Views
5 months ago

REVISTA PESCA ABRIL 2017

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Difunde información obtenida de muchas fuentes, ideas y opiniones que tienen por objeto exponer: la necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos; la urgencia de actuar en beneficio de la seguridad alimentaria nacional; y el cuidado del ambiente.

gestión más sostenible

gestión más sostenible de los recursos pesqueros. Los siguientes cinco casos son ejemplos de esfuerzos recientes o en curso para contribuir a un crecimiento más sostenible del sector pesquero. Perú: reducir las flotas dedicadas a la pesca de anchoveta para proteger una industria vital José Luis Cárdenas Vilchez, un ex pescador de Chimbote que ahora tiene un exitoso restaurante especializado en pescados. Foto: Flore de Preneuf / Banco Mundial. Perú es el país que pesca el mayor volumen de anchoveta a nivel mundial. Esta especie, relacionada con la anchoa, se utiliza para producir harina y aceite de pescado rico en omega-3, dos alimentos usados en la industria ganadera y la acuicultura en todo el mundo. Dado que el cultivo de peces representa ahora más de la mitad de la producción de alimentos marinos, la abundancia de la anchoveta es fundamental para la seguridad alimentaria. Sin embargo, las poblaciones de anchoveta enfrentaron una situación de vulnerabilidad y potencial colapso debido a la pesca excesiva y los cambios cíclicos en las corrientes relacionadas con el fenómeno de El Niño en el Océano Pacífico, poniendo en peligro esta valiosa industria de la economía peruana. A partir de 2009, el Banco Mundial otorgó al Gobierno del Perú una serie de préstamos para políticas de desarrollo ambiental (i) con el fin de garantizar la sostenibilidad del recurso de anchoveta, fortalecer la gestión del sector y reducir el exceso de capacidad en las flotas pesqueras, facilitando al mismo tiempo la transición de las personas empleadas en el sector hacia otras actividades económicas. Desde que se estableció un sistema de cuotas, la actividad extractiva de anchoveta no ha superado los límites anuales de captura establecidos por un órgano científico peruano para mantener una pesca sostenible. Entre 2008 y 2015, se retiraron cerca de 300 embarcaciones pesqueras, cifra que representa la cuarta parte de la flota original dedicada a la pesca de anchoveta. Con la consiguiente disminución de la presión sobre las pesquerías, los pescadores independientes y los buques pesqueros industriales pudieron capturar peces más grandes, aumentar la calidad de la harina de pescado y conseguir precios más altos. Al pasar de un acceso libre y sin trabas a un sistema con más normas también se ha prolongado la temporada de pesca (aumentando así los días de trabajo de los tripulantes y reduciendo los riesgos físicos), se ha disminuido la contaminación en los puertos y se han apoyado inversiones en actividades de mayor valor. Las empresas pesqueras que permanecieron en el sector de la anchoveta, pero que redujeron su flota ofrecieron labores rotativas a sus trabajadores y entregaron compensaciones a quienes decidieron dejar de trabajar en el sector. José Luis Cárdenas Vilchez, un ex pescador de Chimbote que ahora tiene un exitoso restaurante especializado en pescados (en la foto más arriba), es uno de los 2.283 trabajadores que se beneficiaron de los incentivos financieros para dejar el sector y que recibieron capacitación profesional en el marco de la reforma. En una siguiente fase, el Banco Mundial apoyará al Perú entregando recursos para investigación aplicada que impulse la innovación en la acuicultura y la pesca artesanal, sectores en que aún queda mucho por hacer para promover la pesca sostenible de especies destinadas al consumo humano. Marruecos: hacer seguimiento de las embarcaciones para mejorar el cumplimiento de las normas pesqueras En una época en que numerosas economías enfrentan un agotamiento de sus recursos naturales y una reduc- Revista Pesca Abril 2017 16

ción de los mismos agravada por el cambio climático, Marruecos representa un ejemplo al adoptar estrategias de crecimiento ecológico en todos los sectores, incluidos la energía, los desechos, la agricultura y la pesca. pesquera en Casablanca. Islas del Pacífico: lograr una reforma colaborativa en materia de gestión del atún Small artisanal fishing boats in the port of Essaouira, Morocco. Photo: Charlotte de Fontaubert/World Bank El Banco Mundial ha apoyado la visión de Marruecos proporcionándole financiamiento en forma de préstamos para políticas de desarrollo, proyectos de inversión y asistencia técnica. Si bien el impacto del cambio climático en la pesca marina acecha en el horizonte, en el presente las principales amenazas para el crecimiento del sector son las prácticas pesqueras ilegales, no declaradas y no reglamentadas, que ponen en peligro la renovación de la población de peces y los medios de subsistencia de unos 500 000 marroquíes. Para hacer frente a esta amenaza, Marruecos ha invertido en una serie de medidas, entre ellas un sistema de seguimiento satelital de embarcaciones, que exige que todas las embarcaciones pesqueras de ciertas dimensiones tengan balizas y sean monitoreadas en tiempo real. Las embarcaciones pesqueras también deben respetar las zonas cerradas donde se protegen ciertas especies, y respetar las restricciones en materia de equipos de pesca permitidos y los requisitos en materia de tamaño mínimo. Los pescadores comprenden la importancia de las nuevas normas. “Si todos respetan las normas […] mis hijos podrán seguir pescando aquí”, dijo Abdelkrim Bouziane, capitán de una embarcación Atún listo para ser clasificado y procesado en las Islas Salomón. Foto: Charlotte de Fontaubert / Banco Mundial. Las pesquerías del Pacífico occidental y central suministran más de la mitad del atún que se produce en el mundo. Esta especie es una valiosa fuente de proteínas, cuyo valor en la primera venta a los procesadores representa unos USD 5800 millones anuales (según datos de 2014). (i) Si se gestiona de manera sostenible, el atún podría contribuir al crecimiento de la región durante muchas décadas. Los países insulares del Pacífico han puesto en práctica un enfoque regional que les ha permitido gestionar con éxito sus recursos comunes de atún. Debido a que esta especie es migratoria, la suerte de las poblaciones depende de las medidas adoptadas por varios países y embarcaciones extranjeras, a lo largo de su ciclo biológico. Para la pesca de atún con redes de cerco —la de mayor volumen en la región— las Partes del Acuerdo de Nauru introdujeron en 2010 el Vessel Day Scheme(Plan de Limitación de Días de Pesca). (i) Esta medida les permitió trabajar unidos para restringir la pesca a niveles sostenibles en sus aguas y aumentar de manera conjunta el pago de derechos de acceso que cobraba cada parte a los países que faenan en aguas distantes. El sistema funciona como un mecanismo de comercio de derechos de emisión: los ocho países miembros (a los que se ha sumado Tokelau) acuerdan cada año un límite Revista Pesca Abril 2017 17

Revista Pesca mayo 2017
REVISTA PESCA JUNIO 2017
REVISTA PESCA MARZO 2017
REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
REVISTA PESCA FEBRERO 2017
REVISTA PESCA AGOSTO 2017
REVISTA PESCA AGOSTO 2015
REVISTA PESCA ENERO 2016
REVISTA PESCA ABRIL 2015
REVISTA PESCA JULIO 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2015
REVISTA PESCA MAYO 2016
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
Revista Pesca Marzo 2015
REVISTA PESCA JULIO 2015
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015
Revista Pesca Agosto 2014
REVISTA PESCA MARZO 2016
Revista Pesca Mayo 2015
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
REVISTA PESCA ABRIL 2016
Revista Pesca septiembre 2014
Revista Pesca diciembre 2014
Revista Pesca Octubre 2014
REVISTA PESCA ENERO 2015
REVISTA PESCA OCTUBRE 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2016
Revista Pesca Mayo 2014