Views
1 year ago

Rota Punctatis - Volumen 8

Ricardo Riccó por

Ricardo Riccó por Imanol González Pocos han dado tanto de que hablar en tan poco tiempo, como Ricardo Riccò, también conocido en sus inicios como “il Bisontino”. El apodo de la Cobra se lo pondría la prensa durante su efímera época profesional. Una carrera como ciclista que era el fiel reflejo de todo lo que hay que evitar hacer. Una existencia no exenta de soberbia, dopaje e hipocresía, aliñada con mentiras por doquier. La vida deportiva de Riccò fue tan rápida y truncada que en cuanto llegó la primera curva se estampó. O como se suele decir, lo que rápido sube rápido baja. Ricardo vino al mundo en 1983, concretamente en la ciudad de Sassuolo, enclavada en la región de Emilia-Romaña, muy conocida por su producción cerámica. Enclave de donde son originarias empresas dedicadas a tal negocio y que en diferentes momentos, han apoyado al ciclismo, como por ejemplo Ariostea, Panaria o Refin. A muy temprana edad destacó por su facilidad para el pedaleo. De hecho, en el año 2001 se enfundó su primera maglia tricolore, al imponerse en el campeonato nacional de ciclocrós juvenil. Lo que hizo que lo seleccionaran para el campeonato del mundo que tendría lugar en Tabor-Chequia. En un control interno de la federación italiana, Ricardo dio una tasa alta de hematocrito, hecho por el cual fue descartado para la cita mundialista. Esta anécdota no le impidió irrumpir con fuerza en el difícil y competitivo calendario amateur transalpino, formando parte del GSRaimondi Simic Cicli Paletti. Muestra de ello es que en 2003, año de su debut en el campo aficionado, venció en una etapa del Girobio o “Girino” como también se denominaba al extinto Giro d´Italia amateur. Su verdadera explosión tendría lugar en 2004 al fichar por la escuadra G.S. Grassi-Marco Pantani. Con ellos logró vencer en el disputadísimo campeonato italiano de ruta sub-23. Siendo campione nazionale se vio obligado a renunciar a defender la maglia azurri en el mundial de carretera. ¿La razón? claro que sí, una segunda ocasión en la que Riccò arrojaba una tasa alta de hematocrito. Hecho que le fue premiado con cuarenta y cinco días de sanción sin posibilidad de competir.

Enfants Terribles Una temporada después, en 2005, siguió encuadrado en el G.S. Grassi-Marco Pantani, donde compartiría maillot con otro conocido del gran público, Vasil Kiryenka. En esta temporada se confirmó lo que se había ido fraguando en los dos años anteriores, el crecimiento de Ricardo. Simplemente arrasó, ganó diez carreras y se mostró competitivo a lo largo de toda la temporada italiana. Aunque lo que más llamó la atención tanto de los aficionados en general, como de cuantos forman el mundillo ciclista en particular, fue su actuación en la Settimana Ciclistica Lombarda que tuvo lugar en septiembre de aquel mismo año. Esta vuelta de cuatro días de duración, era por entonces una prueba de categoría 2.2 UCI. Por lo tanto, tenían posibilidad de tomar parte equipos Continentales Pro, Continentales, selecciones nacionales y o regionales e incluso equipos amateur. De hecho, participaron ciclistas profesionales como Julio Alberto Pérez Cuapio, Ondrej Sosenka, Rinaldo Nocentini, Marco Marcato, Davide Vigano, Freddy González, Brett Lancaster o Fortunato Baliani por citar los más conocidos. Con tan solo veintidós años y formando parte de uno de los equipos amateur participantes, Ricardo dio toda una exhibición. Imponiéndose en la segunda y tercera etapas, además de en la clasificación general. La segunda jornada constaba de una cronoescalada de 6,6 kilómetros a Casazza, en la que se adelantó al citado Pérez Cuapio, mientras que en la tercera, un itinerario rompepiernas por los alrededores del Veneto, impuso su punta de velocidad sobre el correoso Alexander Efimkin, a la postre segundo en la clasificación general. Si su paso a profesionales ya estaba decidido de ante mano, ya que tenía apalabrado con Josean Fernández “Matxin” que en 2006 iba a correr con el Grupo Nicolás Mateos Continental, para dar el salto a Saunier Duval en 2007, su actuación en la Settimana Lombarda aceleró los planes. En poco tiempo le llovieron ofertas de varios equipos Wold Tour y “Matxin” se encontró en la tesitura de tener que hacerle un hueco en su primer equipo. Antes de que llegara el ansiado salto a la máxima categoría, tendría lugar un tercer susto con su tasa hematológica. Volvió a superar por tercera vez en cuatro años el 50% de hematocrito en un control antidopaje. Esto le acarreó otra sanción, pero tras acudir con su caso a la UCI y presentar la documentación pertinente, la Unión Ciclista Interncional le facilitó un permiso, mediante el cual Riccò podía competir con valores de hematocrito de hasta 51%. Según pudo demostrar el pequeño reincidente, esos niveles nada tenían que ver con sustancias exógenas a su organismo. En 2006 en el seno del equipo es-

Rota Punctatis - Volumen 1
Rota Punctatis - Volumen 5
Rota Punctatis - Volumen 7
Rota Punctatis - Volumen 4
Rota Punctatis - Volumen 2
ML volumen 8 5
Alpe d'Huez Nº4
especial-vuelta-ciclista-a-espac3b1a2
R evista L atinoamericana Volumen 48, número 2, abril-junio 2010 ...
ML volumen 8 2
guia-del-triatleta-2014
Planos de los circuitos del Día del Triatlón
Auditoria en Seguridad Vial - Volumen 2. - El Consejo Nacional de ...
LO QUE HERMOSILLO MERECE Ciclismo de ... - Afuera Magazine
Volumen 8, núm 2 ECI 2011i (agosto 2011) - Encuentro Científico ...
irun martxoa 2006 marzo - Ayuntamiento de Irun