Views
1 year ago

Pulpo y su novia

la mejor revista

OBJETIVIDAD Y

OBJETIVIDAD Y SUBJETIVIDAD DE LOS VALORES Por lo general, las teorías universalistas se vinculan con la creen cia de que hay valores objetivos. Hoy, por ejemplo, la mayoría de los países occidentales defienden los derechos humanos, mu chos basados en la tesis de que son valores universales y ob jetivos. Tiempo atrás, ya Scheler defendió la idea de que los valores son objetivos, no creados por la sociedad, ni por el individuo, por lo que éste sólo debe contar con el método adecuado para conocer esos valores. Como reacción a teorías de este tipo sur gieron las llamadas corrientes subjetivistas, que ubican el pro ceso valorativo en la psique o en la subjetividad humana, en lo que nos agrada o desagrada, o bien sosteniendo que el fun damento del valor es el deseo. Tenemos entonces tres posibilidades para determinar quién pone el valor: 1. Los valores, siendo objetivos y universales, están puestos desde siempre, por alguna instancia superior. 2. Los grupos sociales, atendiendo a sus necesidades, fines y deseos, van creando ciertos valores y abandonando otros en el curso de la historia. Los valores son, por tanto, crea ciones histórico-culturales. 3. El individuo mismo, desde su más profunda subjetividad y atendiendo a sus preferencias o a sus deseos, es quien pone el valor. VALORES INTRÍNSECOS Y EXTRÍNSECOS 20 La lectura y el aprendizaje pueden ser valor-medio o valor-fin. (Renoir. El joven colegial). Mas no debemos confundir lo que valoramos por sí mismo (valor intrínseco) y lo que valoramos como medio (valor extrínseco) para conseguir un valor fin, último o superior. Así, pode mos concebir la democracia como un valor-medio o instru mental para lograr una sociedad más justa, y ésta a su vez en función de un valor supremo como la felicidad, y así sucesi vamente. La mayoría de los teóricos del valor coinciden en que los va lores morales siempre son fines y nunca medios, hay discrepan cias en cuanto a cuáles son esos valores y si pueden convertirse en medio, como en el ejemplo de la justicia en función de la felicidad, que señalamos arriba. 40 © Santillana

ACTIVIDADES Para profundizar Primera fase. Forma un equipo de nueve compañeros y lleven a cabo el siguiente ejercicio: Escojan a tres personajes de distintas áreas (por ejemplo, un profesional, un político, un artista) que admire todo el grupo. Subdivídase el grupo en tres equipos y escojan a uno de los personajes. Clarifiquen los motivos de su elección, centrando la atención en los valores, y precisen cuáles son, qué los hace valorar positivamente a las personas que escogieron (su fama, su dinero, sus dotes artísticas, su inteligencia, su honestidad, su altruismo, su solidaridad, su belleza, su simpatía, etcétera). Segunda fase. En un cuadro sinóptico para presentación (en el medio que se escoja), clasifiquen los valores ad judicados a las personas elegidas en morales, religiosos, estéticos, cognitivos, etcétera, y posteriormente en rela tivos o universales, objetivos o subjetivos, intrínsecos o extrínsecos. Tercera fase. El grupo en general, una vez hechas todas las presentaciones, hará una evaluación crítica desde el punto de vista moral, para ver si modifican su elección o continúan igual. Para ello responderán las siguientes preguntas: • ¿Te gustaría que todos se comportaran conforme a los valores de la persona que escogieron? • ¿Te parecen esos valores los más adecuados para elevarlos a la categoría de valor supremo? Apostillas filosóficas La transvaloración Nietzsche es uno de los más acérrimos defensores de la vida como el valor supremo. Sin embargo, su concepto de vida es completamente opuesto al de los autores cristianos, pues ataca especialmente aque llos valores que, desde su perspectiva, niegan la vida terrenal para afirmar la eterna. Mediante su método genealógico, desarrollado en La genealogía de la moral, demuestra cómo los valores originarios, puestos por los fuertes y nobles, fueron desplazados por los valores decadentes de los débiles y resentidos, quie nes, no pudiendo enfrentarse a los © Santillana fuertes,realizaron una inversión, afirmando valores reactivos como la humildad, la resignación, la obediencia, la renuncia, contra valores activos como la fuerza, la valentía y el orgullo. Así, los valores reactivos, propios de los resentidos, disminuyen y niegan la vida. La vida será entonces el valor supremo, para cuya plena realización será necesaria una nueva transvaloración de los valores, llevada a cabo desde una “moral noble”. Nietzsche critica todo concepto metafísico por lo que podemos decir que su teoría de los valores es histórica y cultural. 41

NOVIOS
REVISTA
revista speed home julio web 2018
Novios
JUST ELECTRONIC ARCHIVO PDF1
Quid Novi? Orlando 2009 - Gador SA
Quid Novi? - Orlando 2009 - Gador SA
EXTREME
Edición No.20 Abril 2017
mejores prácticas mejores prácticas - CEDAF
Turismo Humano 31. Premios internacionales de Turismo Sostenible
Revista-02