Views
1 year ago

Rota Punctatis - Volumen 8

Tour de las Américas

Tour de las Américas por Raúl Ansó Arrobarren En los últimos lustros, estamos viendo nacer y desarrollarse carreras en lugares que hasta hace unas décadas hubieran resultado inimaginables. La mundialización, la globalización del ciclismo. Un proyecto auspiciado por el presidente de la entonces FICP, el holandés Hein Verbruggen allá en la década de los ochenta. Así, podemos ver imágenes de ciclistas en lugares exóticos, pero muchas veces inhóspitos para la práctica de nuestro deporte. Carreteras despobladas de espectadores, buen ejemplo el último mundial disputado en Doha en octubre del año pasado. Unas carreteras sin el calor del público porque en esos países apenas hay tradición ni cultura ciclistas. Competiciones que “caen” en esos países en un ejercicio de puro “paracaidismo”. Con condiciones ambientales a veces extremas que han determinado la carrera en sí e incluso han motivado la suspensión de esas competiciones: por tormentas de arena en el desierto, por la enorme contaminación en Pekín… Todo esto se justifica en pro del crecimiento del ciclismo, de su bienestar… Pero los y las lectoras de esta publicación ya saben de sobra lo que hay detrás de esto y cuál es el verdadero objetivo de la actual UCI. Nada nuevo. Pero hubo más. Megaproyectos a los que la UCI bendijo con su apoyo pero que no llegaron a cuajar. Por ejemplo, en USA, en China y en Rusia, algunos de los cuales incluso se habló que podían comprometer el calendario y el número de días de competición de carreras de gran solera como por ejemplo la Vuelta a España. La UCI volvió a demostrar que para ella la solera y la cultura ciclistas no son nada ante unos cuantos ceros adecuadamente colocados a la derecha antes de un signo identificativo de decimal… Sin embargo, no todas las carreras que por los diferentes lugares de nuestro planeta surgieron contaron en su momento con los parabienes de la UCI. Porque la UCI tenía claro cuáles le interesaban que siguiesen adelante y cuáles no. O al menos así lo percibían sus organizadores. No es que lo digamos nosotros. Lean, lean…

La escapada de Coppolillo En esta ocasión os hablaremos del Tour de las Américas. Una competencia nacida en el año 1.988 y que según la página de web italiana “museociclismo.it” sólo se disputó hasta la edición de 1.990. El prólogo del programa oficial del Tour de las Américas del año 1.990 fue sin duda la mejor declaración de intenciones de aquel proyecto, y también un documento histórico de valor excepcional acerca de cómo se observaba en aquel momento la evolución del ciclismo en el continente americano. largo de todos nuestros países para que en un plazo no muy largo podamos competir de verdad. Para eso es necesario pensar en unir los esfuerzos, no en dividirlos. Será indispensable presentar espectáculos de calidad.” Finalizaba aquel prólogo así: “De lo contrario, con los esfuerzos aislados, quedaremos como antes, reducidos a pequeñas carreras locales. Llegar al tercer Tour de las Américas no ha sido fácil, pero sí emocionante. Nos impusimos el reto de unir a las Américas con este bello deporte y no hemos desmayado…” En aquel prólogo, Germán Blanco y su mano derecha el doctor Erwin M. Vásquez, máximos exponentes de la organización de la prueba, daban la bienvenida a todos los participantes y seguidores de aquella tercera edición del Tour de las Américas. Además, aquel prólogo decía entre otras cosas: “En esta tercera ocasión nos hemos preparado mejor que en las dos anteriores, en las que muchas cosas nos resultaron nuevas. Este Tour de las Américas’90 ofrece una nueva cara al abrir sus puertas a nuevos equipos profesionales de América y de Europa, a equipos de Latinoamérica que van surgiendo en pos del profesionalismo, iniciando un movimiento que a la postre pudiera representar la única oportunidad de establecer el ciclismo profesional en este lado del mundo, ya que la llegada de los grandes equipos ciclistas de Europa será difícil en el futuro ante la potenciación del Mercado Común Europeo y la apertura de los países orientales de Europa y Asia.” “La alternativa que se nos ocurre es crear nuestro propio ciclismo profesional, con carreras importantes a lo “La llegada de los grandes equipos ciclistas de Europa será difícil en el futuro” Como ven, los organizadores demostraban tener ideas bien claras acerca de los objetivos que debían perseguir y respecto al análisis de la situación en la que se encontraba el ciclismo en aquel momento en sus países. El evento contaba con un presupuesto total de 1,6 millones de dólares. Cada equipo pagaba a la organización 5.000 dólares con lo que quedaban cubiertos los gastos de hospedaje, viajes y comidas. Determinados ciclistas recibían un fijo antes de la salida. Además de los americanos, doce periodistas europeos se desplazaron hasta allí para seguir en directo las etapas. Ya refiriéndonos a lo más estrictamente deportivo, en la línea de salida de West Palm Beach estaban entre otros: Alexi Grewal del equipo Coors Light, Andrea Tafi y Leonardo Sierra del Eurocar-Galli, Pedro Delgado del Banesto, Herminio Díaz Zabala de la ONCE, Sammy Moreels, Johan Musseuw y Dirk Demol del Lotto, Alvaro Mejía del Postobón, Marco Giovanetti del SEUR, Knickmann y Stieda del Seven Eleven, Elliot y Edmonds del Teka…

Rota Punctatis - Volumen 7
Rota Punctatis - Volumen 5
Rota Punctatis - Volumen 2
Rota Punctatis - Volumen 1
Rota Punctatis - Volumen 4
especial-vuelta-ciclista-a-espac3b1a2
ML volumen 8 3
ML volumen 8 2
Libro de ruta [PDF 11,3 Mb] - Vuelta a La Rioja
guia-del-triatleta-2014
Planos de los circuitos del Día del Triatlón
Auditoria en Seguridad Vial - Volumen 2. - El Consejo Nacional de ...
Alpe d'Huez Nº1
Volumen 8, núm 2 ECI 2011i (agosto 2011) - Encuentro Científico ...
Volumen VIII – El chiste y su relación con lo inconsciente (1905)
irun martxoa 2006 marzo - Ayuntamiento de Irun
Volumen V – La interpretación de los sueños (II
Editor: Ligia Pérez-Cruz Volumen III No. 8 Enero, 2013 - UGM
Volumen VI – Psicopatología de la vida cotidiana (1901
VOLUMEN 31 Nº 3-4 año 2013 - cordobalergia.com
Respuetas Cirugía Casos Clínicos. Volumen 1. Número 2