ALGO PARA COMENZAR LAS CLASES

a1564o

Una revista dirijisa al docente de aula. una heramienta eficaz contra el aburrimiento de los estudiantes el primer dia de clase

Los niños creyendo, que la escuela es para

aprender a fastidiarse, el maestro… que debe

fastidiarse, para darles el ejemplo.

Ellos aprenden a mentir, el… a disimular”

Simón rodríguez (consejos dados al colegio de

Latacunga… 1845)


DEDICADO

A mis estudiantes del 5to A yB promoción 2009 del liceo José Helimenas Barrios, quienes

fueron y serán mi mayor inspiración.

A todo el que ha pasado por mis clases y los que estarán en ellas para que vean que todas las

metas, con dedicación y planificación, se pueden alcanzar.


AGRADECIMIENTO

Gracias a mi dios por darme la sabiduría necesaria y tomar decisiones acertadas

siguiendo su guía.

Gracias a mis padres que se gastaron por darme la educación necesaria que

hiciera posible mi desarrollo intelectual sano y así lograr mis metas. Muy

especialmente a mi abuelo Rubén Ordoñez que despertó en mí no una semilla,

sino las raíces del saber que me han acompañado toda mi vida.

Gracias a Vanesa Andrea Marchena Flores mi mejor y gran amiga quien me

escuchó y me ofreció toda la ayuda cuando más lo necesité.

Gracias al profesor Elio Barrios que me permitió y me dio la confianza de realizar

muchas de estas y otras ideas en su institución. Y al profesor Edgar Camacho

quien es un buen ejemplo de educador práctico a la hora de resolver problemas en

el aula de clase.

Gracias a Yesica Martínez una colega espectacular y la más creativa que he

conocido, quien me ayudó no solo a corregir y darme ideas sino también a seguir

adelante con este trabajo.

Gracias a mi estudiante Erika Sulbarán por la ayuda y corrección del material,

espero que esto la anime a seguir escribiendo.

Gracias a Sofía Flores por su creatividad a la hora de diseñar la portada del libro.

Gracias a todos los que colaboraron en la revisión de este trabajo a la profesora

Elaine Crespo que me dio ideas para la productividad de este libro.


A modo de introducción:

Como docentes, nos vemos en la dificultad, en muchas oportunidades, de no tener

con qué iniciar las clases. Algunos hasta creen que con decir “buenos días espero

que les haya ido bien en la vacaciones” es suficiente, muchos otros comienzan

con normas, regaños y hasta amenazas o sólo se conforman con dictar un simple

plan de evaluación, que; lógicamente es importante, pero no más que la

motivación de los estudiantes, “La atención de los alumnos a una explicación o al

proceso de realización de una tarea viene determinada inicialmente por la

curiosidad que despiertan y, sobre todo, por la percepción de su relevancia”

(Alonso, Jesús y Montero. Compilación de Coll, Palacios).

Cada etapa tiene sus dificultades; biológicas, psicológicas y emocionales, pero

todas tienen algo en común. EL TIEMPO, el cual se muestra en las diferentes

facetas de su crecimiento físico. Sin embargo, las instituciones han esquematizado

cada etapa por colores, y son esos colores que muestran o logran los cambios a

veces motivacionales en los estudiantes, así, un chico o chica de 7mo grado se ve

influenciado desde su casa, porque ahora es el niño o niña que creció y está en el

liceo, el de 9no grado porque es el que ya va para 4to año y este, por el hecho de

cambiarse de chemise, es algo que influye en él, de esta manera si se usan dichos

elementos para captar la atención del estudiante en el aula de clase se pueden

extraer buenas lecciones.

No está de más decir, que el tema de ser GRANDE es algo que acompaña al

estudiante desde su casa hasta el aula de clase y si pensamos un poco, esto se le

exige al niño o niña sin explicar a ciencia cierta que significa dicho elemento, sin

darle las herramientas para ello.

Algo para comenzar las clases no es más que eso, ALGO, pequeñas

palabras que pueden ponerse en la mente de los estudiantes al iniciar el año

escolar, que sirvan de autoanálisis y autorreflexión, no solo para el estudiante sino

también para el docente y la institución en general, y de esta forma, en pequeños

minutos, el educador pueda empezar su acostumbrada hora de clase.

Algo para comenzar las clases, tiene como objetivo principal, dotar de

una herramienta sencilla al docente de aula, para que de una forma dinámica y

creativa, use las realidades de los propios estudiantes para tocar temas como: la

responsabilidad, la puntualidad, el estudio y realización de tareas, características


en su mayoría evaluadas por todos los docentes. De esta forma, fuera de la

acostumbrada rutina diaria, el profesor y el estudiante tengan Algo para

comenzar las clases que contribuya a su interacción recíproca.


Al docente:

La operatividad y funcionalidad de las historias, se han puesto en práctica en

varias aulas de clases y se han modificado de acuerdo a la reacción y opinión de

los mismos estudiantes. Dicha funcionalidad, se ha observado al lograr un cambio

visible en los estudiantes mientras se lee, por ello, todo lo escrito aquí, fue

analizado durante tres años escolares consecutivos.

Es importante destacar, que esto no representa una guía ni un manual,

simplemente, considerando que muchas veces se hace difícil dialogar con los

estudiantes con temas como: la responsabilidad, el interés por el estudio, las

metas personales, etc., se han escrito ciertas historias que de manera llamativa

capten la atención de los estudiantes y de esta forma se pueda interactuar sobre

dichos temas.

Algo para comenzar las clases consta de cinco historias, o cinco relatos,

dirigido a cada año escolar, adecuado a su respectiva realidad. Escribir sobre la

circunstancia de cada etapa, sería compleja, tediosa y muy extensa, así que aquí

solo se toman realidades si se quieren comunes para cada año escolar. Por

ejemplo; aunque el 7mo grado tiene varias dificultades; ¿verdad que todos se ven

influenciados por el cambio de camisa? ¿Cómo influye en el niño y la niña

después de 6 años seguidos vestido de blanco salir de su casa con la camisa azul?

Parecerá tonto o simple, pero para ellos seguramente no lo es. Algo parecido

ocurre con 9no grado; ¿Cómo se siente el adolecente que desde 7mo se le está

diciendo que física y química es difícil? Aunque son muchas dificultades que se

presentan en esta etapa; ¿verdad que el tema de las llamadas tres marías es algo

común para todos los estudiantes de esta año escolar? ¿Y qué podemos decir de

4to año? Son impresionantes los cambios físicos y mentales que se producen en

muchos estudiantes en esta etapa, de hecho, ¿Cuántos docentes no notan que el

niño que fue tremendo y revoltoso, al llegar a 4to año parece más maduro,

tranquilo y ubicado? Y volvemos a la pregunta hecha para 7mo grado, ¿Cómo

influye en el adolecente el cambio de chemise azul a la beige? Y el chico y chica

de 5to año ¿Cómo se siente al saber que son los más grandes de este cuento

llamado liceo y que pronto lo dejarán? Y usted, amigo y amiga docente ¿Nota que

esto son realidades que se pueden tomar para captar la atención de los

estudiantes? Teniendo esto en consideración cada historia o relato se escribió con

el objetivo de despertad un interés particular en cada año escolar, que sirva de

herramienta para temas importantes del aula de clase, así como la interacción

docente-estudiante y el control en el aula; antes de comenzar cualquier historia se

encuentra un escrito corto sobre lo que se tratara en el relato correspondiente,


esaltando la circunstancia especifica a tratar. Podríamos direccionar cada año y

sus temas así:

7mo grado Se utiliza el cambio de camisa azul como estimulante al diálogo, se

trata el tema de la responsabilidad; el estar pendiente de sus clases, respetar a

sus profesores, consecuencias de andar jugando en exceso; a través de la historia

contada se destaca la idea de que ser un niño grande es estar pendiente de las

clases, y lo bueno de terminar el año escolar aprobando todas las materias.

8vo grado Se trata un punto importante; EL TIEMPO. Es interesante destacar con

los estudiantes cuán rápido pasa el tiempo y aunque es una ventaja, en

oportunidades se convierte en una desventaja. Se toma la materia de educación

para la salud con la intención de estimular a la investigación sobre temas tan

importantes como el embarazo precoz, las enfermedades de trasmisión sexual y la

importancia de conversar con los padres u otro adulto sobre el tema. Con esto se

intenta que el estudiante reflexione sobre sus cambios biológicos y lo peligroso de

descuidar dicho proceso.

9no grado Se utiliza un elemento importante, el cambio de uniforme, al igual que

7mo grado se intenta estimular y felicitar por el tiempo transcurrido, utilizando la

idea que hasta este año se utiliza esa camisa azul; se toca el tema de las materias

nuevas con una historia y lo que en ocasiones puede ocurrir si se descuida el

estudio de dichas asignaturas, por medio de la historia contada se estimula a

reflexionar sobre la irresponsabilidad y sus consecuencias y se anima a la puesta

en práctica de una estrategia pedagógica como lo es EL APRENDIZAJE ENTRE

IGUALES, recurso importantísimo para el estudio y motivación en el aula de clase.

4to año A través de la lectura se busca que el estudiante reflexione sobre el tiempo

futuro, lo importante de pensar en qué hacer, qué le gusta, qué estudiar, así como

la importancia de actuar en base a sus circunstancias.

5to año Es el único año que se relatan 3 historias, con el tono del escrito, se busca

tocar el centro de sus emociones, la nostalgia por el liceo, por las vivencias; se

logra que valore cada momento que le queda en su aula, la cual no volverá nunca

más, en algunos grupos donde se ha leído dicha lectura, muchos tienden a llorar,

a entristecerse, pero lejos de ser una fuente de desánimo, la mayoría valoran sus

momentos juntos. El tema central de la lectura es motivar a los estudiantes a

ACTUAR en buscar información, no dejar pasar el tiempo sin hacer nada, ser

provechoso y sobre todo conversar con el alguien mayor, o sus padres

preferiblemente, ¿Qué estudiar? ¿Dónde estudiar? o ¿Trabajar o estudiar? son las

preguntas centrales del relato.


Es importante destacar, que estas historias fueron casos reales escritas por los

estudiantes mencionados, los cuales se les pidieron contar sus historias y se

acoplaron para ser leídas a nivel general. Otro aspecto importante de Algo

para comenzar las clases es el lenguaje usado; escribir para adolescentes

y sobre todo para captar su atención es algo bastante complejo ya que la

diversidad de palabras usados por estos jóvenes es inmensa, además si se utiliza

un lenguaje tedioso más que captar su atención será un momento para aburrir al

chico y chica, de esta forma es importante que usted, amigo y amiga docente,

sepa que durante la lectura se conseguirá con palabras como:

- Raspé la materia, pasé la materia

- Pana, panita (los panas o panitas del salón)

- Recién vestido (normalmente usado para los estudiantes de 4to año por el

cambio de chemise y otros casos para 7mo)

- Si cuadra, (esto si cuadra)

- Chamo o chama (la chama esa o el chamo ese).

Como las historias fueron escritas por estudiantes, se intenta mantener su propio

lenguaje, sólo con algunos acomodos; durante cada lectura se ubican ciertas

palabras u oraciones resaltadas, esto es para que el docente al leer sepa que es

uno de los puntos principales que se destaca en la historia; las comillas (““) se

usan para trasmitir algún aspecto destacado al profesor, una aplicación directa a

este. Los puntos suspensivos (...) después de una pregunta u oración, es para que

el lector realice una pausa considerable durante la lectura y permita que el

estudiante reflexione en cuanto a lo que se lee.

Un último aspecto, considerado el más importante y con esto trato de llamar la

atención de las instituciones educativas como tal; para que estas historia cumpla

el objetivo planteado es muy importante quien lee las historias, es decir, qué

docente y qué características debe de tener, por ejemplo, si las historias, el

docente las lee por hacerlo, sin estímulo, como obligado, ¿Qué efecto tendrá en

los estudiantes? Por esto es importante que la institución o el docente este muy al

tanto de quién lo leerá y cuando lo hará.

En algunos casos una vez leído (casi siempre pasa en 9no, 4to y 5to año) los

estudiantes quieren que se les relea, quizás para no comenzar con las clases o

porque verdaderamente quieren oírlo, con esto se puede jugar para que en otro

momento sirva como control en el aula.


Por último, Algo para comenzar las clases, tiene un objetivo intrínseco el

cual va dirigido al grupo docente en general, ¡Esto es un invento, sí! Un invento

que ha ayudado y captado la atención del estudiantado, un invento que pongo a la

disposición de todos mis colegas para mostrar, que nuestro trabajo, lejos de ser

tedioso, debe ser primeramente creativo, sin importar errar, porque errando

también se construye, así, hagamos de nuestras aulas de clases un mar, no de

conocimiento como mera trasmisión de él, sino un mar cálido, tranquilo, pero con

poderosas olas de creatividad y, tomando las palabras de Simón Rodríguez

escritas hace mas de cien años. "¡Inventamos o erramos! Dentro de nuestro salón

de clase. Para despertar, al niño y la niña productiva y eficaz."


“Una historia para

comenzar tu primer año de

secundaria”.

¿Qué tal tu nuevo uniforme? Te gusta, ¿Verdad? ¿O te da

igual?


¡Hey tú! Sí, tu el de séptimo, ¿Cómo estás? ¡'Tas como despabilado!

Viste, ya estás grande vale, pensaste que nunca te quitarías la camisa

blanca, ¿Cierto? Seis años pasaron, parece eterno ¿Verdad?, pero

ahora mírate, te ves hasta más grande. ¡Y tú! Sí, ya eres una niña

grande, siguen siendo niños, no importa que tengan o no su desarrollo,

pues todos están en ese proceso, lo importante es que se den cuenta

que pueden seguir jugando como niños y peleándose como niños

porque lo son, pero ahora están grandecitos. Esa camisa que tienes

puesta hoy solo te durará tres años, porque imagínate cuando termine

ese tiempo tendrás otro color de camisa ¡EL BEIGE! ¡Sí! estarás

pasando para cuarto año. ¡¿Viste?! todo es muy rápido, así como hace

cuatro meses, ¿no te acuerdas que todavía tenías tu uniforme blanco?

Bueno, date cuenta, terminaron las vacaciones y estamos de nuevo

aquí, solo que tienes otro color de camisa que significa que eres un

niño o niña pero GRANDE. Así que, si siempre te regañaban por

alborotado, por pelear o tirar taquito, ahora se te va a regañar mucho

más, porque estas un poco mayor. Y puedes que ahorita estés

diciendo en tu cabeza. "¿Por qué me van a regañar porque soy grande

si yo nunca he sido grande y no sé qué es eso, ni cómo debo

comportarme, ni nada?" Tienes razón, a todos nos pasa, pero bueno

son muchas cosas que debes saber para aprender hacer grande, pero

hoy en tu primer día solo te contare la historia de Enrique, un jovencito

que estuvo sentado ahí donde estas tú, claro no en el mismo pupitre,

ni en la misma escuela, sino un día parecido al de hoy del año escolar

pasado. Al igual que ustedes, Enrique lo regañaban casi todas las


mañanas, porque le decían que se portara como un niño grande, sin

embargo, el pobrecito no sabía qué era eso y nadie se lo dijo. Así que

gracias a él, hoy sabrán su historia y qué es lo primero que tienen que

hacer para empezar a comportarse como niños y niñas grandes. ¿Qué

tal si dejamos que él mismo nos cuente?

¡Hola!, mi nombre es Enrique José, el número 17 de la lista donde estudio. Bueno, no voy a

contarte mucho sobre mí como persona para no hacer larga la charla, no quiero aburrirte en

tu primer día de clase, así que seré breve. ¿Sabes? Cuando comencé 7mo grado, el primer

día fue lo mejor, ¡Jugué mucho! Porque de paso no hubo tantas clases y nos dejaron en la

cancha, estuve muy emocionado por mi camisa nueva, pero después jugué tanto que hasta

se me olvidó, de paso la sude mucho y se puso toda fea; aunque al salir de mi casa me

gustaba como me veía, después no me importó. Pero ahí estaba mi primer regaño, la

profesora de castellano, y de paso se me ocurrió contestarle, así que fue peor. Como me

había ensuciado mucho me mandó al baño y es donde escuché por primera vez la palabra

GRANDE. Sí, porque la profesora, mientras caminaba llevándome al baño, decía: ¡Mira

cómo estás de sucio! ¿Tú crees que sigues siendo el mismo niño de siempre? ¿No crees que

esa camisa que te pusiste hoy, sea porque ya estás grande? ¡Así que no te vas a estar

portando como en sexto grado! Bien, me lavé, me arreglé la ropa y ese día termino sin más

problemas. Estos dichos problemas vinieron después, porque te voy hacer sincero, aunque

algunos profesores no me creen, a veces no entiendo nada. ¡Sí!, yo sé que ellos hablan y

explican, pero no sé, me cuesta entender las clases o bueno me costaba, ¿Sabes qué pasaba?

que como jugaba tanto, de paso tengo Internet en mi casa así que me metía en la

computadora y jugaba horas y horas, siempre andaba como despistado, por eso me

quedaron muchas materias ¡No sé porque tantas materias y tantos profesores! Creo que eso

me confundía más. En el primer lapso me quedaron cinco materias. ¡No!, y el segundo

lapso fue peor, raspé siete, mi mamá me pegó, me castigaron, y hasta quitó el Internet.

Bueno, me inscribieron en un curso para lograr recuperarme, lo único en lo que siempre

salía bien era en matemática, es que, los números, las ecuaciones y todo eso llamaban mi

atención, siempre escuchaba las clases y las copiaba. Hacía todo para salir bien, pero fue

peor, porque después decían que estaba como loco, porque, ¿Cómo iba a ir tan mal y ser


tan flojo para estudiar; pero me gustaran las matemáticas? Que supuestamente es lo más

difícil. ¡En fin!, el caso es que en las tareas dirigidas que me inscribieron, la maestra era

muy buena, se parecía a mi profesora de historia, porque siempre hablaba “pasito y bonito”,

ella me “ayudó mucho”; en el tercer lapso las pasé todas, con bajitas notas pero las pasé.

¡Aunque que chimbo! Hoy, que es mi primer día del año siguiente, ósea del segundo año,

estoy sentado en el mismo pupitre y el mismo salón, escribiendo esto para los nuevos

compañeros que tenga. Aunque pasé todas mis materias en el tercer lapso, me habían

quedado muchas entre el primer y segundo lapso, así que fue difícil pasarlas todas, en

reparación ocurrió lo mismo. ¿Qué paso? Como aprobé todas las materias me dieron

permiso de salir, así que jugué mucho, porque duré bastante sin jugar por estar castigado, y

bueno, no estudié para la reparación así que aquí estoy REPITIENDO primer año. Pero no

importa, chamo, porque aprendí algo fino, ya sé cómo es ser grande o cómo uno debe

empezar hacer grande.

Para mí fue así: ser GRANDE es estar pendiente de tus cosas. Sí, en serio, imagina tu

teléfono, o cualquier cosa tuya, uno no va a querer que se pierda o te lo quiten. Bueno así es

el liceo, ¡En serio!, uno tiene que estar pendiente de sus cosas, o sea de las materias, y las

notas. ¿Por qué si te importa que se te pierda algo, pero no que pierdas una nota por

bochinchero, o que te ponga una nota en la carpeta por estar fastidiando la clase? Entonces

chamo, así es la cosa. Lo que hace un niño grande es estar pendiente de sus materias, que

no le quede ninguna, hacer todas las evaluaciones e intentar hacerlas bien, empezar hacer

grande es saber que ni tu mamá, ni tu papá, ni tu pana con quién andas en el salón, va a

estudiar por ti, si no lo haces tú, nadie más lo hará. Aunque estoy triste porque repetí, a la

vez me siento bien, porque aprendí algo que me va ayudar el resto de mis estudios de

secundaria, así me toco a mí aprender a ser grande, pero ya lo sé y estoy seguro que no me

van a quedar materias más nunca, ¡Está bien! Pues ni que fuera gafo para que me pase lo

mismo. Fino es terminar todo el año y salir de vacaciones sin reparar, porque estar

estudiando para recuperar 4, 5 materias… Eso sí es chimbo. ¡Ah! Y, ¿Sabes qué es lo mejor?

Que sé que los que lean esto no les van a quedar materias, ¡Porque es fácil!, puedes jugar

mucho, puedes portarte mal a veces, con tal de que siempre estés pendiente de tus clases. Y

otra cosa muy importante, nunca le contestes a ningún profesor por muy fastidioso que se

ponga, porque, ¿Sabes? la que más me grito, fue la que más me ayudó.


Chao pásala bien disfruta tu nuevo uniforme.


Mamá, escóndete que mis

amigos se darán cuenta que

me trajiste hasta la

puerta…

¡Que raya!… Tu primer

día. Segundo año.

¿Qué tal te fue el año pasado? ¿Viste como se va el tiempo de rápido?

¡Ya estás en segundo año!


¿Viste? Ya estás grande, hasta tú mismo comenzaste a creértelo,

tanto así que no quieres que te acompañen cerca del liceo, ¿que raya

Verdad?, bueno como sabes que estás grande, o te crees muy

grande y preparado a pesar de no tenerlo muy claro, aquí hablaremos

cosas de grandes, pero ¿Cómo cosas de grandes? Bueno, sólo

escucha un momento todo el camino que comienza abrirse a tu paso.

¡Octavo grado, o segundo año! Igual, lo que llama la atención de todo

esto, no es más que el tiempo, ¿Te has dado cuenta de tus cambios?,

cuando estás en el baño que sales de la ducha y te ves en el espejo,

tú solo o sola, ¿Has tenidos cambios, verdad? Todos los tenemos, si

existe alguien en el planeta tierra que no pase por esto, ese ser

humano debe tener alguna condición especial, así que verte cosas

nuevas en tu cuerpo es parte del proceso de la vida, el espejo no te

dice otra cosa que no sea. ¡Es normal cambiar! Lo cierto es que estás

más grande, ¿Sabes? Si no te has dado cuenta y estás ahí en ese

pupitre como si no escucharas, entonces amiguito o amiguita te

escribo para decirte que despiertes o que veas qué haces, porque al

fin y al cabo eres tú, nadie más, si no te das cuenta de esto, es fuerte

y será fuerte tu bachillerato. Vienes del séptimo grado. Oye, con todo

esto no te he preguntado ¿Cómo te fue el año pasado? ¿Te gustó o

no?... ¿Es difícil, normal o fácil?... ¿Cómo crees que será este año?...

Bueno, te puedo contar algo es con respecto a lo que te hablé desde

el principio de esta charla y relacionarlo con una nueva materia que

verás, aunque estudiaste algo similar en primaria, ahora en octavo

grado es completamente diferente; algo curioso de esta asignatura es

que solo la verás este año, es decir, no la estudiaras ni en noveno, ni


en cuarto, ni en quinto. ¿Ya sabes cuál es?... ¡Sí!, educación para la

salud. Bien, esta materia te traerá algunos conocimientos nuevos y

útiles, seguramente has oído, leído o visto algo relacionado con la

contaminación, ¿Cierto? De acuerdo, este año gracias a esta materia

conocerás más a fondo algunas consecuencias de la contaminación

del agua y del aire, además, estudiarás la importancia de la salud

bucal. Es más, ya habrá algunos o algunas que quizás les guste la

carrera de odontología, gracias a los estudios de este año podrás

investigar más sobre el tema. ¿Y los que les gusta medicina? Chicos y

chicas, les cuento que educación para la salud te ayudará a aprender

cosas relacionadas con esta carrera; si investigas conocerás más a

fondo algunas enfermedades comunes que quizás nunca has oído,

como el paludismo o la malaria, es decir, este año escolar tienes a tu

alcance una asignatura nueva que podría ayudarte a definir qué

quisieras o no estudiar en un futuro cercano; y ¿Qué tiene que ver con

el tiempo y con lo grande que estás? ¡Bien! A lo que quiero animarte

es a que veas esta nueva asignatura más que una responsabilidad de

estudiar y hacer trabajos, a que investigues tú mismo y reflexiones en

lo que aprendas, piensa en esto: siempre estás jugando, hablando o

haciendo cualquier cosa, pero ¿Qué te puede costar buscar en

internet un poco e investigar un tema como el que te mencioné

anteriormente? Tú mismo sabes que no te cuesta nada hacerlo, quizás

te falta motivación o ánimo, y quizás digas: ¡A mí no me llaman la

atención ninguno de esos temas! Puedes tener razón, probablemente

el leer sobre la contaminación, la salud bucal u otro te puede parecer

aburrido, pero te diré algo que sea el gusto que tengas sí debe

llamarte la atención. ¿Qué tal si te menciono que esta nueva materia


también estudiarás sobre el peligro de las relaciones sexuales sin

protección?; ¿Qué tal si esta vez te menciono que no sólo son esos

temas sino que estudiarás tus mismo órganos genitales y que como

eres un niño o niña grande, entenderás muchos cambios que has

tenido? ¡Pero, ojo! No creas que esto es un tema para bochinchear o

burlarse, porque es algo serio, muy serio, fíjate que como te dije al

inicio, el tiempo pasa muy rápido. Bueno, tú mismo sabes eso porque

mira dónde estás ahora; y ¿Sabes algo? El tiempo también te ha dado

una gran responsabilidad, porque ahora si tú personalmente no te das

cuenta que estás grande, si no buscas conversar sobre este tema de

una manera seria con tus padres o con algún adulto competente,

¿Sabes qué puede pasar? Que en un descuido y por falta de tomar las

cosas serias, dejes embarazada a una chica; o que tú, chica, quedes

embarazada de un chico. Seguro que ya te han dicho o has

escuchado algo sobre eso, o mejor aún, hayas visto muchachos o

muchachas muy jóvenes que ahora son padres y madres por donde

vives o en tu mismo liceo, ¿Qué triste, verdad? Una simple niña

teniendo un bebé, porque a pesar que estés grande eso no implica

que tú ya tengas la madurez para criar un niño, ¿Sabes algo? Un hijo

es un regalo de Dios, pero cuando Dios nos creó, él no quería que

alguien de tu edad ya tuviera ese tipo de responsabilidades, al

contrario, quería que disfrutaras, o mejor dicho, quiere que disfrutes;

no de que pases por esa experiencia, que en vez de estar gozando

esta etapa de tu vida tengas que ya estar criando a un bebé ¿Crees

que eso sería bueno? O peor aún, quizás has escuchado del sida u

otra enfermedades de trasmisión sexual, Que malo, ¿No es así? Esas

personas sufren mucho con esas enfermedades, seguro que ya lo


sabes. Es lamentable, ¿Cierto? Pero bueno, chicos y chicas, ustedes

no tienen porqué pasar por estas experiencias, pues este año tienen la

oportunidad de aprender más sobre todo esto, ¿Viste? Aunque no te

guste investigar o no te guste algún tema de los que mencioné al

principio, seguramente que esto sí capto un poco tu atención.

Bien amiguito y amiguita, te animo entonces a que disfrutes de tu

nuevo año, pero también que te tomes un tiempo para aprovechar al

máximo esta nueva asignatura que tienes en tus manos, y siempre

recuerda lo importante que es, que investigues, leas y busques

información, pero nunca dejes de hablar con tus padres o profesores

pues ellos te guiarán para que tu vida sea muy gozosa y tranquila. Así

que… ¡Bienvenido a este nuevo año escolar! Bienvenido a tu octavo

grado de bachillerato, disfruta al máximo tu segundo año. Y que vivas

cada segundo de ese pupitre porque el tiempo no se regresará y no

volverás a vivir este momento, crece, desarróllate y diviértete pero

sobre todo instrúyete.

¡Feliz inicio de clase!


“Mi último año con esta

camisa… ¡Risa! ¡Alegría!

¡No veo el momento de

rayarla!

Pronto estaré tan grande

como quiero”

Tercer año (9no grado)... ¡LAS TRES MARÍAS… ¡Bicho!, matemática, física

y química y otra nueva mas: “Cátedra bolivariana” todo el año para Simón

Bolívar


“¡Que rápido!, tercer año o 9no grado, ¡Ahora sí que estoy grande!,

nadie me dice nuevo o nueva, todos me conocen”.

Este es el último año en que usarás esa camisa, ¿Cómo se ha sentido

el liceo? Bien, normal. Bueno, fino o mal porque ha sido ácido, pero

¿Qué has hecho para cambiar eso? no te sientas mal si las cosas no

han salido de la manera que te gustaría y no te sientas tan seguro o

segura si todo ha salido bien, pues aún falta camino por recorrer,

todos los años pasados te has conseguido con cosas de todo tipo y es

imposible que este año pase distinto. Como sabrás, este año dejarás

de usar esa camisa y como obsequio para que nunca la olvides, es

que verás dos nuevas materias, relacionadas con cosas pasadas

como matemática y otras como ciencias de la naturaleza que viste en

primer año o 7mo grado, pero ambas más complejas, sí; ¿Ya lo sabes

verdad? FÍSICA Y QUÍMICA junto a MATEMÁTICA hacen las mal

llamadas ¡Tres marías! en realidad no sé quien le puso ese apodo,

pero así la han llamado desde antes que tu estuvieras aquí. Creando

un miedo eterno, ¡Si no aprendiste matemática te van a raspar física!

¡Tienes que grabarte toda una tabla que se llama periódica! y cosas

como esas se escuchan antes de llegar a tercer año.

Tú, que eres bastante inteligente, ¿No te has dado cuenta, que antes

que juegues un video juego, en la TV o Internet, viene alguien y te dice

que el juego es difícil y cuando empiezas a jugar la primera vez estás

como medio asustado? Porque como ya te advirtieron de que era

difícil estas pendiente de todo.


Bueno, lo mismo pasa con matemática, física y química, antes que

empieces las clases ya te están diciendo que es difícil y que te van a

raspar y un poco de cosas más, vas a comenzar todo asustado. Te

voy a decir algo, y tenlo en cuenta de aquí en adelante, estas materias

como física y química sí son exigentes y a veces los profesores son

bravos o muy estrictos, pero tampoco es una cosa del otro mundo,

siempre acuérdate de eso, cuando se presenten dificultades ten en

mente que si lo puedes aprender. Claro, pero si nunca le paras a las

clases, si siempre faltas, eres irresponsable o siempre andas

embochinchando la clase, por supuesto que va hacer difícil aprobar

las materias, pero si estudias y haces todo lo que te mandan veras

que no es una cosa del otro mundo como te dije.

Sin embargo, puede ser que te preguntes, ¿Cómo hago si aunque

preste atención a las clases no entiendo lo que explica el profesor? Si

te estás preguntando eso es muy bueno que lo hagas y es una

pregunta bastante inteligente. Es verdad que a veces estas materias

aunque uno preste atención y esté pendiente de lo que explica el

profesor, cuesta mucho entenderla; hay algunos que le dicen a los

padres que lo inscriban en un curso, hay otros que los padres como

saben de estas materias o estudiaron algo relacionado, lo ayudan en

casa y hay otros que intentando hacer hasta lo imposible por entender,

buscan en internet videos que explican ejercicios parecidos a los que

dan en clase. Todo esto es válido hacerlo y muy bueno porque sea la

forma que sea, lo importante es que demuestra que tienes interés por

aprender y aprobar la materia. Sin embargo, hay cosas que puedes

realizar en el mismo liceo para aprender sin necesidad de estar


pagando cursos ni nada de eso. Por eso es bueno que escuches la

historia de Carlos, para que veas que todo es cuestión de que te

pongas pilas y busques la forma.

¿Qué cómo me fue cuando vi física y química en tercer año? ¡Horrible…! No mentira, los

voy asustar. Me llamo Carlos Rodríguez, estoy en quinto año, ¿Qué te puedo decir?; tengo

17 años, me gusta salir, ir a las fiestas como todo muchachos de mi edad, te mentiría si te

digo que he sido un estudiante aplicado o tranquilo en el liceo, realmente siempre me han

etiquetado como del grupo de los bochincheros. Te cuento esto porque en tercer año era

peor, me la pasaba jugando, peleando, me salía de clase, me suspendían, en fin, era como a

veces lo llaman a uno; ¡El desadaptado del salón! Claro, cuando tenía clase de física y

química intentaba escuchar porque la profesora era estricta, y el profesor de física ni hablar,

pero de panita te digo algo, no entendía física para nada, me llamó un poco la atención por

el asunto de la velocidad y la cosa, pero no sé, era medio enredado. La cuestión fue

empeorando, pero no le paré hasta enero que me dieron la boleta, me quedaron 4 materias y

dos eran física y química, así que intente ponerme las pilas. Claro, cuando estaba en

segundo lapso me topé con unas leyes de un tipo llamado Newton, como no entendí en el

primer lapso, se me hizo difícil el segundo pero bueno, me las ingenie ¿qué hice? algo muy

fácil, a las muchachas que mas entendían en el salón les pedía que me explicaran, pero

claro no era que le decía que metieran en un trabajo para pasar ni nada; No, les pedía que

en verdad me explicaran para aprender y saber. Por supuesto que no aprendí ahí mismo. Es

más, las primeras pruebas las raspé pero ¿Si nunca estudiaba como iba a pretender aprender

tan rápido?

Practicaba todo lo que las muchachas me explicaban, lo fui haciendo mejor y en el segundo

lapso aunque con baja nota pero la pasé; fui aprendiendo rápido, no porque fuera súper

inteligente, sino que todo lo que aprendía se los explicaba a mis compañeros que andaban

conmigo bochincheando, esto me ayudaba y me hacía más fácil recordar y aprenderme las

fórmulas y todo eso. En el tercer lapso salí mucho mejor, pero como el primero me quedó

con una nota muy baja, el profesor había visto mi progreso y que mis compañeros que eran

flojos, también pasaban la materia porque yo los ayudaba, así que me dio oportunidad de


“recuperar” los otros lapsos y; ¿Sabes que paso? ¡Aprobé la materia! Y no solo la pasé, sino

que aunque yo mismo no me lo creo, entiendo bastante, más bien me gustan estas materias.

Lo bueno es que desde ese tiempo hasta ahorita, que estoy en quinto año convencí a mis

compañeros que tienen buenas notas del salón, para que le explicaran a los que iban mal,

así evitar tantos reprobados. La idea ha dado resultado y los profesores de matemática,

física, química hicieron un módulo de preparadores. Donde los estudiantes que más saben

ayudan a los que van mal, yo no soy preparador pero conseguí la forma de ayudarme y

también a mis compañeros, la idea es que cada año los preparadores que estaban en un

grado, cuando pasen al siguiente ayuden a los preparadores de grados inferiores, para que

así, los mejores se ayuden entre ellos, para ayudarnos a nosotros los que no entendemos,

¿Ves? Todo es cuestión de que le busques la vuelta a las cosas. ¡Bien! pasa un bonito

primer día de clases. ¿Y qué tres Marías nada? No le pares a eso, encuentra la mejor forma

de hacer tus cosas. Sé tú mismo. Para que te rayes tu camisa con gusto, por que en verdad

lo mereces.


“Ahí pero me veo como más

grande, no se”

¿Te gusta mi chemise nuevo?

¿Queeé?

¿Cómo que recién vestida?

Chamo cuidado me ensucias,

ya yo estoy grande…


¿Qué tal se siente esa camisa? ¿Te acuerdas cuando te pusiste la

azul por primera vez?... No es igual ¿O sí? Bueno, lo importante es

que estas aquí, ¿Cómo se te ha hecho el camino?, ¿Largo o corto?,

¿Rápido o lento?... Supongo que debe ser difícil, ¿Cuántos años

tienes? ¿15, 16, y hasta 17? Ponte a pensar si tienes 15 años, en tres

años ya serás mayor de edad, tres años eso no es nada, es el tiempo

que ha pasado desde que comenzaste el liceo y mira dónde estás, o

sea que ¡En un abrir y cerrar de ojos ya serás mayor de edad!, ¿Y si

tienes 16?, sólo faltan dos años para la mayoría de edad; ni hablar los

de 17 años… De acuerdo, compañeros y compañeras, ya se está

terminando o se terminó la edad de niño, debes pensar un poquito en

qué será de ti, qué quieres hacer y qué necesitas hacer... Cuando te

vestiste esta mañana…. ¿Qué sentiste al ponerte esa camisa?... Para

ti ¿Sientes que te ves mejor o te da igual?

¿Has pensado en que tal día como hoy, estarás dentro de

exactamente un año en 5to?, ¿Has pensado eso?... ¿No verdad? ¿Por

qué pensar tan allá si estas en el ahora? Y es verdad, el ahora es

bueno e importante pero ¿Sabes? el ahora no lo puedes vivir sin el

mañana ni el ayer, todo debe confluir para crear algo, ¿qué es lo que

vas hacer con tu vida? ¿Te has hecho esa pregunta? ¿Qué te parece

si hacemos un juego mental? Vamos a imaginarnos que estas en este

momento pero del año escolar que viene, es decir piensa que no estás

en cuarto año si no que hoy empieza tu 5to año de secundaria, es

difícil lo que te estoy proponiendo, realmente no es fácil, pero

intentémoslo.


¿Estás ubicado ya? Entonces; estás en ese mismo pupitre alrededor

de estas mismas paredes pero en 5to año, si se te hace difícil

imaginarlo, te voy ayudar: Tienes más edad, tal vez 16 y hasta 17

años, te faltaría solo meses para graduarte de bachiller quizás 9 o 10

meses, harás un proyecto, presentaras una prueba vocacional,

comenzarán las inscripciones en las diferentes universidades y

tecnológicos, te rayarás la camisa, etc. ¿Te sirvió la ayuda? Bien,

como ya estás ubicado mentalmente puedo entonces preguntarte

¿Qué vas estudiar? ¿En qué vas has trabajar? ¿Qué vas hacer en sí?

Ya todo dependerá de ti.

Hay muchos jóvenes que cuando se les propuso hacer este ejercicio

respondieron de esta forma, escucha la experiencia de Katherine, una

chica que se graduó hace ya un tiempo de bachiller y ella misma

escribió su experiencia:

Cuando llegue el momento ahí veré qué voy hacer. Así respondí cuando me hicieron las

preguntas que te acaban de hacer; claro, cuando me lo preguntaron estaba al igual que tú en

4to año de secundaria, tenía 16 años, recuerdo. Ahora tengo 19, ya me gradué hace dos

años, y si me lo hubieran preguntado con la mente que tengo en este momento, me hubiera

quedado callada y diría: no estoy muy segura que voy hacer, ayúdeme a pensar… ¡Hola!

Mi nombre es Katherine, como te dije tengo 19 años, me pidieron que escribiera algo

referente a cuando estaba en 4to año, algo corto que mostrara lo que era y fue mi vida

estudiantil en ese tiempo, la persona que me pidió que escribiera esto fue mi profesor de

matemática de 4to y 5to año, me dijo que por favor escribiera, de cuando él me pregunto

qué haría con mi vida, ¿Qué me gustaba? ¿Qué quería estudiar o hacer cuando me graduara?

Cuando le pregunté para qué quería que relatara mi experiencia, me explicó que planeaba

hacer un libro para orientar a los estudiantes y que tuvieran en qué pensar desde su primer

día de clase y bueno, ya con eso cambian un poco las cosas, no te niego que me pareció

que se había vuelto loco, dije dentro de mí ‘A este los números lo volvieron loco’; pero


después pensé en ustedes, que aunque no los conozco me gustaría que muchos de los que

están ahí como estuve yo en un día, escucharan ejemplos de personas como nosotros para

que sean mejores; así que bueno aquí estoy en mi lugar de trabajo escribiendo, viendo cómo

pasan los carros de un lugar a otro.

Comenzare diciéndote, que yo, modestia aparte, era una de las más populares en el liceo,

una de esas a las que sus padres le dan mucha libertad, tuve unos cuantos novios,

bochinchera, habladora, pendiente todo el día del receso y las horas libres, pendiente de mi

imagen, la pintura de labios, los zarcillos, etc., de esas que le decomisaban el celular a cada

rato por no hacer caso y sacarlo en clase, 4to año fue increíble porque no sólo me sentía ya

toda una mujer, si no que creo que fue el año donde más me divertí, era la época de las

fiestas, los matinés, los novios y las salidas a escondida, te confieso nunca pensé en el

mañana, en el futuro, en qué hacer, todo eso me parecía fastidioso, baboso y realmente no

me preocupé. Cuando ese profesor que te dije me preguntó una vez ¿Qué iba a estudiar?, le

respondí como mencioné al principio, pero él me dijo; Katherine el tiempo pasa muy

rápido. No te digo que no salgas ni te diviertas sino que pienses en qué hacer, eso no te

quitará tanto tiempo. Pero realmente no le hice caso, es más ahorita que me acuerdo, el día

que me lo dijo esa tarde había un matiné y estaba pendiente de eso.

¡Qué triste! Porque verdad nada me costaba seguir haciendo lo que hacía pero pensar un

poco en el futuro. Cuando llegué a 5to dije que iba a estudiar diseño de moda, ¡Jajaja!

Ahora cuando me acuerdo me da risa, porque claro que hubiera logrado estudiar eso, pero

como nunca le paré ni pedí consejo, sería casi difícil conseguir ese sueño, porque sabes

algo, no se trata de lo que quieres estudiar y trabajar, si no de que te muevas a conseguirlo,

quizás si desde 4to año me hubiera interesado en averiguar sobre la carrera y todo eso,

hubiera buscado una solución, pero qué va, cuando estaba en 5to año, que llegó el momento

de hacer la prueba vocacional y decidir, realmente no me dio tiempo, todo fue muy rápido,

el proyecto y las materias me quitaban tanto tiempo, que ya tomar una decisión con la

mente tan llena de cosas me era imposible. Además que ya en 5to año como está a punto de

acabarse todo, uno hace muchas más cosas, en fin, el tiempo se me fue tan rápido como ese

vehículo que estoy observando ahorita que tú no puedes ver, pero te puedo ayudar a

visualizar, desde que el dueño abrió la puerta, arranco el carro y llego de una esquina a otra,


algo así de rápido se me fue el quinto año y cuando vine a ver, ya me estaba graduando y

mis padres, más la situación, me exigía hacer algo con mi vida.

Hoy tengo un puestecito en una plaza pública cerca de donde vivo, aquí le arreglo las uñas

a las personas y como se conoce popularmente, hago manicura y pedicura. No te niego que

me va bien, bastante bien, y es una buena manera de conseguir dinero, ningún trabajo es

malo, pero me acuerdo de esas muchachas que estudiaban conmigo que eran como las nerd

del salón, que siempre decían que iban a estudiar tal y tal carrera. Hoy, al igual que yo,

consiguieron alguna forma de trabajar y proveer para su casas, pero a la vez están

estudiando lo que querían estudiar, es más sé de una que también tiene un trabajo como el

mío, pero como siempre dijo que estudiaría radiología, consiguió este oficio pero para

costearse la carrera y creo que ya debe estar graduada. Bien, no te voy a seguir aburriendo

con mi vida, no creas que estoy llorando ni nada, porque actualmente estoy reuniendo para

pagar la inscripción en un tecnológico porque tampoco es que soy una vieja, pero sí te digo

algo y es lo que quiero que sepan todos los que oyen esto: El tiempo no se puede devolver,

así que es importante aprovechar todo lo que se pueda, y otra cosa; planear, soñar o

establecer metas en tu vida no te quitará mucho tiempo, ahorita en 4to año tienes bastante

oportunidad, tiempo y tranquilidad para pensar qué harás con tu vida. Piensa lo que te

gusta, busca en qué universidad o tecnológicos la dan, hablas con tus profesores y padres al

respecto, y muévete en todo lo que tengas que hacer, ¡Ponte pilas! te voy a decir cómo

hablaba un compañero con quien siempre me la pasaba... ¡No la sueñes! Espero que esto te

sirva al menos para que pienses un poco… Adiós, pásala bien y disfruta tu día, tu 4to año y

tu camisa, que nunca más volverás a ser un recién vestido.


¡5to año! ¿Te parece que es el

final?

¿Crees que aquí termina todo?

Bueno la respuesta es sí y no;

escucha porque.


¡Wow! 5to año, de verdad te felicito, porque aunque no lo creas, no

todos pueden llegar allí donde estás tú, muchos terminan perdidos en

el camino hasta aquí, muchos no siguen por cuestión de gusto, dinero

o simplemente porque no tienen padres preocupados por su

educación como los de ustedes, por eso los felicito, porque son

privilegiados de estar aquí, y estar escuchando estas palabras que

fueron preparadas para que profesores como los tuyos lo lean, porque

aunque algunos de ustedes piensen que todos los profesores son

malos o fastidiosos, tú tienes la dicha de contar con buenos docentes

que se preocupan por ti mas allá de las clases, de una materia.

Profesores que esperan verlos de nuevo como personas adultas

provechosas, porque, ¿Sabes una cosa? El profesor que te está

leyendo esto no lo hace porque le están pagando, lo hace porque

quiere que ustedes les vaya bien y esto es solo una manera de captar

su atención para hacerlo.

Bueno compañeros y compañeras, chicos y chicas, como dijimos al

principio; 5to año, el fin de todo esto, el final de esta obra teatral

llamada bachillerato o secundaria, ¿Crees que se termina todo aquí?

¿Qué crees tú?... Bueno sí, es el final de este salón, de esta pizarra,

de estas paredes para ti, donde estás tú vendrán otros y otras a

ocupar el lugar que tu ocupas hoy, es el final de ese rostro, ¡Sí! Ese

que tienes al lado, el final del bochinche, la lanzadera de taquito, las

peleas, los panas, los supuestos enemigos, es el final de las fotos

juntos, de comer todo los días juntos, de formar juntos, de escaparse

juntos, de ponerse en grupos para hacer trabajos, de copiarse, de las

chuletas, de los profesores bravos del que te caen mal, del que te cae


ien, del cuaderno de clase o la libreta, ¡El cuaderno! Cuántas cosas

escribiste en él, corazones, poemas, dibujos, tu cuaderno es tu fiel

compañero, desde la escuela lo tienes ¿Te acuerdas cuando se te

quedaban los cuadernos en la casa y te regañaban? Ya eso se

acabará. Del lápiz o bolígrafos, de los colores, de la cartuchera... El

timbre. ¡Wow! El timbre, algún día extrañarás ese timbre tan fastidioso

y atorrante a veces, pero fino y agradable en otra oportunidad, cuando

todo esto termine, algún día en tus sueños o en tus pensamiento lo

escucharás, claro lo tienes escuchando prácticamente toda tu juventud,

cuando el timbre suena en la mañana ¡Que fastidio! Cuando suena

para el receso ¡Fino, sí cuadra! Cuando suena porque terminó el

receso lo odias, y cuando suena porque viene una materia fastidiosa lo

detestas, pero cuando suena porque terminó el día, ¡Es el mejor

timbre ¿Verdad?!... ¡EL TIMBRE…! Sí, es el final del timbre también,

cada sonido de ahora en adelante será siempre: ¡TU ÚLTIMO

TIMBRE! No habrán mas de a partir de este momento. Es el final

también de las notas negativas, de las notas positivas, de la palabra

“pasé” “raspé” “la pasé” “me quedó” ¿Te acuerdas cuando pasaste

todas las materias y llegaste aquí, o cuando te quedaron y fuiste a

reparación? ¿Recuerdas?... Sí amigos y amigas, para esto es el final,

terminó la coordinación o seccional, ese pedazo de espacio donde

ocurrió de todo a todo el mundo, aquí se le dice no chao, ni hasta

luego, a todas estas paredes y cosas ¡NO! Aquí se dice ADIÓS,

HASTA NUNCA, la próxima vez lo verás pero solo en tu mente,

porque el tiempo avanzó, el tiempo terminó, el tiempo te enseñó a que

a veces las cosas se acaban, quizás digas que tú y tus amigos se

seguirán viendo y sí puede ser, muchos los hacen pero nunca lo harás


todas las mañanas como lo haces aquí. Imagínate todos los días,

todas las mañanas o tardes compartiendo con tus amigos, ¿Te

acuerdas de esos amigos que se fueron porque se mudaron o los

cambiaron del liceo? Ya no se ven siempre, ¿Verdad? Aunque se

escriban no es igual ¿Cierto? Así será dentro de poco. Muchos se

quieren ir, algunos no, quizás digan que es mejor porque ya no

quieren venir mas ¡Pero falso! Algún día lo recordarán. Entonces sí

terminó, es el final del camino, de este camino, pero no el final de tu

camino, es el final de todo esto, pero también es el principio de algo

nuevo, es el inicio de lo que vas hacer a partir de ahora, lo que

decidas de ahora en adelante dependerá sólo de ti, ya no habrá un

profesor que te regañe, ni una seccional o coordinadora, ¡No!, ahora

será algo distinto lo que te regañará, ¿Sabes qué es?….. ¡TU

CONCIENCIA! Sí, porque lo que lo que hagas mal, como lleves tu vida

de a partir de ahora, será ella la que todas las noche y a cada

momento te castigará ¿Y sabes con qué te va a castigar?... CON EL

TIEMPO; porque el tiempo pasará y verás si lo que decidas o hagas

está bien o está mal.

Tienes mucho que hacer a partir de este año; tienes que pasar todas

las materias, tienes el proyecto (que es el mayor dolor de cabeza para

casi todos los estudiantes), y tienes poco tiempo para decidir en sí qué

estudiarás y qué no. Es triste que chicos y chicas dicen que quieren

estudiar tal y tal carrera, pero no saben ni dónde estudiar, no saben si

sus circunstancias les permitirán estudiar eso o no, y también es triste

que en todo el 5to año a veces los profesores no los ayudan para eso.


Entonces ¿Qué y cómo averiguo? ¿A dónde voy y a quien le

pregunto?, ¿Y si no quiero estudiar? ¿Está mal que piense así? ¿Y si

quiero trabajar en una empresa de obrero quizás? ¿Está mal que

decida eso? Si me gusta una carrera pero la dan muy lejos, si no

tengo los recursos para estudiarla, ¿Qué puedo hacer entonces?

Bueno de verdad entiendo que decidir qué hacer con nuestra vida es

difícil pero no es imposible buscar respuesta a todo esto. Sería muy

complicado para mí darle todos los consejos a cada uno, porque cada

uno es un mundo diferente, pero por medio de estas líneas lograré mi

objetivo. ¿Sabes cuál? ¿Sabes qué es lo que más deseo con todo

esto? Más que aconsejarte quiero que actúes, eso es lo que más

busco y para esto voy darte solo algunas soluciones. A través de

experiencias reales, te contaré tres historias cortas que te ayudarán a

pensar.

Estas historias son de chicos y chicas que estuvieron al igual que tú,

ahí sentado buscando la manera de decidirse. Claro es corto porque

es Algo para que comiences tus clases, para que tengas en qué

pensar. ¿Qué te parece si empiezo con Yeral Castro? Un joven súper

bochinchero y de esos fastidiosos de las clases, pero que era alguien

súper noble y amigable. Veamos que nos dice:

¡Hola! Espero te encuentres bien y estés disfrutando tu primer día en 5to año, que para mí

es el mejor. Bueno seré breve porque solo tengo 20 minutos para escribir. Mi nombre es

Yeral Castro, bochinché como no tienes ni la menor idea desde que tengo uso de razón.

Realmente nunca me puse a pensar mucho en qué estudiar, aunque a veces pensé en ser

doctor, pero realmente no me tomaba muy en serio eso de las carreras. En ocasiones me

preguntaban qué iba hacer cuando terminara quinto año, pero siempre salía con chistes o


alguna locura. En 4to año menos lo pensaba, el cambio de camisa lo hace a uno más grande

en el liceo y sinceramente sólo me preocupaba por las rumbas, las novias y la

bochinchadera. Sin embargo, en el tercer lapso de ese año un profesor nos dio una charla

sobre la universidad y de verdad me sentí como preocupado porque habló de que ya íbamos

a quinto año, que el tiempo se pasaría muy rápido, así que me puse a pensar qué estudiar,

no fue muy fácil decidirme, ¡Es más! Perdí un poco de tiempo después que me gradué, me

gustaban un poco las matemáticas, y a veces sentía que me gustaba eso de contabilidad y

administración. Mis padres no me iban a pagar un tecnológico porque no tenían los

recursos, así que tenía que quedar en una universidad pública, pero realmente no sabía qué

hacer, ni dónde buscar información, pero creo que hice lo más sabio, a pesar de

bochinchear y todo eso, le dije al profesor que nos dio la charla de las universidades, que

me gustaba administración o contabilidad o algo así, bueno realmente me ayudó bastante

porque me explicó en dónde buscar información y aparte de eso me enseñó que el que tenía

que moverse en todo era yo más nadie. Así que esto fue lo que hice: investigaba bastante en

Internet sobre todas las universidades públicas donde daban la carrera que me gustaba,

anoté sus teléfonos y en algunas les mande la solicitud al facebook. Claro, eso no fue de un

día para otro pero como actué rápido, sin apuro, busqué con calma y paciencia durante

días, luego cada vez que conocía a alguien que estudiara en alguna universidad le

preguntaba como pedía información. De hecho, ¿Sabes qué hice una vez? Me enteré dónde

quedaba la ruta de autobús de una de las universidades y fui para allá como 10 veces y le

preguntaba a cada rato de todo a los muchachos que esperaban el bus. ¡Es más! Era tan

fastidioso, que una muchacha me dijo una vez “Chamo ven el lunes a las 7 de la mañana

para que vallas en el autobús para la universidad y te digo dónde preguntaras y así dejas el

fastidio” Bueno, te podrás imaginar que claro que fui y ahí descubrí algo que ya el profesor

había dicho en la charla: Es sumamente importante ir hasta las universidades directamente

averiguar. Además que el visitar ese sitio te estimula y te motiva. Así hice, después que me

inscribí en toda las que pude, venéa la parte más complicada. ¡Vaya! Sí que es complicado,

¿Sabes cuál es? Quedar en la universidad, ¡Sí! Porque como es pública tienes que presentar

una prueba interna en la mayoría, bueno como todo lo hice a tiempo me preparé para las

pruebas; estudié bastante, pagué curso y todo, bueno a la final NO quedé en ninguna, que

chimbo. Pero no me desanimé, al terminar me puse a trabajar en tiendas y centros de


comunicaciones, seguía estudiando para las pruebas. Lo bueno es que como había

presentado ya sabía cómo era; me pagué yo mismo unos cursos; estudié, estudié, estudié y

al final presenté pero ¿Sabes qué? ¡No quedé tampoco! Ya la gente me decía que me

inscribiera en un curso práctico o me pagara un tecnológico, hasta mis papás me decían que

me ayudaban a pagármelo, pero bueno me dije a mí mismo así: “Si me la pasaba

bochincheando en las clases todo el tiempo cómo voy a pretender quedar en una prueba

interna tan rápido, estas son las consecuencias de no pararle a las clases en bachillerato...

No importa volveré a presentar a ver” Bueno amigos y amigas aquí estoy en el comedor de

mi universidad, estudiando administración comercial, voy terminado el tercer año de la

carrera y bastante contento y animado. Contando esta pequeña historia, lo que te puedo

decir es uno cree que es lo mejor andar en la calle de rumba en rumba, pero de verdad lo

mejor es tener 20 o 21 años y tener tu título en la mano y un buen empleo. Así que ¡Ponte

las pilas! Te recomiendo: muévete a buscar información y no te desanimes, hay muchas

maneras ¡Ah! Y otra cosa, tómate el tiempo de visitar la universidad donde dan la carrera

que quieres, de verdad no te arrepentirás, disfruta tu 5to año al máximo pero ponte serio en

cuanto a tu futuro. ¡Dale, sí se puede!

Esto aunque no lo creas es una historia real, ¿te diste cuenta? Un

joven por muy despreocupado que fuera tomo la decisión de buscar la

información él mismo ¡Y ahí está! terminando su carrera, tienes

Internet, y si no, dirígete directamente a las universidades a informarte,

esa es la mejor opción, pero ¿Qué ocurre cuando te gusta de todo un

poco y no sabes en sí qué estudiar? ¿Es una situación difícil, verdad?

Mira lo que le paso a esta chica:

¡Hola soy Franchesca Guerrero! Bueno, tengo 20 años y siempre fui el mejor promedio del

salón. Me gustaba mucho la medicina y la odontología, pero también me gustaba la

psicología, y cuando veía las clases de biología me llamaba la atención eso de enseñar, así

que también captó mi atención la carrera de educación biología. Era difícil decidirme, mis

padres querían que fuera doctora o abogada, tenía tíos que eran ingenieros y como tenían

bastante dinero llegó a atraerme esa carrera, porque pensaba en estudiar algo que me diera


dinero, la medicina me llamaba la atención y mis papas querían eso. Pero en el fondo creo

que lo que me gustaba era la palabra doctora, porque uno en verdad no sabe qué estudia un

medico. En fin, estaba bastante confundida, pero en el salón de clase decía que iba a

estudiar medicina y derecho, porque como era la mejor nota, es como que todo el mundo

esperaba que yo fuera la mejor.

Bueno, eso es lo que dije todo el quinto año, pero la verdad entre las materias y el proyecto,

poco buscaba información, cuando vine a ver, la mayoría de las universidades ya habían

pasado el primer proceso de preinscripción para presentar las pruebas internas y no puede

inscribirme. Para la carrera de derecho fue igual y las demás ni averigüé, cuando

terminaron las clases, o sea, cuando terminó quinto año fue cuando realmente me moví para

todo lo de la universidad. Sinceramente pienso que todo paso muy rápido y como siempre

me iba bien en todo lo que tiene que ver con los estudios, pensé que el tema de la

universidad también me saldría de la misma forma, pero la realidad es que, mis padres me

incitaban a que decidiera algo en especifico, mi entorno me decía que hiciera otra cosa, y a

mí me gustaba algo distinto, y al final tanto, tanto, y no hacia ni una cosa ni la otra. Bueno

lastimosamente fue pasando el tiempo y como no me decidía, terminé estudiando

contabilidad en un tecnológico mientras me salía el cupo de medicina y aún estoy

esperando. Quizás si no me hubiera sentido tan segura habría conversado con mis padres

sobre lo que quería y lo me gustaba en el momento adecuado, mis decisiones habrían sido

más correctas. Me dijeron que esto que escribiría era para leerlo en un salón de 5to año, por

eso pensé en decir: Puedes tener 20 puntos de promedio, pero igual si quieres estudiar algo

tienes que decidirte en base a lo que te gusta y en lo que tú creas que eres bueno o buena,

no lo que digan lo demás. Y aunque tengas ese promedio, igual para quedar en una

universidad tienes que actuar con prontitud como el de promedio más bajo, aprovecha el

tiempo, habla con tus padres pero decide en base a tus gustos y circunstancias. Chao,

pásala bien y disfruta, porque nunca más te pondrás esa camisa.


Mi nombre es Omar siso, tengo 20 años, y nunca fui muy buen estudiante aunque tampoco

me portaba mal como muchos otros. Al llegar a 5to año me enfrenté a una gran dificultad.

Todos hablaban de la universidad, mis compañeros, los profesores y mi entorno. Mi familia

no podía pagarme una carrera, debido a que no contábamos con los recursos económicos

suficientes, por eso de más estaría decirle que quería estudiar tal y tal cosa. Pese a esto, mi

mente se inclinaba más en trabajar al salir del liceo que en una carrera universitaria.

Pensaba en algunas personas que me rodeaban, como vecinos o conocidos, que trabajaban

en una empresa, tenían su casa, su carro, y sus hijos… Yo los veía bien, desde mi punto de

vista, a ellos no les iba tan mal, algunos tenían un buen empleo y estudiaban en un

tecnológico de noche. Como te darás cuenta, mi mente estaba en otra cosa distinta a las de

mis compañeros. En una oportunidad un profesor hablando del tema de las universidades

preguntó a cada uno que queríamos estudiar y ese fue el día que aproveché de decir ante

toda la clase lo que pensaba y quería ver no solo la “reacción de mis compañeros, si no la

de mi profesor”, de esta forma cuando llego mi turno me dijo:

Y tú, Siso ¿Qué quieres estudiar?

Mi nerviosa respuesta fue temblorosa, pero con determinación.

Realmente no quiero estudiar aun Profesor; prefiero meter papeles en una empresa a ver si

puedo trabajar, hacer algo de dinero y después pienso en estudiar de noche.

Su respuesta me gusto mucho, porque aunque fui el único de todo el salón de clase que no

dijo una carrera específica, alejé la duda de que estuviera mal. El profesor respondió:

- Quizás para muchos Siso es un conformista, pero lo importante es producir, y si

ustedes deciden debido a sus circunstancias trabajar primero o solo trabajar, eso

no es tan malo, lo importante es no perder tiempo. Pero Siso, si puedes hacer un

curso que te sirva como hoja de vida para conseguir empleo, sería mucho mejor.

Así fue como mi decisión adquirió más forma durante todo el 5to año, hice algunos cursos

de electricidad que era lo que más me llamaba la atención, y al terminar el 5to año trabajé


de algunas cosas mientras cumplía la mayoría de edad, entonces fue cuando supe que mi

decisión no estuvo mal.

Como te das cuenta, si tu decisión es conseguir un empleo al salir del liceo no está mal,

aunque es bueno que te prepares en algún área. Lo que sí está bastante mal es quedarse sin

hacer absolutamente nada después de graduarte, ni estudiar, ni trabajar, ni nada. Hay que

ser personas productivas, desde el ámbito que mejor nos desenvolvamos, así que te digo a ti

que estas escuchando esto, no es que sea el mejor ejemplo pero se me dio la oportunidad de

contar mi experiencia, y lo mejor que puedo decir es: toma una decisión de acuerdo a lo que

te guste y actúa pronto para que consigas lo que te propongas…. ¡Ah! y disfruta ese 5to año

que de verdad es la mejor etapa, la mejor experiencia… feliz día o tarde.

Qué bueno es lograr nuestros sueños, ¿Verdad? Qué bueno es hacer

lo que queremos, muchas personas que nos contaron su historia, no

pudieron disfrutar de eso; unos por no hacer caso, otros porque no se

concentraron en lo que querían y algunos por andar descuidados en

sus actos (como los que son padres antes de tiempo), pero tú hoy

tienes en tu manos la posibilidad de contar tu historia y decir: SOY LO

QUE QUISE SER, pero eso solo se logra actuando, ¡¿Qué te parece si

lo haces ya?! Actuando

en base a lo que te propongas, hoy al

terminar de escuchar esto te sentirás animado, pero al pasar los días

puede que se te valla olvidando o no sea el mismo interés, de esta

forma te das cuenta que es algo que va mas allá de lo que escuches o

te digan, ¡ES ALGO QUE DEPENDE SOLO DE TI!

Bueno no te quito más tiempo, espero que estas historias te hagan

pensar, pero sobre todo actuar, y recuerda ¡Sí!, sí es el final de todo,

pero el inicio de tu vida, el inicio de lo que harás con ella. Sólo me

queda decirte de la misma manera como le dirás a muchas cosas

dentro de poco ¡ADIÓS! ¡Adiós, 5to año! ¡Adiós, bachillerato!, esto

solo fue Algo para comenzar las clases.

More magazines by this user
Similar magazines