Views
7 months ago

REVISTA PESCA MARZO 2017

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Difunde información obtenida de muchas fuentes, ideas y opiniones que tienen por objeto exponer: la necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos; la urgencia de actuar en beneficio de la seguridad alimentaria nacional; y el cuidado del ambiente.

do de polen de flor en

do de polen de flor en flor ayudando a fertilizar las flores era indiscutible. Los investigadores creen que en la vida salvaje esto ocurre como complemento a las ya mencionadas corrientes marinas polinizadoras. Video https://youtu.be/B7VLBhQ-rQo Aparentemente, los animales son atraídos por el pegajoso polen producido por las flores de las praderas. Mientras comen hasta hartarse el polen se cuelga a su cuerpo. Finalmente, los invertebrados llevan el polen a otras flores donde también buscan alimentarse, al igual que las abejas. Hasta el momento, este proceso ha sido observado solo en hierba de tortuga, que tiene flores grandes. Aún está pendiente comprobar si lo mismo pasa con otras 60 especies de gras marino. Las praderas costeras son importantísimas para los ecosistemas: bridan cobijo para diversas comunidades de animales, desde diminutos crustáceos a grandes mamíferos marinos como el dugong y sus raíces se aferran a los sedimentos y previenen la erosión. Este trabajo es importante para conocer más sobre los ecosistemas submarinos que, bajo las olas, son a menudo ignorados. Los autores del trabajo afirman que conocer cómo las comunidades de animales, plantas e interactúan en ambientes costeros es clave para saber cómo protegerlos mejor. Daniel Meza Fuente https://nmas1.org/news/2016/12/05/polinizadores-mar EL MAR ENGULLE LAS COSTAS AFRICANAS : EL NIVEL DEL AGUA AVANZA PELIGROSAMENTE muchos africanos que dependen del mar para sobrevivir. Las orillas de los países que circundan el Atlántico sudoeste se hunden a un ritmo desenfrenado por el aumento del nivel del mar, que se come en ciertas zonas hasta 10 metros de playa y cuestiona el tamaño de los países. El agua se traga hogares, hoteles, carreteras e incluso cementerios, donde el océano levanta las lápidas y deja los huesos flotando. Algunos hoteles han tenido que colocar bloques de piedra para proteger sus playas. Imagen: UNEP Desaparecen las playas y con ellas las esperanzas de Muchas etnias africanas, como los imraguen en Mauritania y los n’zima en Costa de Marfil, viven del mar, pero su unión va más allá de la pesca. La conexión simbiótica con el océano les lleva a enterrar a sus muertos cerca del litoral, que sufre un gran desgaste por la erosión y el Revista Pesca Marzo 2017 12

aumento del nivel mar, perceptible a simple vista. El agua, que avanza a pasos agigantados año tras año, entra en los cementerios y arranca las lápidas y desentierra los huesos. "No es raro observar en la ciudad de Punta Negra, en el Congo, huesos humanos visibles por el deterioro que sufren los cementerios y lápidas que flotan en el mar. Ahora el cementerio es el último lugar donde tienen descanso eterno", cuenta a Sinc Abou Bamba, coordinador regional en África occidental del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés). las playas, también las carreteras, sobre todo en Benín y Togo", indica Bamba. Desde hace varios años, la autovía número 2 que unía la ciudad de Lomé en Togo a Benín ha sido completamente tragada por el mar y ya no es ni siquiera visible, salvo en algunos puntos de la costa. La inundación de las zonas hoteleras implica importantes pérdidas económicas. "Si no hay playa, no hay turistas", señala el científico. El ejemplo más flagrante se encuentra en la ciudad balnearia de Saly Portudal, al sur de Dakar (Senegal) donde las playas desaparecen por completo y el agua llega hasta el interior de las recepciones de los hoteles. El aumento del nivel del océano provocado por el calentamiento de la atmósfera y las aguas, y por el deshielo de los casquetes polares, se ha acelerado desde mediados del siglo XIX, y ha sido superior a la media de los dos milenios anteriores, según el V Informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Aunque el nivel medio global del mar se ha elevado 0,19 metros desde 1901 hasta 2010, su aumento ha sido dispar en las diferentes zonas del mundo. De hecho, en toda la costa del Atlántico occidental, desde Mauritania a Sudáfrica, el fenómeno, junto a la erosión costera, es mucho más que un problema ecológico. La subida de las aguas, que en algunos países engullen más de 10 metros de superficie de playa, hace peligrar toda una forma de vivir. Un modo de vida en peligro "El agua le gana terreno a la costa, pero también hay que mirar hacia las casas de las personas, que están totalmente inundadas. Ante el aumento del nivel del mar, la gente se instala en el interior de los países. A veces, incluso se ven obligados a huir y emigrar al norte del continente", lamenta el experto, que lleva más de 24 años dedicándose a la protección del medioambiente. Con el retroceso de las costas, las infraestructuras también se ven afectadas. "No solo los hoteles que están en "En un país como Senegal, que no tiene apenas materia prima y vive casi exclusivamente del turismo, se crea un problema socioeconómico y de estabilidad política grave", recalca Bamba, para quien es imprescindible prevenir estos riesgos medioambientales. Pero construir rompeolas cuesta millones de euros, y Sally Portudal también necesita inversiones en hospitales y colegios. Con la desaparición de las playas y la inundación de los edificios se pierden muchos empleos, sobre todo entre los más jóvenes. El 60% de ellos trabaja en hoteles, restaurantes y servicios relacionados con el turismo. "Es un sector muy tocado por el aumento del nivel del mar", subraya Bamba. En estos países africanos, el retroceso de las playas, que de media es de entre uno y dos metros al año, no sucede siempre de manera uniforme. Estas diferencias dependen de la morfología y la configuración de la costa, del sentido de las corrientes y la fuerza del viento, entre otros factores. Un estudio publicado el pasado mes de noviembre en- Journal of Coastal Research demuestra que la vulnerabilidad costera depende fuertemente de la geomorfología del litoral y de la energía de las olas. Según el trabajo, que ha evaluado el índice de vulnerabilidad costera de Costa de Marfil, la fragilidad aumenta hacia el oeste. Los resultados de la investigación, liderada por la Univer- Revista Pesca Marzo 2017 13

REVISTA PESCA JUNIO 2017
REVISTA PESCA ABRIL 2017
Revista Pesca mayo 2017
REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
REVISTA PESCA FEBRERO 2017
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2015
REVISTA PESCA ENERO 2016
Revista Pesca Marzo 2014
REVISTA PESCA AGOSTO 2017
Revista Pesca Mayo 2015
Revista Pesca Marzo 2015
REVISTA PESCA ABRIL 2015
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2016
REVISTA PESCA JULIO 2015
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
REVISTA PESCA ENERO 2015
REVISTA PESCA AGOSTO 2015
REVISTA PESCA MARZO 2016
Revista Pesca Mayo 2014
Revista Pesca Agosto 2014
REVISTA PESCA AGOSTO 2016
REVISTA PESCA JULIO 2016
REVISTA PESCA ABRIL 2016
REVISTA PESCA JULIO 2014
REVISTA PESCA MAYO 2016
Revista Pesca Junio 2014
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015