VE-31 MARZO 2017

rafasastre

Número 31 - Marzo 2017


© Todos y cada uno de los derechos de las obras literarias, fotografías

o ilustraciones publicadas en esta revista pertenecen en exclusiva a sus

respectivos autores (aunque en algunos casos no se citen los nombres)

Ilustración portada: María Luisa Pérez Rodríguez (Valencia)

http://marialuisaperezr.blogspot.com.es/

Diseño y edición: Rafa Sastre

Colaboraciones: revistave@hotmail.com

«Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría»

Proverbio árabe

Descarga de este número de la revista (formato PDF, 4.41 MB):

http://www.mediafire.com/file/4698fx8n3qn6n9l/VE-31+MARZO.pdf


Índice

Cumpliendo etapas (Rafa Sastre) Pág. 1

II Maratón de Microrrelatos Valencia Escribe Pág. 2

Un cuento de hadas (Marta Navarro) Pág. 9

Las nuevas adicciones (Esther Moreno) Pág. 11

Resurrección (Pepe Sanchis) Pág. 13

El payaso (Maÿlis B. Rousselbin) Pág. 15

Al encuentro de mis raíces (Liliana Ebner) Pág. 17

Punt mort (Toni Mascarell) Pág. 19

Tardor (Vivian Rodríguez) Pág. 21

¿Quién lo dijo? (Rafa Sastre) Pág. 23

Retrospectiva (Aldana Giménez) Pág. 25

Un mal día (Lu Hoyos) Pág. 27

The end (Carlos M. López) Pág. 29

Encuentro (Luis A. Molina) Pág. 35

El filo de la vida (Rafael Blasco) Pág. 37

Loco poeta (Mirta Calabrese) Pág. 39

Remembranza (Conxa Gausí) Pág. 41

Vinilos (Marisa Martínez) Pág. 43

Naturaleza (M.Luisa Pérez) Pág. 45

Fuera de control (Manoli Vicente) Pág. 47

Trabajo en Londres (Manuel Serrano) Pág. 49

Atracción fatal (M.Gracia Scelfo) Pág. 51

Nuestros libros Pág. 54

Libros de nuestros/as colaboradores/as Pág. 57

Palabras en la basura Pág. 58


Números anteriores de Valencia Escribe Pág. 59

Valencia Escribe en las redes Pág. 60

La foto de Miguel Pág. 62


Cumpliendo etapas

Ya hemos disfrutado del II Maratón de Microrrelatos, celebrado

el pasado 18 de febrero en Massalfassar. Ya acaba (o, según cuando

nos leas, ha acabado) el plazo para presentar textos a nuestro IV

Certamen de Cuentos y vamos a celebrar (o hemos celebrado) un

nuevo recital en el incomparable marco de la Biblioteca de la Pechina.

¿Qué toca ahora? Pues ni más ni menos que materializar el

proyecto de Relatos con banda sonora (RBS), el nuevo libro de

Valencia Escribe que pronto verá la luz. El movimiento se demuestra

andando, pero también escribiendo, concursando, publicando,

recitando. No es que seamos hiperactivos, es simplemente que

estamos vivos y no renunciamos a seguir haciendo lo que más nos

gusta.

Pronto tendréis noticias sobre la edición de RBS. Un volumen

que va a estar repleto de relatos y cuentos estupendos (además de una

portada e ilustraciones de lujo) que nadie se debe perder. Y queremos

que su presentación se convierta en una auténtica fiesta, a la que

todos —desde ya— estáis invitados.

Seguid siendo felices y haciendo felices a los demás. Abrazos.

Rafa Sastre

1


II MARATÓN DE MICRORRELATOS VALENCIA ESCRIBE

Massalfassar, 18.02.2017

(Fotos: Rafa Sastre)

Recepción de participantes

Bienvenida de la organización

2


Panorámica de la sala

Foto de familia

3


Los seis finalistas, esperando el veredicto del jurado

Entrega de sexto y quinto premios

4


TEXTOS FINALISTAS

Primer premio – José Manuel Dorrego Sáenz

«Como si nada»

El tren se retrasa, me dices, y luego me echas en cara que deje abierta

la pasta de dientes. Yo te recuerdo que ya no te arreglas para mí como

antes y tú me reprochas que siempre llevo tarde los niños al colegio

(no hay niños ni colegio, ya lo sabes). Te recuerdo que solo somos un

par de náufragos en una isla, fingiendo una vida burguesa: si vienen a

rescatarnos, terminarán pasando de largo.

Segundo premio – Julián Rafael Despaigne Rodríguez

«Última voluntad»

El tren se retrasa, el ejecutor no llegará a tiempo para la ejecución.

Por eso contratan a un sustituto. Lee las condiciones y se niega.

«¿Cuándo se ha visto que un verdugo masturbe al convicto pendiendo

ya de la horca?». Por vez primera en la mazmorra, un reo exhala en el

cadalso dos suspiros. Uno de éxtasis y otro de adiós.

Tercer premio – Salvador Bayona Bou

«Son gajes del oficio»

El tren se retrasa y hace tiempo que el andén quedó vacío. El jefe de

estación, como si lo supiera, ha desaparecido. Me siento sobre mi

maleta, de espaldas a la escalera. Si no he de tomar el tren que suceda

así, de un disparo anónimo en la nuca. Son gajes del oficio. Mira, allí

veo el humo de la locomotora. ¡Qué lástima, cinco minutos antes y

me habría salvado!

5


Cuarto premio – Patricia Collazo González

«25 de julio»

El tren se retrasa. Ella vuelve a plegar el kleenex, lo guarda. Lo

necesitará. Intenta visualizarlo subiendo en Madrid, sin conseguirlo.

Esta es la definitiva. Acordaron que si alguno de ellos faltaba a la cita,

todo terminaría. La noche en Santiago está cargada de fiesta. En los

altavoces las palabras «accidente, curva, esperar». Empieza a temblar

mientras estruja el pañuelo. Ahora puede visualizarlo cogiendo ese

tren, y entiende que nunca llegará.

Quinto premio – Nanda López Tremps

«Amor en el tiempo»

El tren se retrasa. En esta tarde de marzo plomizo, tomo su mano

rugosa y me siento junto al abuelo, ninguna silueta que anuncie su

llegada en el horizonte.

—Qué guapa es. ¡Mira, ya viene!

El tren para. Ilusionado, insiste:

—¡¡Ve por la abuela!!

El gris de la tarde aprieta. Los viajeros, cual exhalación, abandonan

andenes. Lo besó, le preguntó fecha y hora que sitúa cincuenta años

atrás, antes de devolverlo envuelto en abrazos a la residencia.

Sexto premio – Cristina Bensach Gala

«Promesas no cumplidas»

El tren se retrasa. Tú también, papá. Juraste que la dejarías y aquí está

ella esperándote. Bueno, más bien estamos, aunque tú todavía no lo

sepas. Será una sorpresa. Ya llega el tren. Mamá sube las maletas,

convencida de que no aparecerás. Sus lágrimas borran nuestro futuro

contigo. Has sido un cobarde. Nunca me conocerás. Nosotros dos

seguiremos adelante. Como el tren.

6


Entrega de cuarto y tercer premios

Entrega de segundo y primer premios

7


Demon King – Leo Li (EUA) http://archlimit.deviantart.com/

8


Un cuento de hadas

Una vez, hace muchos, muchos años, en lo más profundo de un

valle custodiado por altas montañas, a orillas de un río de aguas

claras y profundas, existió la más misteriosa y exótica ciudad que

jamás nadie hubiera podido imaginar. Sus calles —estrechas y

empinadas— olían a jazmín, a pan recién horneado, a especias dulces

y aromáticas, canela y miel, almendras y pistachos. Resonaba en ellas

el eco de mil risas y juegos infantiles, el bullicio alegre de los zocos, la

vida y la felicidad. El tañido melodioso de las campanas acompañaba

el paso de las horas y al anochecer, derrotado al fin el día, cuando

todo era ya soledad y silencio, la magia susurraba al viento sus

secretos y escribía su leyenda bajo cielos benignos y estrellados.

Un trágico vaticinio ensombrecía, sin embargo, el futuro de

aquel reino: el soberano más cruel y perverso que los tiempos jamás

conocerían habría de gobernar con furia ciega su destino. Con él

desaparecería la inocencia y la esperanza y una implacable plaga de

muerte y desolación todo lo invadiría.

Imposible fue conjurar el sortilegio y, así, un día, un sol de fuego

todo lo abrasó. La fantasía de los cuentos de hadas con sus genios,

príncipes, conjuros y princesas que mil y una noches poblaron el cielo

de sueños e ilusión huyó despavorida y aguarda desde entonces el

despertar de un mundo apático y aletargado que con terrible

indiferencia contempla su desgracia y la piensa muy lejana. Sólo

entonces se quebrará tal vez el maléfico hechizo y las noches de

Oriente recuperarán de nuevo su magia y su poesía.

Marta Navarro (Valencia)

https://cuentosvagabundos.blogspot.com.es/

9


Antes de Instagram – Jean Jullien (Francia) https://www.jeanjullien.com/

Ilustración aportada por la autora

10


Las nuevas adicciones

Las relaciones sociales han muerto.

Murieron el día

en que dejamos

entrar a Facebook en nuestras vidas.

Pia,

El Gran Pájaro Azul,

que alimentamos

con monstruosidades.

Deslizamos nuestro dedo

por la pantalla y

desechamos a la gente,

evidenciando el valor que tienen.

Los móviles

vibran sin césar

y nuestro cerebro

libera la dopamina ansiada,

al fin nos sentimos integrados,

amados…

por una sociedad enferma

dónde tiene más valía

nuestro perfil de Instagram

que una conversación cara a cara.

Nos olvidamos de saborear la comida

capturándola con el celular.

11


Nos olvidamos de observar la naturaleza

mientras peleábamos con la GoPro

que se había vuelto a reiniciar.

Las palabras han perdido sentido

han sido sustituidas por infografías

y nuevos modelos empresariales.

Los besos pronto no tendrán cabida,

las historias en la cama,

todo será cambiado

por las noticias vacías de Yahoo,

Hotmail

o cualquier otro medio

que se lucra con nuestra procrastinación.

No quiero vivir en una sociedad

en el que nuestro bienestar se mide con likes,

y nuestro reconocimiento laboral

a través de Linkedin.

¿El futuro es el progreso

o la perdida de aquello que nos hacía

ser quiénes éramos?

Las relaciones sociales han muerto,

ahora deja que lo postee

en mi Blog.

Esther Moreno Morillas (Valencia)

http://elcascabelalgato.blogspot.com.es/

http://invisiblevoyeur.blogspot.com.es/

12


Resurrección

Box head – Samantha Tatum-Honer (Reino Unido)

http://autopsyrotica-art.deviantart.com/

Una multitud se congregó frente a su puerta. Con firmeza no

exenta de suavidad, alguien que parecía el líder pronunció su nombre:

—¡Lázaro, sal afuera!

El verdadero milagro se produjo cuando, una vez hubo apagado

el ordenador, el móvil y el televisor, salió a la calle y recibió

emocionado el primer rayo de sol, después de tanto tiempo.

Pepe Sanchis (Massalfassar, Valencia)

13


Foto aportada por la autora

14


El payaso

Y si un payaso me robara

Mi nariz roja, mi boca llena de sonrisa

Y mi pelo desgreñado

Para deciros...

Que la vida es una preciosa locura

Donde la gente sueña siempre

¿Lo creeríais más fácilmente?

Y si me pidiera prestarle

Mi bella pajarita

Para declararos

Que podemos

Ser otra cosa

Que arrogancia y vanidad

¿Entonces, lo escucharíais?

Y si pusiera mis grandes zapatos

Para llevaros, allí

Donde todo es sólo ilusión y magia

¡Idos!

¡Idos con él!

Abrid vuestras cortinas pesadas

A este hermoso sol

Que inunde vuestras alas

¡Y volad por fin!

Como pájaros

¡Tan altos!

¡Tan altos en el cielo!

Que vuestros corazones queden ligeros...

Ligeros

Como el aire....

Maÿlis Bohère Rousselbin (Valencia)

15


St. Stephan (Viena) – Autor desconocido

16


Al encuentro de mis raíces

Corría 1929 y él, como tantos niños y jóvenes, con su mochila

cargada sólo con recuerdos y sin mirar atrás, subió lentamente las

escalerillas del Vapor Baden, escapando del olor a pólvora que se

avecinaba, del hambre, del miedo y con el único deseo de llegar a

América, tierra prometida, tierra de paz, de pan y trabajo.

Konrad, mi padre, creció, estudió, trabajó y formó una familia

aquí y deshilvanó recuerdos que el tiempo tiñó de sepia, les arrebató

los rasgos y los convirtió en eso… sólo recuerdos.

Dejó allí, entre los verdes bosques y las altas montañas, el

comienzo de su vida, dejó lo más importante: SUS RAÍCES.

Esas raíces que ahora, después de tantas décadas, comienzan a

aparecer, a comunicarse, a multiplicarse, esas raíces que creíamos

perdidas, han brotado con la fuerza de la savia nueva y los

descendientes, como fuertes ramas, nos fundimos en un interminable

abrazo, con la esperanza de revivir un pasado de ausencias pero por

sobre todo, de construir un futuro de encuentros.

Desde que el Vapor Baden dejó a mi padre en el Puerto de

Buenos Aires, muchas cosas han pasado, pero lo más importante es

este reencuentro a través del tiempo.

Yo un día tomé esa mochila de mustios fragmentos, de figuras

sepia y de nombres inciertos y desandé el camino que me llevaría a un

encuentro: el de mis raíces.

Llegué a Austria, que me dio su bienvenida con las notas de

Mozart brotando en cada esquina, escapando veladas por entre las

tenues cortinas de muchas ventanas.

17


Y al pasear por sus calles me llenó el encanto de esa Austria

increíble, bella y altiva, orgullosa de su Imperial pasado.

Sobre el azul cielo, recortadas como filigrana, divisamos las

agujas de otro orgullo vienés; St. Stephan, donde sobre las 230.000

tejas de colores, el sol se desgrana en mil colores que danzan con los

acordes que, provenientes del monumental órgano, invaden la calle y

acompañan a los transeúntes, que locales o turistas, tienen una

mirada de asombro.

Así llegué hasta un portal en St. Andrä con el corazón latiendo

en mi garganta y con un temblor incontenible en el cuerpo y en el

alma.

Y al abrir la puerta de esa cálida casa, encontré sonrisas en

definidos rostros y brazos extendidos para fundirnos en ese abrazo por

décadas contenido, que desató un volcán de emociones.

Las lágrimas prisioneras se liberaron cual lava ardiente y regaron

las mustias raíces de un árbol casi seco que comenzó a reverdecer con

la savia de las nuevas generaciones que no dejarán nunca más que

este árbol, árbol de la vida, vuelva a verse en sepia.

Y entre lágrimas, me pareció ver a lo lejos, en el infinito, la

sonrisa pícara de mi padre, que con su pulgar hacia arriba me decía:

«¡¡¡¡ Bravo!!!!… ¡¡¡¡Llegaste!!!!»

Liliana Ebner (Buenos Aires, Argentina)

18


Punt mort

Punt mort - Alex Fuster (Oliva, Valencia) http://alexfuster.blogspot.com.es

Ilustración aportada por el autor

Sóc un au salvatge que, ancorada al passat, ja no alça el vol,

i des de la darrera vegada que vaig abandonar la meua llar, el meu niu

navega riu avall,

i el meu cant, apaivagat, em regolfa a la gola de nou,

i el color viu del meu plomatge, està somort,

i mentre el cel se’m fa clarobscurs, guaite a l’ombra del Sol, amb les

ales cosides pel dol,

19


i mentre tot em resulta insuls, les hores no tenen compàs d’espera, i

tot el meu cos és un ferum,

i mentre lliure cada batalla, una allau se’m cau al damunt.

Però la neu, que m’arrela a aquest punt mort, a poc a poc fa desglaç,

amb el calor amatent del meu cor,

i mentre conte graó a graó per apamar el camí, canvíe de plomatge,

i atent, busque el meu moment, per trobar una oportuna drecera,

i mentre m’ature sobre les meues passes, analitze cada entropessada,

i el pes, que cau per si mateix, quan un raig de llum em commou, va

diluint-se en el temps,

i amb uns ulls coberts de blau cel, mirant de nou cap a dalt, contemple

el cim del meu destí.

Toni Mascarell (Oliva, Valencia)

20


Tardor

Fotografía aportada por la autora

Al oírte, palabra, sentí templar las estrellas, cuando las sombras

le ganaron a la tarde.

La luz era tibia, titilaba y la brisa vareaba las hojas de los

árboles, llenando de pinceladas ocres la vereda gris y el asfalto aún

caliente. Eran los póstumos aletazos de un tórrido verano.

El día comenzó a tiritar un poco, entre la insolación y la brisa

fresca que anunciaba melancolías.

21


Qué bello resultó a mi oído esa conjunción de sonidos: tardor....

la tardor. Como tarde, como nostálgicamente lento, con el toque

dorado de un ligero sueño, que no queremos que se cumpla, porque es

el último que nos queda en la alforja.

Eres como la reencarnación de un yo mío, que vivió allá lejos,

mirando desde una gran ventana, aclarar el verdor de los árboles, que

parsimoniosamente se van desvistiendo, para mostrar sus esqueletos,

tan diversos, tan dignos, tan enhiestos. Porque no solo los árboles

mueren de pie, también viven así sus ciclos vitales, resistiendo

tempestades y vientos poderosos; veranos, inviernos, lluvia y nieve,

sol como fuego. En algún momento se llenan de ansiedad anhelando

seguramente el amarillo tenue de tu estación, esa que nos envuelve en

suave recogimiento, a escuchar el Nocturno en si bemol menor Op 9,

número 1, de Chopin, hasta que el olvido calme los amores viejos y el

vino apague el clamor de un alma que se despide hasta el próximo

verano y entonces sí, la lluvia, la tempestad, el gris plomo, invada el

silencio y por las rendijas se instale el invierno.

Vivian Rodríguez Dorgia (Montevideo,Uruguay)

http://bibilaurugualla.blogspot.com.uy/

22


¿Quién lo dijo?

The eyes of an old black cat – Patrick Feller (EUA)

https://www.flickr.com/photos/nakrnsm/

Son las seis de la tarde y estoy muerto, tendido bocarriba sobre

la cama. Un gato negro ronda y olisquea mi cuerpo mientras maúlla;

lleva dos días sin comer y empieza a desesperarse. Proveniente del

salón se escuchan los timbrazos de un teléfono. Pasados varios

segundos salta el contestador automático y se escucha una voz:

—Hola, Emilio. Soy Javier, de Continental. Veo que no está en

casa. Solo llamaba para preguntar si sigue interesado en contratar ese

seguro de vida del que hablamos la semana pasada. Le volveré a

telefonear. Saludos.

¿Quién dijo que los espíritus no podemos contar historias?

Rafa Sastre (Valencia)

http://rafasastre.blogspot.com

23


Fotografía de Valeriya Kutsan y Alexander Khokhlov,aportada por la autora

24


Retrospectiva

Ahora que somos ajenos

a lo que hay en nuestros corazones

y ya no poseemos

ni la mitad de nuestras pasiones

me pregunto si estás vivo

si has podido entender algo,

si hoy extrañas los latidos

que olvidaste aquí en el pasado.

Ahora que no somos dueños

de lo que hay en nuestras manos…

¿No te preguntas si aún mi cuerpo

te ha seguido llamado?

Si he podido entender algo

viéndolo en retrospectiva,

es que la distancia es un engaño

para dejar abierta la herida.

Nunca hubo una flor,

menos un beso de despedida…

La historia fue una ilusión,

una estrofa bien escrita

que en cada nuevo renglón

se marchita.

Aldana Michelle Giménez (Mendoza, Argentina)

25


Have a bad day? – Alex Verweij

https://www.flickr.com/photos/alexverweij/

26


Un mal día

No tengo ganas de nada pero de nada nada estoy hasta el moño

de todo de madrugar de trabajar de salir de estar en casa de vivir de

todo hoy no sé qué haría me metería en un agujero negro y no saldría

de allí alcohol una copa necesito una copa no hay nada más triste que

beber solo tengo el síndrome postvacacional odio a los pequeños

monstruos que me torturan pues no me dice hoy un gitano que él no

es racista sino ordenado y que van a venir esos de África y que nos

van a traer alguna enfermedad y le digo vete sal por la puerta que no

quiero ni verte y se me pone a cantar el cara al sol en mis narices y ya

se va y empieza otro que si los extranjeros no pagan nada y nosotros

tenemos que pagarles todo y otro que el otro día fue con su madre al

hospital y que había más médicos extranjeros que españoles y si no la

de la limpieza que tiene menos cerebro que un mosquito y me dice

que fue al hospital con su hijo y que la atendió un chincheta y yo la

miro con cara de odio que no que no que esto no hay quien lo

aguante que me voy a dedicar al juego que quiero cambiar de vida

perderme por el mundo o bajarme bajarme o desaparecer…

Lu Hoyos (Valencia)

27


Old man having fun – Thomas Keuschnigg (Alemania)

https://www.flickr.com/photos/xfotokex/

28


The end

Sonó el celu.

Miré el reló de pared: 10 y media. Cena terminada.

En mi mano, el tercer vaso de totín [1]. El tetra [2] ya vacío.

Apreté On-Off. El Pablo, mi hijo, dijo que así se encendía el

celu.

Una voz de mujer, centroamericana, dijo:

—¿Sr Carlos?

—Sí, contesté cautelosamente.

—Le hablo de KITITIBAN, para ofrecerle la nueva app (o

hapapè).

—¿De qué piripipí, perdón, me habla?

—No, Carlos, anote KITITIBAN, el banco de mayor giro de

Sudamérica.

Y yo

[3] pensé.

—¡Ahhh!, respondí, pero a mí la jubileta [4] me la paga el

Provincia. Y no debo nada.

—¿Adelantaron el pago? Menos mal, porque este mes andamos

con la vieja medio cortina [5]

—No Carlos, es por la apepe.

—¿La qué?

—¡¡La nueva aplicación!! ¿Entiende?

—Y… sí, respondí suavemente... y le hice señas a la vieja, que

me miraba curiosamente.

Le susurré:

29


—¿ Pagaste el agua?

—Sí.

—¿Y el abele [6]?

—Todo viejo, todo. Pero mañana para el carefú... [7]

— Señorita, ¿Dónde debo aplicar?

—Es para poder, tener acceso al jonban [8].

—¿Queeeeeeê? ¿Algún yanqui?

—Yo ya no estoy en edá para ningún aceso, respondí

jocosamente.

—No Carlos, es para usar con el ordenador.

Otra orden y gasto más... este Mauri, ya no sabe qué hacer.

—No, es para su comodidad. No necesitará más el coll [9].

—En casa no comemo coles. Las repetimos.

Lo podrá hacer todo on laine. Sentado, tomando mate.

—Encima me carga, con la acidez que tengo, ¡y eso que tomo, el

omeprazol!

—Y desde allí, pagar el plástico sin necesidad de hacer cola.

—Cola plástico, ¿nueva gaseosa?

—No Carlos, ¡¡la tarjeta de compras de crédito!!

—¿La tiene a mano? Dígame el acec namber

— Mire Señorita, acá dice solo fron jenuari 2016, to may 2019.

—No, fíjese al dorso.

—Vieja, date vuelta, que quiero verte.

Lo hizo rápidamente... y me dice socarronamente.

— ¿Qué andas buscando esta noche...?

—Señorita, miré el dorso, pero tiene el delantal puesto.

—No Carlos, hablo de la tarjeta. Mire los tres últimos números.

30


—Three, con hache, for, nine, dice Señorita,¿este es el súper de la

construcción?

—Entiendo. Ya tengo sus datos. En una semana, le llega todo

por delivery.

Deliberi [10], el coche que tenía el viejo en la época del

paralelo. Pero el viejo está finucho [11] y lo vendimos con mi amigo

Lalo.

Lo compró el gallego de la Gamela [12], ese que llevaba un fierro

[13] en el bolsillito del chaleco. El Deliberi le sirve para traer carne y

verdura para el comedor.

El viejo siempre pasaba a conversar con el gallego y tomarse un

aperitivo. Cuando quería pagar le decía:

—¿Qué te voy a cobrar Maestro? Algún día mis nietas serán

maestras en tu Escuela. Y sonreían orgullosos.

Sabe Señorita, el gallego tenía razón, se cumplió lo que dijo.

—¿Cómo tienen la deliberi para enviar todo? La última vez, el

comprador, se enojó porque no tenía batería.

—Bueno Carlos. Tenga siempre a mano, el Di y el plástico. Le

llegará la semana entrante todo. Buenas noches.

—El di, ¿Qué es? ¿Dinero?

—No, el nuevo DNI. CLIC y se cortó.

Apareció una amiga:

—«Si quiere repetir el menú, marque guan… (yo estaba repitiendo el

estofado grasoso), si quiere acceder a un crédito, marque tu, si quiere acceder

al menú inicial, marque tri…»

Miré el celu. Tenía números.

, pensé para mis adentros.

Me levanté de la mesa. La Ana, me dijo:

31


— Me acuesto... ¿y vos…?

—Saco la basura y voy.

Tenía en una mano, el vaso vacío. En la otra el baberri [14].Lo

compró la nena en 24 cuotas. Ella trabaja en blanco y tiene todos los

papeles blancos. Al Germán lo echaron, porque llegó tarde, por

un piquete [15] y chau Pinela [16].

Me dirigí hacia la parte de la pileta. Quedaba un tetra, blanco,

empezado.

Lo habíamos comprado para tuco. Me lo serví. Medio vaso.

El celu, se me cayó al piso. Andaba con la lumbalgia.

Mañana pediré turno al tordo [17] del pami [18], total, para

diciembre cobro el aguinaldo y tendré para esos remedios.

Miré el almanaque de la pared. Era de la gomería del Tito.

Miré la foto. ¡Qué gomas tenía esa rubia! Luego la tabla de los

días y números.

Más abajo el mapa de mi país. Decía República Argentina.

No pude encontrar guan, onlaine, jenuari, nada de eso.

Me ubiqué, estaba en mi ciudad, mi país.

La que hablaba era extranjera.

Yo era el de siempre. Carlitos, el hijo del dire [19].

Cavilé:

Terminé el vaso.

Me fui a acostar. La Ana, menos mal, dormía.

Apagué el velador. Los ojos se me cerraban.

Me dormí con sueños turbulentos: papeles, banco pipi...?, juan y

ese tri.

A las seis me levanté.

Puse la pava. Busque la yerba.

32


Pensé:

Busqué la pala y la escoba. Junté los restos del celular.

Empezaría otro día.

Con un amargo.

A las diez, en la plaza, el partido de damas, que el turro [20] del

vecino, el ferroviario, me está ganando.

Hoy lo cago.

Tengo pensada la jugada desde ayer, antes de cenar.

[1] TOTÍN: referente a vino tinto, al revés. Lunfardo.

[2] TETRA: Envase, en este caso de vino, de cartón.

[3] SUDACA: Término despectivo para referirse a personas

sudamericanas.

[4] JUBILETA: Jubilación.

[5] CORTINA: Cortos de dinero.

[6] ABL: Alumbrado, barrido y limpieza.

[7] CAREFÚ: Supermercado Carrefour.

[8] HOME BANKING: acceso por internet

[9] CALL CENTER: Central telefónica.

[10] DELIBERI: Marca de auto.

[11] FINUCHO: Finado.

[12] GAMELA: Comedor donde se daba de comer a los empleados

de empresas, mayormente inmigrantes.

[13] FIERRO: Revólver en lunfardo.

[14] BLACKBERRY: Marca de telefonía celular.

[15] PIQUETE: Conjunto de personas que realizan cortes de calles,

rutas y accesos como protesta.

33


[16] CHAU PINELA: Modismo argentino que significa poner fin a

algo.

[17] TORDO: Médico.

[18] PAMI: Obra social para los jubilados.

[19] DIRE: Abreviatura de Director, en este caso de Escuela.

[20] TURRO: Malintencionado, palabra lunfarda.

Carlos María López (Buenos Aires, Argentina)

34


Encuentro

Cargo spacecraft – Nasa Images (EUA) https://500px.com/nasa_images

Ya perdí la conciencia del tiempo transcurrido, aunque ahora no

me interesa, ya que mi destino es incierto. Vagaré por el espacio hasta

el fin de mis días sin llegar a ningún destino. Lo había perdido todo,

por eso acepté la misión; mi futuro era el mismo que aquí en el

espacio. Soledad física y afectiva. Nada me ataba para quedarme. El

silencio es atronador, solo el siseo de los equipos y alguna transmisión

desde el control; preguntan que veo desde la escotilla. La tierra sólo es

un punto azul que pronto dejaré de ver y ese enorme cometa que cada

vez está más cerca y coincide con mi órbita. Eso nadie me lo dijo…

Luis Alberto Molina (Rosario, Argentina)

http://www.luismolin.blogspot.com.es/

35


Hesitate funambulist – Israel Esteve (Tarragona)

http://dubtesdefunambulista.blogspot.com.es/

36


El filo de la vida

Camino por el fino cable de la vida, soportando los terribles

vientos que me quieren hacer caer.

Ansiedad por el este, y depresión por oeste, a intervalos de falsos

descansos que enturbian mi maltrecha mente.

A mi izquierda el pozo de la bondad, la justicia y lo correcto que

me transforma en el idiota y tonto para todos. A mi derecha, el

infinito negro y cruel rodillo prepotente que machaca sin piedad a

humildes y débiles por igual.

La punta afilada de lanza llamada cronos, presiona mi espalda;

cuando trato inútilmente de parar, me obliga a seguir erguido, sumiso

y sin descanso.

No puedo dejarme caer, la elección es peor que el camino del

destino, no debo parar, ya que el suicidio del tiempo, mi tiempo, se

transformaría en tortura infinita, abandonando a su suerte lo poco

bueno que de mí depende.

Camino con una brutal mezcla de paradoja y parábola de mí

mismo, no veo el final, salvador o condenatorio, no puedo acelerar, el

riesgo de la caída es el peor de mis miedos, no puedo seguir, debo

seguir... aunque pierda fuerza no puedo abandonar…

Rafael Blasco (Valencia)

37


Imagen aportada por la autora

38


Loco Poeta

El poeta se extravió en el laberinto de sus letras,

desayunó un soneto con pan y mermelada,

tropezó con un poema que dormía detrás de la puerta

dejó que se escaparan los cuentos de sus libros,

se enamoró de la joven muchacha de su novela.

Y al llegar la noche huyó con ella

en un carruaje pintado de poesías,

perfumado de azahares,

derrochando versos a su paso.

Mirta Calabrese De Luca (Sant Celoni, Barcelona)

http://deshojandoversos.blogspot.com.es/

39


Romantica – Sergey Kalinov (Rusia) https://500px.com/feostepan

40


Remembranza

A Mariano

No es extraño

tropezar tu ausencia

en todas las penumbras

que imagino.

Aunque es cierto

que en el libro de mis horas

se borraron tus perfiles...

A menudo,

el tacto de la brisa

que regala tu caricia

te proclama.

Fueron vida,

amor y muerte,

caminos al desierto

que trazaste en tu partida

Y en mi vida...

hasta el sillón donde hoy reposo,

días desangrados,

lágrimas escritas.

Conxa Gausí Caballero (Valencia), 1997

41


Take my love – Angie Rucker (EUA) https://500px.com/aschumacher246

42


Vinilos

Paseaba indecisa de un lado a otro de la acera, contemplando

aquel neón pasado de moda en forma de guitarra eléctrica. Un poco

más abajo un cartel rezaba: «Discos Pérez, nuevos y de ocasión». Se

decidió a cruzar. Atravesó el umbral de aquel bajo y lo que encontró

dentro no mejoró. Un pequeño local, donde el olor a humedad y

desagüe se mezclaban con algún ambientador de aroma indefinido.

Le dieron arcadas. Al margen de esto, la tienda estaba perfectamente

organizada: los vinilos, colocados en cajas. Clasificados por orden

alfabético y en fundas de plástico para preservarlos del polvo. En las

paredes, pósters de grupos y cantantes de todas las épocas. Tras el

mostrador, un tipo larguirucho y con melena le preguntó:

—¿Puedo ayudarla en algo, señorita?

—Sí, gracias, ¿por casualidad no tendrá el single Solo te quiero a

ti, de un grupo que se llamaba «Chicos malos»?

—¿Cómo?

—«Chicos malos», ¿lo tiene?

—Claro que lo tengo, prácticamente toda la edición. Ese grupo

era mío, lo formé junto a algunos amigos del instituto. Entonces los

chicos que no teníamos donde caernos muertos queríamos ser toreros,

cantantes o futbolistas. Yo me decidí por lo segundo.

—Deme uno. ¿Me lo puede firmar?

—Será un honor, señorita. Nunca he dedicado ningún disco a

nadie. ¿Qué quiere que le ponga?

—«A mi hija, con cariño».

Marisa Martínez Arce (Valencia)

43


Lugares comunes – María Luisa Pérez (Valencia)

http://marialuisaperezr.blogspot.com.es/

44


Naturaleza

Espacios comunes

de nubes y vientos.

Música que vuela,

lunas en menguante

raíces y versos.

Espacios origen

corrientes arrastran,

sueños se apoderan

de azules y ocres.

Días de penumbra.

Espacios de lluvia

actuales marinas

unen emociones,

traducen rumores.

Sueñan los ocasos.

María Luisa Pérez Rodríguez (Valencia)

http://marialuisaperezr.blogspot.com.es/

45


Fixing - Kiyoshi Takahase Segundo (Brasil) https://500px.com/ktsimage

46


Fuera de control

La ayudé a cruzar la calle una tarde de invierno. Soplaba un

viento helado que casi le arranca la bufanda. Me impresionó su

debilidad, sus greñas blancas en terca rebeldía con su gorro de lana.

Su mano casi esquelética empuñando con fuerza el bastón. Por un

momento olvidé mi condición de autómata y la guié al otro lado de la

acera.

—¿No tienes miedo de que te vean conmigo? —me preguntó,

mirándome con sorpresa.

—¿Qué podrían hacerme?

—Reprogramarte, por ejemplo —fue su respuesta.

—¡Bah! —repuse con gesto de desprecio—. Hace tiempo que no

tengo memoria.

La miré mientras se perdía, encorvada, calle abajo. Increíble.

Debería haberla denunciado por andar sola por las calles a su

avanzada edad; sobre todo ahora, que me habían nombrado

inspectora urbana, pero… ¿Quién se acordaba?

Manoli Vicente Fernández (Viana del Bollo, Orense)

http://lascosasqueescribo.wordpress.com

47


Homeless and the singer – Etienne R. (Francia) http://tbfdm.deviantart.com/

48


Trabajo en Londres

«Hola madre:

Ya sé que hace mucho que no hablamos y por eso te escribo.

Desde que llegué a Londres no he tenido tiempo de nada. Encontré

trabajo en el primer sitio que busqué. Tengo un apartamento con

vistas a lo que aquí se llama Hyde Park, un parque precioso todo

verde. Trabajo en una cafetería de lujo. Abro y cierro la puerta a los

clientes y me dan buenas propinas. Hace unos días vi a mi amigo

Vicente, el de la Chata, pero él no me vio a mí. Iba vestido como un

mendigo.

Ahora te dejo. El deber me llama. Prometo escribirte más a

menudo.

Tu hijo que te quiere.»

Puso el nombre y la fecha. Escribió la dirección en el sobre con

letra legible —la que le enseñaron los curas— y lo cerró listo para

enviar.

Ahora solo le faltaba el franqueo. Se colocó delante de su

trabajo: pedía delante del Starbucks de Victoria.

A media mañana ya tenía el dinero. Recogió su orgullo, compró

el sello fue a echarla al correo

Manuel Serrano (Valencia)

49


Un momento de terror – Gonzalo González (República Dominicana)

http://gochiestrella.deviantart.com/

50


Atracción fatal

Septiembre, semana de la moda

Ester, treinteañera, periodista, iba de Nueva York a Madrid para

hacer entrevistas a modistos y modelos durante la semana de la moda.

En la sala de espera del aeropuerto internacional John F. Kennedy su

mirada se cruza con la de un hombre de ojos negros magnéticos, de

unos cuarenta años, muy atractivo, guapo, elegante, de un sabor

medioriental que va a subir en el mismo avión que ella. En el instante

en que se miran estalla un flechazo y por azar, se encuentran sentados

uno al lado del otro. Parece que el sino ya lo haya decidido todo.

La conversación entre los dos, inevitable en el momento del

despegue, empieza con una pregunta que es un síntoma, de la

fragilidad de Ester puesto que tiene miedo al avión, aunque viaje

mucho: «¿Puedo darle la mano?», «Por supuesto que sí», le contesta

Feisal, también seducido por la hermosura y los ojos dulces y al

mismo tiempo vivos de la mujer. Al tocarse las manos, Ester siente

escalofríos y deseos, al igual que Feisal. Durante el vuelo la mujer

cuenta que es de origen judío, está casada, no tiene hijos y que va a

separarse porque su marido está cansado de sus ausencias, de sus

viajes a raíz de su trabajo de periodista, ya que quiere a una mujer

ama de casa; ya gana él para los dos. Pero ella quiere su libertad y no

está dispuesta a renunciar a su independencia. Feisal le dice que viene

de los Emiratos Árabes, que ha estado una temporada en Argel y que

luego ha ido a Estados Unidos donde ha estudiado y que, de

momento, trabaja como piloto en una gran compañía aerea

americana. Ahora está de vacaciones (así le comenta) y va a España

para recorrer el sur de la península, que ya conoce, y donde se

encuentra muy bien. Se intercambian el número del móvil por si

acaso quieren volver a verse para tomar un aperitivo.

51


Nada más bajar del avión, aunque tiene algunas dudas, Ester le

propone ir a su hotel para tomar un refresco. No quiere perderlo y

quiere aprovechar la ocasión aunque sea solo por una noche.

Llegados en la habitación, se miran a los ojos y terminan besándose.

El deseo estalla más fuerte que nunca, se desnudan con frenesí,

sin vergüenza, sin pensarlo ni un instante, sin dejar de mirarse a los

ojos. Tiemblan, se aman, gozan inmensamente. Nunca lo dejarían, y

en la noche estallan gritos de amor.

Ella ha perdido la cabeza por él; cuando sus manos la acarician

su cuerpo siente ganas de explotar, sus besos hacen que ya no quiera

resistirse, sus ojos negros clavados en ella son su drama más mortal,

son su perdición y hacen que se le entregue por completo. Ya no

piensa en su libertad, en que quiere ser una mujer independiente sino

en que ha quemado la bandera de su libertad, haría cualquier cosa que

le propusiera. Pero, en el fondo, su parte racional sabe que es algo

imposible. Intuye que él le oculta algo. Lo que le ha contado por

algún raro motivo, debido quizás a su mirada a veces huidiza, al uso

de agunas palabras que, sin que se dé cuenta, le traicionan, o a

insignificantes vacilaciones, le han parecido mentira, incluso porque

ha dejado en el misterio muchas facetas de su vida, de su origen. Pero

el deseo ha sido más fuerte. Ester, acostumbrada a leer lo que está

detrás de las palabras, piensa que anda metido en algún lío. No sabe

en qué trabaja, de dónde realmente es; en otras palabras, ¿qué quiere

en realidad? Algo no le queda claro. Se separan y no quedan para

verse otra vez.

Inesperadamente, vuelven a encontrarse en un lugar

desconocido y se preguntan qué tal su estancia en Madrid. Ester le

cuenta que había ido al desfile de la moda y que de repente vinieron

muchos policías y ambulancias a causa de un loco que con una

metralleta había intentado matar a unas modelos mediorientales por

52


descaradas. En el tiroteo con la policía, el «loco», que era Feisal,

falleció y junto a él murieron más personas a causa de balas perdidas.

Estaban en el más allá.

Tema musical: Bello e impossibile de Gianna Nannini, cantautora

toscana nacida en Siena en 1956 e interprete del mismo. Las

referencias utilizadas en el texto pertenecen a la versión española

cantada por la misma G. Nannini y se encuentra en You Tube.

Buscar: Bello e impossibile di Gianna Nannini (versione in spagnolo).

En Spotify se encuentra en italiano.

Siempre he escuchado la música de Gianna Nannini que me gusta

muchísimo en cuanto parece despertar la energía de las personas. En

los conciertos es pura fuerza, no para nunca y te absorbe

completamente. En su recorrido musical pasa del rock al melódico

(años ochenta) y vuelve al rock en los ’90. Con el disco Profumo (de

1986), que contiene Bello e impossibile, obtiene el disco de platino.

María Gracia Scelfo (Roma, Italia)

http://mgscelfo.blogspot.com.es/

53


Nuestros libros

«Buffet Libre» (2015) y «El tiempo y la vida» (2016)

disponibles en AMAZON, en versiones papel y digital

Dos libros de relatos y microrrelatos

con la participación de escritores habituales

de la revista VALENCIA ESCRIBE

¡Hemos tirado los precios!

54


Nuestra próxima criatura is coming...

55


Still life flower gerbera glasses book – Yotka (Polonia)

https://500px.com/yotka

56


Libros de nuestras/os colaboradores

«Instants de silenci/Instantes de silencio», María Luisa Pérez.

Ediciones Contrabando

Dedicado a su familia y amigos y acompañado por cuatro

magníficas obras de Amparo Berenguer, el poemario bilingüe de

Maria Luisa Pérez atraviesa una tríada de realidades: el silencio, la

memoria y la nostalgia. La artista alcoyana cambia los pinceles por

un lápiz y dibuja aquí su espacio íntimo. Buscando «el territorio

oculto de las palabras», la poeta comparte soledad y melancolía. La

cotidianidad de la experiencia (Cosas mías, Naturaleza, Recuerdos)

desemboca al final en los instantes de silencio de unos poetas amados

(Dicen), iluminando el jardín de la autora.

(Texto de Denise Blais)

57


Palabras en la basura

Alberto Basterrechea, «Neorrabioso»

http://neorrabioso.blogspot.com.es/

58


Números anteriores de Valencia Escribe

Número 23 (Abril 2016)

https://www.yumpu.com/es/document/view/55357609/ve-23-abril

Número 24 (Mayo 20165)

https://www.yumpu.com/es/document/view/55463300/ve-24-mayo

Número 25 (Junio 2016)

https://www.yumpu.com/es/document/view/55598725/ve-25-junio

Número 26 (Octubre 2016)

https://www.yumpu.com/es/document/view/55984583/ve-26-octubre

Número 27 (Noviembre 2016)

https://www.yumpu.com/es/document/view/56195419/ve-27-noviembre

Número 28 (Diciembre 2016)

https://www.yumpu.com/es/document/view/56449121/ve-28-diciembre

Número 29 (Enero 2017)

http://www.yumpu.com/es/document/view/56611987/ve-29-enero

Número 30 (Febrero 2017)

http://www.yumpu.com/es/document/view/56798796/ve-30-febrero

NOTA: Enlaces de descarga en el interior de cada revista

59


Valencia Escribe en las redes

Os recordamos que en nuestro muro de Facebook Valencia

Escribe, además de otras cosas, seguimos colgando convocatorias de

concursos literarios que os podrían interesar

https://www.facebook.com/pages/Valencia-Escribe/134450789952020

Si tienes un blog y quieres hacernos partícipes de su existencia o

mantenernos al tanto de las entradas que publiques, no olvides que

también tenemos el grupo Valencia Escribe Blogs

https://www.facebook.com/groups/1571068066474683/

Para los aficionados al Haiku, también tenemos un espacio, que

para ser originales nos dio por bautizar como Valencia Escribe

Haiku. Podéis dejar allí vuestros poemas pero intentad cumplir las

reglas…

https://www.facebook.com/Valencia-Escribe-Haiku-746524675464504/

Más poesía en un blog de poco alcance que queremos potenciar

con vuestras aportaciones

http://valenciaescribepoesia.blogspot.com.es/

Y para seguir leyendo relatos de nuestros autores, nada mejor

que pasar cada día por nuestro blog

http://valenciaescribe.blogspot.com.es/

Hemos inaugurado nuevo grupo de Facebook para compartir los

eventos culturales más interesantes a celebrar en Valencia y

alrededores. Exposiciones, conferencias, presentaciones de libros,

talleres, teatro, conciertos… todo eso y más en Agenda Cultural VE

https://www.facebook.com/Agenda-Cultural-Valencia-Escribe-

1806573156332152/

60


¿Te gusta leer? ¿Te apetecería comentar con nosotros tus

lecturas? ¿Dar/pedir opiniones o recomendaciones sobre libros,

decirnos lo que estás leyendo, vas a leer o desearías leer? ¿Compartir

noticias o artículos sobre Literatura? Únete al grupo de Facebook

Club de Lectura Valencia Escribe

https://www.facebook.com/groups/432549686885240/

Si eres aficionado al cine, también tenemos nuestro propio club.

Inserta reseñas, aconseja películas, comparte artículos, fotos,

opiniones y debátelas en el grupo de Facebook Cine Club VE

https://www.facebook.com/cineclubve

61


La foto de Miguel

Estany d`Almenara (Castelló) - Miguel García Rodríguez (Valencia)

62

More magazines by this user
Similar magazines