temprano y llovía, había pocos chicos esperando entre los árboles del

parque a que apareciera un camión camino del puerto. Entonces, al poco rato, llegó

uno (...). Mientras el camión esperaba en el semáforo, me subí corriendo a la puerta

de atrás con otros chicos. No tenía candado, sólo una bola de cierre que desenrosqué

con una llave del 17 que llevaba en mi mochila. Estaba muy dura. Cuando abrí la

puerta, nos metimos dentro un chico mayor, de 24 años, y yo. Había otros que querían

entrar con nosotros dos, pero les dije «ya no más», porque si no nos iban a descubrir a

todos. Le di la bola del cierre a un amigo para que volviera a enroscarla desde fuera,

como yo había hecho otras veces con los demás.

Todo esto lo hicimos subidos a la puerta y con el camión en marcha.Había cuatro o

cinco semáforos hasta llegar al puerto, y conseguí abrir la puerta en el penúltimo. Al

pasar junto a la estación de autobuses, nos vio un policía manipulando el cerrojo y nos

silbó para que bajáramos, pero el semáforo se puso en verde, el camión arrancó, y el

policía sólo corrió un poco y se volvió a su sitio. Logré abrir la puerta muy cerca del

puerto. Si hubiera tardado un poco más, nos habrían atrapado. Metimos los pies

dentro de una caja de ropa y con otra nos tapamos la cabeza. En el puerto, la Policía

entró en el remolque para registrarlo. Un agente subió, miró y gritó:

-¡No hay nadie!

No hay un día como ése. Es único en la vida. Después de cinco años intentando llegar

a Europa, estaba a punto de conseguirlo, con 16. En esa hora de miedo, yo me puse a

recitar en voz baja el Corán. Recuerdo que recé con las manos extendidas y en medio

de la oscuridad una sura muy especial, aquélla en la que el profeta Mahoma ha huido

de La Meca y está escondido en una gruta dentro de una montaña con su compañero


Abubaker, mientras los idólatras los buscan para matarlos. Mi amigo también rezaba a

su manera.

-Dios, ayúdanos, somos pobres...

.

APOYO

.

«Cuanto más te resistes, más te dan»

«Me han pegado muchas veces. Y cuanto más te resistes a salir del camión cuando te

han descubierto, más te dan. Una vez, en el verano de 2004, nos habíamos escondido

cinco chicos en ese hueco entre las cajas de un camión. Por fuera no se veía nada,

pero el camionero sabía que estábamos allí y se lo dijo a la Policía en el puerto de

Tánger. Entraron a registrarlo.

-No hay nadie.

-Que sí, que hay niños.

-¡Salid! ¡Salid! ¡Este camión no va a Europa! ¡Salid, por favor!

Los policías nos gritaban, y nosotros no abríamos la boca. Cada vez estaban más

enfadados. Vinieron a descargar el camión, y muchas furgonetas policiales. Cuando

nos encontraron, nos pegaron a cada uno.

Pero es peor en la zona de fábricas del puerto. Si el conductor sospecha que estamos

dentro y lleva el camión al Dêpot a que revisen la carga, es mucho más difícil escapar,

porque registran a fondo. Como no salgas pronto, te pegan. A mí me han pegado allí

siete veces, más o menos. Los trabajadores pobres del almacén no te golpean. El que

lo hace es un jefe, un hombre mayor, moreno.Te mete en una habitación y te da con el

cinturón, con un palo, con las manos. Sobre todo si te reconoce de otras veces, como

a un chico al que le rompió los dientes de un puñetazo. Por eso cada vez que nos

detenían allí yo me cambiaba de ropa, o me tapaba la cara con el gorro, para que no

me identificara. Ese hombre te grita, te insulta.

-¡Eres un cabrón, chaval! ¿Por qué abandonas a tu familia? ¿Qué quieres hacer en

Europa? ¡Vuelve a tu ciudad y trabaja allí, como hace la gente!


Pero nos dice eso porque él tiene dinero, claro, y no comprende a los demás. No

quiere que vayamos a Europa. Sabe que algún día lo conseguiremos y entonces

estaremos mucho mejor que él. Yo pensaba: 'Me peguen o no me peguen, no pasa

nada: yo voy a lograrlo'».


EL MUNDO, MIÉRCOLES 31 DE ENERO DE 2007

SEVILLA

S5

El ICAS aumenta un 65% el gasto en personal

directivo con la creación de tres nuevos cargos

El PA denuncia que el órgano municipal de Cultura gastará 382.000 euros en contratar programadores

JOSÉ MARÍA RONDÓN

SEVILLA.— El Instituto de la Cultura

y las Artes (ICAS), dependiente

del Ayuntamiento de Sevilla, ha

incrementado en un 65 por ciento

el presupuesto destinado al personal

directivo eventual. El organismo

municipal prevé la incorporación

en el presente año de tres nuevos

directivos, que eleva el gasto de

esta partida de 232.000 euros en

2006 a 382.000 euros en 2007.

El ICAS contratará a un director

de proyectos y actividades, que le

costará 68.562,11 euros a las arcas

municipales. También prevé dotar

de un director de programación al

Casino de la Exposición –muy posiblemente,

Ana Ferrand– y al Centro

de las Artes de Sevilla (CAS),

que recaerá en el galerista Fernando

Roldán. Cada uno de ellos tendrá

unos ingresos brutos anuales

de 49.153,35 euros.

Los tres nuevos cargos de dirección

se sumarán a los ya existentes

en el ICAS desde su creación a mediados

del pasado año, como es el

caso del gerente Alberto Mula, que

procede de la Empresa Pública de

Gestión de Programas Culturales

de la Junta de Andalucía; Manuel

Grosso, director del Sevilla Festival

de Cine, y Antonio Álamo, director

del teatro Lope de Vega. Estas contrataciones

tienen un coste para el

Ayuntamiento de 282.000 euros.

Según acordaron en su día las

delegaciones municipales de Cultura

y Recursos Humanos y los tres

sindicatos con representación en el

Ayuntamiento hispalense –CSIF,

UGT y CCOO–, los cargos de dirección

del ICAS se limitarán a contratos

por obras y servicios, por un periodo

máximo de cuatro años prorrogables

dos más, o contratos como

personal de confianza, que cesarían

al final del mandato de la

corporación.

«Queda demostrado que el ICAS

no es una factoría cultural, sino un

chiringuito de contratación de altos

directivos que sólo ha creado

desconcierto y frustración entre los

funcionarios», denunció ayer el

portavoz del PA y candidato a la

Alcaldía, Agustín Villar, para quien

el delegado municipal de Cultura,

Juan carlos Marset, ha gestionado

«a golpe de talonario, desde los restaurantes

y contratando a los amigos.

El despilfarro y los fracasos

son la tónica de su gestión en los

últimos tres años», declaró.

Villar citó como ejemplos la cancelación

de las representaciones de

la ópera Carmen al aire libre, el

desvío presupuestario de 1,1 millón

de euros de la XIII Bienal de

Flamenco, la clausura de la programación

del Centro de las Artes

(CAS) por discrepancias con su director,

Pedro G. Romero, o el cierre

indefenido de San Hermenegildo

«por daños en el edificio que

afectan a la seguridad de los visitantes

sin que se conozca siquiera

un proyecto de restauración», señaló

el portavoz andalucista.

Agustín Villar destacó que «la

cultura en Sevilla no ha aumentado

ni en cantidad ni en calidad, pese a

que dispone de un presupuesto de

18 millones de euros. Con todo ese

dinero, el PSOE ha llevado una política

cultural caótica a costa del

bolsillo de todos los sevillanos».

Finalmente, el concejal del PA

Antonio Ardila señaló que «Marset

va a terminar su gestión como lo

que es: un egocéntrico exclusivamente

preocupado por él, por sus

intereses y por su futuro personal,

siempre en contra de los intereses

de la cultura y los sevillanos. Esperemos

que sólo le queden tres meses

en el cargo», espetó el edil andalucista.

ESTHER LOBATO

LITERATURA EN LA FRONTERA. Eduardo del Campo presentó ayer en la Fundación Lara el libro Odiseas.

Al otro lado de la frontera, que combina los testimonios de inmigrantes con el análisis del fenómeno a través

de datos y fotografías. En la fotografía, el reportero de EL MUNDO de Andalucía –a la derecha– dialoga con el colombiano

Jairo Fernando Valencia Gómez, periodista refugiado en España tras recibir amenazas de muerte.

Promotores piden

subir un 11,5% el

precio de la

vivienda protegida

SEVILLA.— Los promotores públicos

y privados abogan por una subida

del 11,5 por ciento de los precios

de la vivienda protegida en Andalucía,

amparándose en el incremento

de los costes de construcción y en

las nuevas exigencias que impone

el Código Técnico de la Edificación.

Así lo explicó ayer, en declaraciones

a los periodistas, el presidente

de la asociación de Promotores

Públicos de Vivienda y Suelo

(AVS) en Andalucía, Gonzalo Millera,

que detalló que, con este incremento,

que debería estar fijado

durante el mes de febrero, el precio

medio del metro cuadrado útil rondaría

los 1.320 euros.

Según Millera, los nuevos precios

de los módulos ponderados de

vivienda protegida se encuentran

actualmente en negociación con la

Administración, y los sectores sociales

–sindicatos y consumidores–

han solicitado aclaraciones sobre

las razones de esta subida.

Los precios, según argumenta el

representante de los promotores

públicos de Andalucía, no se han

tocado desde junio de 2005 y en ese

año y medio transcurrido los costes

de construcción han subido un 8

por ciento y se ha aprobado el Código

Técnico de la Edificación, cuyas

condiciones, como la obligatoriedad

de sistemas de insonorización

o de instalaciones de energía solar,

encarecen los edificios.

En España, explicó, se ha aprobado

una subida de precios del 4,7

por ciento, lo que sitúa el precio

«básico» del metro cuadrado de

una vivienda protegida en 728 euros.

La construcción de vivienda protegida

y las buenas prácticas urbanísticas

centran las jornadas que

ayer y hoy celebra la AVS en Sevilla

y en cuya apertura el secretario general

del Ministerio de Vivienda,

Eugenio Ramos, destacó que «en

los últimos meses han aflorado distintos

escándalos y noticias sobre

urbanismo en España» que han generado

«alarma social» pero también

una mayor «conciencia» sobre

esta problemática.

El Pabellón de la Energía Viva cierra hoy

con una deuda municipal de 400.000 E

F. J. RECIO

SEVILLA.— El Pabellón de la Energía

Viva, el primer museo dedicado

a las energías renovables y el medio

ambiente que se abrió en España,

cierra hoy sus puertas. El grupo

inmobiliario Expo-An, propietario

del pabellón, ha decidido no soportar

por más tiempo las pérdidas de

la instalación, motivadas especialmente

por el incumplimiento por

parte del Ayuntamiento de un

acuerdo de colaboración que suponía

la base fundamental de su financiación.

Mediante este convenio,

el pabellón recibía la visita de

grupos escolares de los colegios

públicos de la ciudad.

La deuda municipal acumulada

en los dos últimos años, según ha

podido conocer este periódico, supera

los 400.000 euros, cifra que

hace inviable la continuidad del

museo desde el punto de vista económico.

Fuentes del Ayuntamiento

han negado, en declaraciones a Europa

Press, la existencia de esta

deuda e, incluso, de un convenio

entre ambas partes.

Sin embargo, el Ayuntamiento

de Sevilla y su Agrupación de Interés

Empresarial (AIE) figuran desde

hace años como colaboradores

del Pabellón de la Energía Viva. En

la página web del museo así sigue

apareciendo. Fuentes de la propiedad

aseguraron a este periódico

que el convenio funcionó bien al

principio, pero «en enero de 2005

dejaron de llegar grupos de escolares

y el dinero».

Expo-An, que preside el empresario

sevillano Luis Portillo, mantendrá

algunas actividades en el

edificio –sede del Pabellón de Hungría

en la Expo 92–, entre ellas las

relacionadas con el desarrollo integral

de exposiciones y coordinación

pedagógica. También permanecerá

abierta la cafetería.

El grupo inmobiliario no descarta,

sin embargo, una reapertura.

En las próximas semanas está prevista

una reunión entre representantes

de ambas partes. Si se llegara

a un acuerdo sobre las cantidades

adeudadas, aún sería posible

retomar la actividad. De hecho, la

propiedad no tiene fecha fijada para

el desmantelamiento del museo.

Expo-An estudia la posibilidad de

demoler el pabellón, obra del arquitecto

Imre Makovecz, y que fue uno

de los más impactantes de la Exposición

Universal. Las fuentes consultadas

aseguran que todavía no

Entrada al museo del Pabellón de la Energía Viva. / JESÚS MORÓN

se ha adoptado ninguna decisión.

Construido casi completamente

de madera y revestido de pizarra,

tiene una altura de 30 metros y se

asemeja a una iglesia rural húngara

con siete torres. Inicialmente se

concibió como un edificio efímero,

pero su vistosidad lo salvó de la piqueta.

En noviembre de 2002, después

de una profunda y costosa labor

de rehabilitación, reabrió sus

puertas convertido en el Pabellón

de la Energía Viva. Desde entonces

han pasado por sus salas unos

135.000 visitantes. Hoy llegarán los

últimos, al menos por el momento.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, JUEVES 1 DE FEBRERO DE 2007

23

DESASTRE ECOLOGICO. Los vecinos admiten que no tiene la gravedad del Prestige, pero ya son demasiados casos

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

ALGECIRAS.– No se trata de despertar

al pájaro del mal agüero ni

de fantasear con el morbo tremendista

del catastrofismo. Pero viendo

desde la punta de San García toda

la bahía de Algeciras, con el puerto

(el de mayor tránsito de contenedores

de Europa) a la izquierda; el peñón

de Gibraltar (una de las mayores

gasolineras flotantes del mundo)

enfrente; el Estrecho (uno de

los de más tráfico naval del planeta,

incluyendo a los superpetroleros

que vienen cargados del Golfo Pérsico)

a la derecha; las industrias

del Campo de Gibraltar (el segundo

mayor polo de España,

que incluye la refinería de Cepsa,

la tercera mayor de Europa)

en el horizonte, y el buque frigorífico

Sierra Nava encallado de

popa en las rocas ahí abajo como

estrella del escenario, la pregunta

que surge no es si algún

día ocurrirá aquí una catástrofe

como la del Prestige en 2002, sino

cuándo y cómo.

En lo que parecen estar de

acuerdo vecinos, limpiadores de

chapapote, gobernantes, oposición

y ecologistas es en que el

vertido causado por la rotura de

dos de los cuatro tanques de

abastecimiento de combustible

del Sierra Nava, con unas 350

toneladas de capacidad, es apenas

un susto comparado con las

70.000 del Prestige en Galicia, y

en que lo ocurrido debe servir

como aviso para extremar la

precaución.

Lo que ocurre es que en la Bahía

de Algeciras se acumulan ya

demasiados avisos en los últimos

años, con recurrentes derrames

de crudo en las operaciones

de trasvase en la refinería

de Cepsa o en los barcos-gasolinera

de Gibraltar, el hundimiento

de la gabarra Spabunker IV

con 1.000 toneladas en enero de

2003 o esos buques sin escrúpulos

que limpian sus sentinas y

arrojan sus inmundicias al

mar…Yelazarnovaasertan

indulgente toda la vida ni los daños

tan limitados como hasta

ahora.

Un vecino de la barriada algecireña

de Punta de San García que

es pescador aficionado y no quiere

decir su nombre por temor a no se

sabe qué represalias, otea las manchas

negras en el agua y las piedras

y dice que cada vez hay más vigilancia

(bueno, aclara irónico, si las

patrulleras de la Guardia Civil no

están estropeadas y tienen gasolina),

pero que el riesgo sigue ahí.

«Tiene muchísima más

importancia de la que le

están dando. Ya hay un

caladero cerrado»

«Ésta es una zona en la que puede

ocurrir lo del Prestige cualquier

día. A ver si esto sirve de escarmiento».

Esto es el casco inclinado

e inmóvil del Sierra Nava, convertido

en heraldo de los presagios más

oscuros. «Un toque de atención» o

para decirlo en términos marítimos,

aviso a navegantes. El vecino

recuerda que hay decenas de pescadores

de traíñas que no pueden

faenarahoraahíyleechalaculpa

al capitán por no haberse adentrado

antes en la bahía desde su fondeadero

para evitar que, como ocurrió,

las olas (con un temporal con

«A ver si esto sirve

de escarmiento»

El vertido del ‘Sierra Nava’ representa

un nuevo aviso de gravedad sobre los

riesgos a los que está expuesto el

Estrecho de Gibraltar

Operarios limpiando el chapapote ayer en la playa de Algeciras. / ANTÓN MERES

«Te llevas todo el día, no

hay manera», dice uno de

los operarios con la

mascarilla subida

viento de Levante de fuerza 7) lo

arrojara a las rocas.

Podría haber sido peor. Que en

vez de un mediano carguero fuera

un petrolero gigantesco. O un gasero.

O un barco de mercancías peligrosas.

O un submarino de propulsión

nuclear como los que atracan

en Gibraltar. O un transbordador

de pasajeros. Y que, para empeorar

el asunto, chocaran entre sí. Ocurre.

Estos ecologistas, siempre azuzando

el alarmismo, dicen de ellos,

y Raquel Ñeco, portavoz de Verdermar-Ecologistas

en Acción en la comarca

y antigua voluntaria en Camariñas

cuando lo del Prestige, se

rebela. Lo ocurrido es un accidente

menor en términos cuantitativos

pero de gran alcance por el contexto

en que ocurre, insiste ella: «Hay

que tener en cuenta que la bahía está

ya muy castigada, que estamos

en el estrecho natural de más tránsito

del mundo, que ha ocurrido en

un parque natural y que estamos

expuestos constantemente a una

catástrofe. No me parece bien que

el Gobierno y la Junta le quiten importancia.

Tiene muchísima más

importancia de la que le están dando.

Ya hay un caladero cerrado, la

fauna se va a ver afectada…»

La representante de los ecologistas

locales se queja de que el delegado

de la Junta en la comarca, Rafael

España, calificara de menor el

vertido. ¿Como los famosos hilillos

de plastilina que inmortalizara Mariano

Rajoy al describir el crudo

que salía de los tanques del Prestige

cuando gobernaba? «Es una falta

de respeto que se le quite importancia».

Luego subraya que la mortalidad

de la zona es «un 20% mayor»

que la media nacional. «La contaminación

es tremenda, los índices

de cáncer están por las nubes, y la

Administración dice que no pasa

nada y que los ecologistas creamos

una alarma injustificada».

En la orilla, ya en terreno del

parque natural del Estrecho y frente

al buque encallado, unos trabajadores

del Ministerio de Medio Ambiente

con monos blancos manchados

de negro sacan del agua o arañan

de las piedras con azadas y palas

el fuel viscoso. Miguel, de Jerez,

cuenta en un alto para beber agua

que ya le tocó limpiar un vertido de

crudo en la playa del Rinconcillo en

verano del 2005, pero que, al ser

arena, la tarea resultaba coser y

cantar comparada con la que les ha

tocado ahora, similar a la de Galicia,

con el chapapote adherido a las

piedras y rocas: «Te llevas todo el

día, no hay manera», dice con la

mascarilla subida. El único consuelo

es que aquí, al contrario que con

el Prestige, la costa afectada abarca,

calculan los trabajadores, alrededor

sólo de kilómetro y medio

(aunque el PP afirma que han llegado

manchas a cuatro kilómetros, en

Punta Carnero). «Imagínate si se

llegan a verter aquí 70.000 toneladas»,

dice el obrero.

El chapapote éste tiene nombre

gracioso y traicionero. Raquel, la

ecologista, avisa de los componentes

volátiles del fuel, como el «cancerígeno

benzeno». Lo acaba de

comprobar un compañero de Miguel.

Al hombre se le ha caído la

dentadura al suelo, se le ha manchado,

no la ha limpiado bien y,

tras llevársela de nuevo a la boca,

se ha intoxicado. «Se lo han

llevado en una ambulancia»,

avisa un trabajador, entre las risas

del resto. Otro señala en la

orilla cáscaras de erizos de mar,

recuerdos de viejos festines.

«Aquí ya se van a comer pocos».

Un hombre otea el horizonte

desde lo alto. Es el candidato del

PP a la alcaldía de Algeciras, José

Ignacio Landeluce. Dice que

Javier Arenas, el líder andaluz

de su partido y ex vicepresidente

del Gobierno, se calzó las botas

de agua para pisar la víspera

el chapapote algecireño y pide

que el presidente de la Junta,

Manuel Chaves, y la ministra de

Medio Ambiente, Cristina Narbona,

hagan lo mismo. Landiluce

critica que se «minimizan»

los riesgos y efectos y que «se

contabilizan como toneladas retiradas

toneladas brutas en las

que sólo una quinta parte es fuel

y el resto piedras». Denuncia

que hay «un gran ocultismo»

por parte de la Junta y el Gobiernodel«dañoalafloraylafauna»,

que «no se ha rodeado por

completo» con redes al buque

encallado, que las fianzas impuestas

son «ridículas y no cubren

los daños», y que las máscaras

de los trabajadores «no

son las adecuadas» ni se les han

hecho «reconocimientos médicos»

(él es médico).

El Gobierno del PSOE tiene a

mano la gestión del PP durante

la crisis del Prestige para rebatir

las críticas, pero el dirigente local

de los populares defiende la

actuación de su partido. «El problema

–agrega señalando enfrente,

a los grandes barcos fondeados

junto al Peñón– es que tenemos ahí

en Gibraltar la gasolinera del Mediterráneo,

que no impone las mismas

medidas de seguridad que el

resto de la UE”.

Efectivamente, pero, por ahora,

para regocijo de los gibraltareños,

los mayores accidentes han ocurrido

en el lado español de la Bahía.

Sobre el del Sierra Nava, elcandidato

del PP culpa a la actuación

«negligente» del capitán, por no haberse

retirado de la costa.

Ecologistas en Acción, por su

parte, señala a las autoridades de la

Capitanía Marítima y se pregunta si

no pudieron avisar antes al buque

de la llegada del temporal, para

darle tiempo a reaccionar y alejarse

de la orilla. «Accidentes como éstos

son evitables. No tiene sentido lo

que ha pasado», dice Raquel Ñeco.

Podría haber sido peor. ¿Y la próxima

vez?

MATACÁN

JAVIER CARABALLO

Adánico

Un catedrático en León ha publicado

una llamativa teoría sobre la

convulsión nacionalista que ha

vuelto a sacudir a España. El catedrático

se llama Francisco Sosa

Wagner y su libro, sobrio, de tapas

azules, se titula «El Estado

fragmentado».

Sostiene este catedrático que la

explicación de cuanto ocurre en

España tiene un precedente histórico

muy claro, el imperio austro

húngaro. Y no se trata, según la

inquietante teoría política de Sosa

Wagner, de una comparación literaria

o metafórica, no. Según afirma,

la organización territorial del

imperio austro húngaro ha ejercido

una influencia decisiva en España

en los últimos doscientos

años. Como si nos mirásemos en

aquel espejo, sin reparar siquiera

que se cayó al suelo y se hizo mil

pedazos. Pues nada. «La misma

expresión, que hoy tanto circula,

según la cual España sería una

‘nación de naciones’ no es una

originalidad, pues ya la encontramos

en el pensamiento nacionalista

catalán de la primera hora y

hunde sus raíces en la Monarquía

dual del Danubio».

En tres cuadernos, el catedrático

Sosa Wagner detalla con pulcritud

su teoría, establece certeros

paralelismos entre la corona

española y aquella imperial que

pretendió aglutinar pueblos heterogéneos

con estatutos diferenciados

y que acabó desmoronándose,

envuelta en «un paralizante

embrollo lingüístico y por la decisión

política de privilegiar a una

parte del territorio de la Monarquía

(Hungría)». ¿Suena de algo?

M

Junto al análisis del catedrático

leonés, el libro incluye el prólogo

de un antiguo dirigente socialista

y presidente autonómico, Joaquín

Leguina, con previsiones no menos

pesimistas. Un ejemplo: «Una

nueva generación de políticos ha

tomado el relevo en España a los

agentes de la Transición y lo ha

hecho con criterios adánicos, como

si la historia se iniciara precisamente

con su llegada al poder.

Una fe mostrenca que se resume

en una frase anunciadora de inmediatos

desastres: ‘Eso lo arreglo

yo en dos patadas’ (...) Los

tiempos amenazan no sólo con

tensiones sino con la desaparición

del Estado».

En los próximos quince días,

hasta el domingo de referendum

del nuevo Estatuto andaluz, la

simpleza y la demagogia zaranderán

Andalucía. Ante el temporal,

es conveniente amarrarse la cintura

al criterio sólido de un libro

como éste de Sosa Wagner, prologado

por Leguina.

Qué pena, por cierto, que a tantos

dirigentes del PSOE les haya

pasado igual, que sólo han sabido

expresar sus diferencias en conferencias

y ensayos, nunca en el seno

del partido o en los parlamentos.

Qué pena, sí, porque, por

guardar el sillón, o por aquello de

«no hacerle el juego a la derecha»,

nos han encomendado a todos al

‘criterio adánico’ de Zp.

javier.caraballo@elmundo.es

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, VIERNES 2 DE FEBRERO DE 2007

CULTURA

67

Epopeyas trágicas de la inmigración

El periodista Eduardo del Campo retrata en ‘Odiseas’ las historias y peripecias de inmigrantes

clandestinos, apátridas y refugiados políticos en un libro que se adentra en el complejo fenómeno

EVA DÍAZ PÉREZ

SEVILLA.– Este libro es un libro

de sueños. Sueños rotos, destrozados,

sueños de ceniza, de sangre,

olvidados, aniquilados, pero

también de sueños cumplidos.

Como el del músico camerunés

Albert Yaka que ayer tocaba en la

presentación del libro en el que

se cuenta su historia: Odiseas. Al

otro lado de la frontera: Historias

de la inmigración en España

(Fundación José Manuel Lara).

Eduardo del Campo, inquieto

reportero y poeta audaz, escribió

su historia en este libro lleno de

voces, de gritos, de silencios, de

esos sueños que aún vagan intentando

atravesar las fronteras, las

cicatrices de este mundo dolorido.

«Ojalá en el futuro, este libro,

que habla del presente, recuerde

un pasado que fue horrible, pero

que conseguimos superar», apuntaba

ayer Eduardo del Campo,

periodista de EL MUNDO, en la

presentación de Odiseas.

Odiseas es un libro coral donde

se oyen muchas voces. Al cerrar

el libro, siguen sonando en la

conciencia. Eduardo del Campo

ha estructurado el libro siguiendo

un hilo que entrecruza las epopeyas

de cinco personas que tuvieron

que huir, escapar, exiliarse,

abandonar sus países de origen.

Son las historias del músico

camerunés Albert Yaka; del periodista

colombiano Jairo Valencia

Gómez, Poeta Valencia; de

Larisa Basova, la apátrida que vino

de Moscú; Rachid al Etare, un

niño polizón en el Estrecho, y como

epílogo acertadísimo, una

crónica del pasado, la de Reyes

Verdugo Cruz, una española que

tuvo que emigrar a Alemania en

los años sesenta. Una historia repetida,

un puzzle de pasajeros en

tránsito.

El Defensor del Pueblo Andaluz,

José Chamizo, que presen

el libro, valoró la pertinencia de

un libro que se cuela en las historias

humanas para explicar y desentrañar

un fenómeno tan complejo

como el de la inmigración.

«Quien lee estas historias no se

puede quedar impasible. Conmueven

los avatares de estas personas

para llegar a este país, pero

también los sufrimientos al llegar

Más de 100 autores aspiran al premio Juan Valera

Eduardo del Campo (dcha), junto a José Chamizo, e Ignacio Garmendia, director editorial de la Fundación Lara. / JESÚS MORÓN

«Eduardo del Campo ha

estructurado el libro

siguiendo un hilo que

entrecruza historias»

a España», comentó.

Eduardo del Campo recordó la

biografía de Jairo Valencia, un

importante periodista colombiano

que pidió refugio en España

ante las amenazas de muerte que

recibió en su país y que ayer acudió

a la presentación del libro.

«Mataron a amigos que guardaban

su documentación, colocaron

esquelas en la puerta de su

casa. Tuvo que huir, pero al llegar

a España se puede decir que

sufrió la esclavitud. Algunos empresarios

lo tuvieron trabajando

sin parar los siete días de la semana»,

recordó Eduardo del

Campo.

El escritor y periodista se ha

atrevido en muchas ocasiones a

asomarse a las ventanas más terribles

del mundo. Vio de cerca la

CÓRDOBA.— Un total de 103 trabajos

han sido presentados a la bienal

del premio internacional Juan

Valera, en la convocatoria de 2007

dedicada a novela, una vez finalizado

el plazo de recepción de trabajos

el 31 de enero, según informó

el Ayuntamiento de Cabra.

Los trabajos proceden de numerosas

provincias españolas y, además,

se han recibido dos trabajos

de México, dos de Argentina y uno

de Alemania.

La abundancia de trabajos presentados

respecto a convocatorias

anteriores con el cambio de las bases

del premio ha sido definida por

el delegado municipal de Cultura,

Javier Ariza (PA), como «un cambio

radical en la tónica dominante

que en los últimos años ha venido

desarrollando este premio, el cambio

de bases ha sido un revulsivo

total».

El incremento de trabajos presentados

supondrá la constitución

de un comité seleccionador de las

obras finalistas, algo que se realiza

por primera vez en la historia de

este premio.

Los trabajos resultantes de la

primera selección serán valorados

guerra, el hambre, el horror. Estuvo

en Afganistán, Argelia, Marruecos,

Sáhara occidental, Albania,

Bosnia, Ruanda, Congo, la

India, Pakistán, Colombia. Los

lugares de dolor del mundo. Y se

ha atrevido a contarlos.

En Odiseas, a través del hilo

argumental de estas historias,

analiza el complejo mosaico de

realidades en torno a la inmigración:

los éxodos, las rutas migratorias

en el mundo, la inmigración

clandestina, las mafias, la

xenofobia y sus ramificaciones.

«Según el Centro de Investagiones

Sociales, los españoles

consideran que la inmigración es

uno de los principales ‘problemas’.

Sé que hay mucha gente

que considera a los inmigrantes

como delincuentes. Y sólo lo es

una minoría. A veces la xenofobia

parte del desconocimiento, de

una reacción visceral y comprensible

ante lo desconocido. Creo

que los prejuicios y las ideas preconcebidas

enturbian y empañan

la convivencia. Ojalá mi libro

contribuya a que los miedos desaparezcan»,

apunta Eduardo del

Campo.

Muchas de las historias de este

libro tienen un origen en las páginas

de este periódico, donde

Eduardo ha mostrado cada semana

la galería de horrores y de historias

maravillosas de estos Ulises

en busca de Ítacas en las que

sobrevivir. De alguna forma, la

Andalucía de Eduardo del Campo

es una Andalucía sin paraísos ni

modernizaciones. «He estado en

las chabolas donde viven, porque

nadie quiere alquilarles viviendas.

Los he visto comer cáscaras

de naranja en las basuras de los

polígonos industriales de Moguer»,

recuerda.

Eduardo del Campo ha recorrido

las rutas africanas donde cada

día se viven mil tragedias, donde

nadie sabe si verá el día siguiente.

Ha buscado el nombre de los

ahogados en el Estrecho, ha recorrido

los cementerios donde yacen

los sinnombre sin lápidas ni

epitafios. Él ha intentado rescatar

sus nombres y también son voces

que aparecen en el libro. Voces

que suenan al final de su lectura y

no se olvidan nunca.

por el jurado del premio, compuesto

por un miembro de la Real Academia

de Córdoba, un representante

de la Facultad de Filosofía y

Letras de la Universidad de Córdoba,

un miembro de la comunidad

educativa de Cabra, el alcalde egabrense

y el delegado municipal de

Cultura.

La fundación cultural ‘Valera’

acordaba tras su primera reunión

celebrada en octubre de 2006 cambiar

la convocatoria del premio

Juan Valera dándole carácter bienal,

de tal manera que un año se

dedica a novela y el siguiente a estudios

monográficos del autor.

De esta manera se abría el plazo

para el premio de novela Juan Valera

2007 y para el premio Juan Valera

2008 de estudios valerianos.

La cuantía del premio aumenta y

queda fijada en 6.000 euros, el doble

de la dotación anterior.

El premio se pone en marcha

con la finalidad de apoyar la creación

literaria, contribuir a la máxima

difusión de la novela como forma

de expresión artística de nuestra

época en las Letras Españolas y

reivindicando la importancia de

Valera como destacado novelista.

La Filmoteca de

Andalucía ofrece

un ciclo de cine

andaluz actual

CÓRDOBA.— La Filmoteca de Andalucía,

organismo dependiente de

la Consejería de Cultura, estrena este

mes de febrero en sus salas de

Córdoba y Granada un ciclo de cine

andaluz en el que se proyectarán algunos

de los últimos largometrajes

producidos en la comunidad autónoma.

Directores que han comenzado a

dar sus primeros pasos se encuadran

junto otros más veteranos en ‘Andalucía,

siglo XXI’, en el que entre

otros títulos se incluyen Eres mi héroe,

Una pasión singular o La vida

perra de Juanita Narboni. «Elcine

andaluz ha pasado en poco tiempo

de ser un desconocido dentro de la

geografía española a convertirse en

todo un referente a través de la obra

de directores de la talla de Benito

Zambrano entre otros», informa la

Consejería de Cultura en un comunicado.

En este sentido, «las ayudas de la

Junta de Andalucía han contribuido

notablemente a la producción de películas

que cada año van cuajando

buenos ingresos en taquilla y son

premiadas en distintos festivales».

Para dar cuenta de esta producción,

la Filmoteca de Andalucía ha programado

un ciclo destinado a los espectadores

poco iniciados en el cine regional.

Entre las películas seleccionadas,

destacan Cuando todo esté en orden,

el segundo largometraje de César

Martínez Herrada y que aborda el tema

de la droga con el reencuentro

entre un padre y un hijo como punto

de partida, o La vida perra de Juanita

Narboni, una coproducción hispanomarroquí

que adapta la novela homónima

del escritor Ángel Vázquez

y que está dirigida por Farida Benlyazid.

También se proyectará Eres mi

héroe, que fue uno de los estrenos

más sonados de 2003 y supone un

homenaje a los artífices de la transición

ambientado en la Sevilla de los

70. Esta película, dirigida por Antonio

Cuadri, contó con la participación

del canadiense Alex G. Ortoll

para la reconstrucción digital de la

capital andaluza.

Películas seleccionadas

La vida de Blas Infante será abordada

asimismo en Una pasión singular,

dirigida por Antonio Gonzalo, que

cuenta con la interpretación de la debutante

Marisol Membrillo y los veteranos

Juan Diego y María Galiana.

Este filme fue presentado en el Festival

de Cine Iberoamericano de Huelva

de 2002, cosechando el Colón del

público, y otra de las películas elegidas

es Carlos contra el mundo, ópera

prima del malagueño Chiqui Carabante.

Otro de los atractivos de la programación

de la Filmoteca para este

mes de febrero es la proyección, dentro

del ciclo ‘Viernes estreno’, de Borat,

un falso documental interpretado

por el cómico británico Sacha Baron

Cohen, quien hace las veces de

periodista kazajo que se encuentra

en el país de la hamburguesa haciendo

algo así como una radiografía cultural.

A esta película hay que sumar

otras como la checa Algo parecido a

la felicidad para Córdoba o la futurista

Hijos de los hombres en Granada.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

S2

EL MUNDO, VIERNES 2 DE FEBRERO DE 2007

SEVILLA

Cardo Máximo

Odiseas

JAVIER RUBIO

Hacer un periódico cada

día (salvo Navidad, Año

Nuevo y Sábado Santo) es

una odisea que conoce

bien Eduardo del Campo,

compañero de fatigas en

la redacción y en el cierre,

sobre todo en los cierres

ajustados cuando la rotativa se desgañita

pidiendo la última página para empezar a

imprimir. Pero esta odisea en la que cada

día hay que enceguecer a un Polifemo a

base de palabras no es nada al lado de la

que viven los inmigrantes, que acaban de

convertirse en el objeto de su primer libro,

editado en Sevilla por la Fundación Lara.

Probablemente no haya encontrado

otro título más acertado para este trabajo

prometeico de contar el fenómeno mundial

de la inmigración a través de la peripecia

vital de cinco testimonios reales. Si

hay mucho de Prometeo en la recopilación

de los datos y las trayectorias vitales

de los protagonistas de su no ficción (ese

territorio a mitad de camino entre la novela

basada en hechos reales y el ensayo),

no es menos cierto que hay mucho

de Penélope en la manera que tiene Del

Campo de tejer permanentemente su relato

hacia delante y hacia atrás, añadiendo

primero para borrarlo después en un

proceso que a él le gustaría que no tuviera

fin.

Pulcro en la adjetivación, meticuloso

en la atribución de fuentes como los reporteros

anglosajones, fino observador

de los detalles por minúsculos que parezcan,

dueño de una prosa rica y vivaz

que nunca hace retroceder al lector («paso

dado es paso ganado»), Eduardo del

Campo se hizo periodista por satisfacer

una infinita curiosidad por «atravesar

fronteras» como decía el maestro Kapuscinski.

Apareció un verano por aquel

Diario 16 Andalucía que afrontaba entonces

el temporal de fuerza 7 que acabó

por desguazarlo con todo el velamen

desplegado. Aquel becario inquieto y pujante

se ganó el sitio a base de gastar

suela de zapato, que siempre ha sido la

mejor técnica periodística.

M

Luego de aquella experiencia, Del Campo

se calzó unas botas de siete leguas y

se fue a recorrer mundo. Supimos de él

por una portada de EL MUNDO cuando

en Tirana, la capital albanesa, le partieron

la boca en una manifestación contra

el Gobierno y lo encarcelaron para que

no contara al mundo lo que veía. Y después

se fue al Sarajevo de los francotiradores

a dormir en los bancos del parque

y a comer en las cocinas de la Cruz Roja

para seguir creciendo como reportero.

Peor lo pasó en Colombia, surcando un

río amazónico con una partida armada

pisándole los talones. Ha visto guerras,

ha pisado campamentos de refugiados,

ha entrevistado a los que llegaron a esta

orilla y también ha seguido el rastro de

los ahogados en el Estrecho. Ha hablado

con los supervivientes, ha escuchado el

lamento de las viudas y ha oído el llanto

de los huérfanos.

Con todo ese bagaje y un puñado de

meses de investigación ha escrito un libro

de una pieza, un volumen denso y

apretado como esas notas que toma con

el pulso nervioso de un taquígrafo en libretas

de gusanillo que después apila sólo

sabe él en qué orden. Del Campo es el

Ulises del reporterismo sevillano, siempre

atado al palo de los testimonios para

no escuchar los cantos de sirena de los poderosos.

Ojalá hubiera muchos como él.

javier.rubio@elmundo.es

El Giraldillo

Los candidatos y sus

modelos de ciudad

Resulta una obviedad que el giro dado a su campaña electoral por

parte del PP ha pillado al PSOE mirando a las musarañas,

ofreciendo por primera vez la imagen de que es la oposición la que

marca un ritmo de trabajo que el gobierno de Monteseirín apenas

consigue alcanzar. Ocurrió con la operación de limpieza en el

Vacie, que obligó al Ayuntamiento a mandar a regañadientes a

Lipasam y a Emasesa a solucionar el problema que llevaban meses

negando. Otro ejemplo lo hemos visto esta misma semana con

ocasión de la visita de Rajoy al Cerro del Águila, una visita

precedida de un trabajo previo de contacto con los vecinos y

preocupación por el estado de sus demandas. El intento de los

socialistas de boicotear el encuentro del líder del PP con los

vecinos, no sólo no consiguió el objetivo, sino que resultó patético,

y demostró el concepto que más de un concejal tiene de los

ciudadanos y sus problemas. ¿Acaso se piensa el portavoz del

Martínez

A quien corresponda

¿Ciudadanos felices

en el atasco de la SE-30?

Sr. Director:

La cultura de un hombre, un

coche, nos ha traído a los ciudadanos

de Sevilla el atasco perpetuo

de la SE-30 y un despropósito

llamado puente del Centenario.

Día tras día, los ciudadanos

de esta aglomeración urbana

pasan su vida en un

atasco, pacientes, esperando el

milagro de un nuevo puente que

nunca llega, con la esperanza de

que el ‘metrotren’ solucione la

chapuza técnico-política.

Quizás nuestro alcalde sea el

primer damnificado político, a

juzgar por la inteligente campaña

del PP, que critica pero no

aporta. Si pusiéramos en una

balanza el coste económico que

desde el 1992 esta SE-30 nos ha

costado en horas perdidas de

trabajo, aviones perdidos, ambulancias

que no llegan... quizás

pensásemos que los ciudadanos

jamás protestaremos en

la calle o con los votos, o bien es

que somos felices en el atasco.–

Emilio Iglesias Delgado. Sevilla.

Reflexión sobre el papel

de los medios

grupo socialista que bastaba con prometer –la ampliación de un

centro de mayores– lo que se le negó al barrio hace sólo unos días

para conseguir la adhesión inquebrantable del vecindario? Sólo

pretenderlo demuestra hasta qué punto desde algunos gobiernos

la ciudadanía sigue siendo una masa amorfa fácilmente

manipulable y sometible a los intereses políticos de quien reparte

el presupuesto público. Pues bien, tras el ridículo hecho, el PSOE

ha respondido a la ‘ofensiva’ popular con una crítica al escaso

calado de sus iniciativas –retirar la porquería de un asentamiento

chabolista, colocar papeleras en Los Remedios...– y la ausencia de

un ‘modelo de ciudad’. Como si querer una ciudad limpia, en la

que funcione el mantenimiento de los colegios o las instalaciones

deportivas, el transporte público sea eficiente y el tráfico no se

convierta a diario en un infierno no fuera un modelo

suficientemente atractivo. Una vez más, el PSOE parece más

empeñado en dejar su huella indeleble –ya se ha visto en una

encuesta lo poco entusiasmados que están los sevillanos con el

rascacielos– sobre la historia que en hacer que la ciudad funcione.

Y, mientras, el día a día se va en grandes fastos y muy poca

solvencia. Eso sí que es una cuestión de modelos.

Sr. Director:

Sublime melancolía la que

diariamente ofrecen los medios

de comunicación sobre los casos

de corrupción, estafas, robos

de funcionarios públicos,

artistas y familiares desprestigiados,

deportistas asiduos a las

drogas, infidelidades de personajes

relevantes, matanzas entre

parejas, empresas contaminantes,

matanzas de criaturas

inocentes en países sometidos,

catástrofes naturales con millares

de muertos y desaparecidos,

botellones con futuros alcohólicos,

invasión de inmigrantes sin

trabajo que tienen que robar para

subsistir... ¿Esto es educar a

un país? ¿Esto sensibilizar a una

futura generación que se levanta

cada día con las noticias poco

edificantes de lo nefasto que

son sus progenitores? ¿Es que

sólo nos gusta revolcarnos en el

lodo de las desgracias, lo corrupto,

y la violencia de género?

Pido que, por favor, dediquen

algo del espacio en los medios

de comunicación a temas tan

edificante como son los voluntarios,

personas que cada día se

Las cartas no excederán de veinte líneas. Pueden enviarse por

correo postal (República Argentina, 25; 9ª planta; 41011 Sevilla),

por fax (954990712) o correo electrónico (andalucia@elmundo.es)

Las Siete Revueltas

Mateo Alemán

Apagón progre

No hay cosa que le guste más a un progre

que un acto simbólico. Despotrican de los ritos

y las liturgias, de las banderas a las que

llaman trapos siempre que no sean ‘ikurriñas’

o ‘senyeras’. Pero luego, a la hora de la

verdad que en realidad es la mentira, se pirran

por un acto solidario. Un día organizaron

en San Sebastián un chapuzón solidario

con el Tercer Mundo: enviaron energías y vibraciones

positivas que paliarían seguramente

el hambre de los negritos. Ayer hicieron

tres cuartos de lo mismo en Sevilla. Apagaron

la Giralda y la Catedral durante cinco

minutos. Así se dieron un bañito de progresía.

De camino, la delegada de Medio Ambiente

–el otro medio no se sabe dónde está–

nos dejó la perla del día. La Catedral es, según

doña Cristina Vega, «una isla de pérdida

de calor». Sigamos con las metáforas para

concluir que la Macarena es «un distrito de

pérdida de facturas». Y el proyecto ganador

de César Pelli es «un rascacielitos de pérdida

de altura», ya que ganó el más bajito. Sevilla

es una isla donde se pierden energías con

tantas tonterías, vulgo chuminás. No hacen

falta apagones, porque las luces brillan por

su ausencia.

siete_revueltas@hotmail.com

levantan dispuestos a trabajar

altruistamente por sus semejantes,

personas que no dudan en

hacer suyos los problemas de

aquéllos que los Estados poderosos

se olvidaron de sacar de la

miseria.

Que reparen en las personas

anónimas que exponen sus vidas

para salvar a otros (como en

el caso de los albañiles que, exponiendo

sus vidas, cortaron el

trafico en la SE-30 para salvar a

los conductores que circulaban

en el momento de caer la viga),

personas que sí pueden ser

ejemplares para esa nueva generación

que necesita unos argumentos

virtuosos donde reflejarse.

Impliquemos a nuestros

hijos a través de los medios en

las virtudes humanas para que

mañana tengan un buen recuerdo

de esta generación. Vosotros

tenéis los medios. Nunca mejor

dicho.– Domingo González Pulido.

Sevilla.


«Somos todos cien por

cien potencialmente

discapacitados. Hay 300

lesionados nuevos al año»

EL MUNDO, VIERNES 9 DE FEBRERO DE 2007

ANDALUCÍA

REFERÉNDUM 18-F / Los discapacitados en el nuevo Estatuto

Artículo 169.2

«Los poderes públicos

establecerán políticas

específicas para la

inserción laboral de las

personas con discapacidad,

y velarán por el

cumplimiento de las

reservas previstas [...]»

Abriendo puertas

en el reino de los muros

El presidente de la asociación de discapacitados Aspaym advierte de

que, pese a los avances, aún queda mucho para su plena integración

Juan Francisco Calero, presidente de la asociación de discapacitados físicos andaluces Aspaym, en Sevilla. / JESÚS MORÓN

E. DEL C.

SEVILLA.— Un decisivo

punto de inflexión

arquitectónico y público,

recuerda Calero, en

la integración de los discapacitados

andaluces

fue la Expo 92 de Sevilla,

porque todos sus

edificios eran accesibles

por primera vez, y

porque acudieron turistas

extranjeros en sillas

de ruedas que rebatieron

con su presencia el

prejuicio de que un paralítico

está condenado

a vivir entre cuatro paredes«ysaliralacalle

sólo para ir al médico».

«Hace30o40añoshabía

gente que escondía a

su hijo minusválido, y

todavía algo hay de

eso», dice el presidente

de Aspaym.

Hoy los nuevos centros

escolares o edificios

públicos deben

obligatoriamente ser

accesibles a todos. Hay

planes anuales, explica

Calero, en los Ayunta-

«Hace 30 años había

quien escondía al hijo»

mientos para rebajar

bordillos en las calles.

En Sevilla, la mayoría

de los autobuses son accesibles,

y el colectivo

está pendiente de que

todas las estaciones del

metro en construcción

lo sean también.

Pero queda mucho

por hacer. El 2% de las

viviendas protegidas

deben estar adaptadas a

minusválidos, aunque a

veces las rampas son tan

pronunciadas (la Junta

recomienda que no superen

el 6% de desnivel)

que entrañan peligro de

accidente por caídas.

La ley también obligan

a las empresas con

más de 50 empleados a

reservar un 2% de los

puestos a discapacitados,

pero no se cumple,

dice el presidente de la

asociación de paralíticos,

pese a que la Junta

subvenciona con casi

18.000 euros cada contrato

y los empresarios

están exentos de pagar

su cuota de la Seguridad

Social. «Además, en Andalucía,

¿cuántas empresashayconmásde50

empleados? Lo que predominan

son las

pymes», observa Calero,

para quien el gran reto

pendiente es involucrar

a la empresa privada parareduciresaterribletasa

del 70% de paro que

frena la integración de

3,5 millones de discapacitados

de España.

Alguien con más del

65% de invalidez reconocida

(Calero tiene un

86% de, en términos técnicos,

«menoscabo funcional»),

tiene derecho

a cobrar una pensión de

4.374,02 euros al año, y

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Juan Francisco Calero

habla sopesadamente desde el otro

lado de la mesa. Sentados los dos,

con los ojos mirándose a la misma

altura, él y el periodista están igualados.

La silla de ruedas sobre la que

vive Calero desde hace 20 años no se

ve, así que por un momento es fácil,

y bueno, olvidarse de su existencia y

de que es uno más de los 700.000

discapacitados que hay en Andalucía

según el último censo de 1999,

de ellos unos 150.000 con movilidad

reducida como la que sufre él.

El Estatuto de Andalucía de 1981

no los mencionaba explícitamente

como colectivo con necesidades particulares,

y su presencia sólo se deducía

en aquel artículo 12 que decía

que la Comunidad «removerá los

obstáculos que impidan o dificulten»

la «plenitud» de los individuos y grupos

«y facilitará la participación de

todos los andaluces en la vida política,

económica, cultural y social».

En este último cuarto de siglo que

media entre el Estatuto antiguo y el

reformado que se vota el 18 de noviembre

se ha producido una paulatina

mejora de las condiciones de vida

de los discapacitados y en la actitud

hacia ellos de la sociedad, que

queda de manifiesto, por ejemplo,

en que ahora el nuevo documento

los menciona varias veces. Calero,

que preside desde su sede de Sevilla

la asociación Aspaym de lesionados

medulares (paralíticos, tetrapléjicos)

y otros discapacitados físicos

gravemente afectados, con unos

2.200 socios en Andalucía, enuncia

la contundente regla número uno de

por qué a toda la sociedad le interesa

facilitar la integración y no discriminar

a nadie. Porque cualquiera

podría verse al otro lado de la mesa.

«Somos todos 100 por 100 potencialmente

discapacitados. Afortunadamente,

esa probabilidad sólo se consuma

en una minoría».

Pero una minoría muy numerosa.

Alrededor de uno de cada diez u once

habitantes de la comunidad. Entre

ellos, junto a ciegos, sordos,

transplantados o enfermos de sida

(que discapacitados son también)

están los que sufren lesiones medulares

y quedan parapléjicos o tetrapléjicos.

«Hay unos 300 nuevos lesionados

medulares al año en Andalucía».

Casi todos por accidentes de

tráfico (la mayoría de entre 14 y 31

años) y laborales. Abundan en este

caso los inmigrantes, «a los que ponen

en los trabajos más peligrosos».

«Ahora tenemos el caso de Mijaíl, un

rumano de La Carlota. Se cayó de un

segundo piso en una obra y se ha

quedado tetrapléjico».

Ocurre cuando menos se lo espera.

En un segundo que te parte la vida,

a ti y a tu familia, y reordena tu

universo. Como a él. «Precisamente

el 19 de febrero, un día después del

referéndum, va a hacer 20 años que

me quedé paralítico. Fue a causa de

una infección vírica. Fue rápido, repentino.

Estuve 14 meses en el hospital

Virgen del Rocío de Sevilla, en

la Unidad de Lesionados Medulares.

Mi vida cambió 180 grados. Yo tenía

17 años y estaba ende BUP. En

aquella época casi nada estaba

adaptado. En el Instituto San Isidoro

compatibilizarla durante

cuatro años con su

sueldo en un trabajo.

Pero al cabo de ese tiempo

debe optar entre salario

o pensión: «Y la

mayoría se vuelve al paro.

Hacemos fábricas de

inútiles», critica.

La Administración,

que fija una cuota del

5% de sus plazas para

discapacitados, y por lo

general cumple, es la

que está actuando como

motor del cambio,

aplaude Calero. También

instituciones como

la Fundación Once, que

ha generado «miles de

trabajos». Por ejemplo,

recuerda que el servicio

de venta e información

telefónica de Renfe lo

lleva la ONCE y el 80%

de los que atienden las

llamadas en los centros

de Sevilla (adonde van a

parar todas las llamadas

desde móviles), Valencia,

Barcelona y Madrid

son ciegos o caminan en

sillas de ruedas.

había 20 peldaños hasta llegar al ascensor.

Los conserjes y los compañeros

me ayudaban».

Menos solidaridad encontró en la

comunidad de vecinos de su bloque

de Sevilla, con 22 familias. Para subir

los ocho escalones que hay en el

29

portal hasta el ascensor, Juan Francisco

necesitaba que instalaran o

una rampa o un elevador. Pero

cuenta que, lejos de facilitarle las cosas,

le pusieron pegas mezquinas.

La vieja Ley de Propiedad Horizontal

tampoco ayudaba: para hacer esa

adaptación vital para el vecino, se

requería entonces la unanimidad de

todos los propietarios. «Y eso sólo

para autorizarlo, no para costearlo,

que eso correspondía a al discapacitado

y su familia. Alegaban razones

estéticas. Hubo quien me llegó a decir

que poner la rampa o la plataforma

era ‘un adefesio’, o que iba a desvalorizar

el bloque. En la calle uno

me dijo que dejáramos tranquila a la

comunidad y nos mudáramos. El día

que se votaba, hubo una mini-manifestación

de amigos y vecinos que

me apoyaron, frente al portal. Votaron

que sí a regañadientes. Pero las

1.200.000 pesetas las pagó mi padre,

Juan María». Aclara que caso como

el suyo ha habido muchos. Y, aunque

en menor medida, los sigue habiendo.

Qué vergüenza.

De que los llamen «tullidos» a

«discapacitados», la palabra que prefieren,

hay un largo viaje. Legalmente,

explica Calero, el primer hito fue

la Ley de Integración de los Minusválidos

de abril de 1982. La siguió un

Decreto de 1992 de la Consejería de

Transportes y Obras Públicas para la

supresión de barreras arquitectónicas;

la Ley andaluza de Atención a

Personas con Discapacidad, de 1999,

que ampliaba derechos y prestaciones;

la Ley nacional de No Discriminación

e Igualdad de Oportunidades

de 2003 y la Ley de Dependencia que

ha entrado en vigor en 2007.

«Hemos abierto el camino, porque

muchas personas mayores también

se van a quedar en sillas de ruedas,

y tendrán que adaptar la bañera

para poner un plato de ducha, colocar

marcos más anchos en las puertas,

instalar rampas...», dice Juan

Francisco Calero sobre su lucha.

El nuevo Estatuto de Andalucía se

propone en sus objetivos básicos

«La especial atención a las personas

en situación de dependencia» y «la

integración social, económica y laboral

de las personas con discapacidad».

En el capítulo de los Principios

rectores de las políticas públicas y

en el artículo 169 de Políticas de Empleo

se los menciona también.

La otra cara de la moneda son no

La otra cara de la moneda

de los que van en sillas de

ruedas es la de quienes

las empujan a diario

los que van en la silla de ruedas, sino

los que las empujan, los que los montan

en ellas, los que los bañan. Los

cuidadores a los que espera beneficiar

la nueva Ley estatal de Dependencia.

«Son sirvientes. Las familias

no han sido nunca remuneradas por

el Estado. Mi hermana María, por

ejemplo, tenía 13 años cuando yo me

quedé paralítico, y ha sacrificado sus

años de formación para ayudarme.

Conozco a muchísimas madres, padres,

esposas, esposos, hermanos,

que no se han podido desarrollar

porque han estado cuidando a sus familiares».

Recuerda el caso de una

mujer que a la muerte de su hermano

a los 47 años, paralítico cerebral,

se encontraba con que no tenía ni paro

ni pensión ni manera de encontrar

trabajo. «No tenía derecho a nada. Y

hay un montón de casos así».

Impreso por . Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, VIERNES 16 DE FEBRERO DE 2007

ANDALUCÍA

31

REFERÉNDUM 18-F / La cooperación exterior en el nuevo Estatuto

Intermón Oxfam y el

Fondo de Municipios

defienden la necesidad

de la ayuda a largo plazo

Manuel Chaves saluda a una vecina de Chaouen, en el norte de Marruecos, donde la Junta mantiene proyectos de cooperación. /EFE.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «Andalucía por sí, España

y la Humanidad», proclama el

lema de esta tierra fronteriza donde

termina el rico Norte europeo y empieza

el pobre Sur africano; pero en

1981 los andaluces tenían bastante

con dedicarse a sí mismos, dejando

la entrega altruista a la Humanidad

para mejor ocasión.

Hace un cuarto largo de siglo Andalucía

era una de las regiones más

pobres de Europa Occidental y en

muchos rincones el calificativo de

tercermundista no resultaba exagerado,

así que conceptos como «cooperación

internacional» eran inconcebibles

en el Estatuto de entonces.

¿Cómo iba la atrasada patria de los

jornaleros sin tierra a ayudar a los

niños de Burkina Fasso si había pueblos

y barrios que no le andaban (y,

en algunos casos del persistente

Cuarto Mundo nuestro, siguen sin

andarle) a la zaga a los africanos?

Sin embargo, gracias a la impresionante

transformación material

experimentada en las últimas décadas,

la región que ha recibido desde

1986 miles de millones de euros en

subvenciones de la Unión Europea

se puede permitir ahora presumir de

donante en proyectos solidarios y figurar

incluso en el archipiélago de

la ayuda internacional con la marca

propia de la bandera blanquiverde.

Ese cambio queda reflejado en el

nuevo Estatuto que se vota este domingo.

El documento consagra un

capítulo en exclusiva a la Cooperación

al Desarrollo y otro a la Acción

Exterior, sin contar con el dedicado

a las relaciones de la Comunidad

con las instituciones de la Unión Europea.

Andalucía, ahora sí, está disponible

«para la Humanidad», se

muestra orgullosa de ello y reclama

tener voz propia en los asuntos internacionales

que le afecten, exigiéndoselo

por escrito al Estado.

El responsable para Andalucía de

la ONG de ayuda al desarrollo más

antigua de España, Intermón Oxfam

(creada en 1956), aplaude que el

nuevo Estatuto exprese esta realidad

y defiende que las entidades regionales

y locales compartan con el

Gobierno central la misión de ayudar

a los países más pobres.

«La cooperación al desarrollo no

es sólo parte de la política exterior

del Gobierno, sino el reflejo de la solidaridad

de un pueblo. Nos parece

importante que en el Estatuto se dé

cartadenaturalezaaloqueestáya

aquí. Las comunidades autónomas

tienen derecho a desarrollar su acción

exterior», dice José Antonio

Hernández de Toro, un economista

que trabajó tres años en Perú. Él sólo

echa en falta que el artículo 245 hubiera

expresado más claramente que

el objetivo prioritario sean los países

más pobres, para evitar que la ayuda

pueda estar supeditada (como ocurre

a menudo a nivel estatal) a intereses

políticos, comerciales o contrapartidas

relacionadas con el control

de la inmigración.

¿Pero el aumento de las donaciones

de particulares, empresas y entidades

públicas está en consonancia

con el crecimiento de sus ingresos?

Se ha avanzado mucho, pero aún

más queda por recorrer, dice Hernández

de Toro. Intermón Oxfam alcanzó

en el pasado ejercicio en Andalucía

50.220 colaboradores

(256.774 en España), un 21% más

que en la campaña anterior. Los particulares

donaron a esta ONG 2,6

millones de euros (un 4% más que el

año precedente). De manera que

han crecido por encima de la media

de la economía. Sin embargo, él recuerda

que los ciudadanos que no

colaboran con las ONG siguen siendo

la gran mayoría. «Hay un potencial

enorme para crecer».

En cuanto a la ayuda que destina

la Junta, el responsable de Intermón

destaca su crecimiento: 80 millones

de euros en los presupuestos de

2007 frente a los 64,8 del año anterior

o los 32 de 2004, aunque matiza

con los datos del informe La realidad

de la ayuda 2006-2007 que el

gobierno andaluz aún puede hacer

mucho más para ajustarse a su potencial

económico. La Junta (que ha

creado la Agencia Andaluza de Cooperación

Internacional para coordinar

la solidaridad de las diferentes

Andalucía vuelve

al Tercer Mundo

La comunidad que ha recibido de Europa miles de millones puede

ahora presumir de ser donante de los países más pobres y exigir al

Gobierno voz propia en los asuntos internacionales que le afecten

La cooperación al desarrollo, la acción exterior y las relaciones con la UE

Artículo 245.2: «Andalucía desplegará actividades de cooperación dirigida a la

erradicación de la pobreza, la defensa de los derechos humanos y la promoción de la paz y los

valores democráticos, particularmente en Iberoamérica, el Magreb y el conjunto de África».

Artículo 240.2: «Cuando se trate de tratados y convenios [internacionales] que afecten

directa y singularmente a la Comunidad Autónoma, la Junta de Andalucía podrá solicitar

su participación en las delegaciones negociadoras».

Artículo 239: «La Junta de Andalucía promoverá la cooperación, y establecerá las

relaciones que considere convenientes para el interés general de Andalucía, con las

regiones europeas con las que comparta objetivos e intereses».

administraciones públicas) dedica

ahora el 0,28% de su presupuesto a

la ayuda exterior, pero se ha comprometido

con la Coordinadora Andaluza

de ONG a alcanzar el simbólico

0,7 en la próxima legislatura. Un

dato para no tirar cohetes: la Junta

dedicó a este capítulo 4,38 euros por

cada andaluz en 2005, frente a los

28,04 de los navarros y los 16,15 de

los castellano-manchegos.

Las partidas presupuestarias se

acaban materializando después en

cambios decisivos a miles de kilómetros

de aquí. Es lo que ocurre por

ejemplo, explica el responsable de

Intermón Oxfam, con su proyecto

en Chad (financiado con 300.000 euros

anuales por la Junta), donde asesoran

a una comisión de la sociedad

civil creada para vigilar que los ingresos

de la explotación petrolera se

invierten en educación, salud o infraestructuras.

Se necesita más ayuda

así, poco espectacular pero de

efectos revolucionarios, dice Hernández

de Toro, que esa otra de menos

miras pero que las instituciones

donantes pueden vender mejor, del

tipo «construye una presa, ponle mi

placa y me envías la foto».

Opina lo mismo Antonio Ojeda

Moreno, cirujano traumatólogo, adjunto

a la Alcaldía del municipio sevillano

de Alcalá de Guadaíra y vocal

de la campaña para África del Fondo

Andaluz de Municipios para la Solidaridad

Internacional (Famsi), fundado

en 1998. Ojeda, aún emocionado

tras un viaje a Malí, cuenta que su

pueblo es de los pocos de Andalucía

que destinan el 0,7 de su presupuesto

a la ayuda exterior: desde el municipio

cubano de Artemisa, con el que

está hermanado, hasta Irán, adonde

enviaron 18.000 euros en antibióticos

cuando el terremoto de Bam. Él

también defiende esa visión de la

ayuda a largo plazo, coordinada, rápida

y con proyectos plurianuales,

más allá de la caridad puntual. «Hay

mucha gente solidaria. Se trata de

sumar voluntades», dice con optimismo.

La Andalucía que tendía la

mano para pedir ayuda, la abre ahora

(un poco) para darla. Qué viaje.

Felipe González,

ausente en la

campaña por

el referéndum

del Estatuto

SEVILLA.— El secretario general

del PSOE y presidente del

Gobierno, José Luis Rodríguez

Zapatero, y seis ministros del

Ejecutivo central se han sumado

a la campaña del PSOE andaluz

por el ‘sí’ en el referéndum

sobre la reforma del Estatuto,

en la que finalmente no

han participado el ex presidente

del Gobierno Felipe González y

el ministro del Interior, Alfredo

Pérez Rubalcaba, cuya presencia

fue anunciada por el secretario

de Organización del

PSOE-A, Luis Pizarro.

Los socialistas cerrarán hoy

la campaña a partir de las 20.30

horas con un acto público en el

Palacio de Exposiciones Ifeca

de Jerez de la Frontera, en el

que el secretario general del

PSOE-A, Manuel Chaves, estará

acompañado por la vicepresidenta

primera del Gobierno,

María Teresa Fernández de la

Vega, y el secretario de Organización

del PSOE-A, Luis Pizarro,

informaron a Europa Press

fuentes socialistas.

Además de Fernández de la

Vega y de Rodríguez Zapatero,

se han desplazado a Andalucía

durante la campaña por el referéndum

del 18-F los tres ministros

‘andaluces’, Miguel Ángel

Moratinos (Exteriores), Magdalena

Álvarez (Fomento) y Carmen

Calvo (Cultura), además

de los titulares de Trabajo y

Asuntos Sociales, Jesús Caldera,

y de Sanidad, Elena Salgado.

Presencia catalana

Otra presencia significativa durante

la campaña ha sido la del

primer secretario del PSC y presidente

de la Generalitat, José

Montilla, que acompañó a Chaves

en un acto público en Los

Barrios, lo que provocó duras

críticas desde PP y PA.

Por su parte, la única presencia

de Rodríguez Zapatero en

campaña se produjo en el acto

central, celebrado el pasado domingo

en el antiguo velódromo

de Dos Hermanas, lugar habitual

de los grandes mítines del

partido y en el que se congregaron

más de 30.000 personas.

Igualmente, la dirección del

PSOE andaluz ha contado con

la presencia activa en campaña

de los ex presidentes de la Junta

Rafael Escuredo y José Rodríguez

de la Borbolla y del presidente

de la Comisión Constitucional

del Congreso y diputado

por Sevilla, Alfonso Guerra, que

han protagonizado varios actos

en las últimas dos semanas.

Por el contrario, la invitación

cursada al ex presidente del Gobierno

Felipe González y al ministro

del Interior, Alfredo Pérez

Rubalcaba, según anunció

el pasado 19 de enero el secretario

de Organización del

PSOE, Luis Pizarro, no se ha

traducido en presencia alguna

de ambos dirigentes en Andalucía

durante la campaña del referéndum.


28

EL MUNDO, LUNES 19 DE FEBRERO DE 2007

ANDALUCÍA

REFERÉNDUM 18-F / El ambiente en la calle y en los colegios

El Carnaval de Cádiz se come a las urnas

La población gaditana se convierte en ejemplo palmario del desinterés ciudadano hacia la consulta

Almería vuelve

a ser la menos

‘participativa’,

como en 1980

EDUARDO DEL CAMPO

CÁDIZ.— Y el gran 18 de febrero

de 2007, día de la esperada cita con

las urnas para votar la reforma del

Estatuto de Autonomía andaluz, el

pueblo de Cádiz, anfitrión de la gloriosa

Constitución de 1812 y de demostradas

convicciones democráticas,

hizo acopio de todo su coraje

ciudadano y, con los niños por delante,

el pecho hinchado y las venas

del cuello tensas de emoción, se

echó a las calles masivamente... Para

pegarse una juerga de aquí te espero,

amigo.

El séptimo referéndum desde la

Transición en Andalucía fue el de

menor participación ciudadana:

apenas el 36,2 por ciento de los

electores andaluces acudió a votar.

Para participación, la del Carnaval

gaditano. A las tres de la tarde,

aquel tren doble de cercanías venía

desde San Fernando como el metro

de Tokio en hora punta, y sólo faltaba

que alguien disfrazado de vigilante

japonés con guantes de plástico

se dedicara a apretujar a los viajeros

para que pudieran cerrar las

puertas. Carnaval: doscientos mil

por ciento de participación electoral,

chispa arriba o abajo. Referéndum

estatutario: 25,40% a dos horas

de cerrar los colegios.

Por la calle Ancha, por San José,

por La Mina, por San Antonio, se

veían diablesas, drag queens, cenicientas,

supermanes, mickymouses,

policías locales de pega y

hasta a dos tipos vestidos de negro y

Muchos depositaban

su ‘sí’ admitiendo que

sabían poco o nada de

lo que dice el Estatuto

Miembros del coro ‘Los Men-brillos’, mostrando papeletas del referéndum durante el carrusel del Carnaval de Cádiz. / JOSÉ F. FERRER

J. J. CARBALLO

ALMERÍA.— Una vez más, Almería

volvió a demostrar ayer,

en la consulta electoral sobre la

reforma del Estatuto, que es la

provincia más díscola de la Comunidad

Autónoma de Andalucía.

Su porcentaje de participación

fue el menor de la región,

seguido del de Cádiz.

Una sombra planeaba entre

los almerienses en el momento

de acudir a las urnas, el recuerdo

de aquel 28 de febrero de

1980 en que Almería dijo no,

convirtiéndose en la única provincia

andaluza que rechazaba

el Estatuto de Autonomía, ya

que los votos afirmativos no llegaron

a superar el 50% del censo.

Francisco, de 34 años, empleado

en el registro de la propiedad,

aseguraba haber votado

en contra de la reforma, después

de depositar su papeleta en

un céntrico colegio electoral de

la capital almeriense. «Estoy en

contra porque da mucho poder

a la comunidad autónoma, en

detrimento del Gobierno central.

Además, Sevilla no trata

bien a Almería. El dinero que se

genera aquí es para ellos. En el

80 salió que no y nos metieron

igual. Yo creo que nos hubiera

ido mejor con Murcia», dice.

Otro Francisco, apellidado

Miras y empleado de banca, sin

reconocer el destino de su voto,

no ahorraba las críticas al presidente

de la comunidad autónoma.

«Chaves lleva muchos años

beneficiando a las provincias

grandes y mientras él siga en el

poder la cosa no cambiará».

Recelo hacia Sevilla

con una careta de zorro con un cartel

en el pecho que decía, con razón,

«Yo no sé de qué voy disfrazao»...

Pero votantes, lo que se dice votantes,

había que esperar un rato a media

tarde para ver alguno depositando

su papeleta. Los colegios electorales

estaban desiertos y los miembros

de las mesas parecían de cera.

¿Ha venido a votar mucha gente?

«Mira la urna», replicaba la profesora

Toñi Sáenz, presidenta de una

de las seis mesas habilitadas en el

Colegio San Felipe Neri, junto al

solemne Oratorio de San Felipe Neri

que fue uno de los escenarios

donde se fraguó la Constitución de

1812, la Pepa. En la urna había 20

partes de aire y una de papel. «De

538 electores que hay en esta mesa,

han votado hasta ahora 90», decía

Toñi a las 15.40 horas, cuando la

ciudad ya miraba definitivamente

para otro lado, a los coros y chirigotas

que desfilaban en carruseles oficiales

o espontáneos por las calles.

«Ha venido sobre todo gente mayor,

y poquísimos jóvenes».

Pocos votantes, pero entre éstos,

todos los consultados daban su sí al

nuevo Estatuto. Otra cosa es que

conocieran su contenido. Ninguno

de los preguntados acertó a decirle

a este periodista algo, por superficial

que fuera, sobre el documento

sometido a votación, lo que refleja

que, más allá de su articulado (que

Un grupo de carnavaleros posa en gesto bromista con los sobres en una mesa electoral de Cádiz, ayer. / JOSÉ F. FERRER

incluye numerosas referencias progresistas

y beneficiosas sobre aspectos

como la lucha contra la siniestralidad

laboral, a favor de la

igualdad de sexos, la integración de

los inmigrantes o la ayuda a los discapacitados),

ha sido construido de

arriba (los políticos) abajo (el pueblo

llano), y no al revés.

Luis, jubilado de la Diputación,

dice que ha dado su sí animado por

el amplio consenso de los partidos

(PSOE, PP e IU, que representan

más del 90% del Parlamento andaluz,

y con el único no discrepante

de los andalucistas). «Es bueno para

Andalucía», valora. ¿Y usted ha

votado que sí también, señora?, le

preguntamos a la esposa, Ana.

«¿Yo? Uy, no sé... Es mi marido el

que me dice lo que tengo que votar».

Como los partidos a la opinión

pública.

Mario, vendedor de aire acondicionado,

se disfrazó anoche de pirata

del Caribe pero, para su cabreo,

se tuvo que acostar temprano

porque a las 8 tenía que participar

en una mesa electoral. Está aburrido,

con las piernas estiradas. «Hace

un año o así ya me tocó de suplente,

no me acuerdo para qué fue...». ¿No

sería el referéndum sobre la Constitución

Europea [cuya participación

del 40,3% en Andalucía era el récord

más bajo hasta ayer]? Pues sería,

sí, eso sería, contesta. Qué lejos

queda para muchos ¿ciudadanos,

comparsas? la res publica.

Mari Ángeles, peluquera, y su novio

Félix, inminente licenciado en

Empresariales, ambos de 22 años,

se disfrazaron anoche de «niños

chicos», se han levantado a las 13.30

horas y, después de comer, han venido

a votar. Votar que sí, precisan,

aunque admiten que lo que han sabido

del Estatuto es muy somero.

«Entre mis amigos ha habido poquito

debate, la verdad», dice él.

Fuera, en la calle, se oye al vuelo

un esclarecedor: «¡Pues yo no sé si

tengo cuerpo para ir a votar!». Un

momento. Vanessa, que trabaja de

limpiadora en Sevilla y ha venido

con su novio Javi y sus amigos Eli y

Fito a ver el Carnaval, aclara que

que si llega a casa antes de las ocho

votará. ¿Y por qué? «Me parece

bien, un Estatuto sólo para Andalucía,

para no tener que depender de

España. ¿Ves cómo estoy informada?»,

espeta sonriente. «Ella es la

culta del grupo», suelta Fito, que ha

votado esta mañana. Su novia, Eli,

se explica: «Él tiene una tía que está

en el PSOE y nos ha ‘obligado’».

«Yo no voy a votar porque no sé de

qué va y no tengo ningún interés»,

se desentiende Javi.

En el corazón del barrio popular

de La Viña, en el colegio La Salle,

tras votar, una madre al borde de

los 40 resume sus razones en un

desconcertante y definitivo: «He

votado que sí, por votar que sí, porqueloquedicenenlatelenoloentiendo.

Yo he votado sin saber qué

he votado».

Frente a las mesas de la Diputación

pasa un grupo de amigos disfrazados

de vaca, brasileña, marinero

y mujer cornuda. ¿Y vosotros

no pensáis votar? Responde la mujer

cornuda, Paco. «Pensamos ‘botar’,

sí: ‘botar’ todo el día». En la calle,

se escucha a otro grupo gritar a

pleno pulmón: «Hemos veníííío, a

embo-rra-char-noooos, el resul-tado-nos-dai-guaallll».

En el mismo colegio electoral,

un joven de aspecto treintañero

que prefiere mantener el anonimato,

tampoco parecía muy

contento con la propuesta de reforma

del Estatuto. «Almería

siempre ha sido discriminada

por la Junta. Me encantaría que

saliera el no. Si aquí hubiera un

político serio canalizaría el descontento

hacia Sevilla».

Poco después del mediodía,

los colegios aparecían casi vacíos

y en las urnas apenas se

veían papeletas. Los encargados

de las mesas podían realizar sus

tareas sin agobios, ya que los votantes,

en su mayoría de edad

avanzada, llegaban a cuentagotas.

«No sé qué estoy votando.

No conozco el referéndum. Yo

sólo sé que la televisión dice que

vote sí», aseguraba Emilio Aureola,

un jubilado.

Este desconocimiento del

motivo de la consulta era compartido

por muchos de los consultados

por este periódico. María

José Celonio, aprovechaba

un descanso en la mesa, para fumar

un cigarro en el exterior del

Instituto Maestro Padilla. Hoy le

ha tocado ser vocal. «La gente

no sabe ni lo que está votando.

No conocen el Estatuto ni el motivo

de su reforma. Creo que ha

habido poca información».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


26

EL MUNDO, JUEVES 22 DE FEBRERO DE 2007

ANDALUCÍA

TRAS EL REFERÉNDUM / Elder extremeño anuncia en Sevilla que impugnará en el Constitucional el texto andaluz

por atribuirse la competencia del Guadalquivir / Insta a Andalucía a formar un frente con sus comunidades vecinas

Ibarra dice que recurrirá el Estatuto y que

Chaves «se equivocó de mesa» con Cataluña

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El presidente de Extremadura,

el socialista Juan Carlos

Rodríguez Ibarra, ha reanimado el

debate sobre la reforma del Estatuto

de Andalucía recién aprobada al

anunciar ayer en Sevilla, a preguntas

de los periodistas, que la Junta

extremeña va a recurrir el texto ante

el Tribunal Constitucional, debido a

su oposición al artículo 51 por el que

Andalucía se atribuye la competencia

hidrográfica sobre el tramo del

Guadalquivir que discurre por territorio

andaluz. «Es una falsa competencia

exclusiva», dijo Rodríguez

Ibarra en los Reales Alcázares tras

presentar un libro culinario.

El veterano barón socialista precisó

que recurrirá el Estatuto andaluz

ante el Constitucional en cuanto se

publique en el BOE. Él sostiene que

la competencia sobre una cuenca

que discurre por diferentes comunidades

debe ser exclusiva del Estado.

La Constitución dice en su artículo

149 que el Estado «tiene competencia

exclusiva» sobre «la legislación,

ordenación y concesión de recursos

y aprovechamientos hidráulicos

cuando las aguas discurran por

más de una Comunidad (...)».

El artículo 51 del nuevo Estatuto

establece que Andalucía «ostenta

competencias exclusivas sobre las

aguas de la Cuenca del Guadalquivir

«Los andaluces no han

tenido conciencia de lo

que decidían y a España

le ha importado nada»

que transcurren por su territorio y

no afectan a otra Comunidad Autónoma,

sin perjuicio (...) de las obras

públicas hidráulicas de interés general

y de lo previsto en el artículo

149.1.22ª de la Constitución».

Habría sido llamativo ver a Ibarra

anunciando su recurso contra el Estatuto

andaluz al lado de su homólogo

y promotor del texto, Manuel

Chaves, que tenía previsto acudir al

acto. Pero el presidente andaluz se

ahorró ese posible mal trago porque

el corte en la vía del AVE lo obligó a

ausentarse de la cita con su compañero

de partido y tomar un avión para

llegar a tiempo por la tarde al homenaje

en Madrid al fallecido político

socialista Alfonso Perales.

Elder extremeño ofreció también

su lectura sobre el referéndum

andaluz y el camino a su juicio equivocado

que ha llevado la Junta de

Andalucía a ir en su reforma a remolque

de la política y el modelo catalanes.

Su interpretación la hizo en

clave gastronómica, aprovechando

que había venido a presentar el libro

115 recetas de vigilia (Caja Badajoz),

del fraile franciscano Juan Luis

Barrera, que fue cocinero del Monasterio

de Guadalupe.

El diagnóstico alegórico de Ibarra

es que Andalucía, y por inclusión

sus gobernantes, «se ha equivocado

de mesa y de comensales», al querer

sentarse al lado de Cataluña y haberla

tomado como referencia en su

El presidente de la Junta de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ayer en Sevilla. / FERNANDO RUSO

reforma estatutaria, en lugar de reunirse

a la mesa de sus aliados naturales,

que son sus vecinos extremeños

o castellano-manchegos. Queriendo

sentarse en mesa ajena, dijo,

uno se expone a que lo ninguneen,

ignoren y humillen, que es, opinó, lo

que ha ocurrido con el referéndum

andaluz. «Del otro referéndum [el

catalán] todo el mundo en España se

enteró,delandaluz,no.Niyomismo

me acordaba de que el 18 de febrero

había un referéndum. Nadie habló

de ustedes porque no hay que equivocarse

de mesa. Si los que tenemos

las mismas ideas, raíces y problemas

nos sentamos en la misma mesa,

es posible que nos echen más

cuenta que en estos quince días de

campaña del referéndum andaluz.

Elijan bien al cocinero y no se equivoquen

de mesa», insistió.

Rodríguez Ibarra reiteró su idea

luego con los periodistas: si te sientas

en una mesa que no te corresponde,

«corres el peligro de que sólo

te quieran para tocar palmas». Añadió

que los andaluces «no han tenido

conciencia de lo que estaban decidiendo»

el 18-F, que al resto de España

«le importaba nada» la consulta

andaluza y que no se ha informado

de ella en el país, «lo que ha

contribuido a la alta abstención».

Añadió que España no está dividida

entre las que alcanzaron la autonomía

por la vía del artículo 151 de

la Constitución (País Vasco, Cataluña,

Galicia y Andalucía) o el 143 (el

resto, entre ellas Extremadura), sino

entre las que están más desarrolladas

y las que menos: una respuesta

que daba a entender que Andalucía

debería considerarse miembro del

club de las segundas, junto a Extremadura,

y luchar a lado de ellas «para

que nos hagan caso», en lugar de

querer codearse con las comunidades

históricas ricas, como Cataluña.

El presidente extremeño aclaró

que el Estatuto andaluz no es para él

un referente. «Para mí, no. Mientras

yo sea presidente, [el Estatuto extremeño]

no se va a modificar».

LOS DÍAS PERSIGUIÉNDOSE /L.M.FUENTES

El fracaso y la culpa

En la web de Canal Sur, donde

Andalucía parece de iridio, todavía

está el gif que anunciaba la fecha

del referéndum con la bandera

blanca y verde como un brochazo

o una ventolera. Claro que

en el enlace, ahora, no vemos la

cesta de frutas de los derechos sociales y los fuselajes

de avión que nos ponían antes (¿por qué

les daría por tanta aviónica a los propagandistas

de esta cosa?), sino una tabla de números vagamente

meteorológicos en los que, por supuesto,

no aparecen los datos de participación. Hoy,

cuando han pasado el referéndum y sus escobillas

con un ruido de cabalgata o de camión de la

basura, releo el artículo que escribí después de

aquella otra consulta sobre la Constitución europea

y me doy cuenta de que cabría aquí tal cual.

Resulta que las montañas de Europa están tan

cerca o tan lejos como nuestra «realidad nacional»,

como nuestros viejos minaretes mojados

en el Guadalquivir igual que sombreros, como la

estopa de épica, esperanza y redención en la que

nos hacen dormir. Resulta que los mismos frioleros

de entonces, más otros muchos borrachos

y rebeldes, siguen bajo la manta, y eso que en

vez de un escudo con estrellas, en este referéndum

decían que nos jugábamos el futuro y la Patria,

la dignidad y los dineros. Resulta que las talegas

de los síes, noes y abstenciones se las quieren

igualmente repartir, apropiar o arrojar los

partidos, las facciones, las diferentes boinas en

las que nos dividen, que ya sea por Bruselas o

por San Telmo, están en el aire el orgullo de las

siglas y las cuentas de la vieja a partir de las que

van encargando sus sillones. Habrá que concluir

que la ciudadanía no traga con los espiritismos

que nos vende la política, ni en el abrazo de las

naciones ni en el prorrateo de España. Buscar,

ahora como entonces, el dueño de cada desgana

o descontento, de cada voto o no voto, no es tan

importante como reflexionar sobre el hecho incontestable

de que esta democracia que se maneja

con tan pocas letras y tantos espejismos no

nos convence ni seduce ni levanta de la cama. Y

es así porque suena a gente que guerrea por sus

castillos y sus prebendas, y todo parece suceder

en salones musicales o museos de relojes que el

pueblo no pisará nunca.

Esto ha sido un fracaso. Un fracaso de la política,

de la sintaxis, de la propaganda, de las encuestas,

de la prestidigitación; un fracaso aparatoso

como un trapecista que se cae. Pero los

Una intervención

en Sevilla que

sonaba a

despedida...

E. DEL C.

SEVILLA.— La presencia de Rodríguez

Ibarra ayer en Sevilla, en

la recta final de su vida política y

de sus 24 años como (único hasta

ahora) presidente extremeño, según

decidió él mismo tras recuperarse

de un infarto de corazón

al anunciar que no se presentaría

a las próximas elecciones autonómicas

de mayo, tuvo cierto aire

crepuscular de despedida.

En su intervención en la presentación

del libro gastronómico

de fray Juan Luis Barrera, Rodríguez

Ibarra (que estuvo acompañado

en la mesa por el cardenal

Carlos Amigo; el concejal socialista

de Sevilla Antonio Rodríguez

Galindo –en sustitución del

alcalde–; el presidente de la sevillana

Casa de Extremadura,

Gonzalo Martín, y el responsable

del Convento de Guadalupe en

Córdoba, Antonio Arévalo) recordó

que viniendo hacia el lugar

por la mañana ordenó parar

al chófer para contemplar las rejas

del edificio al que se subía para

escapar de las cargas de la policía

franquista cuando era estudiante

en Sevilla. Un recuerdo

melancólico.

Posiblemente el de ayer, al inicio

de la Cuaresma, era también

su último (o penúltimo) acto en la

capital andaluza. En él se definió

a sí mismo varias veces, con la

boca grande, como un «político

de izquierdas». Y recordó con orgullo

cómo hace 24 años, cuando

se estrenaba la autonomía extremeña,

a él lo miraban por encima

del hombro en la política nacional

porque «presidentes autonómicos

sólo había dos, el de CataluñayeldelPaísVasco,ylosdemás

eran remedos y no te echabancuenta»,yencambioahora,

en el momento de su retirada, todos

escuchan su voz.

malos no han sido los dormidos,

ni los fachas, ni los ácratas, ni los

blasinfantianos, ni los cojos que

decía Zarrías. Los malos han sido

unos políticos que decidieron

sustituir la política por encajes,

las ganas por tamboradas, el gobernar

por hacer miel. Un pueblo que se levanta

temprano para escuchar coplillas o para soplar

a los Cristos ha dado sin embargo la espalda

a unos políticos que se fundan en profecías y

abluciones, que nos distraen con sonajeros,

que nos reparten arena como oro. Los promotores

de este Estatuto han fracasado y hacer un

hatillo con sus síes como con los pocos pétalos

que les arrojaron de los balcones sólo les hace

parecer más indigentes y más ciegos. En la web

de Canal Sur leo también este titular desconcertante:

«Chaves, dispuesto a asumir la decisión

que adopten los ciudadanos en las urnas».

¿Acaso no es eso la democracia? ¿Por qué esta

perogrullada se convierte para él en una concesión?

Lo que está diciendo Chaves es que contará

sus migas y comerá de ellas. Pero la democracia,

esta vez, ha pesado más con su aire y

con su silencio, que era lo que había el domingo

en las urnas llenas de niebla. Que no los busque

su policía política, pues no tienen dueños

la abstención y la rabia. Lo que sí tienen son

culpables.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, JUEVES 1 DE MARZO DE 2007

ANDALUCIA

23

DÍADEANDALUCÍA/Las Medallas

La protesta llegó al

Parlamento cuando los

políticos ya se habían ido

alaentregadepremios

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Sin duda están bien

concedidas las Medallas de Andalucía

y el título de Hijo Adoptivo que el

Gobierno de la Junta entregaba a las

12.30 horas en el Teatro de la Maestranza

de Sevilla, pero ayer quienes

se merecían también una medalla cívica

eran esos cientos de manifestantes

que se concentraron ante el Parlamento

Andaluz para reivindicar

mejoras en la vida ciudadana, unos

pidiendo un hospital en Morón, otros

denunciando la conversión del río

Guadaíra en una alcantarilla al aire

libre, como podrían haber protestado

por mil problemas más.

28 de febrero, día de Andalucía,

23 grados en el termómetro de la

Macarena, jornada perfecta para irse

al campo, a la playa oadejarsever

por la ceremonia de entrega de premios

en el Maestranza, si uno tiene

invitación. Otros, éstos, se han venido

del pueblo a la capital a reclamar

soluciones a sus representantes. Los

defensores del río vienen andando

con sus banderas andaluzas al hombro

desde Alcalá de Guadaíra, y da

pena ver cómo a la hora en que llegan

al Parlamento se ha acabado hace

rato el acto institucional de los diputados

(canto del himno, izado de

la bandera) y ya los políticos se han

trasladado al teatro de la ópera para

lo de las medallas. «El pueblo humilde...»,

arranca la pancarta de cartón

que exhibe un manifestante.

Esta vez, al contrario que con las

protestas del año pasado de los jornaleros

del SOC (expertísimos tácticos

del boicot) contra el premio a la

duquesa de Alba, la ceremonia del

Maestranza (donde se congrega una

vez más ese establishment andaluz

con sabor a repetido) está exenta de

manifestantes molestos. Los que

hay, se han quedado a algunos kilómetros

ante la vacía sede parlamentaria.

Clamando en el desierto. Si hubieran

tenido coche oficial...

La fijación del cronista con los coches

oficiales (Audi A8, 4.2 TDI) viene

a cuento porque ayer resultaba

muy llamativa su concentración junto

al teatro: se contaban por docenas.

Transmitían el mensaje de que

irahíalladoentaxi,apieoenelcoche

propio es una ordinariez y una

indignidad comparado con que el

chófer te deje al pie del escenario.

Chóferes, escoltas, policías y periodistas

(serios –bueno– y rosas)suman

muchos más que los 15 o 20 curiosos

que aguardan en la acera para

ver a Raphael y Saramago, como Isabel,

curtida ama de casa. Un temor

reverencial le impide ir a la puerta

para ver si le dejan entrar. «Me van a

decir que no. Siempre entran los

amigos y los enchufados...».

También está fuera el educador

Jorge Morillo, conocido en Sevilla

por su trabajo con niños de barrios

marginados. Cuenta que lo han propuesto

cuatro años seguidos para

que le den la Medalla de Andalucía

pero que, paradójicamente, no lo

han invitado. Él se ha dejado ver pero

nadie ha hecho el gesto de meterlo

para dentro. También cuenta otro

detalle que demuestra cómo la cúpula

de la administración viaja en coche

oficial pero a veces responde al

Ver, dejarse ver

y no querer ver

Los asistentes al acto se ‘libraron’ de los

manifestantes y en la puerta hubo más

chóferes oficiales que pueblo llano

ciudadano con podrida lentitud de

caracol. El Ayuntamiento de Chipiona

invitó a sus niños a pasar un día

en la playa pero han pasado seis meses

y todavía no ha pagado la factura

del autobús.

Termina el acto y sale el respetable.

Unos más que otros. Una que sí

es Lydia Dougoud, la madre que

ayudó a crear en Andalucía la red de

apoyo familiar para los enfermos

mentales y a quien premiaron por

ello con la medalla en 2002. «Hasta

los años 70, a los enfermos del manicomio

de Sevilla los regaban con

mangueras, vestidos con el pijama, y

les ponían la comida en el suelo en

una escudilla».

El ex ministro Bono responde

amable a los informadores del corazón

sobre el noviazgo de su hija con

el hijo de Raphael, pero cuando uno

le cuestiona sobre Chaves y el Estatuto

andaluz se abstiene de opinar.

La estrella del día es Raphael, rodeado

de cámaras y micrófonos, entre

ellos el de una showoman de Caiga

quien caiga quelepidequecante

Escándalo. Entre las alcachofas, como

un alfiler en el hinchado globo de

la política, los negocios y los media,

se cuela entonces un hombre mayor,

humilde, con gafas grandes, botas y

ropas baratas, un hombre cualquiera,

un tipo de la calle, real y verdadero,

o sea, un auténtico infiltrado.

Quiere un autógrafo de su héroe andaluz.

El héroe se lo firma y cada uno

sigue su camino.

Vista del escenario del Teatro de la Maestranza con los premiados con las Medallas de Andalucía, ayer. / REPORTAJE GRÁFICO: CONCHITINA

El presidente del Betis, José León.

El cantante Raphael.

Manuel Chaves hace un gesto a José Saramago, junto a ‘El Litri’.

El cantautor Javier Ruibal.

El afectuoso encuentro entre José Bono y ‘El Lute’.

MATACÁN

JAVIER CARABALLO

Europa

Existe una tensión antigua, primigenia,

entre el discurso público y

la realidad, entre el análisis y los

acontecimientos a los que se refieren.

Lo que se espera, lo que se

exige del discurso público, es que

sea un reflejo de la realidad, que

la mire de frente y la analice. Pero

no. De hecho, si existe tensión entre

ambas es porque tan antigua

como esa relación es la frustración

que produce el escarceo permanente,

el camuflaje continuo

de cuanto pasa para adaptar lo cotidiano

a la realidad oficial.

Saramago ayer, por ejemplo.

En el pobre discurso que realizó

en nombre de todos los premiados

por el Día de Andalucía (un

discurso tipo ceremonia de los Oscar,

digamos, de glamour de alfombra

roja y recuerdos a la familia)

sólo soltó dos o tres ideas y todas

ellas estaban lastradas por el

fetiche, los arquetipos de la izquierda

progre, que es una falsa

izquierda, por el camuflaje de la

realidad. Por la distorsión.

Habló de Europa con ese toque

de distinción progre para reivindicarse

como portugués y, en todo

caso, como ciudadano de Iberia,

de la península Ibérica. Dice Saramago

que no le ha encontrado

más motivos a ser europeo que la

implantación del euro, «que ha sido

un desastre, como todos sabemos».

Sin embargo, poco antes, o

poco después, también se refirió

con palabras elogiosas a la evolución

y a la modernización de Andalucía,

porque recordaba cómo

hace veinte o treinta años el autobús

tardaba siete u ocho horas en

llegar desde Lisboa a Sevilla.

M

No repara Saramago en que la

principal novedad en estos treinta

años para que se haya producido

este desarrollo no ha sido la institución

que ayer lo agasajaba, sino

las millonarias ayudas al desarrollo

de la Unión Europea. Aquí y en

Portugal. ¿Qué sería de Andalucía

sin los impuestos alemanes, franceses

o holandeses que, a fondo

perdido, han llegado durante años

y años, y aún siguen llegando?

Resulta, además, que Europa,

en esta espiral de irracionalidad

política que se vive en España, ha

pasado ser una necesidad a convertirse

en una esperanza. Si existe

alguna garantía de que el despropósito

español no pasará a mayores

es sólo por Europa.

La realidad y el discurso, en fin.

Que es más cómodo quedarse como

la propia Junta de Andalucía,

como el propio Chaves, entre el

oropel y la nada. Y, desde ahí, incluso

mantener renovada la visión

tópica de la Andalucía de siempre;

la misma que Saramago dibujó

cuando se puso a elucubrar sobre

cómo es posible que los andaluces

tengan tiempo para trabajar si están

todo el día de fiesta y de jarana.

«Es que no duermen», explicó.

Ay, dios, qué cruz. Menos mal

que queda Europa. Incluso para

cuando resbalan nuestros mitos

portugueses. Como dijo Saramago,

sic transit gloria mundi.

javier.caraballo@elmundo.es

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, SÁBADO 10 DE MARZO DE 2007

31

CONCENTRACIÓN CONTRA LAS CESIONES A ETA. Una pancarta: mejor «morir asesinados que vivir chantajeados»

CÓRDOBA. Más de 4.000 personas, según la Policía Local, protestaron en el bulevar del Gran Capitán. / MADERO CUBERO

SEVILLA. Un grupo de estudiantes corea consignas contra Zapatero y De Juana. / JESÚS MORÓN

GRANADA. Una multitud rodea la fuente de Las Batallas. / PACO AYALA

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Iba una señora del brazo

de su marido camino de la Plaza

Nueva de Sevilla agarrando con la

mano derecha una bandera de España

enrollada en su palo, y parecía

que esgrimía una banderilla o una

puya para clavársela simbólicamente

en el lomo, con rabia, con desprecio,

con visceralidad, al presidente

José Luis Rodríguez Zapatero y/o al

etarra Iñaki de Juana Chaos, los dos

hombres que anoche concitaron los

principales gritos de los manifestantes

en las protestas convocadas

por el PP para rechazar la prisión

atenuada del segundo impulsada

por el Gobierno del primero.

En la renovada plaza sevillana,

entre las colosales esculturas de

Igor Mitoraj que representan restos

fragmentarios de antiguos dioses

griegos caídos en el ágora, una

multitud gritaba «¡Zapatero, dimisión!»

repetidamente cortando la

lectura del manifiesto por parte del

candidato a la Alcaldía del PP,

Juan Ignacio Zoido, rodeado al pie

de las escaleras del Ayuntamiento

por ediles del partido, cargos y

simpatizantes como la ex alcaldesa

Soledad Becerril o la madre del

«Ni ETA ni ZP; España, siempre»

Decenas de miles de personas acuden a la llamada del PP en

Andalucía y piden la dimisión del presidente, ignorando la denuncia

de éste de que Aznar y Rajoy también excarcelaron a etarras

HUELVA. Una manifestante luce un cartel crítico en clave futbolística. /J.C.

concejal asesinado Jiménez Becerril.

Ondeaban decenas de banderas

españolas, todas constitucionales

menos una con el aguilucho

franquista que enarboló al final un

muchachito exaltado, también algunas

andaluzas.

Las pancartas y carteles formaban

ese lapidario telegráfico, contundente,sintéticoyamenudoexagerado

que es el mensaje de toda

manifestación. «Zapatero, las víctimas

de los asesinos que tú y tu gobierno

protejen no olvidan ni perdonan»,

decía una, categórica.

«Con la ETA, ZP, el trasero se te

ve», decía otra. Una más exaltaba el

nacionalismo español: «ETA, no;

ZP, tampoco; España, siempre». Y

una más: «Preferimos morir asesinados

que vivir chantajeados; honor

a las víctima de ETA, paladines

de la unidad de España».

Zapatero dio el jueves en el Senado

unos datos para dejar en evidencia

la movilización del PP: que gobernando

Aznar y Rajoy el Gobierno

liberó a Iñaki Bilbao y éste mató después

a un edil de los socialistas vascos,

que gobernando Aznar y Rajoy

el PP flexibilizó las condiciones penitenciarias

de más de 300 condenados

de ETA. Pero ayer nadie respondió

a esa denuncia de hipocresía ni

pareció que hiciera mella en los manifestantes,

que acudieron masivamente

a la llamada del PP.

En Sevilla ocupaban, en diversos

grados de concentración, un espacio

de 150 metros de largo por 100

ALMERÍA. Lemas contra el diálogo con ETA en la Rambla. / J. ALONSO

de fondo; una multitud de unas

10.000 personas, de acuerdo al cálculo

de este periodista, y 15.000 según

el PP. En Huelva el PP dijo que

fueron 3.000 en la Plaza de la Constitución

con su alcalde, Pedro Rodríguez

(PP) al frente, aunque la

Subdelegación del Gobierno los rebajó

a 500; en Córdoba la Policía

Local estimó que fueron entre 3.500

y 4.500 (el PP lo multiplicaba exageradamente

hasta 30.000); en Cádiz,

también según los convocantes,

unos 5.000; más de 3.000 en Jaén

según la Policía Local; otras tantas

en Granada y 4.500 en Almería

también según la Policía Local... En

toda Andalucía, 115.000 personas,

afirmó el secretario general del PP

andaluz, Antonio Sanz.

Hubo ovaciones cuando se mencionaron

los nombres de Miguel

Ángel Blanco y Ortega Lara, también

cuando Zoido recordó la lista

(«nunca los olvidaremos») de varios

caídos en Sevilla y otras ciudades

andaluzas: Alberto y Ascen, el doctor

Cariñanos, Luis Portero «y todos,

uno a uno, de los andaluces y

españoles que han sido asesinados»

por ETA.

Al final, en Sevilla, medio centenar

de adolescentes cubiertos con

banderas rojigualdas acaparó la

atención de las cámaras por su fervor

y lemas gruesos, que no se sabe

bien si hablaban sólo por ellos mismos

o eran la expresión de lo que

otros muchos miles de adultos

piensan pero no dicen: «Gobierno

socialista, gobierno terrorista», «En

la COPE se escucha la verdad»,

«Dónde están, no se ven, los cobardesdelaSER»o«DeJuana,muérete».

La gran mayoría, en cambio,

protestó sólo con su presencia silenciosa.

Un sector coreó «España,

unida, jamás será vencida», con el

mismo soniquete y lema que usaba

la izquierda en la transición, con

«pueblo» entonces como sustantivo.

España ¿unida?

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, VIERNES 16 DE MARZO DE 2007

ANDALUCÍA

35

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

«Ya estamos juntas las tres»

Carmen Espejo relata la nueva

vida con sus hijas tras 6 años de

separación por error de la Junta

Carmen Espejo, ayer en Sevilla en una rueda de prensa. / CARLOS MÁRQUEZ

EDUARDO

DEL CAMPO

SEVILLA.— Pasó

seisañosenelinfierno

y logró escapar

de él. A Carmen

Espejo, limpiadora

municipal de Sevilla,

la Junta de Andalucía

le quitó a

sus dos hijas, R. y

M.J. (entonces de 6

y 5 años) el 18 de

julio de 2000 tras

declararlas en desamparo

alegando

que la pequeña sufría

malnutrición,

deshidratación y

signos de maltrato.

Tras seis años

de lucha y depresión,

esta madre

separada tuvo

suerte: la Audiencia

de Sevilla anuló

la decisión administrativa

porque

las señales interpretadas

por sus

técnicos como de

abandono y violencia

familiar respondían en realidad

a una enfermedad genética,

el síndrome de Cornelia de Lange,

cuyos síntomas incluyen las

autolesiones y los trastornos alimenticios.

El profesor de Psiquiatría

de la Universidad de Sevilla

Pedro Benjumea fue la voz providencial

que hizo ver a los jueces

el gravísimo error cometido.

La Audiencia ordenó en 2006

devolver a las niñas con su madre

de forma provisional mientras resolvía

el caso y hace unos días daba

la razón definitivamente a la

mujer al probar que la reunificación

familiar, al cabo de un año

de convivencia, ha sido «un éxito».

Lloraba de nuevo Carmen

ayer ante los periodistas en Sevilla,

pero esta vez de alegría.

«Soy una mujer nueva desde

que me dieron a mis niñas [ahora

de 12 y 11 años]. Antes tenía la habitación

de mis niñas cerrada, porque

cada vez que la abría me venía

abajo. Y ahora, que me levanto para

ir al trabajo, y veo las camas llenas,

me da una alegría tan grande

que me parece que es otra casa,

otra vida... La vida que me quitaron

hace tiempo la he recuperado

otra vez», contó entre lágrimas,

acompañada por su abogado de

oficio, Enrique Carrasquilla, y la

presidenta de la Asociación Pro

Derechos Humanos del Menor,

Asunción García Acosta.

Detrás del llanto, está una mujer

fuerte. «La toalla yo no la he tirado,

la he tenido bien agarrada.

He luchado hasta recuperar a las

dos niñas. Cada vez que veía sus

fotos en el mueble me daban ánimos,

esperanza, me daban vida...

Yo sé que me decían que luchara».

«Están conmigo felices»

La normalidad de su nueva vida

le sabe a gloria: ella entra a las

6.30 de la mañana en el cuarto para

despedirse de sus «reinas» antes

de irse a trabajar, ellas le devuelven

los besos, la abuela materna

llega entonces para llevar

después a las niñas al colegio, y

por la tarde, después del trabajo,

juegan juntas, van al parque o al

cine. «Están mis niñas conmigo

felices. No quieren separarse de

mí, y yo les digo, ‘ya estamos las

tres juntas’. Estamos las tres que

no cabemos ende alegría».

Ilustró esa felicidad reencontrada

con un detalle sencillo. «El

otro día estuvimos bailando sevillanas

y con tantas vueltas que dimos

nos caímos al suelo, y ahí

nos partimos de risa. Sí, ellas me

hacen olvidar lo que he pasado».

No tuvo palabras de rencor hacia

las personas de la Delegación

de Asuntos Sociales de Sevilla

(ahora Bienestar Social) y el Juzgado

17 de Familia que intervinieron,

lenta y desastrosamente, en

su caso. Sólo dijo, a preguntas de

Los ex acogedores

reclaman visitas

E. DEL C.

SEVILLA.— El pleito

no ha acabado del todo.JustoMorenoyDoloresRuiz,elmatrimonio

de Bollullos de la

Mitación que acogió

durante cinco años a la

hija mayor de Carmen

Espejo, han recurrido

al Tribunal Constitucional

para reclamar

el derecho de visitar a

la niña. La pequeña R.

regresó con su madre

el 7 de abril de 2006

por orden de la Audiencia

de Sevilla, que

en su última sentencia

de este mes ratifica su

decisión y veta cualquier

contacto de la niña

con sus antiguos

acogedores para evitarle

más trastornos

mentales. El matrimonio

también ha demandado

a Carmen

EspejoanteelJuzgado

los periodistas,

que nadie le ha pedido

disculpas.

Su abogado

aclaró que no se

han depurado responsabilidades

y

que ningún político,

funcionario o

técnico ha pagado

por esta actuación.

El letrado ha

pedido a la Junta

(siguiendo el precedente

del caso

de Carmen Fernández)

1,8 millones

de euros de indemnización,

reclamación

que está

en la sala tercera

de lo

Contencioso Administrativo

del

Tribunal Superior

de Justicia de Andalucía

(TSJA),

después de que la

Consejería de Bienestar

no contestase.

Carrasquilla

deja abierta la

puerta para la negociación.

Asunción García Acosta recordó

el día en que los policías se llevaron

a las niñas, la huelga de

hambre de Carmen con otras madres,

las protestas ante la Delegación

para pedir que al menos las

hermanas, a las que habían separado

[la menor, con retraso mental,

se quedó en un centro; a la mayor

la dieron a una familia en régimen

preadoptivo], pudieran verse

entre sí (Junta y jueza aceptaron

esas visitas de... ¡seis horas al

año!), los años que Carmen pasó

sin ver a la hija mayor, a la que «hicieron

ver que su madre había

muerto»... Pero García Acosta se

indignó sobre todo con la actitud

de la Consejería, porque «no rectifica

nunca» y consiente así, acusó,

la impunidad y la indefensión.

El abogado denunció: «Se llevaron

a sus hijas y se olvidaron de

ella, no le enviaron ni un psicólogo

ninada.Luegoenvíanpsicólogosa

terremotos del tercer mundo, pero

a una familia del Tardón [el barrio

de Carmen], nada; se les etiqueta

como ‘familia desestructurada’,

que ‘roza la marginalidad’, la encasillamos

y punto».

Carmen ha ganado. Otras muchas

caen en el camino. «Lo único

que les diría es que antes de quitar

a unos niños de sus padres, que

averigüen primero si eso es verdad

o no. Sólo pido que otra madre

no pase lo que yo he pasado».

17 de Familia.

El abogado de Carmen,

Enrique Carrasquilla

(que denuncia

que estos años ha sufrido

todo tipo de trabasdelaJuntaylajueza

del Juzgado 17 para

acceder al expediente),

agradeció ayer el

buen trato dado por

los acogedores a la niña

en el tiempo que vivió

con ellos y vio razonable

que en un futuro

(que no concretó)

seacuerdeunrégimen

de visitas «como si

fueran unos tíos o

unos padrinos». Pero

se opuso, tal como dictamina

la Audiencia, a

que esos contactos se

produzcan ahora,

cuando madre e hijas

están retomando su

relación tras seis años

de separación forzada

e injusta.

Multan con 600 euros a un

policía por un tiro mortal

ANDRÉS MOYA

JAÉN.— Tomasa Pérez Pastor, la

abuela de Miguel Ángel Senovilla,

un joven de 21 años que falleció a

consecuencia del disparo de un policía

nacional en la madrugada del

viernes santo de 2004 en Úbeda, llora

aún la muerte de su nieto. El Tribunal

Supremo ha confirmado la

sentencia dictada por la sección tercera

de la Audiencia de Jaén, que establece

que el policía es

autor de una falta de

imprudencia simple

con resultado de muerte,

por lo que lo condena

a el pago de una

multa de 600 euros.

El Supremo recoge

el pago de una indemnización

de 120.000 euros

para la familia del

joven que será abonada

por el Estado como responsable

civil subsidia-

Tomasa Pérez. / A. CAÑADA

rio. Su padre, Arturo Senovilla, falleció

en octubre de 2004 y su abuela,

encargada de criar a los hijos desde

pequeños, y que aún mantiene a dos

hermanos de la víctima, será la usufructuaria

de la indemnización.

Sin embargo, las heridas abiertas

por la muerte de Miguel Ángel no

han cicatrizado en la mente de su

abuela, que considera que «no se ha

hecho justicia». «A mi nieto le dispararon

a sangre fría y luego lo dejaron

morir como a un perro encima

de un montón del estiércol», dice.

La rabia se adueñó de familiares y

amigos desde que a las 20.30 horas

del 9 de abril de 2004 dos vecinos de

Úbeda hallaron el cuerpo sin vida de

Miguel Ángel Senovilla apoyado en

un olivo, tumbado sobre un montón

de estiércol y con un disparo de bala

en la espalda, por encima de la altura

de los riñones.

El cadáver apareció a cien metros

del Mirador del Salvador, donde 18

horas antes la Policía Nacional había

encontrado el vehículo que conducía

el joven, robado una semana

antes en una cochera de Úbeda. El

Nissan Primera de color verde fue

encontrado con el motor en marcha

y las luces puestas. El

coche tenía un orificio

de bala y el asiento del

conductor estaba empapado

de sangre.

Lo que ocurrió, según

dijo la Policía y ratificaron

luego los jueces,

es que una pareja

agentes de la Comisaría

de Úbeda en servicio

de noche detectaron

en la calle Prior de

Monteagudo un coche

del que se había denunciado el robo.

Los agentes se aproximaron para

identificar al conductor, momento

en el que éste embistió contra los

dos agentes, resultado uno de ellos

herido en un brazo. Según los hechos

declarados como probados, a

este agente se le disparó su arma

reglamentaria «de forma fortuita»

en el transcurso del incidente,

mientras Miguel Ángel se daba a la

fuga a toda velocidad, chocando en

su huida con otros vehículos estacionados.

Quince minutos después encontraron

el coche en la calle Particiones,

con el motor aún en marcha y

las luces encendidas. Pero al conductor

no lo encontraron hasta que

pasaron 18 horas.


36

EL MUNDO, DOMINGO 18 DE MARZO DE 2007

ANDALUCÍA

Atrapados con Miguel entre cuatro paredes

Una familia no puede sacar del hospital a su hijo tetrapléjico porque su ‘mini-piso’ no está adaptado

Juzgan al ‘Lute’

este miércoles por

violencia machista

y amenazas

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Miguel Ahumada

García, de 19 años y sordo, se despidió

a las seis de sus compañeros

en la obra donde trabajaba de albañil

en la calle Sauceda de Sevilla,

se puso el casco y, como siempre,

enfiló en su moto de vuelta a

casa, en Tomares. Cruzó en ámbar

el último semáforo al salir de la

ciudad. Un conductor que esperaba

en el cruce de la carretera de la

Cartuja arrancó antes de que el suyo

se pusiera en verde. Miguel impactó

contra el lateral del coche y

el casco salió despedido.

«Por unos segundos de diferencia»,

se lamenta el padre, Manuel,

que trabaja de encargado de obra.

«Se le paró la vida». A él se le paró

lavidayasuspadres y su hermano

les dio uno de esos giros radicales

que ponen a prueba la capacidad

de sufrimiento y adaptación del ser

humano. Era el 2 de mayo de 2006.

Desde ese día, Miguel vive en

una cama del hospital Virgen del

Rocío, en la Unidad de Neurorehabilitación.

El impacto en el cráneo

(del que extirparon parte del lado

izquierdo para curar una hemorragia

cerebral) lo dejó tetrapléjico y

en estado vegetativo. O casi. Ahora

mueve el cuello, bosteza y te mira

con ojos suspendidos en un interrogante

inescrutable.

El jefe de la unidad, el doctor

Pedro Forastero, ha comunicado a

la familia que, desde agosto, ya no

pueden hacer más por el joven y

que lo que necesita es volver al estímulo

de su hogar. Pero Manuel y

Mercedes muestran, impotentes,

que no pueden llevárselo: en su piso

no cabe. Miguel mide 1,82 metros

y pesa 100 kilos. El piso, una

VPO de la Junta de Andalucía en

alquiler, mide 62 metros y no está

adaptado para minusválidos.

La familia pidió ayuda al Ayuntamiento

de Tomares, gobernado

por Antonia Hierro, del PSOE. No

les dieron una cita hasta el 30 de

enero, tras varios meses de llamadas

y escritos. El concejal de Presidencia,

Antonio Muñoz, y el de

Bienestar Social, Francisco José

García, les ofrecieron ayudarlos

con una reforma que pagaría el

Ayuntamiento: tirar los tabiques,

convertir tres habitaciones en dos,

agrandar el baño, ampliar las

puertas, crear rampas. Manuel se

negó: «¿Y dónde meto yo a mi hijo

mayor? Me dijeron que es que no

sabían que teníamos otro hijo, que

compartiera cuarto con Miguel y

durmiera en una cama-mueble».

Discrepancia en Tomares

El Ayuntamiento reformuló la propuesta:

adaptarían el pisito achicando

al mínimo las habitaciones

para dejar hueco a la cama articulada

de Miguel. La solución le parece

«inhumana» al padre: si vivían

apretados antes, dice, ahora

estarán asfixiados. García les contestó,

según Manuel Ahumada,

que se quedaran sólo con la ropa

de un año y tiraran el resto y que

compraran electrodomésticos más

pequeños. «Me dijo que nos conformáramos

con lo que nos ofrecían,

que es nuestro problema y el

Mercedes García muestra un certificado médico en la habitación del hospital donde vive postrado su hijo Miguel. / FERNANDO RUSO

Manuel Ahumada mide el cuarto donde vivía su hijo antes del accidente que lo deen estado vegetativo. / FERNANDO RUSO

Ayuntamiento tiene ya muchos».

El padre hizo otra propuesta:

ceder su piso a otra familia y que el

Ayuntamiento les ayudara a buscar

una vivienda más amplia de alquiler

a la que, tras una reforma

más sencilla (y que el dueño quisiera

aceptar), se mudarían hasta

que dentro de dos años construyan

una promoción con pisos para

discapacitados, que ellos pagarían.

«Esta opción sería incluso

más barata», defiende él.

La oposición (PP, IU y PA) apoyó

su idea y la llevó a un pleno extraordinario

el 27 de febrero, pero

la mayoría del PSOE aprobó su

propia oferta, que la familia rechaza.

La concejala de Urbanismo,

Manuela Trujillo, defiende la propuesta

municipal: «Un arquitecto

del Ayuntamiento fue a ver el piso

y vio que era posible hacer la reforma,

que incluso superaría las

medidas legales para discapacitados.

Miguel podría entrar y salir, y

moverse por toda la vivienda.

Cuando digan que sí, empezamos

las obras al día siguiente».

Añade que ha salido la convocatoria

de una promoción con 600 viviendas

y ha reservado el 5% (el

cupo mínimo legal es del 3%) para

personas con movilidad reducida.

Las primeras, una de las cuales podrían

ser ya para Miguel y su familia,

se entregarán «en 18 meses».

La concejala, que ha visto el piso

sólo por fotos, asegura que «no

hay» otras viviendas libres en el

pueblo. «¿Pero las han buscado siquiera?»,

se pregunta Manuel.

Cuando uno visita el domicilio

(no lo han hecho ni la alcaldesa ni

los ediles, critica Manuel), comprende

mejor sus quejas. Su bloque,

en la Plaza de la Cepa, es de

1999 pero no tiene accesos para

minusválidos. Su piso, en un bajo,

está precedido por cuatro escalones.

Dentro, el espacio es justísimo

y, aunque técnicamente posible,

cuesta trabajo imaginarse cómo

lo adaptarán para mover por

dentro una cama. En la habitación

de Miguel, que mide 2,92 de largo

por 2,90 de ancho, cuelga una camiseta

del Real Madrid firmada

por su compañero del colegio, Sergio

Ramos. Hay un tigre gigante

de peluche en la cama, discos de

Bon Jovi en la estantería. Los estímulos

cotidianos que los médicos

aconsejan recuperar cuanto antes.

En el hospital sigue la madre,

Mercedes, de 43 años. Enseña la

cama donde duerme desde hace

diez meses: una butaca con dos almohadas.

El accidente de su hijo le

ha cambiado la vida. Ahora hay

que alimentarlo con una sonda nasogástrica.

Lavarlo en la cama.

Cambiarle la bolsa de la orina.

Limpiarle las heces. Necesita una

grúa y la ayuda de otras personas

para levantarlo del lecho, sentarlo

en una silla especial de ruedas y

pasearlo por los jardines del hospital

. «Me gustaría hablar de madre

a madre con la alcaldesa», dice.

Miguel gira la cabeza, abre los

ojos. Antes leía los labios. ¿Y ahora?

«Como no puede respondernos,

no sabemos si nos entiende».

SEVILLA.— Eleuterio Sánchez Rodríguez,

El Lute, será juzgado el

próximo miércoles en el juzgado

penal 3 de Sevilla, donde el fiscal

pedirá para él 20 meses de prisión

por delitos de violencia de género y

amenazas, que el imputado niega

haber cometido.

El Lute, de 64 años y autor de varios

libros autobiográficos, fue protagonista

de una de las carreras delictivas

y de fugas más famosas del

franquismo, e incluso llegó a estar

condenado a muerte en 1965.

En la actualidad se dedica a dar

conferencias y los hechos por los

que será enjuiciado ocurrieron supuestamente

el 16 y 28 de febrero

de 2006, cuando presuntamente

agredió y amenazó a su esposa,

tras lo cual fue detenido por la

Guardia Civil.

El escrito de acusación del fiscal,

al que tuvo acceso Efe, dice

que el 16 de febrero de 2006, en el

domicilio familiar del municipio

sevillano de Tomares y sin que

conste la causa, Eleuterio Sánchez

«golpeó varias veces con la mano a

su esposa, C.C.H., sin llegar a causarle

lesión».

El 28 de febrero, «sabiendo que

su esposa se encontraba en la localidad

de Punta Umbría (Huelva),

tras localizarla y verla acompañada

de un amigo, se acercó y le dijo

que entrara en el coche», añade el

fiscal. Cuando la esposa se negó, el

acusado le dijo «estás condenada a

muerte», según la Fiscalía.

El Lute será juzgado por un presunto

delito de violencia doméstica

y otro de amenaza, por los que el

fiscal pedirá por cada uno diez meses

de prisión y prohibición de porte

de armas durante dos años.

Además, reclamará una prohibición

de acercarse a menos de 300

metros de su esposa durante otros

dos años.

Él niega la acusación

El matrimonio, que posteriormente

se divorció, tiene dos hijos de 13 y

15 años con los que el padre reanudó

en junio de 2006 los contactos,

tras estar suspendidos durante

cuatro meses por orden del primer

juzgado de Huelva que vio el caso,

dijeron a Efe fuentes del caso.

Esta denuncia fue instruida por

el juzgado de Violencia Doméstica

de Sevilla, dado que la pareja residía

habitualmente en la localidad

sevillana de Tomares.

Eleuterio Sánchez ha negado

desde su detención todas las acusaciones

de su esposa, lo que no impidió

que pasara la primera noche

en Comisaría hasta que pasó a disposición

judicial.

Desde que, a los 20 años, robó

en Badajoz un par de gallinas, El

Lute se convirtió en el preso más

famoso del franquismo y protagonizó

espectaculares fugas, entre

ellas una de un tren en marcha.

Aprendió a leer en la cárcel y

fue indultado en 1981, tras lo cual

su proceso de rehabilitación fue

también ejemplar, pues terminó

la carrera de Derecho y escribió

cinco libros. Su vida fue llevada

al cine con gran éxito por el director

Vicente Aranda, con el actor

Imanol Arias en el papel protagonista.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


30

EL MUNDO, JUEVES 22 DE MARZO DE 2007

ANDALUCÍA

IU designa a Rosa

Aguilar por tercera

vez candidata a la

Alcaldía de Córdoba

Amalia Gómez abraza a sus antiguos socios en el Gobierno del PP, Manuel Pimentel y Javier Arenas, en la presentación ayer en Sevilla de su novela ‘Urraca’. / FERNANDO RUSO

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Sinopsis para una

historia novelada. El PP andaluz

tenía hace doce años un trío de

mosqueteros: Javier Arenas, el jefe,

y sus dos brazos y piernas, Manuel

Pimentel y Amalia Gómez. El

partido del trío ganó las elecciones

de 1996 y Aznar se llevó a Arenas a

Madrid de ministro de Trabajo y

Asuntos Sociales y éste a sus dos

inseparables compañeros-discípulos

como respectivos secretarios

de Estado. Los tres, del sector centrista

del partido, eran uña y carne.

Luego Aznar se llevó a Arenas a

la calle Génova como secretario

general del PP nacional y Arenas

lo convenció para que ascendiera

al frente del Ministerio a Pimentel.

Hasta que Pimentel dimitió de forma

sonada (ver apoyo) el 19 de febrero

de 2000 y el trío político se

deshizo, al menos de forma pública

y de cara a la galería.

Siete años después, ha tenido

que ser el fantasma de una dama

muerta hace nueve siglos el que

sirva de pretexto para reunir a los

tres de nuevo ante los fotógrafos.

Es el fantasma de Doña Urraca

(1033-1101), la atípica hermana del

rey Alfonso VI, a la que Amalia Gómez

ha insuflado carne ilusoria como

protagonista de la novela Urraca,

Señora de Zamora, que ha publicado

la editorial de Pimentel, Almuzara,

y ha presentado Arenas.

La foto del reencuentro de Amalia,

Javier y Manuel con motivo de

la presentación de la novela de ella

ocurrió anoche en el hotel Alfonso

XIII de Sevilla en medio de una

gran expectación y con el salón de

la Fundación Axa Winthertur lleno

de cientos de personas (con el duque

de Lugo, Jaime de Marichalar,

acaparando los flashes en primera

fila) a las que movía la curiosidad

de comprobar cómo los antiguos

socios se comportarían unos con

otros después de tanto tiempo sin

figurar al alimón bajo los focos.

Los tres se mostraron felices de

estar juntos de nuevo en público y

se dedicaron emocionadas palabras

de admiración y cariño, conscientes

quizás de que aquella época

suya como equipo político en el

Arenas, Pimentel

y Amalia Gómez:

el reencuentro

La presentación de la novela histórica

‘Urraca’ reúne al antiguo trío del PP

andaluz después de siete años

primer gobierno del PP no es tan

añeja como la milenaria de Urraca

pero, desde luego, es ya historia

también. «Los mejores años de mi

carrera política los he vivido con

Amalia y Javier en Madrid», dijo

Pimentel, que tras dejar el PP volvió

a los negocios y hoy es un exitoso

editor.

Con su antiguo mentor no fue

cicatero. «A mí mismo me sorprendió

lo alto que llegué, y yo se lo debo

a la confianza que Javier me

prestó», dijo de Arenas, al que le sigue

uniendo, añadió, como a Gómez,

«el cariño y el amor». «Sin ti

yo no habría hecho esa carrera política».

Pimentel contó luego cómo

al invitar a Amalia Gómez a escribir

una novela histórica para su

editorial ésta le propuso hacerlo

sobre Urraca. «Pero cuál, ¿la buena

o la mala?». Gómez aclaro que a

ella le interesaba «la buena», la

hermana de Alfonso VI, no «la mala»,

su sobrina la reina Urraca I.

El editor estaba ayer satisfecho

con el resultado, que narra la vida

de una mujer con ambiciones de

estadista (discriminadas en un

El día de la dimisión

E. DEL C.

SEVILLA.— El trío

político Arenas-Pimentel-Gómez

se

deshizo cuando el

segundo convocó

unaruedadeprensa

en Madrid el 19 de

febrero de 2000 y

anunció a los periodistas

que dimitía

como ministro de

Trabajo, cargo al

que llegó como

hombre de confianza

del primero. La

razón que dio para

su marcha era que

asumía su responsabilidad

por el

abuso en el cargo

que había cometido

su director de Migraciones,

Juan Aycart,

cuya mujer había

recibido durante

años subvenciones

oficiales.

Pimentel recibió

elogios hasta de la

izquierda por su

gesto, tan inusual

en un país donde no

sedimiteniescaldado

con aceite hirviendo,

pero desencadenó

la ira del

presidente José María

Aznar, a quien

no había comunicado

su decisión previamente

(faltaban

tres semanas para

las elecciones generales).

Pero más allá

de la razón alegada

en un primer momento,

luego se supo

que Pimentel se

había marchado

porque se había

quedado marginado

dentro de su propiopartido,yqueno

avisó a Aznar de su

dimisión para no

darle el gusto de cesarlo

él primero. Pimentel

había desarrollado

una Ley de

Extranjería asombrosamente

abierta,

y el sector más

derechista del PP le

cortó las alas (y recortólaley).

mundo de varones cubiertos de armaduras)

en los reinos de la península

ibérica del siglo XI, el del Cid,

Doña Jimena y Almotamid.

Arenas también fue generoso

con sus antiguos colegas. «Este acto

me rejuvenece una barbaridad.

Hace quince años también salíamos

en la foto juntos y formábamos

un equipo», arrancó quitándose

de encima la nostalgia. «Manolo

todo lo que ha hecho en la vida lo

ha hecho con éxito gracias a su brillantez

y capacidad de trabajo, y

será siempre un amigo», dijo de Pimentel.

A su antigua secretaria de

Estado la piropeó con una anécdota.

«Nos acomplejaba cuando llegamos

a Madrid porque la gente

decía ‘¿quiénes son los dos que

van al lado de Amalia?’».

Es una tentación mirarse en el

pasado remoto a modo de espejo

para buscar por contraste o semejanza

ejemplos o contraejemplos

avant la lettre de la España crispada

de hoy día. Arenas no se resistió

a ella e hizo esa lectura actualizadora

citando algunos temas: la lenta

construcción territorial de España

en la edad media que el PP cree

que hoy, en el siglo XXI, está amenazada

de deconstrucción o destrucción,

la ancestral marginación

de la mujer y el ejemplo de una que

hace mucho tiempo, cuando tocaba

o el convento o el matrimonio

pactado, luchó por su libertad y

mostró sus «méritos» sin necesidad,

sugirió, de «cuotas» y «porcentajes»

paritarios. Una Urraca

en la que, dijo, le pareció ver el vivo

retrato de la autora.

Amalia Gómez, que es historiadora

(se ha jubilado como catedrática

de Instituto), habló de cómo se

ha documentado para su primera

novela consultando crónicas medievales

en el departamento de Paleografía

de la Hispalense. «He hecho

un gran esfuerzo para no ser

yo el personaje de la historia». Pero

Urraca era ayer sobre todo la excusa

para reencontrarse, y ella lo celebró

cerrando el círculo del tiempo.

«Ya era hora de una foto que

hacía falta, una foto de tres personas

que no hemos envejecido».

Más información en pág. 73

ÁNGEL MUNÁRRIZ

CÓRDOBA.— El consejo local de IU

en Córdoba ratificó ayer por unanimidad

a Rosa Aguilar como candidata

a la Alcaldía de Córdoba. Será

la tercera vez que se presente. Su

elección se produce después de que

en el seno del consejo local se hayan

limado algunos flecos para elaborar

la lista. Rosa Aguilar, alcaldesa desde

1999, se medirá en las urnas a José

Antonio Nieto, del PP, y Rafael

Blanco, del PSOE. Éste último no

tiene posibilidades de gobernar.

La alcaldesa mostró su «satisfacción»

por encabezar una lista «con

gran presencia de mujeres». La elección

refrenda lo que ya se sabía, que

Aguilar sería candidata. Aunque no

siempre estuvo tan claro. De hecho,

durante buena parte de estos cuatro

últimos años se especuló con la posibilidad

de un salto de Aguilar al

PSOE, sobre todo después de José

Bono, cuando era ministro de Defensa,

calificara públicamente a la

alcaldesa de Córdoba como «uno de

los nuestros».

En realidad, la posibilidad de un

cambio de filas siempre fue más remota

que la de un salto a la política

nacional. Gaspar Llamazares, coordinador

nacional de IU, tentó a Rosa

Aguilar en alguna ocasión, aunque

ésta siempre ha mantenido que la

Alcaldía de Córdoba lo es «todo» en

su carrera política, al menos de momento.

Pero a nadie escapa que Aguilar

es en sí misma un activo electoral

que, en su momento, podría tener

un cierto tirón a nivel nacional. Su

evolución en Córdoba demuestra

una capacidad enorme para captar

votos. Cuando se presentó por primera

vez en 1999 obtuvo 44.215 votos,

frente a 71.651 del PP. Pero Rafael

Merino, del PP, perdió la Alcaldía

en virtud de un pacto de los seis

concejales del PSOE y los nueve de

IU, suficientes para superar los 14

ediles populares.

Cuatro años después, en 2003, la

alcaldesa arrasó: consiguió 66.525

votos, frente a 62.888 del PP. El

PSOE, con 20.507 votos, bajó a los

cuatro concejales, su peor representación

en capital de provincia de toda

España.

Apoyo tácito del PSOE

A pesar de que el PSOE garantiza el

sillón de la Alcaldía de Aguilar, los

últimos cuatro años no han sido fáciles

para IU. Antonio Hurtado, portavoz

socialista, ha dirigido una dura

campaña de críticas contra Rosa

Aguilar, sobre todo en el ámbito del

urbanismo, en el que ha acusado

una y otra vez al equipo de gobierno

de favorecer los intereses del polémico

Rafael Gómez Sandokán, imputado

en la Operación Malaya.

Pese a los cientos de puyas y enfrentamientos

entre socialistas e IU,

nadie duda de que, llegado el caso,

ambos taparían el paso al poder del

PP si este partido no logra la mayoría

absoluta.

Rosa Aguilar, que ha postergado

su entrada en la precampaña electoral

todo lo que ha podido, pondrá en

breve a funcionar su famoso carisma

y su talento para la adhesión de

voluntades. En PP y PSOE dan por

hecho que es ella misma, la propia

alcaldesa, el principal reclamo de IU

para lograr su tercer mandato.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


36

EL MUNDO, VIERNES 23 DE MARZO DE 2007

ANDALUCÍA

El jefe de Inmigración de Bush defiende

controlarla «por la seguridad del país»

e»«La época en que llegaba cualquiera y se quedaba ha pasado», advierte Emilio T. González

eDice que EEUU ha aprendido de España a endurecer las multas a los que contraten a «ilegales»

E. DEL C.

SEVILLA.— El perfil de

Emilio T. González, considerado

«uno de los latinos

más influyentes», refleja

las facetas con que

el Gobierno de Bush

quiere abordar el asunto

migratorio. Ha puesto a

dirigir los servicios de

Inmigración a un hombre

que fue inmigrante

(lo que sugiere que en

EEUU el extranjero puede

prosperar y es bienvenido),

que es un especialista

político en América

Latina, de donde procede

el 85% de los inmigrantes

(ha sido director

El director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Emilio T. González, ayer en Sevilla. / CONCHITINA

Afronta la regularización

selectiva de entre 12 y 14

millones de ‘sin papeles’,

«la población de Bélgica»

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «La inmigración es

sumamente beneficiosa. Estados

Unidos es un país de inmigrantes.

Y está hablando con un inmigrante

que es el jefe de inmigración.

Pero llegamos a un momento en

que la inmigración tiene que ser

controlada desde el punto de vista

de la seguridad. La época en que

venía cualquiera y se quedaba

porque quería y no importaba, ha

pasado. Ahora sí importa».

Quien hablaba así de tajante

ayer en una reunión con periodistas

en Sevilla es Emilio T. González,

el hombre (nacido en Cuba y

de abuelo asturiano) que dirige

desde 2005 los Servicios de Ciudadanía

e Inmigración de Estados

Unidos, dependientes del Departamento

de Seguridad Nacional (Ministerio

del Interior) y no del de

Trabajo, como en España.

Y esa palabra, «seguridad»,

convertida en obsesión y norte del

Gobierno de George W. Bush desde

el 11-S, es la clave del discurso

y la nueva política estadounidense

hacia los inmigrantes, condensada

en la Ley de Reforma Integral

de Inmigración de 2006. El trabajador

inmigrante analizado de entrada

como un potencial terrorista

o delincuente común hasta que no

comprueben lo contrario contrastando

su huella digitalizada.

González, que está en Sevilla

para participar en un curso del

Instituto Elcano, explicó detalles

de esta política, que negó que sea

dura, aduciendo que EEUU sigue

siendo el primer país del mundo

receptor de inmigrantes laborales,

refugiados y soliciantes de asilo

político. Se trata sólo, insistió, de

«controlar». Empezando por «la

población de los ilegales, que supera

a la de Bélgica». Entre 12 y 14

millones de trabajadores sin papeles

de los que entre el 80 y 85% habla

español y procede de América

Latina. «Es un número astronómico

que no podemos ignorar».

La intención de su Gobierno es

regularizarlos, pero no con una

amnistía colectiva, sino investigando

uno a uno y distinguiendo

«entre los que merecen quedarse

y los que no». No habrá compasión

con los que tengan algún antecedente

penal. «El ‘déjeme quedarme’

no va a servir de excusa»,

aseveró. «No podemos permitir

que venga alguien que sea un delincuente

y se pueda quedar porque

le da la gana. Lo hacemos por

la seguridad del país».

Reconoció que el 11-S ha afectado

a la admisión de inmigrantes:

antes su oficina concedía un millón

de residencias al año y después

esa cifra «cayó a la mitad».

Ahora tiene la intención de que

una población como la de Bélgica

tenga la oportunidad de hacerse

visible legalmente.

Como hizo el gobierno de Zapatero

con la regularización de

2005. González contó que el año

pasado se reunió en España con

sus responsables de inmigración,

y que él se interesó por dos aspectos

que va a aplicar ahora al otro

lado del Atlántico: las multas que

aquí se imponen a los empresarios

que contraten a trabajadores sin

permiso, y los requisitos documentales

que se solicitaron en

2005 a inmigrantes y empleadores

para regularizar su situación.

Emilio T. González, cauto, no

entró a valorar si las medidas españolas

son buenas o malas, pero sus

planteamientos revelaron los paralelismos

que hay en este terreno

entre los gobiernos de Bush y Zapatero.

Ambos comparten el principio

(como los países ricos de la

UE) de que hay que blindar la frontera

a la inmigración clandestina

(aquí elevando las vallas de Melilla

y Ceuta; allí aprobando la creación

«No sé si mi abuelo llegó

con papeles o no»

para esta región del ConsejodeSeguridadNacional

y asesor de Bush y

Condoleezza Rice) y

que, lo más revelador,

fue militar 26 años, en

losqueejerciócomoprofesor

de los marines en

West Point, agregado

militar en las embajadas

en México y El Salvador

o ayudante especial del

comandante en jefe del

Comando Sur. Un soldado

culto para vigilar la

‘invasión’ de trabajadores

del sur.

Estados Unidos y Españatienenalgoencomún:

limitan con la miseria

del sur (en sus fronteras

con México y Marruecos

se dan las mayores

diferencias de renta

per cápita del planeta), y

ambos son los países con

mayor afluencia de inmigrantes

en la actualidad.

Él añade un nexo

genético. «Mi familia es

asturiana por parte de

padre y los visito cada

vez que vengo. Mi abuelo,

que llevaba mi nombre,

era el menor de nueve

hijos. España estaba

peleando en Marruecos

y mi bisabuelo lo despachó

a América en un bote

[barco], y llegó a Cuba y

de ahí a Estados Unidos»,

dijo sobre su origen

González, cubano

de nacimiento. ¿Y su

abuelo, vino con ‘pape-

de un muro de cientos de kiómetros

con México), al tiempo que se

regulariza selectivamente a los que

ya viven dentro y se agilizan los

mecanismos para que los futuros

candidatos a emigrar puedan ser

contratados en origen por los empresarios.

También comparten el

interés por firmar acuerdos de

readmisión con los países de procedencia

para identificar a los «ilegales»

y expulsarlos sin dilaciones.

La diferencia es que el delegado

de Bush va un paso más allá y

pide abiertamente recortar derechos.

González quiere que los inmigrantes

en situación irregular

no puedan recurrir su expulsión o

denegación de permiso, o que el

plazo sea brevísimo. «No tenemos

que darles a los ilegales que vienen

más acceso a nuestras Cortes.

Un proceso de apelación puede

durar dos años, y si hay diez millones

que se ponen a apelar... No se

pueden quedar toda la vida».

les’ono?«Nosé,eslapri-

mera vez que me lo preguntan.

A Estados Unidos

sí llegó legalmente».

Su oficina de Ciudadanía

e Inmigración, con

15.000 empleados, recibió

el año pasado «7 millones»

de solicitudes.

Cuando se le pregunta si

no cree que al considerar

la inmigración laboral

una cuestión de seguridad

no se está alimentando

la xenofobia hacia

esas personas, lo niega.

«Es al revés: la actitud de

mirarlos con temor es

porque la inmigración se

dede controlar».

Detienen a un

falsificador francés

mientras veía los

toros en Motril

BÁRBARA ALCALDE

GRANADA.— Un grupo de agentes

de la Policía Nacional de Motril detuvo

el 17 de marzo a Alain Hugues,

un experto falsificador que recientemente

se había instalado en una

mansión en la localidad granadina

de Almuñecar. Según informó la

Policía en un comunicado, el detenido

mantenía una elevada vida social,

con pagos de 4.000 euros mensuales

por la mansión que ocupaba

en la Costa de Sol donde apareció

enterrado un cadáver que se presume

pudiera ser de su esposa, y

2.100 euros por la vivienda de lujo

que ocupaba ahora en Almuñecar.

En esta última, los funcionarios

adscritos al Grupo de Policía Judicial

de la Comisaría de Motril efectuaron

un registro autorizado por el

Juzgado de Instrucción de Almuñécar,

y descubrieron útiles para la

falsificación como ordenadores

personales, plastificadoras, escáneres

y un gran número de material

para falsificar pagarés de bancos

internacionales.

El detenido ha sido trasladado al

Juzgado Central de Instrucción de

la Audiencia Nacional, donde se le

ha comunicado la orden europea de

detención y entrega para el cumplimiento

de una pena de 20 años de

prisión en Francia como coautor de

un delito de secuestro, tenencia de

armas y falsificación.

La brigada de Policía Judicial de

Motril había tenido conocimiento

de que se hallaba instalado en la zona

y finalmente consiguieron detenerlo

el 17 de marzo en la plaza de

toros de Motril. Lo interceptaron en

el descanso del tercer toro, del que

se hallaba disfrutando en un asiento

de barrera en compañía de otras

personas.

En el momento de la detención,

el delincuente presentó un permiso

de circulación alemán a nombre de

Fischer Bernhard. Los agentes le incautaron

29.200 euros que portaba

en efectivo. El detenido fue trasladado

a las dependencias policiales

de Motril, donde facilitó otra filiación

falsa de nacionalidad alemana.

Un cadáver en el jardín

Alain Hugues está reclamado internacionalmente

por el servicio Sirene

por secuestro, tenencia de armas

y falsificación documental.

Además lo reclaman la Comisaría

de Estepona, donde se instruyen diligencias

contra él por la aparición

de un cadáver en el jardín de la anterior

mansión que ocupaba, y la

Marbella como presunto autor de

diversas estafas por importe de

300.000 euros.

También ha sido reclamado por

la justicia francesa para el cumplimiento

de 20 años de prisión en

Francia. Las presuntas estafas las

llevaba a cabo mediante la captación

de personas que deseaban invertir

grandes cantidades de dinero,

que efectuaban pagos de 50.000

y 100.000 euros a cambio de pagarés

de entidades financieras internacionales

que eran ficticias.

El detenido se daba a conocer

como médico en medicina tradicional

china, así como galardonado

por una prestigiosa fundación por

la creación de su «terapia», todo

ello acreditado mediante diplomas

falsos.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, MIERCOLES 11 DE ABRIL DE 2007

CULTURA

61

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

«He visto ya demasiados horrores»

Juan Goytisolo habla de Irak, Bosnia y Chechenia en su curso ‘Guerra, Periodismo y Literatura’

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Una guerra «limpia»

librada con armas «inteligentes»

cuyas víctimas inocentes son sólo

efectos «colaterales». Los jefes militares

estadounidenses parieron

para la Historia en la Guerra del

Golfo de 1991 un lenguaje escrito

y audiovisual tan conceptualmente

novedoso como esencialmente

falso. «Bush padre y sus consejeros

aprovecharon la lección de

Vietnam, impidiendo que la opinión

pública de su país minara y

derrotara finalmente su guerra.

Para ello recurrieron a una censura

sin precedentes de los efectos

de su inaudito machaqueo aéreo y

al empleo de una terminología

neutralizadora, destinadas a escamotear

la destrucción de un país

oprimido e indefenso, mediante la

desrealización de la brutalidad del

conflicto bélico y la expulsión del

lenguaje de las palabras decisivas:

petróleo y sangre».

Lo explicaba el escritor Juan

Goytisolo (Barcelona, 1931) en la

conferencia sobre la «vídeoguerra

del Golfo» con la que ayer

inauguró en la Fundación Tres

Culturas de Sevilla, en el antiguo

pabellón de Marruecos de la Expo

92, su curso Guerra, Periodismo

y Literatura: un escenario vital,

la guerra, y dos modos de contarlo,

el periodismo y la literatura,

sobre los que ha pivotado buena

parte de la obra y los compromisos

ciudadanos del autor, como

prueban los libros-reportaje Cuaderno

de Sarajevo, Paisajes de

guerra con Chechenia al fondo o

Argelia en el vendaval, o novelas

como El sitio de los sitios, sobre el

cerco de la capital bosnia.

Aquella Guerra del Golfo, contó

Goytisolo, golpeó su conciencia

e invadió su propia obra. Estaba

escribiendo la novela La cuarentena

mientras en su televisor

se sucedían las imágenes de bombardeos

multicolores sobre Bagdad

que algún cronista, criticó él

El escritor Juan Goytisolo y el director de la Fundación Tres Culturas, Enrique Ojeda, ayer en Sevilla. / ESTHER LOBATO

severamente, comparó con «un

árbol de Navidad» iluminado. Bajo

los fuegos de artificio de la guerra

limpia y las armas inteligentes

quedaban, como siempre, personas

desventradas. El escritor evocó

otro recuerdo frente a la pantalla:

el ejército iraquí retirándose

en desbandada de Kuwait a Basora,

dos camiones que explotan y

la voz del piloto estadounidense

que masculla contento, «Say hello

to Allah [diholaaAlá].Melevanté

tembloroso, viendo la crueldad

llevada a este extremo, cuando el

ejército ya estaba derrotado».

La guerra es una fábrica de

mentiras ( o «una oficina de propaganda»)

y en la de Bush padre

se alumbraron muchas. Goytisolo

citó, entre otras, la de aquella enfermera

kuwaití que acusaba a

los soldados iraquíes de arrancar

a los bebés de las incubadoras y

que resultó ser «la hija del embajador

de Kuwait en Washington,

contratada por una agencia de

imagen para influir a favor de la

guerra». A las mentiras propagandísticas

de 1991 les sucedió la

gran mentira de Bush hijo en

2003, con esas «armas de destrucción

masiva» usadas para justificar

la invasión de Irak.

Pero ha pasado el tiempo y el

gobierno de EEUU ha conseguido

lo contrario de lo que se proponía,

como Goytisolo dice que vaticinó

en sus artículos: se agranda la

«brecha peligrosísima entre Occidente

y el mundo islámico», Irak

se ha convertido en un «vivero o

almáciga de terroristas suicidas»,

ha estallado la violencia sectaria

entre suníes y chiíes, el precio del

petróleo se ha disparado y para

colmo el Irán de los ayatolás se ha

alzado como la nueva potencia regional

con una bomba nuclear en

ciernes... Y lo peor es que EEUU

«no puede salir ni quedarse. En

ambos casos sería un desastre».

El curso de Goytisolo continúa

hasta el viernes en sesiones desde

las 17 horas abiertas al público:

Cuaderno de Sarajevo (hoy, con

la posterior proyección de la película

El silencio de agua, sobre la

islamización del Pakistán de los

años 70), «Retención de la información.

El genocidio de Srebrenica»

(mañana) y «Ricardo Ortega

y la dignidad de la información»

(el último día), donde recordará

al reportero español de Antena 3

asesinado en Haití en 2004, a

quien conoció a Chechenia.

¿No tiene previsto ningún viaje

más a la guerra?, le preguntó el

periodista luego. Él ladeó la cabeza.

«He visto ya demasiados horrores

en mi vida...».

Ciclo de poesía

de España e

Hispanoamérica

en Granada

GRANADA.– La ciudad de Granada

contará con un ciclo estable de

poesía que, bajo el nombre «Poesía

en el Palacio», reunirá cada mes a

destacados autores españoles e

hispanoamericanos, como Luis

García Montero o el cubano Antonio

José Ponte, quienes leerán sus

poemas para el público y participarán

en un coloquio posterior.

Este iniciativa, que se desarrollará

en el Hotel Hospes Palacio de

los Patos, impulsor de la idea, se

completará con un ágape, donde

los asistentes podrán tomar algo

mientras disfrutan de una charla

más informal con los autores.

Según señaló el comisario del ciclo

y poeta Fernando Valverde, «Lo

más significativo» de esta iniciativa

es que Granada, con una destacada

trayectoria literaria y un amplio

público para la poesía, contará con

un ciclo estable, «como el que se ha

disfrutado otros años y que por

unas circunstancias u otras ya no

tiene».

Valverde aludió al éxito cosechado

tiempo atrás por los ciclos

organizados en la Cuadra Dorada,

que se convirtieron «en un referente

de la ciudad», para justificar la

buena acogida que, a su juicio, experimentará

Poesía en Palacio.

El poeta explicó que el ciclo comenzará

el próximo lunes a las

20.30 horas, cuando el poeta Luis

García Montero ofrezca una lectura

antológica.

La siguiente lectura se desarrollará

el próximo 9 de mayo cuando,

en colaboración con el Festival Internacional

de Poesía Ciudad de

Granada, participen los poetas españoles

Lorenzo Oliván y Ángela

Valvey, así como el cubano Antonio

José Ponte y el chileno José

María Memet.

El Patronato de la Alhambra yel

Generalife abre al público durante

el mes de abril la Torres de los

Picos, una de las de mayor tamaño

en planta junto a la de Comares, que

se puede visitar los martes, miércoles

y jueves de manera excepcional.

El Festival Cosmopoética se adorna

mezclando todas las artes en Córdoba

WANDA CUSEO

CÓRDOBA.– La poesía se mezcla

con todo en Córdoba. Talleres, exposiciones

e intervenciones artísticas

en la calle son algunas de las actividades

que forman parte de la fase

previa de Cosmopoética, que comen

ayer y finalizará el 17 de abril.

El pistoletazo de salida lo dio el lunes

Anónimos, un taller que cuenta

con escritores experimentados que

corrigen y aconsejan a los autores

noveles que pretenden hacerse un

hueco en el mundo de las letras.

Varias exposiciones podrán verse

a partir de hoy en distintas salas y

galerías. Algunas de ellas se inspiran

en autores célebres como San Juan

de la Cruz o Martin Heidegger. Este

último es adaptado por Javier Flores

en La casa del ser, una performance

en la que el artista se introduce en

una casa construida con letras de

manera de pino de la cual saldrá para

reordenarlas sobre el suelo hasta

producir un texto inteligible.

Los nuevos caminos por los que

discurrirá la poesía podrán intuirse a

través de Exploradores, una suerte

de recitales que se entremezclan con

el vídeo arte y la performance y que

coparán la oferta de Cosmopoética

para el fin de semana.

La Compañía de Teatro Par realizará

una puesta en escena simbolista

con fondo musical del 15 al 17 de

abril: Poesía en la calle. Lloviendo

versos, que tendrá lugar en plazas

señeras de Córdoba como la Corredera

y las Tendillas.

La intervención artística en la calle

también llegará con fragmentos

de poemas de los literatos cordobeses

Ángel de Saavedra y Juan Bernier,

que serán grabados en bronce

en calles que llevan sus nombres. Será

el próximo lunes, en la misma jornada

en la que los artistas Eltono,

Nuria y Alejandro Corujeira realizarán

graffitis en un mapa prefijado de

paredes, marquesinas y puertas diseminadas

por toda la ciudad.

El poeta visual catalán Joan Brossa

será homenajeado con una muestra

de carteles que podrá verse en el

Colegio Oficial de Arquitectos de

Córdoba. No será el único al que se

rinda tributo, ya que la pareja formada

por Juan Ramón Jiménez y Zenobia

Camprubí también será evocada

a través del recital musical Hermana

Sol, hermano Luna, que interpretará

Susana Oviedo en el Ateneo de Almodóvar

el día 17. Ese mismo día, el

La pieza ‘Casa de letras’ en la galería Arte 21 dentro de Cosmopoética. / MADERO CUBERO

Conservatorio Superior de Música

acogerá el Homenaje Lírico a la Generación

del 27, que incluirá partituras

basadas en textos de Alberti y

Lorca.

Voces de Córdoba, voces del mundo

acercará la poesía a veinte inmigrantes

que leerán poemas de autores

de sus respectivos países en un

acto que tratará de presentar la palabra

poética como canto más allá de

las traducciones el 16 de abril.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

CRISIS INDUSTRIAL / Huelga general en la Bahía de Cádiz

Eloy dice que la pieza que

fabrica para Opel la harán

sus compañeros polacos

en Krosno, más ‘baratos’

EDUARDO DEL CAMPO

PUERTO REAL.—Ni panaderías, ni

quioscos, ni bares. Nada. La convocatoria

de huelga general contra el

inminente cierre de Delphi en Puerto

Real y a favor de un plan de reindustrialización

de la Bahía de Cádiz

es un éxito rotundo de participación.

Un clamor de persianas echadas bajo

un cielo oscuro y fantasmal que

conjuga bien con el ánimo de los

4.000 trabajadores, directos e indirectos,

que temen que van a perder

sus puestos en cuestión de semanas.

O días. O apenas horas.

El reloj del Ayuntamiento viejo de

Puerto Real, ante el que se ha concentrado

al mediodía una multitud,

parece contar los minutos que quedan

para que la cadena de montaje

de la antigua fábrica de General Motors,

donde se elaboran transmisiones,

direcciones, suspensiones o

chasis para los coches modelo Corsa

y Meriva de la marca Opel (de la

multinacional estadounidense), se

detenga sin remedio.

—¿Son ustedes trabajadores de

Delphi, verdad?—, pregunta el periodista

en la plaza, en medio de la

protesta popular que corea «¡Esto es

terrorismo industrial!» o «¡El pueblo,

unido, jamás será vencido!».

—Sí, somos trabajadores de Delphi...

De momento.

Lo ha dicho con media sonrisa

irónica o resignada Eloy, que trabaja

montando direcciones en la planta

puertorrealeña, donde lleva ocupado

17 de sus 45 años. Las direcciones

que ensambla con su equipo de

ocho hombres (800 piezas por cada

turno de 7.35 horas) van luego,

cuenta, a las fábricas de Opel en Zaragoza,

Portugal o Sudáfrica, donde

otros trabajadores como ellos los encajarán

en los relucientes turismos

que veremos en los concesionarios.

«Trabajadores, de momento». Lo ha

dicho con exactitud, porque los materiales

en bruto (muchos les llegan

de Corea del Sur) se les están agotando.

Eloy y su hermano Salvador,

otros 18 años en la fábrica, cuentan

que la planta de rodamientos ya ha

parado, y las secciones donde hacen

transmisiones y direcciones están a

punto. «En una semana estamos parados.

Ya no entran camiones».

La vida de una fábrica tiene dos

instantes decisivos. Cara y cruz. La

alegría de cuando se instala en el

municipio una empresa que genera

miles de empleos; la angustia, el

miedo y la ira de cuando anuncia su

cierre para irse a otra parte. El proceso

se repite todo el tiempo y en todo

el mundo. Ahora les toca luchar,

maldecir y asomarse al abismo de la

incertidumbre a los obreros de Cádiz

como antes les tocó, por ejemplo,

a los de la planta de General

Motors en la estadounidense Flint,

la ciudad natal del cineasta Michel

Moore a la que dedicó un documental

(Roger y yo) que, con el hilo conductor

de su persistente persecución

al presidente de la compañía para

pedirle explicaciones, retrataba la

depresión feroz que azotó a sus habitantes

cuando cerró el gran coloso

a cuya sombra se ganaban la vida.

Es la agridulce historia de las deslocalizaciones.

La producción que

pierden unos, la ganan otros. Y ésta

La agónica cuenta

atrás para el cierre

de Delphi

Los obreros de la fábrica de automoción

hablan de «terrorismo industrial» porque

su producción se está deslocalizando a

una planta ‘hermana’ de Polonia

José Antonio, Javier, Eloy, Salvador y Mercedes, ayer en Puerto Real. / E. DEL C.

vez los agraciados con la desgracia

de Puerto Real serán sus compañeros

de la «planta hermana» de Delphi

en la ciudad polaca de Krosno,

adonde cuentan que se han llevado

ya parte de las líneas de producción

que ellos iniciaron, como la dirección

electrónica EPS. «Los polacos

«Soy madre sola y con dos

hijos: no puedo hacer huelga»

E. DEL C.

CÁDIZ.— Para los

700.000 habitantes

de la Bahía de Cádiz

llueve sobre mojado

con Delphi. La

fábrica de piezas de

coches de Puerto

Real tiene a un lado

los astilleros de Navantia(epicentrode

la reconversión naval)yaotrolanueva

fábrica de Airbus

donde se fabrica el

timón de cola del

avión A-380, que

simboliza las nuevas

esperanzas de la

Bahía pero que también

ha sufrido,

aunque de refilón,

la última crisis del

EL MUNDO, JUEVES 19 DE ABRIL DE 2007

consorcio aeronáuticoporelretrasoen

la producción de su

modelo ‘estrella’.

Las tres factorías

estaban ayer desiertas,

y así uno podía

imaginarse cómo

seríaelaspectodela

pesadilla de que un

día la economía

quebrara de raíz,

dejando sólo un fabuloso

paisaje de

arqueología industrial.

«‘Delphi will

not close’ (Delphi

no cerrará»; «Yankees,éstaesmicasa»,

claman pancartas

y pintadas.

El Corte Inglés de

Cádiz está cerrado

ANDALUCIA

también. Pero por

una puerta lateral

camuflada entran

sigilosos algunos

que no han podido o

querido secundar la

huelga general.

Una mujer parece

disculparse con el

periodista. «No me

puedo permitir hacer

huelga con un

contratode23días.

No puedo perder 72

euros y que no me

renueven, siendo

madre sola y con

dos hijos en casa»,

dice la mujer, contratada

en el tren de

lavado. El mundo

del trabajo es una

fábrica de dramas.

«La empresa nos ha

engañado. El Plan

Industrial era una fachada

para desmantelar»

vinieron a aprender aquí hace diez o

doce años», recuerda Eloy. Él insiste

en que la planta de Puerto Real es

moderna y tenía carga de trabajo

(han hecho piezas también para Toyota

y Mercedes), de modo que la

única razón para el cierre, dice, es el

de ahorrar costes buscando mano

de obra más barata fuera. Como

cuando los grandes fabricantes se

mudaban a España porque aquí los

sueldos eran, entonces, mucho más

bajos. «No es lo mismo pagar 1.200

euros que 500», dice el obrero.

Su compañero Javier Álvarez

acota que también se van a llevar la

producción a Marruecos, a una fábrica

cerca de Tetuán y otra que «se

está construyendo». Añaden que

otra nueva de Rumanía suplantaría

a la de Delphi en la localidad barcelonesa

de Sant Cugat.

El Roger de estos trabajadores gaditanos,

su ogro insensible, el ejecutivo

frío y despiadado que pone cara

a la implacable lógica del capitalismo

global que ahora sufren, es el director

de Delphi Automotive System

en España, el mexicano Gonzalo

Herrera, a cuyo monovolumen

Chrysler Voyager de empresa le

prendieron fuego el martes en el

aparcamiento para directivos. Herrera,

que lleva guardaespaldas, ha

aguantado estos días críticas, imprecaciones

e insultos en la factoría. Pero

él no se ha inmutado y ha proseguido

con el proceso de cierre, cuyo

último paso ocurrió el lunes cuando

una juez de lo mercantil de Cádiz

admitió que la firma declare insolvente

su fábrica. «Le hemos dicho de

tó menos bonito», dice Salvador. «El

anterior director, Alberto Rojas, preparó

el cierre y Gonzalo Herrera llegó

después para ejecutarlo. La empresa

nos ha engañado. El Plan Industrial

hasta 2010 que firmó con el

comité era una fachada para desmantelar

mientras tanto la producción

sin que nos diéramos cuenta».

En la plaza, una pancarta exige la

«capitalización de Delphi con dinero

público», como ya hizo la Junta de

Andalucía con Santana Motor en Linares.

«Por la nacionalización de la

empresa bajo el control de los trabajadores»,

propone el Sindicato de Estudiantes.

«Delphi no se cierra. Expropiación

y autogestión», clama

una pintada. «Chaves, Zapatero, poned

el dinero», exige una pegatina.

¿Podrían hacerse cargo de la fábrica

los trabajadores? Ellos mismos no

ven la solución. No es tan fácil, dicen.

La factoría es moderna, pero para

que entrara otro empresario haría

falta que Delphi (comprada por Platinum,

«que también es General Motors»)

liberara las licencias de las líneas

de producción, «y no van a querer

ayudar a la competencia».

Lo que sí tienen claro es que las

pérdidas de 150 millones que alega

Delphi para liquidar esta planta española

son, dicen, un artificio contable

que les han endosado a ellos como

podrían habérselo endosado a

cualquier otra planta del conglomerado

para justificar su cierre. El caso

de Puerto Real será paradigmático,

avisa Eloy. «Si les sale bien este cierre,

las fábricas de Belchite, Tarazona,

Sant Cugat y Cerdanyola del Vallés

vienen detrás, seguro».

31

Zapatero ordena

a la Abogacía del

Estado que se

persone en el caso

MADRID.— El presidente del Gobierno,

José Luis Rodríguez Zapatero,

anunció ayer en la sesión de

control al Gobierno que ha ordenado

a la Abogacía del Estado que

se persone en el proceso abierto

en el Juzgado de lo Mercantil de

Cádiz sobre Delphi para que analice

«con lupa» la legalidad de la

«posible situación de quiebra»

que anunció la empresa. Zapatero

explicó que la prioridad y el compromiso

del Gobierno y de la Junta

es exigir a Delphi que mantenga

la actividad en Puerto Real y

cumpla el Plan Industrial que firmó

con los sindicatos en 2005.

El presidente explicó que el

Gobierno «no va a escatimar los

recursos y los esfuerzos necesarios

que permitan las exigencias

legales» para asegurar el mantenimiento

y mejorar el nivel de

empleo y la industrialización. «El

Gobierno no va a fallar a los trabajadores

de Delphi ni a la Bahía

de Cádiz», subrayó.

El presidente del grupo de IU-

ICV, Gaspar Llamazares, encargado

de realizar la pregunta sobre

Delphi, instó a Zapatero a pasar

«del tiempo de las promesas al de

los hechos». Llamazares pidió al

Gobierno que logre la interlocución

directa con la empresa matriz

de Delphi en Estados Unidos

y que mantenga la actividad del

Plan Industrial, a través de Delphi

o bien con un nuevo empresario

mediante un «plan puente», «como

ocurrió con Santana Motor».

Llamazares, que se felicitó de

que «hasta el Corte Inglés» había

cerrado por la huelga, instó al Gobierno

a adoptar un Plan de Industrialización

en Cádiz para

que, del mismo modo que el presidente

del Gobierno acudió a la

Bolsa «a obtener la confianza de

los inversores, obtenga ahora la

de los trabajadores».

e José María Fidalgo: El secretario

general de CCOO expresó su

deseo de que la huelga, que «está

muy justificada», «sea un aldabonazo

en la búsqueda de soluciones»

para la factoría de Delphi.

«Nuestra reivindicación ante la

empresa es que conjugue algunos

esfuerzos con otras empresas locales

y con las administraciones».

e Patronal gaditana: La Confederación

de Empresarios de Cádiz

calificó de «innecesaria» la huelga.

«Este paro no sólo no soluciona

el problema, sino que lo agrava,

ya que afecta de forma negativaalaeconomíadelaBahíade

Cádiz y a su imagen. La provincia

vuelve a estar en los primeros

puestos de horas perdidas por

huelga», lo cual «debilita la confianza

de los inversores, que son

la única vía de salida a la situación

de desempleo».

e Joan Clos: El ministro de Industria

dijo que ve difícil recuperar

las subvenciones a Delphi. «Si

en los juzgados se demuestra que

hay una situación de suspensión

de pagos o de quiebra, las deudas

que habría contra estas subvenciones

quedarían en la bolsa de

acreedores y, por tanto, sería difícil

su recuperación».


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, DOMINGO 29 DE ABRIL DE 2007

ANDALUCÍA

35

«Si no hay nada que ocultar, que permitan

otra autopsia», dice la familia de Galdeano

Ve ‘demasiado benevolente’ la pena del caso Roquetas y niega que la droga sea la causa de la muerte

Los guardias imputados por la muerte de Martínez Galdeano siguen una sesión del juicio en Almería, el 27 de marzo. / JAVIER ALONSO

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Leonardo Manuel

Montoya, portavoz de la familia de

Juan Martínez Galdeano desde

aquel funesto 24 julio de 2005 en

que murió en el cuartel de la Guardia

Civil de Roquetas tras entrar

pidiendo ayuda por un incidente

de tráfico, dice que no se ha hecho

justicia con su cuñado. La sentencia

de la Audiencia de Almería conocida

el viernes absuelve a cinco

de los ocho guardias imputados y

condena a los otros tres por una

falta de lesiones y, en el caso del

teniente José Manuel Rivas, además,

por un delito de atentado no

grave contra la integridad moral

(que conlleva 16 meses de inhabilitación

y por tanto la expulsión del

cuerpo cuando la pena sea firme).

Para la familia, se trata de una

condena «demasiado benevolente,

por dejarlo sólo endemasiado’».

Añade Montoya que, tratándose

de guardias civiles, no esperaba

tampoco condenas severas. «No

estábamos luchando contra un vecino,

sino contra el Estado», dice

en una conversación telefónica en

la que resuenan dos palabras: «impotencia»

e «impunidad». También

dice que los jueces «no son independientes»

y están sujetos a un

interés superior de ese Estado.

«A cualquiera que maltrate lo

ingresan en prisión, le imponen un

alejamiento; y estas personas, que

están para protegerte y deben dar

ejemplo, te pueden dar una paliza

y no pasa nada. Si no fueran guardias

civiles, seguramente habrían

ingresado en prisión», afirma.

La sentencia de la Sala Tercera

se apoya en el informe forense oficial

del Instituto de Medicina Legal

de Almería que argumenta que el

agricultor no murió por los golpes

que le dieron los agentes al resistirse

a entrar detenido en un coche

patrulla, sino por un síndrome calificado

de «delirio agitado» que le

causó un paro cardiaco por el consumo

previo de cocaína mezclada

con heroína y regada en alcohol.

Pero la familia y su abogado, José

Ramón Cantalejo, se oponen a este

razonamiento, que desvincula las

lesiones causadas por los guardias

(que los forenses califican de «superficiales»)

del desenlace mortal.

«Vamos a recurrir [ante el TribunalSupremo].Ysinohaynada

que ocultar, y todo está tan limpio

y tan claro, que nos dejen hacer

una segunda autopsia y otro informe

forense [que la Audiencia no

aceptó]. Sólo nos han puesto zancadillas

desde el primer día», dice

«Si bebes, no vayas a

un cuartel, porque te

pueden dar de hostias y

no pasa nada»

el cuñado del fallecido. Le produce

indignación la tesis de que Juan

Martínez fue culpable de su propia

muerte por consumir drogas y que

los golpes que siguieron dándole

los guardias pese a estar esposado

y en el suelo no desataron su fallecimiento:

«Con esa regla de tres,

pueden pegar todo lo que quieran

a una persona y todo se soluciona

con un mes de arresto. ‘Si bebes,

no conduzcas’, decía el anuncio.

Pues no vayas tampoco a un cuartel,

porque te pueden dar de hostias

y no pasa nada...».

Admite que consumir drogas o

alcohol aumenta el riesgo de trastornos,

pero alega que esto no justifica

ni explica automáticamente

un infarto sufrido bajo una lluvia

de golpes: «Si Juan murió, como

dicen, por un ‘delirio agitado’ por

tomar una raya de coca, nos encontraríamos

todos los días muertas a

miles de personas en la calle».

Dos agentes, una mujer y un

hombre, han sido condenados por

una falta de lesiones a pagar una

multa de 540 y 720 euros, respectivamente,

por sus golpes «innecesarios».

El jefe del cuartel entonces,

el teniente Rivas, deberá pagar

otros 540 euros de multa por la

falta de lesiones, y dos indemnizaciones

a la familia: 6.000 euros por

el «daño moral» al detenido, y 701

por sus lesiones. ¿Le parece una

agresión barata? Montoya contesta

que aún no se ha fijado en la

parte económica de la sanción, y

no entra a valorarla. «No nos movemos

por dinero. Perdimos desde

el momento en que él falleció. Lo

que queremos saber es la verdad, y

aún no la sabemos del todo».

«Tendrían que darles [a los

guardias] licencia para poder pegar,

como hace años», añade con

una ironía dirigida sobre todo al teniente,

a quien la Audiencia reprocha

su actitud «altanera y prepotente»

y el uso de porras no reglamentarias

con finalidad «humillante

y vejatoria». «No veo normal que

alguien se ensañe con otra persona

en el suelo», dice Montoya. «Si le

hubieran hecho una prueba [de alcohol

y drogas], a lo mejor habría

dado lo mismo que Juan. O es que

está muy habituado a hacerlo [maltratar

a los detenidos]», concluye.

La multan por pegar

a un compañero de

clase de su hijo y a

su madre en Jaén

JAÉN.— La Audiencia Provincial

de Jaén ha confirmado la multa de

120 euros impuesta a una mujer

por agredir a un compañero de clase

de su hijo de ocho años y a su

madre a la entrada del colegio Cándido

Nogales de Jaén. La sentencia,

además, revoca en parte el fallo

del Juzgado de Instrucción uno

de Jaén, y fija una indemnización

de 490 euros para cada agredido

por los días que tardaron en curar.

En el juicio, en mayo de 2006, la

condenada reconoció que la agresión

fue «inadecuada», pero dijo

que «no fue gratuita» y que vino determinada

por la «actitud omisiva

de la dirección del colegio», pues el

otro niño había pegado a su hijo

desde 2004 y que le habían denunciado

varias veces por ello.

El juez dictó sentencia in voce

por la que condenó a la agresora a

una multa de 120 euros por dos faltas

de lesiones y a no acercarse a

esta familia a menos de 100 metros

en la calle, y de diez metros dentro

de las instalaciones educativas durante

un periodo de seis meses.

La Audiencia estima ahora en

parte los recursos de la acusación

particularylaFiscalíayordenaindemnizar

a madre e hijo.

La maltratada de

San Roque anuncia

que mendigará para

superar un embargo

SAN ROQUE.— Fe Rodríguez, que

desde septiembre lleva encadenándose

a los juzgados de San Roque,

Algeciras y la Audiencia de Cádiz

tras serle denegada una orden de

protección una vez que su marido

cumplió la condena de alejamiento

por malos tratos, anunció ayer que

este fin de semana irá a las puertas

de las iglesias a pedir para intentar

sacar dinero ante la amenaza de

embargo que tiene sobre su casa.

La mujer explicó que su marido

se comprometió «ante la juez» a

pagar la hipoteca, porque ella no

tiene ingresos. «Hasta ahora venía

pagándola yo, pero ya no puedo

pagar más y me ha llegado una carta

diciendo que por vía judicial me

la van a embargar. He decidido irme

a las puertas de las iglesias con

una pancarta a conseguir dinero,

porque me quedo en la calle», dijo.


CONFLICTO EN CÁDIZ / La movilización

EL MUNDO, VIERNES 18 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

39

«No es por

nosotros, sino por

los que vienen»

Delphi: camina o revienta

Los obreros que participan en la marcha a pie desde Puerto Real a

Sevilla en demanda de trabajo sueñan con seguir juntos y alertan de

que el cierre que han sufrido se repetirá debido a la globalización

EDUARDO DEL CAMPO

LAS CABEZAS DE SAN JUAN.—

Ya va quedando menos. Menos para

llegar, mañana a las 9.45 horas, a la

Casa Rosada, sede del presidente de

la Junta, Manuel Chaves, y entrevistarse

con él y sus responsables de

Empleo e Innovación. Menos, o al

menos eso quieren creer, para que,

tres meses después de que la empresa

de automoción estadounidense

Delphi les anunciara el cierre de la

fábrica de Puerto Real, se aclare el

futuro de sus 1.600 trabajadores y los

otros 2.400 de las empresas auxiliares

de la Bahía de Cádiz.

Parece una imagen de otros tiempos,

pero es de este tiempo, y ellos

dicen que en este mundo globalizado

se repetirá cada vez que una multinacional

se lleve (deslocalice) la producción

de un país a otro donde los

sueldos sean más baratos y más escasos

los derechos: la imagen es la

de estos hombres y alguna mujer

que caminan por una carretera secundaria

bajo el sol en busca de trabajo.

El suyo, el que sienten que ejecutivos

sin rostro les han quitado injustamente.

La empresa ha presentado

la víspera el expediente de regulación

de empleo, pero a ellos el cierre

no les sorprenderá con los brazos

cruzados. Ni los pies quietos.

El centenar y medio de obreros

que, en nombre de la plantilla, participa

en la protesta salió el lunes de

Puerto Real y ayer, a las 9, iniciaron

la nueva etapa (25 kilómetros por

jornada) en Las Cabezas de San

Juan, donde el Ayuntamiento los alojó

la noche anterior en el polideportivo

y les sirvió un guiso de carne. El

otro alimento intangible es el de los

mensajes de apoyo de conductores y

vecinos. Los encontramos una hora

y media y seis kilómetros después,

camino de Los Palacios. Tienen la

moral alta. Se detienen a la sombra

de unos eucaliptos para comerse los

bocadillos y plátanos que trae la furgoneta

de apoyo, en el poblado Sacramento.

Allí nos hablan de sus decepciones

y esperanzas y avisan de

que el cierre que sufren le puede

ocurrir a cualquiera en España. El

humor es su bálsamo para resistir.

Dice uno, cuando hay que reanudar

una marcha que no acabará hasta las

7 de la tarde: «¿Qué vamos a ir, andando?

¿Andando vamos a ir, Antonio?

Bueno, pues vamos». En el retrovisor,

al adelantarlos, se los ve

perderse a lo lejos. Avanzando.

«Trabajaré

haciendo hormigón

o batas de boatiné»

MIGUEL

PARAMIO

Planta de

rodamientos,

18 años como

obrero de

Delphi

«Yo fabrico... Bueno, fabricábamos

rodamientos para Ford y Volvo en el

departamento 372 de la fábrica de

Delphi en Puerto Real. La solución

que queremos con esta marcha es la

reindustrialización de la zona nuestra

de Cádiz, que es de las más castigadas.

No lo digo por egoísmo, por

nosotros, sino por los que vienen

detrás. Muchos jóvenes de la Bahía

tienen que emigrar ahora a Castellón

y a Canarias para poder trabajar.

Lo que queremos es buscar inversiones

y tener un futuro por delante.

Tengo un hijo de 12 años y

una hija de nueve. Lo que quiero,

para ellos y para todos, es que haya

trabajo».

Trabajadores de la multinacional Delphi marchan entre Las Cabezas y Los Palacios camino de Sevilla, ayer. / EDUARDO DEL CAMPO

«No saben ni dónde está España»

ANA

GONZÁLEZ

Unadelasdos

únicas obreras,

17 años de

experiencia

«Trabajaba en

el departamento 371, en la planta de

rodamientos. Entré con 19 años. Soy

una de las dos únicas mujeres en la

planta, yo de operaria y otra en la

sección de calidad. Mis compañeros

son buenísimos, desde el primero

hasta el último. Esto nos ha unido

muchísimo. Antes éramos tres familias,

tres plantas, y ahora somos una.

Veo difícil que reabran la factoría,

pero es nuestra ilusión: una empresa

que se quede con nosotros más

los de las empresas auxiliares. La

gente en el camino nos da muchos

ánimos. Cada vez estamos mejor. Lo

que quiero es trabajar, ya sea en una

fábrica de hormigón o en una de batitas

de boatiné».

«La ‘multicriminal’ hace algo indigno»

JOSÉ PÉREZ

Fabrica la suspensión del Opel

Astra, 17 años de antigüedad

«Espero que el sábado [en la reunión

con el presidente de la Junta] tengan

ya alguna oferta en firme y no una

declaración más de intenciones. Si

no, mal asunto. No se vaya a enconar y cambiemos

la estrategia. Demasiado tranquilos

hemos estado. Lo importante no es dónde nos

recolocan, sino cómo, y que sigamos unidos,

que no nos separen. Lo que se haga dentro de

JOSÉ MANUEL MONTES

Departamento 60, suspensión del

Opel Astra, 20 años en la factoría

la fábrica es lo de menos, lo de más

es que estemos todos. Y esto es un

aviso para que la Bahía se vaya industrializando,

que tenemos 102.000

parados. Delphi, que se vaya ya, nos

ha hecho mucho daño. Son americanos:

si invaden un país y matan a

700.000 personas, que cierren una

fábrica no es nada para ellos. No saben

ni dónde está España. Que Europa vaya

tomando nota. Hay que hacer una legislación

para que las empresas que se instalen sean

para siempre, no que se nutran de subvenciones

y nos dejen tirados».

«La estabilidad laboral se fue de golpe»

«Durante la marcha le he dado muchas

vueltas a la cabeza: que si viene

una fábrica de prefabricados de

hormigón, que si no... No tendremos

en claro nada hasta que lleguemos

a Sevilla. Que venga alguien que se quede

con los 1.600 hombres y fabrique lo que

sea, hormigón, automoción, lo que sea. Algunos

nos dicen, anda, se os habéis jartado

de ganar dinero, pero la mayoría

nos está apoyando. Lo que nos ha

pasado a nosotros le puede pasar a

cualquiera. Mira que estábamos

confiados, teníamos estabilidad laboral,

pero la estabilidad laboral se

nos ha ido en un día, de golpe. Yo estaba

de turno de noche el 22 de febrero.

Cuando me levanté, la gente llamaba:

que la fábrica la van a cerrar. El teléfono

aquel día echó humo».

ANTONIO PINA

Presidente del comité de empresa,

sección Hornos, 24 años en Delphi

JOSÉ ANDRADES

Montador de dirección EPS, 18

años en la fábrica

«Estoy en la planta 41, haciendo la

dirección electrónica EPS. Me daría

mucha pena cambiar de oficio, yo

entré con 21 años, como casi todos

los compañeros. Hemos hecho la vida

allí. Estamos luchando porque Delphi se

quede y el Gobierno y la Junta se hagan cargo

de nosotros. En la fábrica tenemos luz, agua,

«Lo que nos está haciendo la multicriminal

Delphi es una indignidad.

Siempre engaña. No sabemos si es

cierto o no que hay ofertas para recolocar

a los trabajadores, porque no nos lo han

dicho oficialmente [se ha hablado de la constructora

vasca Afer, que podría abrir contratar

a 1.200]. Nos van a dar pico y pala y poner a

hacer hormigón. Dicen que tienen cinco empresas

más interesadas. Al ritmo que

vamos, van a solucionar el paro de

Cádiz en dos días. Ya no nos podremos

ni prejubilar... Hijo, hay que tener

humor... Lo que nos ha pasado a

nosotros, en dos o tres años le pasará

a las demás fábricas de Delphi en España,

y también en Europa. Eso se

llama deslocalización y globalización:

abaratar los costes llevándose la producción

donde no hay derechos. A los 600 trabajadores

de Delphi en Marruecos les han dado

una soberana paliza por reclamar jornadas

normales y no de diez o doce horas».

«Trabajaremos donde sea, pero unidos»

aire acondicionado, oficinas, tres

naves grandísimas. Lás máquinas se

pueden adaptar para seguir haciendo

piezas de coches. El problema

son las patentes. Podemos trabajar

en lo que sea, pero que estemos unidos,

que no nos recoloquen 50 aquí

y 50 allí, porque si nos dividen, vencerán.

Somos una familia. Espero

que la marcha sirva para algo, porque los

pies los tengo ya reventados. Caminamos de

9 a 7, y hoy es todo descampado».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


38

ELECCIONES 27M / El reportaje

PUERTO REAL

Habitantes: 39.006 / Electores: 30.711 /

Término municipal: 195,96 km2

Comarca: Bahía de Cádiz

ELECCIONES 2003

IU-CA: 48,2% (10) / PSOE: 26,03% (6) /

PA: 14% (3) / PP: 11,9% (2)

Abstención: 44,16%

ALCALDE

José Antonio Barroso (IU-CA).

EDUARDO DEL CAMPO

PUERTO REAL.— Estamos

los dos solos en un

pequeño recibidor del

Ayuntamiento viejo de

Puerto Real, pero José

Antonio Barroso, el veterano

y combativo alcalde

comunista de Izquierda

Unida, se está apasionando

tanto que ya habla a

voz en grito, como si en

lugar del periodista solitario

tuviera delante a decenas

de miles de lectores

en un mitin virtual. «Se olvidan

la Junta y el Gobierno

de que hace falta en la

Bahía de Cádiz una política

industrial, ¡que no la

haydesdelaépocadela

autarquía franquista, carajo!

Y por decir eso eres

convicto y confeso de facherío.

Pues yo no soy facha,

soy rojo de izquierdas,

y, como digo yo, marxista

leninista en paro».

Qué alcalde, Barroso.

Su entrega a Puerto Real

y a las causas solidarias

sólo es proporcional con

su desprecio al PSOE. Le

recuerdo que su principal

contrincante, la socialista

Ana Mosquera, le reprocha

que su «permanente

confrontación» con el

PSOE daña al pueblo. Barroso

se rebela. Su rival el

27-M no será Mosquera, a

la que no reconoce «entidad suficiente»,

sino su partido, que dice que

está deseando desde hace años arrebatarle

este estratégico municipio industrial.

Y del PSOE no admite «lecciones

de ética», dice exhumando

esa «memoria histórica no tan pretérita»

de los muertos de los GAL, la

corrupción, la «deuda condonada a

Chaves y Pizarro» y hasta el cheque

que Jesús Gil le pagó al partido para

construir en Marbella. «¿Qué es confrontación,

decir que Chaves y Zapatero

y antes González son responsables

de la pérdida de renta industrial?

¡Pero si es verdad! ¿Confrontación

qué es, tener una actitud bovina

y genuflexa? Pues yo no la tengo».

El alcalde y su rival siguen la típi-

«El alcalde se ha

agarrado al conflicto de

Delphi como una tabla

de salvación»

EL MUNDO, VIERNES 18 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

El ‘comandante’ Barroso

contra la ‘armada’ del PSOE

El veterano alcalde de IU en Puerto Real se enfrenta al enésimo

‘asalto’ socialista, en una campaña marcada por el cierre de Delphi

Un vecino pasa junto a un muro empapelado con carteles del candidato de IU y veterano alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso. / JOSÉ F. FERRER

E. DEL C.

PUERTO REAL.— El

conflicto de Delphi se

anuncia ya en los accesos

desde la autopista A-

4, donde los restos de las

últimasbarricadasmanchan

aún el asfalto. «RIP

4.000 puestos de trabajo»,

reza una ‘lápida’ a la

entrada de la factoría.

Un cuarto de los trabajadores

vive aquí. Tanto

hablar de Delphi y, antes,

de la crisis de los astilleros,quesehaquedado

grabado en el inconsciente

colectivo andaluz

la ecuación Puerto Real/Bahía

de Cádiz=conflicto

y ruina.

Sin embargo, por doquiersevenbarriosnuevos

de casas adosadas y

coches relucientes, y

junto a la fábrica agónica

de Delphi se yerge la

RIP por una fábrica,

adosados y votantes

mole de la de

y 27 años, una

Airbus, en cuya

con trabajo,

fachada

otra en el pa-

exhiben orgullosos

el estabilizador

ro. El marido

está en Dragazontal

horidos.

«Dios

del timón

quiera que no

que fa-

gane Barroso.

brican, como

Lleva demasiados

el tótem de

años.

una ceremonia

propicia-

Ana Mosquera. cambio», dice

Hace falta un

toria para conseguir

María. «Pero

encargos. ¿Cri-

sis? En un Tecnocasa de

mucha gente aquí cree

que más vale malo conocido...».

la Calle de la Plaza dicen

Andrés Sán-

que la gente sigue preguntando

por los adosados

de 300.000 euros.

Saleconlasbolsasdel

mercado María Losada,

madre de dos hijas de 23

chez, estudiante de segundo

de Bachillerato y

que aspira a estudiar

electricidadomecánica,

votará a sus 18 años por

primera vez. No sabe si a

Barroso o al PSOE. «Estuve

buscando trabajo

en verano y no encontré

nada. Para los jóvenes

haypocoocioaquí.Ypoco

empleo. Pero lo más

importante es encontrar

un buen trabajo, que el

cachondeoyavendrásolo».

Por la sombra vuelve

a casa Francisca, que

echa cuatro horas al día

de limpiadora y tiene

tres hijos. «Uno, que es

herrero, terminó de trabajar

en la cárcel Puerto

III y se fue a hacer otra

igual a Castellón, porque

no tiene para pagar

los 700 euros de la hipoteca

y llegar a fin de mes.

Hadejadoaquíalhijoya

la novia». Francisca votará

a Ana Mosquera

porque quiere que gobierne

una mujer.

no lleva gobernando 25 años seguidos.

Este antiguo militante clandestino

del Partido de los Trabajadores

de España (PTE) fue elegido en

1979, con 27 años recién cumplidos

(«el 14 de abril, efeméride de la II República»)

y gobernó hasta 1995,

cuando lo desplazó una alianza de

todos contra Barroso: PP, PSOE, PA

y ecologistas sumaron votos, y populares

y socialistas gobernaron hasta

1999 alternándose la Alcaldía.

«El experimento

les salió mal», recuerda,

porque ese año se proclamó

alcalde de nuevo, hasta

hoy. ¿Cambios? Para

cambios, dice, el que hace

falta «es en la Junta de

Andalucía».

Expone el bagaje de su

gestión: un crecimiento

urbanístico «ordenado»

con tres PGOU durante

su gestión (1979, 1993 y

el tramitado este año),

una ciudad que ha recuperado

el frente marítimo,

antes convertido en

trastero, con un paseo casi

diríase lujoso (está indignado

con el PSOE por

frustrarle su puerto náutico),

o más justicia social.

«Somos la población de

más de 20.000 habitantes

con menor índice de exclusión

social, por debajo

de la media nacional y

muy por debajo de la andaluza.

Cádiz, Chiclana o

Sanlúcar tienen el 15%, y

aquí no llega al 5%. Aquí

no hay marginalidad. Hacemos

política de integración

de manera que en

una misma zona convivan

rentas bajas, altas y

casi misérrimas». Dice

que la crisis no es de

PuertoRealsinodelaBahía

de Cádiz, y avisa de

que sus industrias no tienen «musculatura»

para absorber a los parados

de Delphi, por lo que reclama la «capitalización

pública» de la factoría,

«porque saldrá más barato subvencionar

la actividad que pagar los costes

sociales de un cierre». Sostiene

que Chaves «no tiene nada» y sólo

intenta ganar tiempo.

Lo acusaron de favorecer a un

hermano en la tramitación de una

obra en su casa, denuncia que ha negado

explicando que lo aprobaron

los técnicos ley en mano. Pasa a la

ofensiva. Cuenta que se crió (hijo de

un calafate de los astilleros) con cuatro

hermanos en un habitáculo «un

poco más grande que una plaza de

garaje», que se mudaron a otro piso

«Yo declaro patrimonio

cero. Los bolsillos, de

cristal. ¿Me van a dar

lecciones de ética?»

ca dialéctica de campaña: las cosas

buenas son obra propia y sus problemas,

del otro. Barroso culpa a la Junta

y al Gobierno de pasividad, de bloquear

iniciativas y de aprobar el Polígono

industrial Las Aletas «con cinco

años de retraso»; Mosquera acusa

al alcalde de lo mismo, y dice que la

comisaría de policía, el soterramiento,

el convenio con la Zona Franca

de Cádiz o el parque Entrevías son

proyectos que han surgido gracias a

su partido «desde la oposición».

Ana Mosquera tiene 48 años, es

técnica en administración y dio el

salto a la política hace ocho tras foguearse

como presidenta de la asociación

de vecinos de Matagorda.

«Los tres principales problemas de

Puerto Real son el empleo, la vivienda,

y el ocio y el desarrollo comercial»,

enumera. «No hay un solo cine

ni un centro comercial. Los vecinos

se quejan de que no sólo tienen que

ir a trabajar fuera, sino también a divertirse.

Lleva 25 años gobernando y

su estrategia es siempre depender de

una gran empresa, y eso es un problema

gordo cuando la empresa se

resiente, como ahora. Hay que diversificar

la economía. No hay un desarrollo

más allá de la ciudad dormitorio,

que es su modelo, con urbanizaciones

de unifamiliares que no tienen

equipamientos ni servicios. La

VPO es una bandera de Barroso, pero

del convenio 2003-2007 con la

Junta que preveía dos mil y pico viviendas

sólo se han construido un

tercio. Entiendo que Puerto Real no

levante cabeza, porque a las administraciones

que te van a ayudar tienes

que ir llamando a la puerta y no

abriéndola a patadas. Él se ha agarrado

al conflicto de Delphi como a

una tabla de salvación».

Añade que sus sondeos le dan mayoría

simple. IU tiene 10 concejales,

PSOE 6, PA 3 y PP 2. Si baja Barroso

y sube ella... Está convencida de que

el pueblo quiere «un cambio».

¿Cambio? El alcalde aclara que él

«que nos parecía de lujo» de 40 metros,

donde sigue su madre; que vive,

tras pasarle la pensión a sus dos hijas

de su primera mujer, «con cuarenta

mil duros y pico al mes», y que

habita «amancebado» con su nueva

pareja en el piso de ésta y su suegra.

«Yo declaro patrimonio cero». Otros

se han enriquecido con su cargo. Él

no, y lo proclama. «¿Me entiendes lo

que te digo?... Ahí va. Los bolsillos,

de cristal. ¿Éstos van a venir a darme

lecciones de ética?».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


34

ELECCIONES 27M / El reportaje

ALMUÑÉCAR

Habitantes: 22.030 / Electores: 18.126 /

Término municipal: 83,40 km2 Comarca:

Costa Tropical de Granada

ELECCIONES 2003

PA: 41,2% (10) / PP: 29,92% (7) / PSOE:

18,34% (4)

Abstención: 27,15%

ALCALDE

Juan Carlos Benavides (elegido por el PA,

que abandonó en 2006 para crear

Convergencia Andaluza).

EL MUNDO, SÁBADO 19 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

El PGOU de Benavides se vota

en ‘plebiscito’ en Almuñécar

El polémico alcalde de la capital turística de la Costa Tropical, ex

del PSOE y PA, busca sobrevivir a su pulso urbanístico con la Junta

EDUARDO DEL CAMPO

ALMUÑECAR.— «Porque

los hechos hablan».

Los carteles del controvertido

alcalde Juan Carlos

Benavides jalonan el

paseo marítimo de Almuñécar,

la capital turística

de la costa tropical de

Granada. Benavides es

un experto en campañas

y siglas, y las ha sobrevivido

a todas. Empezó en

el PSOE, se marchó luego

al Partido Andalucista y

en 2006, aduciendo que la

dirección de Sevilla no lo

apoyaba en su lucha contra

la Junta de Andalucía

para aprobar su cuestionada

revisión del Plan

General de Ordenación

Urbana (PGOU), que preveía

triplicar la superficie

urbanizable y pasar de

30.000 a 69.000 viviendas

en un horizonte «de 25-30

años», se marchó con sus

ediles y fundó su actual

Convergencia Andaluza.

«Porque los hechos hablan»,

insiste su eslogan,

que, como casi todos, se

presta a irónicas lecturas

dobles. Bajo los carteles,

en los parabrisas de los

coches, los militantes de Dos mujeres pasan junto a un cartel electoral del alcalde Juan Carlos Benavides y una pancarta de su ex partido, el PA, en Almuñécar. / EDUARDO DEL CAMPO

IU encabezados por el arqueólogo

Iván Sánchez

han dejado el tríptico de su contundente

suerte de plebiscito sobre su

de mayo, como teme éste, y avisa

yo acuso. «Para recuperar la PGOU, esa consulta popular que

de que el alcalde va a intentar

democracia es imprescindible sacar el Gobierno no le permitió celebrar

aprobar definitivamente su

a Benavides de la Alcaldía»; «este

personaje es un peligro»; «Convergencia

Andaluza sólo tiene un objetivo:

perpetuar en el poder a una persona

que ha sabido tejer una red de

intereses»; «si la situación no cambia,

Almuñécar se convertirá definitivamente

el año pasado y con el que él

intentaba legitimarse frente a las

acusaciones y resistencia de la

Junta, que calificó el plan de insostenible

amenazando veladamente

incluso con retirar al municipio

sus competencias urba-

PGOU en un pleno extraordinario

a pocos días de la cita con las

urnas (el último trámite antes de

enviarlo a la Consejería de Obras

Públicas para que lo ratifique o

rechace) como «baza electoral»

sorpresa. La popular garantiza

en Marbellécar: mafias en nísticas como a Marbella.

que, frente a lo que cree el

los órganos de poder, en la policía y El PSOE sostiene que si vuelve Rocío Palacios (PSOE). Juan L. González (PP). PSOE, el PP tampoco pactará

en los sectores empresariales, urbanismo

al margen de la ley»...

El tono ya da a entender que aquí

las elecciones no serán unas cualquiera.

Está en juego, dicen unos y

a ganar Benavides la Junta no

aprobará nunca el PGOU. Por eso

apuesta por recuperar el proyecto

que aprobaron en 2003 socialistas,

populares y los independientes del

muñécar, y que, si gobierna, su candidato

Juan Luis González respetará

la base pero hará modificaciones,

aunque no precisan cuáles.

con Benavides, que «está solo,

en una balsa de aceite a la deriva».

Rocío Palacios, 34 años, la parlamentaria

y firme opositora a la que

Benavides llamó «zorra» en un pleno,

otros (y hay siete candidaturas), el anejo de La Herradura (PILH), En su despacho, la edil del PP

llega a la sede socialista, en lo al-

futuro de la ciudad, encarnado en el cuando gobernaron en tripartito para

arrinconar al incombustible Benavides,

Maite Matías sostiene que el PGOU

de 1987 está agotado y que se tiene

to de Almuñécar, cargando con el

carrito de la compra donde lleva los

«Si la situación no

quien, tras ganar poco des-

que seguir construyendo para que DVD de sus propuestas (un palacio

pués, tiró a la basura ese plan para no se detenga la economía de «albañiles,

de congresos, acabar con la idea de

electricista o fontaneros, cu-

la marina seca, hacer el parque La

elaborar el suyo. Parece una paradoja

que el PSOE quiera recuperar ese yos salarios mantienen el comercio Sandovala, proteger la Vega) que ha

cambia, Almuñécar

se convertirá en

borrador pactado entonces con el local». Los populares aclaran que ya repartido puerta a puerta por la zona

del castillo.

PP, porque la dirección socialista se ha recortado la edificabilidad del

‘Marbellécar’», dice IU

expulsó a sus ediles de Almuñécar proyecto inicial para adecuarlo «sobradamente»

Ya sentada a la sombra, acusa a

PGOU (aún no ratificado por la Junta)

que aprobaron provisionalmente

en agosto de 2005 los 10 ediles de

Benavides y los 7 del PP, de los que

su antiguo líder, Andrés Palacios, se

transfugó luego para convertirse en

el edil número 11 que le hace falta al

alcalde para gobernar con mayoría

absoluta. Para Benavides y los defensores

de su proyecto urbanístico,

apoyado por promotores y constructores

y «85 de las 90 asociaciones locales»,

estas elecciones son una

liderados por Antonio Rebollo precisamente

por repartirse la Alcaldía

con los populares y defender que se

reeditara el pacto tras las elecciones

de 2003, en las que Benavides fue de

nuevo el más votado.

El PP está en una posición ambigua:

apoya el PGOU de Benavides

«en un ejercicio de responsabilidad»,

pero marca distancias con él resaltando

que no está de acuerdo con varios

aspectos, como la construcción

de un campo de golf en la vega del

río Verde, cubierta de cultivos subtropicales

y seña de identidad de Al-

a los parámetros de la

Ley de Ordenación Urbanística de

Andalucía (LOUA), como que no se

supere el 40% de aumento de la población,

pero que hay un bloqueo

que sólo ellos pueden resolver. «Nadie

de la Junta quiere sentarse a dialogar

con este hombre. Los únicos

interlocutores posibles somos nosotros,

porque el PSOE tiene cuatro

concejales y tendría que doblarlos

para gobernar», dice Maite Matías.

La edil niega que el PP haya pactado

ya bajo cuerda con el PSOE para

desbancar a Benavides tras el 27

Benavides y su «séquito» de haber

instaurado un ambiente de «miedo»

y «amenazas» contra los socialistas

por oponerse al PGOU («el presidente

de los constructores nos dijo

que los albañiles no nos iban a dejar

salir del pleno»), de negarle sistemáticamente

información, de vender el

10% de los aprovechamientos municipales

de los planes urbanísticos e

ingresar dinero por adelantado de

los promotores pese a que esos convenios

están impugnados, «un 5%

de 8 millones de euros» que luego ha

usado en obras con interés electoralista.

También lo acusa de separarse

ficticiamente de su esposa, la ex edil

Rosario González, como triquiñuela

para traspasarle a ella sus bienes y

que no lo embarguen por una condena

judicial por mala gestión de la

sociedad municipal Tropical Fruits

que le obliga a abonar 3 millones de

euros. «Hace un mes les hicieron

una foto a los dos bailando juntos en

una fiesta en Alhucemas», dice.

El alcalde no está en el

Ayuntamiento pero sí su

brazo derecho, portavoz

y concejal de Relaciones

Institucionales, Miguel

Ávila, que fue el primer

alcalde democrático en

1979 y ha realizado después

con Benavides la

misma singladura política,

desde «la extrema izquierda»

al PSOE, al andalucismo

del PA y al

nuevo invento de Convergencia

Andaluza.

—La candidata del

PSOE dice que son ustedes

un «gobierno de

tránsfugas».

—No somos tránsfugas.

Un tránsfuga es uno

que cambia de partido

para cambiar un gobierno,

y nosotros hemos

cambiado de partido pero

seguimos gobernando;

no se ha producido

ningún cambio. No gobiernan

las siglas, gobiernan

las personas, y

nosotros somos muy conocidos

en Almuñécar.

Ávila segura que PP y

PSOE tienen «firmado

ante notaría que van a

pactar», y no se cree los

desmentidos de ambos.

También descarta que la

Junta vaya a vetar el

PGOU si Benavides sale

elegido. El alcalde, dice,

sabe negociar «y es consciente de

que a lo mejor tiene que ceder». La

peor solución, afirma, es la contraria,

que gobiernen PSOE y/o PP,

porque entonces «este PGOU lo

mandarán al carajo, cogerán el de

2003 y habremos perdido el tiempo».

Repescamos lo que nos dijo Benavides

hace un año, cuando acusaba

al «régimen» de la Junta de hacer

una «campaña tendenciosa» contra

él para compararlo con Marbella:

«Pretenden transmitir a la opinión

pública que el PGOU es una acumulación

de ladrillos y cemento, y es

falso. Primamos la calidad sobre la

cantidad. La densidad de viviendas

por hectárea es de 17, cuatro veces

«El tránsfuga cambia de

partido para cambiar el

gobierno; nosotros

seguimos gobernando»

menos de lo que permite la ley. Es

un modelo totalmente sostenible y

respetuoso con el medio ambiente».

Sus críticos, como los regantes o

los ecologistas, han recordado otro

dato para desmentir la necesidad de

seguir construyendo: de las 24.915

viviendas familiares registradas en

2001 en Almuñécar, el 71%, 17.659,

eran segundas residencias. «Porque

los hechos hablan», dice el eslogan

del alcalde. Si el pueblo le cree, habrá

Benavides cuatro años más.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


36

EL MUNDO, MIÉRCOLES 23 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

ELECCIONES 27M / El reportaje

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

MOTRIL

Cada voto cuenta en la segunda ciudad de Granada. Hace cuatro años, el socialista Pedro Álvarez ganó al

‘popular’ Carlos Rojas por sólo 34 votos, pero, igualados en ediles, el PP acabó gobernando un tripartido,

hasta que una moción de censura aupó al PSOE. La votación se presenta otra vez igual de reñida.

Vuelve la hora del puzle motrileño

MOTRIL

56.605 habitantes / Censo: 43.486 /

Término municipal: 109 km2 /

Comarca: Costa Tropical de Granada

ELECCIONES 2003

PSOE: 33,76% (9) / PP: 33,62% (9) /

IU: 10,29% (2) / GRITO: 7,32% (2) / PA:

7,23% (2) / ADMI: 5,2% (1)

Abstención: 38,58%

ALCALDE

Pedro Álvarez (PSOE), desde la moción

de censura con apoyo de Grito e IU que

desbancó a Carlos Rojas (PP)

E. DEL C.

TORRENUEVA.— Se llama

Vicente Morales, es

profesor de instituto de

lengua y francés y hace

tres años tuvo una patrulla

delaPolicíaNacionalenla

puerta de su chalecito en

el anejo motrileño de Torrenueva

porque lo amenazaban

de muerte por teléfono

por haber dado su

voto decisivo a la moción

de censura que desbancó

al PP de Carlos Rojas y dio

la Alcaldía al socialista Pedro

Álvarez. «Dejaron grabado

un mensaje, ‘te va a

pasar como al abuelo de

Juan Carlos’, el edil del

ADMI, al que fusilaron en

Los trabajadores municipales Ricardo Pino, Antonio Diéguez e Ignacio Jiménez, en el Ayuntamiento de Motril. / EDUARDO DEL CAMPO

«La moción de censura

vino bien: el PSOE la

presentó porque podía

hacer cosas, y se ha visto»

EDUARDO DEL CAMPO

MOTRIL.— La democracia, a veces,

es un puzle emocionante. Sólo 34

votos de ventaja le sacó en 2003 el

alcalde socialista Pedro Álvarez en

Motril a su contrincante del PP,

Carlos Rojas: la diferencia fue tan

exigua que quedaron igualados en

concejales, nueve, y el popular se

aupó a la Alcaldía aliándose con el

PA y los independientes del anejo

de Torrenueva, de siglas que dicen

aquí estoy yo: GRITO, coaligado

con el PDD Carchuna. Poco le duró

la alegría al PP, porque al año uno

de los dos concejales del GRITO

pactó con IU y PSOE una moción

de censura que dio la Alcaldía a Pedro

Álvarez. Cada sufragio será decisivo

el 27 de mayo para inclinar la

balanza a derecha o izquierda.

Votos como los de los empleados

municipales que a la hora de la siesta

se afanan en pasar el plumero y

poner orden en el Ayuntamiento

vacío donde entrará en breve un

nuevo gobierno. El periodista les pide

su opinión y se monta un debate

entre Antonio Diéguez (32 años,

mantenimiento), Ignacio Jiménez

(62, mantenimiento) y Ricardo Pino

(53, limpieza), que se declaran de

izquierdas aunque más partidarios

de las personas que las siglas.

Ricardo.—La abstención beneficiaalPPyperjudicaalaizquierda.

Los del PP votan siempre.

Ignacio.—Mira la otra vez. ¡Por

34 votos! Hubo mucha abstención.

Periodista.—¿Está muy cara la

vivienda en Motril?

Antonio.—Aquí es un problema.

Ignacio.—Un piso de 80 metros

te sale por 35 millones [de pesetas].

Antonio.—Más caro que en Granada,

donde vivo yo. Una casa te

sale allí más barata.

Ricardo.—Estamos bastante endeudados.

Periodista.—¿Y las comunicaciones?

Hay atascos para entrar.

Motril es una de las ciudades andaluzas

más grandes a donde aún no

se llega en autovía [están construyendo

la que conduce a Granada y

el tramo litoral de la A-7 que lleva a

Málaga y Almería].

Ignacio.—Se está arreglando el

interior del casco urbano, pero era

más importante empezar por la circunvalación,

para dar fluidez.

la guerra, no sé en qué

bando», recuerda Virtudes

Quintana, la esposa de

Morales y secretaria de la

coalición GRITO-PDD, siglas

de la Agrupación Independiente

por la Autonomía

Municipal de Torrenueva

y del Partido Democrático

para el Desarrollo

de Carchuna y

Calahonda, otros dos anejos

del municipio.

No olvida el mal trago

de aquellos días en que su

marido, respaldado por su

Una llave de gobierno

llamada GRITO

Antonio.—Entrar en Motril es

un caos. Vengo cada día de Granada

y en agosto a la una de la tarde

tienes la cola en Vélez. Lo más gordo

que hace falta son la autovía y la

circunvalación, porque esto está

tercermundista. Pero está previsto

que estén ya para 2009.

Ignacio.—2010. Si hubieran hecho

antes el anillo... El que viene de

Torrenueva no puede entrar, está

todo de obras.

Periodista.—¿Y la economía?

Ricardo.—Aquí la gente se gasta

eldinero.Enelcentronohayunlocal

vacío. Hay muchos invernaderos.

Han hecho un puerto nuevo

prácticamente. Y la fábrica de papel.

De envasado de frutas hay lo

menos ocho o diez que exportan.

Ignacio.—Industria no tenemos

ninguna. La refinería de aceite cerró,

la azucarera cerró.

Antonio.—El turismo lo están

empezando a explotar también.

Ricardo.—En playa Granada están

construyendo.

Ignacio.—Han parado las obras

de Osuna. Hay cantidad de pisos

sin vender.

Periodista.—¿Y se hace VPO?

Ignacio.—Muy poca.

Ricardo.—Sí, están vendiendo.

Ignacio.—Un trabajador cómo

va a comprar un piso de 30 millones.

Se muere el tío y siguen hipotecados

los hijos.

Periodista.—¿Cómo cayó la moción

de censura?

Ricardo.—Les molestó a los que

son de derechas.

Antonio.—La moción de censura

vino bien. El PSOE la presentó porque

podía hacer cosas, y se ha visto.

Ignacio.—La moción le molestó

incluso a gente del PSOE.

Ricardo.—Qué va, hombre.

Ignacio.—Que te digo yo que sí.

Ricardo.—No digas tonterías [en

tono amistoso]. Lo único que hicieron

en 16 meses fue la fuente en La

Bota y terminar la calle Catalanes.

partido pero en oposición

al otro edil de la coalición

en el Ayuntamiento de

Motril, Francisco Villoslada,

dio un giro de 180 grados

a su llave de gobierno

y trocó el tripartido PP-

GRITO-PA en PSOE-GRI-

TO-IU, con ellos de bisagra

siempre en medio.

«Sufrimos de todo, desde

amenazasdemuerteapintadasenlapuertadecasao

carteles en el muro del colegio

de mis hijos. ‘Judas,

traidor, hijo de tal...’. Usaron

técnicas neofascistas.

Lamadredeunaconcejala

del PP nos dijo, ‘que tenéis

hijos’, como diciendo ‘tened

cuidado? Atacaban

los más bajos instintos. Dijeron

que habíamos recibido

dinero, favores urbanísticos,

porque coincidió

que estaba haciendo obras

en mi casa. Iba al cajero

automático y pensaba,

¿mira que si alguien me ve

y se cree que es verdad?».

Explica que se sumaron

a la moción hartos de verse

apartados por el PP, y

que se alegran del cambio

porque, aliados con un

PSOE en sintonía con la

Junta y el Gobierno, han

aumentado las obras en

los anejos, donde cunde la

histórica sensación de que

Motril los tiene abandonados.

Quieren repetir. «Nos

gustaría ser la llave de gobierno.

La razón te dice

que tienes que gobernar

con quien te dé más». Una

clave del éxito del GRITO:

«Ha surgido desde los vecinos,ynotenemosqueestar

sometidos a la disciplina

de un partido que nos

digadesdeelquintocarajo

qué debemos hacer».

El TSJA investiga

el despido de un

trabajador por

coacciones al voto

BARBARA ALCALDE

GRANADA.— La Fiscalía del Tribunal

Superior de Justicia de Andalucía

(TSJA) trata de determinar

si un trabajador del Ayuntamiento

granadino de Molvízar, que responde

a las iniciales de C.J., fue

despedido por negarse a votar por

correo para que su jefe directo, el

alcalde, pudiera comprobar que

votaba al PP. El ex empleado municipal

denunció, en declaraciones a

la Cadena Ser, que su despido se

produjo sólo dos días después de

que le comunicara a uno de sus superiores

que votaría en las elecciones

de forma presencial.

La emisora difundió ayer una

conversación entre ambos en la

que el trabajador expresa su deseo

de «votar al que he votado siempre».

Cuando el empleado despedido

sugiere que acudirá a votar en

las urnas, su jefe, que responde a

las iniciales F.A., le comunica que

«eso va a trascender (…). El voto

[en las urnas] va cerrado y nadie

tiene un escáner y nadie sabe lo

que vota uno. Te lo pregunto por el

mosqueo que tienen todos (...). Por

eso te digo que cada uno con sus

consecuencias».

«Ya está, Carlos, tú mismo, yo te

lo digo de confianza», concluye la

conversación aportada por el empleado,

que se encuentra ya en los

juzgados. La Fiscalía solicitó ayer a

la emisora la grabación, mientras

el PP ha abierto una investigación

interna para depurar responsabilidades.

El número dos del Partido Popular

de Granada, Antonio Ayllón, subrayó

ayer que los hechos ya están en

manos del Ministerio Público, «que

realizará las investigaciones que

considere oportunas», mientras que,

desde el PP, «todavía es pronto para

que nos pronunciemos al respecto,

puesto que estamos detrás de las

pruebas que confirmen o desmientan

lo denunciado».

Dudas sobre la grabación

El PP quiere averiguar si el alcalde

popular del municipio granadino,

Francisco García, pudo incurir en

un despido improcedente. Con el

regidor se puso ayer en contacto el

portavoz de los populares, Antonio

Granados, quien tras la conversación

indicó que «lo único que tienen

es una grabación que tienen

que ver si es real, quién la ha hecho

y si está manipulada o no».

Por su parte, el secretario general

del PSOE de Granada, Francisco

Álvarez de la Chica, conside

que las pruebas «son tan evidentes

que la Justicia tiene que actuar sin

que nadie se lo pida», y exigió al PP

la apertura de una investigación y

que suspenda a todos los responsables

implicados en lo ocurrido.

Según Álvarez De la Chica, la

Fiscalía debería investigar también

–con motivo de las elecciones en el

municipio– la llegada de tarjetas

censales de ciudadanos rumanos

que han sido asignados en domicilios

en los que no viven. En las últimas

elecciones municipales, el PP

obtuvo seis concejales en Molvízar

–un pueblo de la costa de Granada

que roza los 3.000 habitantes–,

frente a los cinco del PSOE.


36

EL MUNDO, VIERNES 25 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

ELECCIONES 27M / El reportaje

LINARES

Habitantes: 60.622 / Electores: 48.379

/ Término municipal: 197,92 km2

Comarca: Campiña del Norte de Jaén

ELECCIONES 2003

PSOE: 56,11% (15) / PP: 25,86% (7) / IU:

9,34% (2) / PA: 5,77% (1)

Abstención: 36,67%

ALCALDE

Juan Fernández (PSOE)

EDUARDO DEL CAMPO

LINARES.— ¿Por dónde se va al

Ayuntamiento? El buen hombre, vestido

con traje azul de mecánico, deja

la vieja moto Derbi embarrada que

está arreglando e indica, por allí, a la

derecha, arriba del todo. Hablamos

un rato sobre Linares, su ciudad, la

segunda en población de Jaén, la que

siempre llevó adosada a su nombre el

de la fábrica de coches Santana y

ahora es más conocida en el norte de

la provincia por tener un Corte Inglés

que es como un faro comercial en

medio de esta campiña de olivos y

minas abandonadas.

Prefiere no decir su nombre, y así,

en su anonimato, hasta resulta arquetípico

de una clase de hombre

que abunda en la ciudad, como en

tantas otras: la del prejubilado, la de

los que se quedaron atrás, inútiles. 53

años que parecen más, una enfermedad

de columna y una pensión de 500

euros.

«Y con eso no se puede comer. Mi

mujer y mis dos hijas, de 20 y 25

años, llevan un chorro de años en paro

y nunca las llaman para trabajar.

Yo tengo que salir a buscar espárragos,

a quitar cuatro ramas...». Hay

dos Linares en Linares como hay dos

ciudades, por lo menos, en cualquier

ciudad española. Una, la del boom

económico; otra, la de los que no tienen

recursos para subirse al tren, como

este hombre.

De Linares se habló mucho hace

seis años, cuando la última crisis de

Santana Motor que llevó a la reconversión

con el apoyo financiero de la

Junta. De los miles de trabajadores

que había hace décadas ahora queda

medio millar en varias empresas

nuevas, ocupados en montar vagones

para el metro de Sevilla con CAF

o aerogeneradores para Gamesa. Para

el PP representan apenas un residuo

industrial; para el PSOE, el germen

de un renacer diversificado.

Pero lo que llama ahora la atención

de Linares no son los desaparecidos

Land Rover o Suzuki sino el

florecimiento de franquicias y tiendas

en el centro, que revelan que la

ciudad, en un tiempo minera y luego

industrial, revive hoy como el gran

bazar comercial del norte de Jaén.

El PP denuncia que hay

un edil a sueldo de la

firmadelimpiezaalaque

votó ampliar el contrato

Linares, de Santana

a El Corte Inglés

El PSOE aspira a renovar la mayoría absoluta en la segunda ciudad

de Jaén, que vive un ‘boom’ comercial tildado de ‘ficticio’ por el PP

El alcalde de Linares y candidato del PSOE, Juan Fernández, en un acto electoral con vecinos del barrio de La Zarzuela. / E. DEL C.

El candidato a la Alcaldía linarense por el PP, Antonio Martínez, en la sede de su partido. / E. DEL C.

«Que no cerró Santana y

se murió Linares, ¡hemos

crecido diez veces más!»,

dice un militante del PSOE

Se plantó el Corte Inglés en 2003 enfrente

del Ayuntamiento, y luego llegaron

a su rebufo los demás, desde

Zara a Vital Dent. La ciudad fea de

los ladrillos obreros se ha engastado

el brillo de los escaparates donde

venden ropa de Victorio y Luchino.

En la calle Isaac Peral, en ese centro

renacido, está la sede del PP. «Es

familia... Es protección... Es Antonio

Martínez». Martínez, un profesor de

química de instituto en excedencia y

abogado, intentará el imposible de

arrebatarle la mayoría absoluta al alcalde

socialista, Juan Fernández,

que ganó la Alcaldía (con mayoría

simple) en 1999 tras una legislatura

de gobierno en minoría del PP y cuatro

años más tarde logró un resultado

abrumador, 15 concejales frente a

los 10 en total de la oposición.

La concejala Montse Prieto, que

trabajaba en una agencia de viajes,

intenta pinchar el globo. «Es todo un

poco ficticio. Se está haciendo una

ciudad de servicios y no tenemos industrias.

Las tiendas son todas franquicias,

y el dinero no se queda aquí.

Los contratos son basura. El comercio

tradicional se está viendo muy

afectado. Somos la segunda ciudad

de este tamaño con más paro de España

[el 8-9 por ciento]. Santana está

desmantelada como tal. El polígono

Los Jarales es todo menos un polígono.

El único centro universitario que

queda es la Escuela de Minas». Propone

el PP facilitar más suelo a empresas

y promover un campus tecnológico.

Se queja de que, con mayoría

absoluta, el alcalde, al que tienen

procesado por «vulneración de derechos»,

se cree «un dios».

Otro concejal, Isaac Chamorro, joyero,

suma críticas. «El 16% de la

gente entre 50 y 55 años está prejubilada.

No tenemos tejido industrial,

tenemos humo». Menciona como supuestos

casos fallidos la reconversión

de la azucarera en planta de biodiésel

(«donde había más de 200 empleados

ahora son 32») y el Parque

de la Madera. «Aquí tardan un año y

medio en dar licencia de apertura de

una nave, y en Bailén dos meses». Y

afirma que cuando en Jaén «abra en

noviembre un Corte Inglés de categoría

A, y no B como el de Linares»,

el público preferirá ir a la capital. «¿Y

qué pasará entonces?».

Isaac y el candidato Martínez

cuentan el último supuesto escándalo

municipal: el caso del teniente de

alcalde Luis Moya, que está contratado

con categoría de peón por la empresa

privada Urbaser, la contrata de

la limpieza de Linares, y que, sin declarar

ese vínculo, votó en pleno a favor

de la millonaria ampliación del

contrato a la empresa que le sustenta.

El gerente, Francisco de Dios, es

también edil de gobierno.

Se queja el PP de que no hay aparcamientos

y los atascos son insufribles,

pero junto a la plaza de toros

donde Islero cogió a Manolete están

construyendo uno. En la puerta de la

estación de autobuses está Antonio

Martín, un soldador jubilado de Santana

y ahora fiel activista de la campaña

del PSOE. Espera que llegue su

mujer, María de la Salud Pacheco,

que va en el puesto 21 de la lista, para

ir juntos al acto con el alcalde en el

barrio de La Zarzuela. En la espera,

habla maravillas de Juan Fernández.

«Está creciendo esto que ni te puedes

imaginar. Hay 3.000 censados

nuevos. Hay comercios, el Corte Inglés,

tres Mercadona, un Alcampo,

varios aparcamientos, el cinturón

Norte-Este... ¡Lo que está haciendo

con el pueblo! Que no es que se cerró

Santana y se murió Linares, ¡que hemos

crecido diez veces más!».

¿Y en qué periódico trabajas? Parece

que se le mienta la bicha cuando

sale a relucir EL MUNDO. Pero hace

un esfuerzo por ser hospitalario

con el enemigo ymeinvitaallevarme

al acto electoral en su coche, y la

amable María de la Salud, que ya ha

llegado con las maletas, cede el sitio

delantero. Llegamos a La Zarzuela,

que resulta ser una de las zonas más

deprimidas de Linares, en los antípodas

de los escaparates del centro.

Militantes, ediles y el alcalde departen

con algunos vecinos a los que

dan DVD de propaganda.

Pilar Parra, delegada municipal

de Educación, explica algunos proyectos

futuros, como el Campus

Científico Tecnológico que planea

crear la Junta y para el que el Ayuntamiento

firmó el 29 de abril la cesión

de 100.000 metros de suelo, o

«que vuelva el tren a Linares, para

sacar los tranvías que se fabrican en

Santana y crear un apeadero».

Juan Fernández glosa su gestión.

«Estamos diversificando la economía.

Básicamente somos industrales,

pero queremos ser también comerciales,

logísticos, universitarios,

turísticos...». Menciona el puerto seco,

el centro intermodal, la fábrica

de biodiésel: la panoplia del futuro.

Y niega que el auge de las franquicias

haya perjudicado a los comercios

de toda la vida: más bien han

hecho un negocio, dice, alquilando

sus locales a las grandes marcas.

Afirma que «el gran logro» es que

«en una década» la decadencia de

Linares se ha trocado en dinamismo.

En el acto del parque está también

Luis Moya, el edil señalado por el PP.

El concejal se defiende tranquilo: dice

que, como no tiene un sueldo fijo

en el Ayuntamiento, tiene que ganarse

la vida, pero que trabaja de verdad

en Urbaser, no de mentirijillas como

cobro de un favor, y que cuando votó

a favor de ampliar el contrato de la

empresa que lo emplea no creía que

estuviera incurriendo en una incompatibilidad.

«Si creen que hay algo

ilegal, que lo denuncien».

Estas denuncias políticas quedan

lejos de la dura vida de las mujeres

que posan con el alcalde. Madres

solteras, sin cualificación, habitantes

de barrio estigmatizado, gitanas

algunas... Arrastran todas las cadenas

que les impiden subirse al tren

del progreso de Linares.

Tras la foto, se quejan al periodista

de que en el Ayuntamiento las

ayudan poco. «¿Tú conoces al alcalde?

Pues dile que me coloque, anda...»,

dice Antonia Morales, 33

años y «quince sin trabajar». Lo

mismo reclaman Juani Sánchez, de

22 años y con un crío de 5 «que pide

de comer todos los días», y Rosario

Morales, y Encarnación Estrella

(madre de cuatro hijos, uno en la

cárcel), y otra señora que insiste:

«Apunta a mi hijo, Juan Antonio

Cantero Morales, para poner bordillos,

para lo que sea...».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, DOMINGO 27 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

41

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Andalucía y Campania,

la región italiana de la que es capital

la extraordinaria ciudad de Nápoles,

tienen tantas cosas en común, mejores

y peores, que llegan a parecer

hermanas: su situación geográfica,

al sur de Europa y bañadas por el

Mediterráneo; la cultura barroca y el

denso patrimonio histórico; la condición

(hasta la reciente ampliación al

Este) de furgón de cola de la Unión

Europea; la delincuencia intrincada

con el urbanismo y la política, llámeseallíCamorrayaquícomosequiera;

el antiguo alto índice de paro que

en los últimos años ha dado paso a la

bonanza económica; los grandes

proyectos de transporte; la emigración

que se trocó en inmigración; el

amoralacalle,alafiestayalavida.

Antonio Bassolino, 60 años, fue el

histórico alcalde de Nápoles que en

los 90 lideró (su rival en las elecciones

fue Alessandra Mussolini) el resurgir

de la capital del Mezzogiorno

(con medidas entonces tan revolucionarias

como reconquistar para los

peatones las plazas convertidas en

aparcamientos salvajes) y el hombre

que representó a su formación, el antiguo

Partido Comunista Italiano reconvertido

en Partido Democrático

de la Izquierda (miembro de la coalición

gobernante en Italia, el Olivo)

«LaMafianonacedelapobreza

sino de un desarrollo desviado»

Antonio Bassolino, presidente de Campania y ex alcalde de Nápoles,

defiende la participación cívica como antídoto contra la corrupción

arte contemporáneo, como el del

museo Madre. Dedicamos el 3% del

PIB a la investigación científica, un

poco más que la media europea y

tres veces más que la italiana».

Pero de lo que se siente más orgulloso

es del sistema integrado del

transporte metropolitano de Nápoles,

uno de los más variopintos del

mundo. En esta ciudad escarpada

entraron en servicio, recuerda, los

primeros funiculares de Europa, que

siguen en activo, modernizados, junto

a ascensores, metros, trenes de

cercanías, tranvías, autobuses convencionales

y de tendido eléctrico,

escaleras mecánicas y barcos que comunican

con las islas vecinas de Capri,

Ischia o Procida. Una ciudad de

la que pueden aprender Sevilla, Málaga

y Granada, donde se construye

el metro o está en proyecto hacerlo.

Bassolino habla entusiasmado de

que antes de final de año estará terminada

(diseñada por Zaha Hadid)

la estación para el tren de alta velocidad

que une Nápoles a Roma, rebajando

a una hora la distancia con la

capital. La movilidad es clave en el

progreso urbano, insiste: también

para reducir las diferencias sociales.

«En el Vomero [zona burguesa en lo

alto de la ciudad] aparecen muchachos

de la parte baja que llegan allí

en unos minutos. Eso produce roces,

«Nos interesa que haya

muchos ojos que nos

miren. Eso reduce el

riesgo de corrupción»

El presidente de la región italiana de Campania y ex alcalde de Nápoles, Antonio Bassolino, hace unos días en Sevilla. / FERNANDO RUSO

«Hemos aprendido a usar

mejor los fondos europeos;

apostamos por el tren, la

ciencia y la cultura»

en la investigación de las comisiones

ilegales conocida como caso Tangentopoli.

Ahora, desde 2000, preside

la región de Campania, como Manuel

Chaves en Andalucía.

Ser político en Nápoles tiene más

mérito que ser corresponsal de guerra.

«Sí, pero es también mucho más

bello», responde optimista Bassolino,

que ha asistido en la capital andaluza

al ciclo dedicado a la cultura

napolitana por la Fundación Tres

Culturas y el Instituto de la Cultura y

las Artes de Sevilla. Nápoles es mucho

más que la Camorra, pero ésta

también existe, y se perpetúa como

una hidra. «Es una lucha de largo recorrido»,

dice. ¿Pero se puede ganar?

«Sí. El juez Giovanni Falcone, asesinado

por la Mafia, decía una cosa

muybella:laMafiaylaCamorrason

un fenómeno histórico, no eterno;

con un principio y un fin. Y ese fin se

avecina. Depende de las administraciones,

de los ciudadanos y de un desarrollo

adecuado y democrático basado

en la participación cívica. No es

verdad que la Camorra y la Mafia

nazcan de la pobreza. Es un mito.

Nacen de un desarrollo desviado, poco

transparente. Tiene que intervenir

todo el Estado: el gobierno, los

ayuntamientos, las autonomías, los

ciudadanos, las empresas: cuanto

más se unen, más contribuyen a

crear un desarrollo transparente».

Cuando se le recuerda que en España

(empezando por Marbella) han

detenido a varios alcaldes, dice que

el mejor antídoto es que los ciudadanos

se impliquen en la fiscalización

de la vida pública: «Nos interesa que

haya muchos ojos que nos miren; los

nuestros solos no bastan. Eso reduce

el riesgo de corrupción».

La siniestralidad une también a

Campania con Andalucía. Explica

que las constructoras controladas

por los mafiosos hacen las ofertas de

obra pública más baratas, a costa de

rebajar la seguridad de los obreros.

«Es algo indigno de un país civilizado

esta mortalidad cotidiana».

Frente a estas lacras, subraya los

grandes avances de Nápoles y su región,

paralelos a los del sur de España.

«Campania [como Andalucía] es

todavía objetivo uno de los Fondos

Estructurales Europeos. Pero hemos

aprendido a utilizarlos mejor que antes.

Una parte muy importante la invertimos

en infraestructuras, como

en la ampliación del metro de Nápoles,

que se prevé terminar en 2011 y

es la segunda mayor obra pública de

Italia en la actualidad junto a la alta

velocidad. Hemos hecho una apuesta

estratégica por el transporte ferroviario,

por el conocimiento (innovación,

sistema universitario) y por la

cultura: el patrimonio histórico y el

pero forma parte del proceso para

que todas las ciudades que hay en la

ciudad se encuentren; deben habituarse

a dialogar, a construir juntas».

Ha iniciado conversaciones con el

delegado municipal de Cultura de

Sevilla, Juan Carlos Marset (antiguo

vecino de Nápoles), para promover

la creación de un vuelo regular entre

ambas ciudades (donde, qué curioso,

Maradona vivió su clímax y su ocaso

como futbolista). Al viajero le espera

allí un paraíso. Nápoles, su golfo, el

volcán Vesubio, Pompeya, las islas,

Sorrento, Amalfi, Positano... «Es la

costa más bella del mundo», dice.

Por una vez, un político no exagera.


EL MUNDO, LUNES 28 DE MAYO DE 2007

ANDALUCÍA

35

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

ELECCIONES 27M / Las reacciones

PARTIDO POPULAR

Arenas: «Nuestro

triunfo abre un

nuevo tiempo para

Andalucía y España»

Elder de la oposición presume de haber ganado

en todas las capitales y de crecer en el mundo rural

MANUEL BECERRO PÉREZ

SEVILLA.— La euforia se fue desatando

ayer en la calle San Fernando

de Sevilla conforme avanzaba el escrutinio.

El presidente del Partido

Popular de Andalucía, Javier Arenas,

retrasó su comparecencia ante

los medios de comunicación hasta

contar prácticamente con el cien

por cien del escrutinio de los votos,

para poder proclamar a los cuatro

vientos que el «triunfo» del PP en

las ocho capitales de provincia,

donde los populares han sido la

fuerza más votada, «abre un tiempo

nuevo para Andalucía y España».

Arenas, que compareció ante la

prensa junto al candidato del PP a

la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio

Zoido, desde un balcón de la fachada

principal de la sede del PP en la

capital andaluza, donde se congregaron

decenas de militantes y ciudadanos,

expresó, en primer lugar,

que más que nunca se sienten

«profundamente orgullosos de lo

que ha sido capaz de conseguir el

Partido Popular de Sevilla, el equipo

de Juan Ignacio y el propio Juan

Ignacio».

Elder de la oposición andaluza

subrayó que, aunque Zoido se empeñe

en compartir su «triunfo» con

todo el mundo, las elecciones las

«ha ganado» el candidato. Igualmente,

valoró el trabajo que han

venido realizando durante los últimos

meses los responsables hispalenses

del partido, que ha tenido

como consecuencia «el mejor resultado

de la Historia» del centro

derecha en la capital andaluza, pese

a los malos augurios de otros

que hablaban de si era «más o menos

conocido» el hombre que más

votos ha recibido de los ciudadanos

sevillanos.

Estandarte marbellí

El presidente del PP, Javier Arenas, abrazado a su candidato en Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ayer tras acudir a votar. / JESÚS MORÓN

De igual manera, Arenas resaltó la

«amplísima mayoría» que el Partido

Popular ha sacado en Marbella,

algo que ha ocurrido porque todo

el «mundo sabía que el modelo urbanístico

permitido por el PSOE»

era el de esa ciudad, azotada por la

corrupción en los últimos años. Pese

a que los socialistas han quemado

todas las naves con la candidatura

de Paulino Plata, hora, según

apuntó, los populares, con la candidata

a la Alcaldía de la ciudad, Ángeles

Muñoz, a la cabeza, cuentan

con una «amplísima mayoría para

gobernar».

Pese a que el PSOE ha centrado

su programa electoral a nivel andaluz

en la lucha contra el urbanismo

salvaje y en la apuesta por la sostenibilidad,

la victoria marbellí carga

de moral a su principal oponente.

Arenas lo proclamaba ayer abiertamente:

«Marbella ha estado azotada

por esta lacra durante años, y

sus ciudadanos nos han encargado

que llevemos el estandarte de la lucha

contra la corrupción».

Elder del PP andaluz agregó

que, con la jornada del 27-M, sin

duda, se ha producido una «buena

noticia para el Partido Popular»,

sobre todo, porque desde que empezó

la campaña de las elecciones

municipales, el PSOE dijo que su

objetivo «era cambiar las mayorías

y la tendencia en las capitales».

Sin embargo, y gracias a la «victoria»

tanto de Juan Ignacio Zoido

en Sevilla como de José Antonio

Nieto en Córdoba –otro de los resultados

de los que presumían

ayer con alegría el PP andaluz–,

«hemos ganado en las ocho capitales

de Andalucía».

Crecimiento rural

Las «buenas noticias» en este día,

según dijo Arenas, se completarían

con la constatación de que el

PP ha tenido un «crecimiento muy

importante en muchos municipios»

de Andalucía, sobre todo, en

núcleos rurales, que han dejado de

ser «una asignatura pendiente» para

el partido porque ha habido crecimientos

«espectaculares». Acabar

con la hegemonía de los socialistas

en el mundo agrario es la

gran obsesión del máximo responsable

de los populares a nivel regional,

y no lo oculta.

Arenas dio las gracias a todos

los andaluces que han dado su confianza

al PP y que han acudido a

las urnas, sobre todo, en Sevilla,

donde han reclamado un «alcalde

para todos los ciudadanos, centrado

en el futuro y sin sectarismo ni

dogmatismo».

Para Javier Arenas, todos los

miembros de su partido han realizado

un trabajo «ejemplar» y hoy,

más que nunca, se pueden sentir

«orgullosos» de pertenecer al PP,

formación que, según apuntó, es la

que cuenta con más militantes en

la comunidad autónoma. «Desde la

cabeza y el corazón, gracias, y a

trabajar todos los días por los andaluces

y españoles», dijo Arenas,

que concluyó afirmando que la

«gran noticia» ha sido que el PP, a

nivel de España, «ha ganado» las

elecciones.

IZQUIERDA UNIDA

EDUUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Pierde votos pero gana

influencia. Izquierda Unida

Los Verdes-Convocatoria por Andalucía

(IULV-CA) retendrá la Alcaldía

de Córdoba, la única capital

española que gobierna, y Rosa

Aguilar será de nuevo regidora,

pero, al contrario que en 2003,

cuando fue con 13 ediles la fuerza

más votada, el descenso de concejales

experimentado ayer, que la

coloca con 11 por detrás de los 14

del PP (el partido más votado) la

obligará a pactar con el PSOE (4

ediles) para seguir empuñando el

bastón de mando.

A cambio del apoyo del PSOE

en Córdoba, IU será decisiva para

que los socialistas gobiernen en

Sevilla (reeditando el actual pacto

de gobierno en una ciudad donde

mantienen los 3 ediles) y en Jaén,

donde la suma de ambos (12-2)

desbanca al PP (13). De manera

que IU podría tener responsabilidades

de gobierno en tres capitales

andaluzas. E incluso en una

cuarta, en Almería, si su edil formara

un tripartito con los 11 del

PSOE y los dos de los ex populares

del GIAL frente a los 13 del

PP.

Leve descenso de votos y concejales,

pero aumento de su influencia

IU retendrá por los pelos Córdoba pero será decisiva para gobernar Sevilla

El coordinador de IU, Diego Valderas, votando ayer en Bollullos del Condado. /EFE

El coordinador regional de IU,

Diego Valderas, aludió anoche a

ese papel de bisagra para destacar

que «se le ha dado una mayor

responsabilidad a IU en el conjunto

de Andalucía». «ahora más

determinante que en las anteriores

elecciones, lo que nos permite

decir que hemos subido, especialmente

en la calidad de la representación»,

dijo.

Sin embargo, en términos absolutos

(con el 98,42% del voto

escrutado) la coalición ha registrado

un leve descenso respecto a

2003, pasando de 1.090 a 1.081

concejales (el objetivo era superar

los 1.100). IU pierde alrededor

de 30.000 votos en Andalucía,

aunque ayer la participación fue

cuatro puntos menor que hace

cuatro años.

El secretario de política institucional,

José Luis Centella, expresó

su «moderada satisfacción»

porque IU «mantiene sus posiciones»

y «ha dado la talla». IU mantiene

sus 2 ediles en Granada, los

2 de Málaga y el de Almería,

mientras sube de uno a 2 tanto en

Cádiz como en Huelva. Además

saca 3 en Antequera, 4 en Algeciras

y 3 en Benalmádena. Centella

subrayó que han logrado «romper

la bipolitización».

En el capítulo de derrotas destaca

la de Carmona, donde su actual

alcalde y coordinador provincial

de Sevilla, Sebastián Martín

Recio, queda por detrás de

PSOE y PP. Además IU pierde las

alcaldías de Osuna y La Campana,

aquí tras 16 años de gobierno.

También va a pasar apuros para

gobernar otro de los históricos

alcaldes de la formación, José

Antonio Barroso, porque en

Puerto Real, pese a la crisis de

Delphi, el PSOE se queda a un

solo edil de IU y le bastaría con

pactar con PA para arrebatarle la

Alcaldía.

En la simbólica Marinaleda, el

der jornalero Juan Manuel Sánchez

Gordillo seguirá de alcalde

como desde 1979, aunque su mayoría

se erosiona (pasa de 9 a 7

ediles y el el PSOE de 2 a 4). IU,

por contra, gana de nuevo en municipios

señalados como Conil,

en Cádiz, o Almodóvar del Río,

en Córdoba.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

60

EL MUNDO, MARTES 29 DE MAYO DE 2007

CULTURA

GILBERTO GIL / Músico y ministro de Cultura de Brasil

La dictadura militar lo encarceló junto a Caetano Veloso al considerar su música subversiva. Cuarenta años

después, dirige la política cultural de uno de los países más influyentes del mundo. Su prioridad es la cultura de

base, no la de la élite: ha creado 800 ‘Puntos Culturales’ en pueblos y favelas y tiene dinero para 2.000 más.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—A Gilberto Gil (nacido

hace 65 años en Salvador de Bahía),

histórico de la música brasileña

junto a su compadre Caetano

Veloso, padre del tropicalismo, fanático

de las nuevas tecnologías

y desde 2003 ministro

de Cultura en el gobierno de

Lula da Silva, le gusta el neologismo

«glocal», que, muy

acorde con su naturaleza de

hombre dialéctico, sintetiza

la apuesta por la globalización

con la defensa de las

identidades locales. Prueba

de lo globalizada que está la

vida de uno de los brasileños

con más presencia internacional

es que cuenta que lleva

una semana durmiendo

cada noche en un país distinto:

Buenos Aires, Río, el

avión, Nueva York, el avión,

Sevilla. Un ajetreo que es un

buen síntoma: «¡Estoy vivo!».

Ahora está en la capital

andaluza invitado por la

Fundación Telefónica para

participar (hoy y mañana) en

la Universidad Hispalense

en el seminario Creatividad

e innovación en la cultura digital,

juntoalosgurús Manuel

Castells, Antonio Damasio,

Hanna Damasio, Peter

Hall, Larry Lessing y William

Mitchell. Gil viste de

negro, el color de su piel.

PREGUNTA.—Desde

2003 es ministro de Brasil, el

segundo país más poblado

de América, una de las referencias

culturales del mundo,

sobre todo por la música,

y de los países en vías de desarrollo.

¿Qué ha conseguido en este

tiempo y qué queda por hacer?

RESPUESTA.—Las nuevas fuerzas

sociales y económicas, y técnicas,

y culturales, han añadido dimensiones

nuevas a la consideración

de qué es la cultura. El logro

principal es la renovación conceptual.

Porque vivimos en una época

de cambios drásticos, paradigmáticos.

La consideración de qué es el

hombre; la sociedad; el hombre como

parte de la naturaleza y también

como factor agresor de la naturaleza;

la ciencia, la técnica, la máquina

como reemplazo del hombre en

mismo; el desafío de la continuidad

humana en la tierra. Todas éstas

son cuestiones culturales muy candentes,

muy nuevas. Yo creo que lo

que hemos hecho en estos cuatro

años es empezar esta nueva forma

de observar y considerar la dimensión

cultural.

P.—Otro de sus proyectos era lograr

que en cada municipio de Brasil

hubiera una casa de la cultura,

más que realizar grandes obras para

una élite. ¿Cómo va eso?

R.—En el programa Cultura Viva

lo más importante son lo que llamamos

«Puntos de Cultura», que son

inversiones en manifestaciones culturales

en todo el país. Logramos

hasta ahora cubrir como 800 Puntos

Culturales. Pero lo que planteamos

lograr son diez, quince, veinte

mil para el futuro. Tenemos ahora

presupuesto para llegar a dos mil

más. La novedad en este proyecto

es que partimos de cosas que ya

«No hay que demonizar el

compartir música en Internet»

«El abismo digital no es intrínseco a la

cuestión digital, sino una reproducción

de las desigualdades que ya existen»

«Hay que hacer una distinción, lo más

clara posible, entre lo que es realmente

piratería y otros usos»

existen, iniciativas comunitarias, la

acción cultural que ya está implementada

por ellos mismos, en las

más diversas direcciones. Ahí está

lo que ellos entienden y creen que

es su cultura.

P.—No es la cosa divina, paternalista

de «vamos a traer la cultura,

el progreso»...

R.—«Nosotros sabemos lo que es

la cultura y vamos a imponerlo». No,

no, no es así. Es un abordaje que

cuenta con el valor de lo que ya está.

P.—Hay un problema, en Brasil,

en España y en todas partes: la brecha,

el abismo digital entre los que

tienen acceso a internet, a los medios,

y los que no.

R.—Que replica a los abismos

anteriores, los abismos que ya están

allá, en términos económicos,

sociales, políticos y todo. La cuestión

del abismo digital, como dice,

no es intrínseco a la cuestión digital,

es una reproducción de desigualdades

que ya existen, y que

quizás se intensifiquen si no las atacamos

pronto con la educación, la

«Hace falta una flexibilización legal para

equilibrar los intereses de autores y

productores con los intereses públicos»

«En la economía estadounidense, el

primer ítem de las exportaciones es el

ítem Cultura; más que la industria bélica»

redistribución democrática, la inclusión

social y política a través de

la ciudadanía, la inclusión existencial

a través del amor y el compartir

de la dimensión humana, la solidaridad.

Si no logramos eso, vamos a

meternos en un problema muy

grande.

P.—El Ministerio de Cultura español

tiene una campaña que dice:

«Defiende tu cultura contra la piratería»,

y tacha un poco de delincuente

al que comparte su música

por internet, hace copias...

R.—En primer lugar, eso es la

demonización del concepto de

compartir. Yo creo que es algo que

debemos evitar. Hay que hacer una

distinción, la más clara que podamos,

entre todo lo que es realmente

ilegal y que caracterízaría realmente

una piratería, de otros usos que

no están en esta caracterización.

Además, hay que considerar una

flexibilización legal de estos conceptos,

para buscar el equilibrio entre

los intereses de los autores y

productores, y los intereses públicos:

el dominio público, el derecho

público de acceso, el derecho público

de compartir, el desarrollo científico

y cultural que necesita utilizar

esta dimensión común, compartida.

Y yo creo que el actual estadio

de la dimensión legal no está de

acuerdo con este concepto más

equilibrado. Para empezar, hay que

evitar esta demonización indiscriminada

como «crimen».

P.—Si está en Río de Janeiro o

aquí en Europa y se le acerca un

muchacho para venderle copias no

autorizadas de sus discos, ¿se enfada,

se molesta, piensa que...?

R.—Pienso todo eso que he hablado

ahora. Pienso que puede ser

un uso no autorizado, y a la vez deseo

y actúo en favor de la capacidad

de compartir. No es un hecho que

se pueda definir de una sola vez.

Hay muchos ángulos.

P.—Estudió (y ejerció un tiempo)

administración de empresas. Habla

mucho de la «economía creativa».

R.—Hay dos maneras de comprenderla.

Una globalizadora: toda

la actividad intelectual, todas las

formas de expresión, los lenguajes,

la literatura, la música, las artes

plásticas, escénicas, la moda, el diseño,

todo, todo. Esto engloba hoy

una parte considerable del PIB

mundial. En la economía

americana, por ejemplo, el

primer ítem de las exportaciones

es el ítem Cultura: el

cine, la música, la televisión,

todo eso que sale de Estados

Unidos es más que la industria

bélica. La otra industria

creativa es la de las pequeñas

formas de expresión que

deben ser apoyadas, como el

artesanado, las culturas populares

locales, la gastronomía,

todo esto que es un

mundo creativo muy fuerte.

P.—¿Está de acuerdo con

el proteccionismo cultural,

de las cuotas, frente a la entrada

de producciones estadounidenses?

R.—La Convención de la

Diversidad Cultural que ha

sido aprobada ahora por la

Unesco, concede a los estados

la facultad de legislar a

favor de la protección de sus

culturas cuando lo crean necesario.

P.—¿Y es necesario?

R.—No siempre. Por eso

hablo de posibilidad facultativa.

P.—En 1979 se convirtió

en el primer negro en ser

nombrado miembro del consejo

de cultura de Bahía [de

población abrumadoramente

negra]. Hoy es ministro.

FERNANDO RUSO

Pero, ¿falta mucho para que

en Brasil la élite blanca acepte que

un negro sea presidente?

R.—Hay que convencer a la sociedad

brasileña de que los negros

son, no racial, sino culturalmente

una parte muy importante de ella y

que deben compartir más y más

con todos los otros grupos un protagonismo

en la vida brasileña. Para

ello deben ser incluidos, en términos

de educación, de poder económico,

de política. Por eso creo

que ejemplos como el mío son buenos

para Brasil. Muestran que no

sólo es posible sino necesario.

P.—¿Ha sufrido hostilidad en

Brasil por ser negro?

R.—Ahora ya no, pero cuando joven,

sí.

P.—¿Podría recomendar a los

lectores algunos creadores emergentes

brasileños?

R.—Por ejemplo, que escuchen si

pueden a la cantante Martinalia, hija

de Martinho da Vila. Ella combina

el gusto por la tradición de la

samba carioca de su padre con los

tiempos rave... Un ensayista interesante

sería Laymert Garcia Dos

Santos. Hay un libro suyo que se llama

Politizar las nuevas tecnologías.

Una película... Casa de areia (Casa

de arena), de Andrucha Wadington.

P.—En Brasil, al pasar por las favelas,

uno piensa, qué creatividad

habrá ahí dentro, y que nadie nunca

conocerá. Tantos chicos haciendo

cosas...

R.—Los Puntos de Cultura intentan

hacer esto, propiciar la visibilidad

y la oportunidad para esta gente.

Es poco, pero es algo.


38

Visita al «barrio de

Oriente Medio» con

el embajador israelí

Víctor Harel, en su último acto público

en el cargo, hace una encendida defensa

del Estado judío, del que dice está

dispuesto a «dolorosas concesiones»

EL MUNDO, MIÉRCOLES 13 DE JUNIO DE 2007

ANDALUCÍA

CHARLAS DE EL MUNDO / El conflicto de Oriente Medio

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—El próximo viernes,

Víctor Harel se subirá a un avión en

Barajas y, poniendo fin a sus cuatro

años como embajador en España,

emprenderá el regreso a su «barrio».

Su «barrio», como dice él, es el conflictivo

barrio de Oriente Medio, y,

en su interior, esa manzana de

21.000 kilómetros cuadrados y seis

millones de habitantes llamado Israel,

rodeado de sus 120 millones de

vecinos musulmanes, muchos de los

cuales, como ha proclamado el presidente

de Irán, quieren «borrar del

mapa» al Estado judío.

Una inquietante esquina del mapa

donde, cuenta el embajador, subirse

a un autobús o entrar en una

cafetería no son actos automáticos y

cotidianos como aquí sino «decisiones

estratégicas». ¿Me subo o me

voy andando? ¿Y si me subo, voy

juntoalconductor,enmediooalfinal?

¿Dónde, según las estadísticas,

suelen estallar las bombas [a menudo

portadas por suicidas]? Y si voy a

una cafetería, no me puedo sentar

en las mesas pegadas a los ventanales,

porque la experiencia dice que

allí es donde más muertos habría.

«Por eso las mesas junto a las

ventanas siempre están vacías»,

contó Víctor Harel al público que

asistió anoche en Sevilla a su conferencia

en el ciclo de las Charlas de

EL MUNDO de Andalucía, unacto

especial porque era su última intervención

pública en España como

embajador y por eso, quizás, a la hora

de la despedida, se empleó con

particular contundencia argumental

para defender a su país y su cuestionada

política de «autodefensa».

Sobre el «complejísimo conflicto»

israelo-palestino, dijo que ya no es

una disputa «entre pueblos», sino entre

valores: «los que están contra el

terrorismo, y los extremistas». «En

Israel estamos en una lucha de supervivencia

entre el terrorismo y la

paz», afirmó, añadiendo que su país,

pese a la imagen belicista «tremendamente

distorsionada» que tiene en

España, está dispuesto a asumir «dolorosas

concesiones en aras de la

paz». Siempre, eso sí, que su interlocutor

reconozca su existencia, casi

60 años después de que la ONU concediese

en 1948 un Estado en Palestina,

«la tierra bíblica de nuestros antepasados»,

al pueblo que había perdido

a un tercio de los suyos, seis millones,

en los mataderos nazis.

Puso de ejemplo que la paz firmada

con Egipto en 1977 y la sellada

con Jordania en 1994, aunque no

sea «ideal», ha dado frutos. «No ha

muerto ni un solo soldado en las

fronteras. Esto da lugar al optimismo»,

dijo en la conferencia, en la

que estuvo acompañado por el sociólogo

José Antonio Gómez Marín

y el director de EL MUNDO de Andalucía,

Francisco Rosell. Espera

que el siguiente vecino con el que

firmen la paz sean los palestinos,

dentro de su propio Estado. «Tienen

todo el derecho a una soberanía, y

cuanto antes mejor. Creemos que

cada parte tiene que renunciar a una

parte de su sueño. Cuando nos retiramosdelafranjadeGazahemos

empezado a renunciar a ese sueño

de la Gran Israel para permitir también

el sueño palestino», dijo. Pero

la situación, con una guerra civil palestina

en ciernes entre los islamistas

de Hamás (que ascendió al poder

ganando las elecciones democráticas

y que el embajador calificó de terrorista)

y los herederos de Arafat,

no da margen para nuevos pasos.

El «pecado original»

«El país que nos quita el

sueño, que es una pesadilla

para nosotros, es

Irán. Un país poderoso y

con muchísimos recursos

financieros gracias

al petróleo», dijo el embajador

saliente de Israel

en España, Víctor

Harel. «A nosotros nos

tocó mucha leche y

miel, como dice la Biblia,

pero ni una gota de

petróleo», se lamen

irónicamente Harel sobre

esta ‘injusticia divina’

que tanto ‘beneficia’

a sus vecinos suníes y

chíies.Luegosepreguntó,

resaltando una obviedad

que a menudo no

se tiene en cuenta cuando

se trata el polémico

Víctor Harel, flanqueado por Francisco Rosell y José Antonio Gómez Marín. / REPORTAJE GRÁFICO: ESTHER LOBATO

Harel departe antes de la charla con Rosell y el ex alcalde de Sevilla Manuel del Valle.

«Hubo un pecado original, al permitir

a Hamás participar en las elecciones

sin renunciar al terror», criticó

Harel, que a continuación negó que

lo que que acababa de decir tuviera

relación con un escenario español,

en lo que podía interpretarse como

una alusión a la participación de las

listas afines a Batasuna en las elecciones

del 27-M. «Estoy hablando de

Oriente, no de otra cosa».

El diplomático criticó que en la

prensa española se califique de «artesanales

o caseros» los misiles Kassam

que disparan los (¿milicianos,

soldados, terroristas palestinos? Él

dice que lo justo es usar el último

término) desde Gaza contra las ciudades

israelíes colindantes. «Sobre

civiles, hospitales y colegios», precisó

para denunciar el «doble rasero»

que a su juicio se usa contra su país.

Puso otro ejemplo de esto: el Ejército

libanés está bombardeando a

grupos de Al Qaeda infiltrados en

campos de refugiados palestinos (lo

que él considera acertado), y ha habido

víctimas civiles. Pero «¿han escuchado

alguna vez al gobierno español

u otro decir que la reacción libanesa

no es proporcional? ¿Y cuántas

veces en una situación semejante

nos han criticado a los israelíes?».

Respecto a Siria, dijo que Israel

desconfía de sus presuntas intenciones

de negociar la paz porque al

mismo tiempo arma a Hizbulá en el

Líbano y acoge en Damasco los

cuarteles de los yihadistas.

Víctor Harel justificó lo que gran

parte de la opinión pública española

ve injustificable. «En la lucha contra

el terrorismo estamos en una situación

de guerra y por eso aplicamos

«Irán es nuestra

peor pesadilla»

plan atómico iraní:

«¿Por qué un país [Irán]

con tanto petróleo necesita

energía nuclear? Es

una excusa. Es una

energía nuclear para fines

bélicos», insistió

Harel sobre la «casta islámica

fundamentalista»

que gobierna en el

país de los ayatolás.

Su presidente, Mahmud

Ahmadineyad, ha

dicho varias veces que

hay que eliminar al Estado

judío. «Así lo dice,

que ‘ha empezado la

cuenta atrás para borrar

delafazdelatierraaIsrael’,

y no pasa nada,

continúa siendo miembro

de la ONU», denunció

el representante israelí,

que agradeció que

España y Francia fueran

los únicos países que

protestaron por estas

declaraciones ante los

embajadores iraníes.

Para Israel, las amenazas

del líder iraní no son

un exabrupto sin más,

sino el reflejo de la hostilidad

real contra el Estado

judío por parte de

quienes creen que «el

las leyes de la guerra», dijo en referencia

a los llamados asesinatos selectivos

contra dirigentes radicales

islamistas. Israel es una democracia,

«la única en Oriente Medio, lamento

decir», pero en una situación de excepción,

arguyó, las garantías del Estado

de Derecho quedan en cuarentena.

El «Muro de la Vergüenza», como

lo llaman los críticos, entra en este

contexto. «No sé qué vergüenza es

construir una valla [en realidad es un

muro de hormigón] para proteger a

nuestros ciudadanos. Gracias a esa

valla se han salvado miles de vidas».

Oriente Medio es el monopolio

exclusivo del islamismo,

y no hay lugar

para minorías judías y

cristianas».

«Nos lo tomamos

muy en serio», advirtió

sobre las palabras de

Ahmadineyad y la posibilidad

de que Irán sea

capaz de fabricar armas

atómicas a corto plazo

[equiparándose así con

Israel, que tiene capacidad

nuclear desde hace

años]. «Irán es un problema

del mundo entero.

En tres o cuatro años

podemos vivir un momento

muy, muy tenso»,

avisó para pedir

que la comunidad internacional

lo impida.

«Las Tres

Culturas es una

falacia; los judíos

no tuvieron pode

El embajador israelí hizo una exposición

previsible del punto de

vista oficial israelí (no mencionó

que en Israel existen colectivos

críticos con su política, a los que

no se puede llamar precisamente

«antisemitas»). Pero en cambio

resultó más novedoso cuando se

refirió a aspectos de las relacionesconEspaña,que(21añosdespués

de su establecimiento oficial

en 1986 por Felipe González;

«menos tiempo que con Egipto»)

calificó de excelentes en todos

los aspectos excepto en el político,

que sólo es «normal».

Llamó la atención que calificara

de «falacia» la idea (o «idealización»)

de las «tres culturas»

del antiguo Al-Andalus. Lo precisó,

dijo, porque en Sevilla está

la sede de la Fundación Tres Culturas,

que patrocinan la Junta de

Andalucía, los gobiernos español

y marroquí y la fundación del

dirigente isralí Simón Peres (detalle

que no se sabe si se le pasó

por alto ayer al diplomático).

Nunca la minoría judía, dijo, estuvo

en Sefarad en igualdad con

cristianos y musulmanes. «Fuimoslosquetuvimosqueadaptarnos.

No tuvimos poder».

Víctor Harel señaló los «obstáculos

al acercamiento»: uno, el

hecho de que España sea «el país

máscercanoalmundoárabe»ylo

tenga como uno de sus ejes de de

la política exterior condiciona la

actitud hacia Israel; segundo, el

histórico «antisemitismo», decreciente

en los tics culturales,

está aún extendido en «muchos

círculos donde sigue siendo políticamente

correcto» atacar la «legitimidad»

del Estado israelí;

tercero, la «pésima imagen» que

existe en España sobre Israel, a la

que contribuye la «manipulación

de algunos medios».

Se mostró burlón sobre la

Alianza de Civilizaciones que

promueve el Gobierno español,

«una bella idea pero no sé si aplicable,

porque lo que se ve más

que Alianza es Choque».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

30

EL MUNDO, JUEVES 14 DE JUNIO DE 2007

ANDALUCÍA

El ex alcalde de

Grazalema declara

por no evitar abusos

urbanísticos

MANUEL ESTÉVEZ

CÁDIZ.—El ex alcalde de Grazalema,

Antonio Mateos (PSOE), compareció

ayer ante el Juzgado de Instrucción

único de Ubrique como imputado

en la operación Pinsapar llevada

a cabo el año pasado contra varios

presuntos delitos urbanísticos

relacionados con la ordenación del

territorio.

Mateos, que fue alcalde de este

municipio turístico de la Sierra de

Cádiz hasta 2004, declaró no saber

nada del caso y se negó a responder

a las preguntas de Enrique Bartolomé,

abogado de Ecologistas en Acción,

que se encuentra personada

como acusación particular.

La organización ecologista anunció

que aportará al Juzgado toda la

documentación de la que dispone

porque entiende que «se ha puesto

de manifiesto un presunto delito de

prevaricación por omisión».

Bartolomé acusó al ex alcalde de

«mirar para otro lado» y de no intervenir

en diversas irregularidades urbanísticas

detectadas en su municipio

que fueron objeto de una veintena

de denuncias por parte Ecologistas

en Acción en el Ayuntamiento,

en las que intervino el Defensor del

Pueblo Andaluz, José Chamizo, y la

Consejería de Obras Públicas, advirtiendo

a Antonio Mateos de la existencia

de obras de dudosa legalidad.

«Existen documentos de distintas

obras y en distintos momentos, tanto

de Grazalema como de Benamahoma,

en los que, aparentemente,

existía esa intervención fraudulenta

de los técnicos municipales y,

sin embargo, no se intervino para

atajar ese asunto», explicó el abogado

de Ecologistas en Acción.

La operación Pinsapar se inició

en mayo de 2006 a raíz de la denuncia

presentada por la actual alcaldesa

de Grazalema y sobrina del imputado,

María José Lara (PSOE), que

motivó la actuación de la Guardia

Civil en coordinación con la Fiscalía

de Medio Ambiente y el Juzgado.

La comisión del arquitecto

La denuncia de Lara se produjo después

de que varios promotores y

constructores manifestasen a la alcaldesa

que el arquitecto municipal,

Javier Prieto, les había pedido dinero

en forma de comisiones ilegales.

Prieto, de 38 años y vecino de

Ubrique, fue detenido en una primera

fase de la operación desarrollada

el pasado 12 de septiembre, como

presunto autor de los delitos de

cohecho, falsedad, contra la ordenación

del territorio y negociaciones

prohibidas a los funcionarios.

En una segunda fase el 18 de septiembre

se detuvo a otras cuatro personas

identificadas como C.D.B., de

40 años y vecino de Zahara de la Sierra;

A.S.C.B., de 42 y vecino de Ubrique;

R.T.S., de 48 y vecino de Recas

(Toledo) y R.G.A., de 43 y vecino de

Alcorcón (Madrid), todos como presuntos

autores de los delitos de

cohecho, contra la ordenación del

territorio y falsedad documental.

Todos están en libertad bajo fianza.

A juicio de Ecologistas en Acción,

la intervención de Antonio Mateos

era necesaria y «absolutamente obligada»,

por lo que ahora «debe ser

responsable de esa omisión del deber

de todo alcalde de perseguir lo

que él considere que es irregular».

Las balsas de fosfoyesos (arriba, centro), junto a Huelva, que sufren filtraciones al Odiel, según Greenpeace. / EL MUNDO

Greenpeace lleva a Europa las

balsas radiactivas de Huelva

Revela que el Ayuntamiento sabe el riesgo de los fosfoyesos desde 1997

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.—Harta de la «desidia y

dejación de responsabilidades del

Ayuntamiento de Huelva, la Junta

de Andalucía y el Gobierno central»

ante el «desastre ambiental

de escala mundial» y el «peligro

para la salud pública» que suponen

las balsas de fosfoyesos de

Huelva y su radiactividad «veinte o

treinta veces superior a la permitida»,

Greenpeace ha subido un peldaño

más en su denuncia y la ha

llevado al resto de Europa. El martes

presentó una reclamación ante

el Comité de Peticiones del Parlamento

Europeo para que interceda

ante la Comisión Europea a fin

de que ésta abra expediente de infracción

e inste a España a suspender

los vertidos.

También quieren que la Comisión

obligue a las autoridades españolas

a acotar la zona como instalación

radiactiva, realizar un estudio

epidemiológico «independiente»

sobre «el impacto en los

ciudadanos», obligar a las empresas

del Polo Químico a implantar

procesos de producción limpios,

cumplir las normas medioambientales

y descontaminar la Ría de

Huelva, y hacer que las empresas

de abonos químicos y fertilizantes

Fertiberia y FMC-Foret paguen

por la gestión de los residuos que

ellas han vertido en las marismas

del río Tinto y el río Odiel. «El que

contamina, paga, lo dice la Ley

Medioambiental», recuerdan en

Greenpeace.

«Se están vulnerando cuatro directivas

europeas (IPPC, Directiva

Marco sobre Desechos, Habitats-

Aves -Natura 200- y Euroatom»,

dijo ayer el responsable de la campaña

de Aguas de Greenpeace, Julio

Barea, en una rueda de prensa

en Sevilla. «Hay elevados niveles

de uranio que emiten radioactividad,

pero el personal trabaja allí

en mangas de camisa», añadió a

modo de ejemplo sobre la «desidia»

que rodea al lugar. Para que

en Europa no crean que los altos

índices de radiactividad (originado

por uranio 238, polonio 210 o

radón-222) que midió Greenpeace

el 19 de marzo es una exageración

«alarmista», la organización

acompaña su profuso informe con

mediciones del Centro Superior

de Investigaciones Científicas

(CSIC) y el Consejo de Seguridad

Nuclear (CSN) que confirman la

toxicidad de los residuos.

Pero más revelador aún para

La industria ve

«perfecto» que

analizen el lugar

CARMEN BARAHONA

HUELVA—La Asociación de

Industrias Químicas y Básicas

(AIQB) aseguró ayer que

le parece «perfecto» que se

realice un estudio sobre las

balsas de fosfoyesos siempre

que se aborde «desde el

rigor y la ciencia». Según su

vicepresidente y director de

Fertiberia, Roberto Ibáñez,

no sería malo que saliera

adelante la proposición que

ha presentado el PP en el

Congreso para analizar las

balsas porque así, aseguró,

se «ayudaría a Huelva a quitar

fantasmas». La AIQB

compareció ayer en pleno

para defenderse de los «ataques»

que aseguran estar recibiendo

desde Greenpeace

olaMesadelaRía,ypidió

«cordura» para «no amenazar

el futuro de Huelva».

Greenpeace, según expuso ayer el

responsable de la campaña Nuclear,

Carlos Bravo, es otro documento

que adjuntan, del propio

Ayuntamiento de Huelva, que ya

en 1997 resaltaba textualmente,

dentro de las conclusiones del

Plan de trabajo para la recuperación

ambiental de la Ría, de carácter

confidencial, que los niveles de

radiación-emisión y metales pesados

«superan muy ampliamente

los valores admitidos (cuanto más

los recomendables) por las Directivas

comunitarias, que son de

obligado cumplimiento, y por la legislación

nacional».

«Han pasado diez años y nadie

ha hecho absolutamente nada»,

dijo ayer Carlos Bravo, que avisó

de que «habría que estudiar incluso

la vía penal» por si las autoridades

responsables pudieran haber

incurrido en un «delito de prevaricación

por omisión». «El Ayuntamiento

de Huelva lo sabía, al menos

desde 1997», afirmó el responsable

ecologista.

Greenpeace también criticó

ayer que no haya «ninguna señalización»

en la Marisma de Mendaña

que alerte de que allí están enterradas,

en la zona declarada

Centro de Recuperación de Inertes-9

(CRI-9), las 7.131 toneladas

de cenizas radiactivas contaminadas

por cesio-137 procedentes del

accidente de 1998 en la planta de

Acerinox en el Campo de Gibraltar.

Los ecologistas reconocieron

ayer que el proceso inicado ante

las instituciones europeas implicará

tiempo, por lo que pidieron celeridad

para que, al final, la restauración

no la paguen los ciudadanos,

sino las empresas. Más prisas,

dijo Julio Barea, se ha dado ya

Fertiberia. «Tienen ya construida

una nueva fábrica en Argelia».

El Parlamento

andaluz aprueba la

Ley que «blinda» la

calidad ambiental

SEVILLA.—El pleno del Parlamento

aprobó ayer, con el voto en contra

del PP y la abstención de IU, el proyecto

de Ley de Gestión Integrada

de la Calidad Ambiental de Andalucía,

que aumenta los niveles de exigencia

de prevención y control, con

el objetivo de lograr un «blindaje»

normativo de la calidad ambiental.

La nueva ley tiene como principal

novedad el impulso a la adaptación

ambiental de las empresas mediante

nuevas líneas de ayudas.

Además, la normativa prevé un

aumento del nivel de exigencia en

los procedimientos de prevención y

control, así como la fijación de límites

para la contaminación lumínica.

La ley recoge crear un sello de calidad

destinado a aquellas empresas

que apliquen procesos de minimización

de residuos, reutilización, reciclaje

y ahorro de agua y energía.

Se recogen nuevas líneas de incentivos

o el fomento de acuerdos y

controles voluntarios por parte de

las empresas para alcanzar niveles

de calidad ambiental por encima de

las exigencias legales.

Además, se fija un régimen de garantías

frente a daños ambientales

en virtud del cual la Junta podrá exigir

un seguro de responsabilidad civil

a aquellas actividades industriales

sujetas a Autorización Ambiental

Integrada o relacionadas con el manejo

de sustancias peligrosas.

En el ámbito de la prevención, la

ley incrementará el nivel de exigencia

al obligar a someterse a evaluación

de impacto ambiental a todos

los proyectos de envergadura, incluidos

los que actualmente sólo

precisan de informe ambiental, trámite

que queda eliminado.

Ecologistas

pregunta por qué

no se ha activa ya el

Plan Infoca al 100%

SEVILLA.—Ecologistas en Acción

preguntó ayer a la Consejería de

Medio Ambiente por qué el Plan

Infoca no se ha activado aún al 100

por cien y se ha retrasado su puesta

en funcionamiento hasta el viernes,

cuando ya han hecho presencia

en la comunidad andaluza los

primeros incendios de importancia,

en Granada con más de 50 hectáreas

afectadas y en Lepe con 150.

El secretario de Política Forestal

de Ecologistas en Acción, Jesús

Guzmán, lamenen declaraciones

a Europa Press que el dispositivo

no haya estado en funcionamiento

en su totalidad desde el pasado 1 de

junio, aún más cuando se conoce la

sequedad del pasto. Para el ecologista,

a pesar de que en ambos incendios

hay una negligencia como

causante, «también existe una responsabilidad

estructural o legislativa

que no se ataja completamente».

Guzmán instó a la Junta a que

«de una vez haga cumplir la ley y

obligue a los municipios a que cuenten

con un plan de prevención ante

los incendios forestales, ya que casi

la mitad de los municipios andaluces

no tienen este plan». Según la

Consejería, 290 de 610 municipios

andaluces siguen sin contar con este

plan, obligatorio desde 2001.


EL MUNDO, MARTES 19 DE JUNIO DE 2007

ESPAÑA

25

Sólo uno de cada cuatro

campos de golf se riega

con agua depurada

eNarbona aboga por negar la licencia a los

que no utilicen aguas residuales

e Los ecologistas critican las desaladoras

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.– Cada año mueren 1,8 millones

de niños en el mundo por diarreas.

2.600 millones de personas no

disponen de servicios básicos de saneamiento.

Un español consume 171

litros de agua al día frente a los entre

15 y 50 que gastan quienes viven en

África; mucho menos que los hasta

666 litros que se despilfarran en

AméricadelNorte.EnelForoInternacional

de la Sequía que expertos

de todo el mundo celebran en Sevilla

hay una auténtica inundación de datos,

cada vez más terribles, que alertan

de la urgencia de usar racional y

equitativamente la escasa agua dulce

disponible en el planeta.

Por ejemplo, lo que gasta una estrella

millonaria en su finca de California

durante un fin de semana: lo

mismo que una familia de cuatro

miembros a lo largo de ocho años.

Lo contó indignada Mary Ann

Dickinson, directora del Consejo Urbano

de Ahorro del Agua de California,

lamentando que haya «comunidades

ricas que creen que pueden

consumir toda el agua que quieren

porque tienen dinero para pagarla».

Hay una ecuación básica para luchar

contra la sequía, coincidieron

ayer casi todos los expertos en el Foro:

gastar menos agua, pagar más

por ella, gestionarla mejor, ser conscientes

de su importancia y reutilizarla.

Y no sólo para regar campos

de golf, parques o arrozales, sino

también para el consumo humano,

como ya se hace en Australia.

En España no se ha llegado aún a

estos extremos, pero la ministra de

Medio Ambiente, Cristina Narbona,

instó a la sociedad a valorar mejor el

elemento más precioso de la vida

cuando las sequías «se hacen cada

vez más recurrentes». «En los países

más pobres se paga mucho más que

en España por el agua», dijo, preparando

el terreno a la previsible subida

del coste de la factura. «A todos

nos duele el bolsillo, pero haciendo

un uso eficaz podemos ahorrar más

que lo que será acercarnos al coste

gradual del agua», desdramatizó. O

sea, que el consumidor que gaste

menos no notará la subida.

La ministra mostró como prueba

de progreso que en 1994 se depuraba

correctamente en España sólo el

44% de las aguas residuales y, ahora,

la cifra ha aumentado hasta el 77%.

Cristina Narbona (izqda.) y la consejera andaluza de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, ayer, en la inauguración del Foro. /EFE

Por contra, sólo se está reutilizando

el 13% de las aguas residuales depuradas.

«Sólo un campo de golf de cada

cuatro usa aguas depuradas. No

se deberían dar licencias a nuevos

campos que no demuestren que las

utilizan», consideró Narbona.

En el Foro, que concluye mañana,

además de expertos y cargos institucionales,

estuvieron representados

los regantes, que consumen más del

70% de las reservas hídricas. Aseguraron

que, de no ser por los embalses

actuales, sólo se podría abastecer al

7% de la población española.

En el lado opuesto se situaron los

ecologistas, que hacía tiempo que no

se mostraban tan críticos con el Gobierno.

WWF/Adena recordó que

apoyó al Ejecutivo cuando presen

las desaladoras como alternativa al

trasvase del Ebro, pero admitió que

estas infraestructuras, por sí solas,

«no solucionan el problema del

agua» porque son caras, requieren

mucha energía y emiten gases de

efecto invernadero. Greenpeace negó

que España hubiera superado estasequía,encontradeloqueyaestá

anunciando el Ejecutivo.

MARÍA ENCINA ÁLVAREZ / Consejera

de Obras Públicas de Castilla-La Mancha

«Elabandonodeciertas

zonas rurales es un gran

riesgo ambiental»

LOURDES NASARRE / Alcaldesa

de Agüero (Huesca), 165 habitantes

«Hay que informar a la

población y almacenar

recursos como sea»

JUAN VALERO / Secretario gral. de la Comunidad

de Regantes de la Acequia Real del Júcar

«Si se da más poder sobre

las cuencas a las CCAA

habrá más problemas»