REVISTA Derecho Romano

jesus1029

Autores.

María Hernández

Yelitza Rodríguez

Alexandra Romero

Luis Caringi

Jesús Culpa


Indice

1. El Derecho Sucesoral 03

2. La Sucesión y la clasificación de las Sucesiones 04

3. Base legal de las sucesiones en la legislación venezolana

06

4. El esquema de suceder en Roma y en nuestro Derecho

Civil 07

5. Haereditas 12

6. Bonorum Possessio 17

7. La Institución del heredero 20

8. Donaciones modales y la revocatoria de las donaciones

24

9. La Sucesión Intestada en el Derecho Pretorio y el

Sistema Justinianeo 26

10. La Sucesión Res Nullius 28

11. Sucesión Voluntaria y Testamentaria 28

12. El Testamento 30

13. Los tipos de testamentos 31

14. Los Legados 32

15. La Legítima 33

16. Los Fideicomisos 36

17. Los Codicilos38

2


Derecho Sucesoral

Autor: Jesús Culpa

El Derecho

sucesoral fija las

normas

de

transmisión del

derecho de la

persona que muere, a

otra u otras personas

vivas. La transmisión

de derechos se

denomina

sucesión.

Otra parte

muy

interesante que

regula el

Derecho Civil

es

la

concerniente a

la transmisión

de derechos

patrimoniales

por causa de

muerte. En efecto, al

morir una persona

desaparece su

personalidad jurídica

y con ella sus

derechos

intransmisibles se extinguen, no acontece lo

propio con los derechos transmisibles de los

cuales son titulares y que se refieren a los

derechos patrimoniales, los cuales por ley, se

difieren a sus herederos, quienes son los

continuadores jurídicos de la personalidad del

difunto.

Los derechos de la

personalidad y los derechos

familiares son intransmisibles.

Vale decir, el derecho a la

vida, a la salud, al honor, a la

libertad, por una parte, y los

derechos de la patria potestad,

obligación de fidelidad, de

socorro, entre otros, son

básicamente intransmisibles.

Muy por el contrario, los

derechos patrimoniales, vale

decir, los que son susceptibles

de valuarse en dinero y dan

contenido al patrimonio de las

personas, como los derechos reales y los

derechos personales, al igual que pueden

trasmitirse por negocio entre vivos, así mismo se

trasmiten por causa de muerte.

Importancia del Derecho Sucesoral

La importancia del derecho sucesoral es tanto social, económica como

política, además tiene una estrecha relación con el derecho de propiedad,

podemos ver que las sucesiones influyen notoriamente en la repartición de la

tierra y de otros bienes inmuebles; por otro lado convierten una persona pobre

en rica y una extensión enorme de terreno después de abierta una sucesión se

convierte en pequeñas fincas; existe también una estrecha relación entre lazos

3


de familia y sucesión, ya que es una aspiración que los bienes del tronco

queden en familia.

PRINCIPIOS GENERALES QUE RIGEN EL DERECHO

SUCESORAL

1. El heredero continúa y representa a la voluntad del causante, significa

que a la muerte del causante no hay un vacío en la titularidad de la

herencia ya que todas las relaciones jurídicas pasan automáticamente al

nuevo titular en el momento de la muerte. Ejemplo: cuando una persona

fallece a las 10:20:00 a.m., y este tiene hijos estos a las 10:20:01 a.m.

se transforman automáticamente en herederos del causante, ya que

nunca puede haber un vacío en la titularidad.

2. La circunstancia de que exista más de un heredero no afecta la unidad

porcentual del patrimonio. Ejemplo: A cada heredero le corresponde una

cuota de la herencia, ya que el patrimonio es uno solo.

3. Puede haber a la vez Sucesión Universal y Sucesión Particular. Significa

que el causante para después de su muerte haya establecido mediante

testamento que sus bienes pasen en

su totalidad a sus herederos y salvo

uno de estos (o varios), sean

entregados a un heredero o a un

tercero en calidad de legado.

4. Puede haber a la vez sucesión

testamentaria y sucesión intestada

por Ley (legal o sin testamento).

Ejemplo significa que si la persona

tenia cinco bienes pero hay tres hijos

a cada uno le corresponde uno, pero los demás bienes que quedan no

se le otorga a ninguno en particular, estos se pueden producir por Ley.

5. La transmisión patrimonial que determina la sucesión a título universal

no modifica las relaciones jurídicas o de hecho que correspondían a la

persona que fallece. Ejemplo el caso de la posesión (relación de hecho).

Esta no es otra cosa que el ejercicio material, del dominio de una cosa

sin ser el titular de la misma.

6. La aceptación de la herencia produce la confusión del patrimonio del

heredero y de su causante. Ejemplo: cuando una persona muere y deja

un carro y el heredero tiene una casa, pues las dos cosas pasan a ser

prenda común de los acreedores, debido a que los patrimonios se

confunden. Lo más común será aceptar la herencia a beneficio de

inventario.

2


Autor: Jesús Culpa

La sucesión es una forma de adquirir la

propiedad. La sucesión es un conjunto de

derechos que al igual que las obligaciones nacen

pero que no se extinguen, es un cambio en la

titularidad, de carácter patrimonial y el que la

adquiere no lo hace a título originario sino

derivativo.

Respecto al concepto de sucesión, ha de ser

entendida como un conjunto de derechos y

obligaciones transmisibles, y no ser confundida

con la herencia, que está integrada por todos los

bienes sobre los cuales recaen los derechos y las

obligaciones. Es decir, el nuevo titular adquiere el

derecho de propiedad por derivación y no de

forma originaria. Al

respecto, puede

decirse entonces que

la sucesión es la

transmisión de todos

los bienes, derechos

y obligaciones de una

persona por causa de

su muerte.

Clasificación de las sucesiones

ENTRE VIVOS

SUCESIONES A TITULO PARTICULAR:

Son aquellas en las que se

transfiere una o más relaciones

jurídicas y son de tipo patrimonial.

Por ejemplo: la compraventa, la

permuta, la donación y también son

sucesiones a titulo particular: los

legados. Los legados son

consecuencia de lo acordado en un

testamento; por esta razón, si no

hay testamento, no hay legado.

MORTIS CAUSA

SUCESIONES A TÍTULO UNIVERSAL

3


Son aquellas en las cuales se

transfiere la totalidad de las

relaciones jurídicas de las cuales

era titular una persona. Estas son

Mortis Causa. Cuando hablamos de

relaciones jurídicas, nos referimos a

bienes, acciones, derechos,

obligaciones, títulos, deudas

etcétera.

COMENTARIO. Todo lo que

tiene que ver con la materia

sucesoral en Venezuela, se

encuentra estipulado en el artículo

807 y ss del Código Civil.

MOMENTOS DE LA SUCESION

Tiene tres momentos importantes:

1. APERTURA Artículo 993 del Código Civil. La sucesión se abre en el

momento de muerte y en el lugar del último domicilio del de cujus. La

apertura es el momento que se produce con la muerte del titular de un

patrimonio.

ASPECTOS QUE SE DESPRENDEN DE LA APERTURA DE LA

SUCESION



Es el momento que se toma

en cuenta para determinar

quienes son los sucesores y

que derechos tienen en la

sucesión.

No existe sucesión de una

persona viva.

La determinación del

domicilio viene dada por el

artículo 27 del Código Civil.

Origina una comunidad

hereditaria sujeta a partición.

Genera la obligación de

asumir aspectos tributarios.

Está referido al impuesto

sobre sucesiones.

Determina el Fuero

Sucesoral, es decir, cual es

el Tribunal competente para

conocer las acciones

derivadas de la herencia.

COMENTARIO: Colocar la hora en el Acta de Defunción es importante, debido

a que de esta forma puede determinarse quienes son sus herederos, no

solamente quienes se

encuentran con vida, sino por

aquellos que se encuentran

concebidos.

1. COMENTARIO: La

herencia puede ser de

tres formas: activa,

pasiva o equilibrada. Es

activa cuando los activos

superan a los pasivos,

es pasiva cuando los


pasivos superan a los activos; y será equilibrada cuando hay paridad

entre ambos, es decir se encuentran en situación de equilibrio.

2. DELACIÓN Es el llamado que se hace al heredero, para que haga suya

la herencia. Este llamado se puede hacer en virtud de la Ley o del

Testamento.

3. ADQUISICIÓN Es el momento en el cual el heredero comparece y

manifiesta o no la opción de aceptar o no la herencia. Y si la acepta de

manera pura y simple o a beneficio de inventario.

Bases Legales

Autor: Jesús Culpa

ConstituciOn de la RepUblica

Bolivariana de Venezuela, publicada

en Gaceta Oficial 5.908 febrero 19.

La Constitución, en el artículo

133 establece que “Toda persona

tiene el deber de coadyuvar a los

gastos públicos mediante el pago de

impuestos, tasas y contribuciones

que establezca la ley”. Al respecto,

se debe señalar que las sucesiones

deben ser declaradas ante el Fisco

Nacional en cumplimiento de lo

estipulado en la Ley de Impuesto

Sobre Sucesiones, Donaciones y

demás Ramos Conexos. Es por ello

que analizar la sucesión hereditaria

en cuanto a la aceptación de la

herencia es importante, ya que se

deben conocer los efectos jurídicos

que se originan a partir de esta

aceptación.

De igual forma, la Carta Magna

establece en el artículo 115:

Se garantiza el derecho de

propiedad. Toda persona tiene

derecho al uso, goce, disfrute y

disposición de sus bienes. La

propiedad estará sometida a las

contribuciones, restricciones y

obligaciones que establezca la ley

con fines de utilidad pública o de

interés general.

De acuerdo con esta norma, toda

persona puede “disponer” de sus

bienes, lo cual implica también

transmitirlos a otras por causa de

muerte, claro está, cumpliendo con

las formalidades requeridas para

ello y declarando dicha transmisión

al Fisco Nacional, de acuerdo a lo

pautado en la ley que regula dicha

materia.

2


Código Civil de Venezuela. Gaceta Oficial de la República de Venezuela,

Nº 2.990 (Extraordinario) 2.990 Julio 26, 1982.

El marco legal que regula la

materia de sucesiones está

establecido en el Código Civil

venezolano, el cual dedica el Título

II “De las Sucesiones” del Libro III

del Código Civil “De las maneras

de adquirir y transmitir la propiedad

y demás derechos” al derecho

hereditario, el cual se encuentra

ampliamente desarrollado en los

305 artículos (del 807 al 1132).

El artículo 807 establece lo

siguiente: “Las sucesiones se

defieren por la Ley o por

testamento. No hay lugar a la

sucesión intestada sino cuando en

todo o en parte falta la sucesión

testamentaria”. De acuerdo con esta

norma, la sucesión puede ser legal,

testada o intestada, distinguiendo

así los tipos de sucesión en

Venezuela.

Suceder en Roma y en nuestro Derecho Civil

Autor: Jesús Culpa

EL ORDEN DE SUCEDER

Personas llamadas por la Ley a

suceder. La sucesión a favor: de los hijos

y descendientes; ascendientes; cónyuge

y colaterales. La sucesión del Estado.

Herencia yacente y Herencia vacante.

El orden de suceder:

Es el orden por el

cual deben ser

llamados a la

herencia los familiares

del causante; nuestro

legislador lo hace de

forma taxativa al

señalar quienes de

esas personas tienen

derecho preferente

para recibir los

bienes, créditos y

obligaciones que

han quedado sin

titular, en tal

sentido, presume

el legislador patrio

que mientras más

próximo es el vínculo

familiar, más intenso

será el afecto y en

consecuencia más

directa la relación. De

ahí que en primer

término se atribuya la

herencia a los

parientes más

próximos

y

subsidiariamente a los

más lejanos,

llegándose hasta el

sexto grado Art. 830,


ord. 2º C.C. Cuando

no existan parientes

dentro de ese límite o

cuando éstos no

quieran o no puedan

ser herederos, se

atribuye al Estado.

Debiéndose entender

por pariente también

al cónyuge; quien no

siendo reputado

pariente dentro del

concepto de nuestra

legislación, está

ligado al causante por

un vínculo quizá de

mayor jerarquía aún,

como es el vínculo

conyugal. No son

llamados los afines,

porque no forman

parte del núcleo

familiar.

PERSONAS LLAMADAS POR LA LEY A SUCEDER:

1. Los parientes;

2. El cónyuge y;

3. El Estado.

Es importante resaltar que los parientes

y el cónyuge pueden concurrir juntos a

la sucesión; es decir, que la primera

clase no excluye a la segunda, aunque

estas dos si excluyen a la tercera, pues

el Estado concurre sólo cuando no

existe ninguna de las dos clases

anteriores.

La Ley considera la proximidad del

parentesco y no la prerrogativa de la

línea ni el origen de los bienes. La

proximidad del parentesco puede estar

constituida

por:

a) La calidad de la línea: Consiste en

que la línea descendiente predomina

sobre la línea ascendiente.

b) La proximidad del grado: Consiste en

que en la misma línea se toma en consideración a quien se encuentre más

próximo en grado al causante (el pariente más próximo excluye al más lejano).

LOS PARIENTES:

Los descendientes:

2


En primer lugar los hijos, cuya descendencia esté legalmente comprobada, entre los

cuales se incluyen también los hijos adoptivos; y, en segundo lugar los descendientes

de éstos, incluyéndose a los descendientes de los hijos adoptivos en adopción plena.

Los descendientes de los hijos sólo son llamados en casos de que éstos hayan

premuerto o si fueren declarados indignos; pues si hubieren renunciado, sus

descendientes concurrirán por derecho propio.

La distribución de la herencia entre los hijos y los descendientes de éstos se harán

atribuyendo una cuota igual a cada hijo y

cuando alguno hubiere premuerto al causante,

la cuota se le atribuirá al grupo (estirpe) de su

respectivo

descendiente.

Art. 822 C.C. "Al padre, a la madre y a todo

ascendiente suceden sus hijos o descendientes

cuya filiación esté legalmente comprobada".

Los ascendientes y hermanos y sus

descendientes:

Deben distinguirse dos hipótesis:

a) Que existan sólo ascendientes y;

b) Que existan sólo hermanos o hermanas y sus descendientes.

a) Cuando solo existen ascendientes: Estos vendrán a la herencia según la proximidad

del grado. Ejemplo: Si existe abuelo paterno y bisabuelo materno, el abuelo excluirá al

bisabuelo; pero si todos los ascendientes son del mismo grado, la herencia se

distribuirá entre ellos en partes iguales, sin tener en cuenta que la línea sea paterna o

materna. Art. 825 C.C.

b) Cuando sólo existen hermanos o hermanas y sus descendientes: En este caso la

división se hará por cabezas si no existen hermanos premuertos; pero, si existe un

hermano premuerto, los descendientes de éste recibirán por representación, pero por

estirpe no por cabeza. Sin embargo, hay que diferenciar a los hermanos de simple

conjunción y de doble conjunción, pues los que son del de cujus por ambas vías

(materna y paterna) recibirán una porción igual al doble de la que recibirán los que lo

sean por simple conjunción (Art. 828 C.C.).

Otros parientes hasta el sexto grado:

En este orden se incluyen a todos los parientes colaterales del difunto a partir del

tercer grado (los de segundo grado son los hermanos y reciben otro tratamiento) hasta

el sexto grado para los colaterales.

2


Art. 830 C.C. "Cuando los llamados a suceder son los colaterales distintos a los

hermanos y sobrinos, sucederán al de cujus según las reglas siguientes:

1º. El o los colaterales del grado más próximo excluyen siempre a los demás.

2º. Los derechos de sucesión de los colaterales no se extienden más allá del sexto

grado".

El Art. 831 C.C "Los colaterales de simple conjunción gozan de los mismos derechos

que los colaterales de doble conjunción".

2. El cónyuge superstite:

El cónyuge superstite va a la herencia de su cónyuge fallecido, siempre que exista

matrimonio válido, lo que quiere decir, que si el vínculo se anula perderá su vocación

hereditaria.

Art. 823 C.C. "El matrimonio crea derechos sucesorios para el cónyuge de la persona

de cuya sucesión se trate. Estos derechos cesan con la separación de cuerpos y de

bienes sea por mutuo consentimiento, sea contenciosa, salvo prueba, en ambos casos

de reconciliación".

Art. 824 C.C. "El viudo o viuda concurre con los descendientes cuya filiación

esté legalmente comprobada, tomando una parte igual a la de un hijo".

Casos que debemos considerar:

a) Si sucede solo: La sucesión se sucede íntegramente en él.

b) Si sucede con los hijos: Le corresponde una cuota parte igual que a

estos.

c) Si sucede con los ascendientes: Se divide la herencia en dos porciones,

una mitad para los ascendientes y la otra para el cónyuge.

d) Si sucede con los hermanos del causante: La herencia se divide en dos

porciones; una mitad se le asigna al cónyuge y la otra se reparte entre los

hermanos del de cujus.

3. EL ESTADO:

Cuando falten los descendientes, ascendientes, cónyuge y parientes colaterales

hasta el sexto grado: la herencia pasará al Estado, debiendo pagarse con ella

las obligaciones insolutas del causante.

3


ORDEN DE SUCEDER EN EL DERECHO VENEZOLANO

CLASES DE SUCESORES:

1. Los hijos del causante y sus

sucesores, incluyendo entre los hijos

a los adoptados en adopción plena o

simple.

2. El cónyuge.

3. Los ascendientes del causante.

4. Los hermanos del causante

comprometidos y los hijos de estos

hermanos.

5. Los otros colaterales del causante

comprendidos entre el tercero y el

sexto grado.

Se entiende por hijo al habido

dentro o fuera del matrimonio,

siempre que la filiación haya sido

probada. Se incluye al hijo en

adopción plena o simple; y se

entiende por descendiente a quienes

descienden de los hijos, excepto de

los adoptivos en adopción simple.

REGLAS:

HIJOS:

· El hijo siempre hereda; es decir, nunca es

excluido de la sucesión ab intestato.

· El hijo excluye, con excepción del cónyuge, a

todos los demás parientes.

EL CÓNYUGE:

El Cónyuge hereda ab intestato siempre que no

esté divorciado, ni legalmente separado de

cuerpos y bienes (Art. 823 C.C.).

El Cónyuge nunca puede ser excluido por los otros herederos.

El Cónyuge excluye a los colaterales desde el tercer grado.

Cuando el Cónyuge concurre con los hijos del causante, excluye también a los

hermanos y a los sobrinos de éste.

El Cónyuge puede concurrir con los hermanos del causante y sus sobrinos,

cuando no haya hijos de éste.

ASCENDIENTES:

· En línea recta no hay representación: El ascendiente más próximo excluye a

los demás.

· Si son más de uno, en un mismo grado de parentesco, se repartirá a partes

iguales la parte que corresponda a cada uno.

4


· Los ascendientes son excluidos por los hijos.

· Los ascendientes excluyen a los hermanos del causante y demás colaterales.

· Los ascendientes concurren con el cónyuge en un cincuenta por ciento 50 %.

HERMANOS:

· Son excluidos por los hijos y por los ascendientes.

· Los hermanos excluyen a los parientes entre el tercero y el sexto grado.

· Los hermanos concurren con el

cónyuge si no existen hijos ni

descendientes.

· Los hermanos de doble conjunción con

el causante o de cujus reciben el doble

de lo que reciben los hermanos de

simple conjunción.

COLATERALES DESDE EL TERCER

GRADO HASTA EL SEXTO GRADO.

· No hay diferencias entre colaterales

por doble o por simple conjunción.

· El pariente colateral más próximo

excluye al más remoto

· Todos los parientes del mismo grado concurren en partes iguales.

· Todos los herederos en línea recta excluyen a los colaterales.

· Esta categoría de herederos no excluyen a ninguna otra.

LA HERENCIA YACENTE Y LA HERENCIA VACANTE:

Cuando se ignora quién o quienes son los herederos o cuando han renunciado

tanto los herederos ab intestato como los testamentarios, la herencia se reputa

yacente y se proveerá a la conservación y administración de los bienes por

medio de un curador.

Art. 1060 C.C. "Cuando se ignora quien es el heredero, o cuando han

renunciado los herederos testamentarios o ab - intestato, la herencia se reputa

yacente y se proveerá a la conservación y administración de los bienes

hereditarios por medio de un curador".

Según Cabanellas, la yacencia significa que la herencia parece yacer o

descansar en espera de que alguien tenga derecho a ella.

2


El curador será designado por el Juez de Primera Instancia en lo Civil con

jurisdicción en el lugar donde se haya abierto la sucesión; está obligado a

formar un inventario de la herencia y a hacer valer los derechos de ésta, etc,

etc, y por último a rendir cuentas de su administración. El curador deberá dar

caución por la suma que fije el tribunal para garantizar su gestión.

Mientras tanto el Juez deberá emplazar por edicto y por la imprenta, si fuere

posible, a los que se crean con derecho a la herencia, para que comparezcan a

deducir su derecho. Art. 1064 C.C.

Pasado un año después de fijados los edictos, si no se hubiere presentado

nadie a reclamar fundadamente los derechos en la herencia reputada yacente,

el Juez procederá a declararla vacante y pondrá en posesión de ella al

empleado fiscal respectivo, previo inventario y avalúo que se hará de acuerdo

con el curador (Art. 1065 C.C.). Es decir que los bienes relictos pasan en tal

caso al Fisco Nacional.

Las Haereditas

Autor: María Hernández

Algunos las definen con exactitud como “Herencias cuyas deudas exceden

a los beneficios”, pero en derecho romano, son el conjunto de derechos,

obligaciones, situaciones posesorias y responsabilidades patrimoniales que los

herederos reciben del causante. Los herederos son permanentes y si

concurren varios herederos se reparte “la hereditas” en cuotas.

Origen

En tres teorías se pueden reducir todas las formuladas, para

explicar la naturaleza esencial de la Haereditas:

Primero, La que consideraba la hereditas como la

continuidad de la personalidad del difunto, de la

personalidad jurídica en general, o de la llamada

“personalidad patrimonial”,

limitada a este orden de relaciones.

El “heres” o representante

del difunto, prolonga post mortem

la

vida de éste en el área de lo jurídico.

Otra muy interesante también, es la que considera la hereditas como uno

3


de los casos del fenómeno o figura autónoma que los romanos llamaban

“successio”, es decir, que no es

esencialmente transmisión o

adquisición, sino colocación en la

situación o puesto que otro

ocupaba, acto del que dicha

transmisión o adquisición, tanto de

derechos como de obligaciones, no

son sino meras consecuencias.

“Succedere”, dice Bonfante,

(principal propugnador de esta

doctrina), equivale a ubicarse en la

posición jurídica de un sujeto, por

donde acaece que pasan alteradas

al sucesor las relaciones jurídicas,

tal y como estaban en el

predecesor, sin que haya que

observar las formas y límites

peculiares de los típicos actos de

enajenación y adquisición.

La ultima que detallare, explica

los caracteres de sucesión mortis

causa por la especial naturaleza del

objeto transmitido, que no es un

número mayor o menor de cosas o

de derechos concretos, sino una

“universitas”: el patrimonio como

unidad global y orgánica “universum

ius”, “universitas iuris”, que

conserva su identidad a través de

aumentos y mermas, y en el seno

del cual nacen y se extinguen los

derechos y obligaciones singulares.

En el Derecho romano, la primera doctrina es la que menor apoyo encuentra

en los textos. En cambio, las otras dos concepciones parecen dominar en

distintas épocas. El concepto de successio con las apuntadas consecuencias

es el de la jurisprudencia clásica. La teoría de la universitas, íntimamente

conectada con la desaparición de aquel sentido técnico peculiar de successio,

su sustitución por el concepto amplio equivalente a adquisición derivativa y la

consiguiente división entre sucesión particular y universal, propia del Derecho

justinianeo. Para los clásicos, los rasgos sui generis de la hereditas

encontraban su sencilla justificación en que se daba allí una

successio, pasando una persona a colocarse en el puesto

jurídico que antes ocupaba

otra. Para los bizantinos, por el

contrario, lo que explica

aquellos rasgos es la naturaleza del

objeto que se traspasa al

heres, que no es una suma de

bienes, sino un conjunto

patrimonial, abarcando el activo y

el pasivo (universumius, universitas).

Características de las Haereditas

El heredero representa al difunto, denominado causante o de cuius, y asume

4


su personalidad jurídica.

“De cuius” es la expresión abreviada que los romanos utilizan para referirse,

en el ámbito de las sucesiones, a la persona que ha fallecido y de cuya del

difunto, tanto activas como pasivas sucesión se trata.

El heredero sucede indistintamente en todas las relaciones patrimoniales,

Esto es, que hereda tanto los derechos como las obligaciones y cargas.

El heredero adquiere en bloque el caudal hereditario, de forma directa, sin

intermediarios y en un solo acto. (Desde luego la presencia de otros

coherederos puede limitar su derecho a una parte alícuota. Aquél que no

recibe más que bienes determinados, es un simple legatario que no

sustituye al difunto en su esfera jurídica).

La sucesión particular no existe, ni “inter vivos” ni “mortis causa”,

Cuando se transmite una cosa singular y determinada no se puede

hablar de sucesión sino de adquisición, y el adquirente de cosas

específicas no ocupa la posesión jurídica del transmitente.

La sucesión está necesariamente ligada al nombramiento de herederos

Estos pueden ser nombrados por voluntad del causante dispuesta por

testamento (sucesión testamentaria), o por la ley, que llama a los

herederos siguiendo un orden establecido en base a relaciones

agnaticias, gentilicias o de parentesco, según la época (sucesión

intestada o ab intestato). La ley sólo debe llamar a heredar cuando el

causante ha muerto intestado, o cuando el testamento es inválido, pues

la sucesión ab intestato tiene carácter subsidiario, tal como ocurre en

nuestro Derecho.

Ambos sistemas de sucesión, testamentaria y

ab intestato, se excluyen

y son incompatible, tal

incompatibilidad se manifiesta en el célebre

principio romano nemo

pro parte testatus, pro

parte intestatus decedere potest. La

sucesión testada e intestada se excluyen

mutuamente; si en las disposiciones del

testador no quedaba agotado el caudal

2


hereditario, el remanente no pasaba al heredero ab intestato, sino que

acrecía a los instituidos. No es este el criterio seguido por nuestro

Código civil, que en el párrafo 3 del artículo 658 prescribe que "la

sucesión también podrá deferirse en una parte por voluntad del hombre,

y en otra parte por disposición de la ley".

Adquisición de la herencia

En ciertos casos la herencia se adquiere de pleno derecho en el momento

mismo de deferirse. Pero por regla general la adquisición de la herencia exige

la manifestación de la voluntad de la persona llamada a la sucesión. Se

distinguen, desde este punto de vista, tres clases de herederos, a saber:

heredes

necessarii,

heredes sui et

necessarii,

heredes extrane

ivelvoluntarii.

Clases

herederos

de

Herederos necessarii: Los herederos necessarii son los esclavos

instituidos por sus patronos y manumitidos en virtud del testamento; no

pueden repudiar la herencia, la cual adquieren de pleno derecho, aun sin

saberlo, en el mismo momento en que se abre a su favor. Los esclavos

instituidos por sus patronos, pero manumitidos antes de la muerte del

testador, no son herederos necesarios, sino que pueden adquirir o

rechazar la herencia.

Herederos sui et necessarii: Se llaman herederos sui et necessarii, los hijos

que están sometidos a la patria potestad del de cuius en el momento de la

muerte de éste. Los herederos sui et necessarii adquieren la herencia de pleno

derecho, aun sin su noticia, y el derecho civil no les permitía renunciarla. El

pretor modificó este principio permitiéndoles hacer uso del “beneficiu

mabstinendi”.

Herederos extraños: Los herederos extraños son los no sometidos a la

potestad del difunto, y se llaman también voluntarios (heredes extrane

ivelvoluntarii), porque no adquieren la herencia sino mediante la aceptación.

3


Aceptación de la herencia

La aceptación de la herencia puede ser o bien expresa o bien tácita; la

aceptación expresa se denomina “hereditatisaditio”; la tácita, pro herede gestio.

En el derecho antiguo el herederopodía ser instituido “cum cretione”. En tal

caso debía manifestar por modo solemne y dentro de cierto término, su

intención de adquirir la herencia, bajo pena de decaimiento.

Renuncia de la herencia

El heredero voluntario puede

renunciar a la herencia, y esta

renuncia puede ser expresa o tácita:

expresa, si el heredero declara su

voluntad formalmente; tácita, si

realiza actos que hacen suponer

necesariamente su intención de

renunciarla. Para poder renunciar es

preciso poder aceptar; y en

consecuencia, la renuncia no es

válida, si la herencia no se ha

deferido todavía, precisamente

porque la aceptación presupone

también la delación. La renuncia es

irrevocable, si bien el que ha

renunciado como instituido puede

aún aceptar como sustituido; y así

también el que renuncia como

.

A consecuencia de la abstención, se

considera que el “suus” no ha

llegado a ser heredero del padre, y

pueden, por consiguiente, obtener la

herencia los sustitutos, los

coherederos y los herederos

intestados. Ello no obstante, el que

se abstiene conserva,

rigurosamente hablando, el nombre

de heredero, y el testamento

continúa subsistente en cuanto a las

disposiciones que no se refieren al

heredero. Por lo demás, el

heredero testamentario, puede

aceptar la herencia como heredero

“ab intestato”. Tanto la adición como

la renuncia eran válidas aun cuando

estuviesen fundadas en un error

acerca de los motivos, pero no así

cuando el error se refería a la

identidad de la herencia. Ni una ni

otra estaban sujetas a formas

especiales, pero no podían contener

reservas ni condiciones. En el

derecho antiguo, el testador debía

mandar expresamente la libertad al

esclavo; en el derecho justinianeo la

institución implica la libertad. Tal

heredero se llama “necessaries”,

“quiasivevelit”, “sivenolit”, entre

otras

denominaciones

heressuus, después que se ha

abstenido de la herencia puede,

dentro del término de tres años,

aceptarla de nuevo siempre que el

“as hereditario” no haya sido

vendido. Se discute si la adición de

la herencia puede hacerse por

medio de representantes. Las

personas jurídicas adquieren la

herencia por medio de sus legítimos

representantes, y aun éstos son

responsables si descuidan la

adquisición de la misma; el tutor

4


puede adquirir por sí la herencia

para los impúberes y los menores y

puede también adquirirla el padre

en cuya potestad se hallan, pero en

este caso pueden obtener la

restitución in”integrum”, la cual tiene

por efecto hacer considerar la

herencia como adquirida por el

padre para sí. Constituyen, por regla

general, una pro herede gestio la

administración, el disfrute y la

enajenación en beneficio de la

herencia, percepción de créditos,

pago de deudas, etc.

La Llamada a la Hereditas:

La llamada a la

herencia se produce

por lo general a la

muerte del de cuius,

pero

puede

verificarse en un

momento posterior:

así en la institución

de heredero bajo

condición, la herencia

no se defiere antes

del cumplimiento de

la condición, pues

hasta entonces no

puede aceptar. El

Derecho romano

conoce dos causas

de llamada a la

herencia, que son,

según la terminología

tradicional, la ley y el

testamento. La

llamada por ley o ab

intestato tiene lugar

por voluntad de la ley

y a favor de las

personas que ella

determina. La

llamada por

testamento tiene

lugar por voluntad del disponente (testador). En

las fuentes romanas se contraponen hereditas

legítima (herencia legítima) a hereditas y heres

testamentariusla sucesión se defiere por la

voluntad del hombre manifestada en testamento, y

a falta de éste por disposición de la ley.

La primera, añade, se llama testamentaria y la

segunda legítima. Como ya advertimos al hablar

de las características de la herencia, la sucesión

testamentaria excluye la sucesión ab intestato, con

la consecuencia que si el testador no hubiese

asignado a los herederos instituidos todo el

patrimonio, el remanente no pasaba a los

herederos ab intestato, sino que acrecía a los

instituidos: nemo pro parte testatus pro parte

intestatus decede repotest.

Solamente se abre la sucesión ab intestato

cuando el difunto haya muerto intestado, o cuando

renuncia el heredero testamentario, o bien el

testamento es nulo. Entre otras disposiciones,

prescribe que cuando la institución del heredero

no comprenda la totalidad de los bienes, el

remanente pasará a los herederos legítimos.

Para concluir diremos que la delación es un

título estrictamente personal que atribuye al

llamado, no la herencia, sino la facultad de

adquirirla mediante un acto libre y voluntario que

es la aceptación. Precisamente de este carácter

2


personal deriva su

inalienabilidad, no

pudiendo por tanto,

enajenarse la

delación

ni

transmitirse por sucesión hereditaria, salvo

algunas excepciones, como el caso del heredero

que no haya podido en espera del nacimiento de

un póstumo del causante, y haya muerto antes del

nacimiento del mismo.

Bonorumpossessio

La Bonorumpossessio es el sistema

sucesorio creado por el Pretor frente

al sistema sucesorio del antiguo

Derecho civil, denominado

hereditas. Se conoció en el Derecho

Romano como “bonorum possessio”

Autor: María Hernández

al medio legal que concedió el

pretor a través del edicto, a ciertos

parientes, previa petición de ellos,

para tomar posesión de los bienes

hereditarios, sin considerarlos

herederos.

Estas personas habían sido excluidas de la herencia por la aplicación

estricta de

la arcaica ley civil

que

resultaba

contraria a la equidad, ya

que dejaba

sin gozar de los

bienes de su progenitor a

los hijos emancipados, a

las hijas casadas “cum

manu”, a los agnados con

“capitis

deminutio” y a los

cognados (parientes de

sangre por

vía de mujeres).

Los que obtenían la

“bonorum

possessio” recién

se convertirían en

propietarios quiritarios al transcurrir el tiempo de la “usucapio pro herede” (1

año para los bienes muebles y dos para los inmuebles) mientras tanto tenían

sobre ellos la “bonorumpossessio” y su derecho cedía ante herederos del

Derecho Civil. El plazo para peticionar la “bonorumposssessio” era un año útil

si el fallecido era ascendiente o descendiente del reclamante y de cien días si

se tratara de otro pariente, contándose desde el día en que quien lo solicitaba

hubiera conocido la apertura de la sucesión.

2


Principales Clases de BonorumPossesio:

Había cuatro órdenes de “bonorumpossessores”, que llegaron a constituir

un nuevo sistema sucesorio, excluyendo los mencionados en primer término a

los subsiguientes, y eran:

“Bonorumpossessioundeliberi”: los primeros llamados a tomar

posesión eran los hijos sin exclusión de los emancipados y sus

descendientes.

“Bonorumpossessioun del egitimi”: Aquí se incluyen a los agnados

confirmando al Derecho Civil.

“Bonorumpossessioun de cognati”:Si faltaban los descendientes

directos (“sui heredes”) o sea los que pasaron a ser “sui iuris” con la

muerte del causante y tampoco hay agnados, no se llamaba a los

gentiles (resto de agnados de grado distante) como disponía la ley de

las XII Tablas, sino que se les abría la posibilidad a los cognados,

excluyendo como sucedía

en todos los casos, el más

próximo al más remoto. Si

hay más de uno del mismo

grado se repartían los

bienes en proporciones

igualitarias)

“Bonorumpossessioun

de viretuxor”: En este

caso, y a falta de los

órdenes anteriores la

posesión de la herencia le

era concedida a la esposa casada “sine manu”, que según el Derecho

Civil no heredaría.

Beneficios de la BonorumPossessio:

Quienes obtenían la “bonorumpossessio” sin ser herederos de Derecho

Civil, gozaban de las siguientes protecciones:

Se les otorgaba el interdicto “quorumbonorum” que los ponía en

posesión de los bienes de la herencia y actuaba contra quienes poseían

o detentaban hasta entonces dichos bienes. Si ellos no obedecían,

2


podían intentar por el procedimiento formulario demostrar un mejor

derecho, que si prosperaba, prevalecía sobre el “bonorumpossessor”.

Por una ficción eran considerados herederos civiles si debían usar la

“reivindicatio” en caso de perder la propiedad de los bienes o para actuar

contra los deudores del causante, y también debían responder frente a

sus acreedores.

Si se la concedía a los parientes previstos en el edicto se denominaba

“edictalis”, mientras que era “decretalis” cuando se emitía por decreto del

magistrado en los casos que el edicto no contemplaba

Funciones de la BonorumPossessio:

La

bonorumpossessio

surge probablemente

con funciones

auxiliares, acordando

una protección

posesoria a quien

sostuviera tener

derecho a una

determinada

herencia. Así, quien

sostenía ser heredero

se dirigía al Pretor

exponiendo el

fundamento de su

derecho, esto es, o

exhibiendo el

testamento o

invocando el vínculo

de parentela que lo

ligaba al difunto; a

continuación el Pretor

lo autorizaba a entrar

en posesión de los

bienes hereditarios,

concediéndoles al

mismo tiempo el

interdictum

quorumbonorum, con

el que podían actuar

frente a los

detentadores de tales

bienes para así

obtener la posesión,

sin necesidad de

acudir a la hereditatis

petitioy a su

complicado

procedimiento.

De su función auxiliar

originaria, la

bonorumpossessio

pasó a tener

funciones supletorias

y correctoras,

concediéndola el

Pretor incluso a

quienes no tuviesen

título hereditario civil.

Lo explicamos.

Cuando el causante

moría sin testar, el

Pretor concedía la

posesión de los

bienes a personas

que no eran

contemplados como

herederos ab

intestato por el

Derecho civil,

creando así la figura

del sucesor que sólo

tenía título pretorio, y

al que no bastando el

interdictum quórum

bonorum para

conseguir los bienes,

le concedía acciones

ficticias (el iudex

debía juzgar como si

el bonorumpossessor

fuese heredero civil)

para exigir los

créditos de los

deudores del difunto.

Aún más, ya en la

época imperial, el

Pretor llegó a

conceder la

bonorumpossessio,

aun existiendo

testamento, a

personas no

3


contenidas en el

mismo. Del causante

y acciones ficticias

(actiones ficticiae)

para exigir el objeto

de los créditos de

éste frente a sus

deudores.

Sistemas sucesorios paralelos y complementarios de la

BonorumPossessio:

Nos encontramos, pues, ante la coexistencia de dos sistemas sucesorios

que no debemos considerar contradictorios, sino paralelos y en

ocasiones complementarios:

Sistema sucesorio civil: Aquel civil, que atribuía a determinados

individuos el título y la cualidad de heres (heredero), con las

consecuencias jurídicas inherentes a tal cualidad.

Sistema sucesorio pretorio: Aquel pretorio, que concedía a determinadas

personas la posesión de los bienes del causante y acciones ficticias

(actiones ficticiae) para exigir el objeto de los créditos de éste frente a

sus deudores.

Tal dualidad de sistemas convivió durante toda la época clásica, y

todavía en época postclásica (aunque ya no existe la distinción entre

iuscivile-iushonorarium) se continúa hablando de herederos y

bonorumpossessores, aunque ahora ya, la diferencia entre

bonorumpossessio y hereditas o sucesión civil sólo tiene un valor formal.

Justiniano fusionó los dos sistemas pero no de un modo completo. En

Derecho justinianeo la herencia civil es el sistema que prevalece,

aunque existen casos en que la bonorumpossessio se utilizaba como

supletorio.

Institución del heredero en Roma

Autor: María Hernández

El testamento podía, en el Derecho romano, contener variadas

disposiciones, como la institución de heredero, legados, manumisiones de

esclavos, desheredación, nombramiento de tutor, fideicomisos, etc. De todas

ellas la más importante y fundamental, y de la cual todas las demás dependen,

es la institución o designación de un heredero. En una acepción amplia de la

institución de heredero puede conceptuarse como: la designación libre y

voluntaria que hace el testador en su testamento de la persona o personas que

han de sucederle a título universal en sus bienes, derechos y obligaciones

transmisibles.

2


Requisitos y Condiciones

Si el testador no instituyó algún heredero o si la designación es

nula, el testamento no era válido:

Nuestro Derecho se aleja de la mentada regla: el Ordenamiento de Alcalá

eliminó tal exigencia, y el primer párrafo del artículo 764 del Código civil

establece que el testamento será válido aunque no contenga institución de

heredero. La institución de heredero exigía en el antiguo Derecho, como todas

las manifestaciones

de voluntad, el uso de

términos solemnes,

casi sacramentales, y

expresados en lengua

latina. Según Gayo,

podía hacerse con la

fórmula Titiusheres

esto (“Ticio será mi

heredero”), o bien

Titium herede

messeiubeo (“ordeno

que Ticio sea mi

heredero”); sin

embargo no era

admitida

Titiumheredemessevo

lo (“quiero que

Ticiosea

mi

heredero”), pues se

consideraba que

estas palabras

expresaban un mero

deseo y no

respondían a la forma

imperativa y directa

en que debía ser

hecha la institución

de heredero. Pero la

exigencia de fórmulas

solemnes fue abolida

en el año 339 por

Constantino y el

requisito de la lengua

latina por Teodosio II,

derogaciones

acogidas

favorablemente por

Justiniano.

El heredero es un sucesor universal:

Esto es, como ya hemos advertido, se hace continuador de la persona del

difunto Es obvio, que toda persona con la capacidad suficiente puede disponer

de su herencia para el momento de la muerte; pero una vez redactado el

testamento, habiendo instituido heredero y éste aceptado la herencia, se

produce un efecto que el testador no puede ya modificar: de acuerdo con el

principio “semelheressemperheres”, quien llega a ser heredero continuará

2


siéndolo para siempre. Por tanto, el

heredero no puede ser instituido

bajo condición resolutoria ni por un

cierto tiempo, pues el verificarse el

hecho futuro e incierto en qué

consiste la condición resolutoria el

hecho futuro e incierto en qué

consiste la condición resolutoria, o

la llegada del tiempo señalado,

harían que el heredero dejara de

serlo, chocando con el principio ya

mentado semelheressemperheres.

En todo caso, el término cierto y la

condición resolutoria no anulaban la

institución de heredero, sino que

tales modalidades se tenían por no

puestas.

por ejemplo, que Ticio sea mi

heredero si las naves regresaran de

Asia: el heredero está instituido sub

conditione y la institución es válida,

sólo sucede que mientras está

pendiente la condición suspensiva,

queda también en suspenso la

delación de la herencia. Igualmente

se admitía someter la institución de

heredero a un término incierto, pues

tal término se consideraba como si

fuese una condición: así, en el

ejemplo "Que Ticio sea mi heredero

si vive todavía cuando muera

Nevio", el término incierto equivale

para los romanos a una condición, y

como tal es respetado.

Se admitía, empero, instituir al

heredero bajo condición suspensiva,

El testador podía instituir uno o varios herederos:

Cuando designa uno solo, éste tiene

derecho a la totalidad de la

herencia, incluso en el supuesto que

esté instituido sólo en una parte de

la misma, en virtud del principio

romano, según el cual nadie puede

morir en parte testado, en parte

intestado. Cuando el testador había

instituido varios herederos, los

instituía en cuotas pero no en cosas

determinadas. Si no indicaba en qué

cuota debía heredar cada uno, se

entendía que todos los herederos lo

hacían en cuotas iguales.

El complejo del patrimonio

hereditario a los fines de cálculo de

las cuotas, se denominaba as, que

indicaba el entero, el todo: heres ex

asse (heredero por el as) es, por

tanto, el heredero por el todo. El as,

al igual que la antigua moneda

romana se dividía en doce unciae

(onzas), siendo la onza la doceava

parte del as.

Si el testador designaba

exactamente la cuota o fracción en

la que cada uno de los herederos

instituidos debía heredar, se servía

para repartir su herencia entre los

instituidos, asignando a cada uno de

ellos una o varias onzas hasta el

límite del as: por ejemplo, heres

unciarius es el heredero por una

sola onza o cuota de la herencia;

dos onzas equivalen a dos partes

sobre doce de la herencia, esto es,

a un sexto de la misma, cuatro

onzas equivalen a cuatro doceavas

partes de la herencia, esto es, a un


cuarto de la misma, el instituido

heredero por ocho onzas recibirá

una octava parte de la herencia, y

así

sucesivamente.

Si el testador no agotó las

fracciones del as entre los

herederos, se da siempre el

acrecimiento a favor de los

instituidos en proporción a sus

cuotas, ya que por la

incompatibilidad entre la herencia

testamentaria y la herencia ab

intestato (nemopartimtestatus parte

intestatus de cederepotest), no son

llamados los herederos legítimos.

Podía ocurrir que el testador se

excediese al atribuir las fracciones

del as, y entonces tenía lugar el

fenómeno inverso, es decir, se

reducen en proporción las

fracciones, conforme a la voluntad

del disponente, de forma que

puedan también atribuirse eficacia a

aquellas fracciones que excedan el

as. Así, por ejemplo, el testador

dispuso que A) sea heredero por

tres onzas, B) por seis onzas y C)

por otras seis. Aquí, en lugar de

doce onzas el testador ha puesto

quince; por ello, según lo que

hemos indicado, se deben reducir o

detraer tres onzas, pero de forma

que no se altere la proporción en

que cada heredero había sido

instituido: A, a quien se asigna la

mitad de lo que se asigna a B y C,

tendrá un quinto en lugar de un

cuarto, y los otros (B y C) dos

quintos para cada uno en lugar de

dos cuartos.

Sustitución del heredero en Roma

Sustituir viene del latín substituere (de sub = después, detrás, y statuo =

colocar) y equivale a colocar o situar después, de donde substituere heredem

significa instituir un segundo heredero para el caso que el primer instituido no

quiera o no pueda aceptar la herencia. Sustitución es lo que hace un testador

después de instituir, esto es, llamar a un segundo heredero. Las sustituciones

son, pues, ciertos tipos de segundas o ulteriores instituciones de heredero, las

cuales, salvo este carácter de subsiguientes y condicionadas que le es común,

no tienen idéntica naturaleza.

Origen de la sustitución del heredero en el testamento:

Parece ser que el origen de la sustitución (al menos de la sustitución

vulgar) está relacionado con la predilección de los romanos por la sucesión

testamentaria. En efecto, mediante la sustitución se conseguía dificultar la

llamada de los herederos ab intestato, ya que cuanto mayor número de

sustitutos, menor probabilidad existía de que alguno no aceptase la herencia.

Por otra parte, la sustitución excluye el derecho de acrecimiento, pues dado

2


que éste supone que la cuota quede vacante, ello no podría darse cuando

aquélla sea atribuida al sustituto.

A finales de la época republicana ya se distinguía la sustitución vulgar y la

sustitución pupilar, a las que se une en Derecho justinianeo la llamada

sustitución cuasipupilar. Cada una de ellas constituye una forma distinta, con

estructura, finalidad y efectos diferentes, salvo en algunos puntos, como aquél

de la existencia de varios herederos en sentido vertical.

Sustitución vulgar: Así llamada por ser comúnmente usada. Tenía

lugar cuando el testador en el testamento, después de haber instituido

un heredero, instituía subordinadamente otro u otros para el caso que el

primer instituido no aceptase la herencia. Es posible hacer un número

infinito de sustituciones, a fin de evitar la apertura de la sucesión

legítima. Tanto en Derecho romano como en Derecho moderno la

sustitución vulgar parece implicar una institución de heredero bajo

condición, que se verificará cuando el heredero instituido en primer

lugar, no llegue a serlo, bien porque no pueda (muerte o incapacidad por

ejemplo), bien porque no quiera (renuncia).

La fórmula empleada por el testador era normalmente la siguiente:

“Titiusheres esto, si Titiusheres non erit, Maeviusheres esto”; “si

Maeviusheres non erit, Semproniusheres esto”, y así sucesivamente si

se nombraba más de un sustituto. Si el primer llamado se convierte en

heredero, no se produce la condición y no tiene lugar la llamada a favor

del sustituto viceversa, si el primer llamado no llega a ser heredero, se

considera acaecida la condición y se defiere la herencia al sustituto.

Sustitución pupilar: Se presenta cuando el paterfamilias, instituyendo

heredero a un hijo impúber, o incluso a un póstumo, le designa un

sustituto para el caso que el hijo muera antes de haber alcanzado la

pubertad.

Ulpiano, nos indica la fórmula: “Si filiusmeu sintraquartum decimuma

nuum decesserit, Seiusheres esto” (“si mi hijo muriese antes de cumplir

los catorce años, sea Seyo mi heredero”). Tenía la finalidad de evitar

que, muriendo el hijo siendo impúber, y por tanto incapaz de hacer

testamento, se abra la sucesión legítima en orden a la herencia del filius

que comprende, a su vez, la herencia del padre.

En realidad existen dos disposiciones testamentarias: una del padre

para sí mismo (cuando instituye heredero al hijo) y otra del padre para el

hijo (cuando le nombre un sustituto). En cuanto a los efectos hay que

2


distinguir: Si el hijo moría antes que el padre, el sustituto era heredero

del padre. Si el padre moría antes que el hijo, y éste moría antes de

cumplir los 14 años, el sustituto era heredero del hijo, lo que acarreaba

que no sólo adquiría la herencia del testador, sino también todo aquello

que hubiese llegado a manos del hijo después de la muerte del padre. Si

el padre moría antes que el hijo y éste alcanzaba la pubertad, la

sustitución venía a menos.

Sustitución cuasipupilar: No era otra cosa que la extensión analógica

de la pupilar. Fue introducida por Justiniano, y según ella, el testador

nombraba un sustituto para el caso que el filius demente muriera sin

haber alcanzado la salud mental. La sustitución cae cuando el demente

adquiere capacidad.

Donaciones en Roma

Autor: María Hernández

La donación es en Derecho

romano un acto mediante el cual

una persona (donante) disminuye su

patrimonio, con fines de liberalidad,

en favor de otra (donatario), que

romanos ante los actos que, como

la donación, se inspiraban en la

liberalidad, hizo surgir bien pronto la

necesidad de restringir su ámbito de

aplicación, y fue precisamente esta

incrementa el suyo en la medida

que disminuye el del donante. Como

acto de liberalidad la concibe el

artículo 618 del Código civil. La

natural desconfianza de los

necesidad la que impulsó el interés

por regularla jurídicamente,

delimitando su concepto.

Elementos de la donación en Derecho romano:

Enriquecimiento del donatario y

merma en el patrimonio del

donante: Un enriquecimiento del

donatario a expensas del donante

que consecuentemente ve mermado

su patrimonio. Los que prestan un

3


servicio gratuito como el depositario

o el comodante no hacen una

donación, porque no disminuyen su

patrimonio en provecho de otro.

Animus donandi o

intención de liberalidad:

Animus donandi o la

intención de liberalidad, esto

es la intención libre y

espontánea del donante de

proporcionar gratuitamente y

a su costa, un incremento

patrimonial a otro sujeto.

Basta la existencia real de

esta intención. Aunque el

donante llevase la idea

interesada de ganar

mediante su liberalidad el

favor del donatario, con el fin

de obtener en un futuro

mayores ventajas, tal

circunstancia no modifica la

naturaleza del acto de la

donación. Es controvertido si

falta el animus donandi en

aquellos casos en los que,

aunque el fin perseguido no

es el interés, sin embargo la

donación es consecuencia de

un testimonio de

reconocimiento por servicios

recibidos: es lo que se llama

"donación remuneratoria".

Por la misma razón podría

dudarse de la donación

hecha por una persona a otra

que le ha salvado la vida.

Aceptación del donatario: No

está claro si en Roma era

necesaria la aceptación del

donatario para la validez de

la donación; en todo caso no

tuvo el mismo carácter

esencial que hoy tiene la

aceptación expresa exigida

por los artículos 623, 629 y

630 del Código civil.

Primera reglas restrictivas de la donación: LexCincia:

Las primeras reglas restrictivas se

contienen en la LexCincia del año

204 a.C., que prohibía hacer o

recibir donaciones superiores a

cierta cantidad que desconocemos,

exceptuando de la prohibición a

ciertas personas como el cónyuge y

los próximos parientes y afines.

Esta ley era imperfecta, esto es,

prohibía las donaciones superiores

a una tasa determinada, pero no

declaraba la nulidad de las que se

hacían violando estas prohibiciones.

Por ello, para hacerla respetar, el

Pretor concedía al donante la

excepción de la ley, frente a la

acción emprendida por el donatario

para conseguir la ejecución de la

donación: así en una estipulación

(donationis causa) de una suma de

dinero superior a la permitida por la

ley, si el estipulante donatario

ejercitaba la acción de la

estipulación para hacerse con tal

suma, el promitente donante, desde

finales de la época clásica, podía

oponer la excepción antes citada,

venciendo el litigio y librándose de

2


entregar lo que prometió. Ahora

bien, si la donación ya se había

realizado, y en definitiva el donatario

se había ya convertido en

propietario de la cosa donada, la

donación entonces era perfecta y

contra ella no era posible la

excepción, considerándose

indiscutible la adquisición del

donatario. La LexCincia fue abolida

hacia mediados del siglo V d.C.,

aunque mucho antes había caído en

desuso.

Revocatoria de Donaciones en Roma:

El donante podía revocar (dejar sin efecto) en Derecho romano la donación

en dos supuestos, que seguidamente veremos.

Revocación de donaciones en el supuesto de manifiesta ingratitud del

donatario, En algunos casos expresamente previstos de manifiesta

ingratitud del donatario. La ingratitud como causa de revocación se

regula en los artículos 648 y siguientes del Código civil.

Revocación en el caso que al donante, habiendo donado no

teniendohijos, le sobreviniera un hijo después de la donación. Esta

causa de revocación, prevista sólo para el supuesto de donación entre

patrono y liberto, se generaliza en el Derecho intermedio a todos los

casos de donación, y constituye el antecedente de la revocación por

superveniencia de hijos.

LA SUCESIÓN INTESTADA Y SU EVOLUCIÓN

Autor: Alexandra Romero

Se llama sucesión intestada (ad intestato o legitima), ala sucesión mortis

cusa, que se defiere por ministerios de la ley, a la falta de la testamentaria. La

doctrina precisa, que se trata de una sucesión hereditaria, por ser a titulo

universal, legitima por ser la ley quien realiza los llamamientos y subsidiaria,

porque con su nombre anticipado, solo procede en defecto ala sucesión

testamentaria (ad intestato=a falta de testamento).

La sucesión intestada

evoluciona en el tiempo y

cambian los criterios que

presiden sus llamamientos a

los herederos. En el ius civili

se prioriza al parentesco

agnaticcio (vínculo de poder)

frente al cognaticio (vínculos

2


de sangre) por lo que llaman a

heredar, en primer lugar alas

personas que se encontraban al

tiempo de la muerte del causante

bajo su potestad. En el

isushonorarium, el pretor basándose

en el parentesco cognatacio, llamad

atreves de la posesión de los bienes

hereditarios, bonorumpossessio,

primero a los parientes mas

cercanos del de cuius. Este ultimo

criterio será atreves del iusnovam,

el que se impone en la compilación

de Justiniano y pasa al derecho

moderno.

Todos los sui , son llamados sin

distinción de sexo , y rige el

principio de prioridad de grado. La

herencia se divide entre todos los

hijos «por cabeza» , haciendo

porciones o partes iguales, llamado

cada uno cuota viril, se dice que es

herencia por derecho propio

El pretor establece un nuevo orden de llamamientos, basado en el

parentesco de sangre (cognaticio),

UndeLiberi. “Está constituida por los sui del derecho civil, y, además, por

emancipados y sus descendientes. Quedan fuera de llamamiento los hijos

dados en adopción que no hayan sido emancipados por el padre que los

adoptó, los hijos adoptivos emancipados y la uxor o la nurus remancipada”.

UndeLegitimi. “Está formada por los herederos del Derecho civil. En

realidad, tan sólo por los agnados, ya que, de una parte, los sui heredes son

llamados en la clase de los liberi, y de otra, la sucesión de los gentiles llegó a

desaparecer”.

UndeCognati. “Comprende los parientes consanguíneos del difunto por

línea masculina o femenina, hasta el sexto grado, y del séptimo los hijos de

primos segundos del causante sobrino sobrina venati et nate. Dado que en este

llamamiento se atiende, por modo único, al parentesco natral, nada dicen ahora

las calificaciones civiles emancipati, capitedeminuti, sui filiifamilias. Los hijos

ilegítimos suceden a la madre y a los parientes maternos. Entre los cognados,

el más próximo excluye al más lejano, y los de igual grado suceden por

cabezas.

UndeVir et uxor. “El pretor establece, por último, un derecho reciproco de

sucesión entre marido y mujer, siempre que se trate de matrimonio iustum,

disuelto por la muerte”.

Si los llamados son del mismo heredero se divide pr cabezas, y lo adquiere

por derecho propio, y si es de distints se divide por estripes y adquiere por

derecho de representacion.

2


Los Artículos 822, 823, 824 y 825 del Código Civil nos indican el orden de

suceder con la muerte del causante al señalar:

”Artículo 822. Al padre, a la madre y a todo ascendiente suceden sus hijos

o descendientes cuya filiación esté legalmente comprobada.

Artículo 823. El matrimonio crea derechos sucesorios para el cónyuge de la

persona de cuya sucesión se trate. Estos derechos cesan con la separación de

cuerpos y de bienes sea por mutuo consentimiento, sea contenciosa, salvo

prueba, en ambos casos, de reconciliación.

Artículo 824. El viudo o la viuda concurren con los descendientes cuya

filiación esté legalmente comprobada, tomando una parte igual a la de un hijo.

Artículo 825. La herencia de toda persona que falleciere sin dejar hijos o

descendientes cuya filiación esté legalmente comprobada, se defiere conforme

a las siguientes reglas:

A partir de un decreto de Justiniano, el derecho que tiene el heredero de

pedir un inventario de la herencia. El inventario debía de ser hecho ante un

notario y representantes con credibilidad del Estado.

Esta son unas de laa reformas

que justiniano menciona en su

novelas 118 y 127, y como

definitivamente impone el

parentesco cognaticio basandose

en el sistema civil y pretorio, y asi

tomando como referencia al de

cuius. El derecho pretoriano es el

que los pretores introdujeron a los

fines de ayudar, suplir y corregir el

derecho civil cuando necesidades

de utilidad pública lo reclamaron. Es

una parte del derecho romano

correspondiente a la etapa

pretoriana en la que roma tenía

provincias gobernadas por el pretor.

Derecho pretoriano o en latín

iuspraetorium fue el derecho

creado por el magistrado romano

a través de sus preceptos. Es

decir que estos edictos del derecho

privado se desarrollaron en la

antigua Roma por los pretores de

ese entonces.

Sistema justinianeo

Sucesión res nullius es una expresión latina, que significa “cosa de

nadie”, utilizada para designar las cosas que no han pertenecido a persona

alguna, o sea, lo que no ha sido propiedad de ninguna persona. No hay que

confundir a las res nullius con las resderelictae. Mientras las primeras no han

sido jamás objeto de propiedad, las segundas han tenido dueño, pero éste las

ha abandonado.

2


La principal importancia de las

resnullius es que pueden ser objeto

de ocupación. A través de la misma,

una persona puede adquirir su

propiedad,

simplemente

apropiándose de la cosa, a través

de su posesión y sin que tenga que

mediar ningún plazo de tiempo (a

diferencia de la usucapión). El caso

más claro de ocupación es el de la

persona que se encuentra un objeto

o un animal salvaje. Al ser res

nullius, simplemente basta con su

aprehensión para hacerlo suyo.

Sucesión hijos naturales,

hijos libertos. Bienes vacantes,

son bienes inmuebles que se

encuentran dentro del territorio

respectivo a cargo de la Nación, sin

dueño aparente o conocido; y

mostrencos los bienes muebles que

se hallen en el mismo caso. Bienes

vacantes son aquellos inmuebles

sobre los cuales se ejerció la

propiedad privada, pero que

aparecen en el momento sin dueño

aparente o conocido

Sucesión voluntaria,

sucesión voluntaria: es la que tiene

lugar cuando el sucesor ha sido

designado libremente por el

causante, y el fenómeno sucesorio

ha sido libremente regulado por el

causante. Y ello puede verificarse

bien en testamento (sucesión

testamentaria:) o bien mediante

convenio con otra persona

(sucesión contractual es

excepcional.

Sucesión testamentaria, es

aquella que se origina cuando el

causante, en previsión de su muerte

próxima o remota, dispone

voluntariamente de sus bienes

señalando a quienes y en qué forma

deben transferirse. La voluntad del

causante en disponer de sus bienes

al momento de su muerte, es el

principal fundamento de este tipo de

sucesión, pero esta voluntad debe

cumplir unos requisitos para que

dicha manifestación de voluntad sea

válida y pueda tener eficacia

jurídica, los cuales son:

1. Que sea emitida en forma

válida, de conformidad con

nuestro ordenamiento

jurídico, o sea mediante

testamento.

2. Que el causante o de cujus

sea capaz de disponer.

3. Que el instituido sea capaz

para suceder o percibir.

4. Que en la disposición

testamentaria se haya

respetado la legítima.

Conviene señalar que en

nuestro Derecho vigente no existe

otra forma de disponer de los bienes

propios para después de la muerte.

Debemos tomar en cuenta un principio fundamental, el cual es la voluntad del

causante plasmada en un testamento, podemos encontrarla establecido en el

artículo 686 del Código Civil.


La sucesión testamentaria es

aquel acto personalísimo por el cual

el TESTADOR, voluntariamente,

dispone de sus bienes ya sea de

una manera total o parcial; para que

después de su muerte se ordene su

propia sucesión. El testador tiene la

facultad de imponer requisitos para

que puedan adquirir la herencia de

una forma determinada, de la

misma manera puede ampliar el

número de sujetos que serán los

beneficiarios, estos sujetos no

necesariamente deberán ser los

herederos legales. Incluso podría

indicar unos efectos que actuarán

de forma retroactiva a la muerte del

testador.

Son válidas las disposiciones de

carácter no patrimonial contenidas

en el testamento, aunque el acto se

limite a ellas.

Las disposiciones testamentarias

deben ser la expresión directa de la

voluntad del testador, quien no

puede dar poder a otro para testar,

ni dejar sus disposiciones al arbitrio

de un tercero.






Características de la sucesión testamentaria

a) Es unilateral, porque se perfecciona sólo con la voluntad del testador.

b) Es personal e indelegable, porque sólo el testador personalmente

puede hacer el testamento.

c) Es individual, porque no puede hacerse el testamento en forma

conjunta o múltiple, aún en el caso de ser cónyuges.

d) Es formal, porque tiene una determinada formalidad establecida por la

ley.

e) Es revocable, porque el testador puede cambiarlo las veces que

desee.

Autor: Yaitza Rodríguez

Contenido:

El testamento puede tener un contenido heterogéneo: institución de

heredero, sustituciones, fideicomisos etc.

Pero sin lugar a dudas la INSTITUCIÓN DE HEREDERO: Forma

inicialmente vinculada al resto de disposiciones posteriormente se desvincula y

se aplica favor testamento. A veces sometida a condición suspensiva.

Como sabemos, el heredero debería ser instituido por la totalidad de la

herencia o por una cuota de ella, y no en relación con cosas determinadas.

Sin embargo, si se instituía a alguien a alguien en relación con un objeto

determinado (heres ex re certa), la institución era válida; pero si se trataba de


un solo heredero, se le consideraba como heredero universal y si concurría con

otros coherederos no se consideraba que adquiría una cuota de la herencia

Nulidad

Cuando el testador pierde la capacidad para disponer después de redactar

el testamento (por ejemplo si cae en la esclavitud).

Cuando es preterido (omitido) un hijo póstumo de uno u otro sexo, el

testamento es válido inicialmente, pero luego de sobrevenir el nacimiento del

póstumo, se invalida por completo.

Cuando el testador revoca el testamento, u otorga otro que inválida el

anterior.

El testamento también pierde sus

efectos cuando el heredero o

herederos instituidos no quieren o

pueden aceptar la herencia, y

entonces se habla de testamento

desertum. Esto es lo que ocurre, por

ejemplo, cuando el heredero muere

antes que el testador.

Revocar, del latín revocare,

significa dejar sin efecto una

disposición.

Testamento en el Derecho romano

Como el testamento contiene una “última voluntad”, era esencialmente

revocable en caso de que el testador descubriera que el contenido de su

testamento ya no correspondía a una “ulterior voluntad” suya, la revocación de

un testamento se podía hacer de los siguientes modos:

1.- Por la confección de un nuevo testamento aun en el caso de que éste fuera

parcialmente compatible con el testamento anterior, el testamento hecho

primeramente quedaba totalmente revocado, a fin de eliminar una fuente de

posibles dudas.

2.-Por la destrucción material del documento en cuestión, siempre que ésta

fuera intencionada.

3.-Por revocación formal, en un acto solemne (con testigos o delante de alguna

autoridad) este modo de revocación era el más indicado cuando se quería

pasar de la vía testamentaria a la legítima.

2


Testamentumcalatiscomitiis

Interpretación:

La eficacia del testamento tiene su fundamento en la voluntad del

disponente.

Los juristas elaboran una serie de reglas sobre la interpretación de las

cláusulas testamentarias en las que debe prevalecer siempre la voluntad del

testador.

Los tipos de testamentos

El paterfamilias, ante los

comicios convocados al efecto,

declaraba a quien elegía por

heredero. Según la opinión doctrinal

dominante, no era otra cosa que

una adrogatio, es decir, un

Autor: Yalitza Rodriguez

expediente por el cual el pater que

no tenía herederos directos, se

procuraba uno artificialmente, con el

que aseguraba la perpetuidad de

su familia.

Testamentum in procinctu: equivalente al testamento militar

Según Gayo (2, 101) era el realizado por aquéllos que estuvieran in

proeliumexituri, o sea ante el ejército en armas. Podía hacerse ante la

inminencia de la batalla y,

no estando sujeto a la

observación de forma

alguna,

podría

considerarse como la

figura más antigua del

testamento militar.

Ambas clases de

testamento tenían un

acusado carácter públicoreligioso,

pues el primero

se hacía bajo la

presidencia de los pontífices, y el segundo, una vez que el comandante del

ejército había tomado los auspicios.

Testamentum per aes et libram

3


Este modo de testar consiste en la aplicación a las disposiciones por causa

de muerte del procedimiento de la mancipatio que, como vimos, servía para

transmitir la propiedad de las cosas mancipables: la persona que quería

disponer por testamento, transmitía su patrimonio mediante mancipatio a un

amigo (familiaeemptor = comprador del patrimonio), encargándole oralmente

que ejecutase su voluntad respecto a otras personas.

LEGADOS

Autor: Yalitza Rodriguez

Son disposiciones contenidas en el testamento por el cual el testador

concede a una persona cosas determinadas o derechos.

Tipos de legados

a) LEGADO PER VINDICATIONEM.- Es el legado por el cual el testador

transfería directamente al legatario la propiedad quiritaria de la cosa legada, o

un derecho real civil (usufructo o servidumbres).

b) LEGADO PER PRAECEPTIONEM.- Es el legado por el cual el testador

autorizaba a uno de sus herederos para tomar, antes de la partición, un bien

determinado de la sucesión.

c) LEGADO PER DAMNATIONEM.- Es un legado por el cual el testador dejaba

a cargo del heredero la obligación de realizar determinada prestación en favor

del legatario.

d) LEGADO SINENDI MODO.- Es un legado por el cual el testador ordenaba a

su heredero que dejara que el legatario tomara determinado objeto.

e) SENADOCONSULTO NERONIANUM: Dado bajo el emperador Nerón, todo

legado que resulte nulo por la forma será válido como si hubiese sido hecho

"per damnationem".

f) PARCIARIO: El testador lega al legatario una parte alícuota de la herencia. El

legatario en este caso no es adquiriente a titulo universal como el heredero,

sino a título particular.

g) EL DERECHO DE JUSTINIANO CONCEDE AL LEGATARIO TRES

ACCIONES.

2


- Una acción reivindicatoria

- Una acción personal "ex testamento"

- Una acción hipotecaria.

Objeto de los Legados:

En los legados a término o condición además de la adición a la herencia se

requiere el vencimiento del término o el cumplimiento de la condición. Para

conocer el momento del nacimiento del derecho para el legatario se establece:

"Diesceditlegati". Día en que nace el legado, es decir el día de la muerte del

testador aunque no exista adición de la herencia, si el legatario muere después

que el testador, transmite el legado a sus herederos. "Diesvenitlegati". Es el día

en que el legado se hace exigible dependiendo del término o la condición, si

muere el legatario después del testador pero sin incumplirse el plazo o la

condición, no le transmite el legado a sus herederos.

LA LEGÍTIMA

Autor: Luis Caringi

La legítima de una herencia

aparece definida en el artículo 806

del Código Civil que señala que la

legítima es la porción de bienes de

que el testador no puede disponer

por haberla reservado la ley a

determinados herederos, llamados

por esto herederos forzosos.

La legítima de una herencia es

intocable, quiere esto decir que el

testador no podrá imponer sobre la

legítima, gravamen, ni condición ni

sustitución de ninguna especie.

La única manera de privar al

heredero forzoso de su legítima es

desheredándole si se diera alguna

de las causas recogidas en el

Código Civil y que desde Legálitas

ya hemos señalado en otras

ocasiones, debido al aumento del

18% en el volumen de consultas

recibidas relacionadas con la

desheredación de los hijos.

Renunciar en vida a la legítima

Por su parte, el heredero forzoso no puede renunciar a la legítima en vida del

causante, producirse esta renuncia sería nula. El Código Civil sanciona con

nulidad absoluta el acuerdo entre el causante y su legitimario, así como, la

renuncia pactada antes de la apertura de la sucesión.

Renunciar a la legítima tras el fallecimiento del causante

3


Ahora bien, la renuncia a la legítima producida tras el fallecimiento del

causante una vez abierta la sucesión es válida, si bien se exige que la renuncia

sea clara, rotunda y explícita para que surta efectos.

¿A quién se considera heredero forzoso?

Ahora que ya sabemos qué es la legítima en una herencia, conviene saber

quiénes son los herederos forzosos según la normativa española legal vigente.

Según se establece en el artículo 807 del Código Civil los herederos forzosos

son:

Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes. (Debe

entenderse por hijos tanto los biológicos como los adoptados sin que exista

discriminación alguna entre ellos.)

A falta de hijos de causante, los padres y ascendientes respecto de sus

hijos y descendientes.

El viudo o viuda del causante, al cual se le atribuye un derecho de usufructo

parcial de la herencia.

Los hijos tienen derecho, en concepto de legítima, a las dos terceras partes

del haber hereditario del padre y de la madre. Si alguno de los hijos hubiera

muerto antes, los descendientes de éste tienen el mismo derecho que le

hubiera correspondido a aquél.

Por lo que respecta a la legítima de los padres y ascendientes, el artículo

809 del Código Civil señala que constituye la legítima de los padres o

ascendientes la mitad del haber hereditario de los hijos o descendientes. Como

excepción a ésta regla se establece que si los padres o ascendientes

2


concurren con el cónyuge viudo, la cuantía de la legítima de los mismos se

verá reducida a un tercio de la herencia.

La legítima reservada a los padres se divide entre los dos por partes

iguales, en el caso de que uno de ellos haya muerto antes, corresponderá

entera al que viva.

En cuanto a la legítima del cónyuge viudo, el artículo 834 del Codigo Civil

señala que el cónyuge viudo no separado judicialmente o de hecho tendrá la

condición de legitimario, y como tal, tendrá reconocido un derecho de usufructo

parcial sobre la herencia con independencia de la concurrencia o no de

descendientes o ascendientes. Dicha circunstancia, no afecta a la existencia

del derecho en sÍ, sino que hará variar el contenido del derecho en función de

la cuota sobre la herencia aplicable en cada caso.

El cónyuge viudo separado judicialmente o de hecho perderá su derecho al

usufructo viudal.

Si entre los cónyuges separados ha mediado reconciliación notificada al

juzgado que conoció de la separación, el sobreviviente conserva sus derechos.

Por tanto, el derecho del cónyuge viudo está condicionado al hecho de que el

cónyuge que lo alega no esté separado de hecho o por sentencia firme.

Por lo que respecta al cálculo de la legítima del cónyuge viudo hay que

señalar que varía en función de la concurrencia o no con descendientes o

ascendientes:

Si concurre a la herencia con hijos o descendientes, tendrá derecho al

usufructo del tercio destinado a mejora.

Si a falta de descendientes concurre con ascendientes, el cónyuge tendrá

derecho al usufructo de la mitad de la herencia.

Cuando el cónyuge viudo concurra con hijos sólo del causante, podrá

exigir que su derecho de usufructo le sea satisfecho, a elección de los hijos,

asignándole un capital en dinero o un lote de bienes hereditarios.

En el caso de que no existan descendientes ni ascendientes en el

momento del fallecimiento del causante, el cónyuge sobreviviente tendrá

derecho al usufructo de los dos tercios de la herencia.

Cálculo de la legítima:

3


A los efectos del cálculo de la legítima, deberá estarse al valor que tuvieran

los bienes relictos al tiempo en que se efectúe la adjudicación de bienes y no

en el momento del fallecimiento del causante.

La fijación de la legítima requiere la realización de las operaciones de

computación e imputación.

La computación de donaciones, supone que para hallar el valor del haber

hereditario hay que sumar al caudal relicto (bienes menos deudas) todas las

donaciones realizadas por el fallecido en vida.

Si con el caudal relicto no hay bienes suficientes para que los legitimarios

perciban sus legítimas, las donaciones serán consideradas inoficiosas y habrá

que reducirlas para que las legítimas de los herederos forzosos no se vean

perjudicadas o bien compensar en dinero la diferencia. A estos efectos, las

donaciones no hay que valorarlas en el momento de la donación, sino en el

momento de la apertura de la sucesión, esto es, en el momento del

fallecimiento del causante.

La imputación es la operación por la que se comprueba si las donaciones y

legados realizados tienen cabida dentro de los tercios correspondientes

(legítima estricta, mejora y libre disposición).

Las operaciones de computación e imputación sirven para calcular la

legítima y hay que distinguirlas de la colación que tiene lugar al hacer la

partición de la herencia (para determinar lo que ha de recibir el heredero

forzoso por su participación en la herencia) aunque hay que tener en cuenta

que el causante puede dispensar de colacionar las donaciones a uno o varios

de los herederos legitimarios, pero no puede establecer limitaciones a que se

realice la operación de computación de éstas para establecer el cálculo de la

legitima.

La legítima hay que dividirla entre el número de legitimarios, por ejemplo

número de hijos. Hay que tener en cuenta que si el hijo muere antes, los nietos

ocuparán su lugar. Lo mismo sucederá si el hijo ha sido desheredado.

Las donaciones hechas a los hijos deben imputarse a su tercio de legítima a

menos hayan sido realizadas expresamente en concepto de mejora.

Las donaciones a extraños se imputan a la parte libre disposición, lo mismo

sucede con las donaciones hechas a nietos viviendo los hijos.

4


Antes de proceder a la reducción de la donación, por imperativo legal, ha de

procederse a la imputación a los tercios en que idealmente se divide la

herencia (legítima, mejora y libre disposición)

Cuando las donaciones sean inoficiosas o excedan de la cuota disponible,

se reducirán. Si la donación en favor de legitimarios excede de su cuota

legitimaria, el exceso debe imputarse al tercio de libre disposición, y es el

exceso sobre el tercio de libre disposición el que será objeto de reducción.

FIDEICOMISO

Autor: Luis Caringi

El Fideicomiso en Venezuela es una figura muy importante, que permite la

solución de muchas situaciones en el ámbito personal, familiar, empresarial y

para el Estado. Su desarrollo se ha consolidado a lo largo de los últimos años.

Al cierre de Julio los Activos de Fideicomiso se ubicaron en Bs. 177.975

millones, con un incremento de Bs. 4.535 millones (2,62%) durante el mes,

mientras que para los últimos 12 meses ha registrado una variación positiva de

Bs. 58.636 millones (49,13%).

Es importante señalar, que la Banca Pública concentra el 66,36% del

mercado, y el restante 33,64% lo representan las instituciones de la Banca

Privada.

Se trata de un contrato por

medio del cual se transfiere la

titularidad de ciertos bienes y

derechos a una persona

llamada fiduciario (banco), para

que disponga de ellos,

conforme a los fines

establecidos por la persona que

los transfiere, llamada

fideicomitente y en beneficio de

una persona llamada

beneficiario, que puede ser el

mismo fideicomitente o un

tercero; bien sea dicha trasmisión a título oneroso o gratuito.

Los negocios fiduciarios más utilizados son los de Prestaciones Sociales

que se constituye con el monto de las prestaciones sociales de los

5


trabajadores, para garantizarles la más eficiente y confiable administración, con

atractivos rendimientos a su favor.

La pregunta que debemos hacernos es qué puede motivar la constitución

de un fideicomiso; por ejemplo en los llamados fideicomisos de educación o de

hospitalización, una persona puede invertir unos recursos para garantizar

fondos suficientes para atender los cuidados médicos o el pago de la escuela o

de la universidad de un familiar. En los llamados fideicomisos de pólizas de

seguros se puede garantizar que a la hora del fallecimiento de una persona el

monto de la póliza se transfiera al fideicomiso para garantizar la protección de

esos recursos. En el ámbito de los fideicomisos públicos existe un enorme

potencial para una mayor eficacia del gasto público, mejorando las

capacidades de producción en diversas áreas de la administración pública y

permiten asignar recursos para planes de desarrollo en materia de educación,

salud, infraestructura y turismo, para solamente nombrar algunos ejemplos;

todo esto indica que el fideicomiso tiene enormes potenciales que deben ser

aprovechados por las empresas públicas y privadas y por las personas en su

ámbito personal y familiar.

Los Bienes que integran el fideicomiso son bienes muebles o inmuebles y

derechos que NO sean derechos estrictamente personales (tales como el

derecho al voto, garantías individuales, derechos de familia etc.). El patrimonio

fideicometido es completamente autónomo, distinto e independiente de los

patrimonios del fideicomitente, del beneficiario y del fiduciario. Es por eso que

la Ley de Bancos ha establecido la obligación de una doble contabilidad,

separada del resto de la contabilidad de cada uno de los fideicomisos.

Por su parte, aunque el patrimonio del Fideicomiso es autónomo su titular

es el fiduciario. Los bienes que conforman el fondo fiduciario son

inembargables por parte de los acreedores tanto del fideicomitente, como del

fiduciario y del beneficiario. La finalidad perseguida fundamentalmente por el

legislador ha sido la de proteger los intereses de las personas incapacitadas

para administrar correctamente los bienes del Fideicomiso.

Los Fiduciarios son los que tienen la titularidad de los bienes o derechos a

ella dados en fideicomiso y son encargados de realizar los fines para los cuales

se ha constituido el fideicomiso y son fundamentalmente los Bancos. Entre los

principales fideicomisos tenemos los Fideicomisos de prestaciones sociales, de

inversión, de garantía y de administración. El monto más importante lo

representan, los llamados fideicomisos de administración.

6


Los Codicilos

Autor: Luis Caringi

El término codicillus (pequeño codex) o codicilo indica, en Derecho

romano, no tanto el contenido, como la materia sobre la que se redacta el acto:

tablillas enceradas o folios de pergamino o papiro de reducido formato.

Papiro y Derecho romano

¿Qué eran los codicilos en el Derecho romano?

Eran documentos que

contenían una o más disposiciones

testamentarias, excepto la

institución de heredero o la

desheredación. Consistían en actos

de última voluntad que,

originariamente no estaban

sometidos a las solemnidades del

testamento (sellos, testigos, etc.),

Tipos de codicilo

pudiendo incluso revestir la forma

de carta. Con posterioridad, y a la

vista de una constitución de

Teodosio II del 424 (C. Th. 4, 4, 7),

algunas formalidades propias del

testamento fueron extendidas a los

codicilos, por ejemplo la presencia

de siete testigos, que Justiniano

redujo al número de cinco.

Las disposiciones testamentarias que pueden contenerse en los codicilos

dependen de la naturaleza de los mismos, y de ahí los diversos tipos:

+ Codicilo ab intestato

Es aquél redactado en ausencia de testamento y puede contener sólo

fideicomisos, esto es, aquéllas cargas cuya ejecución se impone a los

herederos ab intestato.

+ Codicilo testamentario

Puede ser confirmado o no confirmado.

Codicilo confirmado es aquél

cuya existencia se ratifica en un

testamento. Según Gayo (2, 207 a)

la fórmula habitual que empleaba el

testador para confirmarlo era:

quidquid in codicillusscripsero id

ratum esto (sea ratificado, o ratifico,

todo aquello que fue escrito en el

codicilo). En los codicilos

confirmados, no sólo se pueden

7


atificar

disposiciones

fideicomisarias, sino también

legados, manumisiones, etc.,

excepto, naturalmente, la institución

de heredero.

Codicilo no confirmado es aquél

que, no obstante la existencia del

testamento, el testador no ratificó en

él lo escrito en el codicilo. Estos

sólo pueden contener disposiciones

fideicomisarias.

Nuestro Código civil no reconoce el codicilo.

Definición. "Los codicilos son actos

de última voluntad que no estaban

sometidos a ninguna de las

formalidades del testamento,

pudiéndose dejar varios escritos en

tablillas separadas. Eran fórmulas

para poderle añadir ciertas

disposiciones a un testamento

hecho, lo que no se hubiera podido

realizar por medio de un nuevo

testamento sin revocar el primero".

No puede contener ni institución de

heredero, ni sustitución ni

revocación de institución ni

desheredación.

El codicilo podía existir anexo a

un testamento o sin éste; al primero

se le dio el nombre de codicilo

confirmado y podía contener

legados,

manumisiones,

fideicomisos y nombramientos de

tutores y curadores; el segundo solo

podía contender fideicomisos.

Ninguno podía contener la

institución de herederos o consignar

desheredaciones.

El codicilo nace en la época de

Augusto, cuando un famoso

General que murió en el extranjero

le pidió al Emperador que si su

testamento no vaya como tal, se

cumpliera n de cualquier forma las

disposiciones fideicomisarias ahí

consignadas. El Emperador autorizó

la medida y así se instituye la figura

del codicilo, en donde

frecuentemente se consignan los

fideicomisos. Desde entonces fue

muy frecuente también que las

personas agregaran a su

testamento la cláusula codicilar, por

la cual pedían que si el testamento

no era eficaz se le considerara

como codicilo y así los fideicomisos

conservaran su eficacia.

SUCESIÓN CONTRA TESTAMENTO

También llamada Herencia Contra

el Testamento, se presenta en

aquellas situaciones donde la ley

establece algo distinto a la voluntad

del testador, en cuanto a sus

herederos, dando así preferencia a

los herederos o descendientes

legítimos, aunque esta no sea

precisamente la voluntad del

testador. Se da necesariamente por

el hecho de existir los

2


descendientes, para evitar que

estos queden desamparados.

Con el paso del tiempo desde

el Antiguo Derecho Romano, la

sucesión contra el testamento ha

venido

evolucionando

constantemente, sus fases o las

épocas por las que ha pasado son:

En el Derecho Antiguo, donde

se exigía hacer las desheredaciones

de una forma determinada.

En la Bonorum Possessio Contra

Tabulas del Derecho Honorario.

En la evolución de la sucesión

Forzosa.

En el Derecho Justinianeo,

Fundamentalmente en la novela

115.

Sucesión Contra el Testamento en

el Derecho Antiguo

En la antigüedad, el derecho

civil establecía que el testador podía

tener libertad testamentaria

conforme a las reglas que se

establecían en esa época, es decir,

que si se quería desheredar a un

sus debería seguir ciertas reglas o

normas para poder hacerlo. Para

desheredar, debía hacerse de forma

expresa y directa, nombrar así a la

persona a quien se desheredaría o

al conjunto de personas que se

desheredaría (desheredación

global), dejando solo a un heredero,

sin embargo, se consideró contrario

al deber paterno dejar por fuera del

testamento a un hijo varón, ya que

estos tenían la condición de

herederos legítimos (sui heredes).

Sucesión Contra el Testamento en el Derecho Honorario

En esta época el pretor ensancha el

circulo de aquellas personas a

quienes se quería o se debía

desheredar por decisión del Pater

Familia, y se incluían los sui y los

emancipados. Para desheredar a un

liberi varón debía hacerse de forma

individual, es decir por medio de la

nominación, mientras que en el

caso de las mujeres, el Pater

Familia tenía la posibilidad de

desheredarlas globalmente, es

decir, nombrándolas en conjunto.

Una de las normas importantes

que surgió en esta época, fue que el

testador debía obligatoriamente

dejarle la mitad de su herencia a su

patrono a los hijos, de tal manera

que si este no lo hacía se podría

pedir la "BonorumPossessio Contra

Tabulas".

BonorumPossessio Contra Tabulas

llamada Herencia Pretoria, consistía

en que el pretor concedería la

herencia del testador a

determinadas personas que serían

las mismas a quienes llamaba el

derecho civil de la época, que, si no

2


se les otorgaba la posesión de la

herencia, estos podrían acudir ante

el pretor para hacer cumplir la

BonorumPossessio Contra Tabulas

(el cual surgió a fines de la

república), y poder adquirir la

posesión de la herencia que por

regla les toca. Este edicto del pretor

no anulaba el testamento de la

persona, y esto se hizo con el fin del

detrimento de herederos extraños o

no cercanos al testador. Así, el

heredero pretoriano debe cumplir

los legados hechos en beneficio de

los ascendientes y descendientes

del testador, así como el legado

dejado a título de dote a su mujer, o

a su nuera.

Igualmente son válidas las

sustituciones pupilares, las

manumisiones, daciones de tutores,

etc., es decir, todas las cláusulas

que surjan dentro de la evidente

voluntad que tenga el testador,

salvo lo referente al régimen

pretoriano de la BonorumPossessio

contra tabulas en cuanto a los liberi

preteridos.

La posesión que otorga el

pretor puede ser provisional cuando

la otorga a una persona diferente de

quien sería el heredero civil, pues

éste, al ejercer la hereditatispetitio

prevalecerá contra el poseedor; y a

veces definitiva cuando el poseedor,

por medio de una excepción de dolo

que le otorga el pretor, prevalece

respecto del heredero civil.

Características de la BonorumPossessio Contra Tabulas

Era de derecho civil, (iuscivile).

No anulaba el testamento.

Otorga la herencia del testador a determinadas personas.

El heredero pretoriano debía cumplir los legados echos en beneficio de los

ascendientes y descendientes del testador.

BonorumPossessio Contra Tabulas en el Derecho Imperial

En esta época, el

testamento se quiso

controlar de tal forma

que, aquel no

contuviera en él a los

parientes más

próximos, seria

declarado inoficioso,

porque no estaría

cumpliendo con el

OfficiumPietatis

(Deber Familiar). Esta

idea llego a la

práctica judicial

entrando así en los

tribunales de la

época, declarando

así, como inoficioso a

todo

aquel

testamento que no

favoreciera a los

parientes más

cercanos, pero el

ulteriordesarrollo lo

encontramos en la

jurisprudencia clásica

y la legislación

imperial, que crearon

un verdadero derecho

de legítimas que se

podían pedir a través

de la querella

inofficiositestamenti,

acción que podrían

ejercer los parientes a

quienes hubieren

desheredado sin

causa justificada, es

decir, injustamente.

2


Quienes podían

ejercer esta figura

para impugnar el

testamento, serían los

descendientes,

ascendientes, y los

hermanos y

hermanas, solo si se

les había dejado

menos que una

cuarta parte de la

herencia.

Esta Querella no

procedería si el

testador por causas

justificadas, no les

hubiere dejado nada

(los desheredo), o

simplemente hubiere

dejado menos que

una cuarta parte de la

herencia. Si el

testamento era

declarado como

Inoficioso, el árbitro

judicial podía

declararlo nulo o

anular solamente la

institución del

heredero, sin

embargo en ambos

casos, la persona que

lo impugnara no

llegaba a lograr solo

la cuarta parte sino la

porción interesada

completa, pero para

evitar que siguiera

ocurriendo esto, se

creó otra importante

figura que fue la

"laactio ad supplenda,

legitimam", la cual

lograba que se

redistribuyera

nuevamente la

herencia, para otorgar

a cada quien solo la

parte que por ley, le

correspondía.

BonorumPossessio Contra Tabulas en el Derecho Justinianeo

Justiniano, desde el inicio introdujo cambios, que modificarían la

"legitima", uno de los cambios más importantes fue, establecer que las

desheredaciones se hicieran individualmente, e incrementar la cuota a un tercio

de la porción intestada, solo si los herederos forzosos no pasaban de cuatro, y

se incrementaría la mitad, si los herederos eran más. En cuanto a la porción

que se le dejaba al patrono, esta se redujo, es decir, paso de ser la mitad de la

herencia, a solo un tercio de ella.

Glosario de Terminos

Acreedor: Es el que tiene acción o derecho a pedir el cumplimiento de alguna

obligación. (Jesús Culpa)

Ab Intestato: Sin Testamento. (Alexandra Romero)

Adición de la Herencia: Aceptación de la calidad de heredero. (Alexandra

Romero)

Adjudicación Hereditaria: Distribución entre los herederos del haber que les

corresponda, haciéndolo constar por medio de hijuelas o lotes asignados

individualmente a cada uno de ellos. (Alexandra Romero)

2


Bienes: Conjunto de las cosas necesarias para vivir de una persona, son

determinables. (Jesús Culpa)

Causahabiente: Persona que ha sucedido o se ha subrogado por cualquier

título en el derecho de otra u otras. (Jesús Culpa)

Causante: Persona de quien proviene el derecho que alguien tiene. (Jesús

Culpa)

Herencia: Conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se heredan de una

persona tras su muerte. (Yalitza Rodríguez)

Heredero: persona que por testamento o por ley sucede en una herencia.

(Jesús Culpa)

Hereditario: Sucesión en todos los bienes, derechos y obligaciones de una

persona que no se extinguen por su muerte. (Alexandra Romero)

Impudicia: Deshonestidad. (Alexandra Romero)

Impugnación: Acción y efecto de atacar, tachar o refutar un acto judicial,

documento, deposición testimonial, informe de peritos, etc., con el objeto de

obtener su revocación o invalidación. (Alexandra Romero)

Ipso Iure: Efecto producid. (Yalitza Rodríguez)o por una norma jurídica, por su

propia virtud, sin requerimiento o instancia de parte. (Alexandra Romero)

Iuris et de Iure: Presunción legal que no admite prueba en contrario.

(Alexandra Romero)

Línea de Parentesco: Serie de grados de parentesco. (Alexandra Romero)

Liquidación de la Herencia: Operación u operaciones mediante las cuales,

tomando como base el inventario y el avalúo, se fija el líquido del caudal

divisible entre los herederos, deducidas las cantidades que legalmente deben

serlo. (Alexandra Romero)

Legado: Cosa material o inmaterial que se deja en testamento o se transmite

de padres a hijos, de generación en generación. (Yalitza Rodríguez)

Nulidad: Falta de valor, fuerza o efecto de una cosa por no estar hecha de

acuerdo con las leyes

Obligación: Vínculo que sujeta a hacer o abstenerse de hacer algo,

establecido por precepto de ley, por voluntario otorgamiento o por derivación

recta de ciertos actos. (Jesús Culpa)

Patrimonio: Conjunto de los bienes propios adquiridos por cualquier título.

(Jesús Culpa)

2


Parentesco: Vinculo jurídico existente entre las personas que descienden de

un mismo progenitor (parentesco de consanguinidad); entre el marido y los

parientes de la mujer y entre la mujer y los del marido (parentesco de afinidad)

y entre el adoptante y el adoptado (parentesco civil) (Alexandra Romero)

Partición de Herencia: Conjunto de operaciones realizadas para determinar el

activo y el pasivo del caudal hereditario, fijar el haber de cada participe y

adjudicarle el que le corresponda. (Alexandra Romero)

Pro Indiviso: Denominación del bien o derecho que pertenece a una

comunidad de personas. (Alexandra Romero)

Revocar: Dejar sin valor o efecto una ley, una norma o una disposición.

(Yalitza Rodríguez)

Statu Quo: En el estado actual. (Alexandra Romero)

Sucesión: Sustitución de una persona en los derechos transmisibles de otra.

(Jesús Culpa)

Sucesión Legítima: Sucesión que se defiere por ministerio de la ley, cuando

concurren los presupuestos establecidos al efecto. (Jesús Culpa)

Sucesión por Cabeza: Sucesión en que cada uno de los sucesores mortis

causa hereda por su propio derecho, no por el de representación. (Jesús

Culpa)

Sucesión por Estirpe: sucesión que existe en aquellos casos en que la

sucesión hereditaria se obtiene por representación de un ascendiente, no por

derecho propio. (Jesús Culpa)

Sucesión Testamentaria: Sucesión que se basa en la existencia de un

testamento válido, otorgado en cualquiera de las formas admitidas por el

legislador. (Jesús Culpa)

Sucesor: Persona que, por cualquier modo legal, adquiere la titularidad de una

cosa o derecho que anteriormente pertenecía a otra. (Jesús Culpa)

Sucesor Testamentario Singular: Legatario. (Jesús Culpa)

Sucesor Universal: Sucesor a título de heredero. (Jesús Culpa)

Testador: Persona que hace testamento. (Yalitza Rodríguez)

Testamento: Declaración voluntaria de una persona expresando lo que quiere

que se haga con sus bienes después de su fallecimiento. (Yalitza Rodríguez)

Testar: Declarar o afirmar como testigo. (Yalitza Rodríguez)

3


Chibly, A. (1997). Anotaciones y Comentarios de Derecho Romano III. Derecho

Sucesorio y Protección de los Derechos. Caracas: Universidad Central de Venezuela,

Ediciones dela Biblioteca.

Código Civil de Venezuela. (1982). Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº

2.990, fecha: Julio 26, 1982.

Busquedas online disponibles en:

https://www.legalitas.com/abogados-para-particulares/actualidad/consultasfrecuentes/contenidos/Que-es-la-legitima-y-los-herederosforzosos#sthash.EZ92i6Gv.dpuf.

http://www.finanzasdigital.com/2013/09/el-fideicomiso/

http://sucesionesdromano2014.blogspot.es/categoria/codicilo/

Tipos de Legados en derecho Romano [Documento en línea]

Disponibleen https://www.derechoromano.es/2012/09tipos-delegados.htlm

[Consulta 2017, Abril 11]

Luis Rafael Palacios Ochoa (Derecho Romano III) [Documento en línea]

Disponibleen http://www.monografias.com/trabajos75/derecho-romanotres/derecho-romano-tres3.shtml#ixzz4e92ng61r

[Consulta 2017, Abril 11]

Testamento en Derecho Romano [Documento en línea]

Disponibleen http://derechoromano.bligoo.com/testamento-en-derechoromano#.WO-qs0WGPcs

[Consulta 2017, Abril 11]

Derecho romano, Arias Ramos, páginas 520-521.

Derecho Privado Romano, Antonio Ortega Carrillo de Albornoz.

Páginas 317-318.

Instituciones de Derecho romano | Libro tercero, De las obligaciones | Felipe

Serafini, páginas 450 – 454

Derecho Privado Romano, Antonio Ortega Carrillo de Albornoz.

Páginas 313-314

http://www.derechoromano.es/2016/10/concepto-obligacion-antigua-roma.html

4


Derecho Privado Romano, Antonio Ortega Carrillo de Albornoz.

Páginas 314-316.

http://www.derechoromano.es/2011/12/bonorum-possessio.html

http://www.difusionjuridica.com.bo/bdi/biblioteca/biblioteca/libro119/lib119-

3d.pdf

http://www.derechoromano.es/2011/12/bonorum-possessio.html

http://www.derechoromano.es/2012/09/revocacion-de-las-donaciones.html

https://es.slideshare.net/adtineo/la-donacinhttps://es.slideshare.net/adtineo/ladonacin

5

More magazines by this user
Similar magazines