Artículos 2004 en El Mundo de Eduardo del Campo

edelcampcortes

Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


22

EL MUNDO, MIERCOLES 7 DE ENERO DE 2004

ANDALUCIA

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

VICAR (ALMERIA).— En Almería

están robando millones de cabezas

de ganado. No cientos, ni miles,

no: millones. Del tamaño de una

alubia. Porque los apicultores llaman

a sus abejas «ganado», encada

colmena viven (nacen, crecen,

se reproducen y mueren constantemente)

nada menos que 30.000

abejas, y este año los ladrones están

pegando palos a diestro y siniestro

en los colmenares de la

provincia. Unas veces se llevan un

puñado de colmenas; otras han robado

hasta 42 cajas, tantas que sólo

cabrían en un camión.

Robos hubo siempre, esporádicos.

Pero en los últimos dos años

se han disparado. El año pasado,

cuando empezó, fueron másde50.

Este han superado los 60. Mapfre

ya les ha avisado de que con tantos

siniestros no le sale a cuenta asegurarles

la cabañaapícola.

No han detenido a nadie, sobre

todo porque es dificilísimo seguir

el rastro a ladrones que trabajan

en parajes laberínticos, aislados y

solitarios (además, ¿quién marca

a una abeja?), pero de lo que Antonio

García Mateo, responsable

de apicultura de la organización

agraria COAG en Almería, está

seguro es de que los autores pertenecen

de alguna manera al gremio.

También, de que lo que buscan

no es la miel, por cara que se

cotice hoy, sino el «ganado» en sí.

El extraño caso de los ladrones

de abejas tiene una relación directa

con el considerable negocio que

supone el alquiler de colmenas a

los invernaderos, donde las abejas

son imprescindibles para la supervivencia

de los cultivos de melóny

sandía, de igual manera que los

abejorros (suministrados por empresas

especializadas que los

crían industrialmente) lo son para

los del tomate o la berenjena. Durante

la semana clave de la floración,

las abejas son las únicas que

pueden polinizar las plantas y, por

tanto, garantizar la cosecha.

Los robos, claro, se concentran

en las zonas limítrofes con los mares

de invernaderos y en las fechas

de floración, entre enero y abril.

Cuanto más cerca en espacio y

tiempo, dice Antonio, «más riesgo»,

aunque matiza que los golpes

llegan incluso a zonas alejadas y

que, para su extrañeza, se producen

también durante todo el año,

fuera de la temporada sospechosa.

Tráfico de panales

Esta actividad delictiva aparentemente

simple refleja sin embargo

la evolución y complejidad creciente

de la agricultura local. Antes,

cuando no existían los invernaderos,

los cultivos se polinizaban

naturalmente al aire libre con

las abejas y abejorros que pasaban

por allí. Pero hace 30 años llegó

el gran invento del cultivo bajo

plástico, y hubo que importar colmenas

a ese planeta cerrado.

Al principio los agricultores

compraban y mantenían las colmenas

en sus fincas. Pero, pasados

los escasos días en que las necesitaban

realmente, se convertía

en un engorro cuidarlas. Y empezaron

a alquilarlas a los productores

de miel profesionales. Ahora

alquilar una colmena durante

unas dos dos semanas vale 7.000

pesetas, o sea 42 euros.

En Almería se alquilan cada

añomás de 50.000 colmenas a los

El extraño caso

de los ladrones

de abejas

Los robos de colmenas se disparan

junto a los invernaderos de Almería,

donde las usan para polinizar cultivos

El apicultor Antonio García muestra un panal en un colmenar del Poniente. / E. DEL CAMPO

La miel dobla su precio

Nunca fue tan rentable

ser apicultor

como desde que hace

dos años la UE

cerró sus fronteras

a la miel de los productores

chinos, los

mayores exportadores

del mundo,

tras descubrir en

sus análisis restos

de antibióticos.

Eliminado ese gigantesco

competidor,

los apicultores

como Antonio García

Mateo han visto

cómo el precio de la

miel se ha doblado.

En 2001 pagaban a

200 pesetas el kilo, y

ahora ha vendido su

cosecha del 2003 a

400 pesetas (2,4 euros).

Antonio tiene

un colmenar que oscila

entre las 500 y

700 cajas, una cantidad

suficiente para

vivir del oficio.

Una colmena

puede costar 60 euros

y suele albergar

12 panales. Libando

felizmente por los

montes en las flores

del tomillo, la abulaga,

el cantueso, el

romero o la rascaviejas,

cada casa

produce 20 kilos al

año, lo que, para 500

colmenas, da una

producción de

10.000 kilos valorados

en más de

24.000 euros, cuatro

millones de pesetas.

A ello hay que

añadir las generosas

subvenciones de

Bruselas. Hay una

ayuda del Programa

Nacional Apícola y

otra del programa

Agroambiental europeo.

El responsable

de apicultura de

COAG-Almería explica

orgulloso que

Andalucía eslaúnica

región de Europa

cuyos productores

han logrado esta

subvención, por segundo

año. Entre

ambos subsidios,

una explotación de

500 colmenas recibe

al año algomenos

de 12.000 euros.

Y los ladrones de

abejas, ¿no estarán

robando colmenas

para establecerse

como ficticios apicultores

y pedir también

ellos las jugosas

subvenciones?

Antonio lo descarta,

y explica, para calma

del contribuyente,

que el dinero sólo

se concede a los

criadores que demuestran

varios

años de actividad.

invernaderos, explica el veterano

apicultor de COAG, lo que, multiplicando

cifras, indica que este

trasiego de abejas mueve en teoría

2,1 millones de euros.

El problema es que las colmenas,

tras su paso por esta cárcel de

plástico, salen «destrozadas». «Las

abejas se sienten allí encerradas,

como tú si vas a la cárcel auque

sea de visita. Allí no hay diversidad

de flores, no ven el sol y se desorientan.

Se mueren. Se ahogan

en los charquitos, se escapan por

los agujeros del plásticoynosaben

regresar. Tras venir del invernadero,

a los tres días tienes menos

de la mitad. Si no han perdido

a la reina, a la madre, la colmena

se recupera, pero si no, es difícil».

Si el Seprona, el cuerpo de la

Guardia Civil especializado en delitos

medioambientales, se pone a

investigar el caso, como le ha pedido

la COAG, aquí tiene entonces la

hipótesis más plausible: hay apicultores

u otras personas que, para

reponer las colmenas deterioradas

por su paso por los invernaderos,

prefieren, en lugar del camino

arduo de irse al campo a buscar un

enjambre y domarlo cogiendo a su

reina, quitarles a los demás criadores

una parte de sus colmenas.

Peor que una picadura

Los apicultores están en alerta

porque el riesgo de que les piquen

es muy elevado. En torno a

una cuarta parte de los 250 apicultores

en activo en la provincia,

según cálculos de Antonio, han

sufrido la visita de los ladrones

de abejas este año.

Como a José Padilla, al que le

quitaron en abril 11 cajas de su

colmenar en las faldas de la sierra

que se yergue sobre el mar de

plástico de La Mojonera y Vícar,

en el Poniente. «Tiran las cajas,

que están marcadas con el número

del registro del dueño, y meten

los panales en otras. Es casi imposible

saber quiénes fueron. Tenemos

nuestras sospechas», dice

Antonio entre las colmenas de su

colega. «Pero tienen que ser de

este mundo. Si no, ¿cómo van a

meterse por estos caminos y saber

que aquí hay colmenas?»

Toda la geografía del ciclo económico

de las abejas almerienses

está expuesto panorámicamente

desde este colmenar, como se ve

en la foto. De este lado, el monte

cubierto de arbustos por el que vagan

las abejas kilómetros y kilómetros.

Ahí, las filas de colmenas,

con sus agujeritos minúsculos como

puertas hacia las celdas de la

ciudad ocupada en su lenta producción

de miel. Y, al fondo, junto

al mar, la llanura blanca de los invernaderos

que dependen de la

maravillosa simbiosis surgida entre

un insecto y una flor de melón.

Antonio posee además un invernadero

en La Mojonera donde,

claro está, usa sus propias colmenas.

Como las cría lejos, en la Sierra

de los Filabres, corre menos

riesgos que otros colegas. «Hace

dos años que no me visitan». Pero

la plaga de robos le preocupa y le

duele. Mucho más, seguro, que los

40 aguijones que le clavan sus abejas

en un día normal de trabajo si

no lleva protección. «A mí no me

duele, me chupo la mano así yme

quito el quisque, y sigo trabajando»,

dice quitando hierro, mientras

enseña sus manos hinchadas

como guantes de boxeador.

Se cumplen dos

meses del

empresario

desaparecido

CORDOBA.– La búsqueda del empresario

granadino desaparecido

en Córdoba, Francisco Rodríguez,

cumple hoy dos meses sin que las

investigaciones policiales hayan

podido aportar ninguna pista fiable

sobre su paradero desde que el pasado

7 de noviembre fuese visto

por última vez en una entidad financiera.

Fuentes policiales indicaron a

Efe que de momento no se han podido

confirmar las declaraciones

de algunos testigos que manifestaban

haber visto a Francisco Rodríguez

en distintas ciudades, algunas

fuera de España, aunque se mantiene

la posibilidad de una marcha

voluntaria como la hipótesis más

probable.

En un primer momento las gestiones

policiales se centraron en

descartar otras líneas de investigación,

como el secuestro o el homicidio,

para lo que se llegó a rastrear

el cauce del río Guadalquivir y amplias

zonas de la periferia al Sur de

la ciudad, cerca de donde se encontró

su coche en perfecto estado.

Así, la hipótesis del homicidio

tras un encuentro con algún agresor

casual fue una de las primeras

que se desecharon, puesto que,

aunque no se hubiera encontrado

el cuerpo, la Policía asegura que se

hubiera sabido algo al respecto.

La última noticia que se tiene de

Francisco Rodríguez es que sobre

las 14.15 horas del pasado 7 de noviembre

salió de una sucursal de la

Caja de Ahorros de Granada, ubicada

en el Polígono Guadalquivir

de Córdoba. Al día siguiente su coche

fue encontrado en perfecto estado

y sin ningún signo de violencia

junto a la calle Torremolinos de

la capital cordobesa.

La empresa

‘Conpapeles.com’

anuncia un teléfono

para inmigrantes

MALAGA.– La empresa ‘Conpapeles.com’

ha puesto en marcha en

2004 un teléfono de información

general, de carácter privado, al que

puede llamar cualquier persona

que tenga un problema legal relacionado

con temas de extranjería.

Según uno de los responsables de

la iniciativa, Diego Jiménez, el teléfono

supone «un abaratamiento en

los honorarios», ya que «antes,

cuando se solicitaban consultas que

requerían de un experto, la tarifa era

de 32 euros, y ahora, al tarifarse por

minutos, puede haber cuestiones

que se resuelvan en poco tiempo».

Jiménez explicó que «con este sistema,

para pagar 32 euros una persona

tendría que estar 28 minutos

hablando con los abogados», y precisó

a Europa Press que «la estrategia

de la empresa es ganar clientes».

Además, apuntó que otros asesoramientos

«son más caros».

Este servicio lo atienden abogados

especialistas en extranjería y

cuestiones de nacionalidad, según

señaló, al tiempo que afirmó que,

una vez incluido el número 807 en la

página web «hemos recibido más de

cien llamadas de clientes solicitando

asesoramiento legal».


6

EL MUNDO / AÑO XV, NUMERO 431 CRONICA DOMINGO 18 DE ENERO DE 2004

EXCAVACIONES / LAS FOSAS DEL FRANQUISMO

SU MEMORIA

ABRE LAS TUMBAS

HA TARDADO 68 AÑOS en contar un secreto que guardaba

entre sus peores pesadillas, pero al fin lo ha hecho. Y gracias a

recordar perfectamente dónde enterraba a los que llegaban de

diferentes pueblos, las labores de excavación son más rápidas.

José, el enterrador de la sierra de Cádiz, aún siente miedo

J.F. FERRER

EL GUÍA. A José Vázquez ni la edad (91 años) ni el miedo vivido calladamente durante décadas le han borrado

la memoria. Ahora, gracias a su testimonio, muchas familias de fusilados sin juicio durante la Guerra Civil

están pudiendo localizar las fosas comunes donde sus parientes llevan 68 años desaparecidos.

L

EDUARDO

DEL CAMPO

as masacres estaban

planificadas para disolver

a las víctimas

en el olvido para siempre. «Cuando

calculaban que iban a matar, mandaban

cavar la fosa». Pero quién le

hubiera dicho a José Vázquez Jiménez,

mientras enterraba a los fusilados

republicanos de la Sierra de Cádiz

en los días de calor ensangrentado

de 1936, que viviría lo suficiente

para reencontrarse 68 años después

en el cementerio de El Bosque con

los hijos, hermanos y nietos de aquellos

muertos, a tiempo de revelarles

dónde están las tumbas anónimas

donde los sepultó.

El deseo de conocer la verdad se

alió con la fortuna para llegar al

inolvidable encuentro del pasado

lunes. Ana María Venegas Bazán y

sus cuatro hermanos crecieron con

el recuerdo amargo del asesinato

de su abuelo, José Bazán Viruez,

concejal de Izquierda Republicana

en el Ayuntamiento de Ubrique.

Pero no fue hasta el verano pasado,

después de leer el libro Las fosas

de Franco, de Emilio Silva y

Santiago Macías, que le había regalado

por su santo su hermana

Pepa Alicia, cuando Ana se decidió

a buscar lo que quedaba de su

abuelo. Entonces sí escribirían el

final de su historia.

Por la tradición oral de la familia

sabía vagamente que estaba enterrado

en el cementerio del vecino

pueblo de El Bosque. ¿Pero dónde

exactamente?

El alcalde de El Bosque, Antonio

Ramírez Ortega, les dijo que llegaban

justo a tiempo cuando fueron a

verlo en otoño: iba a construir urgentemente

otra columna de nichos

en el solar libre porque apenas

quedaba sitio para seis o siete

muertos más. Era el momento de

rescatar los huesos que aparecieran

al remover la tierra. Entonces,

un día a finales de noviembre, el

constructor encargado de la ampliación

del cementerio, Emilio

Vázquez, se encontró con su tío en

el camposanto y surgió una conversación

providencial.

—Tito, vamos a arreglar esto.

—Pues ahí fue donde yo excavé

las fosas para enterrar a los fusilados

de la guerra.

El constructor avisó inmediatamente

a las hermanas. Tenía un

testimonio único. Era la pieza que

necesitaban los cinco hermanos

Venegas y su prima Isabel María

«NOS LLEVARON A LA

FUERZA PORQUE

VOLUNTARIOS NO

ÍBAMOS NINGUNO»

Bazán Jaén para completar el

puzzle. No se encontraron con un

viejo desmemoriado y balbuciente.

Aquel testigo directo de 91 años recordaba

la tragedia vivida a los 24

como si hubiera ocurrido ayer. «Lo

que sentimos ese día, cuando Pepe

nos dijo dónde había enterrado a

los muertos, no lo podemos expresar

con palabras», explican las mujeres

a la puerta del cementerio.

Encontramos a Pepe Vázquez

en casa de su hijo en El Bosque. Y

se pone a contar historias de las

suciedades más profundas de España.

Parece que estuviera hablando

de Ruanda.

Entre agosto y septiembre de

1936 enterró a decenas de fusilados.

«Pero a la fuerza», recalca por

si hiciera falta, «porque voluntarios

no íbamos ninguno». Construía

parapetos en la línea del frente

obligado por los falangistas sublevados.

Hasta que un día les encargaron

en el cuartel una misión

peor. «“El que tenga una pala o un

azadón en su casa, que se vaya para

el cementerio”. Fuimos cinco o

seisynoscogió la noche excavando.

Era para enterrar a los nueve

primeros que habían matado en

Ubrique. Los arrecogimos en carretas

y los trajimos al pueblo.

Conforme se iban descargando, los

llevábamos en escaleras arriba

hasta el cementerio, como con

unas parihuelas. Las escaleras se

desbarataron de cargar tanto».

MUERTOS EN MULA

Vázquez recuerda aún las náuseas

bajo el sol de agosto y cómo echaban

zotal a las dos mulas para que no les

espantara el hedor. La primera fosa

la abrieron pegada por dentro al muro

meridional del cementerio, aprovechando

que ya había una zanja de

desagüe. Luego, conforme se sucedían

las sacas, continuaban cavando

a lo largo del muro (la fosa del primer

día quedó sepultada años después

bajo una columna de nichos, y

los huesos fueron a parar a una huesera).

Daba paladas hasta que el suelo

le llegaba a la barbilla.

Así, tiro a tiro, las fosas se fueron

colmando con al menos una

treintena de hombres, adolescentes

y alguna mujer, inocentes de

Ubrique, Benamahoma, Grazalema

y Prado del Rey. El plan, explica,

consistía en dispersar a las víctimas:

a los fusilados de un pueblo

se les enterraba en otro, donde los

familiares no pudieran seguir el

rastro. Por eso Pepe enterraba a

desconocidos. «No sé ni cómo se

llamaban».

Los dos únicos rostros que reconoció

fueron los del cartero de Benamahoma

y su hijo, de 15 años,

fusilados junto a otros tres vecinos.

«A esos no hubo que trasladarlos.

Los apoquinaron allí mismo sobre

la pared del cementerio».Selegrabó

también laimagendelcadáver

tiroteado de aquella mujer de Benamahoma.

Llevaba una toca negra.

La arrojaron a la fosa sobre los

hombres muertos, y uno de los enterradores

hizo entonces

algo que no olvida.

—Le levantó la falda,

ynotenía braguillas.

—¿La violaron?

—No sé.

Las primeras fuerzas

militares sublevadas

que llegaron a El Bosque

fueron, dice Pepe,

los Leones de Rota, un

grupo formado por presos liberados.

Unos delataban y otros mataban.

«Ellos no sabían si uno era comunista

o falangista. “A los que

hay que matar me lo tenéis que decir

vosotros”. Los que estaban aquí

eran los que les decían, aquél,

aquélyaquél».

«El cacique era el que mayormente

tenía laculpa», acusa. Los

Román, los Blanco. Y los guardias

civiles asesinos, como el cabo Gutiérrez.

Un grupo de vecinos de El

Bosque, harto de su maltrato, unie-


EL MUNDO / AÑO XV, NUMERO 431 CRONICA DOMINGO 18 DE ENERO DE 2004 7

J.F. FERRER

ron sus firmas para echarlo del

puesto. Pero cuando le llegó su hora

con el alzamiento de julio, aniquiló

a los firmantes. «De todo el

que firmó, se vengó», dice. «Los

mataban por nada. Por una venganza

personal, porque les debían

dinero. Y, matándolos ya no tenían

que pagarles».

En esos días de horror hay detalles

patéticos que matizan la historia

de buenos y malos. «Algunos

eran republicanos y se cambiaron

porque les dieron un fusil, y mataban

a quien sea con tal de salvar el

pellejo. Eso ha pasado aquí yen

muchos lados: falangistas a la fuerza.

Luego seguían como si no hubieran

hecho nada».

Tras la genocida represión que

asoló la comarca, con 200 fusilados

en Ubrique (que pagó cara su resistencia)

o cerca de 70 en Benamahoma

(casi el 10% de su población),

Pepe, el superviviente, no tuvo más

remedio que engrosar las filas del

ejército de Franco, en el regimiento

de Infantería33deCádiz, una fuerza

de choque con la que recorrió

los frentes de batalla de Andalucía

y Extremadura hasta el final de la

guerra. Una vez le cayó un obús

que levantó un cráter a su lado y lo

lanzó por los aires. Salvó la vida

porque no explotó, pero le dede

secuela la sordera en su oído derecho

que obliga a hablarle en voz alta.

Más tarde, una bala le entró por

la bocamanga del uniforme y le hizo

cuatro agujeros en la ropa antes

de reventarle la culata del Mauser.

«Sí que he tenido suerte, sí».

En la dictadura se ganó la vida

como peón, trabajando en la construcción

de pantanos, o jornalero

de terratenientes. Tuvo cuatro hijos

que le dieron 12 nietos y cuatro

bisnietos. Sobrevivió al tifus y al

paludismo. Enviudó. Pero su mayor

victoria, quizás, ha sido la de

superar el miedo interiorizado tras

años de ley del silencio, para poder

ayudar a las familias de las víctimas

a buscar a sus desaparecidos.

Cuando en noviembre contó lo que

sabía a Ana María Venegas, se despidió

con una pregunta reveladora,

como un tic del pasado:

CON TODAS LAS DE LA LEY. Desde el pasado 2 de diciembre, Andalucía cuenta con un decreto que

regula la excavación de las fosas del franquismo. La medida, pionera en España, permite a muchas familias

gaditanas, como las que aparecen en la foto, poder dar digna sepultura a sus difuntos con toda legalidad.

—¿Me pasará algo por haber hablado

con usted?

Pepe tiene una hermana, Rafaela,

que le dice asustada que no se

meta en líos, que no se señale.

«¿Pero a mí qué me va a pasar

ya?», responde el nonagenario testigo

de cargo, liberándose de los temores

hasta confesar que es votante

del PSOE de Felipe. Nada le puede

ocurrir porque, entre otras cosas,

todos los asesinos que conoció

están muertos. Impunidad total. Al

contrario que Ruanda.

UN DÍA HISTÓRICO

El lunes pasado Pepe Vázquez se puso

su abrigo azul y subió al cementerio

a acompañar a la treintena de familiares

que vinieron de Ubrique, Benamahoma

y Grazalema para asistir

al inicio de la exhumación oficial de

los restos de los fusilados. Era un día

histórico que resolvía

los momentos de tensión

vividos hacía un

mes. Los descendientes

del concejal Bazán

obligaron el 19 de diciembre

a parar la obra

del cementerio al ver

que la excavadora dejaba

al aire unos huesos

al abrir la primera

zanja. Ahí estaban. El

forense judicial confirmó

que eran antiguos.

Los familiares y la

Asociación Andaluza

Memoria Histórica y

Justicia, explica Cecilio

Gordillo, su vocal

de exhumaciones, se

acogieron al nuevo

decreto del 2 diciembre

de la Consejería de Justicia de

la Junta de Andalucía que, por primera

vez, regula el protocolo y la financiación

de las excavaciones de

fosas de la Guerra Civil. Así, han logrado

que esta exhumación sea

también la primera que se hace con

Las fosas de El Bosque

0

Fusilamiento de los

vecinos de Benamahoma

Cádiz

N

Km

El Bosque

50

Gema Ruiz / EL MUNDO

Puerta antigua

Puerta nueva

Fosas

NO PRONUNCIA LOS NOMBRES

DE LOS ASESINOS. «SUS HIJOS YA

TIENEN BASTANTE CON SABER»

respaldo de la Administraciónytodas

las garantías legales.

Dos arqueólogos de la Delegación

de Cultura de la Junta en Cádiz,

un oficial y cuatro peones municipales

excavan la fosa a mano.

«Viendo esta mañana a los familiares,

parecía que todo hubiera pasado

ayer», decía el arqueólogo Alfonso

Pando, acostumbrado a recomponer

esqueletos fenicios o romanos,

pero no de difuntos a los

que siguen llorando las otras víctimas

vivas que dejó la represión.

Y tanto. El enterrador y los que

vieron cómo se llevaban a sus padres

y hermanos cruzan sus recuerdos,

y la tragedia, entonces,

parece tan cercana que arranca escalofríos.Enlareunión

del lunes,

Pepe se puso a hablar con un vecino

de Benamahoma, Atanasio Ramírez

Gil, y le indicó el lugar exacto

debajo de una mata de romero»,

donde enterró a la mujer asesinada.

«Era mi madre», contestó

Atanasio. «Me la quitaron cuando

yo era pequeño». Se llamaba Ana

Gil Ruiz. El niño de siete años es

hoy un huérfano anciano y canoso.

Fueron a buscar a su padre y, al no

encontrarlo, se la llevaron a ella.

Pepe también habló junto a las

fosas con Santiago, de 73 años, de

Benamahoma, acerca de aquel cartero

y su hijo a los que enterró. Y

así supo que eran el padre y el hermano

de Santiago, Manuel Salguero

Chacón y Manuel Salguero Mateo,

simpatizantes de la República.

Dice Santiago que el vecino que los

delató, Francisco Guerrero, se quedó

con la huerta de sus víctimas,

hasta que hace una década Santiago

le pidió al alcalde que le quitase

la propiedad que expolió a los fusilados.

Y así se hizo.

NIÑOHUÉRFANO

Restos de

fusilados

de Ubrique

Restos de

fusilados de

Prado del Rey

Las historias se suceden. Ha corrido

la voz y cada día llegan más vecinos

al cementerio preguntando por un

desaparecido. Francisco GarcíaSánchez

busca a su padre, AndrésGarcía

Fernández,unmarroquinero

reivindicativo

de la entonces ya pujante

industria del cuero

de Ubrique que llegó

a ser alcalde socialista.

A Paco lo dejaron huérfano

con dos años.

«Desde entonces uno

lleva la amargura por

dentro». Pero él, como

todos, ya no quiere

nombrar a los criminales.

«Para qué, sialo

mejor sus descendientes

son amigos tuyos,

bastante tienen ya con

saber lo que hicieron

sus padres y abuelos».

Lucía Román García,

de Benamahoma,

busca a su abuelo

Alonso Román. Se lo llevaron al paredón

al no hallar en casa a su hijo

cuando éste bajó del monte a visitar

a su familia. A la mujer de Alonso la

raparon y purgaron con aceite de

ricino. Una frase ha perseguido a la

nieta toda su vida. «Esta noche han

entrado cuatro pajarillos a beber».

La dijo el hombre que delató a los

cuatro fugitivos que bajaron a visitar

a sus familias. Lo apodaban El

Camión, y dice Lucía que,alcontrario

que Pepe, se metió a enterrador

para rapiñar en los pantalones

de los muertos. «Él tendría queestar

vivo ahora», se lamenta ella.

Antonio Domínguez Caro, de

Benamahoma, 81 años,buscaasu

hermano José. Se lo llevaron los sicarios

del falangista Zamacola.

Hacía apenas unas horas que habían

fusilado a José cuando Zamacola

amenazó al niño Antonio, de

13 años, con matarlo a él también

por haberse arrancado de rabia el

brazalete obligatorio de la Falange.

La lista de desaparecidos sigue: José

Castro Blanco, de Ubrique,

Francisco García Castro, de Grazalema,

su primo Diego, el cuñado de

éste, Rafael...

Cae el sol en la sierra y a la

puerta del cementerio Pepe charla

con sus nuevos conocidos, trenzando

los destinos de unos y de

otros, qué fue de éste, cómo mataron

a aquél. Parecen reconfortados,

como si hubieran destapado

una losa.

De momento, en la bolsa de

plástico número dos del arqueólogo

Alfonso hay apenas un montoncito

de huesos de extremidades,

dedos, tronco y un trozo de cráneo.

También han encontrado tres suelas

de alpargatas, una de ellas tan

pequeña que podría ser de un niño.

Pero esos pedazos porosos y renegridos

sostuvieron vidas. Cuando

los especialistas identifiquen quiénes

eran y si son los que buscan, lo

más probable es que los vuelvan a

enterrar juntos, bajo una inscripción

con sus nombres. Será un final

limpio para una herida que ha

aguardado demasiado tiempo

abierta. Más vale tarde que nunca.

Pepe,acuyocuñado Juan Gil

Vera nunca encontró, dice que

también él habría luchado como

estas familias para dar a sus seres

queridos un digno entierro, para

que sus huesos no siguieran revueltos

y olvidados en la tierra.

«Como si fueran cochinos».


S6

EL MUNDO, MIÉRCOLES 21 DE ENERO DE 2004

SEVILLA

Piden siete años de

inhabilitaciónpara

el alcalde de

AlmadéndelaPlata

SEVILLA.— El fiscal ha solicitado

siete años de inhabilitación para el

ejercicio de cargo público para el

alcalde de Almadén de la Plata, José

Luis Vidal (PP), por un presunto

delito de prevaricación, en la causa

que instruye el Juzgado de Cazalla

de la Sierra.

En el escrito de acusación, la

Fiscalía detalla que el alcalde «denegó»

la licencia de apertura para

lás areas recreativas y el bar restaurante

construido por la empresa

pública Egmasa, adscrita a la Consejería

de Medio Ambiente, a pesar

de que el Ayuntamiento «sí concedió

en su día» la licencia para las

instalaciones.

Según el PSOE, para la Fiscalía,

Vidal dictó la denegación delalicencia

«en base a una apreciación

de datos que ya existían y eran conocidos

por el propio regidor cuando

concedió la licencia», por lo que

los hechos «son constitutivos de un

delito de prevaricación delartículo

404 del Código Penal».

Por último, el PSOE de Almadén

de la Plata indicó que los hechos

que han llevado a la acusación del

alcalde y a la causa que se instruye

son «sólo un ejemplo de los métodos

usados por José Luis Vidal, que

evidencian su autoritarismo, y han

llevado a la crispación política, en

detrimento del bienestar de los ciudadanos

y del desarrollo del municipio».

No es la primera causa que tiene

abierta Vidal en un juzgado de Cazalla,

ya que, según informaron

fuentes judiciales, el primer edil se

enfrenta a los 20 años de inhabilitación

por el mismo tipo de delito

que pide para él la acusación particular,

diez más de los que solicita

el Ministerio Público.

En este segundo caso, la Audiencia

ya desestimó en junio el recurso

de queja presentado por Vidal

contra la decisión del juzgado, que

le procesará por haber intentado

despedir a un funcionario.

Esta causa está pendiente de que

la defensa del regidor presente su

calificación de los hechos después

de que hace casi un año se decretara

la apertura de juicio oral, que

fue confirmada por el juzgado en

junio con la posterior desestimación

del recurso.

De patrocinador, un burdel

E. DEL CAMPO

SANTIPONCE.— A

buen entendedor,

pocas palabras bastan.

Así que basta

con que los futbolistas

del CD Santiponce

luzcan estas cuatro en sus

sudaderas, «El Rey, Santiponce

(Sevilla)», para que los espectadores

que saben de qué va el tema

los señalen con una risita golfilla.

Porque El Rey es un prostíbulo.

Y bien famoso, a juzgar por

lo que el concejal de Santiponce

Justo Delgado, del PSA, oyó decir

a un jocoso aficionado al ver

asomar al equipo visitante en Isla

Mayor. «Eso es un patrocinador,

y no el que tenemos nosotros».

Al edil Delgado no le hace gracia

en cambio que el club del que

es socio y en el que juegan chavales

de su familia vincule su

imagen a la de un club de alterne,yparacolmoenelpueblode

Itálica. Pero se muestra comprensivo

con la directiva y dice

que la culpa la tiene el alcalde,

José López (IU), por no ayudar a

los futbolistas (30 euros sacaron

de taquilla hace dos domingos) y

dejarlos a merced de cualquier

donante. Delgado sospecha incluso

que el Ayuntamiento quiere

dejar morir al club para recuperar

el terreno que le cedió.

El entrenador, Pepe Peña, admite

que el patrocinio no es ortodoxo,

pero... «Es una ayuda que

encima la tienes que agradecer,

porque hay otros industriales

que no lo hacen».

Es la primera vez en Andalucía

(hay otro caso en Galicia) que un

prostíbulo se anuncia en un club.

José Manuel Rodríguez Armenteros,

«gerente» del local, cuenta en

la barra que fue un amigo del equipo

el que le pidió su ayuda, y él

respondió regalando un puñado

de balones y las sudaderas blancas

que el equipo sénior (en el que

juegan desde adolescentes de 16 y

17 años hasta el capitánMorón, de

32) luce durante los partidos, para

combatir el frío en el banquillo o

precalentar en la

banda. Eso sí, lacamiseta

que visten en

el terreno no lleva

publicidad.

«Yo ayudo a quien

me da la gana. A ver

si esto va a ser como en la época

de Franco», dice el empresario. Y

advierte al edil preocupado. «¿A

que llevo a las chicas a animar?».

Los jugadores tampoco tienen

inconvenientes morales en publicitar

a un puticlub. Al contrario.

«Es el que mejor se está portando

con nosotros, porque el Ayuntamiento

nos ofreció una sudadera

yunchándal la temporada pasada,

y todavía estamos esperando»,

se queja el capitán. Sus novias,

mujeres, madres o hermanas,

dice, no les afean el asunto.

O no les escandaliza, o es que no

saben qué es eso de El Rey.

En el estadio, un anuncio de El

Monte. Otro de Caja San Fernando.

Y otro, el más grande, de El

Rey, que indica con una flecha su

ubicación a 800 metros del campo.

Que el negocio de la prostitución

dé el salto a Primera quizás

es sólo ya cuestión de tiempo.

RELEVO / SU MARCHA ES IMPROBABLE HASTA DESPUES DE LAS ELECCIONES DEL 14 M

Bertoméu pide autorización a la Dirección General

de la Policía Nacional para incorporarse a Renfe

IGNACIO SALVADOR

SEVILLA.— El jefe superior de Policía

en Andalucía Occidental, Antonio

Bertoméu, ha pedido autorización

alaDelegación del Gobierno y

a la Dirección General de la Policía

para aceptar la oferta de la empresa

estatal de ferrocarriles, Renfe, para

incoporarse como responsable de

su seguridad.

El jefe de la Policía, que ha rechazado

numerosas ofertas a lo largo

de su trayectoria como responsable

del cuerpo en Andalucía Occidental

(entre ellas la del Ayuntamiento para

mandar la Policía Local), ha iniciado

así un periodo de consultas

que le podrían llevar a abandonar

Los jugadores del C.D. Santiponce posan de espaldas con las sudaderas regaladas por el prostíbulo El Rey. / EL MUNDO

El CD Santiponce luce sudaderas

de un ‘puticlub’ porque dicen

que el Ayuntamiento no se las da

temporalmente el cuerpo en comisión

de servicios especiales para la

compañía estatal.

Fuentes cercanas al caso aseguraron

a este periódico que es improbable

que desde el Gobierno se autorice

la marcha de Bertoméu antes

de la elecciones del 14 de marzo,

por lo que podrían negociar con el

jefe superior su marcha a la empresa

de ferrocarriles después deesta

fecha. La empresa estatal no pondría

muchos problemas a este respecto,

según las fuentes.

En todo caso, si el jefe superior

decidiera marcharse ya a esta empresa,

la Dirección General de la

Policía descarta nombrar a un sustituto

en el cargo hasta despuésdelas

elecciones, por lo que el segundo de

a bordo en la Policía sevillana, el

inspector de servicios Enrique Alvarez,

se haría responsable del cuerpo

durante tres meses.

De hecho, tras los comicios, la

cúpula de la Policía sevillana va a

sufrir una profunda reestructuración,

ya que lleva ocho años seguidos

sin sufrir cambios relevantes,

según estas fuentes. Antonio Bertoméu

ha decidido apostar por esta

nueva andadura profesional porque

la oferta recoge las tres premisas

que él imponía para abandonar su

actual cargo: un destino en Madrid,

donde se encuentra su familia; una

mejora económica y un puesto en

una empresa pública que no lo desvincula

del todo de su ocupaciónactual

y con el que aún mantendría

vínculos con la Policía.

Bertoméu recaló en la Jefatura de

Sevilla en verano de 2000, procedente

de Extremadura, tras la polémica

salida del cargo de JuliánMartínez

Izquierdo, que recaló en el

puesto de Bertoméu en Badajoz. El

trabajo del actual jefe superior no

ha dejado de recibir aplausos desde

todas las instancias, sobre todo tras

el éxito de la Cumbre de la Unión

Europea, la celebración de la final

de la UEFA y la desarticulación del

Comando AndalucíadeETA.

SUCESOS

Condenado a año y

medio por atacar a

un policía con una

barra de hierro

SEVILLA.— La Audiencia de Sevilla

ha condenado a un año y medio

de cárcel a un hombre que, mientras

trataba de asaltar de madrugada

en un bar, atacó con una barra

de hierro a un policía que, junto a

otros dos compañeros, intentaba

redurcirlo para proceder a su detención.

En un auto, al que ha tenido acceso

Europa Press y contra el que

no cabe recurso, el tribunal revoca

la sentencia del juzgado de lo Penal

número 11 que condenó el pasado

mes de octubre a E.R.G. por

un delito de resistencia a ocho meses

de cárcel, resolución que fue

impugnada por el Ministerio Fiscal

mediante un recurso de apelación

que ahora ha sido estimado.

Dice el nuevo fallo que las actitudes

activas del acusado sólo podrán

considerarse constitutivas de

resistencia «cuando éstas sean respuesta

a un comportamiento del

agente» y ejemplifica en los casos

en los que «un policía trata de detener

a un sujeto y éste se opone

dando manotazos o patadas contra

aquél».

Incluye, en cambio, en el delito

de atentado, los casos en los que

«sin tal actividad previa del funcionario,

es el particular el que toma

la iniciativa agrediendo», como

ocurre en este caso en el que, tal

como se explica en los hechos probados,

los agentes «se acercaron a

él para detenerlo» y el acusado

«blandiendo una barra de hierro de

unos 28 centímetros, lanzó con ella

un golpe a la cabeza del agente».

Los hechos se remontan al 14 de

febrero de 2002 cuando E.R.G. comen

a forzar los barrotes de la

reja del bar ‘Patricia’, en la calle

Virgilio Mattoni de la capital hispalense,

utilizando con tal propósito

ilícito una barra de hierro de unos

150 centímetros para abrir hueco

por el que introducirse.

La Policía identifica

a 139 personas en

una nueva operación

en el Distrito Sur

SEVILLA.— La Policía Nacional y

la Local han identificado a un total

de 139 personas en una nueva operación

conjunta, dentro del Plan de

actuación de lucha contra la Delincuencia,

llevada a cabo en el Distrito

Sur.

En un comunicado, la Jefatura

Superior de Policía informó de que

la intervención se desarrolló durante

la mañanaylatardedellunes

y de que se realizaron controles

en distintas zonas del Distrito.

Además de las identificaciones,

la Policía levantó dos actas de intervención

de drogas, otras dos de

intervención de armas, interpuso

49 denuncias de tráfico e inspeccionó

122 vehículos, de los que 6

coches y 7 ciclomotores fueron retirados

de la vía pública.

El Ayuntamiento interpuso otras

46 denuncias por incumplimiento

de las ordenanzas municipales, según

el comunicado policial.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


30

EL MUNDO, LUNES 2 DE FEBRERO DE 2004

ANDALUCIA

SALUD MENTAL / LA SITUACION DE LAS FAMILIAS DE LOS ENFERMOS

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Mercedes tiene un hijo

de 26 años con esquizofrenia y muchos

prejuicios que lidiar. Esta semana,

una pariente le preguntó alarmada

si se había enterado de la noticia.

«Un hombre esquizofrénico y toxicómano

mata a su madre a cuchilladas

y deja herida de gravedad a su criada

rusa en el barrio sevillano de Santa

Clara». A Ana Rosa, con un hijo de

24 años al que han diagnosticado un

cuadro psicótico, la hirió

sin querer aquella amiga

que, espantada por la masacre

cometida por una

médico esquizofrénica en

Madrid, le preguntó con

aprensiva inquietud:

—Tú tendrás que cerrar

la puerta, ¿no?

Los enfermos mentales

(400 millones en el mundo

en 2001, según la OMS)

entrañan menos peligro

que alguien en su sano juicio,

suelen curarse y, si

son crónicos, son capaces

en su mayoría de llevar

una vida aceptablemente

estable y útil. Pero con una

imagen así de la patología

mental, sinónimo para

muchos de crimen, es natural

que Mercedes, Ana

Rosa, Buenaventura o Elvira

no quieran que se publique

el nombre de sus hijos,

ni siquiera el de pila.

Lo que les da miedo no

es el fantasma infundado

de una puñalada, sino el

peligro real de que les nieguen

un trabajo, los señalen

por la calle, les cuelguen

la etiqueta excluyente

de loco. Por eso, en este

reportaje los nombres de

los padres son verdaderos;

los de los enfermos, imaginarios.

«Estas noticias nos hacen mucho daño,

tiran por tierra meses de rehabilitación.

Los enfermos, que tienen la

autoestima muy baja, las oyen y se

hunden», se lamenta Rocío Lozano,

presidenta de la Federación Andaluza

de Allegados de Enfermos Esquizofrénicos

(Fanaes, 954 66 33 14).

En la sede de Sevilla se celebra esta

tarde una sesión de autoayuda de

padres, esos otros médicos que cuidan

de sus pacientes 24 horas al día,

365 días al año. Y nos han dejado entrar

para que les oigamos hablar de

lo que de verdad los mata: la soledad,

el cansancio, la falta de apoyos,

la desinformación, los tabúes.

A punto de tirar la toalla

Mari Carmen se considera una

afortunada, porque su hermano Jesús

disfruta de todos los recursos

habidos y por haber de la psiquiatría

pública. A sus 36 años, Jesús

ha recorrido el largo camino que va

desde los viejos manicomios cerrados

anteriores a la reforma psiquiátrica

andaluza de 1984, hasta

la moderna comunidad terapéutica

abierta donde vive ahora.

Pero viene preocupada Mari

Carmen. Esta mañana Jesús hadecidido

marcharse de nuevo. Otro

delirio. Dice que está harto, que en

la residencia está rodeado de locos.

Y los terapeutas le avisan a la hermana-madre

que es peor retenerlo

que dejarlo marchar. «Cuando le

entra una crisis, dice que ETA va a

por él y que prefiere irse, para que

no me hagan daño amí».

Jesús perdió a su madre siendo

un muchacho. Con 16 se fue de casa.

«Y cuando vino estaba loco». En

una crisis rompió el escaparate de

una joyería y, tratado como un delincuente,

lo recluyeron dos años en

el psiquiátrico de la cárcel Sevilla II.

Ahora Jesús hace el esfuerzo de

ser independiente y, de tarde en

tarde, se va a buscar trabajo con su

tienda de campaña. «El se monta su

película, dice que va a ir a la fresa,

que va a ganarse su dinerito, pero

luego no le dan trabajo, y se viene

abajo. Se ha cortado las venas tres

Hijo esquizofrénico,

padres agotados

Familiares de enfermos mentales describen su lucha solitaria

para cuidarlos y defenderlos del estigma que pesa sobre ellos

Algunas de las trabajadoras de la Federación Andaluza de Allegados de Enfermos Esquizofrénicos, junto a la presidenta. / CONCHITINA

veces. Ha tenido suerte de que ha

pasado gente y lo han visto desangrándose,

y se ha salvado». Esta

mañana Jesús insistía en que esta

vez se iría para siempre. Al final,

entre la hermana y los terapeutas

han conseguido negociar con él

una escapada de sólo tres días.

Casi 19 años de sinvivir, hasta

que un día Mari Carmen iba a «tirar

la toalla». Pero lo llamó el psiquiatra

Carlos Dueñas, del Hospital

Macarena. «Me dijo que no lo dejara,

que para mi hermano yo soy su

pilar». Y no la tiró.

Mercedes es otra héroe anónima.

Hace 14 años se quedó viuda, sola

con un hijo paralítico cerebral y

otro, llamémosle Antonio, que hasta

entonces le parecía sólo «rarillo».

Pero la muerte del padre hizo que la

mente de ese niño «rarillo» explotara

«como una bomba». El médico se

lo soltó como una pedrada, sin pre-

De «culpables» a terapeutas

Alumnos en la sede de federación Fanaes. / CONCHITINA

E. DEL C.

SEVILLA.— El objetivo

de la reforma psiquiátrica

andaluza de 1984 que

acabó con los manicomios

es indiscutible: rescatar

a los enfermos de

una exclusión histórica.

Por eso, dice Rocío Lozano,presidentadelafederación

Faenes, no es necesario

debatir más sobre

la reforma, porque está

«asumida»: lo que hace

falta es dotarla de recursos.

Necesitan, dice, más

plazas en centros de día

para respiro familiar,

más plazas en comunidades

terapéuticas para las

que hay listas de espera,

más centros de rehabilitación.

«En la evolución

de la psiquiatría, las familias

hemos pasado de ser

culpables a ser parte terapéutica.

Pero el abandono

de la Administración

sigue. Tras la reforma,

las familias hemos hecho

un gran esfuerzo para ser

al 100 por 100 los cuidadores.

Pero, ¿quién nos

cuida a nosotros?».

Se queja Lozano de

que a los familiares no se

les prepara para cuidar,

ni existen protocolos sanitarios

en ese sentido

más allá de la buena voluntad

de profesionales

concretos. En Faenes

atienden cada semana a

30 familias. Muchas llegan

a pedir ayuda al cabo

de años de lucha en solitario.

«Nuestro objetivo

es llegar antes a ellas».

Así, dice, se ahorraría

dolor. Familias mejor

preparadas y con más

apoyos externos podrían

evitar muchas crisis agudas

y el drama que surge

entonces cuando, impotentes,

no tienen más remedio

que pedir al juez

el ingreso hospitalario

forzoso del enfermo. «Y

ver cómo se los lleva la

Policía detrás delaambulancia

como si fueran

delincuentes». La prevención

también limitaría,

dice, esos casos extremos

en que el enfermo

agrede a su cuidador:

su madre, su hermano.

paración ninguna.

—¿Pero qué tiene mi hijo?

—Señora, pues tiene esquizofrenia,

¿le parece a usted poco?

Recuerda Mercedes los años de

soledad, «perdida» ante un sistema

sanitario que desatendía o ignoraba

a las familias. «Hasta hace siete u

ocho años, no me dejaban entrar en

la consulta junto a mi hijo. Ahora sé

casi igual que el psiquiatra, que lo

ve dos veces al mes diez minutos».

Ana Rosa y su marido,

que prefiere no dar su nombre,

son nuevos en el grupo

de autoayuda. Julio, de 24

años, el más pequeño de

sus cuatro hijos, sufre lo

que el psiquiatra ha diagnosticado

como «cuadro

psicótico», una definición

en la que cabe de todo y a

ellos los deja perplejos. «El

era problemático, el típico

hijo porculo, pero no sabes

dónde acaba eso y dónde

empieza la enfermedad»,

dice el padre, de 60 años. La

madre, Ana Rosa, recuerda

los síntomas: el aislamiento

de los amigos, esas discusiones

sin freno hasta acabar

«disparatando».

Es muy probable que Julio

se recupere. Ahora trabaja

de pinche, pero el padre

está convencido de que

si el jefe se entera de su enfermedad,

en lugar de mostrar

comprensión, lo despide

seguro. El patrón yaha

preguntado a la madre.

—¿Qué le pasa a tu hijo?

—Nada, que es tímido.

Y el silencio protector

ahonda a los enfermos en

su círculo de tabúes, estigmas

y eufemismos.

Reacción en cadena

Elvira no puede contener el llanto.

Ella tiene 62 años, su hijo mayor,

Juan, 34. La vida normal de Juan y

su familia sufrió un vuelco mientras

estudiaba segundo de Periodismo.

Le diagnosticaron un trastorno bipolar

maniacodepresivo. Hoy, al

cabo de los años, hace el esfuerzo

titánico de retomar los estudios con

asignaturas sueltas. Recuperar el

tiempo perdido.

En su camino, la enfermedad pone

a prueba la unión de la familia,

desatando reacciones en cadena.

«Es la verborrea que tiene, dice cosas

muy crueles, que me hacen daño...

Los hermanos se le enfrentan,

el padre se desespera, yo me enfrento

con el padre...».

Buenaventura es afortunado

porque su hija Rebeca es un ejemplo

de paciente colaborador. Con

un gran apoyo familiar, social y terapéutico,

ha logrado controlar la

esquizofrenia que sufre desde hace

14 años. Rebeca, que ahora tiene

35 años y trabaja en una empresa

social, sufre a veces una recaída.

«Siente que la siguen en el autobús».

Pero el saber reconocer las

voces de su enfermedad la ayuda a

remontar las crisis.

En cambio, el hijo de A. «niega

que esté enfermo», aunque sufre

alucinaciones auditivas que le hacen

retorcerse tapándose los oídos.

«A mí, lo único que me alivia es

Dios», dice la madre, ya mayor.

Acaba la sesión. ¿Cuándo llegará

el día en que ya no pidan ocultar

rostros y nombres al hablar de la

locura, como en un reportaje sobre

la diabetes o el asma? «Cuando la

sociedad lo acepte», responden.


FUERA DE LA FOTO

EDUARDO DEL CAMPO

30

28/02/2004

Esa insoportable realidad de los problemas de niños, viejos, drogadictos, inmigrantes o

delincuentes juveniles que tan poco fotogénicos resultan para la campaña electoral ha

desbordado durante esta legislatura el presupuesto y las buenas intenciones de la

Consejería de Asuntos Sociales.

El consejero Isaías Pérez Saldaña y su directora general de Infancia y Familia, Leonor

Rojo, han encontrado con los menores más trabajo del que pueden asumir.

La política de la Consejería en relación a la tutela de niños declarados en desamparo y

retirados del lado de sus padres (la mayoría víctimas de la marginación y la pobreza)

ha deparado, mes a mes, casos sangrantes en los que las razones esgrimidas por los

técnicos de la Junta para decidir tan drástica medida estaban poco claras, habían sido

tergiversadas o eran, sencillamente, infundadas, según los dictámenes judiciales. El fin

irrenunciable de salvar a un niño del abandono o del abuso se ha visto así pervertido

por la indefensión en que muchas familias se han visto ante la maquinaria de la

asistencia social, como han denunciado, además de los afectados, la Asociación

ProDerechos Humanos, Jueces por la Democracia o el Defensor del Pueblo andaluz.

Asuntos Sociales tenía en diciembre de 2003 la tutela de unos 6.000 menores (un 15

por ciento inmigrantes marroquíes), de los que 2.100 viven en centros de acogida y

3.900 en acogimiento familiar. Saldaña, en una carta abierta, culpaba a jueces y

fiscales de que los procesos de desamparo y sus recursos se alargaran años,

provocando, así, que el desgarro familiar fuera ya irreversible.Es cierto. Pero también

que esa inhumana lentitud es achacable a las trabas e inercia burocrátias de la propia

Junta.

La otra vertiente conflictiva relacionada con adolescentes es la de la aplicación de la

llamada Ley de Responsabilidad Penal del Menor. El consejero y la directora de

Reforma Juvenil, María del Carmen Belinchón, culparon de la saturación de los


centros de internamiento al Gobierno, por promulgar la ley sin dotarla de recursos.

Pero la ley es del año 2000, y el pasado noviembre, los 15 reformatorios de la región,

con 455 plazas entonces, estaban ocupadas por 494 adolescentes y jóvenes.

Vanguardia en drogas

La Consejería, en cambio, estuvo casi siempre en la vanguardia del tratamiento a los

drogadictos. En febrero de 2003 consiguió poner en marcha el programa de

administración de heroína controlada a adictos crónicos que se chutan en vena como

método para ayudarles a salir de la marginación. Pero el boicot y las trabas del

Gobierno central durante cinco años hicieron que, cuando el programa estrella se puso

en marcha, quedara ya algo desfasado, con apenas un centenar de beneficiarios en

Granada. Porque la heroína chutada pasó a la historia y sólo el 8,7% de los

heroinómanos se inyectan.

Unos 20.000 toxicómanos se acogieron a otro programa de los que llaman pioneros el

de administración de metadona en 514 dispensarios, como alternativa a la heroína.

Pero estos avances se vieron deslucidos, como criticó la federación Enlace, por el

recorte del 17% este presupuesto en las ayudas a las ONGs del sector. Enlace alabó

los proyectos, pero dijo que la reinserción laboral y social es un proceso lar más allá

de dar una dosis en un chutadero higiénico.

Después de la heroína, Saldaña volvió a enfrentarse al Gobiero por el asunto de las

pagas complementarias unilaterales de la Junta para los perceptores de las pensiones

más bajas, una medida que el Constitucional autorizó en diciembre de 2002.

Respecto a los ancianos, el consejero propugnó una política de «envejecimiento

activo», un fin lógico cuando hay en Andalucía 1,5 millones de mayores de 55 años

que permanecen pasivos, como una ciudad del tamaño de Barcelona habitada sólo

por gente sin función. Saldaña anunció programas novedosos, como teleasistencia

para 20.000 andaluces. Pero eso, como la tarjeta para mayores de 65 años para cuya

promoción contrató a Carmen Sevilla, se queda en destellos comparado con la

realidad desnuda de la falta de plazas en residencias públicas. Un dato basta: Sevilla

es la última provincia de España, con 0,6 camas por cada 100 personas para mayores

de 65 años, cuando el Plan Gerontológico Nacional de 2002 recomendaba 5 por cada

100.


La familia, con un Plan de Atención Especial, ha sido el nuevo foco de la Consejería,

que ha aumentado un 146% por ciento el presupuesto para medidas de promoción

como el aumento del 33% de las plazas de guardería (35.713 en 739 públicas y

concertadas).Pero los requisitos para acceder a ellas han sido muy estrictos, y sólo en

este curso se han abierto a las mujeres que buscan trabajo o tienen familias

numerosas. El consejero mimó al colectivo homosexual con una Ley de parejas de

hecho que, sin embargo, aún puede ir a más.

Asuntos Sociales tiene su gran frente de batalla en los barrios marginados de las

ciudades, donde, paradójicamente, por el asunto de la retirada de niños, hay muchos

que empiezan a verla como miedo, como un posible traidor. La colaboración

establecida con el Gobierno y el Ayuntamiento para crear una autoridad única en las

Tres Mil Viviendas de Sevilla es el camino del futuro.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

26

EL MUNDO, MARTES 10 DE FEBRERO DE 2004

ANDALUCIA

El conflicto legal de 67 maestros deja sin

educación a 2.483 presos desde septiembre

Los docentes de las cárceles acusan a Gobierno y Junta de indiferencia por no firmar su traspaso

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Si en tiempos de elecciones

2.483 escolares, bachilleres

o universitarios llevaran todo el

curso sin poder ir a clase, habría

estallado un escándalo socio-político

y, seguro, rodado cabezas. Pero

resulta que esos 2.483 alumnos

que se han quedado sin derecho a

educación desde septiembre son

presos. Y el voto y la voz de un

convicto pesan muy poco.

El grueso de los 67 maestros

de las prisiones andaluzas dependientes

aún laboralmente del Gobierno

se manifestaron ayer en

Sevilla disfrazados de presidiarios

para exigir a la ministra de

Administraciones Públicas, Julia

García Valdecasas, y al consejero

de Presidencia de la Junta, Gaspar

Zarrías, que firmen de una

vez el traspaso de este cuerpo docente

a la administración autonómica.

Actualmente, sólo reciben

clases regladas los en torno a 700

presos asignados a los 23 maestros

propios de la Junta.

Lo patético del caso, decían

ayer los maestros ante la sede de

la Presidencia de la Junta, tras

protestar antes delante de la Delegación

del Gobierno, es que el

traspaso de marras ya está negociado

desde octubre por la Comisión

Mixta de Transferencias, pero

les alegan «problemas de

agenda» de ministro y consejero.

«Si fueran 2.400 alumnos [normales],

estaríamos todos los días

en los medios, pero como son presos...»,

protesta Juan José Martínez,

maestro en la cárcel de Jaén.

Yañade que ellos, los maestros del

extinto cuerpo de Instituciones Penitenciarias,

también «son presos

de una situación alegal».

Es un conflicto lejano. En julio

de 1999, un Real Decreto los

transfirió del Ministerio de Interior

al de Educaciónparaque,asu

vez, pasaran a quedar bajo la

competencia de la Junta. Pero esto

no se ha cumplido. «Estamos

transferidos pero no traspasados»,

resume Pilar García, maestra

en Sevilla, en lo que parece un

juego de palabras pero es la descripción

exacta de su estado legal.

«Escaso peso electoral»

Un grupo de maestros de las prisiones andaluzas se manifiestan ayer ante la Delegación del Gobierno en Sevilla. / FERNANDO RUSO

Su compañero Luis Martínez, de

la cárcel de Córdoba, abunda en

el galimatías. «Nos paga el Ministerio

del Interior, nuestras funciones

las decide la Junta y consta

que somos funcionarios del

Ministerio de Educación». Y todos,

dice, se desentienden.

La falta de traspaso implicó la

«congelación» de salarios y concursos

de traslados. «Cuando entré

a trabajar hace 15 años ganaba

más que un maestro de la calle.

Ahora gano 30.000 pesetas

menos, y trabajo en la cárcel», se

queja Pablo de Haro, de Sevilla.

Tras cuatro años y medio en el

limbo esperando el dichoso traspaso,

y hartos de la indiferencia

ante «la marginalidad del colectivo

afectado y su escaso peso electoral»

(dice el manifiesto de los

maestros), decidieron dar a inicio

de este curso un paso muy doloroso

para ellos. No impartir clases

hasta que los legalizaran a

ellos y sus alumnos.

La medida les ha costado dudas

y discusiones internas, admite

Luis, porque sus vocaciones

son muy fuertes y sufren viendo a

sus estudiantes desamparados.

«Pero si doy clase, les hago el juego

[a las administraciones]», dice

dividido. De momento, dedica su

jornada a adelantar material, pero

añorando el contacto con sus

alumnas. «Las horas se hacen

muy largas».

Juan José, el maestro de Jaén,

explica sin embargo que, aunque

ellos diesen clases, la Junta no les

daría validez ni otorgaría títulos.

«Mis alumnos de Jaén no son oficiales.

Este curso se presentaron

194 expedientes de matrículas y

sólo aceptaron 40, los que corresponden

a los grupos de analfabetos

y neolectores que imparte la

maestra de la Junta que hay allí».

Eso sí, se sienten apoyados por

los presos, que han inundado los

juzgados de vigilancia penitenciaria

con quejas. Ellos, además

de perder las clases, han perdido

también los beneficios asociados

a ellas, como más minutos de llamadas

a la familia, vis a vis extras

con sus parejas y, lo másgrave,

la posibilidad de acceder antes

a la libertad condicional.

La consejera de Educación,

Cándida Martínez, declaró ayer

en Algeciras que la Junta «no

puede hacer nada hasta que la situación

se desbloquee» en la Comisión

Mixta de Transferencias,

aunque aclaró que su departamento

ya dio «el visto bueno» al

traspaso. Este diario intentó ayer,

sin éxito, hablar con la secretaria

de esa comisión en la Consejería

de Presidencia, Soledad Mateo.

En el gabinete de prensa del Ministerio

de Administraciones Públicas

se limitaron a colgar las llamadas

en una espera indefinida

tras oír que el asunto iba de presos.

El analfabeto que aprendió a devorar libros

E. DEL C.

SEVILLA.— Los maestros

de prisiones son

especiales. «Eres consejero,

maestro, educador,

en el amplio

sentido de la palabra,

no sólo impartidor de

currículum»,diceJuan

José Martínez, que ha

dedicado sus 15 años

de vida laboral a enseñar

a los presos de la

cárcel de Jaén con la fe

del que cree en la segunda

oportunidad y

el principio sagrado de

la reinserción.

Porsuaulapasancada

año unas 70 personas,

la mayoría marginados

víctimas del fracaso

escolar a los que

engancha’ con ejercicios

atractivos basados

en la actualidad informativa,

que si la guerra

en Afganistán o lo que

pasa en Rusia. «La respuesta

es muy buena.

Les apartas del patio y

les llenas su monotonía

de una manera productiva».

«Laeducaciónesel

primer paso para la reinserción.

Me acuerdo

de un chaval, Luis, que

a sus 22 o 23 años

aprendió a leer, y era

alucinante verlo cómo

devoraba los libros. El

no se imaginaba lo que

iba a descubrir en

ellos. Todos los días

me llegaba, ‘maestro,

esto es impresionante’».

Hay algunos, dice

Juan José, que viniendo

del analfabetismo

total o funcional han

logrado sacarse el graduado

escolar, hacer

un FP y estudiar una

carrera en la UNED.

«Yo siento la prisión

como mía, es una misión

muy importante»,

dice Luis Martínez,

que ahora enseña a las

mujeres de la cárcel de

Córdoba. Luis lleva de

oficio 21 de sus 46

años. «La educación da

valores y en la cárcel es

lo más importante que

se puede enseñar», dice

disfrazado con uniforme

a rayas de presidiario

ante la oficina

del presidente Manuel

Chaves. La implicación

es tan grande que

a veces creen que es el

padre de algún preso.

Haymuchoshijosde

la droga que han tenido

que esperar a ser reos

para conocer el sabor

maravilloso del saber.

Lo sabe Romualdo

Nicolás, que enseña en

la cárcel de Huelva.

«‘Es la primera vez en

mi vida que doy clases

una semana seguida’,

me dicen, ‘porque me

fugaba de la escuela o

el maestro me maltrataba’».

Su compañera Pilar

García,17añosenla

cárcel de Sevilla, expone

los pequeños éxitos

cotidianos. «Cualquier

analfabeto que

pise la escuela, a los

tres meses puede leer

la carta que le manda

su hijo o el papel que le

mandan del juzgado».

Su colega Angel de

laPeñasepreguntapor

qué la integración del

cuerpo de maestros ya

se hizo en la otras comunidades

de gobierno

socialista, como la

Extremadura de Ibarra

o la Castilla-La

Mancha de Bono, pero

no en la Andalucía de

Chaves. «¿Es que no le

importan los presos

andaluces?», clama indignado.

ENSEÑANZA

Codapa dice que

la Junta incumplió

la promesa de los

libros gratis

SEVILLA.— La presidenta de la

Confederación Andaluza de Asociaciones

de Padres de Alumnos (Codapa),

Mercedes González, recordó

ayer que la Junta ha incumplido su

promesa de instaurar la gratuidad

de los libros de texto en la enseñanza

obligatoria y pidió a los partidos

políticos que asuman este compromiso

en sus programas electorales.

En declaraciones a Europa

Press, González aseguró que la

Consejería de Educación suscribió

un acuerdo con Codapa a principios

de esta legislatura donde asumía

esta medida, si bien, «no la han

puesto en marcha porque dicen

que el Ministerio del ramo les tiene

que transferir antes las políticas de

becas y ayudas» escolares.

En este sentido, añadió que «nosotros

no entramos a considerar

las relaciones entre las instituciones;

nuestro acuerdo recogía la

gratuidad de los libros y del material,

que debían distribuirse en los

centros escolares a los alumnos».

No obstante, reconoció que el

Gobierno autonómico «ha avanzado

bastante» con las subvenciones

que, con la misma dotación que las

que otorga el MECD, amplía el tramo

retributivo de los receptores.

Asimismo, anunció que Codapa

continúa reivindicando esta medida

a los partidos para que el próximo

Ejecutivo andaluz aplique la

gratuidad de los manuales.

Por el momento, «sólo PSOE-A e

IU han asumido nuestra petición,

mientras que el PP-A no ha respondido

nada todavía». En este punto,

recordó que la Confederación nacional

(Ceapa) puso en marcha hace

años una iniciativa que llevó al

Congreso para pedir la gratuidad

de los libros, que el PP rechazó.

Piden más avances

en la reforma de la

licenciatura de

Humanidades

JAEN.— El secretario general de

Universidades de la Junta de Andalucía,

Francisco Gracia, pidió ayer

«profundidad» en el debate abierto

sobre la reforma de la licenciatura

de Humanidades y destacó que la

experiencia piloto puesta en marcha

en la Pablo de Olavide de Sevilla

«está funcionando bastante bien».

Gracia, que inauguró ayer en la

Universidad de Jaén unas jornadas

sobre la implantación del EEES

(sistema europeo de créditos) en la

Licenciatura de Humanidades, lamen

el «parón» del Ministerio de

Educación en este proceso, ya que

«no acaba de sacar los decretos de

grado y postgrado» para estos estudios

y «se ha quedado en la primera

fase de la reforma».

Por el contrario, recordó que la

Junta «sigue con los planes piloto»

en 14 titulaciones y que éstas «van

marchando bien». «Hay menos clases

teóricas, más trabajo práctico y

los alumnos están contentos porque

se están adaptando a este nuevo sistema

de investigación permanente».


20

EL MUNDO, MARTES 10 DE FEBRERO DE 2004

ESPAÑA

Las ‘caras’ de

Bélmez se quedan

huérfanas

El misterio de las famosas manchas

‘humanoides’ se reaviva tras la muerte

de la dueña de la casa

El supuesto ‘guardia civil’. / J. FERRERA

Una ‘cara’ de 1986. / FRANCISCO VEGA

EDUARDO DEL CAMPO

BELMEZ (JAEN).– A Miguel Pereira

Gómez le cambió la vida para

siempre una mancha en el suelo de

la cocina. Aquella que le enseñó su

madre, María Gómez Cámara,

cuando llegó del campo a la hora

de comer el 23 de agosto de 1971.

Miguel, que ahora tiene 58 años y

está retirado, recuerda vívidamente

la conversación, mientras ella

preparaba la comida.

–Asómate ahí, a ver si ves algo.

–Pues claro que veo. Una cara.

¿Quién ha hecho esto?

–Quién va a ser, si aquí no ha venido

nadie. Estaba yo guisando y de

repente he visto ahí la cara.

Al principio recuerda

que les dio

«miedo». Pero las

manchas humanoides

se hicieron

pronto extraña rutina.

Cuenta que

picaron el suelo y

cavaron 2,8 metros,

pero, aparte

de algunos huesos

del cementerio de

una antigua ermita

del siglo XIII, no

encontraron nada.

Echaron otra capa

de cemento. «Y

volvieron a salir».

Las caras se

convirtieron en un

hito de la España

cañí del tardofranquismo

y pusieron

en el mapa a Bélmez

de la Moraleda,

un pueblo jiennense

de 2.000 habitantes

perdido

en la comarca de

larga tradición

fantástica de Sierra

Mágina («Mágica»,

yerran muchos).

Científicos

y, sobre todo,

pseudocientíficos

de esa iglesia literaria llamada Parapsicología

(de la talla del alemán

Hans Bender o los españoles Germán

de Argumosa o Fernando Jiménez

del Oso) se lanzaron a desentrañar

el enigma seguidos por

una legión de periodistas (nos incluimos)

que acababan inevitablemente

por alimentar el mito aunque

quisieran derribarlo.

¿Qué son las caras? ¿Un milagro

religioso? ¿Retratos de fantasmas?

¿El caprichoso resultado de la humedad

del subsuelo o la erosión

del cemento? ¿Un enorme caso de

sugestión colectiva? ¿O el fraude

encantador de un pintor aficionado

de trazo naïf?

María, la guardiana de las manchas-caras,

se murió el martes a los

85 años sin que el misterio (¿misterio?)

se haya resuelto. Al principio,

llegaron a desfilar 1.000 personas al

día por su casa del número5dela

calle Real. Incluso autobuses cargados

de japoneses, dice su familia.

Pero esta tarde la puerta está cerrada

y los postigos echados. Los cinco

hijos (dos biológicos, Miguel y Diego,

fruto de su unión con su marido,

Juan Pereira; los otros de un matrimonio

anterior de éste) están de

dueloyaún no han decidido qué hacer.

Miguel se excusa amablemente.

La casa, de momento, no se abre.

Podrían haberse hecho casi ricos

montando un negocio paranormal

con taquilla y souvenirs, pero es obvio

que no lo hicieron. El dinero que

le daba a María algún que otro visitante

o equipo de televisiónnoledio

para mudarse de su humilde casa

sin cuarto de baño ni agua caliente.

Las caras, se alegra

Miguel, han dadoaconocerasu

pueblo, pero también

le ha supuesto

a su familia un trastorno

sin fin. Son

carne del turismo y

la investigación a

lo Expediente X.

«Si tienen que pagarle

las molestias,

no hay dinero», dice

su mujer, María

Jesús Valenzuela,

que, a fuerza de

convivir con las caras

hasta sentirlas

«de la familia», se

las toma también a

sana risa. «He fregado

esa casa

1.000 veces con lejía,yniunacara

se

ha quejado». «Por

esa casa sí que hemos

visto pasar caras»,

dice refiriéndose

a los visitantes,

«y las había

másfeas».

Lo que la familia,

muy en serio,

no admite es la posibilidad

de que la

anciana u otra persona

manipulara las caras. Recuerdan

que vinieron agentes de la «brigada

criminal» y, tras una semana

de investigación, «vieron que no estaban

pintadas»; o que precintaron

la casa bajo notario tres meses y, «al

abrirla, había 16caras más». «Aquí

la gente nos conoce, y han visto que

mentira no era», insiste Miguel.

Las manchas antropomórficas

que muestran las fotos y la tele son

a menudo vagas y requieren el concurso

de una imaginacióncómplice.

Pero una vez, relata Miguel, apareció

una que era el vivo retrato de

Franco, con bigote y todo. Luego se

perdió, pero en su lugar brotó lo que

él cree es el claro perfil del dictador.

Hasta su nieto, Cristóbal Martínez-

Bordiú Franco, fue a verlo con su

mujer, la presentadora Jose Toledo.

En el pueblo veían a Maríacomo

una médium, y decían que las caras

se irían con ella cuando muriera.

Pero asegura el hijo que no ha sido

La casa de las ‘caras’ de Bélmez de la Moraleda, cerrada tras la muerte la semana pasada de su dueña, María Gómez. / FRANCISCO VEGA

Miguel Pereira Gómez, hijo de María y testigo del ‘misterio’, en su casa de Bélmez. /F.V.

así, y que incluso dos días antes de

morir han salido algunas más.

«¿Por qué se van a borrar? Si un

pintor, y no es el mismo caso, pinta

algo, el cuadro sigue allí aunque él

se muera».

A nadie le interesa que se desvele

el enigma. Ni a los amantes de los

misterios (qué aburrimiento sin

ellos), ni a los expertos mediáticos

con su mercancía fantástica de psicofonías

y ectoplasmas, ni a los bares,

ni a la familia, que sopesa lucrarse

legítimamente de tanto trajín.

Un norteamericano ha llamado

interesándose por la casa, y las televisiones

pugnan por comprar la exclusiva

del día que la reabran. Miguel

dice que no quiere deshacerse

de ella, pero especula: «¿Cuánto

cuesta un cuadro de esos pintores

famosos? Pues una casa con unas

caras misteriosas vale mucho...».

La última versión

¿Obra natural o sobrenatural? Miguel

no quiere pronunciarse. «Sólo

sabemos que salen las caras. Nos

gustaría saber cómo». Dice que su

madre tampoco opinaba. Estaban

allí, y punto. El secreto, si lo conocía,

se lo ha llevado a la tumba.

En su reciente libro Tumbas sin

nombre, Iker Jiménez y Luis Mariano

Fernández plantean el atractivo

cuento de ciencia ficción dequealgunas

caras corresponden en realidad

a los rostros de la hermana de

María, Isabel, su marido guardia civil

y cinco hijas, muertos todos en

1937 durante el asedio republicano

al santuario de la Virgen de la Cabeza

de Andújar. Recurriendo a técnicas

«policiales», han descubierto,

por ejemplo, que el rostro bigotudo

(ver recuadro) sería el del guardia

civil muerto hace 67 años.

De las siete hijas de esa trágica

familia sobrevivieron dos al asedio.

Una todavía vive. Isabel María Chamorro,de68años,

dueña del estanco

de Bélmez, no quiere hablar. Dice

que la parte histórica del libro es

verídica, pero que ha dejado de leerlo

cuando se mete a hablar de las

caras-fantasma de la casa de su tía

María. «Yo tengo mi opinión, pero

es un secreto», dice la asustada mujer,

que tenía un año cuando el

bombardeo y sufrió graves heridas.

Frente a la lógica del sentido común,

en el pueblo prefieren cerrar

filas. No se oye a nadie que crea en

la tesis de la manipulación olaexplicación

natural. «Se hubiera sabido»,

dice el vecino Pedro. ¿Cómo va

a ser una manipulación, dice, si los

hijos de María «se criaron cuidando

cabras y casi no saben escribir»?

Está de acuerdo la alcaldesa, María

Rodríguez (PSOE), que ha declarado

a la venerable vecina Hija Predilecta

y va a rebautizar la calle en

su nombre. «Está superdemostrado

que no es un fraude. ¿Que por qué

están ahí? Esotendrán que demostrarlo

los que saben... Yo no tengo ni

idea». La regidora critica que el régimen

franquista atribuyera las caras

alamagia de la pintura. «Tanto el

Gobierno como la Iglesia fueron a

taparlo. Pero era imposible».

La visita de Pimentel

La alcaldesa pone en solfa a los escépticos

al recordar la visita que les

hizo el 4 de junio el ex ministro del

PP Manuel Pimentel, hoy candidato

a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

«Fue alucinante. Veías las caras,

cómo iban tomando luz. Manuel

Pimentel se fue superemocionado y

superconvencido».

El concejal Donato Hervás, el único

al que han dejado entrar tras la

muertedeMaría, cuenta lo que vio

el jueves. «Han aparecido más caras.

Se ven varias superpuestas. No es

imaginación, de que aquí ves un ojo

o una boca. Se veían perfectamente».

Anuncian que el Ayuntamiento

creará un museo o centro de interpretación,

ya sea en la casa o en otra

parte. Por si un día desaparecen las

caras, que siga vivo su recuerdo. Y

su reclamo turístico. Bien lo sabe

Juan Gómez Gamarra, El Comunista,

que regenta un bar con su mote

situado estratégicamente al paso de

los visitantes. «Cuanto más dureesto,

mejor para nosotros».

Pese al vaivén que se le vino encima,

la paciente María estaba «orgullosa»

de las caras. «Sus» caras. «Le

gustaba», recuerda Donato, «que le

reconociesen su obra». Nosvamos

sin haber podido ver esos ojos infantiles

de ultratumba que ella velaba,

pero asombrados por haber asistido

a otra maravilla no menor: la de la

capacidad del hombre para convertir

unas manchas sobre un suelo de

cemento en el epicentro de una leyenda

y un negocio (apenas explotado

en toda su potencia) que dura ya

33 años. Es tan bonita la historia que

sería una lástima que un día descubrieran

que es mentira.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Todos somos iguales ante el deber moral (Immanuel Kant)

ELPMUNDOEDICION: MADRID

MIERCOLES 11 DE FEBRERO DE 2004

Año XV. Número: 5.178

DEL SIGLO VEINTIUNO

Precio: 1 euro

FRANCIA / La Asamblea aprueba por amplia mayoríalaprohibición del velo en las escuelas públicas / 27

8 policías viajan hoy a Guantánamo

para repatriar al recluso español

eEl Gobierno norteamericano accede a entregar a España a Hamed Abderrahamán, detenido hace 2 años

eDos agentes de Inmigración, dos de Información y cuatro antidisturbios lo recogeránenlabasedeEEUU

FERNANDO LAZARO

MADRID.– Todo está preparado.

El Gobierno no ha dejado ningún

detalle en el aire. Así, hoy está previsto

que un avión español se desplace

a la base militar norteamericana

de Guantánamo para recoger

al único prisionero español que ha

estado en manos de las autoridades

militares estadounidenses durante

dos años.

Ocho agentes del Cuerpo Nacional

de Policía se trasladarán hoy a

la base militar donde les entregarán,

previsiblemente, a Hamed Abderrahamán

Ahmed, único prisionero

español que fue internado allí

tras ser detenido durante la guerra

en Afganistán.

Estados Unidos ha retenido en

dichas instalaciones penitenciarias

a este ciudadano, natural de

Ceuta, de 30 años de edad, desde

hace más de dos años. El motivo:

la acusación de formar parte de la

organización terrorista islámica Al

Qaeda. Sigue en página 8

6.000 mujeres

han obtenido

protección de

los jueces por

malos tratos

en sólo 5 meses

Sonel76%de las que lo han

pedido desde que entró en

vigor la medida en agosto

Pág. 18. Editorial en pág. 3

Dijo que se iba a Londres y apareció en Afganistán

Sodía, madre de Hamed Abderrahamán Ahmed, sostiene

el pasaporte de su hijo. Hoy lo conserva porque

Hamed pidió un duplicado que nunca recogió. El verano

de 2001 dejó Ceuta y dijo a los suyos que iba a Londres

para buscar trabajo y perfeccionar sus estudios

EDUARDO DEL CAMPO

del Corán. Meses más tarde volvieron a saber de él. En

febrero de 2002, EEUU le identificaba como el primer

español detenido en Afganistán entre las filas talibány

le trasladaba al Campamento Rayos X de la base militar

de Guantánamo, en Cuba. Página 9

Medio centenar

de iraquíes que

hacían cola

para alistarse

en la policía

mueren en

un atentado

ALFONSO ROJO

Enviado especial

ISKANDARIYA (IRAK).– Sólo

querían matar. Mucha genteydelaformamás

espantosa

posible. Iskandariya queda

a medio centenar de kilómetros

al sur de Bagdad. Es un

pueblo pequeño a cuyo mercado

acuden en tropel los campesinos

chiíes de los alrededores

y hasta ayer era un lugar

pacífico. Sigue en página 24

Los etarras que

fueron detenidos

en Cognac iban

a entregar armas

y explosivos a un

comando para

atentar en España

OTRAS NOTICIAS

Página 14

El TSJPV anula la orden

del Gobierno vasco

que discriminaba a los

‘inmigrantes’ españoles

Página 16

La Fiscalía de Delitos

Económicos investiga

un ‘agujero’ de 6,5

millones en Media Park

Página 20

El error de la asesina

del ‘crimen perfecto’

La policía sospechó de Dominique Louis cuando supo

que su marido era judío y que ella lo había incinerado

contraviniendo los principios de su religión

CRISTINA FRADE / I. ARRUE

PARIS/VALLADOLID.– El crimen

perfecto no existe, y el detalle que

perdió a Dominique Louis y a su

amante, Jean-Claude Vaz, fue la incineración

desuvíctima, según los

investigadores franceses. La decisión

de la mujer no era lógica como

no era lógica la explicación deque

la cremación se realizó porque era

el deseo del fallecido. Su anciano

marido, Simon Wolf Jochimec, era

judío y su religión leprohibía ser

incinerado. Sigue en página 20

Immanuel Kant, un

filósofo vigente 200 años

despuésdesumuerte

Página 56

La portavoz de Ibarretxe

pide a John Kerry que

rectifique y no equipare

a vascos con terroristas

Página 16

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, MIERCOLES 11 DE FEBRERO DE 2004

9

TERRORISMO Y DERECHOS HUMANOS. En noviembre de 2003, EEUU seguía considerándolo como «una amenaza»

Dejó su casa en el barrio musulmándelPríncipe

Alfonso para buscar

mejor suerte en Londres y, de

paso, profundizar en sus estudios

del Corán «con un religioso muy

bueno». Es lo que el joven ceutí Hamed

Abderrahamán Ahmed, entonces

con 27 años, dijo a los suyos

cuando, el verano de 2001, abandonó

su ciudad natal.

Seis meses más tarde llegó la noticia:

Febrero de 2002, Hamed estaba

preso por el Ejército de EEUU

en la base militar de Guantánamo

(Cuba), tras ser capturado entre las

filas de los talibán que lucharon

junto a Bin Laden en las montañas

afganas de Tora Bora.

¿Qué pasó en el camino entre

Ceuta y Londres que llevó al joven

Hamed hasta Afganistán para defender

la causa del terrorista más

buscado? Lo que ocurrió todavía es

un misterio, aunque sus hermanos

se resisten a considerar a Hamed

como un «loco integrista».

HAMED ABDERRAHAMAN AHMED / Preso español en Guantánamo

De un barrio musulmán de Ceuta

a las montañas de Tora Bora

Ylosiguió siendo para su familia

mucho tiempo después. «Hace

un año que no tenemos noticias de

mi hermano», denunciaba Naseha

Abderrahamán, hermana del detenido,

el 14 de noviembre de 2003.

Tiempo atrás, Javier Nart, abogado

del ciudadano español, remitía

una carta abierta a la ministra

de Exteriores, Ana Palacio, instándola

a exigir a EEUU que «cumpla

la legalidad internacional» en lugar

de estudiar la posibilidad de entablar

una «negociación» para «mejorar

las condiciones» de su defendido,

como se había anunciado.

La respuesta a la petición dela

familia fue rápida. Varios días después

de las declaraciones de la hermana

de Hamed, EEUU respondía

que seguía considerando al español

como «una amenaza» para la

Administración estadounidense y,

por tanto, que no iba a ser incluido

en una inminente liberación deun

par de decenas de presos de cuatro

«A Hamed lo echó de

Ceuta la desesperación,

la falta de horizontes»,

aseguró un amigo

La hermana del preso

denunció en noviembre:

«Hace un año que no

tenemos noticias»

Su vida, desde su nacimiento el

22 de septiembre de 1974, transcurrió

siempre en torno a la barriada

ceutí del Príncipe Alfonso, según

informó un reportaje del suplemento

CRONICA publicado tras la identificación

del español en el Campamento

Rayos X de Guantánamo.

Hamed es el sexto de los nueve hijos

de Sodía yHamed,unpeón de

albañil y repartidor de harinas en el

barrio hoy jubilado y enfermo.

El joven Hamed amaba el Corán

por encima de todas las cosas. Acudía

arezaralapequeña mezquita

La Fuente, a sólo unos pasos de la

casa de sus padres, y también era

un habitual en la asociaciónislámica

Masyid An Noor, donde asistíaa

reuniones y conferencias.

Había cumplido el servicio militar

en 1994, en la Unidad de Apoyo

Logística 23 de Ceuta, con destino

de ranchero en la cocina. Incluso,

según sus allegados, «era un empollón»

porque logró su graduado escolar

con una nota de suficiente.

De su aplicación como estudiante

también da cuenta un curso de motorista

naval para jóvenes en paro

del Inem a finales de 1999. El monitor,

un militar, recuerda al hoy preso

como un joven «culto, tímido,

bellísima persona y muy religioso».

«A Hamed lo echó de Ceuta la

desesperación, la falta de horizontes»,

declaró un amigo a CRONI-

CA, que citó como desencadenante

un hecho concreto: su desilusión al

no ser elegido como Policía Local

de Ceuta. Fue en diciembre de

1999, cuando el Ayuntamiento de

la ciudad autónoma convocó un

sorteo de seis plazas de auxiliar de

policía para los jóvenes del barrio

que tuvieran carné de conducir,

graduado escolar y una ficha policial

impecable. Hamed estaba entre

los 22 aspirantes que cumplían

los requisitos, pero no tuvo suerte.

EDUARDO DEL CAMPO

EL PASAPORTE DE HAMED. Pidió un duplicado de su pasaporte español pero lo deen Ceuta. La fecha

de expedición, el 30 de julio de 2001, lleva a los investigadores a pensar que Hamed Abderrahamán Ahmed abandonó

España después de aquella fecha. Su familia cree que sólo el señuelo de perfeccionar su fe en Alá pudo llevarle

hasta Afganistán. «En cuatro meses uno no se convierte en un terrorista de Al Qaeda», explicó su hermano.

Hasta su partida, supuestamente

con destino a Londres, Hamed se

ganó la vida descargando cajas en

el mercado central de Ceuta, empleado

esporádicamente por los

dueños de los puestos de pescado.

Nadie sabe cómo terminó en Afganistán.

Su vida es prácticamente

un misterio desde que abandona

Ceuta hasta que es identificado como

el primer español retenido en el

Campamento Rayos X.

nacionalidades diferentes, entre

los que no había ningún europeo.

Eran las declaraciones del embajador

de EEUU para Asuntos de

Crímenes de Guerra, de visita en

Madrid. Aprovechó para aclarar

que antes de liberar a ningún preso

se realizan muchas comprobaciones

para asegurarse de que «no

van a montar en un avión y provocar

un atentado horas más tarde».

También la Comisión deAsuntos

Exteriores del Congreso de los

Diputados aprobaba ese mismo

mes una Proposición no de Ley

presentada por el PSOE sobre la

presencia de Hamed en Guantánamo.

El texto instaba al Gobierno a

exigir un proceso justo y sin dilaciones,

si existía acusación contra

el preso. En caso contrario, pedía a

Aznar que solicitara a EEUU la libertad

para el ciudadano español.

Hoy, dos años después desudetención,

está más cerca la llegada a

España deHamed.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


26

EL MUNDO, JUEVES 12 DE FEBRERO DE 2004

ANDALUCIA

Una madre vive en un coche ante Asuntos

Sociales para que le dejen ver a sus hijos

Pilar Bernal, que no los ve desde marzo, pide visitarlos dos horas cada 45 días como ordenó la juez

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Existen muchas formas

de maltrato. Y Pilar Bernal

Andrades ha sufrido unas cuantas.

Los golpes y violaciones de su

antiguo marido enfermo de alcoholismo,

que le arruinaron la vida.

Pero también la dolorosa indiferencia,

se duele ella, de la Consejería

de Asuntos Sociales de la

Junta de Andalucía, que tras retirarle

la tutela de cinco hijos en

2000 ante grave situación creada

por la violencia doméstica del padre

le niega todavía a ella, la otra

víctima, el derecho a verlos.

La última vez que los vio (una

hora) fue hace casi un año, en

marzo. Pilar no pide mucho. Lo

mínimo para no morirse de pena.

Estar con sus hijos dos horas un

domingo cada 45 días en el punto

de encuentro que la Junta tiene en

el edificio Urbis de Sevilla, bajo la

vigilancia de los funcionarios.

Es el régimen de visitas que ordenó

la titular del juzgado 17 de

Sevilla el pasado 5 de junio, y que

la sección octava de la Audiencia

Provincial ratificó el 15 de diciembre

al rechazar por infundado

el recurso de la Consejería.

Los jueces le dicen que no sólo no

hay riesgo en tan limitadas visitas

sino que los niños deben mantener

la relación con sus padres.

Pero hay otro maltrato añadido

que es la lentitud de la Justicia,

que convierte sus papeles en papeles

mojados. Casi dos meses

después del mínimo triunfo, la

juez del 17, Amalia Ibeas, aún no

ha ordenado a la Delegación de

Asuntos Sociales en Sevilla que

ponga fecha y hora para reanudar

los encuentros, explica el abogado

de Pilar, Jesús Botello. Y entre

los jueces y fiscales desbordados

por un lado y las trabas que la

Consejería pone por otro, Pilar ha

quedado aplastada: «La Junta nos

entierra a las madres en vida».

Protesta silenciosa

Pilar Bernal y su pareja, ayer en el coche en que mantienen su protesta ante la Consejería de Asuntos Sociales. / CARLOS MARQUEZ

En su desesperación, recurrió a

una protesta desesperada, y desde

hace 10 días vive y duerme en

su viejo Ford Orión sin baterías a

las puertas de la Consejería, con

los cristales forrados de pancartas

que exponen esa tragedia suya

que a casi nadie importa. Dice

que ha llamado a todos los medios

de comunicación. Le acompaña

en su silenciosa protesta su

actual compañero, Benjamín Cabrera,

un combativo vigilante de

seguridad ahora en paro. «Para

ella es una tortura psicológica».

Asus34años, Pilar ya es abuela.

Su hija mayor, M.C., ha tenido

un hijo a la misma edad, 17 años,

en que ella fue madre en El Cuervo,

un pueblo sevillano anclado en

el Bajo Guadalquivir. Pilar llegó a

de EGB y, ya con su primera niña

en el mundo, se casó conelpadre

de la criatura, Juan, un albañil

tres años mayor que ella. El hombre,

alcoholizado, empezó enseguida

a maltratarla y, también,

violarla, dice Pilar sin querer recordar.

Llegaron más hijos: V.,

una chica que hoy tiene 16 años;

su hermana R., de 12; A.J., un chaval

de 10, y la pequeña A., de 5.

Cuenta Pilar la espeluznante situación

que vivió cuando, sobre

1997, fue al Instituto de la Mujer a

preguntar si había sitio en un refugio,

y le contestaron que sólo había

plaza para ella y dos críos.

La violencia doméstica llegó a

oídos del psicólogo del colegio y el

16 de noviembre de 2000 la Policía

ejecutó la orden de Asuntos

Sociales de retirar (para Pilar y su

abogado el verbo verdadero es

«quitar») alosniños de la familia.

Recuerda la madre que la Junta

intervino por su marido, que contra

ella no había nada.

Durante seis meses le dejaron

verlos cada 15 días. Luego le interrumpieron

las visitas. Desde entonces,

la única reunión permitida

ha sido la mencionada de marzo.

Hermanos separados

Separaron a los hermanos. La mayor

se escapó de un centro con 15

años y ahora vive con el padre de

su bebé; V. vive con una familia;

R., en otro centro, y A.J. y A., los

pequeños, esos sí, juntos con otra

familia preadoptiva. Pilar recurrió.Quizás

lo esté pagando.

«Ni siquiera les dejan verse entre

ellos. Les quitan el cariño de los

padres y los hermanos. No respetan

sus derechos. Lo hacen para

que no sepan la verdad», dice.

La madre se separó, estuvo en

un centro de acogida y hoy vive

con las 54.000 pesetas de su ayuda

a las maltratadas, a la espera de

retomar algúndía el oficio de tapicera

que aprendió en un curso-taller

de su pueblo, cuyo contrato el

Ayuntamiento no le renovó.

Hay que ser supermujer o superhombre

para salir indemne de

un calvario así. Y ella no lo es. Ella

es pobre. Frágil. Cayó en una depresión.

Lógico. Retorcida de dolor,

se ha intentado suicidar varias

veces. «¿Si te quitan a los hijos,

¿qué te queda para vivir?».

«Los pobres le tienen miedo a la Junta»

E. DEL C.

SEVILLA.— Pilar lleva

días preguntando

desde la muda protesta

de su coche por qué

no puede ver a sus hijos,

sin que nadie le

responda. Casualmente,

de repente, después

de que aparezcan

un fotógrafo haciendo

fotos y un periodista

preguntas, sale una

funcionaria y le dice a

la mujer que se ponga

en contacto con la Delegación,

que un jefe

de servicio va a recibirla.

Desde el gabinete

de prensa de la Delegación

comunican

que el delegado, Francisco

Obregón, dice

que no se enteró hasta

la víspera de la protesta

de la mujer

(Consejería y Delegación

ocupan edificios

diferentes), y confirman

que se han puesto

en contacto con Pilar

para tratar el asunto.

La cita es el viernes

a las 12.30 de la mañana.

Le han dicho por

teléfono que se presente

con su abogado.

Pero el abogado, Jesús

Botello, que lleva

el caso gratis, se siente

indignado por el

modo «chapucero» de

convocarlo. «¿Pero

qué maneras son éstas?

A mí me tienen

que llamar formalmente,

¿esto qué es?».

Y avisa que, si no es

así, el viernes no acudirá.

Botello, especialista

en los casos de menores

retirados por la

Junta, retrata un panorama

aterrador por

kafkiano. «Los trámites

judiciales son lentísimos.

Son familias

desestructuradas, sí,

¿pero se les han dado

oportunidades para

que no lo sean? Si soy

muy flojo y se comen

las moscas a mis hijos,

que venga la intervención.

Pero tengo montones

de casos que no

son así. Pilar tiene

sentimientos auténticos

de madre, ama a

sus hijos. Hay padres

que dicen ‘paso’, pero

ella no pasa, ella lucha.

Necesita apoyo

psicológico, pero no

está loca. Ha estado

siempre maltratada».

Lo grave, dice el

abogado (con 10 hijos),

es que en los barrios

pobres «le tienen

miedoalaJunta,que

es la asistente del barrio,

la Cáritas de turno»,

porque temen que

ir a pedir ayuda se convierta

«en una trampa».

Pero no culpa sólo

a Asuntos Sociales.

«¿Dónde estaba el alcalde,

el cura, los abogados?

¿Dónde los periodistas?

Pero miramos

para otro lado y

delegamos en el político.

Somos como las

castas de la India. El

de arriba juzga al de

abajo».

El abogado dice que

los procesos son absolutamente

desiguales,

con gente desgraciada

que no puede ni soñar

con costearse informes

psicosociales que

contrasten su versión

con la de la Junta. «Están

dejados de la mano

de Dios». Y la Fiscalía

«no funciona».

Le queda un consuelo.

«Aún creo en los jueces».

CCOO anima a

denunciar casos de

acoso laboral tras

el de Cofarán

SUSANA VILLAVERDE

MALAGA.— El caso de Cofarán,

Cooperativa Farmaceútica Andaluza,

multada por la Junta de Andalucía

porque uno de sus empleados,

un jefe de área, ha estado durante

años acosando moral y sexualmente

a sus trabajadores, es singular y

único debido a que no suelen llevarse

hasta sus últimas consecuencias

las denuncias de este tipo.

Así lo explicó ayer la responsable

de la Secretaría de la Mujer de

CCOO en Málaga, Victoria Rodríguez,

quien asegura que no existen

otros casos similares en Andalucía,

«pues es muy difícil que se den, ya

que, en empresas con bastantes trabajadores,

lo normal es hablar con

la empresa o con el comité de empresa

y se acuerda la salida de la

persona que está acosando».

«Aunque –aclara– también es difícil

encontrar empleados y empleadas

que estén dispuestos a denunciar

el asunto; hay personas que sufren

acoso pero no se atreven».

En el caso de Cofarán se da la circunstancia

además de que los afectados

eran numerosos, hasta 60 trabajadores

acosados directa o indirectamente,

y el comité «ha arropado

en todo momento a las víctimas»,

apuntó Rodríguez.

Cuando las mujeres que se vieron

«acosadas sexualmente y avasalladas»

por el jefe de área de esta cooperativa

malagueña acudieron a

CCOO, el área de la Mujer se dirigió

al comité de empresa y confirmaron

las acusaciones.

«Entonces nos personamos allí y

tuvimos una reunión con el director

y el jefe de Recursos Humanos, que

trataron de quitarle importancia al

asunto», según Rodríguez, aunque

después abrieron una investigación

interna.

Sin embargo, el acosador, cuando

se supo señalado, «se creció más

y amenazó a sus trabajadores, por

lo que decidimos acudir a la Inspección

de Trabajo y denunciar».

Gritos e insultos

Las posteriores investigaciones y

entrevistas con personal y dirigentes

de Cofarán llevan a la Inspección

a dictaminar la acusación contra

dicho jefe de área y aconsejar retirarlo

de cualquier puesto de responsabilidad,

según explicó ayer la

responsable de Mujer de CCOO.

Es entonces, en agosto de 2003,

cuando el acosador es apartado de

su puesto de mando, y muchos trabajadores,

«sobre todo mujeres»,

que estaban de baja por depresión,

regresan a sus puestos.

La empresa recurrió el dictamen

de la Inspección y por eso ahora la

Junta de Andalucía ha ratificado

aquella decisión eimpuestolamulta

conocida de más de 48.000 euros.

Rodríguez considera que la decisión

del Consejo de Gobierno andaluz

«debe animar a las trabajadoras

que sufren este tipo de acoso a denunciarlo

ante la secretaría de la

Mujer para erradicar así estos comportamientos

aberrantes».

El presidente del comité de empresa,

Andrés Guerrero, afirmó

ayer que ahora «se trabaja a gusto y

somos tratados con educación. Este

jefe de área nos gritaba y nos insultaba,

aunque la peor parte se la llevaban

las mujeres».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, VIERNES 13 DE FEBRERO DE 2004

ANDALUCIA

ABUSOS EN PEÑARROYA / LA FELIGRESIA ESTA DIVIDIDA

EDUARDO DEL CAMPO

PEÑARROYA (CORDOBA).— En

el año 2000 el cura de la iglesia de El

Salvador de Peñarroya-Pueblonuevo

José Domingo Rey Godoy vio colocar

sobre la entrada de la casa parroquial

un escudo nuevo encabezado

por una bella sentencia del Evangelio

de San Juan. «Veritas liberabit

vos». La verdad os hará libres. Pero

en Peñarroya han tardado 23 años

en descubrir la dolorosa verdad sobre

su «bondadoso» y «generoso»

párroco, silenciada

como un tabú o una vergüenza:

el vicario de Jesús

abusaba sexualmente de

las niñas del pueblo en el

confesionario y el despacho.

Y no era un juego.

Al menos varias decenas

de niñas de ocho y

nueve años que asistían a

la catequesis para la primera

comunión sufrieron

tocamientos en sus genitales

por parte del cura José

Domingo desde que éste

llegó a principios de los

años 80 hasta junio de

2001. Seis niñas declararon

en el juicio el pasado

mayo y otras 14 mujeres

deentre28y31años aportaron

en la vista o la investigación

el testimonio de

los abusos sufridos de pequeñas

(ya prescritos). Pero,

además, hay un número

incierto pero no desdeñable

de casos silenciados.

Al margen del delito,

por el que la Audiencia de

Córdoba le ratificó el lunes

una condena de 11

años de cárcel tras desestimar

su recurso, y que los

hombres y su Dios quizás

le perdonen, lo terrible de

lo sucedido en Peñarroya es el ominoso

silencio creado para negar la

cruda realidad.

Tras la sentencia y la tardía decisión

del Obispo de Córdoba, Juan

José Asenjo, de apartar al hijo desviado

(lo que desató el miércoles

una manifestación de alegría de

300 vecinos ante la casa del cura),

la población ha quedado dividida,

dice gráficamente Florencio Calvo,

padre de una de las niñas, entre

«los que quieren información y los

que no quieren saber».

Para muchos feligreses, es mentira.

«Es un hombre muy bueno. Yo

no me lo creo», dice la señora Manuela

Rodríguez,de74años. «Esto,

si es verdad lo que dicen, tendrían

las madres que haberlo tenido calladito

y decirle, oye, que no ocurra

más. Pero no destaparlo así».

En cambio, para Cristina Arellano,

de 28 años, no hay duda posible

de que el cura aprovechaba su autoridad

y la soledad inmovilizadora

del confesionario y el despacho para

gozar manoseando a algunas niñas

angelicales. Porque era una de ellas.

Cuando su madre le contó en casa la

denuncia que se estaba gestando

contra el cura, sin saber si creérselo,

ella le contestó: «Mamá, puescréetelo,

que también me pasó amí».

«Me sentaba en la mesa de su despacho

y éldepie,medecíaqué guapa

eres, me tocaba el pelo, la cara,

las piernas, el pecho... Luego me

metía la mano dentro de las bragas.

Lo hizo cuatro o cinco veces»,cuenta

en su casa, libre. La niña Cristina

se quedaba inmóvil, sin saber qué

hacer. «Al principio pensaba que me

había pasado a mí sola. Pero empecé

a preguntar a otras compañeras y

contaban lo mismo». Ninguna se

atrevió a hablar. «Tenía vergüenza, y

miedo a que mi padre se enterara.

Porque entonces va y lo capa».

El silencio duró años. «Por qué

no le di una patada y me fui, por qué

no hice nada», se culpaba. En septiembre

de 2001 Cristina se casó en

la iglesia de El Salvador, la de su barrio,

la de toda la vida. Y el sacerdote

del altar era el de aquella oficina de

la niñez. Pasó el mal trago, cuenta,

porque, de haber dicho a su familia

abruptamente que quería casarse en

otra iglesia, «habrían sospechado».

Secretos

La verdad hace libre a

Peñarroya al cabo de 23 años

Los testimonios de las niñas sometidas a abusos por el párroco

poco a poco van aflorando tras romper un manto de silencio

Cristina Arellano, con el álbum de fotos del día de su primera comunión que le administró el sacerdote ahora condenado. / EDUARDO DEL CAMPO

Pero en octubre, el secreto saltó por

los aires. Una prima le contó que estaba

investigando lo sucedido a su

hija y otras crías, y Cristina despertó.

Loquecreía que había ocurrido

sólo en su tiempo, se mantenía dos

décadas después. «Y reventé. Había

estado toda la vida callada. Me dije,

este es mi momento de liberarme y

decirlo todo. Les dije que tiraran para

alante y contaran conmigo».

Que la realidad haya visto la luz

es el fruto de la valiente decisión de

unas chiquillas que se dieron ánimos

para contarle a sus mamásloqueles

había pasado en la iglesia mientras

ensayaban la confesión antes de la

primera comunión, y posteriormente.

«Si se lo dices a tu madre se lo digo

yo también». En octubre de 2001

una de las hijas de María Nogales

dio el paso y lo dijo. El cura le tocaba

entre las piernas. «Se tiró una temporada

muy mala. Por menos de nada

estaba llorando, porque se sentía

culpable, se creía que yo le iba a

echar la culpa a ella».Maríaempezó

a preguntar a las madres de otras niñas.

Supieron que no era la única. Y

decidió, frente a la reticencia de

otros, que algo así«no podía quedar

callado». Involucró a otros padres,

les convenció para que denunciaran

también. Otros rechazaron hacerlo.

El pequeño grupo (cuatro matrimonios

con cinco hijas, otra niña

confirmó los abusos en el juicio pero

sus padres no pusieron denuncia)

iba contracorriente. Querían que se

descubriera la verdad. Y empezaron

a acusarlos. Con una crueldad bárbara.

«Mi hija venía llorando. Se metían

con ella, niños y también gente

adulta. Le decían, ‘So puta’, ‘so guarra’,

‘mentirosa’, ‘calentorra’».

A Florencio Calvo, padre de una

de la niñas, ese hostigamiento tan

mezquino de algunos vecinos le duele

lo mismo o más que el otro delito.

«Nos han excluico de la parroquia».

Florencio, que regenta una papelería

y estudio fotográfico cerca de la iglesia,

es un hombre comedido y responsable.

En su boca (como en la de

otros denunciantes) no se oye ni una

palabra que se alegre de que el cura,

dentro de poco, pueda entrar en la

cárcel a cumplir condena, si no recurre

al Tribunal Constitucional o éste

rechaza su recurso de amparo.

«Cuando nos lo contó mi hija, me

hizo falta un mes para hacerme a la

idea». Eso habrá sido un roce, pensaban

él y otros padres, no te lo

creas, carece de importancia. Pero

su hija insistía. No era un roce. Eran

tocamientos continuos. José Domingo

vino a verlo. «Hay niñas que están

diciendo que les toco, y una de ellas

es la tuya. Lo que quiero decirte es

que no te vayas a pensar, que a lo

mejor le he dado un roce sin darme

cuenta». Pero era tarde.

«Habíamos sido vecinos. Yo lo

tengo por una buena persona, en

otro apartado de hechos es una buena

persona. No nos mueve la venganza

hacia él como persona. Lo

queríamos es que se supiera, y la justicia

sabrá el tipo de delito que es, si

es más o menos grave».

Tras meditarlo mucho y tranquilizar

a las niñas, dieron el paso de denunciar.

Los padres, a través deun

abogado, ofrecieron un acuerdo con

25

el Obispado. Bastaba con que el

obispo lo destituyese. «La respuesta

es que no consideraban el caso lo suficientemente

grave como para retirarlo,

creían en su inocencia», protesta

el abuelo, también Florencio.

Pero los jueces les dieron la razón.

Han debido pasar 23 años para

destapar el secreto. Pero entre algunos

afectados cunde la sospecha de

que pudo haber adultos que sabían

desde muchos años atrás y, directa o

tácitamente, encubrieron al

cura. Aluden al Obispado.

Se preguntan si lo sabían.

El director del colegio,

Francisco Zurita, ni confirma

ni desmiente la historia

de que conocía haceaños

una denuncia previa de un

padre pero aceptó la versión

del cura. ¿Amparó al

sacerdote? «Lo que tenía

que decir lo dije en el juicio»,

dice nervioso.

«Sí, sesabía. Les pasaba

a unas sí y otras no, y yo he

tenido la suerte de que no»,

confiesa una joven. «Hay

gente mayor que dice, ¡anda,

por un toque encima de

la ropa! Encima va a hacer

falta esperar a una violación»,

critica Marisa Rodríguez,

madre de una hija de

3años. «Es bueno, es generoso...

Luego...», barrunta

una mujer para recordar el

lado noble del cura. «Es absurdo

negar las evidencias.

Si es al contrario, las niñas

se hubieran tenido que ir»,

razona otra mujer.

Pero hay otros menos razonables.

A Cristina la han

difamado con comentarios

soeces de que en realidad

disfrutaba de los abusos. A

su amiga Inmaculada, le

han echado en cara que siguiera

siendo catequista hasta poco antes

de declarar en el juicio, y, dice su

madre, ahora planean represaliarla

impidiéndole salir de costalera.

La casa del cura tiene hoy las persianas

echadas. José Domingo se ha

ido con su anciana madre, otra víctima

espantada de los hechos. «La

verdad te hará libre», dice el escudo.

A José Domingo, en cambio, la verdad

le acaba de arrojar al martirio

íntimo de la expiaciónylacondena.


26

EL MUNDO, MIERCOLES 18 DE FEBRERO DE 2004

ANDALUCIA

CONFLICTO SANITARIO/ HUELGA DE LIMPIEZA EN LOS HOSPITALES DE GRANADA

EDUARDO DEL CAMPO

GRANADA.— La basura lleva nueve

días amontonándose en los pasillos

de los tres hospitales públicos

de la provincia de Granada porque

900 limpiadoras (limpiar sigue

siendo un trabajo-guetto de mujeres)

han decidido que no quieren

que sus empresas, subcontratistas

de la Junta, les paguen sueldos basura.

Las papeleras del Hospital Universitario

Virgen de las Nieves (como

las del hospital San Cecilio de la

capital, el hospital Santa Ana de Motril

y otros centros menores dependientes

de ellos) rebosan desperdicios

desde hace días porque la limpiadora-huelguista

Rosa es madre

soltera de un niño de11años, lleva

trabajando 13 en el hospital (sólo con

contrato fijo desde hace dos) y no tiene

para llegar a fin de mes con las

115.000 pesetas limpias que cobra

de la empresa Ecoclinic. Porque Encarnación

es viuda, tiene tres hijos,

no cobra pensión de viudedad y en

su casa el único sueldo que entra son

los algo menos de 800 euros, incluidos

los pluses por antigüedad, que

gana –«con esto no vivo, voy sobreviviendo»,

acota– por un trabajo que

lleva haciendo 20 de sus 44 años de

vida. Porque Paqui, que se considera

una «privilegiada» por la suerte de

que su marido no esté parado, ve cómo

su salario se va íntegro a pagar la

letradelacasayelcoche.

«Se creen que, por ser mujer, no

tenemos derecho a un sueldo digno»,

protesta la delegada sindical

de UGT Antonia Carrillo, en la especie

de oficina-zulo de las limpiadoras

del edificio principal, el Ruiz

de Alda, del complejo hospitalario

Virgen de las Nieves.

Las limpiadoras reciben recelosas

al periodista porque, como dice una

mujer que limpia la zona de Urgencias

en cumplimiento de los obvios

servicios mínimos, sienten que los

medios de comunicación (acusan ferozmente

al Ideal de Granada) les

están «echando a la opinión pública

encima» al centrarse en las espectaculares

imágenes de las montañas

de basura sin, creen ellas, rascar en

la otra mugre laboral que la ha desencadenado.

Piensan ellas que se muestran interesadamente

los pasillos sucios de

las huelguistas, pero no los quirófanos,

las urgencias, la UVI y ciertas

plantas de atención especial (oncología,

enfermedades respiratorias)

que ellas siguen limpiando a diario

en cumplimiento de los servicios mínimos.

Servicios mínimos

El delegado provincial de Salud,

Francisco Cano, anunció el lunes

que hoy entrará en vigor una orden

que eleva esos servicios mínimos

del 50 al 80 por ciento. «¡Pero si el

80% el comité de huelga lo está

aplicando desde el primer día!», dice

la delegada sindical.

La delegada Antonia resume:

Están en huelga porque en 2003

venció su convenio y, al ir el pasado

diciembre a plantear otro nuevo

a cuatro años con una subida salarial

del 10 por ciento con el que recuperar

el poder adquisitivo perdido

y ganar algo más, la empresa

Ecoclinic les anunció cuatro puntos

«en los que no ceden».

«Quieren congelación delaantigüedad

[las mujeres ya no incrementarían

su sueldo por la veteranía],

movilidad funcional libre para

no cubrir las bajas, quitar los premios

por jubilación y quitarnos el

Entre la basura de los

hospitales y los sueldos basura

Las limpiadoras dicen que respetan los servicios mínimos y

culpan a sus empresas de los ‘efectos secundarios’

Bolsas de basura apiladas en una de las salas frecuentadas por las enfermeras del hospital Ruiz de Alda de Granada. / PACO AYALA

cien por cien que ahora cobramos

por enfermedad». Para la representante,

la empresa («la ha comprado

ahora el grupo Ferrovial») les exige

que limpien en «cantidad», incluso

cubriendo el trabajo de las compañeras

de baja, a costa de la «calidad».

El sueldo base es de 703 euros

brutos, más cuatro pagas extras.

Pagas que muchas suelen pedir como

anticipo para ir cubriendo

Las habitaciones Oncología,

enfermos infecciosos

o respiratorios

entran en los servicios

mínimos. Distinto es en

la cuarta y tercera, por

ejemplo, donde si los

retretes y duchas están

medianamente limpios

es porque, sencillamente,

los limpian los familiares

de los enfermos

con los avíos que han

traídodelacalleorebuscado

por aquí.

«Este suelo lleva 12

días sin limpiarse. No

hay derecho. Es increíble

lo que están haciendo

con nosotros», protesta,

con bata y entubada,

Josefa de la Torre

Sánchez, de 65 años.

Josefa no sabe de quién

es la culpa de la situación.

Lo único que le

vale es que ella ingresó

hace 12 días para una

operación de vesícula y

trampas y llegar a fin de mes. Pero

los adelantos están suspendidos.

«No puedo pagar mi casa si hago

huelga», protesta Antonia.

Protesta indefinida

Están dispuestas a proseguir la

huelga «lo que sea menester», dice

Virginia, 29 de sus 51 años como

limpiadora de hospital. Y unas y

otras citan el precedente de una

Pacientes en doble sentido

Cientos de colillas apagadas en una sala de espera. / P. AYALA

que hoy, por recomendación

del médico, que

teme una infección, y

también por hartura

propia, cogerá el alta y

se irá a su casa. «Vamos

a coger una infección y

nos vamos a ir peor que

estamos», sentencia.

Lo mismo ocurre con

la paciente de la cama

de al lado. Angustias

huelga de hace 12 años que duró 22

días. «Esa huelga costó mucho y

fue muy dolorosa tanto para los

usuarios como para nosotras y,

ahora, de un plumazo viene una

nueva política económica que no

respeta los derechos adquiridos

por convenio», denuncia la delegada

sindical, antes de irse a una nueva

reunión en el SERCLA entre los

sindicatos CCOO y UGT y la patronal

nacional de la limpieza Asepal.

López López, de 70

años. Vomitó hace un

rato pero, aunque los

restos que puedan ser

focos infecciosos sí entran

en los servicios mínimos,

una familiar

prefirió quitarlo por su

cuenta a tener que esperar.

Como la ducha

de plato no tiene ni cortina

ni mampara , ponen

los pijamas sucios

en el suelo para no provocar

una inundación.

Lo que demuestra que

la mugre sólo viene a

cubrir como una capa

extra la precariedad estructural

del mobiliario.

Los pacientes lo son

en la doble acepción de

la palabra. Un ejemplo

de paciencia y prudencia,

pese a ser las víctimas

del «choque entre

el derecho a la huelga y

el derecho a la salud».

Ya sea porque sean

solidarios realmente

con las limpiadoras, o

porque cunde la cultura

vieja de los hospitales

de no quejarse demasiado

para no atraerse

un mal servicio, el caso

es que el malestar de

enfermos y familias no

se ha traducido en incidentes.

Aún.

A esta patronal pertenecen las

empresas Clece, que tiene la contrata

del hospital Clínico de Granada

(el San Cecilio), y Amalis, que

lleva el de Motril, pero no Ecoclinic.

Aunque las posturas llegaban

ayer muy enfrentadas a la reunión.

Algunas huelguistas se ofrecen

para demostrar que, másallá de los

pasillos ‘cuartomundistas’ fruto de

la presión desulucha,están cumpliendo

a rajatabla los servicios mínimos.

Afirman, incluso, que la

nueva orden de que los familiares

se pongan patucos de plástico para

entrar en la UVI responde a un intento

de crear alarmismo y perjudicarlas,

«porque se deberían poner

siempre, no sólo ahora».

Higiene e infecciones

Muestran a una limpiadora que está

terminando de lavar un cuarto

de baño público en la planta baja,

de los que hace poco rebosaban desechos.

Muestran las cocinas.

Muestran los pasillos inmaculados

de la zona de Urgencias. El suelo

reluciente de la habitación deObservación.

Las papeleras vacías de

la sala de espera.

AToñi, 53 años, 28 quitando virus

y bacterias de las habitaciones

y retretes de este hospital, le come

la indignación mientras trajina con

su cubo de cacharros junto a una

compañera en Urgencias. «Toda

mi vida he estado echando horas y

planchando fuera para poder vivir,

para comprarme un vestido o unos

zapatos. A mí, me cuestan las patatas

lo mismo que a uno que cobra

300.000 pesetas. Si tanto se preocupan

por los enfermos, esto se podría

arreglar ya, si se hubieran

quedado aquí [a negociar] este fin

de semana en vez de irse a esquiar.

Y lo que hacen es echarnos la opinión

pública encima», denuncia esta

limpiadora.

La delegación de Salud del SAS

en Granada informó que desde el

día 9, cuando empezó la huelga,

hastaellunes,elparohabía obligado

a cancelar casi 400 operaciones

de las ‘demorables’, esto es, las que

forman parte del grueso de las listas

de espera y se efectúan por la

tarde.

También, los responsables sanitarios

dijeron que han cerrado algunas

plantas y trasladado a otras

más limpias a sus ocupantes, mientras

derivaban el lunes a 12 enfermos

preferentes a otros de provincias

limítrofes.

Pero las limpiadoras dicen que

es «mentira que estén dejando de

operar», si por operar alguien entiende

sólo las urgentes o a vida o

muerte, y critican que se presente

como un problema el cierre de

plantas, cuando «lo hacen todos los

veranos» para ahorrar costes, acumulando

a veces a hasta cuatro enfermos

por habitación (la norma

ahora son tres).

Una médico de emergencias

confirma lo que dicen las trabajadoras.

Por lo que a su zona respecta,

hay la misma limpieza que

siempre.

Pero, esta vez sin acompañantes,

las enfermeras y auxiliares de

la planta cuarta, en el ala de enfermos

del aparato digestivo (26 camas

ahora casi llenas), discrepan

de la idea de que no haya riesgo

ninguno. «Hay algún enfermo al

que le ha aparecido una infección,

y no tendría por qué. Sí, podría haberla

tenido de todas maneras aunque

no hubiera huelga, pero...»,duda

una auxiliar.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


52

EL MUNDO, LUNES 23 DE FEBRERO DE 2004

TOROS

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

Curro Romero y

Paco Camino salen a

hombros en su pueblo

Los dos legendarios toreros de Camas

reciben un homenaje oficial como hijos

predilectos ante 2.000 personas

EDUARDO DEL CAMPO

CAMAS.— Curro Romero toreó su

última corrida hace cuatro años y su

paisano Paco Camino se cortó la coleta

hace 22, pero los dos sexagenarios

maestros retirados de los ruedos

salieron ayer a hombros de nuevo,

simbólicamente, en el masivo

homenaje que les tributó el Ayuntamiento

de Camas, ese casi-barrio de

Sevilla que es su pueblo natal. No tuvieron

que amagar ni un pase: bastaban

las más de mil faenas que cada

uno lleva a sus espaldas y su aureola

de héroes populares de la tauromaquia

para que 2.000 personas

les ovacionaran puestas en pie como

en las mejores tardes de sus vidas,

cuando abrían la puerta del Príncipe

o ponían boca abajo Las Ventas con

ese aire inasible que llaman Arte.

La excusa para este homenaje en

vida consistía en entregarles la medalla

de oro y el título de hijos predilectos

que todos los partidos (desde

el inusual equipo de gobierno

formado por IU y el PP, hasta la

oposición de socialistas y andalucistas)

aprobaron concederles el

jueves en un pleno. Un trámite formal,

porque, recordó Curro Romero,

hijos predilectos ya los nombraron

sus paisanos cuando hace casi

medio siglo se gastaban los dineros

para ir a ver a esos dos chavales

que entonces estrenaban sus carreras.

Cuando Francisco Romero López

aún no era El Faraón ni su tocayo

Francisco Camino Sánchez El

niño sabio de Camas.

La exaltación de ayer de los veteranos

gladiadores se convirtió en

un festín para los amantes de los

toros, el folklore y el sevillanismo.

El acto juntó a vecinos corrientes,

políticos, famosos y famosillos (toreros,

periodistas, cantantes, flamencos),

aristócratas y hasta magnates

mediáticos, como José Manuel

Lara Bosch, dueño de Planeta

y Antena-3. Las fuerzas vivas reunidas

para glorificar a dos hombres

que, en realidad, fuera del ruedo,

son tipos sencillos y hasta, diría

uno, impermeables a la ínfula de la

vanagloria.

Apoteosis y panegírico

El día grande de los dos toreros de

Camas (los que vencieron al anonimato,

que otros quedaron en el camino)

comenzó a la una de la tarde

en la iglesia con el rito de la ofrenda

floral a la Virgen de los Dolores,

mientras el coro rociero local se

arrancaba con una salve. «Oléééé y

olé, olé-olé-olé, olé-olé-olé». Como

en la plaza de la Constitución empezaba

a llover, el homenaje continuó

en la carpa gigante colocada

previsoramente como alternativa.

Y allí empezó la apoteosis y el

largo panegírico. La banda municipal

de Olivares recibió aloshéroes

con un pasodoble, como si dieran

las cinco en la Maestranza. En el

escenario se alineaban en extraña

armonía los protagonistas, los representantes

políticos (con el alcalde

Agustín Pavón, de IU, y el vicepresidente

Javier Arenas, del PP, al

frente), el cura del pueblo, el delegado

del Gobierno y... la duquesa

de Alba, en función de amiga íntima

de Romero pero también derepresentante

por antonomasia del

poder de la aristocracia sevillana.

El presentador, el locutor Salomón

Hachuel, tras todos los «excelentísimos»

habidos y por haber,

abrió el solemne acto. El teniente

de alcalde Antonio Enrique

Fraile, del PP, el auténtico

promotor de la

iniciativa, recordó que el

homenaje atendía auna

«demanda popular histórica»,

encarnada por la

peña Curro Romero y la

peña Paco Camino, que

cada maestro tiene su

propia corte y feligresía.

El escritor y columnista

de este diario Antonio

Burgos, autor de una biografía

autorizada de Curro

Romero, el rejoneador

retirado Angel Peralta

y el poeta Daniel Pineda

Novo se encargaron

de loar líricamente a los

homenajeados. Loa difícil

por consabida, porque

decir que Romero y Camino

son las esencias del

toreo es como decir que

la nieve es blanca y el cielo

azul. Pero lo dijeron

con pasión,yelpúblico

aplaudió a rabiar.

Los cantaores José de

la Tomasa y Nano de Jerez

continuaron la alabanza

alternativa, Curro

y Paco, Paco y Curro, para

que ninguno quedara

por delante. Dos pequeños

aprendices de matador,

Daniel y Jesús, de 12

y10años, subieron luego

a abrazar a los maestros

en nombre de la escuela

taurina de Camas.

Para llegar a ser como

sus ídolos, les queda por

delante un desafío abrumador:

Camino, recordó

el presentador, cortó en

Las Ventas 48 orejas y

salió nueve veces a hombros

por su puerta grande

en su década gloriosa

de los años 60, y ese niño

Romero que a los 12

años ya estaba trabajando

en el cortijo de Queipo

de Llano creció yacabó

matando más de

2.000 toros en sus másde

40 años de oficio.

«Cuesta mucho llegar a la cima,

pero mucho más en el toreo», dijo

Camino al dar las gracias a Camas

y recordar que llevará «orgulloso»

su nombre en el corazón «hasta

que muera». Ovación. En plena

recta final del éxtasis, le tocó aCu-

Paco Camino y Curro Romero con los nombramientos junto al alcalde y el vicepresidente Arenas. / REPORTAJE GRAFICO: CONCHITINA

Carmen Tello (derecha), esposa de Curro Romero, en plena ovación.

El torero Miguel Báez ‘Litri’ y el periodista José María García, con sus parejas.

rro afrontar al toro del público,

puesto en pie. «¡Qué tarde más antitaurina!»,

bromeó viendo cómo

llovía fuera. Feliz, agradeció a la

actual corporación que, tras tantos

años, haya hecho oficial con «título

en mano» la devoción popular, y se

La bailaora María Rosa charla con la duquesa de Alba.

Las ex ministras Margarita Mariscal de Gante y Soledad Becerril.

alejó del micrófono a toda prisa como

si fuera a empitonarlo.

«Tenéis algo que no hace falta

que ningún político apruebe en un

pleno, y es el cariño del pueblo», les

dijo el alcalde. El vicepresidente

Arenas, que parece en su salsa en

María Teresa Campos saluda al alcalde de Huelva.

estos homenajes, bromeó por último

sobre por qué a Curro lo llamaron

Faraón. «Se parece a los faraones

porque habla poco». Y recordó

lo que le dijo el torero. «Qué bonito

es hablar bien. Pero es mucho más

bonito estarse callado».


Quien me insulta siempre no me ofende jamás (Victor Hugo)

ELPMUNDOEDICION: MADRID

MIERCOLES 25 DE FEBRERO DE 2004

Año XV. Número: 5.192

DEL SIGLO VEINTIUNO

Precio: 1 euro

GUERRA COMERCIAL / La ‘gripe del pollo’ desata un intercambio de sanciones entre EEUU y la UE / 32

Cruce de insultos

y desacuerdo ante

ETA entre el PP y

el tripartito catalán

eEl presidente de Murcia insiste en que «ni harto de

vino» o «ni borracho» se puede decir lo que Maragall

opina del trasvase e El portavoz del PSC llama a

Valcárcel y a Valdecasas «camorristas de la política»

y dice que «con el PP está volviendo la Españamás

negra» e El PP no irá a la concentración que propone

Maragall contra ETA por considerarla electoralista

Aznar insinúa que

si no gobierna el

PP las pensiones

estarán en peligro

Anuncia el incremento del

Fondo de Reserva de la Seguridad

Social en otros 3.000

millones de euros lo que lo sitúaenel2%delPIB

Página 8

OTRAS NOTICIAS

Putin destituye a su

Gobierno a 3 semanas

de las elecciones rusas

Página 28

PRECAMPAÑA 14-M

Rajoy: «No queremos

broncas, pero hay que poner

en su sitio a quien juega con

la lucha antiterrorista»

Zapatero: «Si los candidatos

del PP dicen lo que ha dicho

Rajoy, será la campañamás

aburrida de la democracia»

Carod pide al PSOE que opte

entre el «modelo federal» oel

«socialismo de doble carné

de Rodríguez Ibarra»

Páginas 9 y 12

BARCELONA/MADRID.– El PP ha

elevado el grado de enfrentamiento

con el tripartito catalán en dos

vertientes distintas. Por un lado,

varios de sus dirigentes han realizado

declaraciones insultantes que

han provocado la respuesta del

PSC, que ha llamado «camorristas»

a los populares. Por otro lado, el PP

se ha negado a participar en la concentración

contra ETA que propone

Maragall.

Los últimos insultos han llegado

desde Murcia, donde el presidente

de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel,

dijo primero que Maragall

«bebe muchos hectolitros [de vino]

al día» y ayer se disculpó pero insistiendo

en que «ni harto de vino»

ni «borracho» se puede decir lo que

dice el presidente catalán sobre el

trasvase del Ebro.

Respecto a la manifestacióncontra

ETA convocada para mañana

jueves, el PP será el único partido

que estará ausente. El lema será

«En defensa de la democracia, del

autogobierno de Cataluñayensolidaridad

con todos los ciudadanos

del Estado: ETA no, ni aquí ni en

ninguna parte». Unslogan que, según

el PP, tiene un carácter electoralista.

Páginas 10 y 12

Editorial en página 3

Imagen de los escombros a los que se vio reducida Imzuren (Alhucemas, Marruecos) tras el terremoto. / ABDELHAK SENNA / AFP

El seísmo de Alhucemas causa 564

muertos en viviendas de mala calidad

La población denuncia que los equipos de rescate tardaron más de4horas

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

ALHUCEMAS.– Sehahechoyade

noche en Imzuren, y Mohamed,

con las manos bajo la chilaba, espera

sentado en una silla

bajo la lluvia frente al edificio

de dos plantas de ladrillo

y cemento donde

hasta las 2.27 horas de la

madrugada vivía la familia

Jatabi. Ha muerto la madre, una tía

yunniño de seis años. Otro niño

escapó del seísmo que mató a 564

personas antes de que la casa y la

vida entera se les viniera abajo.

El Gobierno español envía dos

aviones con ayuda humanitaria

Bajo los escombros aún siguen

Samir, de 17 años, y Abdesamad,

de 15. Nadie sabe si vivos o muertos,

porque el perro detector al

que esperan los bomberos aún no

ha llegado desde Rabat.

Página 21

Una puerta ha quedado

suelta de pie en medio de

la ruina doméstica. Una

familia muerta de un plumazo.

Sigue en página 20

Bush propone una enmienda

constitucional para prohibir

los matrimonios homosexuales

Trata de frenar la avalancha de bodas iniciada

en California y que se extiende por otros estados

El Madrid empata ante

el Bayern gracias a un

error de Oliver Kahn

Página 40

MARIA RAMIREZ

Especial para EL MUNDO

NUEVA YORK.– El presidente de

EEUU anunció ayer el comienzo de

su lucha contra los cuatro jueces de

Massachusetts, el alcalde de San

Francisco y un condado de Nuevo

México que quieren «cambiar la

institución más fundamental de la

civilización humana». Bush pide

una enmienda constitucional para

definir «la santidad del matrimonio»

como la unión deunhombrey

una mujer. Sigue en página 26

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


20

EL MUNDO, MIERCOLES 25 DE FEBRERO DE 2004

MUNDO

TRAGEDIA EN MARRUECOS / Los residentes en la provincia norteña se quejan de que los equipos de rescate

tardaron más de cuatro horas en acudir a la zona afectada / Sólo hay un hospital para atender a toda la región

Un seísmo en Alhucemas mata a 564 personas

que habitaban en viviendas de mala calidad

Viene de primera página

Pero Mohamed, que considera a la

familia Jatabi como suya, está tranquilo.

Si el terremoto de la madrugada

de ayer sacudió éste y otra decena

de pueblos de la provincia

marroquí de Alhucemas, ha enterrado

bajo decenas de casas al menos

a 564 personas y herido a otras

centenares más, no es porque estuvieran

mal construidas, sino porque

Alá ha expresado así su voluntad.

«No, las casas no están mal

construidas, es el destino, lo ha

querido Dios. Hay cosas que no se

pueden calcular», dice impertérrito

antes de explicar que los nombres

de las mujeres muertas no puede

citarlos. Por ser mujeres.

En cambio, Iraki Driss, otro vecino

del pueblo, cree en explicaciones

más materialistas. «Llevo trabajando

desde las tres de la madrugada

hasta ahora. He ayudado a sacar

con mis manos 15 cadáveres.

Las casas se han hundido porque

eran antiguas, de los años 60 y 70.

Estaban mal construidas».

Iraki ha contado con otros vecinos

entre 35 y 40 cuerpos en este

pueblo, a 20 kilómetros al sur de

Alhucemas, la antigua colonia española

enclavada al pie de las montañas

del Rif.

En otro pueblo, Tamesint, son

54 las víctimas mortales. El terremoto

de 6,1 grados en la escala de

Richter que azotó en la madrugada

una decena de pueblos en torno a

Alhucemas ha dejado un panorama

parecido al que hubiera causado

un bombardeo de misiles. Aquí, varias

casas derrumbadas como naipes.

Ahí enfrente, barrios enteros

que han quedado intactos.

Equipos de rescate

El jefe de un equipo de bomberos

venido desde Fez parece aliviado.

La tragedia no es nada, calcula,

comparada con la reciente de Irán.

«Allí murieron miles de personas

porque las casas son muy pobres»,

dice señalando la trágica vivienda

de la familia Jatabi.

«Aquí sólo han muerto 300 personas

[el balance se incremen

horas después hasta las 564 víctimas].

Las casas están bien construidas.

El problema está en las casas

de las esquinas, que, al contrario

de las que están encajadas en la

calle, quedan desprotegidas, sin

apoyos», explica.

El bombero, que no quiere dar

su nombre, insiste en que las autoridades

y equipos de emergencia

marroquíes (Ejército, Gendarmería

Real, Protección Civil) se bastan

para ayudar a los suyos. Dice que

están equipados como en cualquier

país avanzado. «Tenemos vibrófonos,

escáner, especialistas caninos,

grupos electrógenos...».

Sin embargo, másallá,enungran

descampado, decenas de familias se

han refugiado a la intemperie usando

impermeables y tiendas de campaña

improvisadas, junto a un camión

lleno de soldados que esperan

en silencio que les den alguna orden.

Dos mujeres observan los restos de su casa en Ait Belaziz, al sur de Alhucemas, destruida por el terremoto que sacudió ayer la región marroquí. / ABDELHAK SENNA / AFP

Terremoto en Marruecos

Agadir

Muertos

Magnitud

1960

FUENTE: Agencias.

Falla

Ceuta

Rabat

MARRUECOS

ESPAÑA

Almería

Melilla

Ultimos seísmos en la zona

Agadir El Asnam Tipaza Mascara A. Temouchent Zemmuri Alhucemas

En el hospital Mohamed V de Alhucemas

los únicos gritos que se

oyen son los de los niños heridos.

Mohamed, de 11 años, está solo y

llora callado. Se acaba de quedar

huérfano de madre y no hay ningún

familiar con él en la habitación del

hospital. El crío, con la cabeza vendada,

está vestido aún con el viejo

impermeable azul con el que lo trajeron

desde su pueblo, Tamesint.

«Tenemos 23 cadáveres en el

hospital. Hemos recibido a 200 heridos.

Hemos operado a nueve, a

otros siete los han enviado a Rabat»,

dice el director del centro Abdul

Ali Hanafi.

Tipaza

Aïn Temouchent

ARGELIA

1980 1989 1994 1999 2003

12.000 3.000 30 172 28 1.467 564*

(*) Recuento provisional.

Alhucemas

Epicentro

del terremoto

0 150

Km

5,9º 7,5º 6º 5,6º 5,8º 6,2º 6,1º

Magnitud (grados en la escala de Richter)

Unión de placas

Zemmuri

Argel

Placa

Euroasiática

Placa

Africana

2004

MZ / EL MUNDO

El doctor considera que la situación,

gracias a los refuerzos de

otras ciudades marroquíes, está

controlada. Pero a su lado, varias

decenas de familias duermen arropados

con mantas en la puerta del

hospital, sin mejor sitio donde ir.

Mohamed Allam, un médico llegado

desde Rabat a la región, asegura

que se han llevado a cabo numerosas

operaciones de salvamento

desde que tuvo lugar el siniestro.

«Además, estamos dotados de material

moderno, de grupos electrógenos

y de aparatos infrarrojos para

poder trabajar durante la noche».

Pese a la sensación de tenerlo

todo bajo control que transmiten

los doctores y los expertos enviados

desde Rabat, los habitantes de

la región de Alhucemas denuncian

la insuficiencia y la lentitud de los

equipos de rescate. «A las cuatro

de la madrugada, vi cuatro edificios

destruidos, y sin embargo, los

primeros equipos llegaron cuatro

horas después», se quejaba a la

agencia France Presse el comerciante

Abdelmalek Azerkane.

«Dos miembros de mi familia

aún están bajo los escombros», llora

a su lado Ahmed Jatabi, que no

puede ocultar su furia por la falta

de ayuda recibida. Hasán Arinqui

denuncia, además, que sólo hay un

«He ayudado a sacar con

mis manos 15 cadáveres.

Las casas se han hundido

porque eran antiguas»

hospital «para una provincia de dos

millones de habitantes» y que se

encuentra desbordado por la situación.

La agencia oficial de noticias

marroquí, MAP, anunció a última

hora de la noche que el rey Mohamed

VI se trasladó ayer mismo a la

zona afectada por el violento seísmo

«para estar cerca de sus súbditos

y seguir las operaciones de rescate».

El monarca alauí llegó ala

vecina Tánger y estaba previsto

que en las próximas horas pueda

supervisar en persona «las operaciones

de asistencia a las víctimas».

La gente pasa

toda la noche

sin dormir y

a la intemperie

ALHUCEMAS.– Miles de habitantes

de Alhucemas (noreste) han pasado

la noche a la intemperie, por

temor a que las réplicas del terremoto

volvieran a hacerles pasar

por el mismo horror vivido la madrugada

pasada, según pudo constatar

un reportero de la agencia

France Presse.

Para conseguir algunas horas de

sueño, los alhucemíes se cobijaron

en camiones, tiendas de campaña,

o coches. Una gran parte, no obstante,

pasó la madrugada al raso.

Cerca de la mitad de la población

ha abandonado sus domicilios,

según confirmo a France Presse

Omar Lamallam, responsable de

la sección local de la Asociación

Marroquí de Derechos Humanos

(AMDH). Una parte de ellos se han

marchado a los pueblos, a casa de

sus familiares.

Lamallam ha pedido a las autoridades

y a las ONG locales que redupliquen

sus esfuerzos para acudir

en ayuda de las familias que

han sido víctimas del terremoto.

Según él, en los pueblos cercanos a

Alhucemas mucha gente que ha

dejado sus casas no ha recibido

ningún tipo de asistencia. Por otra

parte, también ayer empezaron a

producirse las primeras inhumaciones

de cadáveres en las localidades

cercanas, que se han visto muy

afectadas por el seísmo.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Que quien en prometer es muy ligero, proverbio es que despacio se arrepiente (Alonso de Ercilla)

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

JUEVES 26 DE FEBRERO

ELPMUNDOEDICION: DE 2004

MADRID

Año XV. Número: 5.193

Precio: 1 euro. Con DVD: 4,99 euros más

DEL SIGLO VEINTIUNO

ZURICH / Matan a puñaladas al controlador aéreo cuya negligencia causó el choque de dos aviones / 31

Rajoy hará pagar

menos a las ‘pymes’

y Zapatero subirá las

pensiones más bajas

eEl PP reducirá el Impuesto de Sociedades al 20% a las

empresas que facturen menos de un millóndeeuros

y al 30% a las que no lleguen a 8 millones e El PSOE

aumentará las pensiones mínimas un 26% en 4 años

Clara, en el funeral de su novio.

Asesinada la

novia del hincha

del Depor que

murió por una

patada de kárate

La Guardia Civil cree que la

muerte de Clara Castro en su

domicilio de Cambre (A Coruña)

puede relacionarse con

el tráfico de drogas Pág. 19

OTRAS NOTICIAS

La Unión Europea y

EEUU acuerdan la

compatibilidad de los

sistemas Galileo y GPS

Página 34

Encuentran en Teruel

restos del dinosaurio

más grandedeEuropa

Página 34

Un dominicano de 32

años muere tras recibir

dos disparos en un bar

del distrito de Tetuán

M2/La revista diaria de Madrid

EL CULTURAL

Barceló en El Prado,

primer asalto

de una polémica

Literatura erótica, ¿se ha

perdido la sonrisa vertical?

BARCELONA/MADRID.– A sólo

unas horas del comienzo oficial de

la campaña electoral, los dos principales

candidatos a la Presidencia

del Gobierno ofrecieron ayer dos

compromisos concretos a sendos

colectivos: Mariano Rajoy, a los pequeños

empresarios; Rodríguez Zapatero,

a los pensionistas.

El secretario general del PP anunció

en la sede de Fomento del Trabajo,

la principal patronal catalana, que

en el caso de que gane las elecciones

del 14 de marzo creará un tipo superreducido

del 20% en el Impuesto de

Sociedades. Esta nueva rebaja fiscal

beneficiaría a las empresas que facturen

un máximo de un millón de euros

y se aplicaría sobre los primeros

30.000 euros de beneficio.

Zapatero, por su parte, prometió

subir un 26% las pensiones mínimas

en la próxima legislatura, y un 21%

las no contributivas. Elder del

PSOE aseguró que el Pacto de Toledo

sobre pensiones «no es un techo».

Los socialistas se comprometen a

que el 85% de los pensionistas queden

exentos del IRPF. Páginas 8 y 9

Editorial en página 3

Rajoy condena las «salidas

de tono» de su partido pero

recuerda que él también

fue insultado por el PSOE

Página 8

Un funcionario trata de calmar en Alhucemas a los supervivientes del seísmo que exigen ayuda urgente. / ABDELHAK SENNA / AFP

Indignación popular en el Rif por

la falta de ayuda tras el terremoto

El enviado de EL MUNDO y otros periodistas españoles llegaron antes que los

equipos de rescate a algunas aldeas / Mohamed VI retrasa su visita a la zona

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

AIT KAMARA (MARRUECOS).–

Una manifestación espontánea de

300 hombres ha bajado de las aldeas

y camina por la carretera

que lleva a Alhucemas gritando

como un solo hombre

indignado: «¡No tenemos

casa, no tenemos casa!».

El terremoto que

quebró sus vidas a las 2.27 horas

de la madrugada del martes les ha

dejado sin casa, sin medicinas, sin

comida, sin animales. Los que,

además de salir con vida, no han

tenido que enterrar a un familiar

Un nativo de Alhucemas muere al

derrumbarse su vivienda en El Escorial

M2/La revista diaria de Madrid

Suspendida la evacuación

de los españoles de Haití

por falta de seguridad

50 compatriotas se hallan concentrados en la sede de la

ONU mientras Aristide levanta barricadas en la capital

SALUD HERNANDEZ-MORA

Enviada especial

PUERTO PRINCIPE.– La situación

en Haití cambia cada 24 horas. Si

el martes la capital vivió en relativa

calma, ayer pequeños grupos de

son afortunados. Se dirigen a protestarantelasededelacomuna

de Ait Youssef, a las puertas de

Alhucemas. Decían que el rey,

Mohamed VI, iba a visitar ayer a

las víctimas de una catástrofe que

ha causado, hasta ahora,

571 muertos y 405 heridos.

Pero no lo ha hecho.

Sigue en página 22

Editorial en página 3

mercenarios chimé (partidarios de

Aristide) sembraron confusión y

miedo. Por esa razón, los españoles

residentes en Haití no pudieron

abandonar el paíscomotenían programado.

Sigue en página 24


22

EL MUNDO, JUEVES 26 DE FEBRERO DE 2004

MUNDO

TRAGEDIA EN MARRUECOS / Cientos de beréberes se manifiestan en Alhucemas por no haber sido asistidos ni por

los bomberos ni por los soldados / Los vecinos de Ait Kamara recuperan 26 cadáveres con sus propias manos

Indignación en el Rif ante la falta

de ayuda de Rabat tras el terremoto

Mohamed VI

aplaza su viaje a

Alhucemas por

falta de seguridad

Viene de primera página

El monarca corría el riesgo de enfrentarse

a unos súbditos, los beréberes

del Rif, para los que este terremoto

no es más que el capítulo

culminante de un abandono histórico

por parte del poder árabe que

identifican con el rey, el Ejército, el

régimen de Rabat.

Denuncian que a sus pobres

pueblos de campesinos no ha llegado

la más mínima ayuda. Y no

mienten. La prueba está en el municipio

de Ait Kamara, a sólo unos

15 kilómetros al sur de la antigua

ciudad colonial española de Alhucemas.

Casi medio centenar de

vehículos del Ejército marroquí

(cuyos integrantes son mayoritariamente

araboparlantes y encuentran

dificultad para entenderse con

los beréberes locales, que hablan

tamazight) se alinean flamantemente

por la mañana al pie de la

carretera, junto al pobre edificio

del Ayuntamiento.

Los soldados están, increíblemente,

cruzados de brazos. Como

si el desastre hubiera ocurrido en

otro país. Sidi Lamais, una de las

múltiples aldeas de casas desperdigadas

que componen Ait Kamara,

epicentro del terremoto, está a poco

más de un kilómetro por una

pista rural perfectamente transitable,

pero en la práctica es como si

estuviera perdida en un hoyo en lo

más olvidado de Marruecos.

«Allí, una, dos, tres, cuatro...».

Nuredin El Bakrioui, uno de los jóvenes

de la aldea, señala en círculo

al horizonte de colinas de almendros

y chumberas señalando, una a

una, las casas que se han venido

abajo por la fuerza del terremoto,

aliado, como siempre, con su pobreza.

Sólo en esta zona han recuperado

de entre los bloques de adobe,

con sus manos, sin palas ni picos

ni excavadoras, los cuerpos de

26 vecinos de entre –calculan–

unos 600 habitantes. Sin contar

«Se preocupan más de

nosotros los europeos

que los marroquíes»,

dice un joven rifeño

con las vacas, cabras y burros, la

fuente de su supervivencia, que

empiezan a pudrirse bajo la montaña

de escombros.

«¡Aquí no ha venido nadie, ni

una sola autoridad!», clama Nuredin.

Ni un solo policía, bombero,

gendarme, soldado. Ni siquiera el

alcalde del municipio, donde los

muertos, calculan los vecinos, ascienden

a 140. Los primeros en llegar

a la zona siniestrada fueron los

periodistas españoles: este enviado

y el equipo de Televisión Española.

«Llamamos a todo el mundo, pero

estaban ocupados», protestan.

Sólo vino una ambulancia, una vez,

casi seis horas después del terremoto,

pese a que el hospital provincial

está a menos de media hora.

Habitantes de la localidad de Imzuren damnificados por el terremoto protestan, ayer, por la falta de ayuda del Gobierno. / REUTERS

Un joven de Ait Kamara, en el lugar donde sus padres murieron sepultados. / E. DEL CAMPO

Ha habido más de 60 heridos. Tres

heridos graves, entre ellos los padres

de un niño, Abdelhamid Bachbach

–que ha muerto–, han pasado

dos noches a la intemperie hasta

que un vecino los ha llevado en

su coche al hospital.

«Se preocupan más de nosotros

los europeos que los marroquíes»,

dice el joven rifeño que hace de

guía, y al decir marroquíes es como

si se refiriera a extranjeros que, como

antiguamente los españoles,

ejercen el poder sobre la población

bereber. Pero dicen que prefieren a

los españoles. «Claro que estamos

enfadados, desde hace mucho

tiempo, no hacen nada, ni carreteras

ni nada. ¿Qué hacen ahí los militares?

Hace falta un seísmo y ni

siquiera así», denuncia también un

reportero de Alhucemas.

«Todos los que vivimos aquí somos

pobres», dicen los vecinos. Los

jóvenes emigran a las ciudades o a

Europa, y los padres se quedan

aquí con los chiquillos, sobreviviendo

con lo que les da el huerto y

sus humildes rebaños ahora diezmados.

«Esto es Marruecos. ¿qué

van a construir aquí?», dice Alaidin,

de 15 años, que estudia en el

Instituto Español de Alhucemas.

Lo que necesitan los vecinos es

ayuda para reconstruir sus casas,

porque muchas de ellas ya estaban

afectadas por el terremoto de 1994,

y «sólo hacía falta empujarlas».

Un anciano, de 65 años viejísimos,

se pasea meditabundo entre

«A los pobres no les dan

nada, sólo a los ricos. Los

ministros roban. Los

árabes se lo quedan todo»

los cascotes. Parece perdido, pero,

cuando habla, arremete contra el

régimen con rabia y desesperación.

«En el terremoto del 94 vino

ayuda de Europa, cemento y hierro,

pero a mí no me llegó nada. A

los pobres no les dan nada, sólo a

los ricos. Los ministros roban. Si

los europeos dan algo, que nos lo

traigan con sus propias manos,

porque los árabes se lo quedan».

Aquí no llega el agua corriente

ni la luz. Ahora, además, hasta los

pozos corren peligro. «Es usted el

primer periodista que nos visita en

toda nuestra Historia», dice solemne

y agradecido Nuredin. Los vecinos

pugnan por mostrarle al extraño

su miseria ahora redoblada.

Los vecinos viven sus horas más

tristes, pero las afrontan con una

rebeldía acallada durante mucho

tiempo. Enseñan con orgullo los

restos de una vieja casa (destruida

por el tiempo) donde dicen que nació

el caudillo rifeño Abdelkrim, el

hombre que encabezó la rebelión

contra los ocupantes españoles y

franceses en los años 20 del pasado

siglo y que el general Sanjurjo, tras

el desastre español en Annual,

aplastó con el desembarco de 1925

que dio origen a la construcción de

Alhucemas.

«Sí, sí, nació ahí», insisten, como

si eso fuera lo único que alguna vez

sacó a la aldea de su miserable

anonimato.

TRINIDAD DEIROS BRONTE

Especial para EL MUNDO

RABAT.– La visita que el rey de

Marruecos, Mohamed VI, debía

efectuar ayer a la zona siniestrada

por el terremoto no tuvo finalmente

lugar y quedó aplazada

sine die, aunque previsiblemente

podría producirse hoy.

La agencia oficial de noticias

marroquí Map, que había anunciado

a bombo y platillo esta visita

desde la noche del martes,

no volvió ayer a hacer alusión al

tema ni ofreció ninguna explicación

oficial sobre por qué el

rey no se había desplazado a Alhucemas.

Sin embargo, todo apunta a

que esta decisión ha estado motivada

por razones de seguridad

dadas las fuertes réplicas que

ha tenido el terremoto, que en

el caso de dos de ellas han superado

los cinco grados en la escala

de Richter.

La visita del monarca había

sido descrita por la agencia oficial

magrebí como un gesto del

rey, quien iba a «ofrecer su consuelo

a sus súbditos» en el terreno.

Este consuelo no llegó finalmente,

aunque, siempre según

Map, el soberano marroquí

está siguiendo personalmente

la «evaluación de la situación

en las provincias afectadas por

el temblor de tierra».

Para ello, el monarca, que se

encuentra desde el martes en la

ciudad norteña de Tánger,

mantuvo ayer una reunión de

trabajo con el primer ministro

Dris Yetú, el ministro de Salud,

Mohamed Sheij Biadilla, y los

responsables de los diferentes

cuerpos de seguridad marroquíes

que están trabajando en

la zona siniestrada.

Condolencias

Mohamed VI, tras reiterar sus

«condolencias» a las familias de

las víctimas, se interesó por el

estado de las tareas de rescate y

la asistencia médica que se está

ofreciendo a los damnificados.

Según Map, el rey dio además

órdenes para que las Fuerzas

Armadas Reales, la Gendarmería

Real, las Fuerzas Auxiliares

y el resto de los numerosos

cuerpos de seguridad con los

que cuenta Marruecos refuercen

los equipos de rescate ya

presentes en la región.

Al acceder al trono, uno de

los primeros viajes oficiales de

Mohamed VI tuvo como destino

el Rif, la región siniestrada el

martes por el terremoto. El nuevo

monarca rompió así con el

ostracismo con el que su padre,

Hasán II, había querido castigar

a los rifeños por haberse revelado

en 1958. El padre de Mohamed

VI, siendo aún príncipe heredero,

reprimió salvajemente

esta rebelión y durante sus casi

40 años de reinado no volvió a

la región como muestra de su

rencor hacia sus habitantes.


EL MUNDO, JUEVES 26 DE FEBRERO DE 2004

23

TRAGEDIA EN MARRUECOS. «Han cerrado los bancos y la gente no tiene dinero para comer. Es el caos total»

Imzuren, una ciudad

sin esperanza

Los equipos de rescate descartan que

sea posible encontrar supervivientes

entre las casas devastadas por el seísmo

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

IMZUREN (MARRUECOS).– La

pasividad mostrada por las autoridades

marroquíes a la hora de

atender (o de desatender) a los habitantes

de las aldeas rurales desgarradas

por el terremoto contrasta

con la febril y aparentemente

caótica actividad y despliegue de

medios en Imzuren, una ciudad de

unos 20.000 habitantes a 20 kilómetros

al sureste de Alhucemas.

Es aquí donde el Gobierno marroquí

ha volcado a los bomberos,

el Ejército, la Gendarmería Real, la

Protección Civil, la Marina. Pero

Said Azarkam, representante en

Alhucemas del nuevo partido Izquierda

Unida, dice que no se deja

engañar por el trajín, que él prefiere

llamar simplemente «caos».

«Quieren dar una imagen internacional

de organización,yloque

hay en el fondo es desorganización.

Han dado la orden de cerrar

los bancos y la gente no puede sacar

dinero para comer. Es el caos

total», critica mientras recorre con

sus compañeros de lucha el enorme

descampado donde el Ejército

ha instalado unas 40 tiendas de

campaña para la población.

El campamento es apenas un

símbolo de la presencia voluntarista

del Estado frente a las miles de

familias que ahora duermen al raso

con medios precarios. Unos pocos

han perdido su casa, la de otros

amenazaruinayalamayoría, simplemente,

les aterra la posibilidad

bien real de que una de las réplicas

del terremoto que se suceden cada

pocas horas repita la tragedia.

La concentración de operarios

no logró ayer, sin embargo, encontrar

a ningún superviviente. Tras

Un equipo de 10

bomberos de Cartagena

rastreó algunos bloques

sin hallar signos de vida

esperar horas en el aeropuerto de

Alhucemas hasta ponerse de

acuerdo con sus colegas marroquíes

sobre a dónde tenían que

acudir, un equipo de Cartagena integrado

por 10 bomberos, cuatro

miembros de Protección Civil y

cinco perros de rescate recorrió algunos

bloques derruidos de Imzuren

en busca de supervivientes. Pero

los animales no olfatearon ningún

signo de vida, como tampoco

lo habían hecho los de los equipos

marroquíes. Eso sí, cuando llegaron

los españoles, la gente se apar-

Dos bomberos españoles trabajan entre las ruinas de un edificio en Imzuren. /AP

de los escombros, abrieron un

espacio y se hizo el silencio.

«La gente se ha callado y se ha

quitado porque les tienen más respeto»,

decía el militante Said. Los

rescatadores marroquíes responden

invariablemente a la pregunta

de si creen que hay aún alguien

con vida: «No lo creo». La esperanza

es lo primero que se perdió en

Imzuren y las aldeas de Alhucemas.

Tan de golpe, que a los bomberos

españoles les extrañó que

nadie acudiera a ellos, como en

Irán, como en El Salvador, arrastrándoles

hasta las ruinas de su casa

para que buscasen a algún ser

querido enterrado en vida.

En Imzuren han muerto más de

50 personas, de ellas 16 en tres bloques

de cuatro plantas frente a la

mezquita de Achabar. La única alegría

la dio la niña a la que sacaron

viva el martes.

Said dice que podría haber sido

peor. «Muchas casas grandes estaban

vacías porque son de los emigrantes

en Europa. Las fueron haciendo

poco a poco en los veranos».

Una montaña

de ruinas de seis

metros de altura

E. C.

Enviado especial

IMZUREN.– La brutal energía desencadenada

por el seísmo del

martes ha transformado las viviendas

de Imzuren en una montaña de

ruinas de seis metros de altura. La

pala de una excavadora se cierne,

inmóvil aún, sobre los escombros,

esperando la orden de arramblar

con todo. Pero una decena de agentes

de la Gendarmería Real y la

Marina rebuscan aún entre los resquicios.

Un guardia azuza a un pastor

alemán para que siga olfateando.

El perro se detiene en una chaqueta

ensangrentada. Otros agentes

van recuperando pacientemente

los enseres de las familias. Uno saca

un juego de tazas de café, absurdamente

intacto. En la ruina amorfa

brillan con luz propia un paraguas

rosa de flores y una bolsa de

la compra.

En lo alto del amasijo de cemento,

hierros y azulejos, unos oficiales

examinan un puñado de baratijas

de mujer que han salvado cuidadosamente

como un último homenaje

asudueña. Los objetos cotidianos

se amontonan respetuosamente

contra la pared del edificio de enfrente.

La rutina doméstica de las

víctimas sobrevive como un ajuar

póstumo en un revoltijo de mantas,

colchones, ropa, cafeteras...

En la cima de la montaña, el jefe

del equipo de la Gendarmería se

evade cuando el periodista le pregunta

si son injustas las críticas de

los vecinos que acusan al Gobierno

de lentitud. «Nosotros lo hacemos

lo mejor que podemos», susurra

dándose la vuelta.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

30

EL MUNDO, VIERNES 27 DE FEBRERO DE 2004

MUNDO

Arafat promete

promover la

reforma interna

de su partido

Un grupo de habitantes de la localidad marroquí de Adjir asalta, ayer, un camión de ayuda humanitaria del Ministerio de Interior que cargaba colchonetas. /AFP

El caos de organización ralentiza el reparto

de ayuda y provoca saqueos en Alhucemas

Grupos de bomberos y otros especialistas en emergencias esperan en el aeropuerto sin recibir

atribuciones, mientras se suceden las protestas en demanda de socorro en las zonas afectadas

EDUARDO DEL CAMPO

Especial para EL MUNDO

ALHUCEMAS.– El desconcierto

inherente a cualquier desastre

natural, aliado fatalmente con la

desorganización humana, provocaba

ayer en la provincia marroquí

de Alhucemas un contraste

dramático y absurdo, cuando

la población más coherencia necesita

para afrontar las consecuencias

del terremoto del martes,

que ha matado ya a 571 personas

y echado a miles a la intemperie.

Mientras en los jardines del aeropuerto

local centenares de

bomberos y especialistas en

emergencias venidos desde Getafe

a Japón veían frustrados pasar

las horas sin saber en dónde emplear

su energía y sus fastuosos

medios materiales, 200 vecinos

manchados de barro recorrían a

pie los 30 kilómetros que separan

la aldea de Ait-Hicham de la capital

provincial pidiendo a las autoridades

ayuda a gritos.

Pasaron por el cruce del aeropuerto.

El epicentro de la ayuda

internacional les quedaba a sólo

dos kilómetros. Pero unos y otros

se cruzaron sin encontrarse. «En

nuestro pueblo han muerto 60

personas y hay 40 heridos, hay

entre 50 y 60 casas destruidas,

pero nadie nos ayuda; hace frío,

no tenemos comida», se exasperaba

Abdelhakir Belahsen.

En Adjir, otro grupo de vecinos

se tomó la justicia social por su

mano, cansados, decían, de ver

aterrizar aviones y desfilar vehículos

de socorro sin tocar ni las

migajas. Sobre las 9.30 horas de

la mañana, casi un centenar de

niños, adolescentes y adultos cortaron

la carretera y obligaron al

conductor de un trailer a meterse

en un camino lateral.

En apenas unos segundos le

montaron una barricada de piedras

para impedir la fuga. «¡La

ayuda se queda aquí!», clamaban

furiosos los jóvenes, amenazando

al vigilante con apedrearlo. La

carga la enviaba la Protección Civil

de Casablanca, del Ministerio

del Interior marroquí, a su colega

de Alhucemas.

Los vecinos creían que eran

tiendas de campaña. Justo lo que

más necesitan, porque el miedo a

un nuevo terremoto (justificado

por las frecuentes réplicas del

E. PASTOR

MADRID.– La ministra

de Asuntos

Exteriores, Ana Palacio,

negó ayer

que exista descoordinación

entre las

autoridades marroquíes

y españolas

en el envío y distribución

de la ayuda

humanitaria a los

afectados del seísmo.

«Hoy han salido

otros dos aviones

con generadores

eléctricos, potabilizadoras

de agua

y tiendas de campaña,

que es lo que en

estos momentos

Marruecos está pidiendo»,

anunció

la ministra.

Palacio minimizó

así las críticas de

las ONG que trabajanenlazonayconfirmó

que los equipos

de bomberos

españoles y perros

adiestrados han comenzado

a abandonar

los lugares

afectados, «porque

sutrabajosehaentendido

que ya no

era eficaz»», aclaró

Palacio. Se confirma

así que Rabat ha

seísmo del martes) o la destrucción

total o parcial de sus casas,

han convertido a Alhucemas y los

pueblos de su alrededor en un

gran campo improvisado de refugiados.

Casi todos duermen al raso,

cubriéndose con tiendas o

cualquier artificio de plástico, palos,

telas y hasta sombrillas de

playa para formar un techo.

Otros han preferido huir de la

provincia.

En los años 20, el caudillo Abdelkrim

tenía en este pueblo el

cuartel de la rebelión del Rif contra

el poder colonial español. Pero

la historia ha cambiado y ayer

uno de los rebeldes de Adjir proclamaba:

«¡Viva España! Los marroquíes

nos roban». «No,noes

«No hay descoordinación»

descartado ya la posibilidad

de hallar a

más supervivientes

en los escombros.

Palacio reiteró

que la coordinación

de la ayuda y la

logística debe estar

marcada por las autoridades

locales y,

en este sentido, explicó

que «lamentablemente»,

Rabat

no considera prioritaria

en este momento

la ayuda de

bomberos y perros

ysílademédicosy

enfermeras para

atender heridos.

un problema de árabes o bereberes:

todos somos marroquíes»,

decía otro más apaciguador. Al final,

ante la resignación de los

gendarmes, la población sequedó

con la carga, que resultaron

ser colchonetas.

Enviados de la ONU

Mientras en Adjir se levantaban

contra la lentitud en el socorro,

en Imzuren el Gobierno exhibía

su mejor cara. El Ministerio del

Interior y el Ejército han levantado

en un gran descampado frente

a los bloques en ruinas un campamento

de alrededor de 150

tiendas de campaña. La gubernamental

Fundación Mohamed V

ha instalado dos dispensarios

móviles. El teniente Boujnah

montaba tiendas a toda prisa y

negaba las acusaciones de pasividad

que se lanzan contra el Ejército.

«Está todo en su sitio. Puede

ir a verlo».

Pero fuera del gran tinglado de

Imzuren, lo que se veíamás era la

desesperación del necesitado.

La ONU ha enviado a tres

miembros de su oficina de Evaluación

y Coordinación de Desastres.

«Aún no sabemos cuántos

sintecho hay. El reto ahora es distribuir

la ayuda humanitaria»,explica

el islandés Freysteinn Sigmundsson.

Al final del día lamaquinaria

de la ayuda pareció

echar a andar en dirección al

campo, pero en Adjir seguía la

frustración. El Gobierno de Mohamed

VI aún no ha desactivado

la indignación. Y hasta que lo logre,

será difícil que venga aquí.

BEATRIZ OBERLANDER

Especial para EL MUNDO

JERUSALEN.– Las nuevas generaciones

y la vieja guardia del movimiento

palestino Al Fatah, cuyo líder

es Yasir Arafat, se enfrentaron

ayer en una especie de intifada interna,

al tiempo que la violencia

causaba la muerte a cinco palestinos

y a un soldado israelí.

El Consejo Revolucionario de Al

Fatah se reunió ayer por segundo

día consecutivo en Ramala, en medio

de una grave crisis. La reunión

de tres días de duración –la primera

desde que en septiembre de

2000 comenzó la Intifada contra

los israelíes– empezó el miércoles

por la noche.

El presidente palestino prometió

ese día que buscará la paz con Israel

y convocará elecciones internas

para fomentar las reformas

institucionales tanto en el movimiento

como en la Autoridad Nacional

Palestina, según informó

ayer el diario Haaretz. Arafatinstó

a crear «una comisión para activar

el diálogo entre las facciones».

Husein A Sheij, uno de los principales

comandantes de Al Fatah

en Cisjordania, descartó que salgan

decisiones importantes de la

reunión. «Espero que sirva para

lanzar una intifada interna para reformar

a Al Fatah, desatar una guerra

contra la corrupción y actuar

para que en la dirección del movimiento

estén representadas las

nuevas generaciones, aunque no

digo que haya que cambiar a Arafat,queesunsímbolo

palestino»,

dijo.

«Zona miltar cerrada»

«Pero no soy demasiado optimista

sobre que el encuentro dé frutos

importantes, aunque pienso que de

ninguna manera podremos derrotar

la ocupación israelí si Al Fatah

no es capaz de afrontar sus responsabilidades

internas».

Mientras A Sheij hacía estas declaraciones

desde el lugar de la reunión

–el cuartel general de Arafat

en Ramala o Mukata–, ese edificio

y sus alrededores fueron declarados

«zona militar cerrada» por el

Ejército israelí, que invadió la ciudad

durante algunas horas.

Otro miembro del Consejo Revolucionario

de Al Fatah, Ahmed

Ghuneim, más oficialista que A

Sheij, declaró por teléfono a EL

MUNDO desde Ramala que «en la

reunión se adoptarán decisiones

importantes, como celebrar la Sexta

Conferencia General».

Ghuneim dijo también que«uno

de los principales objetivos de la

reunión es unificar las voces en Al-

Fatah, y hacerlas compatibles con

los cambios internacionales y regionales,

así como con las aspiraciones

y objetivos palestinos».

Antes de que comenzara la reunión

de Al Fatah, dos miembros del

brazo armado de ese movimiento

entraron a las 6.45 horas con fusiles

Kalashnikov en la zona industrial

de Erez y mataron a un soldado

reservista israelí de 25 años. Los

militares acabaron con la vida de

los dos atacantes. Los otros tres palestinos

murieron mientras se manifestaban

contra el muro entre la

aldea palestina de Bidu y la localidad

israelí de Har Hadar.


26

EL MUNDO, SABADO 28 DE FEBRERO DE 2004

MUNDO

Mohamed VI pospone su visita a la zona del

terremoto mientras continúan las protestas

Los antidisturbios reprimen a golpes la manifestación deuncentenardejóvenes que cortaba la

carretera de entrada a Alhucemas y prohíben a los medios de comunicación grabar imágenes

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

ALHUCEMAS.– Los afectados del

terremoto de Alhucemas siguen esperando

a Mohamed VI como un

Godot providencial capaz de resolver

el hambre, el frío y el miedo en

cuanto ponga pie aquí. Pero el rey

no vino ayer y anunció que posponía

la visita para hoy. Quizás hoy la

posponga para mañana.

Los telediarios de la televisión

oficial marroquí muestran interminables

escenas del rey rezando con

el primer ministro, Driss Jettu, y

todo su gobierno; imágenes benéficas

de soldados y gendarmes repartiendo

pan y mantas; una sucesión

de helicópteros y rescatadores

que transmiten la idea de eficacia y

acción.

Pero los que duermen en la calle

denuncian que han hurtado otra

parte de la realidad: desorganización,

lentitud y evasión de responsabilidades.

«Mi casa se ha derrumbado,

duermo con mi mujer y seis hijos

en el parque con mantas y plásticos,

hacemos las necesidades allí, y

desde el martes no nos han dado

nada», clama en español el funcionario

Mustafá Battah en medio de

la multitud de refugiados.

Se han concentrado ante el

Ayuntamiento de Alhucemas cercando

un camión cargado de víveres

que la policía escolta en círculo

a su vez para evitar que lo asalten.

Mustafá, como todos, mira hacia

España, el antiguo poder colonial

en el Rif, como un padrino salvador,

y dice que ha oído a la ministra

Ana Palacio declarar que los países

donantes deberían poder distribuir

también sobre el terreno la ayuda

humanitaria. «Así no se formaría

este conflicto», aprueba el desesperado

funcionario.

bereberes reprochan al poder árabe.

El gobierno o las autoridades

policiales han decidido reprimirlas,

y reprimir de paso a los periodistas

que intentan difundir el descontento.

Al mediodía, más de un centenar

de jóvenes cortó con una sentada

la carretera de entrada de Alhucemas.

Los policías antidisturbios

disolvieron a golpes la concentración.

Los manifestantes echaron a correr

monte arriba. Hubo al menos

cuatro heridos, según testigos presenciales.

A un fotógrafo español

de Associated Press los agentes le

arrebataron la cámara y le obligaron

a borrar la foto que había logrado

tomar. A otro periodista marroquí

le quitaron la grabadora.

«No puede hacer fotos», prohibieron

a este enviado. Si el rey hubiera

venido ayer, habría escuchado

gritos en las calles. Muy incómodos.

Aunque nadie ose dirigirlos

contra él.

Y mientras Mohamed VI llega o

no llega, las réplicas del terremoto

de la madrugada del martes, que

ha costado la vida a cerca de 600

personas, siguen desatando el pánico

por las noches, pese a que la

mayoría de la población ha dejado

sus casas y duerme en coches, tiendas

y chamizos improvisados.

Dos movimientos de tierra sobre

la una y las tres de la madrugada

de 4 y 4,2 grados en la escala de

Crisis de angustia y pánico

E.C.

Enviado especial

ALHUCEMAS.– La

salud mental de la

población está en

peligro, alerta el jefe

del departamento

de Psiquiatría,

Saeyd Talhaoui.

«Los problemas

psicológicos salen

al tercer día con la

repetición de las réplicas».

Describe la

situación como la

de un boxeador al

que, tras un primer

puñetazo brutal, siguen

golpeando

una y otra vez. El

jueves atendió a

más de 60 personas.

Abundan las crisis

agudas de angustia

y pánico. Pero

se está preparando

para lo peor,

cuando dentro de

pocas semanas los

afectados cobren

conciencia de lo

ocurrido y broten

los síntomas postraumáticos

ahora

latentes. Depresiones

y pesadillas.

Ahora tienen sólo

cinco o seis hospitalizados.

Entre ellos

está una mujer que

vino de Oujda diciendo

que la enviaba

Alá para detener

los temblores de la

tierra.

Y un niño de unos

cuatro años que alguien

ingresó el día

del terremoto y al

que no han logrado

arrancar palabra.

Richter hicieron revivir el terror

del martes y llenó de nuevo de heridos

el hospital Mohamed V de Alhucemas.

Sólo entre las 6.15 y las

8.45 de la mañana se atendió a50

personas.

Algunas son víctimas de desprendimientos,

pero la mayoría de

las contusiones y fracturas, explica

el enfermero Mohamed Lafriah,

son producto de huidas precipitadas.

El enfermero asegura también

que el miedo ha matado a un niño

de siete años «de un ataque al corazón»

cuando dormía enelcampo

de fútbol.

La mayoría delasvíctimas mortales

del primer día han recibido

sepultura en sus pueblos, y la morgue

del hospital, saturada al principio,

recupera la calma.

Un hombre lava en una mesa el

cadáver de un anciano. En cambio,

lo que no aparece por ninguna parte

es el cuerpo de Souad Dagdouchi,

de 22 años. Su hermano Sahil

lleva buscándola desde el pasado

martes sin resultados.

Ya ha enterrado a su madre en la

aldea natal de Sidi Lamais, pero la

tumba que ha cavado para la hermana

sigue vacía. El hombre

deambula de un lado a otro, herido

mentalmente. El máximo responsable

del departamento de Psiquiatría,

Saeyd Talhaoui, sólo puede

darle ánimos. «Es una situacióncatastrófica»,

dice el psiquiatra, uno

de los dos especialistas del hospital,

a los que se han sumado otros

colegas desde Rabat y Fez.

Dos turcos matan

a su hermana por

tener un hijo fuera

del matrimonio

ANKARA.– Dos jóvenes turcos

dispararon y mataron a su hermana

en un hospital de Estambul

por haber tenido un hijo tras

una relación extramatrimonial.

Guldunya Toren, hija de una

familia de la aldea de Erler, en el

sureste del país, donde son frecuentes

los crímenes de honor,

fue blanco hace una semana de

un primer ataque de sus dos hermanos

que le dispararon en la

pierna en una calle de Estambul.

Pese a sus graves heridas la

joven consiguió llegar a un hospital

de dicha ciudad con la

ayuda de varios transeúntes.

Allí recibió tratamiento médico

bajo protección policial

hasta que anoche sus dos hermanos,

Irfan y Ferit Toren, la

visitaron para darle otro disparo,

esta vez en la cabeza. Posteriormente,

la familia rechazó

recibir el cadáver de la víctima

para enterrarlo en su aldea.

Según el canal de televisión

NTV, todo comenzó el año pasado

cuando la familia descubrió

que Guldunya estaba embarazada

tras una relación con

el marido de una prima suya.

Entonces el consejo de familia

se reunió y decidió enviar a

la joven a la casa de un familiar

en Estambul hasta que diera a

luz y, luego, acabar con su vida.

Guldunya tuvo un hijo hace dos

meses, al que llamó Umut (Esperanza).

Según fuentes judiciales, el

artículo 51 del Código Penal

turco –que permite conmutar la

pena de los condenados por crímenes

de honor– será anulado

en el nuevo Código.

Arafat se enfrenta a un general que pedía reformas

El presidente palestino lanza un micrófono contra Naser Yusef, quien criticó los servicios de seguridad

«El pueblo, detrás del rey»

En su ira, muchos concentrados

califican de «ladrones», en abstracto,

a las autoridades marroquíes,

mientras Mustafá acusa al alcalde

de la ciudad, Mohamed Budra, del

Partido Socialista, de «estar escondido».

Eso sí, el rey es «intocable».

Aunque sea el máximo poder ejecutivo,

defienden que la culpa no

es suya, sino de cualquiera del trono

para abajo. «Escriba que el pueblo

está detrás desurey».

Hay nerviosismo y mucho trabajo

en los pasillos del hospital Mohamed

V por los heridos de las réplicas

de anoche, pero la monja española

Rafaela del Campo aclara

que la situación sanitaria está controlada.

«Lo que hace falta ahora es

llevar ayuda humanitaria a la gente,

pero nosotras no tenemos tiempo

para salir de aquí».

Esa ayuda, que poco a poco penetra

en la población, es la que reclaman

los hombres que se manifiestan

espontáneamente aquí y

allá a lo largo de la carretera que

atraviesa la zona de la emergencia

desde Imzuren y el aeropuerto hasta

la capital.

Demasiadas protestas, alimentadas

por el viejo «abandono» que los

BEATRIZ OBERLANDER

Especial para EL MUNDO

JERUSALEN.– La sangre casi llegó

al río ayer de madrugada en la reunión

del Consejo Revolucionario

del movimiento Al Fatah, cuando

su líder, Yasir Arafat, y uno de sus

asesores, el general Naser Yusef,

se arrojaron literalmente los trastos

a la cabeza por una división de

opiniones.

«¡Traidor, espía, cierra el pico;

no tienes ningún derecho a hablar!»,

legritó Arafat a Yusef cuando

éste osó criticar a los organismos

de seguridad palestinos e instó

a hacer reformas en la Autoridad

Nacional Palestina. Y para enfatizar

sus palabras, el líder palestino

lanzó un micrófono contra su asesor

de seguridad.

El general –que decía que en Palestina

reina la anarquía– no se cortó,

y le tiró una pluma estilográfica

a Arafat, conocido por sus estallidos

de ira. Después llovieron los insultos

mutuos.

Una vez que se les terminó el repertorio

y que los presentes separaran

a ambos, Arafat abandonó la

sala de reuniones de sus cuarteles

generales de Ramala (la Muqata),

Yasir Arafat, en la ‘Muqata’, su cuartel general en Ramala. / O. RASHIDI/EFE

donde se reunió el Consejo Revolucionario

de Al Fatah para tratar la

crisis que atraviesa y que llevó ala

dimisión de cientos de militantes.

Al cabo de tres días de reuniones,

anoche Arafat prometió elecciones

internas en Al Fatah. Pero

en un futuro sin definir. El Consejo

Revolucionario es un organismo

importante del movimiento oficialista

y tiene 128 miembros, pero

debido a las dificultades y limitaciones

impuestas por Israel, sólo

73 participaron en la reunión que

comenzó el miércoles y terminó

anoche.

Mientras, cientos de palestinos

se enfrentaron ayer a la policía israelí

en la Explanada de las Mezquitas

de Jerusalén, después de

que, pasado el mediodía, terminaran

los rezos del viernes. La policía

israelí tomó el recinto sagrado después

de que los palestinos comenzaran

a arrojar piedras contra ellos

y contra los judíos que rezaban en

el Muro de las Lamentaciones.

Horas después, un kamikaze palestino

se inmoló al hacer estallar

la carga explosiva que llevaba encima

junto al asentamiento judío de

Kfar Darom, en el centro de la franja

de Gaza, pero no causó víctimas.

El palestino llegó al lugar en bicicleta,

los soldados que estaban allí

intentaron detenerlo y, en ese momento,

activó la carga explosiva.

En el asentamiento judío deNevé

Dekalim, tambiénenlafranjade

Gaza, una casa quedó destruida

por un misil palestino de tipo Al

Batar, más avanzado que el Al Qasam

usado hasta ahora. La familia

de colonos no sufrió ningún daño.

Anoche, dos civiles israelíes murieron

cuando palestinos armados

dispararon contra su vehículo, que

circulaba cerca de la línea de separación

entre Israel y Cisjordania,

informa France Presse.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

16

Tránsitos

EL MUNDO / AÑO XV, NUMERO 437 CRONICA DOMINGO 29 DE FEBRERO DE 2004

Sor María Juliana. Boris Trajkovski. Antonio Garrigues. Ángel Palomino. Joe Viterelli. Shoko Asahara.

Misionera asesinada

en Nampula

Asesinato. Hace dos semanas, este

suplemento dedicó un amplio reportaje

sobre unos terribles sucesos

acaecidos en la misión que unas religiosas

españolas, pertencientes a

la orden de las Siervas de María, tienen

en Nampula, una ciudad del

norte de Mozambique. En él, las misioneras

denunciaban la desaparición

de más de un centenar de niños

de la zona y la aparición de varios

cadáveres alrededor de la misión

«vaciados por dentro», es decir, les

habían estirpado los órganos vitales.

Las monjas relacionaron estos hechos

con una presunta red de traficantes

de órganos hacia Suráfrica,

dirigida por un matrimonio blanco

residente en Nampula y aseguraron

que habían sido amenazadas de

muerte en varias ocasiones.

El pasado martes apareció en una

casa de esta ciudad el cuerpo sin vida

de la misionera diocesana brasileña

Doraci Julita Edinger, perteneciente

a la Igreja Evangélica de

Confissão Luterana no Brasil

(IECLB), con signos de violencia

sexual antes de ser brutalmente

asesinada a martillazos. Doraci desarrollaba

sus labores pastorales

en la zona desde hace cinco años y

acababa su contrato el próximo verano.

Vivía sola en Nampula.

Uno de los dirigentes de este

grupo religioso, el pastor Walter

Altmann, de viaje en el país, se

desplazó el viernes a Nampula para

recabar más detalles sobre este

asesinato, comprobar los datos de

la autopsia y ver su posible relación

con las extrañas desapariciones

de niños ocurridas en la ciudad

desde hace un año. Según el

pastor, desde principios de este

mes la hermana muerta le había

manifestado en varias ocasiones la

«imperiosa necesidad» de hablar

con él urgentemente. «En su última

llamada Doraci manifestó su

preocupación por su seguridad,

aunque no claramente», recuerda

Altmann. Por otra parte, los familiares

de la diocesana aseguraron a

varios medios de comunicación

brasileños que la mujer había explicado

en varias cartas que había

sido amenazada de muerte si denunciaba

«algo terrible» que estaba

sucediendo en Nampula.

Sor María Juliana, la religiosa española

superiora de la misión en

Nampula, reconoció a CRÓNICA

que este suceso les ha preocupado

muchísimo «porque parece un aviso

para todas nosotras. Todavía nosabemos

si está relacionado con nuestra

denuncia —asegura sor Juliana—

pero es mucha casualidad porque

Doraci, como todos los religiososdelazona,sabía

lo que estaba

pasando. Ahora tenemos más miedo

si cabe porque las desapariciones

continúan: tres en la última semana».

/JUAN CARLOS DE LA CAL

AHMED LIDRISSI/ SUPERVIVIENTE DEL TERREMOTO

Un día normal en Alhucemas

Tragedia. Ahmed Lidrissi tiene 71 años y

camina apoyado en un bastón, pero sacará fuerzas

de donde sea para enseñarle al periodista las

tumbas frescas de las 62 personas que el terremoto

ha sepultado en la aldea de Ait-Daud. Los

supervientes han enterrado a seis en un campo

entre chumberas colina arriba. Las tumbas de

las otras 56, decoradas con ramas y piedras, ocupa

una llanura junto a un campo de trigo. Ahmed

tiene enterrados aquí a sus nietos Fedua,

una niña de10o11años, y Karim, un chaval de

14, dos de los cinco hijos de su hija Yamila. Dos

desus15o16nietos,yanoseacuerda.

El terremoto que asoló el martes decenas de

casas de las aldeas que rodean Alhucemas se

llevó por delante también la de los críos. El

abuelo no sabe cuáles son

sus tumbas porque el martes,

el día del seísmo, cuando los

enterraron, no estuvo presente.

Quizás lefallaronlas

fuerzas. Está triste pero lleva

la procesión por dentro, escondida

detrás desusonrisa

hospitalaria, mientras arrastra

dignamente la figura de

su chilaba por un mundo que

parece no haber cambiado

desde hace siglos.

Desde aquí se ve el Mediterráneo,

como una cuña

azul entre las colinas. Ahmed

ya conocía de sobra las diferencias

abismales que hay

entre vivir aquí, enlaaldea

rifeña de Ait-Daud, en Marruecos,

o allí enfrente, donde

se oculta España. Como

aquí nohaytrabajoyallí sí,

tuvo que emigrar solo en

1972 a Barcelona para mantener

a su mujer y sus nueve

hijos construyendo edificios.

Durante sus 21 años de albañil

en Construcciones Benadrich,

«en la Traverssera des

Corts», precisasólo volvía a

ver a su familia el mes de las

vacaciones de verano y, con

suerte, la semana de Navidad.

Desde el norte transformaba

el sudor en inyecciones

de dinero al sur. Y como él,

miles de emigrantes marroquíes.

En 1993 se jubiló y cerró el círculo de su vida

regresando para siempre a su pobre aldea

natal. A las trochas embarradas y las casas solitarias

de adobe rodeadas de chumberas como

una fortificación ancestral; a las vacas y

los almendros, las judías y los garbanzos. A

un paisaje de niños montados en burro y hombres

manchados de barro, de mezquitas solitarias

que se alzan en las colinas como un faro

de fe. Adonde no llega la luz ni el agua corriente

pero los sentimientos alcanzan una

pureza incalculable.

Ahora Ahmed ha sufrido en sus carnes las

consecuencias de vivir aquí ynoallí. Sus nietos

quizás nohabríanmuertosinovivieranen

una casa pobre construida a duras penas y malamente.

Quizás tampoco se habrían caído

esos muros que han matado a una de sus dos

vacas. Ni habría tardado tanto en llegar ayuda.

Cuando nació en 1933, España hacía tiempo

que había aplastado la rebelión de los bereberes

del Rif y consolidado su poder en el protectorado

del Norte de Marruecos. Para él nunca

fue un país enemigo. España. Se le iluminan

sus ojos nublados cuando habla de ella. El país

que primero lo subordinó como nativo de su

colonia y luego extrajo sus mejores fuerzas de

emigrante. El país que le paga los 640 euros de

pensión con los que viven él, su mujer, Malika,

y sus tres hijos veinteañeros, Yaued, Alia y Tamimun.

«Si no fuera por la paga española»...

Su vida ha estado ligada para bien o para

mal a la evolución delpaís del otro lado del horizonte,

el antiguo protector.

«Cuando mandaba Franco,

me cago en la mar, pasábamos

mucha hambre, igual

que en España», dice recordando

los años de la posguerra,

la Civil de los españoles.

La misma en la que combatieron

y se dejaron la vida

muchos rifeños reclutados

por el general golpista.

España se fue «contento»

del Rif en 1956 y «no hubo

follones». Años después

marchó a «Barça». ¿Habla

catalán? «Una mica». Suhijo

mayor, Mohamed, heredó su

puesto de emigrante en Barcelona,

en la misma empre-

FOTO: ANTÓN MERES

C L A V E S

TERREMOTO

Ocurrió a las 3.30 de la madrugada del

martes / Hay contabilizados más de 600

muertos y un millar de heridos / Alcanzó los

6,3 grados en la escala Richter y el

epicentro se localizó en Imzufren, a 19

kilómetros de Alhucemas / Es el cuarto gran

temblor registrado en medio siglo / Se

suceden las protestas callejeras por la

retención de la ayuda humanitaria.

sa,enelmismopuestodeal-

bañil. Los demás hijos viven

en Marruecos, pero sólo

Youed, el chico, que tiene 21

años,sededicaalaagricultura

como su padre antes de

emigrar. Cebada, trigo, habas,

lentejas. Pero es una vida

que da lo justo para sobrevivir.

«¡No se gana dinero hombre!,

si llueve, vende un poco,

si no llueve, no vende»,

dice el padre. Para colmo, en

el terremoto han perdido un

tesoro, los 800 euros que vale

la vaca muerta. Todavía está

enterrada entre las ruinas

del establo, pudriéndose. Es una existencia

dura, pero Ahmed dice que bajo el gobierno

marroquí ha mejorado. Sin embargo, los jóvenes

bereberes, que no han conocido esos cambios,

se sienten marginados por un régimen

dominado por árabes. En la escuela su lengua,

el tamazight, no se enseña, cuando es la que

usan todos para comunicarse.

A su hijo pequeño le gustaría emigrar al

otro lado, pero, al contrario que su padre, con

permiso de residencia, tendría que pedir un visado

que cuesta mucho lograr. «Yaued no tiene

derecho para ir a España». Ahmed emigró

legalmente en los años 70, pero tres décadas

después las nuevas generaciones se topan con

un muro. Resultado: de hijos sin horizontes

del Rif están las pateras llenas. / EDUARDO

DEL CAMPO (Ait-Daud, Marruecos).

El integrador

de Macedonia

Murió. BORIS TRAJKOVSKI, 47

años, presidente de Macedonia desde

1999, el pasado jueves cuando el avión

que le llevaba a una reuniónenMostar

se estrelló en las montañas balcánicas.

Político de fulgurante carrera,

estaba considerado como un pragmático

negociador cuyo objetivo era modernizar

su país de cara a su ingreso

en la Unión Europea.

Un liberal

reconocido por todos

Falleció. ANTONIO GARRIGUES

DÍAZ-CAÑABATE, 100 años, diplomático,

jurista y ex ministro, el pasado

lunes en Madrid. Sirvió a tres regímenes:

la República, la dictadura y

la transición democrática, fue significada

su amistad con J. F. Kennedy,

al que conoció en su etapa como embajador

español en Washington, y su

trabajo como abogado.

El escritor que retrató

el tardofranquismo

Falleció. ÁNGEL PALOMINO, 84

años, escritor y periodista, el pasado

día 21 en Madrid. Tras trabajar en varios

periódicos en el norte de África,

publicó sus primeros relatos en la La

Codorniz ycultivó el humor en toda

su obra. Ganó varios premios literarios

nacionales con libros como Torremolinos

Gran Hotel (1971) y Madrid,

costa Fleming (1972).

Un «gángster»

de fin de siglo

Murió. JOE VITERELLI, 66 años, actor

norteamericano, después de una

operación de corazón. Su peculiar fisonomía

—rostro duro, medio tuerto

y bastante robusto— le valieron para

que en los 90 participase en varias películas

(El clan de los irlandeses, Una

terapia peligrosa) en las que hacíapapeles

del mafioso de turno.

Gurú sentenciado

a muerte en Japón

Condenado. SHOKO ASAHARA,

48 años, cuyo verdadero nombre es

Chizuo Matsumoto, fundador y gurú

de La verdad suprema, a morir

en la horca por un tribunal de Tokio

por 13 crímenes, incluidos los ataques

con gas sarín enelmetrodela

capital japonesa en 1995.


EL MUNDO, DOMINGO 29 DE FEBRERO DE 2004

MUNDO

27

Las víctimas del seísmo

aclaman a Mohamed VI

en su visita a Alhucemas

e El rey marroquí vive un nuevo temblor de tierra

mientras saluda a los heridos e Pernocta en una

‘jaima’ instalada en un barrio ‘chic’ de la ciudad

Viene de primera página

Las protestas por la lentitud en la

distribución de la ayuda humanitaria

han puesto en entredicho al Gobierno

marroquí y ha reavivado el

sentimiento de irredentismo antiárabe

de los marginados beréberes

del Rif, la antigua colonia española.

Y en buena parte, Mohamed VI

lo consiguió. El rey se benefició del

desdoblamiento dialéctico de la población,

que atribuye a las autoridades

marroquíes la culpa de sus

males mientras alaba y exonera de

toda responsabilidad a su querido

monarca.

Si la víspera había manifestantes

que llamaban «ladrones» a los

«jefes marroquíes» por «robarles»

las tiendas de campaña que sólo

una parte ha logrado, ayer en cambio

la multitud que se agolpaba detrás

de las vallas en el camino real

al Hospital Mohamed V se desgañitaba

gritando: «¡AshelMalik[viva

el rey]!». Esos «¡AshelMalik!» a

voz en cuello, usando la expresión

árabe y no la beréber, tenían un

fervor que jamás oyó su padre, el

aquí detestado Hasán II, lo que da

prueba del crédito acumulado por

su hijo entre una población sedienta

de libertad que interpreta también

el terremoto como un examen

a las promesas de cambio.

Era el viaje quizás más difícil

desde que ascendió al trono. Tras

volar desde Tánger, Mohamed VI

llegó a las 16.20 horas –a bordo de

un reluciente todoterreno negro– al

hospital que lleva el nombre de su

abuelo, donde siguen hospitalizados

unos 60 heridos del terremoto y

en cuya morgue aún yacen tres cadáveres

sin identificar de los 571

muertos causados por la catástrofe.

En carne propia

En la puerta le esperaban formados

un centenar de médicos, enfermeros

y sanitarios, y medio centenar

de periodistas ansiosos de comprobar

qué tipo de temblor político o

efecto balsámico provocaba la llegada

de la autoridad suprema. Venía

a visitar a los niños y adultos heridos

(el Gobierno los ha cifrado en

413 en total) y examinar los efectos

del terremoto, y sólo 10 minutos

después ya tuvo ocasión de sentir

en carne propia un adelanto.Latierra

tembló una vez más. En el patio,

unos sanitarios bromeaban. «Lo habrá

sentido muy bien porque estaba

en la segunda planta», dijo uno.

La riqueza de la familia alauí

contrastó, inevitablemente, con el

«¿Sabes cómo le subes

la moral a la gente?

Dándole ayuda, tiendas y

comida», dice una joven

El monarca marroquí recibe la bienvenida del personal médico del Hospital Mohamed V, ayer, en Alhucemas. / LUIS GENE/AFP

Supervivientes del terremoto miran, hambrientos, unas barras de pan a través del cristal de un coche, ayer, en Imzuren. /AP

hecho de saber que el hospital depende

aún de la ayuda extranjera:

las emergencias las construyó Medicus

Mundi de Navarra en 1997

con dinero de la Agencia Española

de Cooperación Internacional, y en

el centro trabajan 14 médicos chinos

y varias monjas españolas de

las Hijas de la Caridad.

El rey, vestido con traje color

crema, salió al poco rato y recibió

el primer baño de afecto. Los médicos

y enfermeras pugnaban por

abrazarle y darle la mano mientras

los fotógrafos, a brazo partido con

los guardaespaldas, lograban romper

parcialmente el cordón de protección

y acercarse lo suficientemente

al rey para ver que es humano.

Mohamed VI sonreía mientras

unos y otros lo zarandeaban. Lo subieron

en el Range Rover, pero

apenas unos metros después, tras

franquear la puerta del hospital,

volvió a bajar para estrechar la mano

a los súbditos, hombres y mujeres

de todas las edades, que se habían

enterado de la llegada del rey

y se apretaban tras las vallas en las

aceras.

Fue un desfile breve, caótico y

triunfal en medio de una tensa nube

de cámaras y guardaespaldas.

Algunos le agarraron la mano y se

la besaron desesperadamente. El

rey volvió a montar en su coche y la

aparatosa caravana real salió disparada

en dirección a la finca de

Alhucemas donde han plantado

(dicen los que han logrado acercarse

para verla) la jaima (tienda de

campaña) en que, al parecer, dormirá

los días que dure su visita.

La finca se encuentra en la calle

de Naciones Unidas, en el barrio de

El Manza, en la parte alta de la ciudad,

cerca del zoco, y pertenece al

Ministerio de Agricultura. «Para

que se haga una idea, es el lugar

chic de Alhucemas, no es un barrio

de pobres», decía irónica Asia, una

de las inquilinas de la coqueta villa

con jardín que ahora casi colinda

con el campamento del rey, separado

por un parque. «¡Somos los vecinos

de Mohamed VI!», bromeaba

su prima.

La decisión de plantar una tienda

es al mismo tiempo una medida

de prevención frente a las múltiples

réplicas del terremoto y un

gesto para identificarse con las decenas

de miles de personas que

duermen desde el martes a la intemperieenlaciudadyelcampo

alrededor de Alhucemas por miedo

a que se repita la tragedia.

El terremoto ha afectado a 900

kilómetros cuadrados, con una población

de al menos la mitad de los

400.000 habitantes que tiene la

provincia, según explicaba por la

mañana a este diario un arquitecto

de la región que participa en la evaluación

de daños.

Muchas de esas familias duermen

aún en chamizos de plásticos

y palos precariamente ensamblados

para protegerse del intenso

frío nocturno, pero la llegada del

rey ha obrado un milagro para las

que han tenido la suerte de estar en

el camino real. Como los que están

a 300 metros de la entrada de la finca.

Por la mañana, les cambiaron

sus plásticos y telas por flamantes

tiendas de campaña nuevas donadas

por Arabia Saudí.

Para los jóvenes profesionales y

estudiantes que habitan en la villa

de enfrente, se trata sólo de «camuflar

la verdad». «Nuestra moral se

va a recuperar un poco con la visita

del rey», admite Asia, que trabaja

en un laboratorio. «¿Sabes cómo le

subes la moral a la gente? Dándole

ayuda, tiendas y comida», precisa

Hasna, que estudia en Bruselas y

ha descubierto con el terremoto

que el Rif, su tierra, está «mucho

más marginada» de lo que creía.

Consciente de la fragilidad del

norte beréber, el Gobierno marroquí

está haciendo un esfuerzo por

controlar la situación lo antes posible.

O intenta dar esa impresión.

«El socorro está perfectamente organizado

a nivel nacional. No hay

carencias», insistía por la mañana

el ministro de Comunicación, Nabil

ben Abdalá, en una rueda de prensa

previa a la llegada del rey.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Inmigrantes marroquíes

en España vuelven a

Alhucemas para ayudar

EDUARDO DEL CAMPO. Enviado especial

28

01/03/2004

IMZUREN (ALHUCEMAS).- Mohamed VI pasa saludando amable desde la ventanilla

izquierda de su todoterreno inglés. Hace poco más de una hora salió de la jaima

(tienda de campaña) donde duerme en Alhucemas. Iba a visitar a los vecinos de

Imzuren a los que el terremoto ha convertido de golpe en refugiados. Pero ya está de

vuelta. Visto y no visto.

El recorrido por el campamento montado en Imzuren, a 20 kilómetros al este de

Alhucemas, ha durado poco más de media hora, lo justo para que el monarca

marroquí vea a los sin techo que lo han vitoreado desde el otro lado de las vallas

plantadas a lo largo de su camino, y se asome a las calles fantasmales sin asfaltar

donde yacen las montañas de escombros de algunos de los 41 bloques que el seísmo

ha destruido totalmente.

Mohamed VI inició el sábado -cuatro días después del seísmo- con una visita al

Hospital Mohamed V su histórico y delicado viaje a la zona beréber del Rif, y ayer al

mediodía le tocó el turno a la ciudad de Imzuren, de 30.000 habitantes, uno de los

epicentros visuales de un desastre que ha causado 571 muertos oficialmente y

paralizado la vida cotidiana.

El monarca marroquí tiene previsto quedarse en Alhucemas para visitar hoy Ait

Kamara, otra de las poblaciones que más daños han sufrido a causa del seísmo.

Mohamed VI volverá a pasar la noche en la jaima de lujo instalada para él y su cortejo

en un barrio chic de Alhucemas. El complejo se encuentra fuertemente custodiado por

las Fuerzas de Seguridad marroquíes.


La anciana Alia Sharat ha visto fugazmente al rey, pero para ella es más que

suficiente. Asegura, con el castellano aprendido de los españoles de la época colonial,

que Mohamed VI le ha traído «la alegría» cuando peor se encontraba tras el derrumbe

parcial de su casa. «Lo que ha pasado, ha pasado», dice voluntarista junto a la tienda

donde duerme con una decena de familiares.

La mujer, que no sabe qué edad tiene, cuenta que tienen poca comida y no sabe qué

va a ser de ellos. Si dormirán como refugiados semanas o meses. «Dios sabe cuánto

tiempo nos quedaremos aquí».De noche hace frío aunque se arropen «con 10

mantas». Pero Alia, paciente, dice que bastante suerte tuvieron con sacar a los niños

vivos.

En los barrios de Imzuren que el monarca alauí no visitó, la situación se revela

diferente. Sus habitantes continúan a la intemperie, sin tiendas de campaña ni ayuda

humanitaria.

.

Rehacer sus vidas

.

Mohamed El Abdelaui es uno de los numerosos emigrantes que han dejado sus

ocupaciones en España para ayudar a sus familias a rehacer sus vidas. El muchacho,

de 17 años, y su padre, Ilmahdi, se han venido precipitadamente desde Navalcarnero

porque la casa familiar en la aldea de Mahlat se ha venido abajo, y su madre y sus

otros siete hermanos (todas chicas menos uno) se han quedado a la intemperie.

«La casa se cayó al segundo día, gracias a Dios que no murió nadie», dice Mohamed,

que lleva en Madrid 10 años y estudia en una escuela taller de electricidad. Su padre,

albañil «como todos», se ha tenido que ir «sin avisar» a sus jefes. Mohamed ha bajado

de su aldea a Imzuren, donde se concentra el grueso de la ayuda humanitaria, en

busca de una tienda. «No he podido dormir esta noche del frío».

El jornalero Tijani El Jilali, de 40 años, también ha tenido que abandonar su trabajo en

Villafranca del Penedés para socorrer a su mujer, su hija y otros familiares.

Es la segunda vez que un terremoto sacude su vida. El de 1994, mucho menos grave

que éste, dañó la casa donde su familia vivía en una aldea. Ahora, el de 2004 ha


abierto algunas grietas en la casa de alquiler de Imzuren adonde se mudaron

entonces. Tijani muestra algunas grietas en el bloque, ligeras pero suficientes para

meterle el miedo en el cuerpo y hacer que prefiera dormir hacinado con 15 familiares

en una tienda militar

Tijani pagó 60.000 pesetas hace 14 años para ir en patera desde Ceuta a la costa de

Cádiz. Hoy puede enseñar orgulloso su tarjeta de residente legal. Ahora piensa la

manera de rescatar a su familia llevándosela a España. Pero hasta que no les consiga

un visado a su mujer y su hija, el único futuro que les queda será la incertidumbre.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EL MUNDO, MARTES 2 DE MARZO DE 2004

MUNDO

23

TESTIGO DIRECTO / ALHUCEMAS (MARRUECOS)

La vista desde un helicóptero del Ejército marroquí cargado de ayuda

humanitaria revela la amplitud de la tragedia / El terremoto arrasó las

zonas rurales, dejando sin techo a decenas de miles de campesinos

EDUARDO DEL CAMPO

Enviado especial

Sobrevolando los montes de Alhucemas

en un Chinook de las fuerzas

aéreas marroquíes, el desastre

causado por el terremoto se descubre

a la vista en toda su magnitud,

de una sola vez.

El helicóptero de doble hélice ha

despegado cargado de ayuda del

aeropuerto de Alhucemas, muy

cerca del Mediterráneo, y unos pocos

minutos después, a 500 metros

de altura, ya se ven en las laderas

las primeras casas colapsadas.

Son como pequeños cráteres de

escombros entre cultivos, almendros

y chumberas. Dos, seis, doce...

Al final la cuenta se pierde

porque los hogares destruidos son

centenares, desperdigados a lo largo

de este paisaje de montes suaves

y minaretes que apuntan al cielo

del Rif como dedos solitarios.

El terremoto del pasado martes

en la provincia marroquí de Alhucemas

se ha cebado con los pobres

campesinos de este mundo relegado,

matando a centenares y dejando

sin techo a decenas de miles. La

onda sísmica encontró un amplificador

en las tierras blandas en que

se asientan estas casas y machacó

sus débiles estructuras de adobe,

piedras o ladrillos mal puestos.

En un área de 900 kilómetros

cuadrados, el terremoto ha afectado

a 15 comunas rurales (municipios

compuestos a su vez de numerosas

aldeas sin centro) y dos ciudades

(Alhucemas, con muy pocos

daños, e Imzuren). Uno de los oficiales

del helicóptero muestra sobre

un mapa el área rayada en lápiz

al que éste y otros aparatos más

pequeños llevan la ayuda.

Se trata de una zona, calcula con

una regla, de 150 kilómetros cuadrados

en el margen occidental del

río Rhis, que espejea por una rambla

de aluvión ahí abajo.

En su tercer viaje del día, el Chinook

avanza ensordecedor y pesado

con cerca de seis toneladas de

provisiones y la compuerta trasera

semiabierta. En el interior viajan

varios funcionarios del Ministerio

de Comunicación y un grupo de periodistas

a los que han invitado a

Maná caído del cielo

Los habitantes de Tadagra (Alhucemas) reciben ayer los primeros paquetes de ayuda transportados en un helicóptero. / E. D. CAMPO

subir a bordo, montados sobre sacos.

Frente a las críticas iniciales

sobre la ausencia de ayuda a las zonas

rurales, quieren enseñar la

imagen benéfica del dispositivo de

reparto aéreo que ahora funciona a

toda prisa. El Chinook es la viva estampa

de un Deus ex machina de la

ayuda humanitaria del Estado

cuando, a la luz de la caída de la

tarde, aterriza en la cima de un

monte sembrado de cereal. Mujeres,

niños, hombres y ancianos se

acercan en calma bajo el remolino

Los militares espantan con

la mano a quienes corren

a por la ayuda y tiran los

sacos desde el aire

a recoger los enormes sacos. La solidaridad

nacional e internacional

va mezclada.

Hay mantas enviadas por el Gobierno

jordano, sacos de 50 kilos

de alubias de producción argentina

y donante desconocido, azúcar,

bolsitas con galletas, leche y queso,

palos de metal para plantar tiendas

de campaña.

En esta aldea de Ibariyan, perteneciente

a la comuna de Ait-Kamara

(la que ayer tenía previsto visitar

el rey Mohamed VI) pueden darse

por contentos de que sólo han

muerto tres personas, pero el campesino

Mohamed Rayssuni dice

que muchos han sufrido heridas y

62 casas ya no existen.

El helicóptero plantado como un

buen monstruo en mitad de los surcos

da la idea equivocada de que

este mundo primitivo es inaccesible,

cuando en realidad queda a

menos de 30 kilómetros de la capital

provincial y se puede llegar hasta

aquí por pistas de tierra sin dificultades

insalvables.

Pero el Chinook es más rápido y

grandilocuente. La tripulación ha

tenido la deferencia de aterrizar,

para que los invitados bajen y vean,

pero lo normal es que el reparto

se haga como a continuación: los

militares se asoman por las ventanillas

para ver que no hay nadie debajo,

espantan con la mano desde

una escotilla a algún desesperado

que se acerca corriendo y tiran los

sacos desde el aire. El maná cae

desde diez metros de altura. Quién

sabe cuándo volverá otra vez.


EL MUNDO, MIERCOLES 3 DE MARZO DE 2004

9

ELECCIONES 14-M. El PP insistirá durante la campaña en el terrorismo y en el pacto de los socialistas con ERC

tución tras pactar con ERC, con

quien va en coalición al Senado. Ese

acuerdo ha hecho también que Manuel

Chaves haya cambiado de posición

para defender un modelo de financiación

autonómica distinto al

que él mismo aprobó.

En cuanto a la coalición, Mariano

Rajoy insistió en que el PSOE sólo

puede aspirar a gobernar con el apoyo

de partidos nacionalistas. Ayer,

como novedad, en la retahíla de las

formaciones políticas con las que el

PSOE podría gobernar, Rajoy incluyó

por primera vez al PNV.

«Yo no tengo hipotecas. Yo no

aceptaré nunca que la llave de mi

Gobierno la tenga un señor como

Carod», dijo el candidato del PP.

En cuanto al terrorismo, volvió a

abrazarse al Pacto Antiterrorista,

mientras aseguraba que el «PSOE le

debe una explicación sobre su pacto

con quien negocia con ETA». Esdecir,

también en este tema el final del

camino es ERC y la política catalana.

En su primera visita de campañaa

Andalucía sedetuvoeneltemadel

desempleo, a rebufo de las cifras del

paro conocidas ayer.

Por la mañana, en Madrid, se había

comprometido a incluir rebajas

fiscales para las personas con discapacidad,

dentro de la reforma del

IRPF que llevará a cabo si gana las

elecciones.

Ayuda a discapacitados

En un acto organizado por la ONCE,

explicó que serán un ejemplo para

toda la sociedad las reformas que el

Congreso deberá llevar a cabo para

permitir que Francisco Vañó pueda

ocupar con su silla de ruedas el escaño

que, con toda seguridad, logrará

como número tres del PP por Toledo.

Será el primer diputado con discapacidad.

Las principales propuestas de Rajoy,

no incluidas en el programa

electoral conocido, y dirigidas a los

3,5 millones de personas con discapacidad

son:

Elevar de 5.000 a 6.000 euros la

reducción del IRPF para las familias

con un hijo o un ascendiente

con discapacidad superior al 65%.

Aumentar en 1.000 euros, hasta llegar

a los 3.000, la reducción por gastos

de asistencia para familias con algún

integrante con discapacidad superior

al 65%.

Pasar de 1.000 a 2.000 euros la reducción

por la atención de cada ascendiente

mayor de 75 años de edad

que conviva con el contribuyente.

Ampliar los incentivos para que

particulares, empresas y asociaciones

realicen aportaciones a los patrimonios

protegidos de las personas

con discapacidad.

Hacer efectiva para 2005 la reducción

del Impuesto de Sucesiones

en las comunidades autónomas

gobernadas por el PP para este colectivo.

Garantizar la exención de las tasas

de matrícula y crear nuevas ayudas

para universitarios.

Elevar del 3% al 5% el porcentaje

de plazas reservadas a personas

discapacitadas en las convocatorias

de las administraciones públicas.

Establecer bonificaciones adicionales

para las empresas que superen

voluntariamente el porcentaje de reserva

legal de contratacióndediscapacitados.

Comprometerse a que todos los

nuevos espacios, edificios y servicios

de atención garanticen la accesibilidad

y que los ya existentes hagan las

reformas antes de 2010.

Poner en marcha el Plan de Turismo

Accesible.

Aznar acusa a la tripleta de Zapatero, Carod y

Llamazares de ‘poner en riesgo la estabilidad’

El presidente del Gobierno agita el miedo a una crisis económica y del sistema de pensiones

EDUARDO DEL CAMPO

MELILLA.– El PP se presenta a sí

mismo como el mejor defensor del

proyecto histórico de una España

grande y unida frente a la amenaza

«irresponsable» de PSOE, IU y nacionalistas

catalanes y vascos.

Ayer, José María Aznar saltó de

continente y fue a enarbolar esa

bandera al lugar donde el sentimiento

de ser español siempre fue

más inquebrantable: el presidente

del Gobierno viajó a la Ciudad Autónoma

de Melilla, ahí donde, según

dijo, «termina y empieza España».

Elder ideológico del PP cargó

contra la «tripleta de Zapatero, Carod-Rovira

y Llamazares», de los

que dijo que no constituyen una alternativa,

sino «un riesgo para la integridad»

del país. La idea de una

España amenazada por los intentos

de reformar la Constitución y su estructura

centró su discurso.

Tras reafirmar a los melillenses

el compromiso de su Gobierno con

la españolidad del enclave y reiterar

sus condolencias al recuperado

y sensible amigo marroquí por el

terremoto de Alhucemas, Aznar entró

en materia para defender el statu

quo como clave para la continuidad:

«Ha costado mucho trabajo»,

dijo, «llegar a los niveles de prosperidad

que ha alcanzado España»

para «poner en riesgo su estabilidad».

«No queremos que aventureros

y personas insolventes asuman

los asuntos de España», clamó ante

los simpatizantes que llenaban un

salón del Hotel Melilla-Puerto.

El presidente presentó la creación

ensusochoaños de mandato

de «4,5 millones» de empleos como

una «revolución», para, a continuación,

agitar el miedo a la parálisis

económica si España «cae en las

manos de Zapatero y Carod-Rovira».

También habló de la «hucha»

de 15.000 millones de euros del sistema

de las pensiones y el público,

gran parte mayores, aplaudió arabiar.

«Si los pensionistas españoles

quieren poner eso en riesgo, que

apuesten por un gobierno de Zapatero,

Llamazares y Carod-Rovira»,

avisó haciendo un salto de ideas

desde la reforma de la Constitución

Ibarra culpa al Gobierno de que por primera vez

los ciudadanos cuestionen la lucha contra ETA

José María Aznar saluda a la madre de un guardia civil asesinado por ETA, ayer en Melilla. / ALBERTO CUELLAR

Defiende en Melilla el

compromiso del Ejecutivo

con la españolidad de

la Ciudad Autónoma

a las pagas de los ancianos: «Señalo

a quienes son un riesgo para la estabilidad

de España».

Luego hizo más precisas sus críticas

al nombrar la palabra clave,

los «independentistas» que «quieren

largarse de España», y reafirmó

su españolismo con orgullo y la boca

bien llena. «Estoy muy contento

cuando dicen que les caigo muy antipático»,

aclaró, «porque quiero

decirles que quiero que se me note

muy bien que quiero una España

más fuerte, más cohesionada y con

más presencia en el mundo».

A continuación, relacionó la defensa

de su idea de España con la

lucha antiterrorista, y dijo, frente a

las críticas de la izquierda sobre el

supuesto recorte de libertades con

los gobiernos de Aznar, que la democracia

de hoy «es mucho mejor»,

porque antes había que

«aguantar a cómplices de los terroristas

en los ayuntamientos y ahora

están fuera de la ley». Entrevítores,

el presidente del Gobierno –y,

ayer, en teoría, sólo presidente el

PP– se felicitó por haber endurecido

las penas contra los condenados

por terrorismo y avisó: «Vamos a

por ellos».

En cambio, intendesacreditar

al PSOE, poniendo en duda su compromiso

con el Pacto contra el Terrorismo,

porque éste contemplaba,

dijo Aznar en relación alGobierno

de coalición del PSC con Carod-Rovira

en Cataluña, «que nunca

se llegaría a acuerdos con los

terroristas ni con los que quieren

llegar a acuerdos con los que quieren

llegar a acuerdos con los terroristas».

El trabalenguas lo concretó

con un ataque a plan Ibarretxe.

A Zapatero le reprochó una vez

más que, después del encuentro de

MADRID.– El presidente de la

Junta de Extremadura, Juan Carlos

Rodríguez Ibarra, culpó ayer al

Gobierno de que, «por primera

vez en 30 años», exista «un debate»

sobre las acciones policiales

contra un comando de ETA, de

forma que «hay que estar convenciendo

a los ciudadanos» de que la

operación del domingo en Cañaveras

(Cuenca) «no fue mentira».

«Nunca jamás habían existido dudas

sobre si la Guardia Civil se

juega la vida en las operaciones

contra ETA», recalcó.

«Nunca jamás habíamos discutido

sobre la actuación delaGuardia

Civil y la Policía», añadió durante

su intervención enelFórum

Europa.

«Hay que estar diciendo que,

aunque hubiera nieve, la furgoneta

llegó a Cuenca; fue la única que

llegó, pero llegó. Hay que explicarlo,

aunque un etarra que iba

por delante a kilómetros se lesionó

en un accidente, y aunque no

estaba fichado dijo que era de

ETA. Hay que contárselo a la gente

porque comienzan a pensar que

es mentira», agregó.

De hecho, Ibarra se mostró indignado

por tales circunstancias

ya que, según repitió varias veces,

«nunca se había dudado de que la

Guardia Civil actúa contra un comando

con riesgo de su vida y defendiendo

la vida de los demás».Y

dijo no entender «que haya que

estar haciendo apuestas de cuándo

es la próxima operación».

Ibarra denunció que, pese a que

la responsabilidad de todo esto corresponde

al Ejecutivo, se intenta

«cargar el muerto a los socialistas».

Además, el presidente extremeño

ironizó sobre el hecho de que el

ministro de Interior, Angel Acebes,

no consiga una tregua para

toda España, cuando «atribuyen a

un tonto como Carod-Rovira haber

logrado la tregua en Cataluña»

tras negociar con ETA.

Carod-Rovira con la cúpula de

ETA, no haya rechazado el apoyo

expreso de ERC a votarle en la investidura.

El simbólico mitin de Melilla le

sirvió a Aznar para encontrarse con

sus fieles votantes –queledieronal

partido el Gobierno local en alianza

con la Unión del Pueblo Melillense–

y subrayar entre líneas el mensaje

de que el territorio, igual que Ceuta,

es parte indiscutible de España.

Como la política y la diplomacia

son cuestión de formas y decoro,

Aznar se vio obligado a presentar

su visita como un simple acto electoral

para no herir la susceptibilidad

de Marruecos, para quien la

marroquinidad de Melilla y de

Ceuta es una cuestión de principios.

Admitida esa concesiónaRabat,

la visita de Aznar tuvo, en la

práctica, carácter de Estado.

«Apostamos por el futuro de Melilla

con toda normalidad, como por

el futuro de cualquier otra tierra de

España, pero sabemos que aquí

hay más necesidad».

Respecto al líder de ERC y socio

del tripartito, afirmó: «Nos ha salido

tonto, porque con el 16% de los

votos sólo un tonto se cree que es

el rey del mambo». A continuación,

añadió que «más tonto es

quien, teniendo mucho más poder,

no es capaz de conseguir lo

que atribuyen al tonto».

«Si el señor Acebes, tras la detención

de un comando de ETA,

dice que éste iba a atentar en todas

partes menos en Cataluña

porque un tonto negoció con ETA

y consiguió la tregua para esa Comunidad,

no me explico cómo el

listo no es capaz de conseguir la

tregua para toda España», añadió.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


EL MUNDO, DOMINGO 7 DE MARZO DE 2004

SEVILLA

S7

FERNANDO RUSO

LA FIESTA DEL VINO. Escritores, periodistas, pintores y algunos castizos como los de la foto honraron ayer la

cultura del vino en una de las capitales del mosto, Bormujos. El Ayuntamiento dio cobijo a la presentacióndeunlibro

dionisiaco en el que escriben 15 autores, entre ellos Rafael de Cózar, Salvador Compán, Juan Eslava Galán, Pablo del

Barco, Francisco Correal, Eva Díaz Pérez o Eduardo del Campo. El poeta y editor Angel Leiva citó oportuno a Omar

Kheyyam: «Quiero que, cuando muera, con vino se me lave y que se rece en nombre del amor y de la copa».

LOS VECINOS EXPRESAN SUS DUDAS Y ANUNCIAN MOVILIZACIONES

El Ayuntamiento rechaza quitar

paradas de bus en Torreblanca

C. T.

SEVILLA.– El concejal de Gobernación

del Ayuntamiento de Sevilla,

Francisco Fernández, rechazó

ayer la posibilidad de eliminar tres

paradas en el tramo final de la Línea

71 en el barrio de Torreblanca

a partir de las 22.00 horas, como

había propuesto Tussam para evitar

la zona más conflictiva del trayecto.

Esta iniciativa se debió a las protestas

de la concesionaria Casal

por los incidentes que sufren sus

conductores en esta zona, como

apedreamiento de los autobuses,

rotura de altavoces, incendio de

cortinas y amenazas e insultos a

los conductores.

A pesar de la petición deTussam,

el concejal de Tráfico aseguró

ayer que «no se puede prescidndir

del servicio en un barrio tan importante

de la ciudad» como el de

Torreblanca, y que las administraciones

tendrán que actuar ante los

problemas de seguridad que se

producen en la plaza de las Acacias.

«Tendremos que actuar para

que este punto conflictivo desaparezca,

pero no a costa de quitar

tansporte público», aseguró, antes

de anunciar actuaciones conjuntas

entre Policía Local y Nacional.

Fernández aclaró que no serán

intervenciones tan drásticas como

las realizadas en el Polígono Sur,

dado que el origen del problema

está en pandillas de «chavales que

hacen gamberradas».

Desconfianza vecinal

Por su parte, el presidente de la

asociación de vecinos que representaalazonamás

afectada, la de

‘las casitas’ y los pisos situados

junto a la plaza, puso en duda el

compromiso del concejal porque

«Francisco Fernández ya nos ha

prometido otras muchas cosas que

no se han cumplido».

Según Diego Mata, presidente

de ‘Los Vecinos’, sielAyuntamiento

acepta la propuesta de Tussam,

los residentes «levantarán» el barrio

para evitar la eliminación de

las paradas del autobús.

«Somos los principales afectados,

la zona de los trabajadores

que más autobuses cogen y no estamos

dispuestos a que se nos perjudique»,

aseguró, proponiendo

dos medidas para evitar las agresiones

a los autobuses.

Por un lado, el representante vecinal

pide mayor vigilancia policial

en la plaza de las Acacias, donde se

producen los apedreamientos: «Para

eso están los policías». Y por

otro, pide más «recursos» al Ayuntamiento

para que las entidades sociales

del barrio puedan ofrecer

«alternativas» a los chavales que

«están en la plaza todo el día sin

nada que hacer».

En este sentido, Mata aboga por

la organización decursosdeformación

y el acceso de los jóvenes a

instalaciones y actividades deportivas,

que les disuadan de hacer

gamberradas.

«A todas las asociaciones del barrio

nos gustaría hacer más por él

con este tipo de actividades, pero

no tenemos los medios necesarios»,

reivindicó.

El Ministerio Fomento licita el arreglo

de la calzada en un tramo de la SE-30

El PP pide la dimisión

de la consejera de

Educación al anularse

la sanción a Juan Cosa

JOSE LUIS ALCAIDE

DOS HERMANAS.– El grupo

parlamentario del PP ha salido

a la palestra para exigir públicamente

la dimisión de la consejera

de Educación, Cándida

Martínez, una vez conocida la

sentencia favorable a Juan Cosa,

director del IES Mariana de

Pineda de Montequinto, en su

batalla legal contra la Junta por

el expediente que le abrió la

consejería y ha sido anulado

por el juzgado.

Rafael Salas, parlamentario

del PP, quiso sumarse a la larga

lista de felicitaciones que está

recibiendo el docente y subrayó

que la sentencia supone una

buena noticia por partida doble,

«para el propio Cosa y para todos

los profesores», ya que esto

permitirá «poner coto a las tropelías

ingeniadas por el PSOE

para sancionar al que discrepa,

de manera que no se coartará el

derecho a denunciar los fallos

de un sistema educativo errático».

Salas, que recuerda que el PP

asumió la inocencia de Cosa en

el Parlamento, advirtió en su

momento que la Junta estaba

realizando una vendetta en toda

regla contra un director, por

cuenta de un «clientelismo mal

entendido hacia el Ayuntamiento

de Dos Hermanas», donde

«nació el expediente político»

por apoyar la manifestación de

los padres de alumnos para pedir

más medios.

Según Rafael Salas, la consejera

de Educación debería haberse

opuesto frontalmente a

esta caza del discrepante por

dignidad y porque «fue su Consejería

la que prometió la ampliación

de la enseñanza en el

centro y, por tanto la causante

de que la comunidad educativa

saliese a la calle a exigir el cumplimiento

de su palabra».

«Persecución política»

En opinión del diputado, Cándida

Martínez debería presentar

de inmediato su dimisión, ya

que «ha apoyado una persecución

política y se ha negado a

abrir una investigación solicitada

por el PP en el Parlamento

cuando conocía que habíaargumentos

incontestables que probaban

la inocencia de Cosa».

Por último, pide su cese «por su

soberbia al no reconocer errores

en la instrucción del expediente,

en el proceso y, por supuesto,

gravísimos errores políticos».

En sus críticas, Salas se refirió

al retraso de la entrega del

expediente por parte de la Consejería

a la jueza, asegurando

que la Junta ha dado una imagen

«manifiestamente obstruccionista»

al intentar que el juicio

se retrasase lo «máximo posible».

El PP también extiende sus

críticas hacia al Ayuntamiento

de Dos Hermanas en la figura

del alcalde, Francisco Toscano

y de la concejala de Educación,

Ana María Conde, a quienes

acusa de iniciar los mecanismos

más «torticeros» de la Administración

para auspiciar «una persecución

política impropia de

una democracia».

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

SEVILLA.– El Ministerio de Fomento

ha licitado las obras de renovación

superficial del firme entre

los kilómetros 3,270 y 5,500 de

la autovía SE-30, con un presupuesto

de 462.133 euros y un plazo

de ejecución de seis meses.

Las obras, que se incluyen en el

Programa de Conservación yExplotación

de carreteras del Ministerio,

consistirán en una reparación

de las zonas más deterioradas

del firme, mediante fresado en frío

y reposición de la capa retirada con

mezclas bituminosas.

Según Fomento, la rehabilitación

del firme se completa con el

extendido de una mezcla discontinua

de alta calidad y con betúnmodificado,

que permitirá una rodadura

«cómoda y segura».

En conjunto, se utilizarán 11.500

toneladas de mezclas bituminosas

y 650 toneladas de betún.

Dada la «dificultad» que entraña

este trabajo por la «alta intensidad»

del tráfico en la SE-30, se prevé la

ejecución de las obras en horario

nocturno para garantizar el uso de

la carretera cada mañana.


EL MUNDO, MARTES 9 DE MARZO DE 2004

ANDALUCIA

29

Los homosexuales de

Sevilla que soñaban

con San Francisco

El camionero Edmar y el camarero

Antonio reivindican con su ‘boda’ en el

registro de parejas de hecho de la Junta

que se legalicen los matrimonios ‘homo’

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El camionero Edmar

Reina Santigosa (antes Carlos)

quiere tanto al camarero Antonio

de los Santos Amodeo que cuando

está de viaje por Europa llevando

coches en su tráiler se gasta una

fortuna llamándolo al móvil, con

ese miedo que tiene a sufrir un accidente

y «dejar solo» en el mundo al

gran amor de su vida. Un amor que

es recíproco. Antonio quiere tanto a

Edmar que rompió con todo y casi

todos para irse a vivir con él.

Edmar y Antonio se enamoraron

hace 12 años en su barrio obrero del

Parque Alcosa de Sevilla, cuando el

primero tenía 23 años y el segundo

16. Llevan ya una década compartiendo

hogar. Y los que quedan, porque

se proclaman «superfelices».

Hace mucho, pues, que son esposos

de corazón. Pero temen que falta

mucho más todavía para que también

sean esposos a ojos de la ley.

A la espera del día en que un

juez los declare marido y marido

en una ceremonia civil como a

cualquier otra pareja heterosexual,

Edmar y Antonio tuvieron que conformarse

ayer con un sucedáneo

de boda en la Delegación de Justicia

de la Junta en Sevilla, y el premio

de consolación de figurar en

su registro de parejas de hecho.

Menos da una piedra. O la Iglesia.

Andalucía es una de las regiones,

junto a Cataluña, País Vasco y Aragón,

que cuentan con una Ley autonómica

de parejas de hecho. Desde

diciembre del 2000, cuando entró

en vigor, se han registrado en la Delegación

de Justicia en Sevilla 400

parejas, de las que 65 son gays o

lesbianas. La inscripción es un prosaico

trámite burocrático que sirve

para oficializar una convivencia estable

y optar así a beneficios sociales,

sanitarios o fiscales en el ámbito

de competencias de la Junta.

Pero la ley, explicaba la delegada

Beatriz Sáinz-Pardo, también

permite que las parejas que lo deseen

(pocas) adornen el trámite

con algo de la solemnidad de una

boda, celebrando un acto en la sala

de juntas con invitados, músicos,

flores o discursos. El año pasado

hubo una boda de lesbianas y otra

de una pareja gay muy conocida en

Sevilla, pero ninguno quiso dar publicidad

a su unión.

En San Francisco y otras ciudades

estadounidenses, gays y lesbianas

han formado enormes colas ante

la oficina de los díscolos alcaldes

Antonio de los Santos (I) y Edmar Reina, ayer con la delegada de Justicia en Sevilla en su ‘boda’ como pareja de hecho. /JESUSMORON

que reparten licencias de matrimonio

amparándose en fisuras legales.

Sin embargo, Sevilla queda aún

muy lejos de la capital del arcoiris.

El de ayer era el primer enlace gay

del año, y el primero en la historia

del registro que se abríaalaprensa.

La Consejería de Justicia preguntó

a los novios si querían salir en los

medios, y ellos aceptaron encantados.

Para Edmar, su manera de luchar

por la equiparación de derechos

con las parejas hetero ylalegalización

de los matrimonios homo es

dar la cara, como hace tiempo hicieron

en la familia y el trabajo. «Llevamosya12años

juntos y es hora de

que la sociedad se dé cuenta de que

no somos bichos raros»,decía. «Que

se entere todo el mundo».

La convocatoria a la prensa de la

Consejería, en plena campaña electoral,

hacía sospechar un intento de

vender a los electores homosexuales

los avances de la Junta. Pero Edmar

desmintió cualquier arreglo por su

parte al expresar en la sala su crítica

a una ley autonómicaquelesabea

poco. «Después de22años de gobierno,

el Partido Socialista ya podría

haber hecho algo más». Aunque

admitía que por algo se empieza.

En la sala había más periodistas

que testigos. Acompañaban a Edmar

su madre, Elia (el padre murió

hace poco), su hermano José Luis y

su cuñada Inma. Antonio vino solo.

No avisó a su familia.

El acto en sí fue un debate didáctico

entre la delegada y Edmar. El lamentaba

que no pueda adoptar niños

con Antonio («la ilusión demi

vida») por ser gays. Ella le explicaba

que la ley andaluza les reconoce ese

derecho, pero el Código Civil y la

normativa estatal impiden aplicarlo.

Firmaron el certificado, se intercambiaron

sus alianzas, se dieron un

beso y se fueron a celebrarlo a un

restaurante con algunos amigos.

Amigos nuevos, porque los de su vieja

pandilla del Parque Alcosa los repudiaron

a ambos hace años. Cuando

se enamoraron.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Sevilla se queda pequeña

para exigir «No más

muertos»

EDUARDO DEL CAMPO

34

13/03/2004

SEVILLA.- Da igual si es ETA o Al Qaeda. El que calcula sin remordimientos el

asesinato de una persona lo es también capaz de matar a diez, veinte, cincuenta...O

ciento noventa y nueve. Y a quienes son capaces de organizar el asesinato masivo de

ciento noventa y nueve pasajeros, ¿les va a ablandar el corazón que millones de

ciudadanos salgan a las calles pidiendo que no maten más?

No. Pero había que hacerlo, al menos para recordarse unos a otros que entre todas

las diferencias existen un máximo común divisor.«No más muertos», clamaba anoche

en Sevilla una pancartita en medio de una riada inabarcable de cientos de miles de

manifestantes que comulgaban con esa exigencia, ese ruego.

Sevilla se quedó ayer pequeña para acoger la manifestación contra el terror de los

atentados de Madrid y en solidaridad con sus víctimas, demasiado estrechas sus

avenidas para que cupiera el silencio atronador de la indignación y el dolor. La cita era

en el mejor sitio: frente a la estación de Santa Justa, la hermana de Atocha, en el

extremo sur del cordón umbilical ferroviario que une Sevilla con Madrid a bordo de ese

otro cercanías de lujo que es el AVE. Esas vías llevan directas al escenario de espanto

del 11-M.

De este lado, la capital de Andalucía se derramó en la calle con una unanimidad

histórica y una cantidad abrumadora. La manifestación debía ir desde Santa Justa

hasta la sede del Parlamento Andaluz, cuyos representantes el pueblo elige este

domingo. Pero era la hora de la salida y la multitud ocupaba prácticamente el recorrido

(unos 2 kilómetros), mientras su cola se remontaba en dirección a Nervión.


Según la Policía Nacional, los manifestantes eran 600.000 (Sevilla tiene censados algo

más de 700.000 habitantes). La cifra parecía inútilmente exagerada, porque la realidad

era a simple vista sencillamente impresionante, sin necesidad de números. Desde la

azotea del número 15-17 de la avenida María Auxiliadora se abría una vista general de

la manifestación discurriendo en L desde Santa Justa hacia la Ronda de Capuchinos,

y, a lo largo de los 1.300 metros que abarcaba la vista, una masa compacta de 35

metros de ancho llenaba el asfalto. Fuera de la vista había más gente.

Esa colosal riada de paraguas discurriendo en silencio y en paz bajo la lluvia es una

de las imágenes más hermosas de civismo que ha conocido esta ciudad.

Lideraban codo a codo la manifestación los candidatos a la presidencia de la Junta

Manuel Chaves (PSOE), Teófila Martínez (PP), Diego Valderas (IU), Antonio Ortega

(PA) y Pedro Pacheco (PSA); más el vicepresidente del Gobierno Javier Arenas; el

alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y otras autoridades y dirigentes

políticos, sindicales o empresariales. En una segunda cabecera venían otros

representantes, como el cardenal Carlos Amigo.

Les unía una pancarta con el lema del Gobierno, «Con las víctimas, con la

Constitución, para la derrota del terrorismo». Pero lo de menos ayer eran los lemas. La

manifestación fue, esencialmente, silenciosa y austera, como corresponde a un duelo.

Había unas pocas banderas de España, lazos negros y pancartas: «Por la paz y la

libertad, basta ya»; «Todos somos madrileños, no al terrorismo»; «No matarás,

firmado, Dios».

La diversidad social de la ciudad se unió ayer en el sentido (sentimiento) común.

Unidad contra la violencia, pero no homogeneidad de ideas. Aisladamente brotaban

matices, críticas veladas o expresas al PP. «No a la guerra, PP ¿por qué nos habéis

metido en ella?», preguntaba una pancarta solitaria. Otros cuatro vecinos esgrimían en

silencio una hoja de papel: «Queremos votar sabiendo la verdad».

La verdad, de momento, es pura aritmética. En las calles de España, millones de gritos

callados. En la morgue y los tanatorios de Madrid, 199 muertos.


26

LAS CONSECUENCIAS

Viene de primera página

Ayer se hicieron menos esfuerzos

que hace un año para mostrar el rechazo

a la guerra. A las seis de la tarde,

una cabecera a rebosar de manifestantes

pero escasa de representantes

políticos comenzaba su marcha

por el centro de Madrid para alcanzar

la Puerta del Sol. Por parte

del PSOE, los miembros de la Ejecutiva

Federal Trinidad Jiménez y Leire

Pajín; por Izquierda Unida, su coordinador

general, Gaspar Llamazares,

así como Fausto Fernández e

Inés Sabanés. Junto a ellos, representantes

de la plataforma Cultura

contra la Guerra como Pilar Bardem.

Todos sostenían la pancarta principal,

en la que se leía: «Fin de la ocupación,

retirada de las tropas ya».

Unos metros más atrás, también junto

a un lazo negro en memoria de las

víctimas de los atentados de Madrid,

una segunda cabecera: «Un año después,

no a la guerra».

Sin calcular la ausencia o presencia

de dirigentes políticos, muchos

ciudadanos sentían «la misma obligación

que hace un año» de salir a la

calle, porque «los muertos no caducan

y la agresión continúa. No hay

guerra, la ganaron, pero ahora hay

ocupación tan ilegal como esa guerra».

Lo decían, pisándose las palabras

una a otra, María José y Lucía,

que pasearon ayer por Madrid un pequeña

pancarta de «No a la guerra»

que confeccionaron en los días previos

al inicio de los bombardeos.

Amadeo y Diana resumían todavía

más su mensaje. «Paz». Lo llevaban

cada uno en su pancarta y cada

uno pintado en la frente. «No hace

falta pedir más, paz lo abarca todo».

Los dos han estado en todas las manifestaciones,

y piensan seguir haciéndolo.

«Ya lo dijo ayer Bush», recuerda

Amadeo con ironía, «el mundo

civilizado está en guerra, así que

me temo que habrá que manifestare

más veces».

En el «campo de batalla» de Madrid,

como el presidente de EEUU lo

había calificado horas antes, más de

20.000 madrileños salieron ayer a la

calle para convertirlo en un campo

de paz. Como ya habían hecho miles

de españoles a lo largo del día, y como

otros muchos lo hacían en ese

momento, los madrileños vivieron

entre protestas el primer aniversario

del inicio de los bombardeos.

Perdido entre los carteles que subían

Alcalá, el filósofo Javier Sádaba

encontraba tres razones para hacerlo:

«Primero la obviedad que recuerdan

las pancartas; segundo, recordar,

no olvidar lo que pedíamos hace

un año; tercero, pedir fervientemente

que las tropas españolas regresen

de Irak, que vayan donde quieran,

pero que se retiren de Irak».

En la Puerta del Sol –donde las velas

rojas y los mensajes de dolor se

encargaban de desmentir a las banderas

de la Comunidad de Madrid

que ya no ondean a media asta–, los

manifestantes escucharon un manifiesto

que denunciaba «la ofensiva

militarista de Irak» y extendía sus

denuncias a Chechenia, a Colombia...

Antes, bajo el cartel central de

EL MUNDO, DOMINGO 21 DE MARZO DE 2004

ESPAÑA

Cientos de miles de españoles

vuelven a protestar por la guerra

Más de 150.000 personas en las calles de Barcelona en una

jornada con escasa representación política de los socialistas

Imagen de la manifestación contra la Guerra de Irak que recorrió ayer las calles de Barcelona. / SANTI COGOLLUDO

«Madrid construyendo la paz. Retirada

de las tropas, fin de la ocupación»,

todos habían guardado un minuto

de silencio «por los que siguen

muriendo en Irak y por los que murieron

en Madrid».

El momento más emotivo llegó

minutos después con la intervención

de José Saramago: «No a la guerra,

síalapaz;noalaocupación,síalderecho

a vivir libres», pidió el Nobel

de Literatura portugués, que describió

Madrid como «la capital moral de

Europa». «No la capital política de

los europeos, ni la económica ni, por

supuesto, la militar, sino clara y rotundamente

la capital moral», añadió

el escritor. Saramago concluyó

apretando el puño y gritando al micrófono«¡no,noyno!».Alfinal,Luis

Llach entonó L’ Estaca, paraque,un

cuarto de siglo después, apunte ahora

sus palabras contra la guerra. El

propio Llach cerró la manifestación:

«Dicen en Europa que en Madrid ha

empezado la caída de los halcones».

e Barcelona. Como si fuesen de paseo,

tranquila y más silenciosamente

que en ocasiones anteriores, unas

150.000 personas, según la Guardia

Urbana, (250.000 de acuerdo con los

cálculos de la organización) recorrieron

ayer por la tarde el centro de

Barcelona para pedir el cese de la

ocupación de Irak.

Fue una manifestación ciudadana.

No había políticos, ni sindicalistas,

ni caras conocidas en la cabecera,

sólo barceloneses anónimos que

quisieron entregar la tarde del sábado

al recuerdo de «las víctimas de

Madrid, de Irak y de Palestina», tal y

comorezabaellemadelaconvocatoria,

organizada por la plataforma

Aturem la guerra.

Algunos representantes de la política

catalana se hicieron cargo de

una segunda cabecera, que quedó

diluida entre el gentío. En ella caminaban

los líderes de ERC, Josep

Lluís Carod-Rovira, y de ICV, Joan

Saura. CiU y el PSC no eligieron a

sus cabezas más visibles para la ocasión.

Así, el concejal de CiU en el

Ayuntamiento de Barcelona Xavier

Trias acudió en nombre de esta formación.

Mientras, Manuela de Madre,

presidenta del grupo parlamentario

del PSC, y Joan Ferran, primer

secretario de este partido en Barcelona,

fueron los representantes de

los socialistas catalanes en el evento,

que no contó con la presencia ni

de Pasqual Maragall ni de José Montilla.

Aún había gente que empezaba el

recorrido en la confluencia de paseo

de Gràcia con la ronda de Sant Pere

cuando, con ritmo lento y tranquilo,

los primeros manifestantes llegaban

a la delegación del Gobierno en Barcelona.

Eran cerca de las 18.30 horas,

habían bajado por la Via Layetana.

En torno a las 18.30 horas, en la

Delegación del Gobierno en Barcelona,

dos representantes de Aturem

la guerra leyeron un manifiesto en el

que exigieron «el retorno inmediato

de los soldados españoles, diga lo

que diga la ONU; la devolución inmediata

de su soberanía a la población

de Irak y la apertura de un proceso

penal internacional contra Aznar,

Blair y Bush por el crimen de

agresión y por crímenes de guerra».

En el resto de Cataluña la afluencia

varió entre las 3.500 personas

que acudieron a la convocatoria de

Tarragona, las 3.000 de Lleida y las

1.500 de Girona.

e Sevilla. Entre las alrededor de

4.000 personas, según la policía, que

ayer se manifestaron en la capital

andaluza tras la pancarta «Por todas

las víctimas, no más mentiras. Fuera

las tropas de ocupación», se imponían

los coros de un combativo grupo

de adolescentes del revolucionario

PRT, recordándole al presidente

del gobierno electo lo que piensan

muchos de sus votantes, fieles o

prestados: que se juega su futuro político

con la promesa de traer a España

las tropas enviadas a Mesopotamia.

«¡Zaaa-paa-tee-ro, Zaaa-paatee-ro,

o retiras las tropas o no llegas

a enerooo!». El grito contra el terrorismo

se unió a ese otro de «No a

Pasa a página 27


LAS CONSECUENCIAS

Viene de página 26

la guerra», que los más resistentes y

comprometidos llevan sosteniendo

desdehaceunaño.

Aunque el PSOE no secundaba

oficialmente la marcha, convocada

por el Foro Social de Sevilla, se sumó

a ella su hombre fuerte en la provincia,

José Caballos. Por parte de

Izquierda Unida acudieron su coordinador

en Andalucía, Diego Valderas,

y su hasta ahora portavoz en el

Congreso, Felipe Alcaraz.

e País Vasco. Miles de ciudadanos se

manifestaron ayer en las tres capitales

vascas en contra de la Guerra de

Irak. El lema de las manifestaciones,

organizadas por los sindicatos nacionalistas

y diversos colectivos pacifistas,

recogía además un apoyo

expreso a la lucha del pueblo palestino.

Durante la marcha exigieron

«la retirada inmediata de las fuerzas

de ocupación de Irak y Palestina, la

restitución de la soberanía de los

pueblos ocupados y la resolución

política, democrática y pacífica de

todos los conflictos».

La mayor afluencia se registró en

Bilbao, donde se manifestaron algo

más de un millar de personas. Entre

ellos, dirigentes de la izquierda

abertzale como Arnaldo Otegi y Jone

Goirizelaia. También acudieron

el líder de ELA, José Elorrieta y

Txutxi Ariznabarreta (LAB). Dirigentes

de Eusko Alkartasuna participaron

en las tres convocatorias.

En el resto de España, destacaron

las 15.000 de Zaragoza, las más de

10.000 personas que se manifestaron

en las ciudades de Castilla y León,

las 5.000 de Palma de Mallorca o

las 3.000 de Pamplona.

Información de Leonor Mayor (Barcelona),

Eduardo del Campo (Sevilla) y Asier

Díez Mon (País Vasco).

EL MUNDO, DOMINGO 21 DE MARZO DE 2004

ESPAÑA

Manifestantes en las calles de Barcelona, protestan contra de la Guerra de Irak levantando las manos, ayer. / TONI GARRIGA / EFE

La actriz Pilar Bardem y la diputada socialista Leire Pajín, en la manifestación de Madrid. / J. J. GUILLEN / EFE

Un joven mata

a puñaladas a

sunoviayala

madre de ésta

ZARAGOZA.– David M.R.,

fue detenido ayer como presunto

autor del asesinato con

arma blanca de su pareja, Esmeralda

Clavería Bazán, de

23años,ydelamadredeésta,

Rosa Bazán, de 46, en la localidad

zaragozana de FuentesdeEbro.

Según informa Efe, el suceso

se produjo a las 13.00

horas en la calle Paco Rabal

de Fuentes de Ebro, en el domicilio

de los padres de la joven,

donde ésta se había ido a

vivir con la hija de la pareja,

de siete meses, por desavenencias

entre ellos.

El agresor se personó en el

domicilio y, según las primeras

versiones, mató primero a

Esmeralda y después a la madre,

que intentó interceder. El

joven, de unos 25 años, que

parece ser sufre algún tipo de

enfermedad mental, trabajaba

en las obras del AVE Zaragoza-Barcelona,

que atraviesan

esta localidad.

Por otra parte, un ciudadano

marroquí, I.O.M., de 37

años, fue detenido ayer en

Tarragona como presunto autor

de la muerte de su compañera

sentimental, de 24 años

y de la misma nacionalidad,

cuyo cadáver fue encontrado

el viernes en una vivienda de

Roquetas de Mar (Almería),

con signos de estrangulamiento

y heridas por arma blanca.

27


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

24

EL MUNDO, VIERNES 2 DE ABRIL DE 2004

ANDALUCIA

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Diego Cañamero está

acostumbrado a que autoridades y

empresarios agrícolas lo sienten

con sus denuncias en el banquillo

de los acusados desde hace 28

años. El secretario general del Sindicato

de Obreros del Campo

(SOC) ha perdido la cuenta de los

juicios que ha sufrido desde aquel

primero de 1976, cuando un tribunal

militar lo procesó por participar

en una concentración ante el

cuartel de la Guardia Civil de su

pueblo de adopción, El Coronil, del

que luego sería durante muchos

años alcalde. ¿Cuántos procesos

van? El calcula que serán ya 30 o

40. Y los que le quedan.

Porque pasan los años, pero

Cañamero, de 48, sigue en el punto

de mira. El próximo y enésimo

juicio es hoy, en Sevilla. Esta vez

no es uno más. El veterano luchador

está extrañamente delgado.

Ha perdido, dice, diez kilos por las

preocupaciones. Sobre todo, la de

enfrentarse a los cinco años de

cárcel y 24.000 euros de multa que

le pide la acusación particular por

presuntos delitos de lesiones,

coacciones y allanamiento de morada

contra el empresario Manuel

Vargas, del pueblo sevillano de La

Rinconada. De momento, le han

embargado su casa para afrontar

la fianza de 18.000 euros.

En mayo de 2001 un numeroso

piquete de jornaleros del SOC,

UGT y CCOO, entre los que estaba

Cañamero con su inseparable megáfono,

irrumpió en las instalacionesdeVargasdespuésdequeéste

impidiera a otros militantes explicar

a los peones de su nave frutícola

que había una huelga en la recogida

del melocotón por falta de

un nuevo convenio colectivo.

«El sabe que miente; sabe perfectamente

que yo no le he tocado»,

se defiende el líder jornalero

en la sede del sindicato en Sevilla.

«Le preguntamos a la gente si

no sabían que había huelga, y él

decía que en su casa mandaba él,

y empezó una disputa dialéctica».

Según Cañamero, el empresario

y otros tres hombres les amenazaban

desde lo alto del muelle

de carga con golpearlos con unos

hierros si no se iban. Desde abajo

empezaron a insultarlos. Los de

arriba entraron a la nave y salieron

armados. «El traía una pistola,

el hijo una escopeta repetidora

y otro una recortada de dos cañones,

y lo primero que hizo [Vargas]

fue pegar un tiro, supongo

que lo haría al aire para asustar».

Encañonado a la cabeza

«La gente empezó a correr y yo

me quedé prácticamente solo a

15 metros de él, y se baja el hijo y

me apunta a la cabeza con la escopeta,

diciéndome, ‘quetemato,

quetemato’. ‘Pues si me vas a

matar me vas a matar aquí,nocomo

a un conejo’, le dije. El padre

forcejeó con el hijo para que no

disparara. Vino la Guardia Civil y

se lo llevaron. Eso es todo lo que

ocurrió en mi presencia». Cañamero

insiste en que no vio que nadie

agrediera al denunciante. Este

fue juzgado, pero para el sindicalista

su condena fue como salir

«prácticamente absuelto».

Lo que le extraña es que de los

cinco acusados iniciales de varios

sindicatos sólo haya quedado él,

después, incluso, de que el fiscal

pidiera el archivo de la causa.

«No hemos visto

juzgar ni a un

terrateniente»

Elder jornalero Diego Cañamero

dice que detrás de su nuevo juicio hay

una «persecución» contra el SOC

E. DEL C.

SEVILLA.— Sus primeras

peonás las echó en

Isla Mayor con 8 años.

«De6delamañanaa8

de la noche por 30 pesetas,

cuidando todo el

día los planteros de

arroz para que los pájaros

no se los comiesen».

Hoy, dice, mantiene su

cartilla agrícola, trabajando

tres meses en

el campo y el resto a

sueldo del SOC como

su secretario general.

Su único contacto

con la educación reglada

son los dos meses

que pasó a los 14 años

con un maestro particular

al que su madre

pagó 200 pesetas.

Cañamero ha pisado

cinco veces la cárcel.

La primera fue a parar

a la provincial de Sevilla

«cinco o seis» días

por una concentración

Palizas en el

cuartelillo y cinco

estancias en la cárcel

ante la Guardia Civil

de El Coronil. Luego

volvió a estar entre rejas

durante breves periodos

en 1977, 1978 y

1981. La última ocasión

fue en 1983: «Por

un encierro en el

Ayuntamiento de El

Coronil, nos sacaron

con goma-2. Estuve 10

días en la cárcel, y en

huelga de hambre». En

el 86, recuerda, también

estuvo a punto de

ingresar en prisión por

un corte de carretera.

Cañamero se declara

enemigo de la violencia

y defensor de los valores

cristianos que llevaron

al sindicato los curas

que participaron en

su fundación, como el

histórico Diamantino.

Al contrario, recuerda

las palizas con

una sonrisa. «En el 77,

un sargento le dijo a

un Guardia Civil, Paco

El Largo’: ‘Vele pegando

hostias a éste

mientras vengo’. Yo

creía que era broma,

pero estuvo tres horas

pegándome. Por repartir

octavillas».

Luego detalla otras

represalias sin moratones,

como los insultos

en los cuarteles o

esos guardias que

«falseaban datos» para

multarlo hasta por

Para Cañamero, es un indicio

más de que este juicio forma parte

de una «persecución» contra el

SOC. «Quieren que aparezca como

un sindicato agresivo, radical; desprestigiar

nuestra lucha. Hay un

complot entre parte de empresarios

de Asaja, algún que otro juez o

juezaylaDelegación del Gobierno.

Sacan los tirachinas los de Astilleros

y no pasa nada, y con nosotros,

que llevamos una lucha pacífica,

no nos enfrentamos con la policía

ni la guardia civil y no hemos

quemado un neumático, la represión

sin embargo es durísima». Y

acota: «como en el año75».

Dentro de ese presunto acoso

sistemático menciona a los 103

militantes del SOC procesados

ahora por sus protestas; los 60.000

euros en multas por las acciones

contra el decretazo; una llamada

de «amenaza» que recibió en 2001

del delegado del Gobierno, José

Torres Hurtado, conminándole a

no agitar la lucha de los inmigrantessopenade«ir

a por el sindicato»,

o la revelación que le hizo el

fiscal jefe de Sevilla, Alfredo Flores:

«Me dijo que lo llamaron a

una reunión ‘no convencional’ con

Asaja, el subdelegado del Gobierno

y algunos terratenientes en la

que le piden cómo parar al SOC».

Cree que temen su expansión

en el campo andaluz. «No les gusta

a los señoritos, que quieren un

sindicato a la sombra del cortijo,

y no uno que defiende a los jornaleros

y pide no una ilegalidad, sino

que se aplique el convenio o si

no les para el tajo».

Está harto de ser tratado como

un peligro público por prestar la

voz a los que son despedidos si la

alzan. «El otro día fui a la finca La

Trinidad, en Lora del Río, porque

habían despedido a ocho trabajadoras

por pedir el convenio, y

cuando estoy en la oficina hablando

con el gerente llegan 30 guardias

civiles, y el teniente me dice,

‘¿qué hace usted aquí, Cañamero?’.

Y le dije, ‘No, usted qué hace

aquí. ¿Yo he cortado una alambrado

o he robado?». Es la eterna asimetría

del campo. «Nohayniun

terrateniente que haya sido juzgado

por las tropelías que comete

con los inmigrantes y los jornaleros.

No lo hemos visto».

Diego Cañamero, esta semana, explica cómo lo apuntaron con una escopeta en el incidente de 2001. / FERNANDO RUSO

no llevar carné.

Cañamero no estará

solo en el juicio de este

viernes. Una Plataforma

por la Libertad Sindical

lleva toda la semana

protestando en

su pueblo. También dice

que han expresado

públicamente su apoyo

Diego Valderas y Julio

Anguita (IU), el ex ministro

del PP Manuel

Pimentel, Antonio Ortega

(PA), Pedro Pacheco

(PSA) o el ex presidente

socialista de la

Junta Rafael Escuredo.

Cañamero podrá salir

absuelto, pero le esperan

luego otros dos

juicios por sendas intervenciones

del SOC

en la finca del Conde

de Aguilar en Utrera y

la finca La Romana. Se

pregunta el acusado:

«Para mí, ¿cuándo va a

llegar la democracia?»

El PA afirma que

Maragall «preside

en la sombra» yno

Rodríguez Zapatero

INMACULADA VILLAECIJA

HUELVA.— Un día después deque

el presidente de la Junta de Andalucía,

Manuel Chaves, nombre a

sus consejeros los andalucistas designarán

«un gobierno en la sombra»,

con el objetivo de hacer un

seguimiento «puntual», desde el

Parlamento y desde la calle, de las

acciones de la Administración autonómica.

Así lo anunció ayer el secretario

general del Partido Andalucista,

Antonio Ortega, quien, en el inicio

en Huelva de su campaña para las

próximas elecciones autonómicas

aseguró que «el presidente de España

en la sombra es Pascual Maragall»

ynoRodríguez Zapatero, ya

que dispone de «un grupo parlamentario

fuerte, con veintiún representantes

del PSOE catalán, con

diez de CIU y ocho de ERC», loque

significa «una mayoría catalanista».

Una mayoría, añadió, que ya han

determinado las primeras líneas de

actuación del Gobierno del Partido

Socialista con la paralización dela

Ley de Calidad de la enseñanza, el

reconocimiento de las selecciones

regionales deportivas y la modificación

de la ConstituciónEspañola.

Según Ortega, estos partidos tienen

una visión de España con una

tesis dividida en cuatro estados: Cataluña,

el País Vasco, Galicia y Castilla

con el resto peninsular.

Por este motivo, Ortega instó a

los andaluces a «estar alerta y movilizarse

ante una reforma constitucional

y un nuevo modelo de Estado»

que va a responder a la básicamente

a «estas cuatro naciones», lo

que puede perjudicar a los intereses

de la comunidad andaluza.

Gobierno alternativo

Del mismo modo, el andalucista

comentó que antes de su investidura,

Maragall ya le ha impuesto algunos

«deberes o tareas» al nuevo

presidente del Gobierno, e incluso

lo ha «obligado a desvelar su Gobierno».

Lo que demuestra, apuntó

Ortega, que «Maragall es quien ha

tomado la iniciativa y empieza a

gobernar».

Por lo tanto, consideró, se avecina

«un Gobierno que va a ser movido

desde la Generalitat», en lugar

que las decisiones se tomen desde

la capital de España.

En cuenta al gobierno alternativo

en Andalucía, que tendrá la misma

estructura que el que decida

Manuel Chaves, los andalucistas,

según destacó Ortega, podránofrecer

a la sociedad, «desde la lealtad

institucional», un«modelo alternativo»

al Gobierno socialista.

De este modo, se evitaría quela

comunidad andaluza caminara «en

dos velocidades», con provincias

que económicamente tiran mucho

frente a otras que están por debajo

de la media española, tal y como

está ocurriendo actualmente, explicó.

Para el presidente del Grupo

Parlamentario del PA aseguró que

estamos ante «una legislatura muy

interesante», debido a la reforma

del Estatuto de autonomía ylareforma

de la Constitución Española.

No obstante, lamentó «la ausencia

de una voz propia andaluza en el

Congreso».


28

EL MUNDO, SABADO 3 DE ABRIL DE 2004

ANDALUCIA

Rincóndela

Victoria decide

acogerse al Decreto

de inundaciones

MALAGA.— El Pleno del Ayuntamiento

de Rincón de la Victoria

acordó ayer solicitar el Decreto Ley

de Inundaciones que permita la

adopción de las medidas paliativas

y reparadoras necesarias para la

restauración de las infraestructuras

públicas del municipio y de la situación

social y económica de las personas

y entidades afectadas por el

temporal del pasado fin de semana.

El acuerdo, alcanzado con los votos

a favor de PP, PSOE, PADE,

PSIRV y Grupo Mixto y con la abstención

de Izquierda Unida, se

adoptó en un pleno, al que asistieron

unos 300 vecinos, que expusieron

sus casos particulares.

Al inicio de la sesión plenaria un

portavoz del Foro Ciudadano Rincón

de la Victoria leyó un comunicado

en el que se exponían una serie

de reivindicaciones, como «solicitar

la actuación de la Fiscalía para

investigar las posibles responsabilidades

penales en la concesióndelicencias

de obras sin tener en cuenta

la normativa urbanística».

El Decreto Ley permitirá disponer

de concesión de moratorias en

préstamos hipotecarios o personales,

exenciones, bonificaciones y

aplazamientos tributarios, y en el

pago de las cuotas de la Seguridad

Social, medidas preferentes en relación

a la contratación laboral, etcétera.

Por su parte, la oposición apoyó

las reivindicaciones del Foro Ciudadano

y solicitaron la creación de

«una comisión de investigación técnica

para analizar las actuaciones

necesarias para evitar que estos hechos

vuelvan a repetirse» e instar a

«la Fiscalía a que encuentre responsabilidades

políticas, técnicas y administrativas»,

propuestas que, sin

embargo, fueron rechazadas por

PSOE y PP.

El PSOE y el PP también rechazaron

la declaración de zona catastrófica

para Rincón de la Victoria

por ser «una figura administrativa

no se corresponde a los hechos

acontecidos».

El secretario general del SOC, ayer en la Audiencia de Sevilla rodeado de compañeros del sindicato. / CONCHITINA

Una multitud jornalera arropa a

Cañamero, acusado de lesiones

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— «¡Diego, amigo, el

pueblo está contigo!». El secretario

general del Sindicato de Obreros

del Campo (SOC), Diego Cañamero,

llegó ayer como un héroe

a la Audiencia de Sevilla acompañado

por una multitud de jornaleros

que habían dejado sus tajos en

Paradas, Fuentes de Andalucía,

Morón,Arahaloelpueblodelque

fue alcalde, El Coronil, para suavizarle

el mal trago de sentarse una

vez más en el banquillo.

Esta vez el empresario agrícola

Manuel Vargas Sevillano le pedía

dos años de cárcel por las lesiones

que, según él, le causó con el palo

de una bandera durante una trifulca

en su nave frutícola de La

Rinconada el 7 de mayo de 2001,

cuando un piquete de jornaleros

acudió a la empresa para informar

a sus trabajadores de la huelga en

el campo y el empresario y otros

familiares se enfrentaron a ellos,

incluso llegando a empuñar armas

de fuego.

Sin embargo, la acusación(que

la Audiencia rebajó ya al no admitir

otras peticiones por coacciones,

daños y allanamiento de morada)

tenía muy pocos visos de

prosperar porque el mismo fiscal

pidió la absolución para el líder

jornalero, que estuvo también

acompañado en la Audiencia por

los políticos de IU Antonio Romero,

Diego Valderas y Juan Manuel

Sánchez Gordillo, el ecologista

Paco Casero o el dramaturgo Salvador

Tavora.

Cañamero negó con lujo de detalles

la acusación, negó que hubiera

tocado siquiera al denunciante

porque nunca estuvo a menosde10metrosdeél,

y señaló

que en realidad fueron éste, su hijo

y otra persona quienes respondieron

a los sindicalistas con tiros

al aire. El hijo de Vargas llegó,explicó

antes del juicio, a apuntarle a

la cabeza gritando «quetemato».

Cañamero, a su entrada a la

Audiencia, defendió su inocencia

e insistió que este nuevo juicio,

que ayer quedó visto para sentencia,

forma parte de una campaña

de «persecución» contra su sindicato.

Pero avisó: «Resistiremos».

Detenidos seis

magrebíes por

varios robos en

cortijos de Vícar

JUAN SANCHEZ

ALMERIA.— La Policía Local de

Vícar ha detenido a seis personas

de origen magrebí en el transcurso

de una operación llevada a cabo en

la zona conocida como Haza de la

Calera.

Se trata de una de las barriadas

más afectadas por la oleada de robos

que se han producido en las últimas

fechas en cortijos, almacenes

agrícolas e invernaderos del

municipio almeriense. Según la

Policía, los asaltantes sustraían todo

tipo de maquinaria, para su

posterior venta en el mercado negro

que existe en el mundo de la

horticultura.

Los arrestos se practicaron a raíz

de las denuncias interpuestas

por varios empresarios y vecinos

de Vícar, víctimas todos ellos de

robos en sus respectivos almacenes

y domicilios. La investigación

llevó a los municipales a identificar

y detener a seis ciudadanos

magrebíes

Los detenidos responden a las

iniciales M.H., de 20 años de edad,

y M.H., de 21 años, ambos naturales

de Marruecos y en situación

irregular; K.R. y H.B, de 30 años,

ambos de 30 años y en situación legal;

H.B, de 29 años, e I.L., cuyo

historial delictivo advertía de su

ingreso en el centro penitenciario

de Alcalá-Meco, donde cumplió

una condena por tráfico de estupefacientes.

Según precisaron fuentes del

Ayuntamiento de Vícar, la detención

de estos seis magrebíes por la

Policía Local permitió la recuperación

de numerosos enseres y aperos

agrícolas, así como de varios

electrodomésticos, muebles y

otros objetos, cuya sustracción había

sido denunciada por sus propietarios.

En la operación policial han participado

cuatro patrullas de la Policía

Local de Vícar. La investigación

continúa abierta, por lo que

no se descartan nuevas detenciones.

Olvídate

De

tODO

Semana Santa

Hotel El Paso 4*

en Alojamiento y Desayuno 112

Adultos Niños

€ 56€

1 noche de hotel + 2 días de parque (acceso a Port Aventura y Costa Caribe).

www.universalmediterranea.com

Hotel Port Aventura 4*

en Alojamiento y Desayuno 142

Adultos Niños

€ 71€

1 noche de hotel + 2 días de parque (acceso a Port Aventura y Costa Caribe).

Precio por persona en habitación doble.

Niños de 2-12 años compartiendo habitación

con 2 adultos. Precios válidos del

7 al 11 de abril.

Cada día es un Gran día

902 300 600 • www.halconviajes.com • 800 oficinas propias a su servicio en España y Portugal

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


14

¿Y si en Granada hay

una célula durmiente

de Al Qaeda?

Los musulmanes quieren informar a la

Policía para evitar un atentado, pero aún

pesa el temor a ser tachado de «chivato»

EDUARDO DEL CAMPO

GRANADA.— Los granadinos que

crean en Alá harían bien en rezarle

para que no ocurra en la ciudad lo

que hace un mes en Madrid. Porque

la convivencia entre cristianos

y musulmanes de la que aquí están

con razón tan orgullosos podría

quedar herida de muerte con los

muertos. ¿Hay entre los 3.000 y

4.000 miembros en que se calcula

la pacífica y trabajadora comunidad

musulmana una célula durmiente

dispuesta a pasar del anonimato

a la fama del terror si llega la

ocasión, como sucedió con los marroquíes

autores de la matanza del

11-M?

A muchos se les cortó el aliento

cuando se enteraron esta semana

de que uno de los terroristas que se

inmolaron el sábado pasado en Leganés,

identificado por el diario

Granada Hoy como el marroquí

Abdennabi Kounjaa, alias Abdalá,

de 27 años, alquiló

pocos días antes de

la masacre de Madrid

una casa en el

municipio granadino

de Albolote para,

supuestamente,

usarla de escondite.

«A lo mejor estaban

de paso sólo,

como en Tarragona

cuando lo del 11-S»,

quiere creer Said,

aludiendo a la cumbre

que Mohamed

Atta, el jefe de los

pilotos suicidas del

11-S, celebró en esa

ciudad catalana en julio de 2001.

Said es un marroquí de Casablanca

quesehizohace12años granadino

para estudiar Filología Hispánica y

ahora se gana la vida en las animadas

calles de añejo sabor morisco

del Bajo Albaicín, llenas de teterías

y tiendas de artesanos, escribiéndoles

a los turistas sus nombres en

árabe.

El pasado septiembre el juez

Garzón detuvo en los municipios

granadinos de Alfacar y Huétor Vega

al periodista hispano sirio de la

televisión Al Yazira Taysir Alouny

y a los sirios Hasan Al Husein y Jamal

Husein Husein, acusándolos

de apoyar a la célula española de

Al Qaeda dirigida presuntamente

por su compatriota Imad Eddin Barakat,

Abud Dahdah. Pero Said,

que destaca que los tres quedaron

en libertad (bajo fianza), restó credibilidad

a las acusaciones, como

muchos en Granada.

Esta vez, en cambio, todo es distinto.

Para él, el 11-M debe marcar

un punto de inflexiónenlarelación

con la policía. Hay que denunciar

al sospechoso para que la sospechosa

no sea la comunidad entera.

«Estamos más que nunca en la lucha

contra ellos [los terroristas]

junto a los españoles, porque ésta

es mi ciudad. A cualquier persona

«Si han llegado

fanáticos se han

tenido que ir: no

tienen cabida en

esta ciudad», dice

el presidente de la

mezquita del

Temor de Allah

nueva que yo vea rara tengo que vigilarla,

no quiero que pase aquí lo

que ha pasado en Madrid», dice

enérgico Said. «Hay que ser duro».

El problema, reconoce, es que

los nuevos fanáticos llevan una vida

de lo más normal y corriente.

Como él. Y a Said le preocupa que

lo acusen de «chivato» si da un paso

en falso. El temor a ser tachado

de delator dificulta la investigación

preventiva y favorece que un hipotético

grupo extremista pase desapercibido.

Además, la policía representa

para muchos extranjeros no un

apoyo sino un antiguo incordio.

«Hace dos años venían mucho a

pedir papeles a los nuevos, y eso

molestaba, la verdad», dice en la

calle Calderería Vieja Mustafá Nechad,

de 41 años, que hace 8 mudó

Rabat por Granada y ahora regenta

una carnicería halal, con animales

sacrificados de acuerdo al Corán.

Sin embargo, tras el

11-M también él

asegura que denunciaría

a cualquier

compatriota sospechoso.

Con salvedades.

«Depende de la

persona, porque

hay veces que hay

un chivatazo y no es

verdad, y para eso,

no...».

Mustafá asegura

que los árabes del

barrio saben quiénes

de entre ellos

son los «cuatro o

cinco» informantes

de la policía que investigan a cualquier

cara nueva, pero se ríe dela

efectividad de contactos tan poco

discretos. Y añade con una sonrisa

que está tranquilo: no ha escuchado

«a nadie» justificar los atentados

y no cree que en Granada haya

células durmientes.

Teléfonos «pinchados»

Tampoco lo cree Zacarías Maza, el

presidente de la Comunidad Musulmana

Española de la Mezquita

del Temor de Allah. «Estamos tranquilos,

porque la propia policía vigila,

hay veces en que noto incluso

la presencia de la CIA; saben quién

entra y quién sale, qué decimos».

Maza, un maestro cordobés de53

años converso al Islam y traductor

de textos sagrados musulmanes,

asegura que le pinchan el teléfono

y los agentes se infiltran en la mezquita

para tomar nota en busca de

posibles incendiarios en cuya existencia

él no cree: «Si han llegado

fanáticos se han tenido que ir, porque

no tienen cabida en esta ciudad,

que es cosmopolita».

El alejamiento entre la comunidad

islámica y los investigadores

se hace evidente en el malestar que

alberga aún Zacarías Maza de

aquella ocasión en que un policía,

EL MUNDO, DOMINGO 11 DE ABRIL DE 2004

ANDALUCIA

El presidente de la Comunidad Musulmana de la Mezquita del Temor de Allah, Zacarías Maza, en Granada. / REPORTAJE GRAFICO: PACO AYALA

al hilo de la detención del periodista

Alouny, se metió en la mezquita

con una orden del juez para vigilar.

«Es un atentado contra la intimidad,

¡ni en tiempos de guerra se se

puede hacer esto!».

Los viernes, el día delaoración,

se llegan a congregar 200 personas

en esta mezquita, la mayoría inmigrantes.

Dice su presidente que

«no tendría inconveniente» en denunciar

movimientos extraños, pero

para ello, dice, hace falta tender

un puente con los investigadores.

«No ocultamos nada. Si queréis colaboración,

decidlo, pero es que les

cuesta».

Dice que en una de sus charlas

de los viernes citó los textos sagrados

para explicarles a los fieles por

qué el 11-M «no está justificado de

ninguna manera». «Si tú quieres

impedir una injusticia no puedes

provocar un daño mayor».

Pero la palabra terrorismo tiene

fronteras difusas. Para Maza también

es terror el de los aviones que

bombardean en Irak. Y en cambio,

no son terroristas los «resistentes»

musulmanes que, hermanados en

la fe, acuden a combatir una «invasión

injusta» a Irak, Palestina o, incluso,

el Afganistán de los talibanes.

«No veo mal en ello». Los terroristas

los «fabricaron» Bush,

Blair y Aznar al enviar soldados a

Irak, y los atentados de Madrid son

el resultado.

Como si fuera un resorte de autodefensa

frente al acoso de la sospecha,

permanece aún el planteamiento

evasivo de que los terroristas

no sean árabes ni musulmanes.

El carnicero Mustafá dice que comen

con sus amigos sobre el 11-

M: «O estos no son marroquíes, o

están manipulados desde fuera».

Pero tesis tan insostenible no circula

sólo entre obreros sin estudios

superiores. El intelectual director

de la mezquita está de acuerdo.

«Los de Madrid pueden ser sionistas

que quieren crear más odio

contra los musulmanes».

Candidatos eternos de la desconfianza

Los inmigrantes redoblan sus muestras de condena para no ser señalados

E. DEL C.

GRANADA.— Ser marroquí ymusulmán,

como la mayoría de autores

del 11-M, ha obligado al artesano

Said y esa masa anónima de inmigrantes

inocentes a tener que redoblar

sus manifestaciones de duelo y

condena para marcar distancias,

con más vigor incluso que un español.

Lo hacen por convencimiento y

necesidad. El pan peligra si triunfa

el miedo, aunque en Granada se

mantiene la cordura y el carnicero

Mustafá Nechad asegura que los españoles

que forman el 40 por ciento

de su clientela acuden sin novedad,

ynohaoído «ni una palabra» hostil.

A Said, en cambio, le preocupan

sus amigos marroquíes de Madrid.

«Uno está aterrorizado, se hace pasar

por rumano. Le preguntaron,

‘¿De dónde eres? ‘Rumano’. ‘Ah, rumano,

con vosotros no tenemos problema,

pero los moros son unos hijos

de puta y hay que echarlos a todos’».

Said pertenece a la asociación

de inmigrantes marroquíes Futuro,

que no hizo una manifestación contra

el terror, sino dos. Fueron a la del

12 de marzo «con los españoles», y

el 19 participaron en otra con las comunidades

islámicas de la ciudad.

Los seguidores de Bin Laden usan

el mito de Al Andalus para su «guerra

santa», pero Said se ríe, quita

hierro y dice que en Granada, la que

El carnicero marroquí Mustafá Nechad, en su tienda del Bajo Albaicín.

fue su última capital, el mito no funciona

como motor de nada. «Qué va,

la gente de aquí sólo se preocupa de

buscarse su pan».

En Albolote, M., una estudiante

quevivejuntoalacasaquealquiló

uno de los terroristas suicidas de Leganés,

recuerda que sus amigos se

rieron cuando les planteó su sospecha

de que las voces árabes que escuchaba

al otro lado del muro tras el

11-M fueran las de los que buscaba

la policía. Ahora se lamenta de que

sus otros amigos marroquíes de la

universidad sufran el efecto de la

desconfianza y la psicosis. «Llevan

seis o siete años aquí, y ahora van al

banco a sacar 800 euros para pagar

la matrícula y les preguntan que para

qué los quieren».

En la pensión de la calle Natalio

Rivas de Granada, donde se alojó en

julio de 2001 uno de los presuntos

jefes de Al Qaeda en Europa, Mamoun

Darkazanly, una anciana responde

temerosa por el portero electrónico.

Los viajeros musulmanes ya

no son bienvenidos.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Los policías se quejan

de falta de personal y

tiempo para prevenir

E. DEL C.

15

11/04/2004

GRANADA.- La comunidad musulmana de Granada (entre 3.000 y 4.000 personas) es

una de las más vigiladas de España. Pero, después de tanto tiempo de observación,

en las zonas más obvias de las pesquisas de policías y espías, como las mezquitas o

la turística zona comercial del Bajo Albaicín, los secretas ya no lo son tanto.«Claro que

los reconozco cuando los veo por la calle de paisano, ¡son ya muchos años!», ríe un

artesano marroquí en la calle Calderería Nueva.

Los inmigrantes y los policías que los vigilan están de acuerdo en algo elemental: para

«infiltrarse» de verdad en su comunidad hace falta reclutar a agentes españoles de

origen magrebí. Esta carencia la inscriben los funcionarios en otro problema

estructural: la falta de personal. «Se van a incorporar a Granada 20 agentes, pero sólo

en esta comisaría [la de la zona Norte] se van a jubilar siete», dice uno de los

representantes de la Confederación Española de Policía (CEP), Alfonso Yepes,

sindicato minoritario en el cuerpo.

Por el pasillo sale un grupo de las Unidades de Intervención Policial para trabajar en el

dispositivo de la Semana Santa, marcado este año por la alerta antiterrorista. «No hay

refuerzos», aclara Yepes, «lo que se están haciendo son servicios extraordinarios»

echando horas extras.

La Policía ha estado haciendo «controles selectivos» en la estación de trenes y la de

autobuses, después de que los GEO registraran en la madrugada del viernes de la

semana pasada una casa de Albolote, en el cinturón urbano de Granada. Estaba


vacía. Al día siguiente, el terrorista del 11-M que alquiló la vivienda para usarla

posiblemente como escondite se suicidó en Leganés con sus compañeros cuando,

esta vez sí, los GEO los acorralaron.

Crece el miedo a un atentado islámico. Pero, hasta ahora, el único terrorismo que ha

atacado aquí es el de ETA, que mató a tiros al fiscal Luis Portero, a un peluquero de la

base de Armilla con un coche bomba e hizo explotar otro artefacto, sin víctimas, en el

recinto de La Alhambra, el monumento más visitado de España y, por eso mismo,

inmejorable objetivo para los fanáticos.

«Estábamos obcecados con ETA, no nos esperábamos esto del terrorismo islámico, y

ahora tendremos que adaptarnos», admite el jefe de un grupo de seguridad de la

comisaría Norte. No sólo «faltan» agentes, se lamenta, sino que la burocracia les

abruma. «No podemos prevenir el delito en la calle. Si vas a los juzgados, siempre hay

lo menos 14 policías que tienen que declarar en algún juicio rápido, y luego se

retrasan horas o los suspenden. ¡Y en mi despacho se me amontonan los asuntos!».

En la Jefatura Provincial no hablan de lucha antiterrorista y remiten al periodista al

Ministerio del Interior. Pero el jefe policial citado y otros agentes calculan que sus

compañeros de la Brigada de Información son «por lo menos 40», y de ellos, estiman,

una decena está dedicada en exclusiva al mundo islámico.

Ya hay quien, en este enrarecido clima de alerta, pide medidas más estrictas. Yepes

propone «a título personal, no del sindicato» y «aunque suene antidemocrático», crear

una base de datos de extranjeros y combatir el «descontrol grandísimo con los pisos

de alquiler» con una ley que obligue a sus dueños, como ocurre con hoteles y

pensiones, a inscribir a los inquilinos en comisaría.


26

EL MUNDO, MARTES 13 DE ABRIL DE 2004

ANDALUCIA

CCOO denuncia la desprotección

laboral de las asistentas de hogar

Un informe muestra que el 76% son extranjeras y un tercio no tiene papeles

Una vecina muestra la escena del derrumbe, ayer en Almería. / E. SALAS

Se salvan en Almería

de un desprendimiento

JUAN SANCHEZ

ALMERIA.— Las fuertes lluvias

registradas en Almería el

pasado fin de semana a punto

estuvieron de cobrarse varias

vidas. En la madrugada del domingo

el agua ocasionó un corrimiento

de tierras en La

Fuentecica, un barrio marginado

de la capital, que provocó

que varias rocas se precipitaran

contra el tejado de una vivienda

en la que dormía un matrimonio

con sus dos hijos.

Por suerte, nadie resultó herido,

si bien se registraron importantes

daños materiales en

varios gallineros y los inquilinos

tuvieron que ser desalojados.

El cabeza de familia, Manuel

Alvarez, dijo que ya había

denunciado el riesgo al Ayuntamiento,

pero las autoridades

«nunca nos hicieron caso».

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— Antes venían sin estudios

de los pueblos de la Andalucía

profunda y ahora muchas llegan

desde Rusia a Ecuador con hasta licenciaturas

bajo el brazo. Pero pasan

los años y su situación casino

mejora. Trabajan mucho, ganan

poco y derechos no tienen apenas.

«Ni chacha, ni sirvienta, ni criada;

somos trabajadoras del servicio doméstico

con derechos. Por la profesionalización

del sector», reclama

sobre unos rostros sonrientes de

mujeres de diferente piel el lema de

la campaña que Comisiones Obreras

de Andalucía presentó ayer en

Sevilla para reivindicar la dignificación

legal, laboral y social de un

oficio valioso pero «devaluado».

Son las mujeres que hacen el trabajo

duro del hogar ajeno, cuidar

ancianos y niños, limpiar la casa,

preparar la comida. En 2002 había

en Andalucía 15.803 personas registradas

en este sector en la Seguridad

Social, pero era sólo la punta

regulada de un iceberg muy opaco.

Para penetrar en él, el sindicato ha

entrevistado a 655 empleadas externas,

internas y por horas (entre

ellas algunos hombres, pero éste es

un trabajo de género femenino) y a

518 empleadores repartidos por las

capitales andaluzas y la costa.

El estudio resultante, Trabajadoras

nacionales e inmigradas en el

servicio doméstico, enmarcado en el

programa europeo Equal Arena, pone

cifras a tendencias obvias: este

trabajo se ha quedado para las inmigrantes.

Un tercio no tenía papeles.

De las entrevistadas, el 42,3 por

ciento viene de países hispanoamericanos,

el 21 son europeas del Este

(rusas, ucranianas, polacas), el 9,3

marroquíes y el 3,9 de otras nacionalidades.

Las españolas, en retroceso,

son ya menos de un cuarto, el

23,4 por ciento.

Por edades, las europeas son las

más mayores, con 39 años de media.

Este mercado lo alimenta la ley

de la necesidad, y las más asfixiadas

son las inmigrantes. El 88,3 de

las europeas del Este o el 81,6 de

las hispanas tiene cargas familiares

que atender, mientras que el porcentaje

se reduce al 62,1 entre las

españolas. El 34,5 del total gana

menos de 500 euros al mes.

El director del trabajo, el sociólogo

José Fernando Troyano Pérez,

explicó que mientras que las veteranas

españolas que aún siguen en el

sector «están relativamente satisfechas»

porque han acomodado sus

expectativas a su cualificación profesional,

las inmigrantes, sin embargo,

sufren un alto grado de frustración,

por la enorme distancia entre

La trabajadora

social que fue

limpiadora

Nora Barreiro Wellington vino

hace cuatro años de Ecuador

y, «como todas», sobrevivió

dos años sin papeles trabajando

de asistenta. Ahora,

regularizada, ejerce ya su

profesión de Trabajo Social

en la oficina de atenciónalinmigrante

de CCOO. Quién

mejor que ella para haber hecho

las entrevistas del estudio.

Un 31% dijeron haber sufrido

al menos alguna vez gritos

en su vida laboral, un 11

racismo y un 4,6 acoso sexual.

El maltrato, explica Barreiro,

surge sobre todo al cabo

de un par de años, cuando

la sirvienta toma conciencia y

empieza a reivindicar mejoras.

«Cuando están sumisas y

se levantan a las ocho y se

acuestan a la una, entonces

son unas buenísimas trabajadoras»,

ironiza.

su nivel de estudios y su trabajo. «El

servicio doméstico es un tope del

que difícilmente pueden salir».

La coordinadora de las entrevistas,

Nora Barreiro, criticó a las «rede

y «mafias» que, con la colaboración

de las bolsas de trabajo de dudosas

«ONG y asociaciones» y algunos

conventos de monjas, abastecen

el mercado sin sacarlo del círculo cerrado

de la economía sumergida.

La ley abriga mal a estas obreras

de tercera. Juan Luis Peralta, coautor

del estudio, destacó por ejemplo

que el Decreto que regula el régimen

especial laboral de las trabajadoras

domésticas les limita la

aplicación del Estatuto de los Trabajadores.

Las 40 horas semanales

son una «entelequia» que no se respeta

y la ley permite pagar hasta un

45% del sueldo con retribuciones

en especie (cama y comida).

No sólo eso. La ley de prevención

de riesgos las «excluye», están

fuera del alcance de los inspectores

de trabajo y, al trabajar en solitario,

no tienen delegadas sindicales.

Para equiparar derechos con los

de otros empleados, Peralta propone

implantar otro sistema en el que la

asistenta estaría contratada por una

empresa de servicios que a su vez

abastecería al cliente. Es el futuro de

los «servicios de ayuda a domilicio».

El secretario de Política Social de

CCOO-A, José Antonio Jiménez,

cree que para lograr un convenio

que regule este sector hace falta que

el Gobierno legisle por su cuenta,

dada la dificultad para la concertación.

Y como le parece poco realista

pensar que los contratadores (cada

vez más: matrimonios con hijos y/o

ancianos donde trabajan los dos, o

ancianos solos) vayan a aceptar subir

los salarios de su bolsillo, propone

que sea el Gobierno el que lo haga

indirectamente ofreciendo ayudas

fiscales a las familias para contratar

personal de apoyo en mejores

condiciones.

Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.


Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

EDUARDO DEL CAMPO

SEVILLA.— El pantano almeriense

de Cuevas de Almanzora tiene capacidad

para 160 hectómetros cúbicos

pero ahora le quedan dos. De los

acuíferos del Campo de Níjar se extraen

cada año 30 hectómetros pero

la lluvia sólo repone 20. Para sostener

y aumentar ese milagro económico

de invernaderos, regadíos y

urbanizaciones que da trabajo a tanta

gente, los agricultores y constructores

de la provincia piden uno de

los cuatro elementos básicos de la

naturaleza: agua, mucha agua. Se

calcula que Almería tiene un déficit

hídrico de 319 hectómetros.

Pero el gobierno saliente

del PP y el entrante

del PSOE plantean

soluciones diferentes.

Mientras Aznar ponía

como tronco de su Plan

Hidrológico Nacional

(PHN) la construcción

de un trasvase de 914

kilómetros para repartir

por el Levante 1.050

hectómetros anuales

desde la desembocadura

del Ebro hasta Almería,

Zapatero acaba de

abortar la obra para

sustituirla por un proyecto

de la llamada

«nueva cultura del

agua» basado en las desaladoras,

instrumentos

que el PP también contemplaba

pero como solución

sólo parcial.

El debate promete calentarse

hasta la ebullición.

¿Qué es mejor,

construir una autopista

para traer el agua desde

Cataluña u obtenerla directamente

en fábricas

al borde del mar?

El precio

El trasvase, cuya primera piedra

puso Aznar el 18 de febrero pasado

en Huércal Overa (seguido horas

después por el presidente de la

Junta, Manuel Chaves) iba a costar

4.207 millones de euros (unos

700.000 millones de pesetas), de los

que el Gobierno pidió alaUnión

Europea que subvencionara 1.260.

Un informe de la Comisión dudaba

sin embargo de la viabilidad financiera

del proyecto y sus beneficios.

De los 1.050 hectómetros del trasvase,

a Almería le tocaban 97. O sea,

que la factura proporcional de la

obra correspondiente a la provincia

salía por 388,7 millones de euros.

El anuncio de Zapatero deen

evidencia tanto al secretario de los

socialistas almerienses, Martín Soler,

como a Chaves, que se habían

comprometido ante los habitantes

de la provincia a apoyar el trasvase.

A cambio, Soler ofreció aAlmeríael

«nosotros damos más» del nuevo

gobierno: 180 hectómetros anuales

(casi el doble que lo anunciado por

el PP), de los que 160 provendrían

de desaladoras. Se gastaría menos

(338 millones), se instalarían antes

(para el trasvase había que esperar

al final de la década) y, de paso, las

regiones se ahorrarían conflictos.

Hubo un tiempo, en 1993, en que

la entonces secretaria de Estado de

Medio Ambiente, Cristina Narbona,

defendía un trasvase del Ebro

de mayor capacidad incluso que el

ahora suspendido. Once años después

Narbona es ministra y, con el

ex consejero andaluz Juan Jose López

Martos como su director de

Obras Hidráulicas, se propone un

proyecto bien diferente: conseguir

EL MUNDO, LUNES 19 DE ABRIL DE 2004

ANDALUCIA

EL DEBATE DEL AGUA / ALMERIA TRAS LA SUSPENSION DEL PHN

¿Trasvasar agua del

Ebro o desalarla del

Mediterráneo?

La apuesta del PSOE por las desaladoras

es más barata de construir pero máscara

de mantener que el trasvase del PP

La desaladora del Canal de Alicante, en Elche, en su inauguración el pasado 9 de diciembre. / ERNESTO CAPARROS

1.134 hectómetros al año enEspaña

sin necesidad de chupar del

Ebro. ¿Cómo? Las opciones son desalar

agua (409 hectómetros), ahorrar

en el consumo, reutilizar

aguas depuradas, crear un banco

público de agua o modernizar los

regadíos de modo que se eviten fugas

y se optimice el gasto. El coste:

415.300 millones de pesetas frente

a los 700.000 del trasvase.

Cinco desaladoras suministrarían

aAlmería la misma cantidad, 97 hectómetros,

que prometía el trasvase.

Una desaladora sale por unos 30 millones

de euros. Grosso modo, con

una inversión de 150 millones se obtiene

en Almería el mismo aporte

que con el trasvase por 388.

Ya hay una de ellas funcionando,

la de Carboneras, de Endesa. En la

Comarca de Níjar, según el presidente

de los usuarios, Juan Manuel

Morillas, la desaladora les ha solucionado

la escasez. Otra cosa es

que aún les parezca cara. El metro

cúbico del agua desalada de Carboneras

cuesta entre 0,34 y 0,36 euros.

La del Ebro iba a salir por 0,41,

según Martín Soler. Además, expertos

como el economista de proyectos

hídricos Bernard Barraqué

señalan que las desaladoras se están

abaratando progresivamente.

En todo caso, asegurarse agua

donde no la hay, y de calidad, cuesta.

Un litro de agua desalada puede valer

el doble que la del pantano o el

acuífero. Pero, por ejemplo, los beneficiarios

de la nueva desaladora del

Canal de Alicante, con una producción

de 18 hectómetros

anuales, pagan sólo un

25% más en la factura.

Ahorro

Según el director del departamento

de Energíay

Agua del Banco Mundial,

Jamal Saghir, el

usuario de los países desarrollados

apenas paga

el 30% de lo que cuesta

obtener y canalizar el vital

elemento. Mientras

1.000 millones de personas

no tienen agua potable

(lo que contribuye a

la muerte de 12 millones

de seres al año), en Occidente,

explicó Saghir,

el irreal bajo coste del

agua ha creado una cultura

de despilfarro.

En Málaga, el alcalde

popular Francisco de la

Torre apostó por la desalación.

La factura subirá

cuando se ponga en marcha

en verano la desaladora

de El Atabal, pero a

cambio, explicó, el ahorro indirecto

será mayor: ya no habrá que comprar

agua embotellada y, eliminada

la cal, se gastará menos en reparar

electrodomésticos y tuberías.

En Marbella, la Mancomunidad

de Municipios de la Costa del Sol está

tan contenta con la desaladora

que promovió Jesús Gil que hace

poco la compró a la empresa propietaria,

Decosol (participada mayoritariamente

por Endesa), por 45 millones

de euros, de ellos 7,1 en concepto

de gastos de mantenimiento

desde su inauguración en 1997.

Esta cifra, 7 millones en siete años

de vida, sirve de referencia para los

regantes que temen que el mantenimiento

de las desaladoras costará

mucho más que el del canal de un

trasvase. Sin embargo, mientras que

el Ebro puede bajar seco, con las desaladoras

la materia prima no falla

jamás: en el mar no hay sequía.

El coste

energético y

el impacto

ambiental

29

E. DEL C.

SEVILLA.— Además del coste

de la desaladora, está el de la

energía eléctrica que hace falta

para generar por calor el proceso

de ósmosis por el que se elimina

la sal. Para los defensores

del trasvase, las desaladoras

crean dependencia energética y

encarecen el agua. Según el

presidente de los usuarios de

Níjar,laenergía supone el 28%

del precio del agua desalada.

Sin embargo, ya hay proyectos

científicos para abaratarla

recurriendo a energías renovables

como la eólica o, mejor aún,

la solar. En Almería falta lluvia

(a veces ni 200 milímetros al

año), pero de sol están sobrados.

¿Y el impacto medioambiental?

Los defensores del trasvase,

con el PP al frente, critican que

las desaladoras que se alimentan

de combustibles fósiles vierten

al aire dióxido de carbono, y

todas expulsan al mar grandes

cantidades de salmuera (los residuos

salinos) que amenazan la

fauna y flora marina. Se estima

que una desaladora vierte una

cantidad de agua salada equivalente

a entre el 35 y el 40 por

ciento de la que obtiene potable.

Nada se pierde

En Ecologistas en Acción, el coordinador

de políticas de aguas,

el ingeniero agrónomo Santiago

Martín, admite que no le gustan

las desaladoras, que acepta sólo

para las islas y las ciudades, pero

advierte tajante que, en todo

caso, son menos dañinas que la

«barbaridad» del trasvase de

Ebro. El problema de escasez de

Almería se arreglaría, dice, eliminando

las extracciones «ilegales»

que secan los acuíferos.

Las desaladoras pueden afear

puntualmente el paisaje. Pero el

trasvase suponía remover 914

kilómetros de tierra y alterar,

critican los ecologistas, el Delta

del Ebro. Los pro-trasvase argumentan

que el agua del Ebro «se

pierde» de todas formas en el

mar, pero en el bando contrario

recuerdan que el agua dulce que

se vierte al Mediterráneonose

pierde nunca, porque sostiene

el ecosistema de más de 100 kilómetros

de costa.


14

EL MUNDO, LUNES 19 DE ABRIL DE 2004

ESPAÑA

RELEVO EN EL GOBIERNO / LOS CAMBIOS DE CARTERA

Michavila pasa el relevo a López Aguilar. / KIKE PARA

J. F. LOPEZ AGUILAR / JUSTICIA

Nació para ser notario

mayor del Reino

Palacio entrega la cartera a Moratinos. / JAIME VILLANUEVA

MIGUEL A. MORATINOS / EXTERIORES

Un bondadoso

experimentado

La ministra recibe la cartera de Alvarez-Cascos. / PACO TOLEDO

Mª. ANTONIA TRUJILLO / VIVIENDA

La apuesta más social para

un Ministerio olvidado

M. S.

Trabaja una media cercana a

las 20 horas diarias. Habla

por dos móviles a la vez,

mientras mantiene una conversación

en persona. Es un

interminable conversador y

una persona que siempre ha

contado con el aprecio, la

consideración y el respaldo

de Rodríguez Zapatero, incluso

tras la ruptura del Pacto

de la Justicia.

Pero, sobre todo, es que

Juan Fernando López Aguilar

(Las Palmas de Gran Canaria,

1961) nació para ser

ministro de Justicia.

Tiene la Administración

de Justicia en la cabeza, conoce

cada tribunal, cada sala,

cada fiscal, cada carencia de

medios y cada reforma que

se debe plantear para mejorar

este poder del Estado que,

para él, es sobre todo un servicio

público.

Ayer, cambio papeles con

Michavila, pero seguro que

no cambiará la relación entre

ambos, que ha sido buena.

Pese a llevar cuatro años

en la política activa, sigue sin

entender a los medios de comunicación,

a los que lee,

oye y ve con afán, pese a los

sufrimientos constantes que

le provocan.

ROSA MENESES ARANDA

Los que le conocen bien destacan

de Miguel Angel Moratinos

su carácter bondadoso.

El nuevo ministro de

Exteriores español asume la

cartera con la solvencia demostrada

durante sus años

como enviado especial de la

Unión Europea para Oriente

Próximo. Durante su mandato

desde 1996 hasta junio

de 2003– mantuvo estrechos

contactos con israelíes

y palestinos en el marco del

proceso de paz. Moratinos

es un firme defensor de la

Hoja de Ruta, que prevé la

creación de un Estado palestino

en 2005. Además, desempeñó

un papel importante

durante la Conferencia

de Paz de Madrid de

1991. Pero, antes de ser mediador

europeo, Moratinos

tenía ya a sus espaldas una

seria experiencia como diplomático.

Entre sus destinos,

destacan Yugoslavia,

Marruecos e Israel.

Natural de Madrid, Moratinos,

de 53 años, está casado

y es padre de tres hijos.

Es licenciado en Derecho y

Ciencias Políticas y diplomado

en Estudios Internacionales

por la Escuela Diplomática.

Representa la apuesta más

social del Gabinete de Zapatero.

Y es que Trujillo ha de

resucitar un Ministerio

abandonado desde los tiempos

de Franco, el de Vivienda,

con el que pretende poner

puertas a la especulación

inmobiliaria y frenar la

imparable escalada de precios

de los pisos.

En su haber tiene, sin

embargo, los buenos resultados

que ha cosechado con

su Plan Regional de Vivienda

que ha aplicado en Extremadura

desde su puesto

de consejera de Fomento.

Ayer, esta extremeña (Peraleda

de Zaucejo, Badajoz)

de 43 años, separada y con

un hijo, asistía perpleja con

suequipoalcomplejomadrileño

de Nuevos Ministerios,

donde tendrá que compartir

sede con el de Fomento.

Doctora en Derecho, dio

el salto a la política de la

mano de Juan Carlos Rodríguez

Ibarra hace cuatro

años. Una decisión que la

apartó de la actividad docente

–impartía hasta entonces

clases de Derecho

Constitucional– y que ahora

ha terminado por inspirar el

programa electoral de ZP.

María Jesús Sansegundo jura su cargo en La Zarzuela. /K.P.

Mª J. SANSEGUNDO / EDUCACION

La sombra

de Peces-Barba

Carmen Calvo recibe la cartera de Pilar del Castillo. / B. CORDON

CARMEN CALVO / CULTURA

Una ‘generala’ con

aficiones mediáticas

Sevilla toma el relevo de Julia García Valdecasas. / JOSE HUESCA

JORDI SEVILLA / ADMS. PUBLICAS

Voz clara para la maraña

de la Administración

Su carácter concuerda con

su apellido. A pesar de sus

muchos méritos personales

y académicos, María Jesús

Sansegundo siempre ha elegido

un segundo plano. Vicerrectora

de la Universidad

Carlos III, la nueva ministra

de Educación y Ciencia

arrastra tras de sí su devoción

personal y política

hacia el que hoy es el rector

Gregorio Peces-Barba.

Vallisoletana, de 46 años,

soltera, catedrática, doctora

en Economía y coleccionista

de masters en España y

Estados Unidos, Sansegundo

no es neófita en la plaza.

De hecho, fue asesora del

secretario de Estado de Universidades

del último Gobierno

socialista.

La Universidad y su financiación

son la especialidad

de esta mujer que, entre

otras cosas, fue becaria en

el Centro de Formación del

Banco de España. Aficionada

al cine, los viajes y los libros,

María Jesús Sansegundo

renunció al segundo

puesto por Madrid en las listas

del PSOE al Congreso.

No obstante, formó parte

del Comité de notables.

EDUARDO DEL CAMPO

Será uno de los miembros del

Gobierno que más salgan en

las fotos, porque en sus ocho

años como consejera de Cultura

en Andalucía ha demostrado

una habilidad extrema

para rentabilizar mediáticamente

sus apuestas culturales.

A esta cordobesa de Cabra

de 46 años le encanta el

lado telegénico de la política,

eso de ser la estrella de las

presentaciones, ya sea vestida

de diseño si se trata de una

exposición de vanguardia o

con chupa de cuero si la cosa

va de movida. Pero Carmen

Calvo se puede permitir esa

faceta, porque en la trastienda

de su trabajo es una generala

que se ha multiplicado

en todos los frentes, desde la

promoción de la lectura a la

defensa del patrimonio histórico

o la red de museos, que

la llevó a enfrentarse a la ministra

Pilar del Castillo. Su

afán de controlarlo todo la ha

llevado a chocar con (y cesar

a) buena parte de sus directores

generales. Que tiemblen

en Madrid. Es una feminista

a ultranza a la que vuelven loca

los zapatos. Está casada y

tiene una hija.

Este valenciano, de 48 años,

licenciado en económicas

con sobresaliente, conoce

muy bien los entresijos del

Gobierno y la Administración.

No en vano, fue asesor

de relaciones económicas

internacionales en el Gabinete

del presidente y jefe de

Gabinete de los ministros

de Agricultura y de Economía

durante el anterior

mandato socialista.

Casado y con tres hijos,

Jordi Sevilla, es conocido en

la escena política como un

hombre serio y muy trabajador.

Directo en su forma de

actuar y claro, muy claro

cuando ha alzado la voz dentro

del PSOE. Sin duda, su

nombramiento como ministro

de Administraciones Públicas

es el reconocimiento a

muchos años de dedicación.

En su haber, cuenta también

con experiencia empresarial:

fue presidente de la

Agencia Industrial del Estado

(AIE) y consejero de Tabacalera.

Pero sin duda, ahora

tendrá que dejar en un segundo

plano sus conocimientos

económicos y volcarse en

el complejo entramado de autonomías

y municipios.


Impreso por Eduardo Delcampo Cortés. Prohibida su reproducción.

28

EL MUNDO, VIERNES 7 DE MAYO DE 2004

ANDALUCIA

«Todos los musulmanes somos imames»

«Si nos reunimos cinco,

uno dirige la oración, ¿y

cómo vas a hacer para

controlarlos?»

EDUARDO DEL CAMPO

ALMODOVAR DEL RIO.— Mansur

Escudero cree que el nuevo

ministro del Interior, José Antonio

Alonso, no sabía lo que decía

cuando el domingo pasado anunció

su intención de controlar a los

imames de las mezquitas españolas

como parte de la lucha contra

el terrorismo islámico. «Ha sido

un impulso: se ha sentido presionado

por la opinión pública y los

acontecimientos del 11-M y ha

querido dar una respuesta rápida

que no tiene viabilidad», critica

Escudero en su casa de la localidad

cordobesa de Almodóvar del

Río, al pie del castillo donde dice

la leyenda que su tocayo, el rey Almanzor

(«el que recibe la victoria»)

estuvo encarcelado.

Pero confía en que el ministro

rectifique, como él hizo hace tiempo.

Porque este psiquiatra malagueño

de56años confiesa que él

mismo tenía serios «estereotipos»

sobre el Islam, hasta que descubrió

«una experiencia unitaria de

la realidad» en la fe de Mahoma y

hace 25 años se convirtió de Francisco

en Mansur. Y, vaya cambio,

ese niño que se educó en un internado

de los jesuitas es hoy uno de

los dos secretarios de la Comunidad

Islámica de España.

La bicefalia en la Comisión de

la segunda religiónmás numerosa

del país, con «entre 600.000 y un

millón» de fieles, se debe a que

agrupa a dos entes muy distintos:

la FEERI (FederaciónEspañola de

Entidades Religiosas Islámicas) y

la UCIDE (Unión de Comunidades

Islámicas de España).Laprimera,

a la que pertenece Escudero como

presidente de la Junta Islámica, es

de tendencia progresista y está bajo

control de los minoritarios conversos

españoles; la segunda, dirigida

por Riay Tatary, de origen sirio,

es conservadora y en ella predominan

los inmigrantes.

Es una estructura de equilibrio

difícil pero Escudero defiende que

es también «la más democrática»

de Europa, y destaca que, a su

vez, sus componentes deben tener

estatutos democráticos para que

el Gobierno los autorice (en 2001

había 99 entidades islámicas registradas

en España, 37 en Andalucía).

Llegar a este modelo de interlocución

única con el Estado ha

costado 16 años de trabajo, demasiados,

cree, como para no tenerlos

en cuenta ahora. «Es una aventura

ignorar eso y sustituirlo por

un consejo de imames que no se

sabe muy bien quién nombra»,dice

en alusión a los intentos de

Francia o Bélgica por controlar

sus comunidades musulmanas.

Puede que el anuncio del ministro

socialista se quede sólo en ruido

tras el rechazo que ha despertado,

pero lamenta que eso ha

bastado para «levantar la sospecha

sobre todo un colectivo» y

echar leña al fuego de la creciente

Las razones de Mansur Escudero, jefe de

la Comunidad Islámica de España, contra

la idea de controlar las mezquitas

El secretario de la Comunidad Islámica, Mansur Escudero. / EDUARDO DEL CAMPO

Cuando los agentes

de la Guardia Civil,

la Policía o el Centro

Nacional de Inteligencia

vienen a

verlo en busca de información,

Mansur

Escudero los recibe

con su habitual afabilidad,

pero dice

que les advierte que

no tiene más datos

que darles que los

que publica en su

página de internet,

webislam.com, con

un millón de visitas

al mes: «Somos

transparentes, no

tenemos nada que

ocultar». Y agrega

que los agentes de

inteligencia tienen

«poca, muy poca»

Espías y radicales

preparación sobre

el mundo islámico.

Escudero defiende

un Islam dentro

de un Estado laico,

acorde con los derechos

humanos y la

igualdad de la mujer,

justo lo que falta

en muchos países

musulmanes. Asegura

que en España

«ese pensamiento

ha calado y lo aceptamos

la mayoría de

los musulmanes».

Pero no todos.

El imam de la

mezquita de la M-30

de Madrid, el egipcio

Moneir Mahmoud,

aplaudió en

este diario la idea

del ministro de Interior

de controlar el

listado de los clérigos

musulmanes y

sus palabras. A Mahmoud

le molesta que

«cualquier carpintero

o carnicero» pueda

ser imam, pero

Escudero advierte

que son precisamente

imames como él,

al que califica de

«papagayo», de los

que hay que desconfiar,

porque representan

a la ultraortodoxa

corriente wahabista

impulsada

por la retrógrada

Arabia Saudí («que

le pregunten qué

piensa de que a las

mujeres les prohíban

allí conducir un

coche»).

Arabia financia

las grandes mezquitas

de Madrid, Valencia,

Fuengirola o

Marbella y designa a

sus imames a través

de la Liga del Mundo

Islámico siguiendo

un modelo «jerárquico»dondeseconfunden

el poder religioso

y el político.

«Es el modelo de

Arabia Saudí o Marruecos,

en los que

el Ministerio de

Asuntos Islámicos

nombra a los imames

y les envía los

textos que tienen

que decir. Pero aquí

estamosenunEstado

de libertad de expresión,

de conciencia

y de culto, y no se

puede aplicar ese

modelo. Todos los

ciudadanos estamos

sujetos a las leyes, si

alguien hace algo

contrario a ellas,

que lo juzguen».

islamofobia. «Hoymeheenterado

de que a un amigo marroquí, Muyahid,

lo han despedido de la empresa

de informática de Madrid

donde trabaja. Se lo han dicho en

la cara, que no quieren musulmanes.

No quieren tener a alguien

que puede ser un terrorista».

Imponer un control previo sobre

las mezquitas, los imames y

sus discursos es, además de ilegal,

imposible, afirma Escudero: «Se

ha dado excesiva importancia al

papel del imam. Todos los musulmanes

somos imames. Nosotros

no tenemos papa ni obispos, el Islam

es horizontal. Si nos reunimos

cinco musulmanes, se pone

uno a dirigir la oración, ¿y cómo

vas a controlarlos, si muchas veces

es un discurso espontáneo?

En cada reunión uno va a hablar,

yqué: ¿van a tener que comunicar

lo que van a decir al Ministerio?».

Las pequeñas mezquitas y oratorios

(muchos sin registrar, muchos

apenas una habitación) forman

«el 99 por ciento» de los lugares

de culto islámico de España, y

dice que se está «demonizando» a

los que entran a ellos.

Escudero niega que las mezquitas

sean criadero doctrinario de

terroristas e invita al ministro a

consultar a «los servicios de información,

porque ellos saben que

las pequeñas mezquitas están

controladas y allí no se cuece nada.

Si alguien quiere preparar un

atentado no lo va a hacer delante

de todo el mundo, es absurdo».

El dirigente va aún más lejos y

muestra su resistencia a aceptar

que a los terroristas suicidas del

11-M y sus colaboradores se les

pueda llamar islámicos. De nuevo,

la tesis de la conspiración.

«Pensamos que no son musulmanes,

que son mercenarios utilizados

por intereses contrarios al Islam.

Han matado a musulmanes y

perjudicado a los musulmanes».

«Nosotros tenemos muchos

puntos oscuros» sobre la investigación,

añade, como que haya involucrados

traficantes de drogas

de costumbres occidentales que, a

su juicio, son la negación del buen

musulmán y no responden al supuesto

perfil del fundamentalista.

«Pensamos que los

autores del 11-M no son

musulmanes sino

mercenarios»

Para evitar el extremismo lo

que propone no es más vigilancia,

sino desarrollar el articulado del

acuerdo de cooperación entrela

Comunidad Islámica y el Estado

de 1992 y su ampliación sobre enseñanza

de 1996, que el gobierno

del PP, acusa, relegó al olvido.

Entre otras cosas, defiende la

enseñanza optativa del Islam en

los centros públicos, lo que serviría

para reforzar la versión moderna

de esta religión. Como la que él,

casado ahora con una estadounidense

también conversa tras enviudar

de su primera mujer, ha enseñado

a sus 10 hijos. «El profeta

dijo: ‘Perezcan los extremistas’».

Islámicos y

católicos rezarán

por la paz el 11 de

mayo en Granada

RAQUEL DURAN

GRANADA.— Musulmanes y católicos

se reunirán en el Ayuntamiento

de Granada el próximo martes,

11 de mayo, cuando se cumplen dos

meses de los atentados de Madrid,

para rezar juntos a favor de la paz y

en contra de todo acto terrorista,

«en cualquier sitio del mundo».

El coordinador de esta iniciativa,

Ibrahim López, dijo que «las religiones

no deben ser motivo de confrontación

sino que tenemos que

buscar los puntos de unión, para facilitar

la convivencia entre todos».

A este acto de hermanamiento

acudirán cuatro de las cinco mezquitas

más significativas, y seis parroquias,

aunque hay que contar

con la ausencia de la mezquita del

Albaicín y la del arzobispado. En

relación a la falta de participación

de una de las mezquitas más importantes

en este acto, López declaró

que «es positivo y enriquecedor que

haya opiniones diferentes, porque

vivimos en una democracia».

Aunque no quisieron extenderse

en sus opiniones respecto a las declaraciones

del ministro de Interior

sobre su intención de controlar

más a estos centros religiosos, para

no «hacer sombra» al acto de oración,

el representante de la mezquita

del Temor de Allah dijo que

los gobernantes quieren «importar

el conflicto además de coartar las

libertades de todo ciudadano».

El presidente de la comunidad islámica

de Granada, Abdul Qader,

también quiso manifestarse sobre

este tema: «No cuestionamos que

controlen, porque ese es su trabajo»,

pero se preguntó que «por qué

ahora», ya que ellos «no tienen nada

que ver con el terrorismo».

Unos inmigrantes

acusan de abusos

a cuatro policías

locales de El Ejido

JUAN SANCHEZ

ALMERIA.— Los agentes de la Policía

Local de El Ejido que el pasado

martes por la tarde se vieron implicados

en una pelea con inmigrantes

prestaron ayer declaración

en el Juzgado de Instrucción número

4. Se personaron ante el juez

en calidad de denunciantes, pero

también como imputados, después

de que los cuatro inmigrantes detenidos

durante la reyerta les hayan

acusado de abuso de autoridad.

Según fuentes municipales, los

agentes comprobaban la documentación

de los establecimientos

abiertos en el tramo alto de la calle

Almería, tras las quejas de los vecinos,

y al comprobar que el bar El

Tubo no contaba con licencia municipal

de apertura ni con el seguro

obligatorio intentaron cerrarlo.

Los agentes detuvieron al propietario

del establecimiento, identificado

domo Y.O.H., y sus tres hijos,

tras una trifulca en la que participaron

varios clientes y hubo lanzamientos

de cristales.

Un amplio grupo de marroquíes

se concentró ayer por la mañana

en las puertas del Juzgado para

apoyar a los detenidos.


30

EL MUNDO, LUNES 10 DE MAYO DE 2004

ANDALUCIA

Un ‘hada madrina’

de 88 años para

aliviar la vejez

La maestra jubilada de literatura María Ortega

dona más deunmillón deeurosasupueblode

Jaén para hacer una residencia de ancianos

EDUARDO DEL CAMPO

CANENA (JAEN).— María lo negará

burlona una y mil veces, que la

mitad de los periodistas son unos

mentirosos y ésos son chismes con

los que el pueblo se entretiene, pero

por mucho que intente disimular su

caridad en el manto cívico del anonimato,

en Canena ya es vox populi

que ha donado su fortuna para

construir un asilo.

«Es mucho dinero», confesará

más tarde su hombre de confianza,

que está gestionando la donación

con la ayuda del Ayuntamiento. Alfonso

Garzón, cura de la parroquia

de la Inmaculada (la única del pueblo),

admite que se trata de mucho

más dinero de los 600.000 euros que

mencionaban las primeras noticias.

¿Cuánto más? ¿El doble?

«Más del doble», concedeelpárroco

mientras corre camino de su

coche, con pocas ganas de dar más

detalles aparte de que el dinero irá

destinado por voluntad de María a

la construcción de una residencia

para ancianos necesitados de este

pueblo de Jaén y su comarca, que

las obras empezarán «dentro de un

mes y medio» (en la antigua estación

de trenes, de propiedad municipal)

y que abrirá en un año.

Dinero en metálico

La benefactora, pues, ha regalado

a su comunidad una cantidad (en

metálico, precisa el cura) que podría

rondar al menos el millón y

medio de euros, aunque a ella nadie

conseguirá arrancarle una confesión

admitiendo que así ha sido.

Por discreción, por ética, por buen

gusto y porque, a los 88 años, María

ya ha perdido la noción exacta

de lo que representan tantos miles

de «éroes», ni aunque se lo traduzca

uno a millones de pesetas. O finge

ella, empequeñeciendo su figura,

que no lo sabe.

Inútil intentar ya mantener su

gesto en el secreto. A María Josefa

Ortega Granada se la encuentra

enseguida, porque en este pueblo

de 2.000 vecinos es uno de los más

populares, y todos saben dónde

queda su casa. Ahí está ella, pasando

una tarde más en la penumbra,

sentada a la mesa camilla

frente a un libro y el ABC, asidaa

la lectura como una tabla de salvación.

El dinero y las tierras de María,

nada, unos olivillos sin importancia,

los heredó de su familia, claro,

porque ella trabajó toda la vida como

maestra en la escuela de su

pueblo y de otros de la provincia, y

aún no se conoce a nadie que se hiciera

millonario enseñando lengua

y literatura, aunque sea más de40

años seguidos hasta jubilarse.

Pero que no, que la gente habla

por hablar, niega y reniega ella, y

quizás lleve razón al desviar el foco

y lo que importe no sea la anécdota

de la millonaria donación sino la

vida corriente de los que envejecen

a solas. Ella, por ejemplo, o los futuros

inquilinos de su asilo.

Hace dos meses se cayó por las

escaleras y apenas puede andar ni

salir a la calle. No mueve la mano

diestra y, aunque la vista la tiene

perfecta, le flaquea a ratos la memoria.

No tiene hijos ni hermanos.

Es duro llegar a viejo solo, por mucho

que te adoren tus vecinos y el

cura te haya puesto una cariñosa

asistenta colombiana para que te

cuide de día. Pero María noesmujerdelágrima

fácil; ella habla bromeando

con su lucidez de letraherida,

entre rachas de ingenio y olvido,

y si la conversación se ensombrece

al penetrar en algún asunto

que duele, como la soledad o la

guerra, entonces corta en seco:

—¿Y usted por qué pone esa cara

tan seria?—, como si cualquier

atisbo de melancolía estuvieran

fuera de lugar cuando, pese a todos

los achaques, aún se tiene la dicha

de estar vivo.

Pone riendo los puntos sobre sus

íes. «No tengo hijos, ni los voy a tener;

soy soltera voluntaria, y ponga

eso de voluntaria. No soy rica. Soy

católica, apostólica y romana. Pero

no voy a misa para que me vean.

Yo escribo, escribía, pensamientos,

María Josefa Ortega Parra, esta semana en su casa en el pueblo jiennense de Canena. / FRANCISCO VEGA

E. DEL C.

CANENA.— El reloj

marca la media hora

desde la oscuridad del

pasillo, con esa severidad

que tiene el tiempo

en el lento espacio de la

soledad. Pronto llegará

la hora de las visitas. Pero

ahora, entusiasmada

con la conversación con

los extraños, María está

dispuesta a dejarlo todo

para ir a enseñarles la

ermita de Nuestra Señora

de los Remedios, que

ella, eso sí que lo admite,

ayudó a levantar de

sus ruinas con el dinero

(cuenta una vecina) que

sacó subastando un solar.

Pero Diana, la joven

colombiana que la cuida

desde que se cayó por

las escaleras hace dos

meses, la frena sabiamente

a tiempo. «No es

conveniente. La pierna...».

La situación de

esta casa refleja un modelo

de vejez en España

pero los destruyo siempre, por miedo

a que alguien los lea».

Dice que en Canena no hay ni ricos

ni pobres, sino una sana medianía

en la que ella quiere confundirse.

«Es una gran ventaja. Si hay alguno

que destaca, enseguida se ensañan

con él. Aquí no hay ni ricos

ni pobres, gracias a Dios, porque si

no se dan envidia unos a otros y estamos

perdidos», sentencia como si

aún resonasen en su memoria las

envenenadas tensiones sociales de

la Guerra Civil.

La herencia de «los

pobres» de Canena y

su geriatría solidaria

que va en aumento. Una

señora sin familia, octogenaria

y herida cuidada

por una inmigrante

latinoamericana. Enlaces

como éste hay miles.

Desde que llegó a España

hace tres años, Diana

siempre ha trabajado

cuidando a ancianos como

María.

La reconstrucción de

laermitanoeslaúnica

buena causa que le

agradecen en el pueblo.

También es memorable

la ocasión, hace algunas

décadas, en que un

constructor quiso llevarse

las piedras del

castillo-palacio renacentista

del arquitecto

Vandelvira, reducido a

ruinas por entonces, y

María se alió con otra

fuerza viva intelectual

del pueblo, el médico,

para detener el atropello

demostrando que

aquello era un monumento

nacional. Ella habla

orgullosa del castillo

hoy restaurado, pero

se resiste a admitir cualquier

protagonismo en

su defensa.

El altruismo de María

hace recordar otro caso

más reciente que también

hizo famoso el

nombre de Canena. Es

la historia de Antonio

Bautista, el militar viudo

que al morir dejó los

olivos heredados de su

mujer «a los pobres de

Al final, tras una larga discusión

dialéctica, acepta tácitamente que

ha hecho la donación «por el bien

común». «Lo que pasa es que como

hay tan poca gente que lo haga...

Debía ser todo bien común; para

que de verdad lo fuera».

Canena», como en las

novelas decimonónicas.

Lo llamativo del

anacrónico caso es que

en Canena no había pobres

de los de pasar

hambre, y el alcalde, el

cura y el juez de paz se

las vieron y desearon

para seleccionar a los 11

«pobres» entre los 39 vecinos

que optaron al reparto

de la herencia.

Dicen que el militar

murió solo en un asilo

de Marmolejo, en Córdoba.

Otros, en los pisos

estancos de las grandes

ciudades, mueren y se

pudren varios días sin

que sus vecinos se enteren

ni los echen de menos.

María, en cambio,

tiene suerte. En pueblos

como éste los vecinos

están atentos a sus ancianos,

saben que existen,

los arropan. Y esa

natural geriatría solidaria

de toda la vida no hay

herencia que la pueda

pagar.

C.I.C.MA 59

RIVIERA

MAYA

9 días / 7 noches

TODO INCLUIDO

MAYO Y JUNIO

RIU PALACE LAS AMÉRICAS

Desde 1.134 €

RIU PALACE MÉXICO

Desde 1.110 €

Precios por persona en habitación doble válidos para determinadas salidas de mayo a junio. Incluyen: vuelo

especial de Air Pullmantur o Air Europa desde Madrid, traslados y alojamien