08.07.2017 Views

The Ruta Magazine Edicion N16 Julio 2017

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

The Ruta Magazine

Revista digital oficial de la Unión Internacional para la Defensa del Motociclista Año III- Núm 16 Julio 17

BMW s1000 XR

Interlaken-Sargantana

Old Spanish Trail part.II

Rider 1000 Zero

ARTIC Pirineos

WOW Rider 17. by Freya

MOCBA - MOSCU - Toño Aracata

Quique On the Road

Picos de Europa Made in Italy


-SUMARIO-

Núm 16 Año III.

Julio 2017.

Edita:

Ther Ruta Magazine

Núm. depósito legal:

DL B 17980-2014

Director Gral:

Pág. 3.....Sumario.

Pág. 6.....BMW S1000 XR

Pág. 14...Rider 1000 en moto eléctrica. (Perlanegra).

Pág. 24...Viejos pistones: Preparación de tu moto Part.II

Pág. 30...Old Spanish Trail Part.II . Miquel Silvestre

Pág. 42....Intelaken. Sargantana Travels

Pág. 66...Los 1000 de 2TMoto. Dr. Jaus.

Pág. 72....Moscu-Mocba -Toño Aracata.

Pág. 92...Quique on the Road. Europa del Este.

Pág. 106 Salt Motor Fest 2017.

Pág. 108. ARTIC 2017. The Ruta Team.

Pág.122..WOW Rider 2017. by Freya free Spirit.

Pág.126.. Picos de Europa Made in Italy.

The Ruta Magazine no se hace responsable de las opiniones y fotos publicadas de

los colaboradores así como tampoco de los contenidos incluidos en los mensajes

publicitarios, ni de la veracidad de los anuncios clasificados.

David González (dMode).

email : info@theruta.com

Colaboradores:

David Perlanegra

Sergio Morchon

Miquel Silvestre

Juan Carlos Toribio

Quique Vidania

Toño Aracata

Jose Ramon Castro

Antonio Vidal

Jordi Agustí “Tito”

Olaf González

Freya Spirit

2T Moto

Bibi Mas

Oasisand

GIVI Barcelona

Para publicidad:

Telf: 655 855 407

comercial@theruta.com

Diseño y maquetación :

The Ruta Magazine

The Ruta Magazine es una marca registrada bajo expediente nº 3520222/X y advierte

que queda prohibida la reproducción total o parcial de trabajos (textos y/o

imágenes) publicados en esta revista sin la autorización expresa de sus editores.


Me asusta que se esconda la verdad cuando esa

verdad puede ayudarnos a ser mejores como sociedad

y viste de luto.

El escritor francés Denis Diderot advertía en una de

sus citas que “Engullimos de un sorbo la mentira que

nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos

amarga.

La verdad es que la tinta de la Constitución Española

es débil a la hora de proteger nuestros derechos

como motoristas, pues su papel, lleno de moral no

a cuajado en la especie política empeñada en la imagen,

en el que dirán y en el olvido de la sociedad

técnica, ancla y soporte de soluciones y localización

de problemas.

En España el motorista, por razón de usuario está

discriminado, desplazado en los planes de prevención

y cuando existen esos planes o bien no se

cumple su contenido o están desorientados por mermas

en el asesoramiento.

Y solo hay una respuesta a que veamos lo que otros

no ven, la interesada forma de mirar de aquel que

no lo ve.

ATENCION A LOS DATOS : ALARMANTES

Durante el mes de junio se han producido en España,

como mínimo, 169 accidentes de motoristas

con víctimas con el resultado de 146 heridos y 37

fallecidos, algo así como si hubieran volcado 4 autobuses

de 50 plazas llenando España de sensacionalismo

y luto, pero hemos pasado desapercibidos.

En los primeros 7 días de junio se han producido

al menos 47 accidentes de motoristas con víctimas

falleciendo 11 compañeros y resultando heridos 39,

otro autobús, pero hemos pasado desapercibidos.

En estos siete días 5 vehículos turismo o furgoneta

se han dado a la fuga después de tirar a un motorista.

Para colmo parece ser que la única solución que

encuentran nuestras administraciones es impulsar

la protección de los guardarraíles, lo cual aplaudimos

y hemos solicitado reiteradamente por escrito

y en nuestras manifestaciones públicas y apoyo a

movilizaciones ciudadanas.

Y ahora llega una nueva solución, que bienvenida sea

pero con los peros que debemos poner, los “INVIVE

Motos”, detrás de este programa de localización de

los lugares donde tenemos más accidentes está el

significado de su acrónimo.

INVIVE es igual a Intensificación de la Vigilancia

de la Velocidad y eso, es que para reducir

nuestra siniestralidad nos podrán más radares…

esperaremos por si lo complementan con alguna

medida más.

Lo cierto es que esto es una pena, no hay compromiso

pero tampoco por algunos ciudadanos descerebrados

y delincuentes viales que ponen en peligro la

vida de todos.

No hay compromiso, somos individualistas, nos miramos

el ombligo y no pensamos que formamos parte

del todo.

De pena… una pena…!!!

Juan Carlos Toribio

Departamento de Seguridad Vial

Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas

seguridadvial@defensamotociclistas.org

tfno.. 605806676

NOTA DE OPINION DIRECTOR REVISTA.

Esta semana le pedi a mi buen amigo y compañero

Juan Carlos Toribio que me hiciera un nota de protesta

en la cual diese una vez mas y ya van miles, sobre

la situacion que estamos viviendo en sector de la

moto en estos momento, y por supuesto no me ha

fallado y aqui la habeis podido leer.

Pues bien ... yo tambien quiero dar mi opinión la

cual posiblemente no sea tan “politicamente correcta”

como la del compañero, toque temas que quizas

alguien se puede sentir ofendido, pero vamos a ver

a cada un le excuece su herida y esta es la mia.

BASTA YA !!!!!

Yo hace ahora 17 años fui victima de un accidente

de trafico que me dejo en silla de ruedas durante 16

meses, un conductor que se supone venia de fiesta

se salto un semaforo, me golpeo y se dio a la fuga.

Tengo todo mi cuerpo reconstruido y despues de

una dura rehabilitación vuelvo a caminar y por supuesto

a viajar en moto. Pues bien como creo que

tengo mi derecho a decir mi opinión y creo que me lo

he ganado les dire lo siguiente,

No hace falta tener un master ni ser Catedratico para

darse cuenta que el mensaje que nos llega desde la

Administración con el programa INVIVE esta claro :

“los motoristas si se matan es por su culpa y por

que no cumplen con la velocidad establecida”, una

vez más ... bravo por la administración..

Saben ustedes que en estos meses que ha nombrado

mi compañero Juan Carlos Toribio la edad media

de los accidentados supera los 40 años ????,

no solo son los “jovencitos que van como locos con

esas maquinas asesinas” , que noooooo!!!, que

muchas veces son padres de familia, abogados

que salen el fin de semana con la moto, comerciantes,

medicos, pero seguimos aguantando en las

tipicas reuniones del cafe en el trabajo...... “esos

niñatos es que van como locos”.

Que hay que reforzar la vigilancia para que se cumplan

los limites de velocidad ???? Por supuesto,

que hay que potenciar el refuerzo de los controles

de alcoholemia por supuesto.

Que al niñato que va a 200 por una autovia hay que

multarlo ??? error !!!! se le tiene que retirar el carnet

directamente y darle dos guantazos.

Pero señores que no solo los motoristas tenemos

que pasar por el aro, que el resto de conductores

sigan el mismo patron y que la Administración de

una vez por todas se de cuenta de que los motoristas

nos encontramos discriminados.

Y sin querer hacer de abogado del diablo, mi rabia

y mi impotencia la hago extensa a los Medios de

Comunicacion.... señores, es duro el agrabio comparativo,

lo se y soy consciente pero como dije antes

a mi me pica mi herida, ello no conlleva que me

alegre de las heridas del resto, pero logicamente

defendere mis intereses.

DATOS ESTADISTICOS :

Violencia de Genero en españa (30 victimas en el

año 2017) por supuesto que es un problema que se

debe erradicar y ya.

Accidentes de trafico donde han fallecido ciclistas

(12 victimas en lo que llevamos de año 2017), otro

tema que se debe concienciar a los conductores de

vehiculos a motor de la debilidad que tienen este

tipo de “vecinos en la carretera”

........ pero señores .............

Victimas en accidentes de moto (desde

el 1 de junio de este año hasta el dia 6 de

julio), o sea en 36 dias han fallecido 48

motoristas.

Mas de un fallecido al dia !!!!!

Por dios que nadie se da cuenta ?????

David González

Director The Ruta Magazine

dgonzalez@theruta.com

tfno. 655855407

BASTA YA !!!!!

(Adjunto una foto de un compañero motero

en La Colina de Las Cruces (Lituania)

quizas pronto tengamos una igual en España.


Cuando Jordi, de BMW Premium Litoral, en Barcelona,

me llamó para decirme que tenía una bomba

para dejarme probar, creí que estaba exagerando,

y aún así no pude resistirme quedar para dar

una vuelta.

La mañana era primaveral, una brisa suave acariciaba

mis mejillas y yo a lomos de mi flamante

BMW GS 1200 Adventura me dirigia a verle con

ansias por salir de dudas.

En Sant Boi me esperaba Jordi. Éste lo primero

que hizo fue explicarme algunos detalles sobre la

BMW S1000XR, que cuenta con un motor tetra de

1.000 cm3, una potencia de 160 cv de fuerza, 112

Nm de par, y un peso de 228 kg; sus similitudes

con su hermana, la S1000RR, vamos ... ni mas ni

menos que una trail con motor de R.

No tardé en subirme a aquel monstruo de dos ruedas;

giré el contacto y pulsé el botón de arranque.

Desde aquel mágico instante tienes la sensación

de cabalgar sobre un caballo incansable y potente.

La suavidad del motor tetra, sin apenas vibraciones

y la facilidad de subir de vueltas hace que

te pida darle gas…; el rugir del motor te envuelve,

teniendo la impresión que te encuentras en medio

de una audición de la orquesta sinfónica de Viena,

pero, además, disfrutando de tus propias notas

musicales, mientras no puedes dejar de retorcerle

la oreja.

Quiero destacar que el cambio pro resulta toda una

delicia; las marchas entran sin tener que utilizar la

maneta de embrague; por otro lado, la palanca

de cambio es como si fuese de

mantequilla.

De camino a TCR Sabadell,

donde gracias a la colaboración

de su Gerente Juan le ibamos

a realizar un chequeo mecanico

mas exhaustivo y tuvimos la ocasión

de comprobar que es un

motor muy vivo; sin darte cuenta

subes de vueltas y parece que

no tiene límites…; sin embargo,

circulamos por carretera y sabiendo

que debemos respetar

las señales de tráfico, debemos

que reconocer que con esta Pelirroja

de dos ruedas nos costó

bastante evitar acelerar y mantenerla

tranquila.

Juan, de TCR Sabadell, nos esperaba

en la puerta de su acreditado

establecimiento para hacer

una rápida valoración técnica

de la S1000XR.

Éste no dudó en indicarnos que

se trataba de un concepto de

moto japonesa hecha a modo

europeo; le extraño que no llevara

faros full-led; pero destacó


esta BMW es una moto que no se puede conducir, la propia moto te obliga a pilotarla, te obliga a tener

que sacar el culo para trazar mejor una curva; el motor te pide guerra, muuuuucha guerra, es una moto

que no le gusta ir a bajas revoluciones; los frenos muerden muchísimo y te detienen sin problemas; el

motor desde abajo empuja fuerte, y no te pide cambiar de marchas hasta llegar casi a la zona roja; éstas

entran solas, sin forzarlas; en el display tan sólo necesitas ver las revoluciones y la velocidad, el resto

de informaciones sobra realmente…

Todas estas explicaciones nos las dio el Domador, en un abrir y cerrar de ojos.

Después de una agotadora jornada de pruebas, y pese a nuestra pena regresamos al Concesionario

Premium BMW de Sant Boi del Llobregat, para devolverle la moto a Jordi.

Tengo que reconocer que me costó mucho desprenderme de esta Pelirroja “Asesina”; reconocí que, con

ella, era todo un suplicio ir por carretera a velocidades legales, porque es una moto que te exige marcha.

Jordi nos dijo que esta moto es como la mejor amante; “no puedes salir a pasear con ella; no puedes

hacerle el amor, tienes que follar duro con ella o te dejará…”

Perlanegraviajes

que la BMW hubiese solucionado tan bien el tema

de la refrigeración, al llevar un gran radiador de

agua y otro de aceite que hace que el motor trabaje

muchísimo mejor, aportando unas temperaturas

más estables.

La parte delantera viene muy bien equipada con

sistema de frenos Brembo radiales, latiguillos

metálicos de serie.

El cuadro de instrumentos detalle que es poco intuitivo

y necesitas hacerte a él; el motor es muy

potente y muy lleno (excesivo para calle); y las medidas

de los neumáticos son muy estándares, con

un 55 trasero que hace que sea más manejable.

El resumen de Juan no daba lugar a conjeturas:

“Esta moto es un lobo con piel de cordero”.

Y ahora dejamos a los mandos de esta Pelirroja a

nuestro Domador que la exprimirá…

Después de probarla tanto en via urbana como

por carretera ratonera, no dudó en manifestar: que


Carrer d’Aragó, 153, 08011 Barcelona

www.italovespa.com

tienda

on line !!!!


La Rider-1000 en Moto Electrica by Perlanegra.

Llegó el fin de semana que teníamos la Zero DS de

12,5 kWh, y aprovechamos todo el tiempo posible

para hacer kilómetros, buscando puntos de cargas

gratuitos, y también para hacernos con este motor

eléctrico, que era tan novedoso para nosotros.

Podemos afirmar que las velocidades sostenidas

no eran las mejores amigas de las baterías, puesto

que suponen una hemorragia de pérdida de voltios.

Sin embargo, las carreteras de curvas constituyen

una pasada al no bajar el nivel de la batería, ya que

cada vez que cortas gas y el motor retiene genera

electricidad recargando las pilas.

Tras un intenso fin de semana salimos con más dudas

que antes; quizás sería mejor hacer la Rider

solo, ya que con dos penaliza muchísimo… Estábamos

hechos un lío. En este punto no veíamos nada

claro y sólo nos quedaba un par de semanas antes

del evento.

Ahora tocaba quemar las naves, tomar la decisión y

tirar para adelante. Teníamos que llamar a los puntos

donde cargaremos la moto, lo cual era esencial

para poder realizar con éxito esta aventura.

locar altavoces con música para la ocasión y no faltarían

enchufes en el exterior. Por lo tanto, no había

ningún problema.

En la Torre de l’Espanyol contactamos en el Casal,

y muy amablemente nos dijeron que dispondrían de

un enchufe para nosotros, que no hacía falta llamar

para esto, y que nos esperaban con los brazos abiertos.

En Prades nos pusimos en contacto con la oficina

de Turismo; después de explicarles el caso, nos dijeron

que adelante…

Antes de nada, un par de semanas después de su

realización, todavía me pregunto cómo nos metimos

en este berenjenal.

Hace ya tres meses que salió la lista de inscritos

en la “Rider 1000”, y como somos un poco cotillas,

nos faltó tiempo para comprobar la relación de los

modelos de motos que iban a realizar este singular

evento.

Fue en ese momento cuando, como un rápido

destello, por nuestra cabeza, al pensar que no había

en aquella lista ninguna moto eléctrica para realizar

la Rider; ¿por qué será?

Entonces nos pusimos a investigar modelos de motos

eléctricas, autonomías, tiempos de carga, potencia

y entre el poco mercado que hay en nuestros

días, llegamos a “Zero Motorcycles”. Empresa que

tiene unos modelos con autonomía suficiente y tiempos

de carga aceptables; pero tendremos que hacer

la 500, puesto que para la 1.000 nos faltarían horas.

Con los números oficiales de la web realizamos una

hoja de cálculo, para estar seguros que entraríamos

en tiempos, y sobre el papel vimos que si recargásemos

en cada punto de control lo suficiente para alcanzar

la siguiente etapa esta aventura no era tan

descabellada.

Luego mandamos un E-mail para contactar con los

señores de “Zero Motorcicle Catalunya”, y no tardamos

en recibir respuesta, una llamada telefónica al

cabo de un par de días.

Estuvimos casi dos horas hablando por teléfono,

explicándoles quiénes éramos y la idea que teníamos

de hacer la Rider 1000 (versión 500 km) con su

moto eléctrica.

Después de aquella intensa conversación, quedamos

en las oficinas de Barcelona para hablar en persona

del proyecto/aventura.

La idea era sumamente arriesgada, hacer una Rider

con una moto eléctrica nadie lo había intentado antes;

los chicos de “Zero” nos aconsejaban realizar la

300, y con una persona, puesto que ese reto seguro

que lo culminaríamos con nota.

Pero como somos así de perseverantes, decidimos

no descartar nada; era preciso pasar los datos del

papel (autonomía, tiempos de carga…), a la vida

real; mientras tanto, no podíamos revelar nada,

puesto que todo estaba aún en el aire.

Teníamos que hablar también con los responsables

de la Rider, para comentarles el proyecto; buscar los

puntos de carga, hablar con las personas de cada

punto, para que nos dejaran enchufar la moto… ¡

En qué fregado nos estábamos metiendo!

Decidimos hacerlo uno por uno, buscando el sitio

donde se lleva a cabo el control de paso de la Rider;

y en el caso que sea un bar, contactar con ellos

para explicarles lo queríamos hacer, y si fuesen tan

amables para echarnos un cable.

En Cambrils-Oden, al norte del Solsonès, fue genial,

ni una pega; en Ca l’Agustí les encantó que

fuésemos la única moto eléctrica.

En Tartareu nos fue imposible contactar con el

Casal; por ello llamamos al Ayuntamiento de Les

Avellanes, y tras unos días de llamadas nos dijeron

que no tenían infraestructura para cargar motos

eléctricas; les volvimos a explicar que tan sólo

necesitamos un enchufe normal, y nada más; pero

se negaron en redondo.

Por ello buscamos una alternativa, y vimos que el

Museo de la Moto de Basella no quedaba lejos, y

podríamos recargar allí para llegar sin parar hasta

el próximo punto que sería Gimenells.

No tardamos en contactar con el Museo de la Moto,

y todo fueron facilidades… Nos esperaría un enchufe

en la gasolinera… ¡Genial! Aprovecharíamos

para recargar más, mientras visitábamos el Museo;

no queríamos tener minutos muertos.

En Gimenells contactamos en el Bar Xic, donde nos

informaron que el Ayuntamiento había previsto co-

Ahora sólo nos quedaba el último punto: La Guardia

Lada; el lugar era una caravana y en el pueblo

no había ningún bar. Buscando por el Google,

encontramos una Casa de Colonias; llamamos y

mostraron un gran entusiasmo en poder atendernos,

y así disponíamos del último enchufe para llegar

a Manresa y hacer la Rider.

Con los puntos de recarga ya concretados, ahora

quedaba acabar de coordinar con el mochilero, que

era la otra parte importante de esta aventura.

El mochilero era quien tendría la responsabilidad

de llevar los bártulos que serán los dos cargadores

rápidos para la moto (pesan unos 10 kilos), un par

de alargos (de 10 metros cada uno) y diverso material

para hacer grabaciones. Como veis, el mochilero

es pieza fundamental para esta aventura.

Llegó el día de recoger la moto para hacer la Rider;

al final nos dejaron una DS de 13kWh de color

naranja; nos facilitaron también una cúpula, para

que el aire fuese menos incidente, y nos fuimos a

TCR, en Sabadell, nuestro mecánico de confianza,

donde se le hizo una pequeña puesta a punto.

Los chicos de TCR ajustaron la cúpula, revisaron

las presiones de las ruedas, instalaron el Tomtom y

el Spot, ajustaron la suspensión para que pudiésemos

ir los dos y así, finalmente, decidimos hacer la

Rider con dos… y poner a cargar la moto.


Nos fuimos a la Rider como una caravana que va a

atravesar las legendarias tierras del oeste americano

a mediados del siglo XIX, en fila desde Sabadell

hasta Manresa por la Nacional, y sobre la marcha

voy comprobando el punto de gas que menos consume,

mientras me preguntaba si todo esto iba a

salir bien y si llegaríamos, porque no tenía la más

remota idea.

Pero la DS se comportó, el ordenador va aumentando

la autonomía conforme iba conduciendo

en modo ECO…; y eso me daba ánimos ya que al

día siguiente iríamos dos y eso penalizaría…

Llegamos a Manresa; allí estaban esperándonos

los dos cargadores rápidos para poder hacer las

cargas. En un momento nos explicaron cómo utilizarlos,

y los colocamos en la SuperTénéré del mochilero

que nos lo llevará.

Vimos con la mayor alegría que el Pabellón de

Manresa era una fiesta; el ambiente que genera la

Rider contagiaba a toda la ciudad; y este año eran

más de dos mil quinientas motos las que se habían

inscrito para participar; y sólo una, la nuestra, eléctrica…

Hablamos con Pep Requena, el alma mater de la

Rider, y tuvo la gentileza de colocarnos en la salida,

para que en esta ocasión salir con los de la 1.000, y

así tener un poco más de tiempo para las recargas.

Un gesto muy de agradecer.

Ya teníamos todo a punto; los chicos de Zero no

sabían que, al final, íbamos dos y dejamos la “Pilas”

(con ese nombre habíamos bautizado a la Zero DS

naranja con la que haríamos la Rider) cargando,

dentro del pabellón, para la mañana siguiente salir

con la batería al 100%.

Eran las 06:00h, y ya estábamos en la capital del

Bages, y vimos salir a los primeros participantes de

la Rider, mientras nosotros nos dirigíamos al pabellón

para darle los buenos días a la “Pilas”; en

aquel momento era un manojo de nervios, por mi

mente no paraba de pensar en la importancia de

una conducción eficiente, sin prisas, anticipándome

al tráfico y usar los frenos lo menos posible; en definitiva,

dejar que la moto corra y utilizar el freno

motor…

La “Pilas” estaba al 100%; instalamos el Tomton y

el Spot en funcionamiento; nos pusimos la chaqueta,

el casco y entramos en la línea de salida de la

Rider.

Eran ya las 06:35h, recuerdo que éramos las dos

únicas motos con tirantes naranjas (de la 500, los

de la 1.000 son de esa calidad tonalidad); todos nos

miraban con admiración y extrañeza, al tratarse de

la primera moto eléctrica que iba a hacer la Rider500…,

y salimos!!!

Teníamos casi 80 km por delante, la meta estaba

en Cambrils-Oden.

Empezamos y ahora ya no valía hacer pruebas, así

que despacio y buena letra; buscando la posición

del gas más óptima para que la moto avanzara con

el menor consumo de voltios posible.

La carretera no ayudó, porque nos encontramos

con vías rápidas y teníamos la premisa de no pasar

de 80 km/h, puesto que a mayor velocidad, el consumo

se disparaba, y esta prueba de resistencia

era un verdadero maratón y teníamos que preservar

los voltios. Llegamos a la montaña, en el Pirineo

del Solsonès, y la batería parece que le costaba

gastarse más; la conducción en curvas ayudó

mucho y aprovechamos al máximo el freno motor.

Llegamos a Cambrils-Oden, un pueblo que, por

tradición, ha vivido siempre de su excelente sal de

montaña, y también refugio de contrabandistas,

en épocas pasadas. En aquel momento estaban

abriendo el punto de control; sorprendidos nos dijeron

que cómo es que habíamos llegado tan rápido.

Les informamos que éramos de la 500 y los de la

moto eléctrica que habíamos salido antes.

Allí, en aquel encantador escenario natural, paramos

un cuarto de hora, y aprovechamos para cargar

un poco la batería, mientras nos tomamos un cafecito,

porque el cuerpo nos lo pedía. Primera etapa

realizada con éxito, y ante nuestra grata sorpresa,

habíamos llegado con más batería de lo que teníamos

previsto. ¡Esto funciona!

El siguiente destino era Basella (30 km), para dirigirnos

al Museo de la Moto. La carretera era toda

de curvas, y en descenso; lo cual para nuestras baterías

suponía un alivio y satisfacción. Conducimos

con ritmo; era una delicia tomar las curvas, abrir gas

y tener al instante potencia; no hacía falta cambiar

de marcha, porque siempre tenía fuerza el motor.

Llegamos al Museo de la Moto dentro de tiempo,

y nos pusimos de inmediato a cargar a “Pilas” con

los cargadores rápidos, sacamos los alargos y, al

poco, saltó la luz de la gasolinera (el diferencial del

enchufe) volvemos a repasar todo y conectamos.

A los pocos minutos volvió a saltar el diferencial…

¡mierda! Houston tenemos un problema. A ver si los

cargadores rápidos hicieron saltar la luz; sin ellos no

poder hacer la Rider. Cambiamos el alargo y ¡voilá!

–como dicen los franceses- todo solucionado. El anterior

alargo era de los chinos, y no os vamos a dar

nuestra opinión…

Tras tomar un buen almuerzo y visitar el Museo de

la Moto, salimos de allí con las pilas cargadas hacia

Tartareu.

En el siguiente punto no disponíamos de lugar de

carga, ya que los del Ayuntamiento de Les Avellanes

no dijeron que no tenían enchufe, así que mimando

el acelerador fuimos ajustando la conducción…

Llegamos a Tartareu; el punto de control se hallaba

en la calle, con una carga que tenía una mesa y

un ordenador y debajo un alargo. Les preguntamos

si nos dejaban poner a cargar la moto, y nos dijeron

que ¡claro que sí! Por lo tanto, nada más bajar,

saqué el cable y conecté la moto mientras Javi,

nuestro mochilero, sacaba los cargadores rápidos y

los colocamos con el alargo bueno en otro enchufe.

La carga se desarrolló sin problemas, para no contar

con enchufes, todo fue de maravilla; mientras tanto

nos tomamos un refresco; tan sólo necesitábamos

tener un 43 % de batería para llegar a Gimenells.

Nos pusimos de inmediato camino a Gimenells,

donde paramos un par de horas para comer y para

llenar la batería de la “Pilas” al 100 %. Nos pusimos

a rueda de unos chicos que nos metieron por

caminos a través de campos y bosques, sólo conocidos

por las gentes del lugar; fue todo un acierto,

ya que íbamos haciendo curvas en carrera de suave

descenso. Las baterías estaban bien contentas, y

nosotros también. Hasta que llegamos a la plana

de Lérida, donde las carreteras se hacen interminables;

eran todo rectas y donde no se podía recargar

nada. Cuando llegamos a una rotonda nos pusimos

contentos porque nos fue posible regenerar algo…

Pero la plana de Lérida es muy larga…

Llegamos a Gimenells, en la comarca del Segrià;

un seto delicadamente recortado con el nombre del

pueblo nos daba la bienvenida. Casi todos sus habitantes

–poco más de un millar- estaban esperándonos

en la plaza. No tardamos en ver el lugar del

enchufe. Hicimos el ritual de las conexiones, y nos

dispusimos a sellar en el punto de control, y luego a


comer, sin prisas; hasta pudimos sacar una hamaca

a la sombra para hacer la sobremesa. Pero la

“Pilas” no terminaba de recargar… ¿sabeís cuando

ponemos a cargar un móvil y después de una hora

lo miras y te indica que no ha cargado aún? Pues

eso nos pasó… Llevábamos así un par de horas,

y la batería apenas subía. El enchufe no funcionaba

bien. ¡Mierda! No podíamos quedarnos allí más

rato; era preciso aventurarnos con lo que teníamos

de batería, hasta alcanzar La Torre de l’Espanyol.

En aquellas agónicas condiciones Salimos de

Gimenells, con más esperanza que batería; el mochilero

nos abandonó para poner zumo de dinosaurio

a su SuperTénéré, y cruzamos aquel infinito

falso llano que no hacía más que ir aumentando la

pendiente; éramos conscientes que manteniendo

aquella velocidad no llegaríamos; teníamos que

disminuir y ser más finos en la conducción. A todo

ello, nuestro mochilero no daba señales de vida…

Íbamos avanzando lentamente, y decidimos fusionarnos

con un camión que circulaba delante

nuestro, y aprovechamos el rebufo; pero el ordenador

de la “Pilas” no nos daba buenas noticias.

La batería no paraba de bajar su nivel, mientras la

carretera tampoco nos ayudaba, al ser subidas y

rectas.

Al fin, un pequeño tramo de bajada; nos acoplamos

en la moto como si fuésemos uno; estos kilómetros

eran gratis y la batería apenas consumía un 1 %;

necesitábamos todos los voltios para llegar…

La Torre de l’Espanyol lo divisamos coronando una

suave colina. Era un encantador pueblo de la Ribera

d’Ebre, bañado por el río Ebro por su orilla

izquierda; al otro lado, la comarca del Priorat, también

la provincia de Tarragona. Llegamos a La Torre

de l’Espanyol con un miserable 11% de batería; y

nuestra sorpresa es que había un cartel decorado

con una moto y un alargo a modo de punto de carga.

¡Qué ilusión, el ver que nos estaban esperando;

se habían currado un cartel y todo…!

Nada más parar y enchufar la “Pilas” llegó el mochilero

con los cargadores rápidos y procedimos

a conectarlos. Nos explicó que había estado una

hora parado en la gasolinera porque había muchísima

cola y tuvo que venir un poco alegre…

Mientras cargábamos las baterías y sellábamos

el pasaporte, nos trajeron una caja de sabrosas y

enormes cerezas; estaban riquísimas. Nos explicaron

que la mayoría de la cosecha iba para los

mercados de Dubai…

Por el contratiempo de Gimenells tuvimos que

parar más tiempo para que las baterías se recuperaran;

nos habíamos propuesto no bajar nunca

del 20 %, por si sucedía algún nuevo imprevisto.

Después de una placentera estancia con la gente

de la Torre de l’Espanyol, volvimos a la carretera

en dirección a Prades.

Las fuerzas ya estaban menguando, moralmente

Gimenells nos había hecho mucho daño; el camino

hacia Prades era con innumerables curvas y

seguíamos subiendo. Parece que sólo veíamos

carreteras con subidas; el mirar a los niveles de

carga se había convertido en una lógica obsesión.

Llegamos a Prades, a 940 metros de altitud. Lo

primero que hicimos fue preguntar por nuestro enchufe;

no tenían nada preparado, pero nos buscamos

la vida, porque conseguimos meter la “Pilas”

en la terraza del bar y allí procedimos a conectarlo

todo.

Estábamos rendidos; la noche no tardaría en caer;

nos pusimos a cenar; el cansancio era total. Físicamente,

por las horas que llevábamos en la moto,

y mentalmente por la constante preocupación de

los niveles de la batería y pendientes del gas para

no gastar y pensar en aprovechar al máximo de las

condiciones de la vía asfáltica.

Mientras descansábamos en aquella terraza, frente

a la fuente de piedra con el globo terráqueo que

tiene su réplica en el Pueblo Español de Barcelona,

se nos acercó mucha gente interesada por la

moto… (¿Cuántos kilómetros hace?; ¿cuánto tarda

en recargar?; ¿es muy cara?), y a aquellas alturas

de la jornada parecía un mantra que repetimos

hasta la saciedad. Nos lo tomamos con humor…

Por un momento me pasó por la mente el peso

de la fatiga, demasiado cansado para continuar; y

mientras revisaba las redes sociales, me llegó un

mensaje de la Casa de Colonias de La Guardia

Lada. Nos estaban esperando con los brazos abiertos,

al tiempo que nos daban ánimos. Y se abrió

un rayo de sol en medio de la tormenta de mi cerebro.

A 70 km se hallaba nuestra siguiente meta.

Nos ponemos nuevamente en marcha; la carretera

ahora es de bajada y con muchas curvas, la

preferida de nuestra batería; así que parece que la

“Pilas” volvía a sonreír.

Había caído de golpe la noche y, por la experiencia

que teníamos de la Rider, es la parte más pesada.

Teníamos previsto llegar a las 21:00h; pero el enchufe

de Gimenells nos había pasado factura, que

estábamos pagando a un precio muy alto.

Llegamos a La Guardia Lada, pueblecito con muchas

pendientes cercano a Santes Creus, en la

Baja Segarra. En la carpa de recepción, situada al

lado de la carretera habhía un incesante trajín de

Riders haciendo cola para sellar sus pasaportes;

nosotros teníamos que buscar la Casa de Colonias.

Eran ya las 23:00h y no había un alma por las

calles. Llegamos a pensar si la Casa de Colonias

estaría abierta; ¿nos esperarán tan tarde?

La Casa de Colonias (móvil: 677 71 97 92) estaba

al lado mismo de la iglesia de Santa María, ocupando

la antigua rectoría. El edificio se hallaba a

oscuras, pero pudimos advertir un alargo y respiramos

aliviados. Paramos las motos, nos dispusimos

a enchufar, cuando de golpe se encendieron las

luces y salió de la casa una pareja super amable

ofreciéndonos acceder al interior para descansar y

tomar un café. ¿Habéis cenado?, nos preguntaron;

y entre el fresco de la noche y el cansancio, subimos

al comedor un poco zombis.

Después de recuperarnos y volver un poco a la

vida, les explicamos nuestra aventura; y esta genial

pareja nos contó como decidieron pasar de

vivir en una gran ciudad a regentar aquella Casa


Y llegamos a la odiosa autovía, y nuestro mochilero

se colocó delante nuestro para abrirnos paso

mientras nosotros nos poníamos al rebufo… Estábamos

muy cansados, mucho más que el año

que hicimos la Rider 1000; creo que el agotamiento

mental de estar pendiente todo el camino del

gas, de pensar en cómo aprovechar la carretera es

mucho más alto.

de Colonias. Y fue, en aquella cálida conversación,

cuando comprendimos que nuestra energía no la

ha movido los voltios de la batería, sino la fuerza

humana de las personas que hemos tenido el privilegio

de conocer…

Quedaban unos 70 km hasta Manresa; el último

asalto. Y en aquella Casa de Colonias nos cargaron

más las baterías a nosotros que a la “Pilas”.

Nos despedimos de aquellos jóvenes con un fuerte

abrazo, para volver de inmediato al camino. La carretera

era de bajada y en curvas, antes de tomar la

autovía hacia Manresa.

Ya estábamos llegando a Manresa, después de

superar las últimas curvas, y entramos en el Podium

que a las 06:35h habíamos abandonado. Ahora

eran las 01:15h de la madrugada. Felicitamos

a Javi, nuestro mochilero, quien también sufrió

nuestra Rider en todo momento, con un abrazo

igualmente a la artillera, que ha estado a mi lado

como una campeona y, por supuesto, a la “Pilas”,

que ha logrado traernos hasta el punto de inicio,

después de casi 18 horas sin parar (la batería ha

estado trabajando todo el tiempo; ya sea en marcha

o cargando), y no se ha quejado lo más mínimo.

¡¡¡HABÍAMOS LOGRADO COMPLETAR LA

RIDER 500 EN MOTO ELÉCTRICA Y CON DOS

PASAJEROS!!!

Ahí lo dejamos. Lo hemos hecho…

Paramos en el Parking y llega el de Zero; nos felicita,

habíamos logrado hacer la Rider, acabarla,

con dos y con una moto limitado para ir con el A1!!!

- Con el A1? Si......• Y nosotros sin saberlo…

Perlanegra Viajes


Prepara tu moto Trail o Enduro para

travesías Part. II

La segunda parte de esta trilogía consiste en

adaptar tu moto Trail o enduro a las necesidades

del viaje. Pero básicamente destacamos los siguientes

bloques

ERGONOMÍA

Se trata de hacer tu moto más confortable para

que el viaje se te haga lo las cómodo posible.

Cómo lo conseguiremos?

Empezando por el manillar, adapta el manillar y

las manetas a la posición que vayas a ir una vez

hayas modificado el resto de la moto. Si tienes

pensado hacer muchos kms off cada día, te encantará

probar los puños de espuma que harán tu

conducción más relajada porque absorberán más

las irregularidades del terreno.

Otro punto muy a tener en cuenta, sin duda, son

las estriberas. Si son muy estrechas o cortas, te

fatigaras antes, sobretodo al ir de pie. Desde Viejos

Pistones te recomendamos estriberas más anchas

y largas porque acogerán más superficie de

tu pie y eso hará que aguantes más tiempo de pie.

El asiento va a ser el encargado de que tu viaje

sea comfortable o una auténtica pesadilla. A un

asiento de enduro nunca le prestamos mucha

atención porque en salidas de medio día, vamos

casi todo el rato de pie, igual que en Trail. Pero

cuando hay que cubrir distancias más largas, hemos

de saber tomar mejores decisiones sobre

cuando vale la pena ir de pie; baches, saltos, subidas,

bajadas o cuando es mejor aprovechar para

sentarse y relajar piernas y brazos.

En Viejos Pistones aconsejamos preparar tu

asiento con las últimas tecnologías en rellenos,

gel y viscoelástico.

AUTONOMÍA

Otro gran factor a tener en cuenta y sobre todo

si prevés que tu moto no puede cubrir grandes

distancias o que la ausencia de estaciones de servicio

te puede limitar tu viaje es la autonomía de

tu moto. Normalmente una enduro puede cubrir

unos 115 kms tranquilamente y una Trail unos 200

kms.

Tenemos varias maneras de conseguir más autonomía

en nuestras motos pero resumiendo a las

más importantes serían:

-Instalación, modificación o adaptación de depósitos

bien sea haciendo más grandes los actuales o

sustituyéndolos por unos de mayor tamaño. Existen

alternativas para casi todos los modelos Trail y

enduro.

-Adaptación con anclajes para bidones de combustible

suplementarios. Sin duda la opción más

económica. En el mercado existen diferentes tipo

de bidones con diferentes formas y capacidades.

Si tienes una moto con defensas, le puedes instalar

adaptadores de carga y en ellos podrás anclar

bidones, neumáticos o lo que se te antoje. Si llevas

maletas de plástico o aluminio, existen unos kits

de extrafuel de 2 litros que puede ser la diferencia

de llegar o no llegar a la próxima gasolinera. Y ya

por último, si llevas un rack o base trasera, nuestra

recomendación sería las garrafas planas ya que

pueden llegar a tener hasta 8L de capacidad con

un grosor realmente bajo lo que hace posible el

poder poner una bolsa arriba sin molestar.

CAPACIDAD DE CARGA

Cuanto más pequeña es la moto, mejor hemos de

saber hacer nuestro equipaje. Llevar solo aquello

que realmente penséis utilizar y dejar la cantidad

de cosas que llevamos “por si acaso”.

Tanto si la moto a preparar es una Trail o una enduro,

hemos de distinguir varias zonas de carga

aprovechables:

Laterales traseros,Trasera superior, Trasera asiento,

Sobre depósito, Laterales delanteros, Otros lugares

LATERALES TRASEROS

Dependiendo de si se le pueden poner soportes

para alforjas o maletas podremos conseguir una

buena capacidad de carga. En maletas (poco

recomendable para enduro) hasta 45 litros por

lado y en alforjas tenemos capacidades de hasta

25 litros por lado. Si por el contrario, no se dispone

de soportes laterales, también es posible colocar

otros tipos de alforjas que tenemos diseñadas especialmente

para estos casos tanto para moto Trail

como enduro con capacidades de 8 a 15 litros por

lado. A estas bolsas le podemos añadir sin ningún

problema alguna bolsa más pequeña o porta bidones

mediante cinchas.

TRASERA SUPERIOR

La reina de las bolsas, la que hemos usado toda

la vida. Las tenemos desde 8 a 60 litros dependiendo

de la moto a la que se la vayas a poner y de

si llevas soporte o no. Sin soporte, no deberías de

poner una bolsa de más de 10 litros. Con soporte

para enduro hasta 25 litros y en moto Trail hasta 60

litros pero piensa siempre que cuanto mayor peso

llevemos en la parte trasera superior de la moto,

más ingobernable será en la práctica del off road.

TRASERA ASIENTO

Si todavía necesitas más sitio y no llevas acompañante,

siempre puedes llevar una segunda bolsa

enrrollable detrás de tus posaderas. A mí personalmente

no me gusta porque te limita mucho

los movimientos pero a veces o de manera puntual

en un viaje he tenido que llevarla.

BOLSA SOBRE DEPÓSITO

Existen de muchas formas y tamaños desde las

más pequeñas para motos de enduro hasta las

más grandes ampliables con cremallera para moto

Trail. Importante que si el depósito tiene joroba,

la bolsa tenga una cierta inclinación para que se

adapte mejor.

LATERALES DELANTEROS

Sobretodo en motos Trail con defensas, podemos

poner mediante adaptadores de carga bolsas laterales

en ellas o cargar como ya hemos dicho con

neumáticos o bidones de combustible.


OTROS LUGARES

Aprovechar huecos para poner pequeños gadges

nos gusta, así que si aún requerimos de

más espacio, tenemos en el mercado, bolsas de

guardabarros, bolsas de manillar, cajas metálicas

con cerradura para manillar, tubos estancos,

cajas de herramientas metálica para colocar en

los soportes de maletas,bolsas soto colín (solo

algunos modelos).

Como podréis ver, soluciones al equipaje existen

tanto para moto Trail como para enduro.

PROTECCIÓN

En un viaje largo el llevar tu moto protegida

puede significar la continuación o no del viaje.

Vamos simplemente a repasar algunos tipos de

protectores que existen y simplemente cuando

veáis la parte que protegen y calculéis el precio

de la pieza a proteger os daréis cuenta de

que ningún protector es caro, ya que además de

conservar la pieza para lo que está destinado, te

permite continuar tu viaje.

Defensas laterales, Cubre carter, protectores de

tapas de motor,Protectores de bomba de freno,

sensores, regulador, tuberías, Protector de radiador.,

Protector de faros, Soportes maletas/

alforjas laterales, protector de manetas cerrado.

INSTRUMENTACIÓN

Además del Gps siempre es recomendable llevar

un mapa y una brújula y saber usarlos. Si

además llevas un segundo Gps más pequeño

de apoyo en la mochila, te asegurarás un gran

viaje. Eso sí, el GPS principal, conéctalo siempre

a la corriente de la moto para que no te dejen

tirado las baterías.

GADGES

Aquí ya podríamos debatir mucho en el “Frikismo”

de cada viajero. Podemos incorporar o mejorar

nuestra moto con una iluminación auxiliar

por leds, poner una ampliación de caballete lateral

para que no se hunda la moto en suelos

blandos, instalar tomas de corriente de 12V. y

USB para poder cargar periféricos, instalar retrovisores

abatibles para que no molesten haciendo

Off, puños calefactados si pensamos ir a

zonas muy frías...

Con todos estos cambios te asegurarás una

moto Trail o enduro muy apta para realizar cualquier

travesía que se te presente.

Sólo tú has de saber muy bien que elegir según

el viaje que pienses hacer.

Si tienes cualquier duda, envíanos un mail a:

info@viejospistones.com somos especialistas

en la preparación de motos para viajar y te

ayudaremos en lo que necesites.

En el próximo post, entraremos en detalle sobre

qué debemos llevar en nuestro equipaje y en el

equipamiento para el piloto.

Hasta la próxima!!! Un saludo,

Jose Ramon Castro

Viejos Pistones owner & 2D-TRAE

607975364

jose@viejospistones.com

Http://viejospistones.com

Http://2d-trae.com


Diario

de

un

Nómada

Miquel Silvestre.

OLD SPANISH TRAIL

DE FLORIDA A TEXAS

Part. II


TEXAS AL OESTE DEL PECOS

Texas es el estado más grande de la Unión detrás

de Alaska, pero mientras Alaska es bastante

parecido a sí mismo en su inmensidad de helada,

Texas es diverso y variopinto; tan grande como

Francia, ofrece un gran abanico de paisajes. Y

para nosotros, una profunda vinculación histórica,

pues Texas fue española hasta el siglo XIX.

Este pasado hispánico se puede encontrar por

ejemplo en Goliad, tercer pueblo más antiguo del

estado, fundado alrededor de la misión de Nuestra

Señora del Espíritu Santo de Zúñiga y de un

fuerte español llamado Presidio de la Bahía.

Más al sur encuentro Laredo, población que formaba

parte de la provincia de Nuevo Santander

colonizada por el cántabro José de Escandón,

primer conde de la Sierra Gorda.

Hoy el tránsito de mercancías y personas es masivo

entre las dos ciudades gemelas.

En el lado mexicano hay maquiladoras, fábricas

para empresas estadounidenses con mano de

obra barata, y en el lado norteamericano hay tiendas

libres de impuestos para que los mejicanos se

gasten su dinero en el lado correcto del río.

Siguiendo la línea fronteriza con México cruzo el

río Pecos y todo parece cambiar en el Oeste. Para

mí, a mejor. Menos gente, pocos coches, espacios

inmensos.

Llego al parque nacional de Big Bend, que toma

su nombre de la curva de 90 grados que hace

el Río Grande dividiendo entre dos países muy

distintos un mismo desierto donde no crece nada

comestible y los espaldas mojadas mueren de

sed e insolación.

Este gran meandro mide casi cuatrocientos kilómetros.

Hace mucho que las minas de cinabrio

se abandonaron y en esta miserable esquina sólo

un reducido turismo de aventura permite ingresar

algunos pocos dólares con que comprar el agua

que los habitantes locales necesitan para beber.

Las estribaciones de las Montañas Chisos se ven

al fondo con su pico más alto, el Emory, de 3.200

metros. El horizonte nuboso tiene un tono azulado

e irreal.

Por fin encuentro la palabra que mejor define

Texas. Irreal. Texas se me antoja un escenario

de cuento donde la gente flota ingrávida en una

fantasía imposible.

Cualquier locura está permitida, como ejemplificó

perfectamente el Juez de la Horca Roy Bean,

quien elegido autoridad judicial en 1882, suspendía

juicios para vender licor en su comercio, multó

a un hombre muerto o celebró un combate de

boxeo en mitad del Río Grande.

Tras la independencia de México, los estadounidenses

tomaron la ciudad a comienzos del siglo

XIX. Los habitantes votaron en referéndum que

querían ser mexicanos. Los ocupantes los desplazaron

al otro lado del río donde se fundó Nuevo

Laredo.

Muy cerca de aquí, en Marathon, se filmaron escenas

de la singular película de Wim Wenders

París Texas que parecía mostrar otro planeta.

Las distancias son enormes y las relaciones sociales

escasas.

Los senderos de tierra amarillenta se pierden en

la árida lejanía y llevan hasta la linde con Méjico.

El parque se expande en más de tres mil kilómetros

cuadrados de reseca nada donde los cactus

y los reptiles encuentran su mejor ecosistema.

Conejos, pecaríes y coyotes son los principales

mamíferos que pueden encontrarse por la noche,


que es cuando el parque cobra vida animal. Pero

quizá lo más interesante del Big Bend no esté

dentro de los límites protegidos sino en el área

colindante, en la región del mismo nombre, que

es donde vive la fauna más curiosa: la de los escasos

seres humanos que habitan este desierto.

Aquí tuvieron su primitivo solar los Apaches mescaleros,

los Comanches y luego llegaron los franciscanos

españoles, los colonos americanos, los

cuatreros, los mineros y ahora los neohippies y los

que huyen de la sociedad de consumo.

Una vez fuera del parque nacional, encontramos

el distrito minero de Terlingua, allí se ubica la ciudad

del mismo nombre que fue célebre por ser la

población en USA más distante de una comisaría.

Nació a finales del siglo XIX gracias a la pequeña

fiebre del cinabrio, mineral del que se extrae el

mercurio. Llegó a tener dos mil habitantes. Hoy

está abandonada y se la conoce como Ghost

Town, ciudad fantasma, y es una atracción turística

con sus viejas casas de piedra vacías de vida.

Y es que no hay apenas vida urbana en Big Bend.

La gente vive alejada entre sí. De Lajitas a Presidio,

únicas poblaciones dignas de ese nombre, la

carretera corre paralela al río.

Es un recorrido sublime de curvas, secarrales,

montañas y cañones. Es un escenario digno de

western. La imaginación del cinéfilo europeo se

dispara en este territorio fronterizo.

Al ver esta desolación recuerdo al primer europeo

que recorrió estas tierras.

Fue un español llamado Alvar Núñez Cabeza de

Vaca. Formaba parte de la desgraciada expedición

de Pánfilo de Narváez a Florida. Naufragaron

en 1527 y junto a tres supervivientes caminó 5000

kilómetros durante ocho años, desnudo y sin armas,

hasta regresar a México.

Sobrevivió ejerciendo de médico y comerciante

entre los indios. El relato de su aventura es el más

asombroso libro de viajes por Norteamérica que

imaginarse pueda. Era gente de otro temple la de

aquellos tiempos.

Con el ocaso declinante, las rocas se tornan del

color del fuego y el cielo se tiñe de rosas y naranjas.

Se produce un curioso efecto óptico.

Cuando el sol se pone y el horizonte a mi izquierda

se enciende de un vibrante color anaranjado,

el otro horizonte a mi derecha responde como un

reflejo y se vuelve del mismo tono aunque un poco

más pálido.

Días después de haber entrado en el Estado de

Texas, lo abandonó por la ciudad de El Paso;

frente a ella la mexicana urbe de Ciudad Juarez.


Antes de abandonar definitivamente Texas visito la

imponente estatua dedicada al Último Conquistador,

don Juan de Oñate, quien fuera gobernador de

Nuevo México y realizara en el siglo XVI grandes

exploraciones por el actual estado de Colorado.

Lo que tengo ante mí es la más grande estatua

ecuestre del mundo con sus 11 metros y sus 16

toneladas de peso. Sorprendente reconocimiento

a un hombre al que sus compatriotas tienen completamente

olvidado.

Prosigo la marcha y me dirijo a Nuevo México por

una escondida comarcal paralela a la frontera.

Los conductores escrutan con suspicacia al desconocido

jinete.

Entre los matorrales resecos cimbrea una serpiente

de cascabel y una vieja furgoneta arroja toneladas

de humo negro al pasar a toda velocidad.

Los uniformados de la Border Patrol, la temida “Migra”,

detienen enormes camiones buscando inmigrantes

ilegales.

El desierto se tumba infinito en un horizonte rojizo.

Tipos de sombrero Stetson nos miran con curiosa

indiferencia desde el local de la American Legion.

Esta región del oeste no es que sea la América

profunda. Está mucho más allá. En realidad, es

otro planeta.

Miquel Silvestre.

Diario

de

un

Nómada


INTERLAKEN 2015

Sargantana Travels


tante que haya dos road, que se conocen la ruta al

milimetro, el road “leader” y el road “de cola”, y son

estos los que re-organizan en el caso de separación

del grupo.

Para ello, estos dos pilotos tienen puntos de agrupamiento

claves, previamente identificados a lo largo

del recorrido.

Nosotros aprendimos mucho en este primer viaje.

En resumen:

- Para el siguiente viaje sólo mandaría con poder el

road leader con coordinación con el road de cola.

- Se acortarían los kms para hacer más turismo y

menos moto, con lo que tambien implica paradas

para comer.

Dicho esto .... empezamos ????

Despues de que en la edición anterior de esta revista

publicamos el relato de nuestro 2º viaje: ruta,

hoteles, restaurantes, monumentos a visitar,… varios

son los amigos que nos han pedido publiquemos

los viajes 1º y 3º. El 3º vendra en próximas

ediciones ya que todavia esta para realizar y este

verano 2017 lo realizaremos, pero si que podemos

ofreceros la crónica de nuestro primer viaje, el que

nos dio la opción de hacer la trilogia que este año

finalizamos.

Pues bien, aquí el relato del 1er viaje del grupo

“Sargantana Travels”, el viaje con el que se gestó

el Grupo y que os llevará a disfrutar como nosotros

de Francia, Suiza y una parte de Italia.

Pero antes de iniciar el relato, mencionar que en

este viaje aprendimos qué cosas evitar. Éramos

novatos en esto de juntarnos y viajar. Asi que tomad

nota de estos consejos:

- El rutómetro os marca un tiempo aproximado pero

no cuenta las veces que el grupo se parará a sacar

fotos, el cigarrito, el “que se me escapa el pipí”,…

- El rutómetro no tiene en cuenta las paradas para

comer. Debéis calcular tiempos para comer.

- El rutómetro debe tener en cuenta que:

o No todos los viajeros del grupo son de los que

dicen “más más, más kms.”

o No todos los viajeros del grupo se encuentran

bien sin comer.

o No todos los viajeros del grupo llevan el mismo

ritmo.

Sabiendo esto,

1. Intentad no hacer rutómetros con muchos kms.

2. Intentad contar con las comidas.

3. Intentad contar con las paradas de obligada fotografía

que aumentan los tiempos del rutómetro.

Y es así, habéis de contar con las paradas para

visitas de monumentos.

4. Intentad hacer salidas previas al gran viaje para

encontrar el punto medio de velocidad ideal.

Es aquí donde puede ocurrir que el grupo deba pedir

a uno de ellos o más de ellos que no pueden

realizar el viaje.

Un ritmo des-coordinado, unos más rápidos que

otros, con unas diferencias considerables, es una

“dificultad” para el grupo. Los tiempos calculados

se pueden ir al “carajo” y si hay reservas pactadas,

aún con más razón, es un problema.

5. Un único road leader y una única moto escoba.

Ambos deberían ir conectados. Existen miles de

instrumentos para que el grupo vaya conectado al

estilo “conference” pero los más importantes son

estos dos.

Sin estos dos conectados, pueden haber pérdidas

de grupo y no os imaginais lo que se tarda a reunir

de nuevo al grupo.

Cuando esto pasa, cada grupo perdido crea sus

propios lideres: todos creen saber por donde tirar

para encontrar al otro grupo. Para eso es impor-

MARTES 28 DE JULIO. PRIMER DÍA

Este viaje, a diferencia del realizado a año siguiente

parte desde Barcelona.

Ruta Barcelona-Alpe d’Huez

Se debatió si cogíamos algún Ferry para evitar la

paliza de autopista pero al final se decidió salir con

las motos desde Barcelona. Teníamos la opción de

Ferry a Marsella pero al final decidimos ir directos.

A viaje pasado, si volviésemos a votar, saldría Ferry

como opción elegida.

La parada para almorzar decidimos hacerla “a lo

grande” con el fin de eliminar la parada desayuno y

poder llegar a Alpe d’Huez con luz de día.

Para ello, tuvimos que tomar la salida de autopista

de Figueres Sur, esto es antes de entrar en Francia;

el Restaurante elegido: Restaurant Can Costa.

Era un restaurante que el editor ya conocía y creo

que alguno ha vuelto más adelante para ir a comer.

En fín, que comimos de narices. Empezábamos

fuerte. Y como seguía siendo una novedad, no nos

entró sueño. Esto de ser novato en viajes largos…

Aquí aún no teníamos clara la faceta del “Dedillos”.

En fin, aún no le habíamos dejado sin comer. Más

adelante le conocimos bien en su esplendor. Bueno,

a él y al Hortelano, siempre pensando en comer.

El viaje de este día no tiene mucho de especial;

autopista y tira pa lante. El punto de inflexión, la

conocida carretera de ascenso al Alpe d’Huez, conocida

por el Tour de Francia.


Es en el ascenso de este puerto que encontraremos

a más pequeñajos con sus papas descansando

después del ascenso. Bueno, creo que eran los

padres los que descansaban.

Seguiremos hacia Allemond y pasaremos al lado

de otro de los lagos que tenemos planificado visitar,

el Lac du Verney pero ese mismo día habrá

otro más, el Lac de Grand Maison, éste último antes

de dirigirnos a Saint-Jean-d’Arves.

El día nos ha acompañado nublado, lo que no negaréis

que da unas fotografías impresionantes,

pero si hay nubes, hay posibilidad de lluvias y,

como era de esperar, a media tarde nos empieza

a lloviznear; por suerte, aguachirri, lo que aún es

llevable. Es nuestro 2º día de ruta y ya nos aparece

la lluvia, pero contra la naturaleza, nada que

hacer.

La hora de llegada a Alpe d’Huez fue perfecta; clavamos

los tiempos por ser nuestro primer día de

viaje.

MIÉRCOLES 29 DE JULIO

Llegamos al puerto con luz de día y nos permitió

ducharnos, pasear un poquito y cenar.

Para cenar, en el mismo hotel comimos muy bien.

Es en este punto que nos dimos cuenta que en el

grupo teníamos a un “friolero”; mientras la mayoría

decíamos: que bien se está con este fresquito, “il

Professore” congelado de frío.

Creemos que de nacimiento algo se dejaron de ponerle;

te da la mano y como la corriente, te transmite

frío.

Nos sorprendió, y admiramos, la tenacidad de los

ciclistas, en especial la de un padre y su hijo.

Los adelantamos a mitad del puerto y mientras estábamos

admirando el paisaje desde las habitaciones,

recién entrados en ellas, los vimos llegar.

Os aseguro que el ritmo que llevaba el pequeño de

no más de 13 años era de admirar.

Pero el día siguiente, en el puerto que pisaremos,

ya había tantos niños que comprendimos que se

trataba de una zona ideal para los futuros Indurain.

La ruta de este día se inicia en Alpe d’Huez y terminará

en Évian-les-Bains, en uno de los primeros

lagos que viviremos, el Lac Leman; un precioso y

enorme lago.

Iniciamos viaje camino a Altbertville y tan solo a

unos 8 km ya disfrutamos de las primeras vistas.

En el camino a Saint-Jean-d’Arves, subiremos al

maravilloso Col de la Croix de Fer.

El ascenso al puerto es de una belleza colosal

pero el resto de recorrido hasta Hermillon, impresionante.

Estamos en la D926.

Para el grupo, y para más de uno, fue la primera

vez en ver un paisaje tan desolado pero a su vez

bonito. Esa combinación de colores verde y marron

te deja anonadado.

Camino a Evian los paisajes ya parecen más suizos,

aún sin serlo. Taninges

El fin de la ruta acaba en Évian, preciosa ciudad.

Pasear a la rivera del lago y ver los elegantes edificios,

una atracción.

Para cenar, justo al lado del hotel encontramos un

restaurante que nos sirvieron correctamente, pero

tenéis varios.

Es una ciudad costera, aunque no os durmáis; el

horario de cenar es más europeo; eso de cenar a

las 22.00 h pm, como que no es tan tradicional.

Seguro que alguno de los que vimos será el futuro

Contador, Valverde o Perico Delgado. Por si acaso,

les hicimos fotografías; quizás en unos años las

vendemos a buen postor ;)

Un acantilado precioso en Villard-Reculas. Uno se

pregunta si es seguro vivir allá abajo. Piensas en

diluvios y asusta.


JUEVES 30 DE JULIO

No pasarán muchos kilometros para asombrarnos.

Habíamos pisado montañas suizas. Como se dice:

qué bonito, que bonito!!!

Estamos en Chateau-d’Oex y pasamos de los colores

verde/marrón de la Francia a los colores, verdes/verdes

de la Suiza.

La ruta de este día se inicia en Évian-les-Bains y

terminará en Innertkirchen. Este día es un día de

satisfacción. Dejamos Francia y nos adentramos

en Suiza, que es nuestro objetivo principal, concretamente,

los pasos que el día siguiente a éste pisaremos

son el principal atractivo motero.

Tan sólo arrancar motos y salir del hotel, parada

obligada, con luz de día, del precioso y enorme Lac

de Leman, lago que está dividido de norte a sur

entre Francia y Suiza.

Por su tercio más oriental es donde atravesaremos

Suiza, con lo que el viaje bordeando el lago se convierte

en algo divertido. Sabemos que nos queda

poco por ver la bandera suiza y eso nos hace ilusión.

Este día aún nos acompañará el buen tiempo y

como niños a los que les llevan a Port Aventura,

nos dirigimos camino a la bandera de la cruz roja

invertida, a la deseada Suiza.

Al llegar a la frontera, pase de honor saludando al

gendarme y ale, ya estamos en Suiza.

El viaje continuará por bellos parajes hasta llegar

a Spiez, una ciudad privilegiada por las vistas que

ofrece.

Vamos bien de tiempo y es después del descanso

en Spiez que decidimos tomar una ruta alternativa

a la calculada inicialmente.

El objetivo, visitar Lauterbrunnen. Esto significa

desviarnos al sur para poder visitar unos preciosos

acantilados de los cuales el agua sobresale mostrando

unas estupendas cascadas. Aquí, con mas

tiempo existe la posibilidad de subir un teleférico

que lleva a uno de los picos. Las imágenes son de

película.

Esta es la noche que bautizamos como la “Coordination

Night”. ¿Qué conseguimos? Era el 3er día de

pilotaje y los primeros dos días nos costó adaptarnos

a un ritmo único.

No llegamos tarde ni el primer ni el segundo día al

hotel pero nos faltaba cierta coordinación. El grupo,

durante los dos dias iniciales se estiraba y se

juntaba, se estiraba y se juntaba. El tercer día…

conseguimos el equilibrio, y sobretodo, el momento

cúlmen se produjo esa noche, donde casi nos tocábamos

entre ruedas y hacíamos todos las mismas

trazadas.

Ese día fue el punto de inflexión. A partir de entonces,

y, parece una tontería, siempre, de lejos, podía

ver al piloto de cola, lo que significa que:

VAMOS BIEN!! PEAZO TEAM!!!

Sólo quedaba volver al norte para encarar camino

a Innertkirchen, donde pasaremos dos noches de

hotel. Y con fortuna, el hotel elegido, para repetir.

VIERNES 31 DE JULIO

Estamos en viernes y es EL DÍA MOTERO POR EX-

CELENCIA.

Nos levantamos con un sol radiante. Eso es tremendamente

bueno. Ese día tenemos nuestro primer

gran puerto de montaña suizo, de categoría “excelence”;

estamos hablando del SustenPass. Quedaros

con este nombre!!!

La temperatura aquí, divina para muchos; un suplicio

para “Il Professore”. Que bien dormimos ese día;

bueno, lo de dormir para algunos; para otros, esos

ronquidos, otro suplicio.

Evidentemente no nos da tiempo para poder disfrutar

de ello y sabemos que con el desvío llegaremos

de noche al hotel.

Pero somos mayores y los mayores roncamos para

demostrar que seguimos vivos ;)


La subida al puerto de montaña, una pasada. Aquí

sí que el grupo se estiró un pelín, pero el tramo lo

permitía; unas buenas curvas de montaña que permitían

disfrutar de la moto.

En este día visitaremos la preciosa población de

Interlaken, a media tarde y donde se nos echará la

noche encima, donde ricos árabes gastan su “money”

en relojerías de alto standing, en el precioso

casino y en divertirse con las bajadas en parapente

desde la tremenda montaña que da sombra a la

extravagante población.

Hay tanto turismo que nosotros pasamos desapercibidos

entre tanta multitud. Eso sí, nos dio sensación

de población segura para aparcar las motos y

hacer como los demás, de turistas.

Nos sorprendió la de turismo de los países árabes

que había en esta población; evidentemente, tiendas

de relojes caros, de ropa cara y “excelence

shops” las que quieras y más.

montaña que envuelve la misma.

Los suben arriba y desde allí, descenso hasta el

enorme parque central de césped que se encuentra

enfrente de las tiendas comerciales y del mismo

paseo turístico.

Pero vamos a hablar del puerto que culminaremos:

el Sustenpass, uno de los 2 puertos que en este

viaje tenemos programados.

Para nosotros la primera vez que visitamos un

puerto de montaña pelado y con varios glaciares a

la vista. Y para alguno de nosotros, aún teniendo

en nuestra región natal varios puertos de montaña

similares, la primera vez en que quedamos fascinados

por tanta belleza.

El Sustenpass lo pisaremos de buena mañana, ya

que está cerquita del hotel y el sol ya se ha levantado.

Un día estupendo.

Sorprende ver tantas bolsas de compra en las manos.

En fin, turistas millonarios los hay en Mónaco

y tambien aquí.

Lástima que no calculamos llevar dinero para el

casino, sino más de uno lo tenemos que sacar a

rastras. No os olvidéis de entrar en los jardines del

Casino.

Un sinfín de parapentes, paracaidas y demás aparatos

sobrevuelan la población. Todos vienen de la


La ruta, acertadamente, tiene inicio y fin en el mismo

hotel. Esto nos permite descargar las maletas

de equipaje e incluso dejarlas en el hotel y así disfrutar

de las curvas que allí disfrutaremos. Y, ¿qué

decir del hotel? Era un hotel albergue pero nos trataron

tan bien y comimos tan bien que repetir dos

noches allí fue doblemente acertado

.

Y tambien es el día en el que, a parte de visitar

Interlaken, visitaremos LUCERNA, la CIUDAD TU-

RÍSTICA PRINCIPAL PROGRAMADA.

Esto será ya de cada a mediodía. Así que no sólo

disfrutaremos sobre la moto sino tambien fuera de

ella.

¿Qué contar de Lucerna?

Pues que la visita a esta preciosa y turística ciudad

nos hizo pensar que a futuros viajes reduciríamos

kilometros diarios para poder darnos cuenta de que

estábamos de vacaciones. Es cierto que la moto es

la principal atracción del viaje, pero hay que dejar

tiempo al cuerpo para descansar y a la mente para

disfrutar del turismo.

Y, de todo lo que hay que ver, en Lucerna, el Puente

de la Capilla, la atracción principal, después del

monte Cervino, claro; pero éste último lo dejaremos

para los escaladores.

El Kapellbrücke, que cruza el río Reuss, es el

puente de madera más antiguo de Europa y el segundo

más largo (204,70 metros). Fue construido

en 1365 y conecta la ciudad antigua con la nueva

de Lucerna. El puente era más largo, pero sufrió

un incendio que lo dañó severamente. En 1835, la

parte dañada, de aproximadamente 75 metros, fue

eliminada del puente. Esto fue posible gracias al

relleno que se hizo de la orilla del río. En el techo

del puente se hallan 111 espacios que contienen

pinturas que muestran parte de la historia de Lucerna.

Lucerna. Puente de la Capilla. Visita turística indispensable.

Entre una y otra foto podéis ver la diferencia

de apoyos. Esto se debe a la reconstrucción

que se realizó tras un incendio

Las calles de Lucerna. Aún el acúmulo de turistas,

no tienes en ningún momento percepción de agobio

Ruta Innertkirchen-Innerkirchen

De camino al Susten Pass no penséis que no encontramos

belleza. Para muestra, la carretera.de

camino al Susten Pass. Gadmen

Ese día fue el 1ero en el que pudimos parar a comer.

Y estamos en viernes!!! Y curiosamente, con

dos visitas turísticas pudimos incluso, parar a comer!!!

¿dónde paramos a comer? Pues, a los pies

del precioso lago Urner See, en la población de

Gersau.

Y encima la camarera había vivido en España y hablaba

un perfecto castellano. Así que, 1er día en el

que comemos de cuchillo y tenedor y encima nos

traducen la carta. Y, bueno, guapísima camarera.

Y, como no, como los americanos, su bandera tiene

un valor. Su bandeja es imagen, y por lo tanto, su

bandera se cuelga en todas partes.


SÁBADO DÍA 1 DE AGOSTO

El día amanece lluvioso y toda la noche nos ha

estado lloviendo. Aún así, cuando nos montamos

en las motos, después del almuerzo, hace un ratito

que ha dejado de llover y nos empieza a aparecer

el sol y el suelo empezaba a secarse..

Ya no nos acordábamos de la lluvia y nos levantamos

con el suelo mojado. No pasa nada. El segundo

día ya nos había llovido y pudimos comprobar

que el ritmo del Team no era malo aún con lluvia.

Estamos en sábado y aunque el día anterior fue,

de todos, el día del motero, no podemos menospreciar

este día ya que nuestro trayecto va del

GrimselPass, el 2º puerto planificado, pasando por

Belvédère hasta el Lago de Como, pasando antes

por el Lago de Lugano.

El tercer lago, el Lago Maggiore nos queda demasiado

al oeste, con lo que éste se descarta en el

plan de ruta.

Así como al iniciar ruta parece que el sol nos va a

acabar saliendo, éste día resultará el más lluvioso

de todos. Finalmente, el día se tuerce y el agua

nos acompañará, aunque sólo gotitas para dejar

el suelo mojadito, lo que nos fastidia, en parte, la

subida al Grimsel Pass al igual que las vistas.

Este día teníamos la vía tremola en el camino. Ni

vía ni tremola llegamos a ver, jajaja. Aquí nos supo

mal porque justo en este paso, Passo San Gotardo,

decidimos descartar el acceso a dicha vía; fue

el punto auge de la niebla y pa que acceder a las

curvas sino veíamos ni los guardaraíles.

La niebla subiendo el Grimsel Pass. A medida que

subíamos nos iba abrazando más y más

Previo al Grimsel Pass llegaremos al Grimsel See,

desde donde podemos ver la cima y además el Hotel

Grimsel Hospiz, un hotel en pleno puerto.

Lo peor fue el diluvio que sufriríamos casi al final

del día, en el Lago de Como; aquí, en este punto sí

nos mojamos y bien mojados. Por suerte, la lluvia

remitió antes de llegar a la población de Como y

eso fue muy bueno; es sábado y entrar en Como

en fin de semana, un caos; sólo nos hubiese faltado

entrar con lluvia. Imaginaros el caos de tráfico,

que el grupo se dispersó en 2 y de ahí al hotel llegamos

en diferentes tiempos.

Ruta Innertkirchen-Lago de Como

La subida obligada al Grimsel Pass, aún con niebla

valió la pena. Lástima de no ver con su esplendor

las montañas de alrededor.

Yo me quedaría con las preciosas fotografías de vegetación

que uno de los compañeros tomó. Extraña

vegetación para nosotros, como si de otro mundo se

tratase. Aunque me quedo con la preciosa estampa

del desfiladero por el que hemos subido al Grimsel

Pass

De bajada, una foto preciosa. El verde de las montañas,

posterior al seco de las alturas y a la niebla,

y un pequeño trenecito que iba subiendo la montaña

atravesándola. Estamos a la mitad de las curvas

que hemos de realizar para bajar del Grimsel Pass y

la vegetación ya cambia. Choca el hecho que al lado

del lago Totensee (Grimsel Pass), a mayor altura,

haya vegetación y una vez lo dejamos, sólo verde.

Unos kms más allá, no muchos, subida al Belvédère

Rhonegletscher, fotografía y seguir camino por

la Furkastrasse, la carretera que nos está llevando

todo el tiempo.

El viaje terminará en el Lago de Como, aunque el

grupo se partirá en dos por problemas de hoteles.

Estamos en zona turística y unos se quedarán a

dormir a la orilla del lago y otros arriba de la montaña.

Ahora que no nos leen los de villa abajo, los que

fuimos a villa arriba disfrutamos esa noche.

Para llegar a nuestro albergue tuvimos que hacer

unas cuantas curvas. Aunque estamos hasta las

narices de tráfico y cansados, llegamos al albergue

con una sonrisa de lado a lado, y encima era fiesta


mayor en el albergue… Lo que no saben los de Villa

Abajo que acabamos bailando el “Macarena” en el

salón de fiestas del Hotel con más de veinte chicas,

o más jijiji

Pero antes de separarnos hicimos la cena en grupo

y la verdad es que cenamos muy bien.

Ristorante Pizzeria. Tre Rose. Nesso

A partir de ese Lago iremos camino al Lago de

Como, con lo que dejaremos Suiza para adentrarnos

a Italia, el 3er pais del viaje.

Es a partir de este día que nos empezamos a enamorar

de Italia. Bueno, la verdad es que cuando “Il

Professore” estudia la ruta ya me dice que nos queda

el Stelvio cerca pero no lo suficiente como para

ir a subirlo y es entonces cuando ya huele a 2º viaje.

DOMINGO DÍA 2 DE AGOSTO

El domingo, día 2 de agosto, el trayecto va por zona

de la Provença. Desde Nesso a Sestriere pasando

por el Lac de Serre-Ponçon.

Por fin nos levantamos y el sol empieza a aparecer

a lo lejos.

En el camino de bajada y ya cerca de Como, una

foto de las máquinas. El fotógrafo, yo mismo; así

que yo estoy encima de la montura de imaginario.

En el Grimsel Pass estábamos a las 10,30 h p.m.

En el lago de Lugano estábamos a las 15,59 h p.m.

Aún estamos en Austria

El viaje de este día se inicia en el Lago de Como y

después del diluvión de la tarde anterior, al menos

salimos sin agua.

El viaje de este día conlleva coger la autopista dirección

a Torino para a partir de allí desviarse camino

a Sestriere. Este día también haremos parada

para comer.

El día antes, entrar en Como nos machacó. Ese

tráfico matador, romperse el grupo por culpa del

tráfico, y ya a última hora y, haciéndose de noche,

nos dejó tocados. El viaje de hoy se inicia en Nesso

y volvemos por la misma carretera por la que subimos

el día antes, para llegar a Como, sin entrar

esta vez dentro de la ciudad.

Ya habíamos recuperado pilas y el trayecto camino

a Sestriere, pasa bien. Ya estamos en Italia, y lo

notaremos por el modo de conducir de los coches.

Del respeto de lo suizos, apartándose para que los

adelantes, aún en linea continúa, cosa que agradecíamos

pero ya no compartíamos, porque nos han

educado respetando la continúa, a una conducción,

digamos agresiva, en la que son ellos quienes adelantan

en continua y te obligan a apartarte.

No lo sufrimos tanto camino a Nesso, siempre al

lado del lago sino camino a Sestriere; camino a

Nesso era imposible adelantar; tráfico de ida y vuelta

y mucho tramo en continúa; y la agresividad italiana

(sin pretender ofender) la sufrimos subiendo el

Sestriere, con lo que cabeza despejada y a pensar

en que ya no estáis en Suiza.

A parte de Sestriere, pasaremos por otros parajes

importantes en los cuales, por ir justos de tiempo

no pararemos ni para hacer fotografía, pero daban

ganas de pararse en una terracita a tomar una cerveza,

e incluso desviarse de la ruta para ir a visitar

el monumento a las víctimas del vuelo 9525, monumento

que se elevó en Barcelonnette, la población

más cercana a la zona del desastre.

En este punto ya hemos dejado, unos kilometros

antes Italia para volver a Francia. Estamos de vuelta

a España, evidentemente.

Hablamos de Savina lo Lac, son las 20.00 h p.m.

Se trata de una población cercana a una montaña

ahora famosa por una desgracia que conmocionó

al mundo entero, la terrible noticia del trágico accidente

de avión de la compañía Germanwings. Esta

montaña, la Téte de l’Estrop (2961 m) fue la elegida

por el piloto para estrellar el avión.

Savina lo Lac, una población preciosa, por lo que

pudimos ver, puesto que la atravesamos al cruzar

la carretera la misma población. Al final de la misma

os sorprenderá el largo puente que atraviesa el Lac

de Serre-Ponçon.


iNTERLAKEN EN CIFRAS

Los hoteles elegidos fueron:

Al fondo, se insinúa el puente que cruzamos. Savina

lo Lac

La ruta que sigue camino desde el punto es una ruta

divertida, con sus curvas. Después de tanto suelo

húmedo, un poco de suelo seco, se agradece.

Hicimos tantas fotos por esta zona, más verdosa

que de lo que estábamos acostumbrados, que se

nos hizo de noche.

La llegada al hotel fue de noche y aquí reconocemos

tres errores. El primero, se nos hecho el tiempo

encima y llegamos tarde al hotel y la cocina ya

estaba cerrada; dos, teníamos que haber buscado

hotel en Dinha, la población cercana al hotel; y tres,

como se nos hizo de noche, teníamos ganas de llegar

al hotel pero si hubíesemos parado en Dinha,

hubiésemos cenado. Ese día acabámos comiendo

hamburguesas

.

LUNES DÍA 3 DE AGOSTO

Este día sería el día de los olores.

De camino a Leucate pasaremos por zona de Lavanda.

Tendremos abejas y olor a Lavanda. Estamos hablando

de la zona del Parque Natural du Luberon, y

más concretamente en la zona de Bonnieux.

¿Quién de nosotros no olía a Lavanda a la llegada

a Leucate? Ladrones, que somos unos ladrones.

Todos llevábamos Lavanda en los bolsillos. Eso sí,

esa noche las habitaciones olían de maravilla :)

Ruta Digne les Bains-Leucate

En este punto es donde nos encontramos con las

respectivas parejas, que han venido a recibirnos

para cenar con nosotros, pasear por Leucate y,

como no, pasar la mañana del día siguiente en la

piscina del hotel.

Y en Leucate, ¿qué es típico comer? Ostras, ahora

no caigo ;)

Esta parada, esta visita a Leucate e ir a comer ostras

fue, por parte de nuestro compañero Tornanti,

-28.07.15. Alpe d’Huez. Hotel “Les Grandes Rousses”. Route du Signal, L’Alpe d’Huez, 38750, Francia

Parking delante del hotel (justito pero hay espacio; estamos en alta montaña y fuera época de sky, con lo que se puede

aparcar sin problemas). No llegamos a mirar si había área de descanso interior pero tenía terraza pero por las horas

no hizo falta. Cenamos excelentemente bien en este hotel y fresquitos por las alturas.

-29.07.15. Évian les Bains. Hotel “de Frances”. 59, Rue Nationale, Évian Les Bains, 74500, Francia

Sin restaurante. Con parking privado exterior pero dentro del recinto. Sin área de descanso. Tuvimos que cenar fuera.

- 30.07.15. Meiringen (Innertkirchen). Hotel “Restaurant Urweider”. Dorfstrasse 11, Innertkirchen, 3862, Suiza

Con restaurante (altamente recomendado). Con parking privado exterior delante del hotel aunque el dueño es motero

y nos dejó dos hangares para poner las motocicletas a cubierto. Con área de descanso. Para nosotros fue más

que Genial. Nos trataron excelentemente. Las habitaciones son tipo albergue pero muy limpias. Con baño y aseos

compartidos.

-31.07.15. Meiringen (Innertkirchen). Hotel “Restaurant Urweider”. 2ª noche en el mismo hotel.

- 01.08.15. Como. Aquí tuvimos que separar el grupo en 2.

o Hotel Tre Rose. Via Borgonuovo 4, Nesso, 22020, Italia

Tiene restaurante. Aquí cenamos todos excelentemente bien. Tiene unas bonitas vistas al Lago, ya que está a la rivera.

El desayuno fue el típico de la abuela que no quiere que pases hambre. El parking reducido,

o Hotel “National”. Piazza Rimembranze 1, 22020 Zelbio, Italia

Llegamos para ir directos a la cama, pero tenía área de descanso y zona para aparcar las motos en la misma plaza circular

de enfrente del hotel. Los que fuimos a este albergue-hotel disfrutamos las curvas de subida. Éste queda arriba

de la montaña. Desayuno francés, sencillo pero ecológico.

- 02.08.15. Aix en Provençe. “Campanile Digne Les Bains”. RN 85 quartier ST Christophe, IMPASSE HOUDRY

Digne-Les-Bains, 04000, Francia

Hotel típico de autopista. Tiene restaurante, aunque llegamos tarde y no nos pudieron servir. No tiene área de descanso.

Es un hotel exclusivo para dormir. .

- 03.08.15. Leucate. Hotel “Tropic”. Avenue Gustave Eiffel 66600 Rivesaltes, Francia

Tiene área de descanso, con su billar y restaurante, aunque nuestro objetivo estaba en Leucate y sus ostras.

Precio estancia total por persona: 428,42 euros


Hace unos meses recibí una llamada de mis amigos

de 2TMoto. Querían organizar una serie de pruebas

de desafío para moteros experimentados, y

se planteaban comenzar con una ruta de 1000km

en un día siguiendo un roadbook. Pensaron en mí

porque sabían que desde hace unos años organizo

una prueba similar entre amiguetes. A pesar de que

sabía el trabajo que se me venía encima, no pude

decir que no. Y es que me encanta dar a conocer el

tema de las rutas con roadbook.

¿En qué consiste un roadbook? Pues seguro que

lo habéis visto muchas veces, sobre todo en pruebas

tipo Dakar. No es más que una serie de instrucciones

organizadas en viñetas, donde vienen indicados

todos los cambios de dirección, peligros e

instrucciones, señalados en función de los kilómetros

recorridos. Aunque su uso inicial fue casi exclusivamente

para competiciones de rally, desde hace

unos años se ha popularizado para viajes de mototurismo

y similares.

de la ruta, intentando que fuera atractiva tanto

por trazado como por paisajes. Luego tocaba el

tema de asegurar los repostajes durante la ruta y

comprobar todas y cada una de las instrucciones

(y fueron más de 350!) primero mediante vistas

satélite y google street view, y posteriormente in

situ, recorriendo todo el trazado durante varios

fines de semana y varias personas.

Porque si ya es importante que no haya errores

cuando lo haces para amiguetes, imaginad la

presión de hacerlo bien para una empresa que ha

confiado en ti, y para moteros que han pagado por

ello. Eso era lo que verdaderamente me quitaba el

sueño la noche anterior a la salida.

Diseñé una ruta que, partiendo de Yuncos se desplazaba

a la sierra madrileña por el Escorial y la

Cruz Verde, cruzaba Navacerrada donde estaba

el primer punto de control (en los que había que

hacer una foto para comprobar el paso, a pesar

de que cada participante llevaba un transponder

A pesar de tener que seguir atentamente las instrucciones

de ese papel enrollado, cuando las

viñetas se van sucediendo y concordando con lo

que vas viendo en la ruta, el placer producido es

grande. Y ese es su atractivo fundamental. Porque

es cierto que todo con un GPS se hace más fácil,

posiblemente demasiado fácil. En estos casos, el

roadbook proporciona ese plus de aliciente que a

veces nos falta en nuestras rutas. Si a todo eso le

añadimos el reto de realizar 1000 kilómetros por

carretera, preferentemente de montaña con miles

de curvas, tenemos el desafío perfecto. Así que me

puse manos a la obra.

Para diseñar la ruta habían varias premisas, como

fueron el punto de salida y llegada (en Yuncos, un

pueblo entre Toledo y Madrid donde 2TMoto tiene

sus almacenes), y un punto de control doble donde

habría un mini-avituallamiento tanto por la mañana

como por la tarde. Fueron varios meses de diseño


Excepto unos pocos, prácticamente la mayoría de

participantes llegaron en el tiempo límite establecido

(unas 18 horas, un margen muy asequible si

no te despistas). Y entre todos los finishers se sortearon

1000€ de premio en productos de 2TMoto.

¡Lástima que yo no podía participar!

Si tú que estás leyendo este artículo has llegado

hasta aquí, es que ya te has infectado del virus del

roadbook.

que recogía su trayecto y lo plasmaba en un mapa

que se podía consultar online, para tranquilidad de

familiares y organizadores).

De allí nos daríamos una vuelta por los pueblos

negros de Guadalajara (en Tamajón estaba el segundo

control de paso), luego Atienza, Sigüenza

y Molina de Aragón (tercer control de paso), para

recorrer preciosas carreteras del Alto Tajo y volver

a Guadalajara hasta Brihuega (cuarto control),

volver a los pueblos negros (en Tamajón seguía

el avituallamiento para los primeros riders), recorrer

la Muralla China de Guadalajara y seguir hasta

Segovia donde en su famoso acueducto teníamos

el último control de paso.

Desde allí, vuelta a Yuncos por una suerte de rotondas

(prácticamente no se tomaron más de 15

kilómetros de autovía en toda la ruta) que sobre el

papel me parecieron divertidas (una gran cantidad

de instrucciones cuando ya llevabas más de 900

kilómetros a tus espaldas) pero que luego, sufrida

en carnes propias fue todo un suplicio.

Y llegó el gran día, 30 de abril. Las inscripciones

se habían cerrado hacía meses con un total de treinta

inscritos (los organizadores para esta primera

edición quisieron poca gente e inscripción solamente

con invitación).

El primer participante abría la ruta a las 6 de la

mañana y se fue dando la salida cada 5 minutos,

para no tener referencias visuales que pudieran

favorecer la conducción. Yo salía el último, a

eso de las 8 de la mañana, para poder ayudar, en

caso de requerirlo, a algún participante perdido. El

día era algo frío y desapacible, y nos fue cayendo

agua, a veces en cantidades importantes, y arreciando

el viento.

Eso incrementó en muchos puntos la dureza de la

ya de por sí complicada prueba. Asfalto más que

precario en algunos tramos, pero belleza paisajística

asegurada.

Fue a mi entender todo un éxito. Se alabó el recorrido

y la meticulosidad del roadbook (excepto por

una rotondilla de nada en Galapagar...), cosa que

me llenó de orgullo y satisfacción.

Pero mi mayor recompensa fue ver cómo la gente

disfrutó de la prueba (sí, los moteros tenemos ese

masoquismo interno que nos hace disfrutar sufriendo)

y del roadbook, para muchos desconocido

hasta esa fecha.

Si no lo has hecho aún, no tardes en apuntarte a

alguna de las muchas pruebas que ya proliferan

en España que lo usan. Seguro que lo disfrutarás.

Yo me quedo de momento con haber organizado

la prueba más larga con Roadbook que -de momento-

se ha organizado en este país. Y eso, para

mí, es una gran medalla que tengo que agradecer

a 2TMoto.

Fotografias : 2TMoto y Sergio Morchon.

Textos : Sergio Morchon “Dr. Jaus”


Día 1 de Junio, y a las 5:15 de la mañana suena

el despertador como cada día para irme a trabajar

pero esta vez me levanto de un salto sin hacerme

el remolón y alargar esos 5 minutos llamados “un

ratito más por favor”, pero sobre todo con otro tipo

de energía por que el destino no es la fabrica sino

Moscú !!!!.

Como la gran mayoría de vosotros por no decir todos,

tengo las maletas hechas desde hace un par

de días, la moto cargada desde ayer tarde y el traje

y las botas en el salón para no molestar a la familia

(además este año hay un pequeñajo de 2 meses

rondando por casa).

Me salto el relato de vestimenta mejor os la enseño

en la foto, desayuno y demás rituales mañaneros de

un día de partida o dominguero en moto y empezamos

con lo verdaderamente interesante del relato ¡

carretera y gasssss !

El primer día es de Zaragoza a Savona en Italia, cruzando

Francia por la Costa Azul y por Autopista (en

mi modesta opinión cruzar así Francia es lo mejor,

siempre y cuando la hayas visitado antes. Perdón

miento, hago una parada en MonteCarlo/Monaco;

primero por que “La Gordi” no ha estado (en 2006

estuve con “La Kuki” mi anterior GS y segundo por

que el fin de semana anterior fue el Gran Premio de

Formula 1, y seguramente estarian desmontando el

circuito (en 2006 estaba montado y es un verdadero

espectáculo).

Salvo esta parada, ya llevo en la espalda unos

1050km de Autopista aunque no dan mucho que

contar.

Nota: tenéis un ferry de Barcelona a Savona, es una

opción a tener en cuenta, por tema económico y

tema kilometrada, pero a mi me va la marcha.

de días, pero antes visitando Verona por recomendación

de la noche anterior de un compañero motero

recordándome que es la ciudad de Romeo y

Julieta.

La ciudad en si es preciosa, nada más entrar me

encuentro la “Porta Borsari”, es una puerta Romana

antigua que se remonta al siglo primero D.C. y era

la entrada principal a la ciudad.

Buscando el balcón famoso de Julieta, donde se inspiro

Shakespeare encuentro la “Piazza delle Erbe”

la plaza más antigua de la ciudad con su mercado

de frutas y como no de souvenirs, a su vez rodeado

de edificios medievales a cual más bonito.

El segundo día, el cual ya se puede considerar que

empieza la aventura, cruzaré Italia por el Norte, dejando

a un lado Venecia, recomendable si disponéis

Salgo de la plaza y tomándome un típico cucurucho

Italiano (por favor si pasáis por Italia, sea donde

sea, tomaros un helado, en tarrina o cucurucho,


pero tomarlo) entro en una enorme plaza llamada

Bra la cual es presidida por un “Arenal”, un anfiteatro

romano construido en el año 30 D.C., y varios

edificios representativos de la ciudad.

Visitada Verona, la cual me ha encantado pero a la

vez me ha perjudicado en tiempo, (me explico).

Tenía previsto desviarme de la ruta para pasar por

el “Passo de San Boldo” (aprox. 200km), pero el

tiempo invertido en la ciudad hace que deba saltármelo

e ir directo al siguiente punto marcado en la

ruta y poder llegar temprano para visitar la capital

de Eslovenia.

Siguiendo la ruta entramos al 3 país de este viaje

Eslovenia, el cual ya lo visité en 2008 en mi viaje a

los Dolomitas pero me gusto tanto que debía repetir

si o si.

Como no, entré a visitar el Castillo de Predjama,

otro lugar que si has visitado con anterioridad no

importa repetir, es un castillo incrustado literalmente

en la roca de una montaña, lugar que te traslada

a la Edad Media nada más pisarlo.

Visitado este con su correspondiente jarra de…

acompañado de una patatas fritas (no se es típico

de ahí), di gas hacia la capital, ah !! y recordar de

comprar y pegar en zona visible la Viñeta antes de

entrar en el país (en gasolineras italianas las venden)

es lo que te permite circular por Eslovenia y no

hay otra que rodar por Autopista en un momento un

otro del país. Esta vez han sido 600km pero con ya

alguna parada turística y sin madrugar en exceso.

¿Liubliana? muy interesante a visitar y recorrer,

Castillo con vista de toda la ciudad y casco antiguo

con su reloj de cuco, pero tengo que avanzar y os

dejo que la descubráis vosotros.

Tercer día y otros 600km de Autopista con parada a

visitar Zagreb capital de Croacia.

Croacia la tengo ya recorrida de otro de mis viajes

pero no me preguntéis por que su capital no la había

visitado en dicho viaje.

Al igual que la capital de Eslovenia, os dejo que la

descubráis vosotros y también recomendable.

Bueno va alguna pista; Iglesia de San Marcos, Catedral,

la La plaza Ban Jelačić en pleno centro y

presidida por la estatua de San Josip Jelačić a caballo

… Visitada Zagreb ... ah !! otra nota importante,

seguramente llevéis siempre el pasaporte, pero

no se si sabéis que ha Croacia hace falta si o si,

hay que pasar un control de Pasaporte y registro

Policial de moto si te toca (será por la crisis mundial

por el maldito terrorismo).

Entro en Hungría, Zagreb esta a pocos km de Eslovenia

y de Hungría así que esta vez he recorrido

poquitos km de asfalto Croata, pero no olvidéis visitar

la capital, de verdad esta me ha sorprendido

gratamente.

En Hungría hay que parar en la frontera a pagar

otra Viñeta (cuidado que esta no es en formato pegatina,

es solo abonar en una garita que te dan el

recibo y listo.


En el quinto día tenía previsto visitar Chernobyl,

Pripyat más en concreto, ciudad que debieron

abandonar en el mismo momento del accidente

nuclear y la cual se encuentra tal y como la

dejarón pero con el considerable deterioro del

paso del tiempo y una ciudad absorbida por la

vegetación.

Hájdúnánás, hasta Rivne en Ucrania donde encontré

un hotel llamado 4x4 del cual podéis deducir

la temática del mismo.

Me encontré muy a gusto y en mi salsa lógicamente.

Pero entre que el asfalto es muy malo, que sale

el día lloviendo y que me recomendaron visitar y

perder tiempo en Kiev, capital de Ucrania, decido

saltarme Chernobyl ¿me arrepentiré? Seguramente

que si, pero tras visitar Kiev con tiempo,

tranquilo, habiendo descansado y comido cómodamente

en el hotel, seguramente el arrepentimiento

será mínimo.

Los primeros km de Ucrania han sido espectaculares

de Iglesias y de curvas como si estuviera

cruzando los Pirineos o los Alpes, no he encontrado

como se llama esta zona solo os puedo

decir que dejando Hungría adentrándome en

Ucrania dirección Leópolis, a izquierdas esta Eslovaquia

y Polonia, y a derechas Rumanía.

Al poco de abandonar el hotel 4x4 deja de llover

y en pocos km estoy en Kiev, 300km es la

distancia que tengo (es el día que hago menos

km). Kiev como toda gran capital la entrada es

un caos, pero en moto por muy voluminosa que

sea evitaros los atascos y retenciones.

Al igual que Eslovenia, si o si, deberéis pisar autopista

en algún momento y más si es solo para

cruzar el país. En la misma frontera y abonando la

Viñeta me encuentro con dos moteros Catalanes,

son “Around the World Bcn”, que están yendo de

Barcelona a Cabo Norte dando un ¡¡ pequeño rodeo

!!, menudos dos cracks, yo de mayor quiero

ser como ellos, que años más bien echados a la

espalda sobre una moto.

Selfie y nos despedimos, ellos van hacia Polonia

y yo cruzo Hugria por el centro del pais sin paradas,

por que el año pasado con mi viaje objetivo

Auschwitz/Polonia, recorrí parte de Hungría y su

capital Budapest (otra capital que no debéis dejar

de visitar).

Bordeó Budapest y a 200km tengo el hotel en un típico

pueblo Húngaro llamado Hájdúnánás, si si con

acentos en todas sus sílabas, como diría un maño

o un adoptado como yo ¡ como Zárágózá !.

En este cuarto día toca entrar en Ucrania y ahora si

que sí empiezo a pisar asfalto nuevo, ¿nuevo? jajajaja

perdonar que me ría, nuevo me refiero a que

nunca he recorrido por que por el amor de dios que

asfalto, si se le puede llamar asfalto claro.

Otra observación importante, en Ucrania hay control

pasaporte y control documentación de la moto,

así como registro de la misma a todo el que pasa.

Nada más entrar en Ucrania a pocos km ya encuentro

mi primer contraste cultural, mi primera Iglesia

Ortodoxa, a otros pocos km mi segunda Iglesia Ortodoxa,

a otros tantos km mi tercera Iglesia Ortodoxa

¡ un sin parar de Iglesias ! a cual más bonita,

todas diferentes de color de ladrillo y de forma,

pero todas compartiendo sus peculiares cúpulas

doradas que llaman la atención a km de distancia.

Los que me seguisteis en Facebook e Instagram

ya visteis la de veces que paré a fotografiar estas,

los que no, pues estáis invitados a seguirme en

próximos viajes y a cotillear los que ya he hecho;

“Toño Aracata - Mi Mundo Sobre Dos Ruedas” en

Facebook y en Instagram me encontrareis como

“Aracata73”. (no esta de mas un poco de publicidad

propia).

En este cuarto día me hago 800km desde el hotel

en tierras húngaras en la cuidad de los acentos,

Esto lo comento por que más adelante en el

quinto día, Kiev dirección Moscú las curvas desaparecen

por completo, convirtiéndose en rectas

infinitas, eso si, mejorando considerablemente

el firme del asfalto.

Tengo todo el día para visitar Kiev y ha sido un

verdadero acierto, posiblemente la mejor ciudad

de este viaje, incluso por delante de Moscú, objetivo

de este viaje.


¿Os describo la ruta por la capital? pues va a ser

que no jajaja descubrirla vosotros mismos tanto en

la preparación del viaje como en el recorrido in-situ

de la misma.

Yo solo os doy pistas de mis experiencias y como

con Zagreb os doy ubicaciones y alguna foto; Monasterio

de la Cuevas con su Puerta de la Trinidad,

la Catedral de San Sofía (pagar los 2€ y entrar, es

merecedora de verla por dentro), como no Plaza

de la Independencia presidida esta por la su famosa

estatua del Arcángel Miguel acompañada por

la estatuas del Cosaco Mamai y al fondo la Puerta

Liadski, Catedral de Mikhailovsky y por favor no

dejéis de visitar la Estatua de la Madre Patria y

su plaza que es un Museo de la Guerra Patrótica

repleta de grandes murales, estatuas y vehículos

bélicos.

Sexto día, este marcado ya como ¡ objetivo Moscú

!, eso si, sin antes pasar varias experiencias, unas

malas y otras menos malas, pero todas con final

feliz (que mal suena).

La primera de las experiencias son las rectas infinitas

dirección Rusia, son rectas kilométricas pero

de paisajes muy diversos, arboledas, estepas,

pueblos y las paradas de autobús todas iguales

pero de distinto color pero con sus nombres en Cirílico

presidiéndolas en lo alto.

La segunda experiencia son mis primeras extorsiones

por parte de la Policía Ucraniana, raro que antes

no haya tenido pero supongo que aquí son por

las rectas infinitas con la tentación de darle gas,

le des o no le des al puño a tope, con sus cientos

de paradas de bus donde están ellos estacionados

y esperándote; ves a lo lejos un coche junto a la

parada, junto a ellos un tipo con uniforme y con

una varita, palo o como se llame, te ve venir, vayas

rápido incumpliendo las normas de circulación

o a la velocidad establecida por estas, 110 km/h

(no es por quedar yo bien aquí ahora, pero voy

con el Control Cruiser a la velocidad correcta y así

me evito radares y situaciones incomodas en país

extranjero) levanta el palo y te hace indicaciones

para que te detengas.

Una vez parado te dice lo típico; Good Motorbike

!! Your passaport and motorbike document please

(recomendación, llevar ambos viejos o caducados,

los buenos u originales llevarlos en otro lado, pero

de primeras entregar los malos.

Yo suelo entregar un pasaporte ya caducado y un

permiso de conducir internacional también caducado,

nunca se han dado cuenta.

El tema es que si insisten en que debes darles

dinero puedes decir que vas a un cajero y ya no

vuelves. El tema es que se miran y remiran la documentación,

concluyendo; “you very fast” tu muy

rápido, “you to my money” tu a mi dinero (normalmente

te escriben en un hoja la cantidad).

Yo en esta primera vez salí de la situación insistiéndole

que iba dirección Rusia y que ya no me

quedaban Grivnas (moneda ucraniana) “ finish

Grivnas in Kiev “ ... tras 30 minutos de charla, que

no discusión, me dejo ir.

Otro intento de extorsión fue al dejar Ucrania en la

frontera; “Souvenir please my friend”, en todas las

ventanillas lo mismo; “Finish Grivnas in Kiev, only

card my friend”.


Tercera y ultima experiencia los trámites para pasar

la frontera Rusa.

Yo llevaba todos los papeles hechos de casa, hay un

blog del cual yo lo he reproducido con mi experiencia

y mi documentación en el cual te puedes bajar

esta y llevarla rellenada, lógicamente me refiero a

los papeleos de pasar la moto, el tema pasaporte y

visado debéis gestionarlo desde España, en vuestra

comisaría más cercana y en la Central de Visados

Rusa que hay en Barcelona o Madrid (también lo

explico mi experiencia en mi blog).

Pero ya sabéis que por muy bien que lo lleves siempre

hay imprevistos.

Este fue con un documento que hay que rellenar in

situ en la frontera y está en cirílico, ni en ingles y menos

en español (estoy pendiente que un compañero

que va en breves me haga el favor de conseguir ese

documento y así poder añadirlo en las explicaciones

de mi blog), pero al tema de como lo gestioné

ahí dicho imprevisto; fue dar muchaaaa...

penaaaaa...., y conseguir que un militar Ruso

(con la fama que tienen de serios, estrictos y con

el Niet Niet en la boca) me ayudara a rellenarlo.

Ya con la documentación presentada toca esperar

al ok. A la media hora, minuto arriba minuto

abajo, sale un militar dice tú nombre y te la documentación

sella y firmada.

Hay aspectos importantes de esta documentación,

no perder un papelito (cuartilla duplicada

que os hablaré más adelante en otra extorsión)

que te dan en el control pasaporte, este es más

importante que el pasaporte, y el papel de la

moto sellado y firmado, por que sino no sacaréis

la moto del país.

Entro a Rusia y ahora si que si ¡ en breves objetivo

cumplido Moscú ! pero este será 100x100

cumplido mañana en el séptimo día.

Más rectas infinitas y mucha obra de transformación

de las carreteras en autopista, el Presidente

Putin esta transformando Rusia a pasos agigantados

pero en esta transformación se sufren las

obras y la inexistente información de seguridad

de estas, obras y circulación comparten el trayecto

y los km.

Entro a Moscú después de ¡800km y dos pasos

fronterizos!, por una gran avenida, tengo el hotel

en el centro, bueno hotel no, Hostel mejor dicho,

el cual tenia buena pinta en la web pero una vez

ahí que voy a contaros; 9€ la noche en pleno

centro a 5 minutos de la Plaza Roja “NO CO-

MENT”.

No os he comentado que dicho objetivo de llegar

a Moscú tiene un aliciente extra, el amigo y gran

viajero Vitin, me espera para mañana visitar y

recorrer juntos la city.

Llego a Hostel sin grandes problemas, el Navigator

V es una gran compra, justo en la puerta

veo a Vitin con las recepcionistas haciéndose fotos

en su moto y este las deja montadas en ella y

se funde en un gran abrazo conmigo, las recepcionistas

alucinan con la efusividad e ilusión que

ha hecho encontrarnos.

Aunque parezca mentira aunque hace unos

meses nos vimos en Barcelona como moteros

domingueros de almuerzo, un reencuentro a

5.000km de casa es como el encuentro de la

madre y su hijo en el anunció del Turrón de Navidad

de esa marca y eslogan tan conocido.

Séptimo día y último del objetivo, pero antes de

la vuelta a casa, me veo en la obligación moral

de llegar hasta San Petersburgo, la Colina de

las Cruces (Hill of Crosses) en Lituania y visitar

Berlin añadiendo otra gran capital europea en mi

curriculum viajero.


Al tema, madrugamos Vitin y yo, no por falta

de sueño sino por la falta de acomodación del

Hostel, desayunamos un XXL café con leche y

empezamos ruta por la capital Rusa, tranquilos

que esta si os la voy a describir con más detalle

ya que es el objetivo principal del viaje y de esta

crónica; yo la noche anterior suelo meter en el

navegador todas las coordenadas de los puntos

e ubicaciones más interesantes de la ciudad.

Tal y como os comente en parrafos anteriores la

compra de este navegador ha sido uno de los

mejores y acertados extras con los que he equipado

a “La Gordi”, este te preparara una ruta a

seguir por cercanía de los puntos metidos.

Al primer punto que nos lleva por lógica es la

Plaza Roja, Kremlin y Catedral de San Basilio,

pero estas las saltamos para dejarlas para el final

y así estamos junto al Hostel, aunque haya

pocas ganas de regresar a este.

El navegador nos lleva a la Catedral del Cristo

Salvador, también junto al Hotel, toda blanca y

sus cúpulas doradas la hacen no majestuosa si

no inmensamente majestuosa.

Decidimos invertir el orden, por idea de Vitin, lo

cual me parecio interesante y que yo no había

caído, ir al punto más lejano e ir regresando.

Este nos lleva al Parque Kolomenskoye, donde

se encuentra la House Of Peter I, conocido

como Peter el Grande, su primer palacio siendo

Zar, y este todo de madera.

De ahí nos vamos en busca de la Catedral de la

Dormicion, a la de la Anunciación, a la del Arcanjel

San Miguel, a la de kazan y tras ver alguna

catedral más no tan importante como estas pero

no menos interesantes y bonitas, rodamos por

la margen del río Moscova dirección Plaza Roja

donde encontramos la espectacular estatua de

Peter the Great (el Grande).

Antes de comer vamos en busca de la foto soñada

y deseada, la foto bajo los pies de la Catedral

de San Basilio, hay mucho tráfico y tenemos

como no una extorsión por la policía Rusa por pisar

carril del Tranvía (aunque vemos que coches

y motos lo pisan constantemente, pero matrícula

y aspecto de turistas no lo podemos disimular),

si efectivamente aquí también ocurre.

Esta vez le tenemos que dar 150 Rublos, al

cambio 4€ (nos pedía 3000 rublos) por un fallo

mío que le doy el pasaporte bueno (aunque no


es fallo por que debo darle la cuartilla esa que es

más importante que el pasaporte).

Llegamos a pies de San Basilio y ¡ohhh! que pena

hay un valla que nos impiden ponernos justo debajo.

Aun así hacemos las fotos pertinentes y nos vamos

al Hostel a dejar las motos.

El Hostel da pena verlo pero eso si, tiene lo más

importante para nosotros; parking par la moto.

Dejamos la motos a buen recaudo, el barrio es pijo

de la zona bien de Moscú y nos vamos a comer

junto a la plaza roja, pasando por el edificio del Museo

de Bellas Artes de Pushkin y la plaza con la

enorme estatua de 11 metros de San Vladimir que

ha hecho construir Putin recientemente.

Comentaros que una vez estás en la Plaza Roja

puedes ir andando a la mayoría de puntos turísticos

y de relevancia histórica de Moscú; Tumba del

Soldado desconocido con su cambio de guardia,

el Kremlin, Spasskaya Tower (Torres), la Necropilis

de la muralla del Kremlin, Gran Palacio del Kremlin,

el Museo y tumba de Lenin, el Museo Estatal

de Historia, Tsar kolokol (campana del Zar), Monumento

Minin Pozharkis junto a la Catedral de San

Basilio donde debéis entrar a visitarla ... muchas

otras cosas más que me dejo que están junto a la

plaza roja.

ruidos y olores no lo permiten mucho, pero aun así

yo por lo menos descanso un poco.

Por la tarde noche nos vamos a la Colina de los

Gorriones, donde todos los días se concretan cientos

de moteros junto a unas vistas espectaculares

de Moscú con su Centro de Negocios repleto de

rascacielos de cristal y el estadio de futbol todo iluminado

con los colores de la bandera Rusa.

Junto a la concentración motera y su mirador, se

encuentra unos de los 7 edificios construidos por

Lenin, la Universidad de Moscú, donde convenzo

a Vitin para hacer uno de mis típicos y conocidos

Postureos, el cual es perfecto con las motos y la

universidad toda iluminada de fondo.

Una vez finalizada la tarde y ya anocheciendo, debido

a que mañana debemos madrugar, uno para seguir

camino a Mongolia y el otro a San Petersburgo

ya de regreso a casa, nos recogemos en el Hostel y

os cito a leer la segunda parte de esta crónica en el siguiente

número.... saludos en V y ráfagas a todos.

Toño aracata - Mi Mundo Sobre Dos Ruedas

Regresamos al Hostel para intentar descansar un

poco, intentar he dicho por que la acomodación,


Es mi primera noche en Bilbao y al borde del río Nervion

debajo del Puente de Deusto (Deustuko Zubia) me espera

mi amigo, Txemi, con una cerveza en la mano. La noche

es más bien corta a causa de las responsabilidades

que ambos tenemos pendientes para realizar mañana, y

por esta razón, nos ausentamos más pronto que tarde.

que, meto la primera en la Ducati. Por supuesto, no me

marcho del lugar, sin antes demostrar mi agradecimiento

a los allí presente.

Continúo mi camino, pues a las 12:00, me espera mi amigo

Antxon en Irún para tomarnos unos pintxos. Luego reanudaré

mi ruta.

Justo, el día anterior a mi viaje, recibo una llamada de otro

amigo (Agustín) quien me informa un tanto desencajado

en su tono de voz, por el alcance que tendrá la noticia en

mis intenciones en el país de la huelga de las gasolineras

que se está provocando en Francia.

Un viaje por Europa.

Parte I, .... A Coruña - Sofia

Mi nombre es Enrique. Voy a hacerte un pequeño resumen

del por que de esta aventura,

Hace unos años, no sé si 3, 5, o desde la infancia, tenía

en mente realizar un gran viaje en moto y realizarlo en

solitario. Quizás sea debido a que he crecido rodeado de

motos, cascos, monos etc… ya que mis padres han viajado

por toda Europa y América.

Durante estos años he ido trazando el recorrido en mi cabeza

y cambiándolo muchísimas veces. No encontraba

la fecha de salida, por una excusa o por otra, no me decidía

a salir. Como bien dicen algunos grandes viajeros,

hay que poner día y hora de salida, así que aproveche el

pasado año 2016 que cumplíia mis 40 primaveras para

comenzar el Quique on the road.

En principio el trayecto era llegar a Beirut (Líbano) yendo

por Turquía y por la costa de Siria, pero debido a los conflictos

y guerras que hay por esa zona tuve que desistir

esa ruta y cambiarla por otra.

Se me pasaron por la cabeza mil rutas, hasta pensé alquilar

una moto en algún país para recorrerlo como: Tailandia,

Malasia, USA…; pero finalmente tomé la decisión

que tenía que salir de mi casa y volver a ella.

Así que, la decisión final era llegar a la plaza roja de Moscú

pero con diferentes recorridos de ida y vuelta para hacerlo

más atractivo.

No pretendo escribir un libro pero sí dejar escrito para mi

familia, amigos, o cualquier persona a la que le pueda interesar

el relato del viaje, y sobretodo para mí mismo.

Planifico el viaje con 4 puntos de interés sobre el resto:

Estambul, Tiflis, Moscú y Polonia. El resto lo pasaré de

«largo», principalmente a Europa. Viajaré por la autopista,

ya que, en otros tiempos he estado en países tales como

Francia, Italia y Alemania, a los que seguro, regresaré en

un futuro no muy lejano.

26 de mayo a las 16:00. Me espera una representación

de Ducatistas gallegos (Toni, Noé, Pepe y Susana) para

acompañarme en los primeros 20 km., de mi viaje. Instante

que emprendo mi partida de casa (Ordes, A Coruña)

dirección a la autopista A8 a Bilbao.

En realidad, me he adelantado un día a la fecha prevista al

de la salida. Resulta ser que en mi trabajo me han dado la

tarde del jueves libre, y así, puedo avanzar en la ruta hasta

arribar en la capital vizcaína. Hecho este, que a la postre

mi cuerpo estoy convencido que lo agradecerá bastante,

debido que, para la primera jornada, tengo programada

una ruta de 1.100 km., para hacer noche en Montpellier

(Francia).

Son las 08:00 am., y entretanto que se despierta la mañana,

yo ya me encuentro en las proximidades del hotel en

el que me hospedé anoche, y donde se ubica el taller de

un amigo de Txemi, a quien le he traído la moto para que

pasase la noche a cubierto.

Me subo a la Ducati, y me dispongo a partir de Bilbao, no

sin antes tener que poner gasolina.

El “Garmin” me señala una gasolinera situada enfrente del

antiguo San Mames; sin embargo, al recalar en el punto

indicado por el dispositivo, la gasolinera en cuestión es

inexistente, y pienso: – «¡primera jugarreta del navegador!-.

Entonces, no tengo más remedio que hacer uso de

las mañas de la vieja usanza, y pregunto a un señor que

circula en scooter.

Después de repostar, la señora que me atiende se queda

un tanto pálida al fijarse en mi maleta. También, otro transeúnte

se detiene a charlar, pese a que deseo detenerme

y entablar conversación, no poseo de mucho tiempo, así

Acontecimiento este que me lleva a ser precavido. Decido

curarme en salud, y llenar el depósito de gasolina (6 litros)

en Irún.

Una vez que colmamos el estómago con unos deliciosos

pintxos, Antxon, me acompaña a la salida de España;

además me recomienda una ruta (por la costa D-912)

para coger la autopista A-63 en vez de hacerlo directamente

desde Irún. Para entonces, ya será la última cara

conocida que veré en los próximos 24 días de mi extraordinaria

aventura en moto.

El día es caluroso, tranquilo, con muchas obras en las carreteras

galas, hasta que llego al hotel al borde de la autopista

A9 en las cercanías de Montpellier (700 km) donde

ha de enlazarme al día siguiente para recalar en Trieste

(Italia).

Una vez que me presento en la recepción todo sudado

con ganas de una ducha reparadora y de descansar, me

espeta la recepcionista que no localiza mi nombre.

«¿Cómo?» -pienso- «No solamente he reservado mi alojamiento,

sino aun peor; ¡lo he abonado desde febrero!»

– Le pido por favor que busque y compruebe de nuevo.

Sigue sin localizar nada, hasta que extiendo la cabeza y

observo, «Vidania», Le inquiero – «¡Es ese!»- y la señorita

me manifiesta – «Su nombre es Enrique, no Vidania»-. A

punto estoy de perder las formas y mandarla a la mierda.

Me entrega la llave, y dirijo mis pasos con total celeridad

hasta mi habitación.

Concluyo la tercera etapa que sobre el mapa sería la más

larga de todo el viaje en cuanto al total de distancia recorrida

de 1.100 km., y, por el contrario, ha sido cubrir un mero

trámite de paso.


La anécdota de hoy, ha sido la cantidad de tráfico que

me he ido encontrando en la zona de Mónaco dada la

coincidencia del GP de F1.

Además de muchísimos aficionados tanto madridistas

y atléticos que se dirigían a Milán en sus vehículos y/o

autobuses a disfrutar de la final de la UEFA Champion

League.

ca, y con un gran plato de pasta fresca. Seguidamente

me retiraré a la cama para ver por televisión el partido

de fútbol, y luego descansaré hasta que mañana salga

el sol.

– «La diversión por fin se manifiesta en esta fantástica

aventura»-, – «¡Me lo estoy pasando como un niño en la

feria!»: carreteras bien asfaltadas, la costa croata emana

el olor a la brisa marina que me incita a no perder su fragancia,

y levanto sin pensarlo la visera del casco.

Además, me cruzo con cientos y cientos de motos, unas

con matrículas del país, y otras de foráneos colindantes.

Ahora sí, accedo ya a Italia. Mi impresión es la misma a

estar circulando por carreteras españolas. Si no fuera por

el elevado coste de vida existente en el país transalpino a

diferencia del nuestro, juraría que paseaba por casa.

Ahora, al menos, ya dejo atrás a Francia que no es en

absoluto de mi agrado.

Continuo mi itinerario cuando me detengo en una gasolinera

para comer un bocadillo y una Coca-Cola Zero. El

joven que me atiende se percata de mi ropa Ducati, y me

alega con una expresión que emana sonrisas a raudales

de alegría.

«¡Oh, Ducati!»-. Bruscamente, frunce el ceño, y me vuelve

a comentar:

– «Aunque ya no es tan italiana, ahora, es de la Merkel-».

(Audi compró Ducati en 2012).

Me encuentro a tan sólo 5 km., para alcanzar mi destino,

y comienzo a escuchar un ruido extraño en la moto que

no acierto a identificar.

Unos sudores que nada tienen que ver con el exceso de

calor me recorren por todo el cuerpo. No deja de rondarme

por la cabeza que tal vez será una avería.

Me aparto al arcén, y apago la moto. Sin demora, quito

las maletas y miro la cadena, puesto que el ruido procede

de ese lado. La tensión de la misma es correcta. Aprovecho

el parón para impregnarla de aceite, pues desde que

salí de España no la he vuelto a impregnar.

Esclarece. El reloj ya marca las 08:00 am. y ya yo estoy

situado en la puerta del garaje donde la noche anterior

deje la moto con el firme propósito de continuar hoy bien

temprano mi ruta.

Para mi sorpresa «¡es domingo!»- pienso sin haberme

percatado antes.

El horario de apertura del local no se mantiene al de la

jornada semanal.

Cavilo con cierta ironía: – «Si quieres seguir, no te queda

más remedio que esperar a que abran». Intento no

desesperarme, y aprovecho ese impasse de tiempo para

desayunar, y, además, visitar la pequeña ciudad del noreste

italiano.

Escucho el reloj marcando la hora. ¡Son las 09:00 am.!

Retiro la moto y reconduzco mi camino. Circulo por la carretera

con dirección a Eslovenia, y a escasos kilómetros

de encontrarme en las entrañas del país me detengo en

la primera estación de servicio que tengo a mi paso para

comprar la viñeta de estipulación obligatoria que me daría

acceso para circular por el país, por tan sólo un coste de

7 €uros.

En mi caso, sólo serán unos 40 km., los mismos que me

llevarán directamente hasta la frontera con Croacia, más

concretamente con Rupa.

Transito por las carreteras croatas, y después de cierta

apatía en el desarrollo de los días anteriores, es ahora

cuando comienzo a experimentar ciertas sensaciones

que hasta esta jornada no había percibido.

Otro hecho anecdótico se presenta perfectamente en mi

memoria.

Domingo por la tarde. Justo cuando tan sólo restan unas

pocas semanas para el inicio de mi viaje estoy en casa

viendo «diario de un nómada» de Miquel Silvestre.

Ese día el documental hizo una parada en el pueblecito

croata Senj que cruza en el paralelo 45. De todo lo que en

él enseñó me anoté como dato imprescindible para referenciar

que en ese punto concreto se produce la misma

distancia al Ecuador que al Polo Norte (5.000 km.)

Permanezco en el sentido de la carretera E65 que surca

la costa hasta llegar a Jasenice, por donde vuelvo acceder

a la autopista para dirigirme así a Split.

La siguiente reserva hotelera la he formulado en Mostar

(Bosnia Herzegovina) por lo que el día será largo.

Tengo pensado llegar en un principio descender hasta

Dubrovnickpara regresar atrás hasta Mostar. Claro que, si

sigo esa ruta recorreré un total de 240 km.

Aunque me lo replanteo; – «Hay ocasiones únicas para

no desperdiciarlas cuando visitas ciertos lugares a los

que intuyes no volverás a visitar», -pensé- A pesar de que

estoy convencido de que volveré a Croacia con más sosiego

para disfrutar de esas carreteras extraordinarias, y

también de la belleza de sus pueblos: – «¡qué caramba,

esta es una de estas ocasiones que se escapan!»-.

Lo compruebo todo, y aparentemente hay signos de normalidad.

Monto de nuevo las maletas en su sitio, e igual

a que si estuviera presenciando un número de magia del

gran Anthony Blake, el ruido desaparece. Tanto es el desagravio

de este instante, que ya, no dejaré que se me

olvide durante todo lo que falta de aventura impregnar la

cadena con aceite.

Después del día tan caluroso y cansado, lo único que me

apetece es deleitarme con una buena cerveza bien fres-


No me lo pensé más; modifiqué de improviso el trayecto, y

dejé la ciudad de los cruceros para una mejor ocasión, de

lo contrario, llegaría muy tarde a Mostar y era uno de los

lugares que tenía claro que quería conocer.

Nada más poner la rueda delantera en la entrada a Split,

mi primera impresión fue realmente la necesidad de huir

con prontitud.

Su presencia me resulta antiestética. Todo cambia en el

momento que avanzo y recalo en la zona marítima. Al ser

un puerto de escala para los grandes cruceros lo comparo

con Benidorm.

Aprovecho el contraste del lugar con la zona interior para

almorzar, y vuelvo a retomar mi deseo de huir de allí lo más

rápido posible.

Es en ese entonces cuando tomo consciencia de que huyo

de las aglomeraciones turísticas, y que todo mi interés estriba

en ir a mi compás; un ritmo libre y reposado.

La frontera hasta llegar a Bosnia Herzegovina es una maravillosa

autopista de reciente construcción. Tanto es así,

que incluso durante algunos kilómetros hasta alcanzar la

misma frontera, circulo sin que otros vehículos me entorpezcan

la marcha.

la carretera e intuyo a través de las señales de tráfico las

posibles viñetas.

Me detengo en el primer pueblo que encuentro, y busco

una estación de servicio.

Dos chavales muy amables me revelan que para los vehículos

de dos ruedas no es necesario adquirir este tipo de

permisos de circulación obligatorio. ¡Genial! -Digo para mi

interior entusiasmado-.

Me subo impaciente a la «Multi» y sigo sin pausa mi ruta.

Sin motivo aparente, mi fijación continuada por el mal estado

de las carreteras desaparece de sopetón.

Después de circular unos kilómetros me tropiezo de frente

con un cartel de dirección a Mostar.

Para ese entonces, ya me encuentro alejado de la zona

de confort. Del mismo modo, incomprensiblemente el GPS

me marca la ruta en sentido opuesto. Nacen en mí por tanto

ciertas dudas sobre la dirección que he de tomar como

la dirección correcta.

No puedo ocultar que me consuela comprobar una caravana

con matricula alemana, quien evidencia idénticas

dudas a las mías, y que sostiene también mi rumbo. Mi

exclusividad de conductor extraviado de aquella parte de la

humanidad a la que el globo terráqueo y el GPS le están

tramando una severa trastada se desvanece.

Una vez sobresalido del atolladero anterior, accedo a la entrada

a Mostar mediante una bajada que también presenta

un estado angosto de la calzada a la vez que es de un desnivel

bastante pronunciada, y transitable entre las casas.

Me sorprende apreciar la ciudad asentada en el interior de

un valle. Su estilo es extraordinariamente semejante al de

Suiza. Finalmente arribo enseguida al hotel que había reservado

(Pansion Villa Nur) en la zona turística, y a una

distancia aproximada de 100 metros del famoso «Puente

viejo de Mostar».

La «Pansion Villa Nur» es un pequeño hotel familiar que

cuenta con unas preciosas vistas al afamado puente de

Mostar.

Allí, a las puertas del mismo hotel me esperan de pie

su propietaria; firme, igual que una roca en el abismo.

Sostiene en su mano derecha un vaso de zumo bien frío

y recién exprimido. A su lado derecho se encuentra su

corpulento marido.

Miro su rostro, y compruebo que sostiene el ceño fruncido,

signos que para mí denotan haber cruzado algún

conflicto bélico.

No puedo entenderme con ninguno de los dos, ya que,

ninguno se expresa en inglés. Menos mal que su hija estudió

en Inglaterra durante un periodo de tiempo y hace

las veces de interprete e intermediaria. También muy

amablemente retira su vehículo justo de la puerta de la

entrada al hotel, para que yo pueda dejar allí estacionada

la moto.

Durante este receso del camino, y alojado en mi habitación,

me sirvo del lugar para hacer la primera colada

de ropa desde que he emprendido el viaje. Igual que,

aplico parte del tiempo restante en hacerle una profunda

limpieza a la cadena de la Ducati; no vaya hacer que me

vuelva a dar otro juego de magia como el de las primeras

jornadas.

Una vez he concluido mis «tareas domésticas» me

dispongo a ir a ver el famosísimo puente que cruza la

ciudad, y por donde se funde la parte católica y la parte

musulmana. A decir verdad, después de haber leído

bastante sobre la misma, y estar in situ en el lugar que

retransmitían cada día los informativos, y prensa en general,

se me agita el cuerpo. Además, continúo sin reconocer

en qué bandos residió la antigua Yugoslavia de

los años 90.

Se despierta otro nuevo día de mi viaje y después de

reponer energías, salgo muy pronto a la carretera.

A priori sobre el mapa, hoy me toca recorrer el día más

duro de todo el viaje que me he proyectado para esta

aventura. He de cumplimentar los 800 km., de distancia

que me separan para llegar a mi siguiente parada exclusivamente

por carretera, puesto que, no hay autopistas

disponibles.

Antes de abandonar definitivamente la ciudad me dirijo

a la plaza de España (anotado del programa “Diario de

un Nómada”). En este lugar a los españoles nos tienen

en alta estima y no quiero proseguir mi camino, sin antes

circular brevemente por aquí.

Todo cambia a partir de ese mismo instante. Por el contrario,

una vez que cruzo el punto fronterizo, el contraste de la

carretera es totalmente radical; un estado general de la vía

pésimo: baches, carencia de arcenes, asfalto mediocre y

otras zonas de terrenales.

La plaza es realmente preciosa, y por su presencia, puedo

entender que está bastante bien cuidada. Incluso,

puedo observar una placa con los nombres de los 23

militares caídos en el terreno durante la guerra de Yugoslavia.

Circunstancias estas descritas que me acompañarán en

el transcurso del viaje. Para sobrellevar la situación tan

penosa que me origina desplazarme de esta manera, me

pongo a darle vueltas a la curiosidad. Intento disfrutar de

El contraste de la plaza lo inundan las vistas de los edificios

colindantes, a los que miro y observo en ellos aún

restos de la metralla de aquel tiempo de guerra.


Para seguir mi ruta, me veo en la obligatoriedad de cruzar

Sarajevo, esto me llevará a un caos de 45 minutos,

ya que, al no poder adelantar, tal como me gustaría por

la falta de espacio, he de seguir el ritmo de los demás

coche.

En este instante, vuelvo a ser testigo de nuevo obligado

de los edificios que se encuentran agujereados y

en muy mal estado por la metralla que los alcanzaron

en la guerra.

Las primeras impresiones que recibo del país son nefastas:

carreteras con muchos baches, sin arcenes, con los

túneles sin luces en el interior e infinidad de goteras, también,

en vez de encontrar vallas, lo que veo son cables

oxidados, cadáveres de animales, sobre todo perros por

las carreteras, los coches adelantan de cualquier modo,

inclusive por el carril contrario, y así, tropecientas mil temeridades

que empeoran con respecto a Bosnia Herzegovina.

Menos mal que la climatología me acompaña que si no,

no sé, cómo voy a cruzar el país.

Al contrario que Bosnia Herzegovina, donde se ven obras

nuevas y las ganas de sus gentes de olvidar el pasado

comunista, Serbia es un estado que está lleno de iglesias

ortodoxas y cementerios, y que ofrece al que lo visita la

sensación de ser un país anclado en la época soviética,

sin ganas de salir adelante.

En Serbia me encuentro una vez más con la amabilidad

de la gente.

Circulo por la carretera que me marca el GPS, entre montañas,

hasta que llego a un desvió por obras en la vía con

un cruce de tres carreteras, obviamente, las indicaciones

se encuentran en serbio y no consigo descifrarlas.

Murmuro; – «¿No son capaces de colocarlas en inglés?

-» y sigo murmurando- «¡imagino que por aquí no pasaran

turistas! -, con que en el fondo lo puedo hasta entender»-.

Saco el mapa de carretera y tampoco consigo interpretarlo,

pues los nombres de los pueblos vienen en nuestro

alfabeto y las señales en alfabeto cirílico.

A todo esto, debo de sumarle que estoy a punto de entrar

en la reserva de la gasolina, así que con un 33% de acierto

igual que ir al casino estoy a punto de echar los dados

y ver que me toca.

En este mismo momento se detiene a mi lado con su vehículo

una señora de mediana edad que no habla inglés,

pero a quien sí entiendo perfectamente su pregunta: –

«¿le puedo ayudar?»-, – «¡oh, yes!» le respondo esperanzado

y con el mapa en la mano.

En un primer momento por más que le enseño el mapa

no es capaz de entenderme, hasta que de pronto empiezo

a nombrar los pueblos en la dirección que me dirijo, y

detecta a uno. Responde con una media sonrisa la carretera

que debo de seguir, y, ¡vaya si acertó en esa ocasión

la señora!

Al salir de la ciudad y hasta mi llegada a Bosnia, observo

cuantos lugares con encanto acogen en sus rincones.

La imagen cambia por completo. Ahora bordeo pantanos,

presas, y ríos por la parte baja de los valles, un

hecho que me hace recordar a ciertas zonas de Suiza.

Entre el caos, el conductor que está a mi derecha baja

la ventanilla de su vehículo, y me pregunta; – «¿de

dónde es?»- y le respondo – «España».

Para mi sorpresa el señor me comenta que ha vivido

muchos años en A Coruña y que ha vuelto a su tierra

después de un prolongado periodo de tiempo en su

estancia en España.

Mientras esperamos la señal del semáforo mantenemos

una charla distendida, y donde, además, me invita

a tomar un café. Declino su propuesta, ya que, si no,

no conseguiré llegar de día a Sofía (Bulgaria).

Una vez más, la entrada a Serbia la hago rápidamente,

a pesar de que me parece mísero las dos casetas de

obra con una mujer policía en su interior controlando

el acceso.

Al observar el agente mi pasaporte «Unión Europea»

no me interpuso ninguna objeción; tan sólo por cotillear

me formularon un par de preguntas.


ecuerdo la complicada maniobra que he hecho para

evitar un accidente.

La noche cae sobre la carretera y después de 11 horas

sobre la moto, accedo a la arteria principal de la capital

búlgara.

No se trata para mi gusto de las ciudades que considero

atractivas y con encanto, por ello la recorro sin mostrar

excesivo interés; además, tampoco está en mi planning

hacer turismo por este punto.

Si recalo en la ciudad, no es por otro motivo en cuestión

más que por haber previsto con anterioridad cambiar los

neumáticos en ella.

El resto del día lo paso cruzando Serbia, hasta que sobre

las 17:00 pm., entro en Bulgaria.

Y hasta aqui la primera etapa, para el siguiente número

marcharé de Sofia para dirigirme hasta Estambul.

A partir de aquí, comienzo el recorrido por la E80 que

me lleva hasta Sofía.

El estado de la vía es un tanto más aceptable que las

anteriores, a pesar de que sigue teniendo un estado

inestable.

De pronto sin saber a ciencia cierta por donde sale un

perro que se me cruza en la carretera y que tengo que

esquivarlo, como digo, milagrosamente no ha sucedido

nada, sin embargo, aún se me encoge el alma cuando


El pasado 10 de junio se celebró en Salt, Girona el

Salt Motor Fest, un evento procedente de la evolución

del Vespa Tapa que se celebra anualmente y

que se está convirtiendo en un referente de la fiesta

del motor en Girona.

Participaron todo tipo de vehiculos, moto clasica,

Vespa, camiones decorados, hasta las históricas

Narcla, una marca fundada por un Saltense y de

las que quedan muy pocas unidades, pero que su

hija Nuri mantiene el contacto con coleccionistas de

toda España.

En el apartado de motos disfrutamos del “Espai

Rini”, uno de los históricos de Salt, que nos permitió

ver desde motos diseñadas por el, hasta modelos

impresionantes como una Ducati de SuperMotard

de Rubén Xaus ,una motoGP3 de Isaac Viñales,entre

otras maravillas.

Para los chavales se organizaron todo tipo de actividades

entre las que destacamos las practicas de

conducción con motos electricas Torrot.

También contamos con la visita de los principales

moto clubs de la zona y una representación de los

Gazzoline Riders franceses con sus espectaculares

Harleys.

Lo que no pudo faltar, es una amplia representación

de motos clásicas ,Vespas, Lambrettas que le dieron

el toque vintage y de estilo que necesita un

evento como este, del cual son la matriz, ya que

sin el Vespa Tapa, posiblemente no hubiera nacido

este Salt Motor Fest.

El Salt Motor Fest abrió sus puertas a las 10 de la

mañana, con la bienvenida de los organizadores

y contó con música en directo hasta la una de la

mañana de varias formaciones, en un día lleno

de actividades, conciertos, pruebas de habilidad,

exposición de maquetas, se unieron los diversos

stands de distribuidores de motos como Girona

Custom distribuidor de Indian, Gas-Gas, la marca

saltense comprada por la mítica Torrot, aportó un

circuito infantil con motos electricas.

Jordi Viñas alcalde de Salt, dio la salida al desfile

de motor.

Las miniaturas de Drift Catalunya, deslumbraron

en un espectacular circuito de crawler, donde estas

réplicas y sus conductores demostraron prestación

y habilidad en arriesgadas maniobras, al lado de

coches deportivos entre los que destacaron un espectacular

Ferrari y unos 20 Renault 5 GT turbo que

se sumaron a la fiesta.

Textos : The Ruta Magazine.

Fotografias: Joan Manel Vallmajor


Pues así es, si bien acabó la primera edición de

Artic Pirineos en el 2016, bien empezo esta segunda

edición 2017 donde el aumento de los colaboradores

y patrocinadores han logrado un aumento

tambien de nuevos inscritos que junto a los veteranos

consolidan un evento que, si sigue así, tendrá

vida para años.

Al igual que en el año anterior el acierto fue pleno

en el lugar de celebración: Bielsa, un paraje natural

en la provincia de Huesca, con una maravilla de

puertos de montaña y alejada de la gran ciudad,

lo que le permite disputar dos eventos a la vez, on

Road y off Road.

Para los que no fueron el 1er año y para los que

aún no han ido a su 2a celebración, os vamos a

explicar en qué consiste este evento, que ya en

2016 rompió esquemas y se convirtió, para los que

apostaron en inscribirse el 1er año, en un evento a

marcar en el calendario.

¿Qué es Artic?

Es un evento mototurístico, propiamente dicho.

En el cual se unen la moto con una gymcana por

unos parajes tremendos.

El que os escribe vivió la 1a convocatoria y disfrutó

y sudó como ninguno. Evidentemente, la gymcana

fue la clave del éxito. Así lo expresamos a la organización

muchos de los que ahí fuimos la primera

vez.

Era algo diferente, divertido y novedoso en este tipo

de eventos moteros, que nos dejaba a todos con

un gusto a la infancia, como si por un día nos habíamos

convertido en unos verdaderos “boy scouts”.

Y, ¿qué ha pasado en 2017?

Como era de esperar, la gymcana se ha incrementado,

y con ello los tiempos y la dureza de la misma.

¿Puede que a algún participante le sobrepasen tantas

pruebas?

Todo depende de lo que realmente esperabas del

evento. Digamos que aún siendo un evento en el

que te permiten inscribirte por individual, el hacer

equipo o hacer las pruebas en equipo, es la clave

de pasárselo genial, pues, una gymcana es para

disfrutarla con amigos.

Tenemos que destacar que en la 1a edición, el que

os escribe no conocía a ninguno de los que finalmente

realizaron el evento, y se apuntó en individual,

aunque a última hora se juntó con un par de

chalados y acabamos siendo el “Team The Ruta”, y

ya me veis, un año despues escribiendo un artículo

para esta revista (me han aumentado de categoria)

Este año no sólo repetí con los mismos sino que se

añadieron más amigos.

Vamos a mencionar al equipo de The Ruta Magazine

2017:

En la versión Off:

•David Dmode (director de esta revista). En 2016

participó en la versión On, este año cambió a la

versión Off siendo el 1er inscrito en la categoría off

2017, lo que le valió un merecido premio!!!

• Dani. En 2016 al igual que el resto participó en

la versión On, pero este año quiso acompañar a

nuestro “sheriff” en la versión Off y probar la otra

Artic..

Cabe decir que ambos no eran expertos en Off

pero prueba superada!!! (buenooo... mas o menos,

que si no me despiden !!!)

En la versión On:

• Marc Balanza, miembro a su vez de Sargantana

Travels; el conocido Velocchi. Repite la versión On.

•Carlos Capel. Un joven youtuber que nos grabó el

evento y que seguro encontraréis por internet: DadRider.

Su 1a participación en la Artic y un compañero

genial, que seguro que en 2018 repite con

el grupo. Así lo esperamos.

•Rafa Espigado. Su 1a participación en la Artic.

Otro gran compañero con el que ya hemos coincidido

en otros eventos.

•Santi Vallbona, repetidor en la versión On. El año

pasado participó en la modalidad de parejas, pero

este año se vino en individual. Le tuvimos que dar

muchos mimitos ya que este año no venía acompañado

de su pareja.

•Y el que os escribe. Tito, miembro también de

Sargantana Travels, repetidor en la versión On.

Modalidades de inscripción:

3 tipos de opciones tiene este evento:

• Individual

• En parejas

• En equipo

Cada modalidad tiene sus recompensas a final de

evento, puesto que al tratarse de una Gymcana,

los que obtienen más puntuación reciben premios

que la organización entrega, gracias a los sponsors

que los ceden.

Esto es todo un detalle por parte de la organización

y que de seguro hará que otros patrocinadores quieran

participar en futuras ediciones.

VERSIÓN ON ROAD. LAS ETAPAS

Este año nos pidieron sellar en cuatro 4 puntos de

control:

•Gistaín. El rincón del Pirineo. Val de Chistau

•Val de Jalle. Escalona-Fanlo-Sarvisa. El balcón al

Cañón de Añisclo

•Escuaín y Revilla. Valle del Rio Yaga. Gargantas

de Escuaín

•Valle de Pineta. Término municipal de Bielsa. A

los pies del Monte Perdido

La organización tuvo que hacer cambios en sus

previsiones por causas ajenas.

El Cañón de Añísclo que en el año 2016 fue una

de las etapas más potentes, para este año 2017


quedaría descartado a última hora por cierre de

la vía por desprendimientos.

También, para esta edición, a diferencia del año

anterior, obras en la calzada fastidiarían parte

del recorrido, las obras conllevan piedrecitas en

calzada, una dificultad añadida a la circulación

que nos afectaría en parte de la realización del

evento.

Nuevamente, la organización, prudente y cauta,

nos informó debidamente en los puntos de

control de estas dificultades pidiéndonos máxima

prudencia, además de la indicación por

señales que la Guardia Civil se encargó de que

estuviesen colocadas y señalizadas, algo que

como participantes es de muy agradecer ya que

fueron en varios de los tramos en los que nos

encontramos señales de prudencia.

También os diré que el formato del evento lleva

al grupo a no correr, a disfrutar del paisaje,

y a centrarte en la búsqueda de balizas; en fin,

la carretera no es un circuito y además, eligen

carreteras secundarias y sobretodo terciarias, lo

que te permite disfrutar de curvas pero no de altas

velocidades.

Y, ¿estuvo la Guardia Civil? Sí, la vimos, pero

en favor de la misma estuvieron para advertirnos

de la calzada y para ayudarnos y os podemos

asegurar que tuvieron poco trabajo con los participantes.

El civismo estaba en el ambiente y así debe seguir

para futuras ediciones. No gana el que llega

antes, sino el que consigue más puntos.

Esa es la clave del éxito de este evento. Si vas

como un bólido, te pasas las balizas. Y os aseguro

que sólo en la 1a papeleta nos encontramos

a novicios diciendo: ostras, pues hemos ido

directos a Gistaín. ¿Había pruebas intermedias?

jajajaja, pues sí, las había y esas hacen que al

final pienses en la gymcana y no en correr. Y

encima, fue un precioso dia soleado.

Lo peor, como ya os he contado, para esta

edición: las obras en la calzada, ajenas a la organización,

pero que afectaron a los participantes,

sobretodo a aquellos que iban con R.

Estas obras hicieron que en algún tramo no supiéramos

si estábamos haciendo la prueba en

On o en Off; aún así, el evento se pudo realizar

sin caídas.

The Ruta Team : Equipo ON ROAD

Bueno, una, la de nuestro gran amigo Strom on

Road, en parado, pero hasta quedó bien en el

video que colgó luego en las redes.

Con cariño jijiji. Por cierto, no os perdáis su próxima

aventura “Iberia on Road” Septiembre/Octubre

2017; se hará toda España y Portugal por

la costa y seguro que saldrá un reportaje impresionante,

el cual podreis leerlo en esta revista,

por supuesto. Grandes Strom on Road & Artillera,nuestros

futuros fichajes para el año 2018.

El número de inscritos

Muchos os preguntareis si el mayor número de

inscritos en esta Edición ha sido una dificultad

añadida, os puedo asegurar que para nada, la

organización fue capaz de absorber un mayor

número de inscritos e incluso, en la edición anterior

se formaron unas colas tremendas para la

entrega de la documentación final, en cambio

este año la gente fue llegando mas escalonada,

y la buena organización hicieron que apenas tuvieramos

que esperar cinco o diez minutos.

Y en cuanto a la carretera, civismo, compañerismo,

chivateo de dónde estaban las balizas,...

eso fue, como en la primera edición, más que

divertido.

En cuanto a trafico, tampoco existieron problemas,

fuimos muchos los inscritos pero en pocas

ocasiones coincidias con gente.

A unos les toca hacer primero un punto, a otros

otro; así, tienes una sensación de rodar sin apretones

ni colas, lo que la hace extremadamente

segura, y os recuerdo que algunos tramos son

terciarios de carretera estrecha y con motos en

los 2 sentidos y para nada hay peligrosidad por

la disipación de participantes.

The Ruta Team : Equipo OFF ROAD

ON ROAD 2017. LA AVENTURA

Pero vamos a los detalles de este año para la modalidad

On road, que seguro que para 2018 será

aún más sorprendente, de la opción Off poco os

vamos a explicar ya que los dos “mozos “ que

la hicieron a parte de perderse en cada prueba

y acabar en lo alto de las montañas donde ya

no habia ni camino, llegaron tan agotados que

pocas fotos hicieron, eso si ...algo claro si que

sacaron.... “joder tios o bien la edad o bien los

kilos que tenemos de mas, nos ha fallado, estamos

reventados” jajajajaj pobrecitos, pensaron

que meterse en “lo marron” iba a ser pan comido

y mas con las bestias de motos que llevaban.

Lo dicho vamos a por la opción On-Road

PRIMERA ETAPA

Gistaín. El rincón del Pirineo. Val de Chistau

En Bielsa nos dicen: tenéis que ir a Gistain. Objetivo

principal: Llegar a la rosa de los vientos de

ARTIC, situada en el pueblo de Gistain. 10 puntos

Bonus extra común a parejas e individuales:

• Averiguar la inscripción de la puerta de la Iglesia

de Gistaín. 10 puntos

I

También hay pruebas para individual, parejas y

equipos, distintas según estés inscrito.

En nuestro caso, aún realizándolo en grupo, estamos

apuntados como individuales, puesto que

no llegamos al número mínimo para crear un

grupo; hay una normativa muy currada que te

explica cómo crear grupo.

Así que nuestras pruebas para individual fueron:

•Buscar una baliza de tu color en las inmediaciones

del puente que cruza el río Cinqueta y

apuntar la palabra clave. 5 puntos


•Parar en el Puen Pecador y averiguar qué significa

TELLERA. 5 puntosTotal de puntos para esta

prueba: 25

Que bien lo pasamos ya en el 1er punto, buscando

la baliza por el río. Aquí Capel aún no nos conocía

muy bien al resto, pues el resto sí habíamos rodado

en más de una ocasión, pero rápido se adaptó

al ritmo.

Es más, y todos se lo dijimos; al acabar el evento

había mejorado en pilotaje; eso es lo bueno de

salir en grupo; no te das cuenta pero vas a rueda

del resto y acabas a su ritmo.

Y aunque estuviese lleno de cachivaches

(cámaras), fue capaz de controlarlas y seguirnos.

Ole con Capel. Ah!!! y gracias a la insistencia de

Capel llegamos a encontrar las balizas de colores.

No las encontrábamos y ibamos a tirar la toalla

pero al final las encontramos bien escondidas.

Pero no pasa nada; llegó a Gistaín y se volvió atrás

para encontrarnos en el río.

Este Velocchi venía con su KTM nueva y lo que

pasa, disfruto como un chaval. se le cruzó una

marca en concreto, y ale, ya la hemos liado. Os

acordáis de la película “Yo el Halcón”? Velocchi

se conecta bajando la visera así como Silvester

Stallone lo hacía girando la gorra jajajaja

En el Puente Pecador (hay que pronunciarlo como

el Chiquito de la Calzada) pudimos tomar nota de

lo que significaba TELLERA aunque algún participante,

digamos puñetero (un tal Strom on Road)

nos dijera, no bajéis hasta el póster, y nos dijese

que significa algo que realmente no era. Que

malo!!! Y así os aseguro que fue todo el rato.

Siempre iban un paso por delante y siempre con

mentidijillas para que no sumaremos todos los

puntos. Que si es por aquí y era por allá, que si era

en este estanco y era en otro. Un puñetero jajaja;

bueno, él y su artillera jijiji

•Hacerse una foto en la cascada de Broto. 10 puntos

y como prueba individual:

•Buscar, por tu color de brazalete, en sendos mapas

de Buerba y Fanlo el nombre de las cumbres que

corresponden según metros marcados en el papel

de ruta.

Lo realmente complicado fue encontrar el mirador

de Añisclo. Nos lo pasamos varias veces pero al

final conseguimos encontrarlo.

Bueno, Santiago Vallbona fue quien, por insistencia,

hizo que encontrásemos el punto. No diremos

por aquí el mensaje oculto, no sea que lo quieran

usar para 2018.

La foto en el pueblo de Sarvisé? ideal para la parada

refrigerio, como también hubo necesidad de la

misma en Buerba, donde hasta unos helados nos

llegamos a tomar.

Como niños con su helado.

Buerba. Una imagen vale más que mil palabras

Es en la carretera de Buerba a Fanlo donde sufriremos

las inclemencias de una carretera en reconstrucción.

En la cascada de Broto el sol ya pega de narices,

con lo que toca hacer la foto con las gotitas de la

cascada dando en el traje, ideal para continuar con

la gymcana. Bueno, alguno de nosotros aprovecho

para un remojón, pero no hay fotos. Se empezó a

animar y acabó sin ropa en el agua. Un crack!!

Imagen de las balizas individuales. Situadas debajo

del puente

Bueno, en este punto perdimos de vista unos

minutos a Velocchi. Como dice su nombre, empezó

Velocchi y se pasó la prueba individual.

SEGUNDA ETAPA :

Val de Jalle. Escalona-Fanlo-Sarvisa. El balcón al

Cañón de Añisclo.

De Gistain a Sarvisé. Aquí el solecito ya empezó a

ser pesadito. Ozú que calor!!!

Objetivo principal: Hacerse una foto en el pueblo

de Sarvisé, con el cartel de entrada a la población.

Aquí es donde nuestro Capel sacó su dron, joder

su BMW parecia un Transformer, empezo a sacar

aparatos, palos, camaras y se puso a trabajar....

bufffff qué imágenes más bonitas sacó allí.

Foto que nos dará 10 puntos enseñándola en el

punto de control situado en Puyarrego

Impresionante. no dudes en pasar a ver su video,

os dejo el enlace, no tiene desperdicio.

Bonus extra común a parejas e individuales:

•Averiguar un mensaje oculto en un cartel situado

en el mirador de Añisclo (Valle de Vió). 25 puntos

http://www.youtube.com/watch?v=fhl5vnBmCKg


TERCER PASO

Escuaín y Revilla. Valle del Rio Yaga. Gargantas

de Escuaín

Objetivo principal: Hacer una foto de la Rosa de los

vientos de ARTIC, escondida en las inmediaciones

del pueblo de Escuaín y presentarla en el punto de

control situado en Revilla. Total 15 puntos

Bonus extra común a parejas e individuales:

•Llegar a la ermita de San Lorenzo, en Revilla. 15

puntos

Como pruebas individuales:

•Pescar una baliza en una alberca de agua en el

recorrido y apuntar la palabra clave según brazalete.

10 puntos

•Buscar una baliza en las inmediaciones del puente

que cruza el barranco, en el camino a la ermita.

10 puntos

Aquí es cuando nos damos cuenta que la organización

le ha puesto más chicha al asador.

Esta tercera etapa será la mas dura de todas, sobretodo

por la caminata en búsqueda de la ermita

de San Lorenzo.

Ir a buscar la Rosa de los vientos no fue complicado

pero el tramo para llegar, estrecho, de carretera

terciaria, y con unas vistas de fotografia.

Un inciso .... cualquiera puede desmontar las piedras

y putear al resto; cualquiera puede esconder

o llevarse una baliza; NADIE LO HIZO.

Y, ¿el por qué? porque todos estamos envueltos

en un juego y queremos que los que van detrás encuentren

lo que a ti te ha costado encontrar. Bravo

por los participantes!!!

Ya estamos casi a medio día y aunque el sumatorio

de kilometros no es mucho, el calor y las pruebas

se nos hacen más durillas que el año anterior.

Aún así, como los enanitos de Blanca nieves, con

el “ai bo ai bo” cantando llegamos a la ermita, o lo

que queda de ella, ya que al llegar sólo unas piedras

identifican lo que allí en su día era una ermita.

Y, ¿qué nos pasó? pues que creímos que el puente

que cruza el barranco estaba más arriba y

vaya tute nos arreamos.

Claro que despues de unos cuantos kilómetros nos

preguntamos: ¿y si el puente estaba por el principio?

respuesta acertada.

Eso sí, que sudada nos pegamos. Al llegar a destino,

1 litro de agua nos pareció como si de un vaso

de agua se tratase.

La baliza amarilla en el puente que cruza el río

Y, ¿la alberca? ¿la encontramos? por supuesto jajaja

aunque a la tercera ya que paramos en dos

estancos en los que buscamos y buscamos y no

encontramos nada.

La alberca correcta. A la 3a va la vencida

CUARTO PASO

Valle de Pineta. Término municipal de Bielsa. A los

pies del Monte Perdido

En resumidas cuentas considero que la Artic 2 ha

sido mas dura que la Artic 1, logicamente todo a

mejorado incluso la exigencia de las pruebas, lo

que tenemos claro es que la Artic-2018 promete y

alli estaremos una vez más.!!!!

Al final del evento, reunion de todos los participantes,

agradecimientos varios, y por supuesto

reparto de premios por parte de los patrocinadores

del evento, los cuales repartieron premios brutales,

como equipaciones completas, fines de semana

de encanto, cursos de conducción, etc..

Objetivo principal: Llegar al parking de acceso al

Parque Nacional de Pineta. Total 10 puntos

Bonus extra común a parejas e individuales:

•Prueba a explicar en el punto de control. Hasta 25

puntos

Este cuarto paso es el más corto de todos pero

tenía una prueba a realizar que podía demorarse

más o menos.

Hemos de reconocer que hasta el momento, nuestro

grupo había conseguido TODOS LOS PUN-

TOS.

Esperamos que este relato de Sargantana Travels

para The Ruta Magazine os haya gustado. Vamos!!!!!

Aquí llegamos tarde y perdimos los 25 puntos de

la prueba y sólo conseguimos 10. Pero no pasa

nada!!! Unas cervezas al final del evento curan las

penas, y el calor!!!

En Artic-Pirineos 2018 nos esperan con los brazos

abiertos jijiji


El próximo día 22 de Julio a las 18h.

Javier y Patricia (Strom on Road)

Presentarán su próxima aventura no te

lo pierdas !!!

IBERIA ON-ROAD 2017


Después de 8 meses de mi pre-inscripción, por fin

ha llegado el día de realizar la WOWRIDER, para

aprovechar el viaje salí el 22 de Junio, día de mi

cumpleaños, otra manera diferente de celebrarlo y

hacer un poco de turismo por la capital zaragozana.

Visitar la Basílica del Pilar, el puente Romano, el

barrio del tubo con sus tascas típicas. Pero…no

esperaba el calor sofocante que hacía, pese a los

45º, decidí hacer turismo a pié, ¿una locura? pués

si, era difícil aguantar el calor, pero Zaragoza tiene

encanto y merecía la pena.

Por la noche cené con Miguel, organizador del

evento, y para el hotel, a los pocos metros de ir

caminando, para el hotel, se me rompió un zapato

de tal manera que no podía caminar con él puesto,

pués nada, me los quito, y a caminar descalza,

vaya imagen la mía, descalza con los zapatos en la

mano,jajajaja, que bochorno…pero caminar descalza,

como que no me hacía mucha gracia, y no podía

caminar deprisa, así que decidí parar un taxi, ya os

podéis imaginar la situación, vestidito corto, descalza

y zapatos en la mano, los cuales levanto con la

mano derecha para parar el taxi, el hombre me miró

un poco raro y yo no entendía porque,jajaja, hasta

que se lo expliqué, no sé si llegó a creerme, pero yo

no olía a alcohol, con lo cual, un punto a favor mio.

Barcelona-Zaragoza, 337 km, 3 horas y media con

una parada de 20 minutos, cuando viajo sola, no

me gusta meterme por carreteras secundarias, por

lo que pueda pasar, así que mi viaje fue directo por

autovía, el paso de los monegros fue la peor parte,

muchos camiones a adelantar y una calor que

hacía difícil la conducción, ya que el sudor me resbalaba

hacía los ojos y escocía,necesito parar, entonces…miras

a la derecha, miras a la izquierda y

dices, ¡¡¡pero donde paro por dios,si no hay ni un

triste árbol, ni una sombra!!! .

Punto de reunión de todos los asistentes y empezar

a hacer nuevos amigos y reencontrarnos

con los amigos de anteriores eventos. Por cierto,

se respiraba un ambiente muy familiar.

Este evento además tiene algo muy especial, y

es, la colaboración y además donación de parte

de las inscripciones a la Asociación Síndrome de

Asperger.

http://www.aspergeraragon.org.es/.

Sábado 7’00 am, hora de salida, como siempre mi

nivel de adrenalina está por encima, me quedan

735 km por delante con mi Varadero 125, ¿ lo conseguiré?,

pués si la moto aguanta, si.

Puntos de paso y puntos de control: Calanda, Motorland,Valdealgorfa,

Mequinenza,Barbastro,Castillo

de Loarre,Camping Anzánigo, San Juán de la

Peña,La Perla de Erla, Restaurante La Torre Zaragoza.

Y con las mismas tienes que seguir. Deseando llegar,

para refrescarte, culpa mía también por salir

tarde, aunque no pensaba que hubiera este tiempo

por Zaragoza.

El viernes esperé a que llegaran mis amigos, Rob,

Pilar, Castellví, Elena,Román y a Chami y Robert

escobas del evento, que iban pisándonos las ruedas

jajajaja, por la tarde fuimos a recoger las acreditaciones

y a hacer las verificaciones, nos entregaron

la bolsa de bienvenida y unos vales para tomar

unas cañitas gratis.


Que decir de las carreteras, pese a que Zaragoza

se asienta en mitad del Valle del Ebro, tiene ciertos

rincones que descubrimos el sábado dignos de admirar,

no tiene muchos puertos de montaña, pero

las vistas del valle también las hacen especial y los

paisajes son realmente bonitos.

A las 9.00 habíamos quedado con Pali en Motorland,

ya que él trabajaba por la noche, plegaba a

las 4.00 am y con las mismas iba al evento, locura

total, pero es un devora-kilómetros y no hay quién

lo frene.

Fuimos haciendo los puntos de paso y control, destacar

la amabilidad de los voluntarios que estaban

en los puestos, se agradece ver a gente amable

cuando uno va llegando, la verdad, es que en

todo el evento , se vivió un ambiente de familiaridad

muy muy entrañable.

Acabamos todos los puntos de control, recogimos

todas nuestras piezas del puzzle y terminamos, un

poco más tarde que algunos compañeros, pero la

125 por mucho que la estrujo, no da más de si.

Llegamos al ultimo punto de control, fotito finish

y cenita con todo los participantes conforme vamos

llegando, la cena y punto de llegada, era en el

restaurante La Torre, buenísima la cena y destacar

el gazpacho,que lo pude probar bien.

Cuando acabó la cena, se hizo el sorteo de los

regalos, y después, Miguel nos tenia preparada

una sorpresa a todos, había hecho unas placas

personalizadas para los participantes, que de alguna

manera u otra, habían destacado por algo, a

nosotros nos tocó la placa “club con mas riders”, la

verdad es que fué una grata sorpresa, y nos hizo

mucha ilusión. Gracias Miguel por este detallazo

TU WOW ES NUESTRO RETO

Freya free Spirit


Picos de Europa

made In Italy.

Desde que tengo moto soñaba con una ruta a Picos

de Europa. Y el sueño se cumplió con creces

ya que sería con mi hija que vive en España.

Hay que empezar diciendo que yo vivo en Milán

y ella en Barcelona, que yo me acabo de jubilar,

mientras ella está en plena carrera como gerente

de una renombrada agencia de traducciones en la

ciudad condal y sacar horas de sus jornadas tan

ajetreadas no es tarea nada fácil.

Logramos hacerlo, fijamos una fecha: del 12 al

18 de abril. Yo empiezo a planificar mi ruta desde

Milán, pasando por Francia y llegando finalmente a

Barcelona. De la ruta cantábrica se encargará David,

salmantino afincado en Madrid que nos hará

de Road Captain desde Pamplona.

Seremos un trío motociclístico peculiar: mi mujer

Laura y yo con nuestra Ultra Limited serie touring

Harley Davidson con el nuevo motor Milwaukee

Eight, mi hija Barbara con su Triumph Street Triple

y David con su Yamaha Tracer …vive la difference.

El 7 de abril salgo de Milán con mi excelente compañera

de viaje Laura (429 km) con parada en

Bordighera para comer y alojamiento por la noche

en hotel en Carros, a orillas del río Varo en Niza.

Paseíto relajante por el paseo marítimo de Cagne

sur Mer y cenita ligera por el centro.

No tardaremos en llegar al hotel porque lo bonito…

está a punto de llegar: ¡mañana las Gargantas del

Verdon!

Dejamos las montañas de Niza y subimos el río

para llegar a las Gorges du Verdon, patrimonio de

la Unesco, y maravilla geológica que nos impresionará

con sus paredes verticales de piedra caliza

de 400 m de altura.

El río y el lago nos regalan un abanico de colores

jamás vistos: un verde turquesa único que juega

con el color de las paredes rocosas creando un

juego idílico de sensaciones a medida que entramos

por el desfiladero.

Pasamos La Palud sur Verdon y Castellane, el

pueblo turístico más grande justamente sobre el

río. Fueron 260 km por valles, montañas, lagos y

ríos con carreteras serpenteantes. Ahora toca autopista:

464 km para llegar a S. Marie du Mer, en

Camargue, donde llegaremos sobre las 18 horas,

horario perfecto para un paseíto y una cenita con

una copa de vin rosé.

Un pueblo muy peculiar que nos llamó la atención

por su fuerte influencia española: tierra de gitanos

y paella. Mañana más.

9 de abril: volvemos a tomar las carreteras de la

Camargue. Llanura infinita con carreteras rectas

pero que destacan características únicas: toros,

caballos blancos y flamencos, luego los arrozales,

aquí desemboca el Ródano por un lado el

Gran Ródano y por el otro el Pequeño Ródano,

en el medio del mar – que a veces cuesta de distinguir

cuál es cuál.

Mucha agua nos acompaña por este paisaje tan

bello. Seguimos por los arrozales, rodamos en

una carretera recta de unos 10 metros de ancho

que nos regala vistas del río a la izquierda y del

mar a la derecha, en un amplia zona donde se

trabaja para robar la sal al mar: maquinarias,

cúmulos de sal, flamencos, … a nuestro viaje se

acoplan olores de todo tipo.

La carretera se acaba, estamos delante del mar.

Hay grupos reducidos de gente que están disfrutando

de la playa.

Laura y yo vamos rumbo a Gerona porque llevaba

ya años picándome la curiosidad de rodar por

las 365 curvas de la carretera que conecta Tossa

de Mar con Sant Feliu de Guixols. Una locura de

curvas y una maravilla de vistas. 231 km en total.

Estaréis pensando si finalmente el segundo día

en Barcelona antes de salir para Asturias será un

día de relax o no…pues sí, esta vez sí.

Revisión de la moto en el concesionario de Harley

Davidson de Barcelona, me siento como en

casa, también porque uno de los trabajadores

es un italiano afincado en Barcelona desde hace

más de 20 años. Suerte que por la cerveza no me

sienta “como en casa”, aquí en España cuesta

menos.

Una caseta gitana nos ayuda a alimentar nuestro

estómago. Pero lo mejor llegará después de

coger la autopista, dirección Barcelona donde

nos espera nuestra hija Barbara con el tan deseado

jamón ibérico y pan con tomate.

La idea era quedar en Barcelona 2 días para descansar

después del viaje por Francia, pero…

al día siguiente las ganas de curvas nos vencen

y mientras Barbara está enlatada en su oficina,


12 de abril: Barbara saca a su “niña” del garaje y

tiramos rumbo a Pamplona, en total serán 470 km.

No podíamos no pasar por el Puerto de Santa Bárbara,

en los pre-pirineos de Huesca: estamos por

la carretera N-240 que une Pamplona con Puente

de la Reina, recorriendo el Pantano de Yesa.

Y al horizonte: los Pirineos con los picos nevados.

En el hotel nos reunimos con nuestro Road Captain,

listo para empezar con la ruta, pero esta vez

gastronómica, por el centro de Pamplona. Nos relata

todos los detalles de sus populares encierros

“San Fermines” y nos catapulta a una verdadera

escena taurina en el corazón del casco viejo de

Pamplona.

13 de abril: rumbo a San Sebastián por la A-15,

la Concha es cautivadora, y aún más si es vista

desde el mirador del monte Igueldo (cuidado que

cobran por ver las vistas).

N-64 hacia el interior, las curvas nos llevan a

Zarautz; seguimos por la N-64 bordeando la carretera

tiene su puntillo de dificultad, pasamos por

pueblecitos acogedores y pintorescos, un despliegue

de vistas asombrosas nos acompañan

por Zumaia, Ermita de San Telmo y Deba. Luego

por la GI-638 y la BI-633 rozamos Bilbao dirección

A-8 con destino Santoña, famosa por sus anchoas

del Cantábrico.

Degustamos unas anchoas enlatadas viendo las

procesiones de la Semana Santa que desfilaban

por la plaza. Para la noche nos espera una posada

en pleno campo para descansar nuestras piernas

y espalda después de unos 404 km.

14 de abril: nos despertamos con lluvia, en un principio

era llovizna, pero luego empieza a enrabiarse

seriamente.

Para nosotros que venimos del norte de Italia es

normal, pero parece que nuestro Road Captain

hasta quería controlar las nubes. Tranquilo, tranquilo

Road Captain, que con lluvia o sin lluvia,

¿cómo podríamos no tenerte devoción por llevarnos

a unos de los pueblos más bonitos de España?

Santillana de Mar, por la CA-131.

Y Comillas, un pueblo tranquilo y señorial declarado

Conjunto Histórico Artístico por su arquitectura

tan peculiar, las playas y El Capricho, obra maestra

de Gaudí del 1883.

Nos llamó muchísimo la atención por ser la única

obra del arquitecto catalán fuera de Cataluña. Piedras

ladrillos, cerámica, hierro….en el medio de la

naturaleza. Pero ahora toca cumplir con nuestro

“capricho”: los Picos de Europa.

Pillamos la N-621, un tramo de la LE-2703 y segui-

mos por la N-625: paisajes rurales, ganado, rocas,

ríos, las nubes que juegan al escondite encima

nuestro.

Llegamos a Cangas de Onís, cenamos cachopo,

bebemos sidra y los últimos kilómetros nocturnos

nos llevan a una masía de lujo: un antiguo palacio

del 1500 en el medio de la naturaleza. Es de

noche, ha llovido, ya se nota más el peso de la

moto con sus 411 kg. El ordenador de a bordo

marca 289 km.

15 de abril: del campo a los acantilados de más de

100 m de altura. Pasamos por Luanco y llegamos

a Cabo de Peñas, con su emblemático faro y playas

de ensueño. Tomamos la A-8, siguiendo por

la N-632 y la N-634, bonitas aldeas empotradas

en las rocas con vistas al mar. Navia será nuestro

paradero y Casona Naviega se llevará la palma

como mejor alojamiento calidad-precio.

Una playa que parece encantada, donde reinan

percebes, crustáceos con una pinta monstruosa,

verdaderamente horribles, pero sabrosos, dicen,

porque nosotros no pudimos probar esta experiencia…

esta vez. En fin, hay que dejar algo para otra

vez, para tener la excusa de volver.

Ya hemos hecho otros 338 km.

[…..] ......perdonad el silencio, estábamos rodando

por paisajes maravillosos y estábamos en pleno

orgasmo sensorial. Y para el paladar, ¡más sidra!

Pero tranquilos, la moto estaba aparcada en el hotel.

Lunes 17 de abril: se ha acabado la Semana Santa,

pero no nuestra ruta, es el penúltimo día.

Y hoy también ha sido 284 km de naturaleza,

paisajes y fauna espectaculares.

16 de abril (Buona Pasqua!): hace sol y arrancamos

rumbo a la Playa de las Catedrales. Un lugar

mágico entre Asturias y Galicia, que tuvimos que

reservar con antelación por ser Semana Santa.


Por fin han abierto el paso para subir a los lagos

de Covadonga. Enol y Ercina a nuestros pies.

Curva tras curva, maravilla tras maravilla, también

el estómago quiere que le deleitemos un

poco: un riquísimo chuletón a la brasa será

nuestra elección para comer. ¿Y ahora qué?

¡Más Picos! Y para la noche nos espera una catedral

estupenda: la catedral de Burgos, después

de 383 km. A dormir, con tantas emociones para

soñar.

18 de abril: rápido e indoloro: es el último día.

Ok, lo hemos dicho, ¡se ha acabado!

Nos despedimos de nuestro Road Captain, ya

que él seguirá para Madrid, pero nos da una sorpresa

después de unos kilómetros y nos saluda

desde el desvío. Volvemos a la formación inicial:

Laura y yo con nuestro “furgón” y Barbara con su

niña, la Street Triple.

Mi pañuelo rodando….!qué emoción! Parada

café y para la compra de la cinta de la Medida

de la Virgen del Pilar en Zaragoza. Después de

657 km llegamos a Barcelona.

¡MAMMAMIAAAA QUE RUTA!

20-23 de abril: disfrutamos de Barcelona y de

Sant Jordi. Cataluña es de verdad una caja de

sorpresas, quién iba a decir que una rápida escapadita

con la moto desde Barcelona después

de comer nos llevara a un paraje tan diferente y

maravilloso: en menos de 40 km ya estábamos

por buenas curvas, buen asfalto y poco tráfico.

Íbamos por la B-124 Castellar del Vallés-Talamanca-Mura-Matadepera-Sant

Llorenç Savall.

25 de abril: en Italia se celebra la Fiesta de la Liberación

del Fascismo, entonces para no pillar el

tráfico del puente, nos entretenemos por las Gargantas

del Verdón pernoctando en Castellane, luego

por Aix en-Provence y subiendo hasta La Brillane.

Nos adentramos por campos de lavanda, con las

montañas de fondo, los colores…es un privilegio

visitar un lugar de semejante belleza.

Tuvimos la osadía de desviarnos por La Palud sur

Verdon, la carretera no es nada fácil pero es impresionante.

Y si a todo esto le sumamos que el

GPS se equivoca y nos manda por un camino que

baja al río…. ¿!Qué deciros?! Un camino precioso,

pero para ir ¡andando! 640 km.

26 de abril: hoy tocan las Gargantas del Cians y

el Col de Turini (1607 m), un puerto de montaña

situado en el departamento francés de Alpes-Marítimos

en la Costa Azul.

Es popular en el mundo del rally debido a que por

él transcurre uno de los tramos más conocidos del

Rally de Montecarlo. Y las señales nos avisan que

estamos entrando en territorio italiano: Limone

Piemonte, Asti y luego la autopista hasta Milán.

Pasamos por Ovada, pueblo natal de mi madre, y

degustamos uno de sus platos típicos: agnolotti,

una deliciosa pasta rellena que los españoles llamarían

raviolis, como cualquier tipo de pasta rellena

italiana.

A nosotros nos encantan los asados con salsa de

carne. Luego pasamos por el Passo del Turchino,

un puerto de montaña en la región de Liguria, conocido

por ser el primer ascendo en el recorrido de

la clásica ciclista Milán-San Remo.

Desde Ovada el ascenso es de 25,8 km y el desnivel

de 373 m. La parte más difícil son los últimos 2

km, que llegan a una pendiente del 5,7 %.

A las 17:15 se acaba el viaje, 515 km, con foto

como de ritual con La.ma.bi.le. (nuestra Harley

cuyo nombre son las iniciales de las mujeres de

mi familia) v’sss.

La ruta de la Semana Santa llega así a su epílogo,

después de 6.150 km por tierras extraordinarias y

un torbellino de emociones.

Emozionati, ringraziamo.

(Emocionados, damos las gracias, es una frase

que suelo decir cada vez que comparto una ruta.

Las gracias se dan a todo: a la naturaleza, a la

gente, al ángel de la guarda que viaja con nosotros.

Y a vosotros por leernos.)

Mala Lavi.


NO TE LA PIERDAS !!!!!! y si tienes una aventura que contar, no lo dudes contacta con

nosotros en editorial@theruta.com, será un placer contarla.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!