1

camilalotto

R E V I S T A

Registro ISSN 2362-356X

COLABORACIÓN INTERNACIONAL

PÁGINA 9

El extraño caso de las cabezas decapitadas

Por Barile P, Longhena M, Melli R, Zampetti S

Lenzi P, Natale G, Caramella D.

Año 9 - Nro. 26

Junio 2015

PÁGINA 78

LITERATURA & MEDICINA

Cuando el paciente lleva estetoscopio

Por Lic. Isabel Del Valle

Francisco de Goya

PRÁCTICA MÉDICA

Humanidades médicas.

Dr. Baltasar Aguilar Fleitas

PÁGINA 27

CRÓNICAS DE VIAJES

La India, un país donde todo es sagrado

Dr. Jorge A. Lowenstein

PÁGINA 59

VIDRIERA FOTOGRÁFICA

Orígenes de la fotografía

Dr. Martín Valdez

PÁGINA 97

Revista DM MD, Ciencia y Cultura Médica


35 años de Trayectoria y Evolución al servicio de su salud

Sede Barrio Norte

Junín 1023 - C1113AAE | Ciudad de Buenos Aires

Sede Belgrano

Av. Cabildo 488 - C1426AAR | Ciudad de Buenos Aires

Central de turnos . 4821-6900

dm@diagnosticomedico.com - www.diagnosticomedico.com

Directores

Dr. Eduardo Eyheremendy - Prof. Dr. H. César Gotta

Director Médico

Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi


STAFF

Directores

Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

Prof. Dr. H. Cesar Gotta

Prof. Dr. Eduardo Eyheremendy

Editor Responsable y Propietario

Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

Consejo Editorial

Prof. Emérito Dr. Alfredo P. Buzzi

Prof. Dr. José Raúl Buroni

Prof. Dr. Arturo Heidenreich

Prof. Dr. Roberto Iérmoli

Prof. Dr. Domingo Liotta

Prof. Dr. Elias Hurtado Hoyo

Prof. Dr. Federico Pérgola

Prof. Dr. Gustavo Piantoni

Prof. Dr. Florentino Sanguinetti

Prof. Dr. Adolfo Venturini

Prof. Dr. Antonio F. Werner

Dr. Juan Enrique Perea

Dr. Martín Valdez

Coordinación General

Paola Isturiz Guedes

Virginia Prado Quintás

Diseño

Soulbranding Marketing Studio

Imprenta

Printerra SRL

Santa Elena 938 (Barracas) CABA

Prohibida su reproducción total o parcial

sin consentimiento de los titulares.

Números anteriores

Revista DMMD

Registro DNDA en trámite

ISSN 2362-356X

Junín 1023 C1113.

CABA, Buenos Aires, Argentina.

revista@diagnosticomedico.com

publicidad@diagnosticomedico.com

Suscríbase gratis a:

revista@diagnosticomedico.com

Imagen de tapa:

"Francisco de Goya y Lucientes". Retrato de Vicente López Portaña,

1826, Museo del Prado, Madrid.

Registro DNDA en trámite

ISSN 2362-356X


4 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

SUMARIO

EDITORIAL PÁG. 6

PROFESIÓN Y PROFESIONALISMO

Por Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

COLABORACIÓN INTERNACIONAL PÁG. 9

EL EXTRAÑO CASO DE LAS CABEZAS

DECAPITADAS

Por Barile P, Longhena M, Melli R, Zampetti S,

Lenzi P, Natale G, Caramella D.

MALES DE ARTISTAS PÁG. 14

FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES

(1746-1828): GENIO, MONSTRUOS Y

SORDERA

Por Prof. Dr. Antonio F. Werner

PRÁCTICA MÉDICA PÁG. 27

HUMANIDADES MÉDICAS. SU VIGENCIA

PARA LA PRÁCTICA CLÍNICA.

Por Dr. Baltasar Aguilar Fleitas

EPÓNIMOS MÉDICOS PÁG. 30

LA FAMILIA CHIARI: UNA DINASTÍA DE

ESPECIALIDADES MÉDICAS

Por Dr. Martín Dotta

MUSEOS DE HISTORIA DE LA MEDICINA PÁG. 36

MUSEO DE HISTORIA DE LA MEDICINA

FRANCISCO DE VIEDMA

(COCHABAMBA, BOLIVIA)

Por Dr. Jorge Orlando Güerrissi

COLABORACIÓN NACIONAL PÁG. 42

LA AMISTAD FRANCO-ARGENTINA

A 100 AÑOS DE LA

PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Por Prof. Lic. Norma Isabel Sánchez

ENFERMOS FAMOSOS PÁG. 54

EL CIEGO DE MAIPÚ

SARGENTO MAYOR GRADUADO JOSÉ

MARÍA ENRIQUES PEÑA

Por Prof. Dr. JoséRaúl Buroni

Dra. María Laura Buroni

CRÓNICAS DE VIAJES PÁG. 59

LA INDIA, UN PAÍS DONDE TODO ES

SAGRADO

Por Dr. Jorge A. Lowenstein

LITERATURA & MEDICINA PÁG. 78

CUANDO EL PACIENTE LLEVA

ESTETOSCOPIO

Por Lic. Isabel Del Valle

DISTINCIÓN PÁG. 82

DISTINCIÓN AL PROF. DR. ELÍAS

HURTADO HOYO: "MIEMBRO ASOCIADO

EXTRANJERO” DE LA ACADEMIA

NACIONAL DE MEDICINA DE FRANCIA

Por Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

ARTE & SALUD PÁG. 86

CUATRO HISTORIAS: PROFESIONALES Y

PACIENTES QUE ENCONTRARON OTRA

MANERA DE SENTIR EL HOSPITAL

Por TPC. Mariela Ballesta y Dr. Adrián Amer

MOSAICOS PORTEÑOS PÁG. 91

ACERCA DEL ARPA.

ACERCA DE LA VERGÜENZA.

ACERCA DE LA RISA.

Por Dr. Luis Alposta

ÁMBITO MÉDICO & EMPRESA PÁG. 93

MEJOR ARTÍCULO PUBLICADO EN LA

REVISTA ARGENTINA DE ULTRASONIDO

INAUGURACIÓN MUESTRAS DE

ARTE – SEDE BELGRANO

CHARLAS A LA COMUNIDAD

IMAGEN Y MARKETING PERSONAL

EN EL MES DE LA MUJER - TALLER DE

PINTURA

CICLO CULTURAL - ALZHEIMER

GRUPO DE RUNNING “HASTA LA META”

INAUGURACIÓN MUESTRAS DE ARTE –

SEDE BARRIO NORTE

CHARLAS A LA COMUNIDAD

MORFOLOGÍA CORPORAL

CICLO CULTURAL - PARKINSON

VIDRIERA FOTOGRÁFICA PÁG. 97

ORÍGENES DE LA FOTOGRAFÍA

ARTÍSTICA O DE AUTOR:

LA FOTOGRAFÍA DIRECTA

Por Dr. Martín Valdez

COLECCIÓN DE FOTOS PÁG. 102

LA RECOVA VIEJA

Por Prof. Dr. H. César Gotta

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


EDITORIAL

6 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

PROFESIÓN Y

PROFESIONALISMO

La profesión es un tipo de oficio

adquirido de manera legítima por

una persona luego de realizar una

carrera de estudio o trabajo que otorgue las

capacidades, conocimientos y habilidades

específicas para la actividad elegida. El profesionalismo

es la consecuencia directa de

ser un profesional; es ejercer la profesión de

acuerdo a las pautas socialmente establecidas

para la misma.

En el corazón de la medicina está su tra-dición

como una profesión de la curación.

“Profesar” es ejercer una profesión pero

también es aceptar, manifestar, cultivar y

practicar una creencia. Los médicos hemos

“profesado” un juramento desde el inicio de

nuestra profesión, ya sean las palabras atribuidas

a los antiguos chinos o hindúes, a

Hipócrates, a Maimónides, o, más recientemente,

a la Declaración de Ginebra. En

un plano más práctico, hemos aprendido,

empleado, y compartimos un conocimiento

especializado y un conjunto de habilidades,

y se nos ha concedido un status especial

en la sociedad y derechos exclusivos de la

práctica, es decir, la concesión de licencias.

El profesionalismo es, entonces, la actitud de

ejercer la profesión de acuerdo a las pautas

establecidas para la misma. Pero ¿cuáles son

esas pautas en medicina?

Es fundamental para el sistema de creencias

de los médicos el supuesto de que lo que

hacemos es, ante todo, en beneficio de la

humanidad, representada por el paciente.

El paciente es lo primero. Está antes que la

ganancia económica o que la promoción

profesional personal. Este compromiso con

los valores altruistas es la piedra angular del

profesionalismo médico. Es por eso que el

enfermo puede visitar un médico nuevo con

la suposición de que lo recibirá no sólo un

experto, sino también alguien con principios.

Este compromiso desinteresado con el

cuidado de los pacientes es un concepto fundamental

del profesionalismo del médico.

1

Editor Responsable

Durante la última década han aparecido

muchos artículos acerca del profesionalismo

del médico, generalmente definido como un

grupo de atributos, competencias y habilidades

de ser un “profesional”. No todos los

“profesionales” puede presumir tener profesionalismo:

como ejemplos extremos se

puede nombrar a los sacerdotes que abusan

sexualmente de los niños, a los abogados que

engañan a sus clientes y a los médicos que

fraudulentamente facturan por servicios que

no realizan.

Hoy el profesionalismo es una competencia

necesaria en la educación médica de

posgrado, y figura en los programas de certificación

y re-certificación profesional.

Entonces surge la pregunta: ¿cómo debe ser

definido para que pueda ser medido, y así

poder determinar si un profesional tiene o

no los atributos?

La evaluación del profesionalismo se ve obstaculizada

por la diversidad de definiciones

y la imposibilidad de extraer de estas definiciones

elementos que se pueden medir. El

profesionalismo es multidimensional, por

lo que se requeriría de una combinación de

instrumentos de evaluación.

En 2002, la prestigiosa revista Annals of

Internal Medicine publicó el artículo “Profesionalismo

médico en el nuevo milenio”, que

define tres principios y diez compromisos.

Los tres principios se basan en los valores

de la ética médica tradicional: la primacía

del bienestar del paciente, la autonomía del

paciente, y la justicia social. Los diez compromisos

son con: la competencia profesional,

la honestidad con los pacientes, la

confidencialidad del paciente, mantener relaciones

adecuadas con los pacientes, la

mejora de la calidad de la atención, la mejora

del acceso a la atención, una distribución

justa de los recursos finitos, el conocimiento

científico, mantener la confianza mediante

la gestión de los conflictos de intereses, y las

responsabilidades profesionales. (1)

En 2009, apareció en la revista Academic

Medicine el articulo “Un proyecto para

evaluar el profesionalismo: resultados de

una revisión sistemática”. Este informe

identifica cinco “grupos de profesionalismos”:

adhesión a los principios éticos de la

práctica médica, interacciones eficaces con

los pacientes y con las personas que son importantes

para los pacientes, interacciones

eficaces con las personas que trabajan dentro

del sistema de salud; fiabilidad, y el compromiso

con el mantenimiento autónomo y la

mejora de la competencia en uno mismo, los

demás y los sistemas. (2) Y cuando se trata de

la profesionalidad como una competencia

necesaria para los médicos, este “Proyecto”

ofrece directrices para la evaluación: “una

combinación de encuentros clínicos observados,

feedback desde múltiples fuentes,

opinión de los pacientes, pruebas escritas o

simulaciones, medición de las actividades de

investigación y/o enseñanza, y escrutinio de

las autoevaluaciones en comparación con las

evaluaciones de los demás”. (2)

Todos estos intentos (y muchos otros) para

determinar la presencia o la ausencia de profesionalismo

en un médico, me recuerdan

un comentario de la ex Primer Ministro

británica Margaret Thatcher, refiriéndose a

estar en el poder: “Ser poderoso es como ser

una dama: si usted tiene que decirles que lo

es, es que no lo es”.

En 1993, el médico y escritor estadounidense

Michael A. LaCombe escribió: “Una

vez conocí a un médico que era honesto, pero

gentil con su honestidad, y era afectuoso, pero

cuidadoso con su afecto. Era disciplinado

sin ser rígido, y correcto pero sin la mancha

de la arrogancia. Se autocuestionaba, pero

sin dudar de sí mismo. Era introspectivo y

reflexivo y, al mismo momento, decisivo. Era

fuerte, duro e inflexible, pero asociaba todas

estas cosas con ternura y comprensión. Era un

médico que adoraba su vocación sin adorarse

a sí mismo, que estaba ocupado más allá de

lo creíble, pero que tenía tiempo para sonreír,

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

7

para charlar, para tocar el hombro y tomar la

mano, y que tenía tiempo suficiente para la

muerte, así como para la vida”. (3)

¿Es ésta la defición de “profesionalismo”? Sin

dudas LaCombe describe todos los rasgos

que nosotros, como médicos, desearíamos

tener. Si tuviera que resumir en una palabra

los atributos que LaCombe atribuye a su

modelo de médico de modelo, tal vez sería

“compasión”. Y en ninguno de los tres principios

ni en los diez compromisos ni en las

categorías utilizadas para medir el profesionalismo

aparece la palabra “compasión”.

¿Por qué falta la compasión en estos documentos?

¿Es un reconocimiento consciente

de que la compasión es un ideal que pocos

médicos pueden conseguir? ¿O se supone

que la compasión es algo que todos los

médicos poseen y que su inclusión en estas

descripciones formales de profesionalismo

de alguna manera sería redundante?

Una crítica a la medicina y a los médicos

muy extendida, dolorosa de escuchar

para los médicos, es una deficiencia en la

compasión percibida. Mientras muchos

médicos piensan que están proporcionando

una atención compasiva, sus pacientes

no necesariamente están de acuerdo con

ésto. Esta crítica suele ir acompañada de un

pedido a los médicos y demás profesionales

de la salud, como también a las instituciones

de la salud, de acoplar el uso de los conocimientos

y habilidades médicas con una

mejor percepción de la situación de la enfermedad

en las personas que están asistiendo.

La compasión no se puede expresar como un

principio, como una norma, o como la descripción

de un deber. Se suma al conjunto

de los caracteres, virtudes y vicios de los

médicos. Sus componentes son muchos: psicológico,

sociológico, cultural, étnico e intelectual.

Pero la compasión es también una virtud

moral en el sentido clásico del término:

una disposición habitual para actuar de

una manera determinada, de una manera

que facilite y enriquezca la finalidad de

los actos humanos que realizamos. Y en

medicina, el acto en cuestión es el acto de la

curación, de ayudar y cuidar a alguien que

está enfermo. La compasión es el rasgo de

carácter que determina el aspecto cognitivo

de la curación para adaptarse a la situación

única de este paciente.

El cuidado compasivo podría describirse

como la intersección entre la empatía y

la simpatía, es decir, entender las preocupaciones

del paciente y sentir tanto la naturaleza

emocional así como la naturaleza

puramente física de la condición médica que

está afectando a la persona. Es un “co-sufrir”.

Este tipo de cuidado aborda la necesidad

innata del paciente de conectarse y se basa

en la escucha atenta y el deseo de entender

el contexto y la perpesctiva del paciente. La

compasión está incrustada en una relación

personal dinámica. Es definible en términos

de la interacción entre dos personas, no

en sólo una de ellas. La etimología de una

palabra es a menudo una guía a la emoción

o a la idea que esa palabra pretende abarcar.

Esto es muy claro en la palabra “compasión”,

que deriva de las palabras latinas “com”

(juntos) y “pati” (sufrir).

El cuidado compasivo afecta directamente

los resultados del acto médico, y la mayoría

de los pacientes y de los médicos creen que

escuchar realmente a los pacientes y tomar

en cuenta con seriedad sus necesidades y sus

deseos, puede significar la diferencia entre la

vida y la muerte.

La compasión en el médico debería ser

intuitiva, pero el sistema de salud actual, con

su sesgo hacia la tecnología y la eficiencia,

no siempre hace que este modelo sea una

prioridad.

Sin compasión ningún hombre es un

médico, porque un médico debe dar parte

de su corazón a su paciente.

1. Medical professionalism in the new millennium:

a physician charter. Ann Intern

Med. 2002;136:242.

2. Wilkinson TJ et al. A blueprint to assess

professionalism: results of a systematic

review. Acad Med. 2009;84:551.

3. LaCombe MA. On professionalism. Am J

Med. 1993;94(3):329.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


8 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


COLABORACIÓN INTERNACIONAL

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

9

Por Barile P, Longhena M, Melli R, Zampetti S, Lenzi P, Natale G, Caramella D.

EL EXTRAÑO CASO

DE LAS CABEZAS

DECAPITADAS

Pisa (Italia). A pocos pasos da la Piazza dei Miracoli y de la famosísima torre inclinada, donde cada día

miles de turistas desfilan fotografiándose en la esforzada tarea de corregir su inclinación, se encuentra

una zona igualmente concurrida, animada por el fervor estudiantil. Se trata del área de la antigua Escuela

de Medicina donde tiene su sede la sección de Anatomía Humana del Departamento de Investigación

Traslacional y de las Nuevas Tecnologías en Medicina y Cirugía de la Universidad de Pisa. Aquí, entre

aulas didácticas, laboratorios y bibliotecas se encuentra también el Museo de Anatomía Humana que

lleva el nombre de Filippo Civinini, médico y anatomista italiano.

En su interior podemos admirar

numerosos preparados anatómicos

de gran interés histórico y científico,

y entre éstos, sobresalen algunos materiales

insólitos dado el contexto. Se trata de una

amplia y variada colección de piezas de

notable interés, en su mayor parte provenientes

de Sudamérica: centenares de

restos, entre ellos, vasijas precolombinas

pertenecientes a las principales culturas costeras

pre-incaicas Chimú y Chancay, ajuares

funerarios pertenecientes a cinco fardos de

estas mismas poblaciones, momias y restos

esqueléticos humanos y animales.

Esta abundante cantidad de piezas llegaron

a Italia en un periodo comprendido entre

1869 y 1872, es decir en el período en el

que el médico y explorador Carlo Regnoli

se dirigió a Sudamérica recorriendo Perú,

Bolivia, Chile y Argentina (Bedini y otros,

2003; Natale y otros, 2006).

Actualmente estas piezas están siendo sometidas

a un estudio multidisciplinario

con el fin de precisar no sólo las vicisitudes

históricas de su llegada al ateneo pisano sino

también su contexto originario, tratándose

de piezas arqueológicas y antropológicas que

han quedado descontextualizadas.

María Longhena

Stefania Zampetti

En este interesante panorama sobresale un

grupo de ocho cabezas aún más difíciles

de caracterizar desde el punto de vista

histórico-cultural. En efecto, la única

información disponible en el inventario del

museo referida a estos restos antropológicos,

las define como “cabezas chilenas”. Es

Figura 1. Pieza CH 08336 (niño)

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


10 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

todo lo que sabemos y es difícil imaginar

que podremos encontrar alguna otra

información en la biblioteca del museo. Las

cabezas chilenas momificadas se conservan

en óptimo estado y están dotadas de

cabellera: pertenecen a ocho individuos, de

los cuales probablemente cinco hombres,

una mujer y dos infantes. Las mismas

llegaron a Pisa en 1869, en concomitancia

con el primer viaje de Regnoli a Sudamérica

(el segundo tuvo inicio en mayo de 1872).

El estudio, iniciado pero aún no concluido,

ha puesto en evidencia por ahora la

absoluta excepcionalidad de estas piezas

que llevan la marca de la decapitación como

demuestran los cortes netos localizados

a nivel de la segunda y tercera vértebra

cervical (Ardagna y otros, 2005; Kepa y

otros, 2011). Esta particularidad no es la

única que emerge gracias a los exámenes

de tomografía computada (TC) realizados

en la sección de radiología universitaria del

hospital de Santa Chiara por el equipo del

Prof. Davide Caramella. Observando los

dos cráneos de los infantes, en particular

el estado de obliteración de las suturas y la

fase de incremento de los dientes, ha sido

posible atribuir a los dos niños una edad

inferior a los 16 meses (figuras 1 y 2). La

mujer, en cambio, evidencia una retracción

fisiológica de las estructuras intraorbitales,

lo cual, unido al descenso y parcial cierre

del párpado hace presumir un cuadro de

ptosis traumática como consecuencia de un

violento golpe en la cara. El mismo tabique

nasal de la mujer está desviado en la misma

dirección en la que está doblado el párpado

derecho, como si fuera consecuencia de

un solo golpe fuerte en esa dirección. Los

cabellos, recogidos en dos largas trenzas,

están recubiertos de una substancia que

se presenta marcadamente hiperdensa

en el estudio de TC, substancia de la que

estamos tratando de establecer su naturaleza

(figura3).

Figura 2. Pieza CH 08337 (niño)

Una muestra de tejido de la piel de la

mujer ha sido luego sometida a datación

mediante la técnica del radiocarbono, en

los laboratorios del Centro de Datación y

Diagnostico (CEDAD) de la Universidad del

Salento. Los macro-contaminantes presentes

en la muestra fueron identificados mediante

observación con el microscopio óptico y

removidos mecánicamente. El tratamiento

químico de remoción de los contaminantes

de la muestra se efectuó sometiendo el

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

11

material seleccionado a ataques químicos

alternados ácido-alcalino-ácido. El material

extraído fue luego convertido en

anhídrido carbónico mediante acidificación,

y posteriormente en grafito mediante reducción.

La cantidad de grafito extraída de

la muestra resultó suficiente para una

cuidada determinación experimental de la

edad. La concentración de radiocarbono

ha sido determinada comparando los

valores medidos de las corrientes de 12 C

y 13 C, y los conteos de 14 C con los valores

obtenidos de muestras estándar de Sacarosa

C6 proporcionados por la International

Atomic Energy Agency (IAEA). A la datación

convencional por radiocarbono se le aplicaron

luego factores de corrección y se

ejecutaron procedimientos específicos para

el control de la calidad de los resultados. La

datación por radiocarbono de la muestra

examinada fue finalmente calibrada en edad

de calendario utilizando el software OxCal

Ver. 3.10 basado en los datos atmosféricos

(Reimer y otros 2013 Radiocarbon 55 No.

4-1869-1887).

Los datos calibrados muestran una datación

con alta probabilidad comprendida entre

los años 1440 y 1690 de nuestra era. Este

lapso corresponde a un agitado período

de la historia chilena que abarca la larga y

sufrida transición desde la era incaica a la

dominación española. Este controvertido

período involucró a Chile en la que fue

llamada la Guerra del Arauco o Guerra

Araucana, un largo conflicto que enfrentó

a los colonos españoles con los Mapuches

que habitaban la región de Araucanía,

parte del Chile actual. Esta guerra ha sido

genéricamente considerada el conflicto más

largo de la historia ya que se desarrolló desde

1541 hasta 1883 aproximadamente.

¿Es posible referenciar las cabezas chilenas

del Museo de Pisa a este sangriento contexto

histórico? No hay hasta ahora datos

suficientes para afirmar esta tesis con certeza,

aunque se trata de una hipótesis probable

sobre la cual continúan las investigaciones.

Pero ¿a quiénes pertenecieron estas cabezas?

Las características culturales y antropológicas

de las cabezas adultas parecen

sugerir que se trata de cráneos de europeos

antes que de indígenas. A favor de esta

tesis jugarían el cuidado capilar de las

cabezas masculinas, incluyendo la barba,

además de un evidente prognatismo y la

Figura 3. Pieza CH 08338 (mujer con trenzas)

clásica forma de hoja (blade-form) de los

incisivos, típica de la etnia caucásica (figura

4). Con todo, el tocado del único individuo

de sexo femenino, es decir, dos trenzas

replegadas sobre la cabeza, sugieren una

estrecha analogía con aquel que caracteriza

las momias femeninas encontradas en el

contexto de la cultura Chiribaya, sugiriendo

entonces una tradición autóctona (figura 3).

Los testimonios arqueológicos relativos a

esta cultura provienen sobretodo de los valles

del Tambo, Perú meridional, y de Arica,

Chile septentrional, y pueden vincularse

a una población aún poco conocida que

habitaba estos áridos territorios de la faja

costera entre Chile y Perú en un período

comprendido entre el año 700 y el año 1250

de nuestra era.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


12 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

amerindias confirmarían las hipótesis

concernientes a su origen.

Lamentablemente la imposibilidad de

acceder directamente a los huesos del cráneo

no permite una detallada investigación

osteológica de estas piezas, razón por la cual

es necesario recurrir lo más posible a las

imágenes que nos proporciona la TC. Esto

no permite afirmar con mayor certeza el

sexo y la edad de los individuos en cuestión.

Para llegar a establecer mejor el origen y la

historia de estas cabezas de ultramar son

aún necesarios numerosos análisis entre

los cuales la investigación genética, ya

en curso, que quizá permita confirmar la

presencia de haplotipos europeos en el ADN

de estas excepcionales piezas, aclarando así

eventuales relaciones de parentela.

Figura 4. Pieza CH 08342)

Los Chiribaya fueron posteriormente

absorbidos en el contexto político del

Impero Incaico, sin perder con todo la

propia identidad étnica y cultural. Una

hipótesis alternativa igualmente digna de

consideración sugiere la posibilidad de

que se trate de una familia “mixta”, es decir

compuesta por colonos de sexo masculino

unidos en matrimonio con mujeres

indígenas. Asistiríamos en este caso a una

situación interesante desde el punto de

vista antropológico: donde un grupo de

individuos que, aun perteneciendo al mismo

núcleo familiar, presentarían substanciales

diferencias entre ellos, tanto desde el punto

de vista del origen étnico, como de una

tradición cultural.

Los mismos dientes de la mujer con forma

de pala (shovel-shaped) típica de las etnias

Bibliografía

Ardagna Y, Richier A, Vernet G, Dutour O.

(2005) A case of beheading dating from the

celtic period (la Tène B, Sarliève-Grande

Halle, France). Int J Osteoarchaeol, volume

15, issue 1, pages 73-76.

Bedini G, Garbari F, Tosi A (2003) Museum

and collections of Pisa University: an archive

of arts and sciences. Atti Soc. Tosc. Sci. Nat.,

Mem., Serie B, 110, pagg. 195-199.

Kepa M, Szostek K, Wrebiak A, Glab H,

Busko C, Glowa W, Dryja S. (2013) A Case

of the Execution of Swedish Soldiers at the

Market Square in Cracow (17th c.) Int J

Osteoarchaeol, volume 23, issue 6, pages

730-736.

Natale G, Paparelli A, Garbari F. (2006)

Una carta de Giovanni Arcangeli sobre

algunas piezas botánicas precolombinas de

la colección Regnoli (Museo de Anatomía

Humana de la Universidad de Pisa). Atti

Soc. Tosc. Sci. Nat., Mem., Serie B, 113, pag.

51-56.

Reimer, Bard , Bayliss, Beck, Blackwell,

Ramsey, Buck, Cheng, Edwards, Friedrich,

Grootes, Guilderson, Haflidason, Hajdas,

Hatté, Heaton, Hoffmann, Hogg, Hughen,

Kaiser, Kromer, Manning, Niu, Reimer,

Richards, Scott, Southon, Staff, Turney, van

der Plicht. (2013) Intcal13 and marine13

radiocarbon age calibration curves 0–50,000

years cal bp. Radiocarbon, volume 55, No 4,

pages 1869-1887.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

13

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


MALES DE ARTISTAS

14 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por Prof. Dr. Antonio F. Werner 1

FRANCISCO DE GOYA Y

LUCIENTES (1746-1828):

GENIO, MONSTRUOS Y SORDERA

Hay veces en que las patobiografías de personajes que han dejado huellas en la historia son tan ricas

y diversas en proporcionarnos datos relevantes de la salud y las condiciones de vida, y obviamente de

las de trabajo del biografiado, que en lugar de afirmar un diagnóstico definido inducen a la formulación

de teorías totalmente divergentes entre sí. En la historia de la pintura, Van Gogh, Rembrandt y Goya

son ejemplos de esta situación que podríamos definir como de “polidiagnósticos”. Van Gogh por las

historias clínicas de sus internaciones y sus referencias autobiográficas, especialmente en los centenares

de cartas al hermano Theo; Rembrandt por el análisis de sus 80 autorretratos, y Goya por referencias

propias y de terceros.

Francisco de Goya y Lucientes nació

en 1746 en Fuentedetodos, un pueblo

cercano a Zaragoza, hijo de un

artesano dorador y de una labriega hidalga.

El hogar natal, que ha sido reconstruido, es

una casa humilde que demuestra la estrechez

económica de los Goya y Lucientes, pese al

origen hidalgo de la madre (figura 1).

Prof. Dr. Antonio F. Werner 1

No debía haber mucho trabajo para un

artesano dorador en Fuentedetodos, por

lo que los Goya se mudaron a Zaragoza

cuando el pequeño Francisco contaba con

cuatro años de edad. Mostró sus inquietudes

artísticas desde muy joven pues en una carta

de 1775 escribe refiriéndose a sí mismo: “el

joven pintor de Fuentedetodos que escribía

garabatos en mesas y paredes”. En la capital

aragonesa aprendió el oficio de pintor en

el taller del mediocre maestro José Luzán

y Martínez (1710-1785), quien le obligó

durante cuatro años a copiar estampas.

Luzán estaba contratado por la Inquisición

como “revisor de pinturas”, un oficio similar

al de Volterra, el “Bragettone” de Roma, ya

que su función era cubrir las desnudeces que

podían ofender a los padres inquisidores.

Hastiado de las enseñanzas de Luzán, Goya

se independizó, se estableció por su cuenta,

y, según escribió más tarde, se definió por

“pintar de mi invención”.

Como todo artista de su época vivió un par

de años en Italia aprendiendo de las obras

de los grandes maestros del Renacimiento.

De esa época de aprendizaje quedó como

Figura 1: Casa natal de Goya en Fuentedetodos, localidad cercana a Zaragoza.

testimonio el llamado “Cuaderno Italiano”,

un libro de notas de 83 bosquejos a lápiz y

tinta realizado en 1770 (figura 2)

Necesitado de recursos para continuar su

viaje, decidió presentarse al concurso de la

Academia de Parma con el cuadro “Aníbal

vencedor contempla por primera vez Italia

desde los Alpes”, obteniendo el segundo

premio. El tema no dejaba mucha libertad de

creación ya que era impuesto por el jurado

convocante. No obstante, en el primer

lienzo importante que se conoce de Goya, se

destaca su genio, en especial en el manejo de

los colores (figura 3).

Le tocó a Goya vivir en una España

empobrecida y convulsionada por avatares

políticos y por las guerras napoleónicas,

acontecimientos a los que no permaneció

ajeno y que le brindaron temas para sus

producciones, algunas de ellas, como

las series de litografías sobre monstruos

y escenas de la guerra o sus “Pinturas

Negras”, cargadas de realismo y de crueldad.

Cortesano astuto, supo colocarse bajo

la protección de los Reyes y de los más

poderosos señores y señoras, pero así

también corrió la suerte de los mismos

cuando caían en desgracia. Por estas mismas

relaciones, tuvo fortuna suficiente para

asegurarse una existencia desahogada,

aunque debió exiliarse en algunas

1

Director de la Carrera de Medicina del Trabajo, U.C.A.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

15

oportunidades. Siempre fue perdonado por

soberanos que reconocían su valor y que

tarde o temprano lo necesitaban en la Corte,

en especial por su excelencia como retratista.

Al igual que Rembrandt, Goya nos ha dejado

numerosos autorretratos que permiten

estudiar tanto la evolución de su apariencia

física como reconocer ciertos aspectos de su

temperamento. El primero de la serie está

datado en 1773, cuando el pintor contaba

27 años de edad, y en el mismo se lo ve

realmente saludable, mejillas rosadas, algo

regordete, con la mirada firme y despierta

puesta en el observador (figura 4).

Su primer encargo oficial fue el de realizar

cartones para la Real Fábrica de Tapices, y

a esta serie pertenece “El albañil herido”, de

1876, una de las primeras representaciones

de un accidente de trabajo en la historia

de las artes plásticas. Dos obreros afligidos

trasladan al compañero herido que ha caído

del andamio de la construcción que se ve

al fondo. Con este cuadro Goya pone de

manifiesto su preocupación por reivindicar

la clase obrera y su adhesión a un edicto

real del mismo año que exigía indemnizar

al maestro de obras en caso de accidente, a

la vez que establecía normas de prevención

para el armado seguro de los andamios.

Lo notable es que este cartón tiene uno

prácticamente gemelo, con la diferencia

que ya no se trata del obrero herido sino

del obrero borracho. Las imágenes son

prácticamente iguales. Goya solo cambió

las caras de los compañeros, los gestos de

congoja del primer cuadro se transforman en

rostros burlones que se ríen de la situación

humillante del amigo borracho. Hay otros

detalles, como la expresión del protagonista,

ahora abotagada por la ebriedad y las

vestimentas de los camaradas juerguistas,

antes atildados, ahora sucios y arrugados.

Los historiadores de arte consideran que el

“Albañil borracho” es un boceto previo al

“Albañil herido”, encontrando la explicación

en el probable rechazo real a una escena

considerada indecorosa para el comedor

del palacio. Sucedía que todos los cartones

preparatorios para la Real Fábrica debían ser

autorizados previamente por el monarca, a

quien no le habría resultada grata la escena

del borracho como decoración (figura 5)

Los problemas de salud relacionados con una

enfermedad presumiblemente profesional

que aquejaron al español parecen haber

Figura 2: Dibujos pertenecientes al "Cuaderno Italiano" de Francisco de Goya, 1770. El Museo del Prado lo

adquirió en 1993 al precio de 110 millones de pesetas.

Figura 3: "Aníbal vencedor contempla por primera

vez Italia desde los Alpes", óleo de Francisco de

Goya, 1770. Luego de haberse perdido durante 200

años, fue encontrado como una pintura anónima en

una lujosa mansión asturiana. Está actualmente en

préstamo en el Museo del Prado.

comenzado a los 46 años de edad, cuando

ya famoso. En 1792 le escribe a un amigo:

“... he estado dos meses en cama con dolores

cólicos...”.Poco tiempo después, a finales de

1793, padece una enfermedad grave, a partir

de la cual pierde la audición, se instalan

acúfenos y sufre trastornos del equilibrio.

Pronto se agregan delirios y alucinaciones y

como consecuencia desarrolla un cuadro de

depresión grave. Edith Helman, autora del

clásico “Trasmundo de Goya”, señala que un

autorretrato de 1795 refleja la personalidad

Figura 4: “Autorretrato” de Francisco de Goya, 1773.

A los 27 años, el artista aparece joven y saludable.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


16 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

De estas secuelas fue la hipoacusia de

grado severo la más notoria, pasando los

madrileños de llamarlo respetuosamente

“Don Paco” al vulgar “El Sordo”. En 1798,

Goya le escribe al Rey Carlos IV en una nota

de disculpa: “…que hace seis años que me

faltó de todo punto la salud, y especialmente el

oído, hallándome tan sordo, que no usando de

las cifras de la mano no puedo entender cosa

alguna, por lo que no he podido ocuparme en

cosas de mi profesión.”

Figura 5: “El trabajador herido” y “El trabajador borracho”, ambos cartones de Francisco Goya. Museo del

Prado, Madrid. Unos pocos trazos cambian el sentido de las mismas figuras.

Dos años después, en 1800, debió haber

solucionado sus problemas con Carlos IV,

pues lo pinta con toda su familia, copiando al

Velázquez de “Las meninas”, y se autorretrata

al fondo, como una imagen en espejo,

frente al atril y mirando al observador.

Increíblemente, la familia real quedó

conforme con el retrato, pese a que Goya

no ahorró ningún detalle para presentarlos

en su más cruda realidad, la de una familia

presuntuosa pero a la vez decadente y

enferma. Como muestra, basta con mirar a

la hermana del rey, la infanta María Josefa,

que sitúa al fondo, al lado del pintor, y de

la que solo se ve la cabeza de vieja, que más

que noble dama parece una bruja salida de

sus Caprichos. Aun peor, impiadosamente la

retrata del lado en que presenta una enorme

lesión de la piel, quizás un melanoma, ya que

la Infanta murió seis meses después de posar

para el cuadro familiar (figuras 8 y 9)

Figura 6: El autorretrato de Goya de 1795, que

refleja la aflicción por sus padecimientos y por su

depresión.

íntima del pintor, “profundamente afligido,

desencajado por el sufrimiento físico y

moral, embargado por visiones interiores de

fantasmas sobrecogedores que provocaban el

desengaño, la angustia y el terror. El resultado

de la larga enfermedad que lo dejó sordo,

aislado del mundo y desesperado”. (Figura 6).

La convalecencia la pasó en la casa de

Sebast án Martínez, quien escribió a Martín

Zapater, gran amigo del artista desde la

infancia: “...Los ruidos en la cabeza (de

Figura 7: “Mi amigo Martín Zapater, con el mayor

trabajo, te he hecho el retrato”, F.de Goya, 1790.

Museo del Arte de Ponce, Puerto Rico. Goya sostuvo

un intercambio epistolar permanente con su mejor

amigo y confidente, razón por la que puso en sus

manos una carta firmada por él mismo.

Goya) y la sordera no han mejorado, pero

su vista está mucho mejor y no sufre de los

desórdenes que le hacían perder el equilibrio.”

En su respuesta, Zapater comenta que

los trastornos se vincularían con “la poca

cabeza” de Goya, en alusión quizás a que

pudiera padecer una enfermedad venérea,

pues era de sobra conocida la promiscuidad

del pintor aragonés. Su aspecto general se

deteriora profundamente y adelgaza de

forma llamativa (figura 7).

La hipoacusia de Goya era tan profunda que

no le permitía oír ningún sonido, y menos

una conversación. Alguien comentó que

“se asusta con facilidad por el modo en que

la gente irrumpe en su campo visual como

caída del cielo, por el modo en que corre a su

alrededor en silencioso torrente, murmura y

ríe, se le acerca subrepticiamente, por detrás y

él siente su aliento en la nuca. Todos parecen

burlarse de su vulnerabilidad, excepto los que

son vulnerables: los lisiados, los viejos seniles,

y los locos, que lo reconocen y aceptan de

inmediato como uno de ellos”.

Al reanudar las clases en abril de 1794,

luego de su convalecencia, escribió a Isidoro

Bosarte, secretario de la Real Academia de

San Fernando: “Muy señor mío. Participo a

Vm. que asistí anoche a la Sala de principios,

y por más esfuerzos que mi deseos de ser útil

hice, perdí la esperanza por ahora de poder

servir, por no oír nada de lo que me decían,

y ser causa de diversión de los muchachos.

Yo lo siento entrañablemente el dar esta a

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

17

Figura 8: "La familia de Carlos IV". F. de Goya, 1800, Museo del Prado, Madrid. Obsérvese el autorretrato de Goya, que frente al atril que asoma en la penumbra por

detrás del conjunto.

mis compañeros pero es preciso. Vm. tome

la acción que corresponda, mandando

cuanto guste.” Ante esta desagradable

situación generada por su sordera, decidió

a presentar la renuncia al cargo de director

de la Academia (figura 10), que se le

aceptó reconociendo que “la sordera es tan

profunda que, absolutamente, no oye nada, ni

aún los mayores ruidos, desgracia que priva

a los discípulos de poderle preguntar en su

enseñanza”.

El gesto de tener que renunciar al cargo no

le debió resultar fácil, ya que había llegado

al mismo luego de perder dos concursos

trienales por escasos votos. Para ganar el

tercer concurso en 1780 decide presentar una

obra al gusto neoclásico de los académicos,

un estilo que él ya no practicaba. El lienzo

del “Cristo crucificado”, hoy en el Museo del

Prado, lo realiza en “estilo arquitectónico”

según sus propias palabras, y lo hizo tan

bien que ganó el concurso por unanimidad.

Su ideal estético era totalmente opuesto al

de los académicos y quizás rememorando

su propio aprendizaje, expresó: “No hay

reglas en la Pintura...la obligación servil de

hacer estudiar o seguir a todos por un mismo

camino es grande impedimento a los jóvenes

que profesan arte tan difícil” (figura 11).

Para comunicarse, Goya aprendió el lenguaje

de los signos, que a su vez enseñó a su amigo

y protector Gaspar Melchor de Jovellanos,

ministro del rey, para poder “hablarle con

la mano” en sus paseos y charlas habituales,

según relata en una carta fechada en 1798

dirigida a Martín Zapater. Años después

identificó las señales de las manos en

un dibujo sobre el cual asentó “Goya en

Piedrahita, 1812”. Inicialmente se creyó que

era un ensayo sobre distintas posiciones de

las manos, estudio común en los pintores,

pero luego se descubrió que cada gesto

Figura 9: Boceto de la Infanta María Josefa realizado

por Goya previo al cuadro “La familia de Carlos

IV”. Obsérvese la lesión hiperpigmentada en la

sien derecha, que se ha considerado como probable

melanoma.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


18 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

correspondía a las letras del alfabeto

utilizado por los sordomudos. El primer

ministro Manuel Godoy, conmovido por la

sordera del pintor de la Corte, promovió en

1795 la primera aula para sordomudos en las

Escuelas Pías de Lavapiés (figura 12).

Figura 10: Edificio de la Real Academia de San Fernando, en el centro de Madrid. Conocido como Palacio de

Goyeneche.

Figura 12: Dibujo a tinta de Goya que representa las letras del abecedario de signos manuales usados por los

sordomudos. Firmado “Goya en Piedrahita, 1812”

Figura 13: Aplicación del generador eléctrico de von Guericke en un caso de sordera, tal como se trató a Goya.

Lámina perteneciente al Archivo del Museo del Prado.

La desesperación de Goya lo llevó a aceptar

un tratamiento con electricidad, según ha

surgido recientemente de una carta hallada

en el Archivo General del Palacio Real de

Madrid. Gudrun Maurer, conservadora

del Museo del Prado anunció en el Boletín

Oficial que un empleado encontró por

casualidad una carta enviada por un oficial

de la Casa Real en 1794 al físico francés

radicado en España, Pierre Chavaneau, en

la que Su Majestad le solicitaba que reparara

la máquina de generar electricidad pues

los médicos le habían indicado a Goya

someterse a electroterapia para curar la

sordera. La máquina, invento del alemán

Otto von Guericke en 1663, fue el único

generador de electricidad conocido y en

uso hasta la invención de la pila voltaica

en 1800. Estaba indicada en el tratamiento

de la depresión y de la sordera. Para este

último caso, según Maurer, “se electrizaba

el oído durante unos minutos a través de dos

electrodos: uno se introducía en el conducto

auditivo lesionado, que previamente se había

llenado con agua salada y el otro en el oído

opuesto o en una zona próxima de la cabeza.

Se consideraba que se había alcanzado el

mayor efecto terapéutico cuando el paciente

apreciaba una sensación gustativa en el borde

lateral de la lengua”. Se aclaraba además que

Carlos IV corría con los gastos. No sabemos

si el francés pudo solucionar la avería del

equipo, pero lo cierto es que eventualmente

la electroterapia no evitó que Godoy muriera

totalmente sordo (figura 13).

La enfermedad, de la cual no se conocen

otros pormenores, fue el inicio de debates

sobre su etiología. El cuadro clínico,

asociado al elevado número de muertes

prematuras de seis de sus siete hijos, llevó

a que varios de sus biógrafos interpretaran

que Goya padecía sífilis con compromiso

del sistema nervioso central (neurosífilis).

Si esto fue así, probablemente el artista haya

sido tratado con el “ungüento napolitano”,

causa de intoxicaciones mercuriales que

explicarían para estos autores, por ejemplo,

los trastornos vestibulares y las dolencias

digestivas crónicas. Por “ungüento napolitano”

se conocía una pomada para

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

19

Figura 11: “Cristo crucificado”, Francisco de Goya, 1780. Museo del Prado.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


20 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

fricciones sobre las lesiones con una alta

concentración de mercurio en una base de

manteca y sebo.

Figura 14: “Casa de locos” 1812, Museo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid. Una de las

tantas representaciones de manicomios que produjo Goya en su vida.

Para los psiquiatras españoles Vallejo-

Nágera, padre e hijo, autores de la serie de

patobiogafías que llamaron “Locos egregios”,

se trataría de una esquizofrenia, patología

que permitiría explicar la etapa final de las

depresivas pinturas negras. Debido a que

Goya demostró una inclinación marcada

por pintar locos y manicomios (lo hizo por

lo menos 18 veces), otros autores opinan que

es muy probable que el artista haya padecido

él mismo trastornos psiquiátricos o bien que

haya visitado a familiares internados en estos

establecimientos que supo representar en

forma tan realista y desgarradora. Agregan

que en el registro de la época del hospicio de

Zaragoza encontraron varias personas con el

apellido Goya (figura 14).

Debido a que además el artista padecía

trastornos de la visión, otros autores

(Vargas LM, 1995) trataron de identificar al

cuadro clínico como propio del síndrome

de Vogt-Koyanagi-Harada, un síndrome

autoinmunitario caracterizado por uveítis,

sordera, vitiligo, alopecía y meningismo.

En un autorretrato de Goya, a los 50 años,

se representa con anteojos. Por ser el cuadro

posterior a la enfermedad que nos ocupa,

se lo considera revelador de las secuelas de

la misma en la visión de Goya. Es curioso

que el pintor nos mire con el ojo derecho

a través de la lente y con el izquierdo por

encima de la misma. Esta circunstancia ha

hecho que algunos biógrafos, en un exceso

de psicologismo, crean que con esta posición

Goya manifiesta su doble personalidad

(figura 15).

Aún más exóticos resultan otros diagnósticos

de enfermedades consideradas raras, como el

de síndrome de Cogan (Smith PE et al 2008),

constituido por una queratitis intersticial,

sin antecedentes sifilíticos, con vértigo periférico

e hipoacusia neurosensorial, o el síndrome

de Susac (Smith PE et al, 2008), del

cual solo se conocen unos doscientos casos y

que se caracteriza por una microangiopatía

cerebral, retiniana y auditiva, prevalente en

mujeres jóvenes.

Figura 15: “Autorretrato con gafas” 1801, Museo Goya, Castres, Francia. Obsérvese que el ojo izquierdo nos

mira por encima de la lente.

Pero otros investigadores médicos encuentran

que esta signosintomatología sería

propia de una encefalopatía saturnina,

la cual permitiría explicar la progresiva

afectación de la función del sistema

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

21

nervioso central, la sordera, los acúfenos,

los trastornos del equlibrio y los cólicos

abdominales crónicos y tan dolorosos. El

cuadro clínico del saturnismo era conocido

por los médicos españoles de la época, ya

que aparece descripto con detalle en textos

médicos como “De los daños que causan

al cuerpo humano las preparaciones de

plomo ya administradas como medicina,

ya mezcladas fraudulentamente con los

alimentos de primera necesidad “, de Vicente

Mitjavila, editado en 1791 en Barcelona, y

el “Tratado sobre el cólico de Madrid” 1796,

de Ignacio María Ruiz de Luzuriaga, un

eminente científico que había estudiado

casos similares durante su formación en

Inglaterra y que supo atribuir la epidemia

del “Cólico de Madrid” a la contaminación

de los recipientes de barro y cerámica

vidriada, con elevado contenido de plomo.

A la vez, en 1760 se editaba en Paris el

“Diccionnaire Portafit de Santé” donde se

describe el cuadro clínico y se señala: “Están

expuestos a este cólico los pintores, alfareros

y plomeros”. En el Hospital de la Caridad

fundado en 1602 por María de Médicis, de

1353 enfermos atendidos entre 1755 y 1767

por “cólica metálica” apenas había 12 que

no fueran pintores o gente que trabajaba el

plomo (figura 16).

Ciertos hábitos del artista agregan verosimilitud

a la hipótesis de la intoxicación por

plomo. Por un lado, la circunstancia de que

inhalaba grandes emanaciones de carbonato

de plomo (cerusa) al pintar de noche a la

luz de las velas en un estudio pequeño y con

escasa ventilación. Por el otro, el hecho de

que Goya tenía por costumbre sujetar los

pinceles entre sus dientes, ingiriendo así

pinturas en base al plomo. Para iluminarse

había concebido un sombrero que sostenía

velas encendidas, tal como se lo ve en un

autorretrato de 1975 (figura 17).

Además, abusaba de la pintura blanca en sus

composiciones, la cual estaba compuesta

de carbonato de plomo, también llamado

en España albayalde (del árabe al-bayad,

blanco). Hay testimonios que certifican

que en su taller se descargaban enormes

cantidades de albayalde (más de 45 kg

desde julio de 1772 a junio de 1773) y que

acostumbraba a aplicarlos sobre el lienzo

directamente con los dedos. La pintura “El

invierno”, de 1786, es un claro ejemplo de la

utilización profusa del albayalde que hacía

Goya (figura 18).

En una carta entre sus amigos Sebastián

Martínez y Martín Zapater, aquél hace

referencia a que a Goya le han prescrito

“baños de Trillo”, los que entonces se

aconsejaban para el saturnismo. Esta

referencia constituye otro apoyo para la

hipótesis de la intoxicación por plomo. El

mismo Goya admite años más tarde que

seguía empleando pigmentos ricos en plomo

debido a la carestía del blanco de zinc tras la

Guerra de la Independencia, que utiliza, por

ejemplo, en el retrato de Wellington (figura

19).

Goya mantuvo una relación confusa con la

célebre Duquesa de Alba, que aun hoy es

motivo de debate entre los historiadores y

motivo de novelas y películas. Cayetana,

que así se llamaba la Duquesa, famosa por

su belleza y desparpajo, fue la principal

mecenas del pintor, quien le devolvió favores

pintándola en varios retratos. Para algunos

cronistas los favores se ampliaron a los

amatorios, para otros son solo calumnias

infundadas y se basan en la gran diferencia

social entre el pintor y su modelo. En una

carta de agosto de 1794 a su amigo Zapater,

le comenta: “Más te valía venirme a ayudar a

pintar a la de Alba, que ayer se me metió en

el estudio a que le pintara la cara, y se salió

con ello; por cierto que me gusta más pintar

en lienzo, que también la he de retratar de

cuerpo entero.”

Se dice que posó para ambas Majas de Goya,

la desnuda y la vestida. Lo cierto es que

ambas caras son idénticas entre sí y a su vez

parecidas a la de la Duquesa. Por la edad, el

cuerpo grácil y proporcionado de la maja

desnuda no correspondería al de Cayetana,

por lo que es más creíble que realmente la

modelo haya sido Pepita Tudó, amante en

ese momento del primer ministro Manuel

Godoy y quien, por otra parte, encargó y

Figura 16: Edición original de "El cólico de Madrid"

de Ignacio Ruiz de Luzuriaga, Imprenta Real de

Madrid, 1976.

Figura 17: A la izquierda: “Autorretrato” de Goya, de 1975. A la derecha: ampliación que permite observar los

portavelas en el sombrero. Museo de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


22 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 18: “El invierno”, óleo de Goya (1786). Esta obra permite observar el uso abundante que el pintor hacía del blanco de plomo. Museo del Prado, Madrid.

pagó el cuadro. Godoy mantuvo ambas

versiones en sus aposentos privados, con un

mecanismo que permitía correr el cuadro de

la Maja Vestida dejando ver a la versión de

la Desnuda, oculta detrás. Al morir Godoy,

los cuadros fueron incautados por Fernando

VII y girados luego a la Santa Inquisición,

que los consideró obscenos, requiriendo la

presencia del pintor para que proporcionara

información sobre la identidad de la modelo.

Goya logró la absolución merced al influjo

del cardenal Luis de Borbón y Vallabriga,

pero la pintura quedó depositada fuera de

la vista del público en una sala de acceso

restringido hasta 1910, en que se permitió

ser exhibida en el Museo del Prado.

Es de imaginar el asombro de los escandalizados

padres inquisidores ante la audacia

de Goya de representar el vello pubiano

por primera vez en la pintura de un cuerpo

femenino desnudo más la sonrisa de

satisfacción de la maja anónima. Si antes de

Goya, para representar mujeres desnudas se

recurría al subterfugio de temas mitológicos

o históricos, ahora se encontraban ante una

mujer real (figura 20) .

La Duquesa murió en forma repentina

a los 40 años, oficialmente debido a una

afección febril. Ahí comenzaron los rumores,

que mencionaban un suicidio o un

envenenamiento criminal sucedido en el

taller de Goya, cuando la noble dama habría

ingerido voluntariamente o por error una

bebida que contenía el pigmento verde

veronés, altamente tóxico por su contenido

arsenical. Su descendiente directa, la actual

Duquesa de Alba, logró que en 1945 Franco

le permitiera exhumar el cadáver de su

ilustre antepasada con el objeto de demostrar

que la versión de su envenenamiento era

una calumnia que mancillaba el honor de

la familia. Lo primero que se descubrió

fue que al cuerpo de la muerta le habían

serruchado los pies pues no entraban en el

cajón; lo segundo fue que la causa del deceso

fue una meningocencefalitis tuberculosa,

descartando el presunto envenenamiento.

A Goya le encargaron la decoración del

mausoleo, para el cual presentó los dibujos

preparatorios (figura 21).

La relación de Goya con los médicos variaba

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

23

Figura 19: “El Conde de Wellington”, F. de Goya, 1812. National Gallery, Londres.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


24 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 20: “La Maja Desnuda”, Francisco de Goya, Museo del Prado, Madrid.

de acuerdo a los aciertos de sus diagnósticos

o a los resultados de los tratamientos que le

indicaban. En uno de sus Caprichos de 1798,

llamado “¿De qué mal morirá?”, el médico

está representado por un burro que toma

el pulso del paciente, mientras que en el

fondo y en penumbras asoman las Parcas,

esperando llevarse la vida del enfermo, a

quien se ve realmente mal. No queda duda

que el paciente morirá por la incompetencia

del médico (figura 22).

En 1819, Goya adquiere una propiedad

cercana a Madrid, que se conoció como “La

quinta del Sordo”, donde, ante una recaída

severa de la enfermedad, es atendido por su

médico de cabecera, el Dr. García Arrieta.

Sintiéndose morir, agradece la intervención

salvadora del facultativo, regalándole un

cuadro que lo representa atendiendo a un

Goya moribundo. En la parte inferior del

cuadro figura esta inscripción autógrafa:

“Goya agradecido, a su amigo Arrieta: por el

acierto y esmero con que le salvó la vida en

su aguda y peligrosa enfermedad, padecida á

fines del año 1819, a los setenta y tres años de

su edad. Lo pinto en 1820” (figura 23).

O sea que aquél que había llamado sarcásticamente

a los médicos “matasanos, aliados

de las Parcas” representa aquí a su médico,

no sólo como quien lo sostiene y lo ayuda

a beber la medicina, sino también como el

amigo que lo contiene y consuela ante la

Figura 21: La Duquesa de Alba, antes y después. Primero, como el bello rostro de la “Maja Vestida” de Goya

(1803). Museo del Prado, Madrid; y luego tal como se la vio en la exhumación de sus restos en 1945.

Figura 22: “¿De qué mal morirá?” Capricho de Goya.

(1799) El médico burro toma el pulso al enfermo.

Figura 23: “Goya atendido por el Doctor Arrieta”

(1820).

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

25

cercanía de la muerte. Goya se representa

magistralmente en la agonía: la postura

de abandono, el rostro pálido, los ojos

extraviados, la boca abierta ávida de aire y

las manos aferradas a la sábana.

En 1824 le conceden seis meses de licencia

con pago del sueldo para viajar a Francia con

el objetivo de tomar aguas de Plombieres.

Antes pasa por Burdeos, adonde se aloja en

casa de su amigo el dramaturgo Fernández de

Moratín, exiliado por sus ideas republicanas,

quien relata que “llegó Goya, sordo, viejo,

torpe y débil”. Goya, como residente español

en Francia, pese a ser un funcionario en

ejercicio, pintor oficial de la Corte, es

sometido a vigilancia policial. El ministro

del Interior francés transmite instrucciones

al Prefecto de policía de Bayona en las que

dice “que este extranjero que ha entrado

en Francia por Bayona, se dirige a París, y

debe visitar los establecimientos termales de

los Vosgues”. Y añade “que sería interesante

verificar si durante su estancia en París,

Goya, mantiene relaciones sospechosas que

su empleo en la Corte harían todavía más

inconvenientes. A este respecto se rodeará

de vigilancia atenta, pero desapercibida,

de la que se me comunicará los resultados,

previniéndome del momento de su partida”

(figura 24).

En 1826 regresó a Madrid, donde permaneció

solo dos meses. En ese lapso, a los

ochenta años de edad, posó para el retrato

que le hizo el pintor Vicente López Portaña,

un afamado retratista madrileño, que agregó

la dedicatoria: “López a su amigo Goya”. Se

considera a este retrato la más fiel imagen

de Goya, aún mejor que sus autorretratos.

López admiraba a Goya, lo consideraba uno

de sus maestros, y lo pintó con rasgos vivaces

y enérgicos pese a la edad avanzada, con una

mirada fuerte y expresiva, que contrasta con

la postura académica, con las herramientas

de su arte en mano (figura 25).

Vuelto a Francia, su salud no mejora, por lo

cual le van prolongando la licencia. Visita

Paris un par de veces, y en una de esas

visitas casi lo atropella un carruaje al que no

escuchó acercarse. Moratín opina entonces

que “Probablemente Burdeos le va mejor que

Paris, porque con su sordera está en verdadero

peligro en medio de todo ese bullicio”. Pero no

dejaba de pintar febrilmente, aun cuando

le temblaban las manos por la afección

cardíaca y debía ayudarse con una lupa para

Figura 24: "Leandro Fernández de Moratín", óleo de

Francisco de Goya, pintado en 1799. Academia de

Artes de San Fernando, Madrid. Goya evitó el perfil

de su amigo para no tener que destacar su nariz

harto prominente.

Figura 25: "Francisco de Goya y Lucientes" retrato

de Vicente López Portaña, 1826, Museo del Prado,

Madrid.

Figura 26: litografía de Goya posmortem, en base al

dibujo de Francisco de la Torre, Burdeos, 1828.

Figura 27: Interior de la Ermita de San Antonio de la

Florida, Madrid. Delante del altar, la tumba de Goya,

quien pinto la cúpula.

Figura 28: “Cráneo de Goya” pintura de Dionisio

Fierros, 1849. Museo de Zaragoza, sección de Bellas

Artes.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


26 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 29: Goya según el escultor Mariano Benlliure (1902). A la izquierda: busto destinado a decorar la tumba. A la derecha: el pintor, de cuerpo entero, en la fachada

del Museo del Prado.

ver los detalles de lo que pintaba. Víctima

de un accidente cerebrovascular falleció el

16 de abril de 1828 en Burdeos. El dibujante

Francisco de la Torre tuvo oportunidad de

hacer el retrato posmortem de Goya, luego

impreso como litografía en el taller de

Gaulon de Burdeos (figura 26).

En 1901 se exhumaron sus restos, con

la sorpresa que faltaba la cabeza, cuyo

destino se desconoce hasta hoy. Se cree que

quizás fue robada para realizar estudios

frenológicos, tan en boga en aquel momento.

Además compartía la tumba con su amigo y

consuegro Martín de Goicoechea. El cuerpo

decapitado, junto al de Goicoechea fue

enviado a Madrid, siendo enterrados ambos

en la Ermita de San Antonio de la Florida.

Cuando Goya pintó la bellísima cúpula de

la Ermita a los 52 años de edad, no imaginó

que estaba decorando su propia tumba. La

tumba es una lápida austera, el entorno es

simplemente majestuoso (figura 27).

Para complicar aún más la investigación,

en 1849 el pintor costumbrista asturiano

Dionisio Fierros pintó una calavera y anotó

a lápiz en el bastidor “cráneo de Goya”. La

misteriosa desaparición de la cabeza del

artista apoyó la creencia de que el cuadro

de Fierros representaba realmente el cráneo

robado de Goya (figura 28).

Existen varias esculturas de Goya, incluido

un busto destinado a ser instalado en la

tumba del pintor, obra de Mariano Benlliure,

pero que finalmente, de cuerpo entero, acabó

en la fachada del Museo del Prado. Es la

efigie más copiada y difundida de Goya, con

rasgos de una persona madura, seria, adusta,

reconcentrada en el mundo del silencio en

que está sumergida (figura 29).

Conclusión

Los elementos patobiográficos de la vida

de Francisco de Goya son muchos pero de

una diversidad tal que permitió, y sigue

permitiendo, la formulación de hipótesis

encontradas, que sólo el análisis de los restos

podría dilucidar. La fuerte exposición a

pigmentos metálicos tóxicos, en especial

al plomo, que puede identificarse en sus

pinturas, amén de las condiciones de trabajo

agravantes, bien pueden vincularse con el

cuadro clínico de la afección crónica que

lo perturbó durante tantas décadas, sin

dejar de lado que a la vez padeciera otras

enfermedades de origen psiquiátrico o

infecciosas como la sífilis. La sordera grave,

los cólicos reiterados y prolongados, los

acúfenos, los trastornos del equilibrio, el

decaimiento general y la depresión pertinaz

pueden corresponder al saturnismo, enfermedad

estrictamente de carácter ocupacional.

Se ha especulado mucho sobre cómo influyó

la exteriorización de la enfermedad en sus

últimas creaciones, cada vez más oscuras y

tortuosas, con escenas de violencia extrema,

brujas y monstruos, que revelan un espíritu

depresivo y atormentado, muy alejado del

creador de bailes y escenas pueblerinas de

los primeros años (figura 30).

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


PRÁCTICA MÉDICA

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

27

Por Dr. Baltasar Aguilar Fleitas

HUMANIDADES MÉDICAS.

SU VIGENCIA PARA LA

PRÁCTICA CLÍNICA

Dr. Baltasar Aguilar Fleitas 1

Sería extravagante negar los avances que ha tenido la medicina en las últimas décadas. La ampliación

y profundización del conocimiento en biología, patología, farmacología y técnicas al servicio del arte

medico, sintetizador de los aportes de todas esas ciencias, ha llevado a que la mirada médica penetre

hasta el nivel molecular. ( 1 )

Sería extravagante negar los avances

que ha tenido la medicina en las

últimas décadas. La ampliación

y profundización del conocimiento en

biología, patología, farmacología y técnicas

al servicio del arte medico, sintetizador de

los aportes de todas esas ciencias, ha llevado

a que la mirada médica penetre hasta el nivel

molecular. (1)

El estado de situación actual, sin embargo,

no debe crearnos la ilusión de un progreso

continuo. La Historia de la Medicina, como

la historia de las ciencias en general, revela

amplios períodos de estancamiento y aun de

retroceso. Estudiar el desarrollo histórico del

conocimiento médico provee el concepto de

proceso acumulativo no lineal, en el que se

inscribe la etapa actual de aceleración del

saber. (2)

Pese a este avance – y en buena medida

quizá́ debido a ello–, vivimos en un mundo

incierto y amenazante y no estamos

todavía dotados de las herramientas que

nos permitan alcanzar la certeza en la que

desearíamos instalarnos. “La medicina ya no

es infalible. La física cuántica ha revelado que

lo imprevisible habita la intimidad última de

la materia y ella misma se ha desvanecido

en pura energía. Lo apenas estadístico ha

sustituido a la verdad exacta...”. (3)

Si bien una lectura hipercrítica de los

progresos médicos está destinada a tener

poca fortuna en los tiempos modernos,

de lo que se trata es de darnos cuenta de

que pese a ese desarrollo, la medicina se ha

complejizado y ya es imposible abarcar todas

las áreas de su saber; se ha subdividido y con

ello ha fragmentado la unidad esencial del

ser enfermo con fines gnoseológicos; se ha

tecnificado y, de alguna manera, distanciado

del sufriente; se ha matematizado y reducido

a símbolos numéricos y probabilidades la

complejidad biológica, psíquica y social de

la enfermedad...

Quiere decir que este necesario y torrencial

desenvolvimiento del conocimiento médico

ha engendrado también su contracara.

Se ha producido, como consecuencia, un

cambio notable en la relación médicopaciente

(RMP), a la vez que los pacientes

y sus familias manifiestan una importante

insatisfacción sobre lo que la ciencia médica

les ofrece.

La medicina tal como la pintó Pablo Picasso

en una obra de su juventud (1897), llamada

“Ciencia y caridad” (figura 1), ya no existe.

Esa medicina sencilla, simple, directa y

con escasos actores (el médico, la paciente,

una religiosa con un niño en brazos en el

escenario de un hogar humilde) es la pintura

de una época y de una práctica médica que

ya no volverán. Allí́ se expresa un tipo de

RMP sobre cuya pérdida o desvanecimiento

es necesario reflexionar. Pero los que

ejercemos la ciencia y arte hipocráticos

debemos celebrar que la nuestra es una de

las pocas profesiones que ha engendrado

en su vientre, a menudo soberbio, la crítica

superadora y la disconformidad intelectual

fecunda. En estos asuntos piensa la medicina

actual de todo el mundo occidental.

La nueva forma de practicar la medicina

La medicina actual –y su correspondiente

modelo de RMP– es el producto de una

compleja ilación de factores entre los cuales

vamos a jerarquizar dos que tienen de

común ser intermediaciones entre el equipo

de salud y el enfermo: 1) la intermediación

tecnológica y 2) la intermediación burocrática.

Esto significa que se han introducido

nuevos actores en la clásica RMP

y nos encontramos muy distantes de la

representación de Picasso.

El contacto directo con el enfermo se ha

reducido notoriamente como consecuencia

de la exactitud de la nueva tecnología que

parece relevar al médico de las exploraciones

físicas que, hasta no hace mucho tiempo,

proporcionaban casi toda la información

semiológica necesaria para el diagnóstico.

Artículos en prestigiosas revistas científicas

con títulos tales como “¿El examen físico ha

muerto?” o “Elogio de la clínica” se presentan

cada vez más frecuentemente. (4,5) El examen

físico, la única forma de tocar al paciente

luego del saludo, es a menudo sustituido por

una técnica o aparato que tiene una “mirada”

más profunda y resolutiva.

Por otra parte, la llegada del paciente al

médico ya no es directa, sino interme-diada

por un complejo burocrático de verificación,

registración y pago. La práctica médica

se ha institucionalizado. Ello subvierte la

intimidad de la consulta y la confidencialidad

de buena parte de la información que debería

quedar reservada al ámbito de la RMP. Hacer

público lo privado es una característica

notoria y según parece inevitable de los

sistemas de salud modernos.

Para dar trámite a esta intermediación

tecnológica y burocrática las instituciones

desarrollaron dos áreas básicas: la asistencial

1

Médico Cardiólogo. Presidente de la Asociación Médica de San José (Uruguay). Integrante del Tribunal de Ética Médica del Colegio Médico del Uruguay. Coordinador y Docente del Curso de

Humanidades Médicas “Pensando lo que hacemos” para estudiantes de medicina de la Facultad de Medicina, Universidad de la República (Uruguay)

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


28 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

"Ciencia y Caridad" (Picasso, 1897)

y la administrativa. Estas áreas han pasado

por fluctuantes predominios de una sobre

otra a lo largo del tiempo y según el caso.

Esta primera etapa de colaboración entre

ambas áreas fue seguida de otra donde el

foco de atención comenzó́ a centrarse en

el cuidado y uso eficiente de los recursos

finitos asignados al sector salud. Este celo

primordial con connotaciones éticas –

porque el cuidado de los recursos tiene

implicancias éticas– ha sido frecuentemente

invadido por visiones “economicistas” que

pretenden, incluso, intervenir en decisiones

referidas al ámbito técnico-médico.

A los factores señalados que han modificado

la RMP debe agregarse que esta se ha visto

influenciada por médicos y pacientes que

tienen nuevas exigencias y coordenadas de

actuación, en el marco de un proceso de

cambio civilizatorio. El paciente del siglo

XXI es una realidad cuyo estudio, desde

distintos ángulos, resulta ineludible pero que

desborda los objetivos de este artículo. (6-8)

Los nuevos temas de la medicina. Ubicación

de las Humanidades Médicas

El desarrollo de las áreas asistencial y

administrativa en las organizaciones

prestadoras no ha sido suficiente para

responder satisfactoriamente a las exigencias

que demanda la práctica de la medicina

actual. Eso se debe a que han surgido otras

preguntas y nuevos asuntos. El espacio

de la medicina se está ocupando cada vez

más con temas que si bien no son nuevos

en una perspectiva histórica, han cobrado

importancia creciente en las últimas décadas

tanto en la clínica como en los programas de

estudio de las facultades de Medicina. Una

enumeración sintética y necesariamente

incompleta de los “nuevos temas de la

medicina” incluye:

· la formación médica continua

· todos los asuntos inscritos en el ancho

campo de la bioética que significa la

incorporación de valores a la práctica

asistencial y a la investigación. Este capitulo

incluye el conocimiento y aplicación de los

principios fundamentales de la bioética:

autonomía, beneficencia, no maleficencia,

justicia (9)

· ética médica: vigencia de los códigos de

ética y colegiación médica obligatoria

· el análisis científico del error en medicina

y el cumplimiento de normas exigibles en

relación con la seguridad de los pacientes

· el examen y tratamiento de los comportamientos

disruptivos que se dan en el

equipo de salud, de repercusión limitada

en la medicina tradicional con un modelo

de RMP directa sin intermediarios, pero de

enorme trascendencia cuando aumentan las

exigencias de trabajo en equipo

· el análisis de los conflictos de interés que se

dan en la medicina moderna, que se lleva a

cabo de forma multicéntrica y con gran peso

valorativo de lo económico

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

29

· la necesidad de “humanizar la medicina”,

de tener un nuevo acercamiento al paciente y

su sufrimiento. Para lograr este objetivo una

de las herramientas radica en las llamadas

Humanidades Médicas.

Se entiende por Humanidades Médicas

“un campo académico de naturaleza

interdisciplinaria que vincula la salud y la

medicina con las humanidades (filosofía,

ética, historia y religión), las artes (literatura,

teatro, artes visuales, música) y las ciencias

sociales (sociología, antropología, psicología,

política, economía, derecho, estudios

culturales)...”.

“Expresado de otra manera, las Humanidades

Médicas son las disciplinas que resultan de la

decisión de las humanidades de tomar a los

fenómenos de la medicina, salud, enfermedad

y atención sanitaria como objeto de estudio

perfectamente delimita- do, y son también

el resultado de la decisión de las ciencias

biomédicas de aceptar ser analizadas desde la

perspectiva de las humanidades, las artes y las

ciencias sociales”. (10)

Las Humanidades Médicas así́ entendidas

proporcionan conocimientos sobre facetas

de la salud, la enfermedad y el ejercicio de

la medicina que habitualmente permanecen

ocultos en la formación tradicional de los

médicos. Este escotoma en el aprendizaje

del arte galénico resta elementos teóricos y

prácticos útiles para desarrollar sensibilidad,

empatía y ensanchamiento de la mirada

clínica, aspectos en los que radica buena

parte de la calidad asistencial.

Las Humanidades Médicas no son, como

equivocadamente decía Marañón, un

descanso o pasatiempo para el ajetreado

médico contemporáneo, ni constituyen

una nueva materia ajena al currículum

tradicional y que es necesario estudiar para

recibirse de médico o especialista, sino que

trata aspectos intrínsecos de la medicina

que completan la formación y la sensibilidad

médicas. Hoy están incorporadas a los

programas de pregrado y posgrado de

las principales universidades del mundo,

especialmente en Estados Unidos.

La medicina, en tanto campo de práctica

antropológica, se realiza mediante una

relación fiduciaria y asimétrica entre un

profesional y un enfermo. El objetivo de esa

práctica no siempre es curar ni rehabilitar.

En todos los casos, aun en los que se

logra la recuperación de la salud, se busca

comprender, ayudar, acompañar, sanar y

cuidar al sujeto enfermo (es decir infirme,

no firme, débil, vulnerable), sujeto que

tiene autonomía decisoria sobre su cuerpo y

proyecto de vida, y al que es preciso respetar

en su dignidad.

Es cierto que el médico debe actuar, en

primer lugar, con el imperativo de ser

buen médico desde el punto de vista

técnico. Como dice Lolas, “lo que no está

hecho según el buen arte, ya es moralmente

malo”. (11) Pero en el momento actual eso

no es suficiente. Es necesario realizar el

sincretismo de dos corrientes que se han

presentado a menudo como antagónicas, las

humanidades y la biomedicina, con el fin de

comprender la compleja y diversa realidad

de la enfermedad. La alteración de la salud

tiene una dimensión biológica, que es por la

que primero consulta el paciente y a la que

los médicos le dedicamos mayor atención,

y otra biográfica, que tiene que ver con la

vulnerabilidad psicosocial y la amenaza a los

proyectos vitales.

El idioma inglés proporciona dos vocablos

para distinguir esos dos aspectos de una

misma realidad: disease para la enfermedad

e illness para el sufrimiento que esa

enfermedad produce.

Para obtener una cabal comprensión de esa

complejidad es preciso recurrir a fuentes

médicas y no médicas. Arthur Kleinman

escribió́ en Lancet: “El currículo médico de

posgrado debe ser enriquecido con atención

a las humanidades: antropología, historia,

literatura, artes, cine, biografías, novela, todo

lo que contribuya a mejorar la sensibilidad

humana hacia la clínica”. (12)

Para entender mejor esas dos dimensiones de

la enfermedad; para comprender mejor, con

una mirada ampliada, el complejo mundo

del paciente y sus adhesiones y rechazos

en lo que al mundo médico se refiere; para

adquirir destrezas comunicacionales, incluso

en momentos límites (por ejemplo, cómo

dar malas noticias); para adquirir los saberes

bioéticos que permitan llevar adelante

con éxito una práctica frecuentemente

dilemática como lo es la medicina, es esencial

realizar esa síntesis poiética (entre lo

biomédico y las humanidades) de la que

hablamos más arriba.

Bibliografía

1. Foucault M. El nacimiento de la clínica.

Una arqueología de la mirada médica.

México: Siglo Veintiuno Editores, 2001

2. Laín Entralgo P. Historia Universal de la

Medicina. Barcelona: Salvat, 1972.

3. Albistur J. Grandes novelas del siglo XX.

Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental;

2014:10-11

4. Doval HC. Elogio de la clínica. Rev Argent

Cardiol Revista Uruguaya de Cardiología

Volumen 29 | no 2 | Agosto 2014 2005;73(5).

Disponible en: http://www.scielo.org.ar/

scielo.php?script=sci_arttext&pid=S185

037482005000500016&lg=es&nrm=iso

(consultado 13 Abr 2014)

5. Tavel M. El examen físico ha muerto:

¿debemos abandonarlo en un museo

junto a la rueca y el hacha de bronce?. Rev

Argent Cardiol 2006;74(4). Disponible

en: http://www.scielo.org.ar/scielo.

php?script=sci_arttext&pid=S1850-

37482006000400015&lng

=es&nrm=iso&tlng=es (consultado 22 Jul

2014)

6. Jovell AJ. El paciente del siglo XXI. An Sist

Sanit Navar 2006;29 (Supl.3). Disponible

en http://scie- lo.isciii.es/pdf/asisna/v29s3/

original8.pdf (consulta- do 22 Jun 2014)

7. Jovell AJ. La historia natural de la

profesión médica vista por un paciente.

Disponible en http://www.fundacionmhm.

org/pdf/Mono7/Articu- los/articulo3.pdf

(consultado 21 Mar 2014)

8. Bauman Z. Modernidad líquida. España:

Fondo de Cultura Económica; 2002

9. Pace RA, Caffaro N. Iniciación a la

bioética, con algunas reflexiones desde los

trasplantes. Buenos Ai- res: Ediciones del

Hospital Italiano;2008

10. Revista de Humanidades Médicas

y Estudios Sociales de la Ciencia y la

Tecnología. Disponible en http:// www.eajournal.com/acerca-de-ea/82-humanidades-medicas

(consultado 20 May 2014)

11. Goich A. El paciente escindido. Santiago

de Chile: Mediterráneo; 2012

12. Kleinman A. The divides self, hidden

values, and moral sensibility in medicine.

Lancet 2011: 377(9768):804-5

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


30 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

EPÓNIMOS MÉDICOS

Por Dr. Martín Dotta

LA FAMILIA CHIARI:

UNA DINASTÍA DE

ESPECIALIDADES MÉDICAS

Los Chiari, originarios del norte de Italia, constituyeron una famosa familia de médicos austríacos. El

fundador de la dinastía, Johann Baptist Chiari, se destacó como ginecólogo. Tuvo dos hijos médicos: el

patólogo Hans Chiari (1851-1916) y el otorrinolaringólogo Ottokar Chiari (1853-1918). Hermann Chiari

(1897-1969), hijo de Hans Chiari, se destacó como su padre en patología. El hijo de Ottokar Chiari,

Richard Chiari (1882-1929), se desempeñó como Director en el Hospital de Linz, y su hijo Karl Chiari

(1912-1982) fue un destacado traumatólogo. Karl Chiari tuvo, a su vez, cuatro hijos médicos.

Johann Baptist Chiari (1817-1854)

Dr. Martín Dotta 1

Epónimos relacionados:

Síndrome de Chiari-Frommel: corresponde

a uno de los tres síndromes amenorrea

galactorrea (los otros son el síndrome de

Ahumada-Del Castillo y el síndrome de

Forbes-Albright). Una lactancia prolongada

determina la amenorrea y la atrofia del útero

y los ovarios (puede durar incluso años)

después del parto. Es debido a la secreción

continua de la prolactina y disminución de la

producción de gonadotrofina. Un adenoma

pituitario puede o no estar presente. Los

síntomas son dolor en el tronco, la espalda

y la cabeza; a menudo depresión. Richard

Frommel (1854,1912), que comparte el

epónimo con Chiari, fue un ginecólogo

alemán que trabajó en Viena, Berlín y

Munich.

Biografía

Johann Baptist Chiari (figura 1) nació el 15

de junio de 1817 en Salzburgo.

Estudió medicina en Viena bajo condiciones

económicas muy precarias. Aún siendo

estudiante, ya trabajaba en el departamento

de obstetricia.

Recibió el título de doctor en medicina

en Viena en 1841 con la tesis “De legibus

mechanicis motus muscular”, donde

posteriormente practicaría obstetricia y

ginecología durante la mayor parte de su

carrera profesional. Después de obtener

un doctorado en cirugía al año siguiente,

obtuvo un puesto como asistente médico en

la primera clínica obstétrica en Viena con el

profesor Johann Klein (1788-1856), quien

era también su yerno, y posteriormente se

dedicó por completo a su especialidad, la

ginecología.

Chiari trabajó con Klein desde 1842 hasta

Figura 1- Johann Baptist Chiari (1817-1854).

Figura 2- El Josephinum (fundado en 1785 por el Emperador José II)

1

Médico del Staff de Diagnóstico Médico S.A.

Jefe del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Sanatorio Dupuytren

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

31

Figura 3- Hans Chiari (1851-1916).

Figura 4- Karl Freiherr von Rokitansky (1804-1878)

Figura 5- Richard Ladislao Heschl (1824-1881)

1844. En 1848 se convirtió en suplente del

jefe médico en obstetricia, el Dr. Eduard

Mikschik (1810-1856) y en 1849 fue

habilitado como Profesor de Obstetricia.

En 1853 fue convocado como Profesor

de Obstetricia en Praga, pero regresó a

Viena un año después para recibir un

cargo importante en la Academia Médico-

Quirúrgica Josephinum (figura 2), fundada

en 1785 por el emperador José II.

Junto Con Karl von Braun-Fernwald (1822-

1891) y José Späth (1823-1896), Chiari fue

co-editor de un manual importante en el

campo de la obstetricia titulado “Klinik der

Geburtshilfe und Gynäkologie”, publicado

en 1855, después de su muerte. Este libro

de texto fue el primero en presentar las

teorías de Ignaz Philipp Semmelweis (1818-

1865) en lo que respecta a la higiene y la

prevención de la propagación de la fiebre

puerperal, y contiene un capítulo escrito

por él sobre las enfermedades del útero.

Con el ginecólogo alemán Richard Frommel

(1854-1912) describió el “Síndrome de

Chiari-Frommel”, un trastorno postnatal

que también se conoce como “síndrome de

posparto galactorrea-amenorrea”.

Durante su actividad publicó varios artículos

en varias revistas médicas de Viena, y

también alcanzó gran importancia en virtud

de su talento organizacional, que contribuyó

a su reputación.

Murió de cólera el 11 de diciembre de 1854,

a los 37 años de edad. Sus hijos Hans Chiari

(1851-1916) y Ottokar Chiari (1853-1918)

también se destacarían en medicina.

Hans Chiari (1851-1916)

Epónimos relacionados:

Malformación de Chiari (uno de cuyos tipos

se denomina “de Arnold-Chiari” en relación

al patólogo alemán Julius Arnold), se trata

de un defecto congénito en el cual los polos

inferiores de los hemisferios cerebelosos y

del tronco cerebral atraviesan el foramen

magno invadiendo el espacio destinado a la

médula espinal. Resulta de una deformidad

del desarrollo del hueso occipital y extremo

superior de la columna cervical. Es una

causa de hidrocefalia y puede acompañarse

de espina bífida y mielomeningocele.

Puede asociarse a estenosis del acueducto

de Silvio con hidrocefalia obstructiva y

atrofia del tejido cerebral. Ambos sexos se

ven afectados, con predominio femenino

y comienzo habitual en la tercera o cuarta

década. Los síntomas pueden aparecer

en la infancia. Dolor de cabeza, vómitos,

alteraciones visuales, diplopía; torpeza

mental, falta de coordinación, parálisis

de las extremidades, ataxia cerebelosa y

trastornos sensoriales. Cabe aclarar que la

primera descripción de malformaciones

del tronco cerebral y el cerebelo en niños

con herniación de la médula espinal fue

realizada por John Cleland, diez años antes

de Hans Chiari y Julius Arnold.

Existe una clasificación de las deformidades

de Chiari:

- Tipo I: hernia total o parcial de las

amígdalas del cerebelo por debajo del

foramen magnum. Siringomielia.

- Tipo II: herniación del vermis y

protuberancia hacia el canal cervical, con

un IV ventrículo pequeño y dilatado. Casi

siempre mielomeningocele.

- Tipo III: hernia cervical alta u

occipitocervical. Contiene tejido cerebral

(meningoencefalocele).

- Tipo IV: hipoplasia severa del cerebelo a

veces asociada con encefalocele.

Síndrome de Budd-Chiari, es un trastorno

poco común caracterizado por cirrosis

hepática y ascitis debido a la obstrucción

de la vena suprahepática por un trombo o

un tumor. Característicamente el lóbulo

caudado del hígado no se ve afectado debido

a canales venosos directos hacia la vena

cava inferior. Los síntomas clínicos incluyen

hepatomegalia, dolor abdominal epigástrico

repentino con náuseas y vómitos, y ascitis.

Trastornos asociados incluyen ictericia,

hematemesis, edema de las piernas, várices

esofágicas, tromboflebitis de la vena cava

inferior y la hipertensión portal. Ocurre en

forma aguda e intermitente. Es más común

en los hombres.

Tríada de Chiari, conjunto de sucesos

clínicos causados por una fístula entre

la aorta y el esófago, como consecuencia

de una herida de bala o la ingestión de un

objeto extraño. Estos son: dolor torácico,

seguido de hemorragia arterial y finalmente

desangrado fatal después de un intervalo

libre de síntomas. Chiari lo publicó en el

1914.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


32 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Biografía

Hans Chiari (figura 3) nació el 4 de

septiembre de 1851 en Viena. Era hijo de

Johann Baptist Chiari y hermano mayor de

Ottokar Chiari.

Estudió medicina en Viena, donde fue

asistente de Karl Freiherr von Rokitansky

(figura 4), considerado el fundador, junto

con Virchow, de la anatomía patológica,

y, luego de graduarse, de Richard Ladislao

Heschl (figura 5), discípulo de Rokitansky, a

quien acompañó hasta 1879.

En 1878 recibió su habilitación para

ejercer la anatomía patológica en Viena,

y en 1883 se convirtió en Profesor de

Anatomía Patológica en la Universidad de

Praga y Superintendente en el museo de la

especialidad de la ciudad.

La mayor parte de sus trabajos consisten

en la descripción cuidadosa de exámenes

sistemáticos post mortem, a lo que dedicó

una monografía densamente ilustrada en

1896, en la cual expandió sus teorías en base

al estudio de un enorme número de casos

(figura 6). En este libro corrigió un error

muy común en la medicina de su tiempo, que

consistía en confundir las malformaciones

del cerebelo con las del tronco encefálico.

Su trabajo Über Veränderungen des

Kleinhirns, der Pons und der Medulla

oblongata infolge von Hydrocephalie

des Grosshirns (figura 7), publicado

en Praga en 1891 y por el cual recibió

gran reconocimiento en el campo de la

neurocirugía, demostró la teoría de Chiari

de que la hidrocefalia infantil era la causa

de las deformidades de la parte posterior del

cráneo.

Describió y clasificó una condición que

implica deformaciones del cerebelo y el

tronco cerebral en niños con herniación de

la médula espinal. Esta condición más tarde

sería conocida como la “malformación de

Arnold-Chiari” (figuras 8, 9 y 10), en honor

a su nombre y al del patólogo alemán Julius

Arnold (figura 11).

En 1899 y en conjunto con el internista

británico George Budd (figura 12), describió

la trombosis de las venas suprahepáticas

asociada a ascitis y cirrosis hepática,

conocida ahora como síndrome de Budd-

Chiari (figura 13).

Chiari también estudió la relación entre las

Figura 6- Ilustración del cerebelo y estructuras de la

fosa posterior realizada por Hans Chiari, que utilizó

en su monografía sobre sus trabajos post-mortem.

Figura 7 - Über Veränderungen des Kleinhirns,

der Pons und der Medulla oblongata, uno de los

principales trabajos de Hans Chiari, publicado

en Praga en 1891, por el cual recibió gran

reconocimiento en el campo de la neurocirugía.

Figura 8 - Corte sagital de resonancia magnética que

muestra el descenso de las amígdalas cerebelosas a

través del foramen magno, un defecto característico

en la malformación del Arnold-Chiari.

Figura 9 - Esquema que ilustra la malformación de

Arnold-Chiari, un defecto congénito en el cual los

polos inferiores de los hemisferios cerebelosos y

del tronco cerebral penetran por el foramen magno

invadiendo el espacio destinado a la médula espinal.

Figura 10 - Imagen de resonancia magnética que

muestra la presencia de espacios quísticos en el

espesor del cordón medular, fenómeno conocido

como siringomielia, otro de los hallazgos comunes

en la malformación de Arnold Chiari

Figura 11 - Julius Arnold (1835-1915), patólogo

alemán que da nombre a la malformación troncocerebelar

junto con Hans Chiari.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

33

placas de la arteria carótida y la trombosis

y mostró la existencia de una red de finas

fibras que se extienden entre las válvulas de

Tebesio y Eustaquio en la aurícula derecha

del corazón, llamada la “red de Chiari”,

publicada por primera vez en 1897.

En 1883, demostró una conexión fistulosa

entre un neumatocele que comunicaba los

lóbulos frontales y las celdillas etmoidales en

un paciente que murió de meningitis seguida

de un cuadro de rinorrea, indicando así otro

mecanismo productor de meningitis.

Figura 12 - George Budd (1808-1882), médico inglés

que da nombre al síndrome homónimo junto con

Hans Chiari. Figura 15- Leopold von Schrötter (1837-1908)

Chiari también hizo contribuciones

significativas con sus observaciones de

los adenomas hipofisarios. En muchas de

sus obras basamos algunas concepciones

actuales de la patología del sistema nervioso.

Amante de la enseñanza, siempre tuvo

cuidado en conservar los elementos o

estructuras que considerara interesantes

para mostrar en sus clases o exhibir en los

museos.

En 1906 fue nombrado profesor de Anatomía

Patológica en Estrasburgo, Francia, puesto

que conservó hasta su muerte en 1916.

Figura 13- Tomografía computada del abdomen

con contraste endovenoso que muestra alteración

del patrón de vascularización hepática en relación

a trombosis de venas suprahepáticas (flecha) en un

paciente con síndrome de Budd-Chiari.

Figura 14 - Ottokar Freiherr von Chiari (1853-1918),

en 1905.

Figura 16- Karl Stoerk (1832-1899),

Figura 17 - Busto de Ottokar Chiari, en los jardines

del Hospital general de Viena (foto A. Buzzi, 2012).

Ottokar Chiari (1853-1918)

Ottokar Freiherr von Chiari (figuras 14)

nació en la ciudad de Praga (en aquel

entonces territorio austríaco) el 1 de

febrero de 1853. Era hijo del ginecólogo

Johann Baptist Chiari y hermano menor del

patólogo Hans Chiari.

Estudió medicina en la Universidad

de Viena, donde luego de recibirse, se

desempeñó como asistente del destacado

internista y laringólogo Leopold von

Schrötter (figura 15).

Más tarde sucedió a Karl Stoerk (figura 16),

quien junto con Schrötter habían hecho de

Viena un importante centro de investigación

laringológica en el siglo XIX, como Director

de la Clínica de Laringología. Allí introdujo

grandes avances con procedimientos

quirúrgicos innovadores, como lo hizo

en 1912 con la operación trans-etmoidoesfenoidal.

Falleció el 12 de mayo de 1918.

En los jardines del Hospital General de Viena

hay un busto de Ottokar Chiari (figura 17).

En 1932, la calle Chiarigasse ubicada en

Favoriten, Viena, fue nombrada en su honor.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


34 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Hermann Chiari (1897-1969)

Hermann Chiari (figura 18) nació el 6

de diciembre de 1897 en Viena (Rudolf

Hospital). Al igual que su padre, Hans

Chiari, se dedicó a la patología.

Después de estudiar en la Universidad de

Viena (figura 19) y de convertirse en doctor

en medicina en 1922, se desempeñó en el

Instituto Anatómico e Histológico y en el

Instituto de Patología Experimental bajo la

dirección de Richard Paltauf (1858-1924),

quien introdujo la bacteriología y serología

en Viena, en el Instituto de los Buques y

de Medicina Tropical de Hamburgo y el

Instituto de Patología de la Charité en Berlín.

A su regreso a Viena, trabajó durante varios

años como asistente del famoso patólogo

Jakob Erdheim (1874-1937) en la morgue

del Hospital de la Fundación Rudolf. En

1926 se convirtió en asistente en el Instituto

Anatómo-Patológico de la Universidad de

Viena, a cargo de Rudolf Maresch, donde

en 1931 obtuvo el título de profesor y

finalmente sucesor de aquél en 1936.

Entre 1951 y 1953 fue Decano de la

Facultad de Medicina de la Universidad de

Viena, y desde 1954 hasta 1959 Senador

Académico. Entre 1960 y 1963 fue miembro

y vicepresidente de la Academia de Ciencias

de Austria, miembro de la Academia

Alemana de Ciencias Leopoldina en

Halle, miembro del Consejo Nacional de

Salud, Vice-Presidente de la Sociedad de

Médicos de Viena y miembro de otras varias

sociedades profesionales. También trabajó

en la OMS y, desde 1963, perteneció a la

Academia Internacional de Patología.

Su trabajo académico incluye 163 obras,

habiendo sido considerado un excelente

profesor.

Falleció el 24 de octubre de 1969.

Figura 18 - Hermann Chiari (1897-1969).

Figura 21 - Adolf Lorenz (1854-1946), cirujano

ortopédico austríaco.

Figura 19 - El edificio principal de la Universidad de Viena, construido entre 1877 y 1884 (foto A. Buzzi).

Karl Chiari (1912-1982)

Epónimos relacionados:

Operación de Chiari: se trata de la osteotomía

pélvica, una operación para la reducción de

la luxación congénita de la cadera.

Biografía

Karl Chiari nació el 6 de junio de 1912 en

Viena (figuras 20). Era bisnieto de Johann

Baptist Chiari, y nieto de Ottokar Freiherr

Figura 20 - Karl Chiari (1912-1982).

Figura 22 - Radiografía de la pelvis que muestra una

luxación de cadera. La cabeza femoral izquierda

(lado derecho de la imagen) pierde relación con la

articulación por insuficiente cobertura de la misma,

lo cual permite su desplazamiento.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

35

Bibliografía

Ashwal. The Founders of child neurology.

San Francisco: Norman Pub, 1990

Bejjani G.K.: Definition of the adult Chiari

malformation: a brief historical overview.

Neurosurg 2001. Focus 11 (1): E1.

Budd G.: On diseases of the liver. London, J.

Churchill, 1845. Page 135.

Chiari K.: Medial displacement osteotomy of

the pelvis. Clinical Orthopaedics and Related

Research, Philadelphia, 1974, 98: 55-71.

Figura 23 - Radiografía de la pelvis que muestra una osteotomía pélvica de Chiari.

Adolf Lorenz, se dedicó a los problemas de

la displasia congénita de cadera (figura 22).

Se habilitó en la especialidad en 1953 con

un trabajo sobre prótesis acrílicas y a partir

de allí se dieron a conocer sus primeras

publicaciones sobre su original osteotomía

pélvica (figura 23) para cubrir la cabeza

femoral luxada en la luxación congénita

de cadera, aunque la primera publicación

inglesa no llegaría hasta 1974. Esta técnica

logró más tarde gran prestigio.

Figura 24 - Karl Chiari (1912-1982). Retrato de 1980

en sus años como profesor de Ortopedia en Viena.

Chiari (1853-1918). Su padre, Richard

Chiari, también fue médico, y se desempeñó

como Director del Hospital General de Linz.

Estudió medicina en Viena, donde se

doctoró en 1936. Durante un corto tiempo

fue asistente del famoso profesor de

anatomía Eduard Pernkopf (1888-1955) en

el Instituto Anatómico, desde donde pasó a

trabajar con el cirujano Egon Ranzi (1875-

1939).

Durante la Segunda Guerra Mundial hizo

contribuciones importantes en el tratamiento

quirúrgico y la rehabilitación de las

personas con discapacidad, así como en la

atención de niños con discapacidad física.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial

trabajó con Adolf Lorenz (1854-1956)

(figura 21), un famoso ortopedista austríaco,

ya que, como él mismo decía, “faltaban

médicos para dedicarse a la ortopedia”.

Siguiendo la tradición de la escuela de

En 1962 fue el primer catedrático de cirugía

ortopédica en la Universidad de Viena y jefe

de la Clínica Ortopédica Universitaria en

Viena, institución donde permaneció hasta

su muerte (figura 24). En reconocimiento

a sus logros científicos, Karl fue Miembro

Honorario de la Sociedad Alemana de

Cirugía Ortopédica y Traumatología, y de

las Sociedades de Ortopedia de la República

Democrática de Alemania, Francia,

Hungría, Yugoslavia y Austria. También fue

miembro de las Sociedades de ortopedia

de Inglaterra, Suiza y los Estados Unidos.

En 1960 se convirtió en presidente de la

Sociedad Alemana de Cirugía Ortopédica

y Traumatología y miembro electo de la

Sociedad Internacional de la Cadera. Entre

1964 y 1973 fue presidente de la Unión de

Ortopedistas Austríacos.

Karl Chiari estaba interesado principalmente

en el trabajo clínico y animó a sus muchos

estudiantes y colegas para adoptar el mismo

enfoque. Durante sus años de actividad se

ganó el respeto de sus pacientes, no sólo por

sus probados conocimientos en casi todas

las ramas de la ortopedia, sino también a

través de su constante interés en ellos y su

enfoque ético de la medicina.

Falleció el 18 de enero de 1982.

Endler F. Prof. Karl Chiari on his 60 th

birthday. Wien Med Wochenschr 1972;

122:407-8.

Kierzek A. Training of Polish physicians in

rhinolaryngology in XIX century Vienna.

Otolaryngol Pol. 2000;54(5):619-22

Koehler P. J.: Chiari’s description of

cerebellar ectopy (1891). With a summary

of Cleland’s and Arnold’s contributions and

some early observations on neural-tube

defects. J. Neurosurg. 1991, 75 (5): 823–6

Lagerkvist B., Olsen L. The men behind

the syndrome. John Cleland, Hans Chiari

and Julius Arnold—3 men behind a new

phenomenon. Brain stem defects in children

with myelocele. Lakartidningen 1991, 88

(32–33): 2610–1

Lange M. 60 th anniversary of Prof. Dr. Karl

Chiari. Z Orthop Ihre Grenzgeb 1972;

\110:277-80.

Macnicol M. F., Lo H. K., Yong K. F.: Pelvic

remodeling after the Chiari osteotomy. A

long term review. The Journal of Bone and

Joint Surgery. British Volume, London,

2004, 86-B: 648-654.

Massimi L, Peppucci E, Peraio S, Di Rocco

C.: History of Chiari type I malformation.

Neurol Sci. 2011 Dec;32 Suppl 3:S263-5.

Meznik F. Karl Chiari, Obituary. International

Orthopaedia 1982; 6:139.

Mortazavi M.M., Tubbs R.S., Brockerhoff

M.A., Loukas M., Oakes W.J.: Hans Chiari

(1851-1916). The first description of Chiari

I malformation with intuitive correlation

between tonsillar ectopia and syringomyelia.

J Neurosurg Pediatr. 2011 Mar;7(3):257-60

Tubbs R.S., Cohen-Gadol A. A.: Hans Chiari

(1851-1916)J Neurol. 2010 Jul;257(7)121820

Sitio web www.whonamedit.com

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


36 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

MUSEOS DE HISTORIA DE LA

MEDICINA

Por Dr. Jorge Orlando Güerrissi 1

MUSEO DE HISTORIA

DE LA MEDICINA

FRANCISCO DE VIEDMA

(COCHABAMBA, BOLIVIA)

Dr. Jorge Orlando Güerrissi 1

El marino Francisco de Biedma y

Narváez, comúnmente conocido

como Francisco de Viedma tiene

una condicionante relación entre países

hermanos como Argentina y Bolivia a través

del desarrollo de la medicina involucrando

su condición de explorador, fundador y

benefactor de los pueblos.

Francisco de Viedma nació en Jaen (España)

el 11 de Junio de 1737 y desde pequeño

abrazó la carrera del mar integrando diversas

campañas navales en España hasta

que, llevado por sus ansias aventureras, es

enviado por la corona española para explorar

la costa patagónica argentina y poder crear

asentamientos en sus riberas con el objeto

de fomentar, proteger y asegurar esas tierras

para la dominación española (figura 1)

Estando en el Virreynato del Río de la

Plata, el 15 de diciembre de 1778 zarpó

de Montevideo, junto con el marino Juan

de la Piedra, al mando de una expedición

organizada por el Virrey Juan José Vertiz, con

la finalidad de explorar el sector de las costas

patagónicas y construir asentamientos, fuertes,

poblaciones .

Figura 1: El marino Francisco de Biedma y Narváez.

El 7 de enero de 1779 llegó al golfo de San

José, ubicado en el norte de la península

de Valdés, en el golfo de San Matías. Allí

se estableció una guarnición que se llamó

Fuerte de San José y que permaneció a cargo

de Francisco de Viedma quien, a partir

de ese asentamiento, inició numerosas

expediciones hacia el norte (hasta la

desembocadura del Rio Negro) y hacia el sur

hasta la bahía de San Julián.

En una de esas expediciones hacia la

desembocadura del Rio Negro decidió aventurarse

y penetró por el río alrededor de 30

kilometros hasta llegar a un área que por

Figura 2: Frente actual del Complejo Hospitalario Viedma.

1

Jefe de Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva del Hospital Cosme Argerich del GABA.

Docente Autorizado de la UBA. Facultad de Medicina de Buenos Aires.

Director de la Unidad de Docente y de la Carrera de Especialista de Cirugía Plástica con sede en el Hosp. Argerich.

E-mail: info.museoanatomia@med.unipi.it

Sito web: http://www.med.unipi.it/museoanatomia/

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

37

A pártir del año 1900, la ciudad de Viedma,

luego de haber sido arrasada en 1899 por una

inundación, fue confirmada como capital

del Territorio Nacional del Río Negro, al

dividirse en varias unidades el Territorio

Nacional de la Patagonia.

El territorio se convirtió en provincia

en 1955 y Viedma se transformó, al ser

declarada por la constitución provincial, en

capital de la misma el 20 de octubre de 1973

bajo la ley N° 852.

No obstante esta aclaración histórica sobre el

desarrollo de la ciudad de Viedma, la suerte

de su fundador no termina en las tierras

patagónicas, sino fue enviado por los reyes

de España como gobernador a Bolivia.

En junio de 1785 fue nombrado Gobernador

Intendente de la Provincia de Santa Cruz,

que incluía a Cochabamba, Mizque,

Moxos, Chiquitos y Santa Cruz, con sede

en Cochabamba. Es en esta ciudad donde

falleció en 1809.

Francisco de Viedma genero una estrecha

relación con la medicina de la zona ya que

había decidido que después de su muerte los

terrenos donde vivía y ejercía su mandato

sean donados para la comuna de la ciudad

con el objetivo de levantar un hospital para

su pueblo. (4,5)

Figura 3: Entrada actual del Museo de Historia de la Medicina "Francisco de Viedma".

sus características geográficas le parecieron

convenientes para iniciar un asentamiento

de colonos. Junto con el que sería luego

llamado primer navegante del Rio Negro,

el marino Basilio Villarino, decidió la

construcción de un fuerte en la margen

derecha del río, al que denominó Mercedes

de Patagones el 22 de Abril de 1779. (1)

La crecida y desbordamiento del río en junio

de ese año provocó el traslado del fuerte y

parte del pueblo surgido a su alrededor, a la

margen izquierda, donde el terreno era más

elevado. El nuevo fuerte se llamó Carmen

de Patagones. Estos dos pueblos persisten

casi como uno solo adquiriendo mayor

importancia geopolítica para el virreinato

del Rio de la Plata el Fuerte del Carmen,

mientras que el poblado de la zona sur

prácticamente se comportó como el “barrio

sur” del asentamiento.

La población denominada Mercedes de

Patagones persistió a pesar de las periódicas

inundaciones y gracias a la fertilidad de

sus tierras por la proximidad del río se va

transformando en una población que con

los años, llega a constituirse la capital de la

provincia de Río Negro. (2)

En el año 1878, al trazarse los límites

entre la Provincia de Buenos Aires y

la Gobernación de la Patagonia, se separan

las ciudades de Carmen de Patagones y

Mercedes de Patagones. El 21 de Octubre

de 1878 el primer gobernador de la

Patagonia, Alvaro Barros, determinó que sea

rebautizada bajo el nombre de Viedma, en

homenaje a su fundador y se transforma en

la capital de la gobernación. (3)

En 1880 se terminó de construir el nuevo

hospital pasando a ser administrado por

las religiosas de la Orden de Santa Ana.

La edificación original de este hospital

fue la misma casa de Viedma, que luego

se trasforma en el Complejo Hospitalario

Viedma (figura 2). (6)

Parte de su edificio será la sede del Museo

de historia de la medicina de Cochabamba y

llevará su nombre.

El Museo de historia de la medicina Don

Francisco de Viedma

Este centro histórico nació en 1996 gracias

a la iniciativa de su director, el doctor Luis

Quiroga, al volver de los Estados Unidos

después de 25 años, con la colaboración de

la Academia Boliviana de la Medicina y la

Honorable Alcaldía Municipal. Gestionó con

la Alcaldía en la Casona Santibáñez para que

se pueda exhibir equipos médicos históricos,

libros, fotografías y otros elementos que

son muestra de la medicina de épocas más

remotas.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


38 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

ver instrumentos desde los egipcios hasta

nuestra época.

Figura 4: Objetos de la primera farmacia de Cochabamba (1810)

Figura 5: Equipamiento radiológico (1950)

Cerrado por espacio de algunos años, fue

reabierto en el año 2007 en una dependencia

del antiguo Hospital Viedma, más específicamente

en el Pabellón de Cirugía del

citado Hospital (figura 3).

El Museo de Historia de la Medicina

“Francisco de Viedma” es un centro histórico

donde se exhiben diversos objetos que

relatan la evolución de esta ciencia a lo largo

del tiempo. Está considerado como el más

importante de su tipo en Latinoamérica.

Cuenta con muchas piezas de exhibición

y de varias salas que conforman cerca de

10 ambientes. Mil piezas en exhibición se

distribuyen por las diferentes salas, como

la de Medicina Mundial dónde se pueden

Existe una Sala Radiología, donde se

encuentran equipos de rayos x que datan

de 1950, una Galería de Fotografías de

notables médicos del área cochabambina

y boliviana, una Botica con objetos de la

primera farmacia de Cochabamba de

1810, aparatos de laboratorio de antaño,

instrumentos quirúrgicos antiguos y mil

libros sobre historia de la medicina (figuras

4 y 5).

El museo pertenece al Patrimonio

Cultural de la Alcaldía de Cercado, pero

se están haciendo los contactos con la

Gobernación de Cochabamba para que el

pase a la administración de la Alcaldía de

Cochabamba y de esa forma puedan lograr

su ampliación y preservación.

De los 10 ambientes que cuenta el Museo, el

primero exhibe la Historia de la Medicina

Mundial, donde encontramos una serie

de pinturas que van desde la medicina

primitiva de los hombres de la prehistoria

hasta el presente con la atención del Médico

Familiar. Son 50 fotografías a colores que

están en exposición permanente. En el

mismo ambiente existen 10 vitrinas donde

se expone la historia de los diferentes

instrumentos (fonendoscopio, tensiómetro,

estetoscopio, termómetros, diapasones, etc.)

todos explicados en base a la evolución de

los mismos.( figuras 6 y 7).

El segundo ambiente expone características

simbólicas típicas del médico, como el

mandil blanco, el fonendoscopio, el maletín

negro, el espejo frontal e instrumentos que

el médico utilizó y utiliza actualmente en

el cuidado de sus pacientes. Además, existe

una serie de herramientas de uso moderno.

El tercer ambiente, Radiología, es donde se

hallan todos los instrumentos relacionados

con la imagenología algunos de los cuales

datan de principios del año 1900, cino años

más tarde de su descubrimiento. Además,

hay ecógrafos y un equipo de rayos X en

funcionamiento. Se espera la llegada de un

equipo de resonancia magnética (figura 8).

El cuarto ambiente es el de la Galería de los

Médicos Notables, donde están los médicos

más sobresalientes de Cochabamba que

hicieron época en sus años, como el Dr. Julio

Rodriguez, Fundador del Hospital Viedma

en 1880; el Doctor Julio Rodríguez Rivas,

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

39

abuelo del famoso Doctor de Medicina

Interna, llamado también Julio Rodriguez;

el Dr. Aurelio Meleán, cofundador de la

Facultad de Medicina junto Aurelio García,

en 1932. Son 50 fotografía donadas por las

familias de los citados doctores.

El quinto ambiente es de la Farmacia o

Botica Antigua. Data de 1880, cuando las

hermanas de Santa Ana llegaron a ayudar al

Hospital Viedma. Se conserva intacta y tiene

todos los frascos con diferentes sustancias

para elaborar las prescripciones médicas.

El sexto es el Laboratorio, que cuenta con

una serie de equipos médicos empleados

en el Hospital Viedma entre 1800 a 1880.

Se pueden apreciar 2 electrocardiógrafos

Einthoven de 1900, además de 2 electroencefalógrafos.

Figura 6: Exhibición de 50 fotografías a colores que muestran la evolución de la historia de la medicina

mundial, junto con 10 vitrinas donde se expone la historia de los diferentes instrumentos médicos.

El séptimo ambiente es Cirugía, donde

se exhiben todos los instrumentos de

anestesiología y cirugía, particularmente

de gineco-obstetricia, ya que era en este

ambiente donde atendían lo partos y se

realizaban cirugías ginecológicas. Además,

cuenta con todos los instrumentos usados

actualmente en cirugía general (figura 9).

El octavo ambiente explica la Medicina

Tradicional. Allí están las plantas medicinales,

tradicionales, usadas por nuestros

callahuayas y artefactos que aún se utilizan

en la Medicina Tradicional (figura 10).

El noveno ambiente es Oftalmología y

Otorrinolaringología, donde se encuentran

cuadros de todos los pioneros y fundadores

de esta especialidad, además de equipos

antiguos usados principalmente en oftalmología.

El décimo ambiente es Odontología, donde

se exhiben dos equipos antiguos en los que

se realizaban los tratamientos y cirugías

odontológicas. Estamos a la espera de incrementar

el número de instrumentos dentales

No solo se exibe instrumental médico, libros,

fotografías, etc, sino además se puede

llegar a apreciar las características que tenía

la sala de cirugía con su iluminación natural,

su pisos embaldozados y que ahora es lugar

de exposición y resguardo del patrimonio

médico de Cochabamba (figura 12)

Figura 7: Colección de instrumentos quirúrgicos

antiguos.

Figura 8: Antiguo equipo radiológico.

La hermandad entre los pueblos latinoamericanos

no solo se da por el origen de

sus creaciones y fundaciones realizadas

por españoles, sino en relación de vínculos

Figura 9: Exhibixión de instrumentos de anestesiología y cirugía.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


40 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 10: Implementos para rituales de la medicina tradicional local.

Figura 11: Equipo odontológico.

Bibliografia.

Entraigas Raul A. El Fuerte del Rio Negro

Librería Don Bosco , Buenos Aires, 1960.

Biedma J.J. Cronica Historica del Rio Negro

de Patagones. J Canter Buenos Aires, 1905

Biedma J.J. Crónica Histórica del Rio Negro.

J. Canter, Buenos Aires, 1905.

4. Francisco de Viedma. Decripción geográfica

y estadística de la Provincia de Santa

Cruz de la Sierra. 3° edición. Editorial “los

amigos del libro” Cocha-bamba, Bolivia,

1969.

Figura 12: La antigua sala de cirugía con su iluminación natural y su piso embaldozados (actualmente es una

sala de exposición y resguardo del patrimonio médico de Cochabamba.

distintos, como en este caso, a través del

fundador de la Ciudad de Viedma (Rio

Negro, Argentina) Francisco de Viedma

y la construcción del hospital que lleva su

nombre en Cochabamba, por donación

de los terrenos donde vivió y actuó como

Gobernador de la región. La creación de un

Museo de Historia de la Medicina con su

nombre, con especial referencia a mostrar

detalles de la medicina de antaño en la región

de Cochabamba, pone un sello particular

y distintivo a esa relación “médica” de la

hermandad argentino-boliviana.

Irrazabal Larrain J.M. Historia de las

relaciones internacionales con Chile.

La Patagonia Errores geográficos y

diplomáticos. Editprial Andres Bello,

Santiago de Chile, 1966.

Mayorga F., Moreno D.E, Torrez Y F.

Politica e identidad en Cochabamba. 1°

Edicion. Centro de Estudios Superiores

Universitarios . Universidad Mayor de San

Simón. 2011.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

41

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


COLABORACIÓN NACIONAL

42 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por Prof. Lic. Norma Isabel Sánchez

LA AMISTAD FRANCO-ARGENTINA

A 100 AÑOS DE LA

PRIMERA GUERRA MUNDIAL

Viejos tiempos

Las relaciones entre las naciones trascurre,

con frecuencia, por situaciones variadas,

que suelen expresar momentos de mayor

o menor amistad. Algo equivalente puede

decirse de las franco-argentinas.

Si hacemos un poco de memoria, nos

vamos al siglo XVI, cuando comenzaba

el reconocimiento territorial del que, más

tarde, sería nuestro país, momento en el que

Francisco I (de la dinastía de los Capeto,

rama Valois-Angulema) gobernaba en la

Francia tardío medieval y en España lo hacía

Carlos I (de la dinastía Habsburgo o Casa

de Austria), nieto de los Reyes Católicos. Se

fundó la primera ciudad de Buenos Aires

(1536) y la segunda y definitiva (1580) en

tiempos de Enrique IV (el iniciador de la

dinastía de Borbón) y de Felipe II, en uno

y otro reino. Tenían múltiples diferencias

y un mismo interés: el dominio del Nuevo

Mundo o las Indias Occidentales. Pronto

se solidificarían los flamantes imperios,

las bisoñas potencias, todo regado con

frecuentes conflictos bélicos, por cuestiones

jurisdiccionales, vinculadas a razones

económicas (para dar predominio a la

corriente mercantilista). Por los entresijos

de las ambiciones, se colaba la británica

Isabel Tudor. Estos fueron los tres reinos

que se adueñaron de la mayoría de las tierras

americanas: España, Francia y Gran Bretaña.

En Eurpoa algunas de las figuras emblemáticas

eran el teólogo Juan Calvino (1509-

64) y el filósofo René Descartes (1596-1650).

A estas latitudes llegaban investigadores,

naturalistas y demás, interesados en la flora,

la fauna, el clima, las poblaciones de esta

región del sub-continente.

El rey Luis XIII tuvo un asesor fundamental,

el cardenal Richelieu, quien consiguió poner

a Francia en el primer plano de la política

europea. En tanto, su sucesor, Luis XIV,

depositó su confianza en el secretario de

hacienda, Jean-Baptiste Colbert, y hasta se

Figura 1: El militar francés Santiago de Liniers y Bremond (1753-1810)

planificó una ocupación del Río de la Plata 1 ,

que se frustró. Mientras España mostraba

un cierto agotamiento en su conducción

política y sobrevendría la guerra de sucesión,

son momentos de frenéticas idas y venidas

entre Paris, Madrid y las cortes de Europa. Se

admiraba el lujo de Versalles, la arquitectura

parisina en general, la buena literatura

y el refinamiento de los modales galos.

Deslumbramiento despertaban la Universitè

de París, el Collège Royal, la Académie des

Sciences, el Observatoire de París, como

hacedores de una ciencia colectiva por

encima de las expresiones solitarias; no

menos la revista científica Journal des

Figura 2: El naturalista, médico y botánico francés

Aimé Bonpland (1773-1858)

1

Departamento de Humanidades Médicas. Facultad de Medicina, UBA

1

Como resulta del proyecto de Barthélemy de Massiac, autor del Plan francés de conquista de Buenos Aires.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

43

Antoine de Bougainville fundó el puerto de

San Luis en la isla oriental y la denominaron

islas Malouines (en honra al puerto de Saint

Maló, de donde procedían), y de inmediato

apareció la protesta española. El nombre

mutó a Malvinas.

En 1776, se creaba del Virreinato del

Río de la Plata, que le dio a la región un

rejuvenecimiento administrativo y económico

y hasta se impulsó la organización de

las “intendencias”.

Allá, Luis XVI, jefe político de trágico destino.

Las novedosas ideas que tanto se difundían

por suelos europeos y americanos, parecían

cercenadas en la misma Francia y estalló

un levantamiento violento: la revolución

de 1789, seguida de la Declaración de los

Derechos del Hombre y del Ciudadano y

el dictado de una Constitución. Circulaban

los nombres de Camille Desmoulins,

Georges-Jacques Danton, Jean-Paul Marat,

Maximilien Robespierre… Luego se impuso

el Directorio. Las noticias de los periódicos

llegados de Europa, con notable retrazo, eran

motivo de comentarios entre contertulios

rioplatenses atentos a las novedades

políticas. Menos interesante fue la difusión

del caso de Haití y el levantamiento de

François-Dominique Toussant Luverture, al

que siguió un final lamentable.

Figura 3: El naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt (1769-1859)

Sçavans. El reino de más allá de los Pirineos,

había entrado con todo en la modernidad.

Los tratados firmados en Utrecht serán

importantísimos para una parte de la

posterior política occidental: Felipe V,

miembro de la dinastía Borbón, será

reconocido como el soberano español. Un

puñado de pensadores hacía escuchar su voz:

el barón de Montesquieu, François Voltaire y

unos cuantos más, propios del período de la

Ilustración. Sorprendían, en el ámbito de la

ciencia, Antoine Lavoisier, Georges Buffon,

Georges Cuvier, François Appert, Jean-

Baptiste Lamarck, Philippe Pinel, Pierre

Laplace, René Laënnec, André Ampère, no

menos el desempeño de Francisco Quesnay

y sus principios fisiocráticos, o el accionar

de Denis Diderot y Jean D´Alembert. A

una lejana y pobre Buenos Aires, famosa

ya entonces por la práctica “ilegal del

comercio”, llegaban estas ideas, a través de

unos pocos viajeros (al modo del naturalista

Acarete du Biscay) y un reducido público

que se desplazaban entre dos geografías

tan distantes. Más de uno se interesaba por

la L’Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné

des sciences, des arts et des métiers, en tanto

algunas autoridades españolas y de la misma

Iglesia católica hacían esfuerzos por evitar su

difusión.

Carlos III de España, buen ejemplo del

“déspota ilustrado”, introdujo reformas

liberales, de cuño francés, mientras

marinos, súbditos de Luis XV, reconocían

las Islas Malvinas (hacia 1764), previamente

avistadas por navegantes españoles y Louis-

Continuaban los viajes de estudio y

exploración, hasta que, en meses previos

a la revolución de mayo de 1810 (origen

prístino de nuestra vida independiente)

encontramos a un militar francés, Santiago

de Liniers y Bremond (figura 1), quien,

como funcionario de la corona española,

estuvo presente en la defensa de Buenos

Aires, ante las pretendidas ocupaciones

inglesas de 1806 y 1807. Fue el penúltimo

virrey del Río de la Plata y conde de Buenos

Aires. En pocos años pasó de ser un hombre

admirado, a un traidor castigado con el

fusilamiento: así suele ser la política en

momentos de turbulencia. Por entonces

el hombre fuerte era el corso Napoleón

Bonaparte y su contraparte, en España,

Carlos IV.

La América ibérica está convulsionada. Hay

rumores inquietantes y se expanden los

intentos separatistas, mientras se sabe de la

derrota del invasor en la batalla de Bailén

y llegada de la corte portuguesa a Río de

Janeiro. A la vez, se cierra el ciclo del mundo

americano, periférico, como proveedor de

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


44 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 4a: El naturalista y explorador francés Alcide

D´Orbigny (1802-1857)

Figura 4b: “Voyage dans l'Amerique Méridionale”

(Alcide D´Orbigny, 1834)

datos, de información, de materiales para

que se desarrolle la ciencia europea.

Avanzamos al primer aniversario de

Mayo de 1810. Los “jacobinos” locales

comienzan a perder fuerza y las noticias

del fallecimiento de Mariano Moreno, el

hombre que había aconsejado la lectura del

texto del ginebrino Jean-Jacques Rousseau,

tranquiliza a algunos y preocupa a otros.

Hay una propuesta de civilidad: promover

en la comunidad una religión (por encima

de aquella “que vincula a los hombres con

Dios”), la que crea ligazón entre la polis y

el ciudadano. Eso, más tarde, será justicia

social, la que exalta la virtud del trabajo

por la comunidad, con proyectos y valores

compartidos, borrando las desigualdades

más profundas. Otra impactante novedad

es el fusilamiento del cura mexicano Miguel

Hidalgo, en la agitada Nueva España.

Un nuevo país americano y las relaciones

franco-argentinas

Sobrevino la Francia de Luis XVIII y Carlos

X, la España de Fernando VII, mientras las

Provincias Unidas del Río de la Plata vivían

situaciones de mucha convulsión. Aun así,

un político del momento, fuerte en Buenos

Aires, Bernardino Rivadavia, contrató los

servicios del naturalista Aimé Bonpland 2

(figura 2), quien junto a Alexander von

Humboldt (figura 3) había realizado un viaje

por América y escrito “Voyage aux Règions

Equinoxiales du Nouveau Continent”

(1799-1834). Instalado en estas tierras, tuvo

una vida azarosa, lejana al buen confort e

hizo importantes estudios de la yerba mate.

Otro visitante de renombre, enviado por

el Museo de Historia Natural de París, fue

Alcide D´Orbiny 3 (figura 4a), autor de

“Voyage dans l’Amerique Méridionale” (1834)

(figura 4b). Por entonces la vieja nación

promocionaba el traslado de naturalistas

a los más variados rincones del planeta,

en su afán por mantener en alto la fama

de la ciencia francesa. Vinieron, además,

educadores, matemáticos, astrónomos, cartógrafos,

ingenieros pintores. Habíamos

comenzado a organizar las bibliotecas

públicas, los archivos documentales, impulsar

los estudios universitarios.

Se sucedieron, allá, las revoluciones: de 1830

(el ascenso de Luis Felipe de Orleáns) y de

1848, mientras se formaban asociaciones

secretas, de ideales republicanos y democráticos,

y el joven porteño que se hallaba

en Francia, Esteban Echeverría, por un

exilio inducido, adhirió entusiasta y ayudó

a organizar algo equivalente, mientras

admiraba al conde de Saint Simon, Luis

Blanc, Charles Fourier, Agustin Thierry…

Hicieron furor las ideas plasmadas en el

“Manifiesto del Partido Comunista”, de dos

alemanes residentes en París: Karl H. Marx

y Friedrich Engels. La revolución industrial

crecía a pleno vapor.

El caos y la anarquía se mantenían entre

nosotros, en tanto allá tomaba forma la

Segunda República y emergía Luis Napoleón

Bonaparte, primero como presidente y

luego, ya Napoleón III, como emperador.

Estamos en el tercer aniversario de Mayo de

1810. Estas tierras americanas, en años de la

vieja Confederación Argentina, soportaron

Figura 5: Representación de la batalla de la Vuelta de Obligado en el reverso de un billete de $20.

2

Sus nombres completos: Aimé Jacques Alexandre Goujaud; pero firmaba Amadeo o Amado en los países hispanohablantes (Francia, 1773-Corrientes, 1858). Era médico, había sido asistente,

como botánico, de Josefina Bonaparte.

3

Vivió entre 1802 y 1857. Esta obra tuvo nueve volúmenes.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

45

Figura 6: El Vice-Almirante francés Jean H. Dupotet

(1777-1852)

Figura 8b: El Reino de la Araucanía y de la Patagonia

un bloqueo anglo-francés (o Guerra del

Paraná, 1848-50) que, bajos pretextos varios,

tenía relación con intereses económicos

afectados y del que no fueron ajenas las

disputas políticas internas de esos años. Fue

levantado por medio de los tratados Arana-

Figura 7a: “Description Géographique et Statistique

de la Confédération Argentine”

(Martin de Moussy, 1860-4)

Southern y Arana-Le Predour. La batalla

fundamental de este enfrentamiento, fue

la denominada Vuelta de Obligado (20 de

noviembre de 1848), sobre aguas y costa del

norte de la provincia de Buenos Aires (figura

5). De este suceso, han pasado 166 años.

Figura 8a: El abogado francés Orélie Antoine de

Tounens (1825-1878), que se proclamó rey de la

Araucanía y la Patagonia.

Aun así, el gobernador de una de las

provincias, Juan Manuel de Rosas, entregó

al comandante Jean H. Dupotet (figura 6),

cajones con fósiles reunidos por el médico

y naturalista Francisco Javier Muñiz, con

destino a museos de Francia. Era una manera

de poner “en el mundo” datos del trasfondo

geológico pampeano o, también, puede

interpretarse como un desprendimiento

innecesario. Poco después, se difundió la

noticia de que nuestro Padre de la Patria,

José de San Martín, había fallecido en el

solar que eligió para terminar sus días, allá

en Boulogne-Sur-Mer.

En tanto en México, se dio otra injustificada

intervención europea, imponiendo como

emperador a Maximiliano de Austria, con la

anuencia de Francia, Gran Bretaña y España,

mientras Benito Juárez y Porfirio Díaz

intentaban una fuerte resistencia. EEUU

estuvo distante, pues viviría los propios

sucesos de la Guerra de Secesión.

Aquellos rioplatenses que podían afrontar

un viaje de estudio por el Viejo Mundo

no olvidaban detenerse en Francia, a la

que se admiraba y hasta el hablar local se

impregnó de vocablos galos. Se la imputaba

más elegante que España y sus modos, sus

costumbres, fueron imitados por las clases

altas Estaba en ciernes la ciencia de la etapa

independiente.

Durante el tiempo del Segundo Imperio,

la Argentina se transformó (no sin vicisitudes)

en una República unificada en

14 provincias y comenzó la era de los

4

Martin de Moussy (1810-69). Vivió un tiempo en Río de Janeiro (1841) y en Montevideo, donde dirigió el hospital de la legión francesa durante los meses del sitio a esta ciudad; fundó la Sociedad

de Medicina de Montevideo y publicó varios trabajos científicos. Tras el fin político de Rosas, fue contratado, como geógrafo, por Justo José de Urquiza, el hombre fuerte de la nueva Confederación.

Nota: para ampliar la presencia francesa, ver: Kohn Loncarica, Alfredo. Historia de la inmigración médica en la república Argentina (tesis de doctorado). FM/UBA; 1981 (inédita).

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


46 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 7b: Una ilustración de “Description Géographique et Statistique de la Confédération Argentine” (Martin de Moussy, 1860-4)

presidentes constitucionales. Ya estaba por

acá el médico Martin de Moussy, autor de

“Description Géographique et Statistique

de la Confédération Argentine” (1860-

4) (figuras 7a y 7b), que completó con un

interesante “Atlas” (1869) 4 , tercer gran

visitante de origen galo y a quienes se les debe

datos enriquecedores y casi únicos sobre

determinados lugares los territorios del

norte y el sur argentino, para completar a los

anteriores. Se abría la etapa de las relaciones

cordiales que, oportunamente, potenciaron,

por lo menos, dos diplomáticos: José C. Paz

y Marcelo T. de Alvear. Aun así, en aquellos

años se dio una particular aventura: la de

Orélie Antoine de Tounens (figura 8a), quien

pretendió fundar el Reino de la Araucanía y

de la Patagonia (Royaume d´Araucanie et de

Patagonie; la Nueva Francia) (figura 8b), con

una parte del actual suelo de Chile y otro,

muy importante, de la Argentina.

Contemporánea a la Tercera República, con

las gestiones de Jules Ferry (figura 9), Léon

Gambetta (figura 10), Louis-Adolphe Thiers

(figura 11) y algunos otros, la Argentina

se consolida y recibe una inmigración

francesa de fuerte impronta. Algunos

fueron contratados como profesores universitarios,

otros para dirigir escuelas,

observatorios y demás. Aspirábamos a dar

forma a una ciencia propia y, para tal fin,

hubo que apelar, en parte, a los extranjeros,

mientras se intensificaban y diversificaban

los estudios universitarios, las academias,

el periodismo científico y hasta se fundó la

Sociedad Científica Argentina (1872), con

la publicación de sus Anales, a solo dos años

de la instalación de l’ Association française

pour l’avancement des sciences. Algunos

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

47

Figura 10: El plítico republicano francés Léon

Gambetta (1838-1882), que desempeñó un papel

central en los inicios de la Tercera República

Francesa.

Figura 9: El político francés Jules Ferry (1832-1893)

gestores de la política nacional tenían claras

ideas sobre qué se necesitaba, al modo de

Domingo F. Sarmiento, Juan M. Gutiérrez,

Bartolomé Mitre, Nicolás Avellaneda.

Fue llamado Francisco Beuf para hacerse

cargo de la Escuela Naval Militar (habilitada

en 1872), de la Oficina Central de Hidrografía

(en 1879) y el compromiso de dirigir un

observatorio que se crearía, que en efecto

aconteció y a un año de funcionamiento

estuvo en condiciones de calcular la hora y

ajustar los cronógrafos de los buques de la

escuadra. Algo después, Beuf pasó a dirigir

el Observatorio de la Plata (figura 12).

Alrededor de 1888, el Observatorio Naval

inició la emisión de una señal luminosa

que indicaba la hora diariamente. En 1923,

durante la presidencia de Alvear (y asesorado

por la SCA), se adoptó como hora oficial a

la provista por la Marina, señalada por el

reloj de la torre de Plaza Británica (zona de

Retiro). Precisión que se proporcionaba a la

Dirección General de Correos y Telégrafos,

el encargado de difundirla al interior por

medio de sus oficinas y de las estaciones del

ferrocarril.

Había un auténtico respeto por la cultura

y la ciencia francesa y mucho se admiraba

la construcción del canal de Suez,

responsabilidad de la empresa de Ferdinad

de Lesseps, para la que se emplearon

máquinas que parecían una proeza de la

tecnología.

Otro dato de color es la vocación del

público argentino por las exhibiciones

cinematográficas de cuño francés, iniciadas

alrededor de 1896, con filmes de

los hermanos Lumière. Dos años había

arribado a Buenos Aires un kinetoscopio,

rudimentario aparato para ver figuras en

movimiento y luego vino la importación de

cámaras de ese origen. Se le debe al francés

Eugenio Py (figura 13), residente entre

nosotros, del corto: “La bandera argentina”.

Desde acá se seguía con interés la política de

aquel país, donde sobresalía, entre muchos,

Raymond Poincaré, todo condimentado con

algunos escándalos político-administrativos,

entre los que se ubica el fracaso del intento

por abrir el canal de Panamá, que, después,

encararía EEUU. Motivo de análisis era la

política exterior francesa en el norte del

África y la colonial en el lejano Oriente,

particularmente en Indochina, zonas

ricas en productos fundamentales para el

desarrollo económico, donde no sería mejor

la gravitación del petróleo y del caucho (tal

vez como compensación por la mala venta

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


48 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

de la Louisiane, de décadas pasadas). Se

intensificaba la industria bélica y la “paz

armada”.

La Primera Guerra Mundial

Estamos en el primer Centenario de los

fastos de Mayo. Llegaron estadistas como

Georges-Benjamin Clemenceau (figura 14)

y Jean Jaurés (figura 15), escritores como

Anatole France (figura 16) y Jules Huret,

autor de “De Buenos Aires al Gran Chaco”

(figura 17), a un país que mostraba en la

arquitectura, el paisajismo, el urbanismo la

influencia francesa. Además, hasta la cocina

y el paladar local estaban impregnados

de sus gustos. La colectividad francesa

era importante, organizada en torno a

asociaciones de recreación, filantrópicas

y/o culturales y se reflejaba, incluso, fuera

de la capital: varias colonias prosperaban

en el interior. También, habían capitales de

inversión de ese origen y posiblemente el

mejor ejemplo, esté en los ferrocarriles del

litoral, además de los comercios (farmacias,

tiendas de ventas de ropa, bazares,

almacenes, etc.) y actividades financieras y

aseguradoras.

Unos años después, a mediados de 1914, se

precipitaron una serie de acontecimientos y

los diarios de Buenos Aires, en especial La

Nación, La Prensa, La Vanguardia, La Razón

y Crítica, pero también revistas al modo de

Caras y Caretas, anoticiaron del magnicidio

del archiduque Francisco Fernando de

Habsburgo, de la situación caótica en los

Balcanes y sobre el inicio de las hostilidades

y un sinfín de otras cuestiones. Europa

estaba en guerra (figuras 18a a 18d). Poco

después informaron sobre la Batalla de las

Islas Malvinas, la muerte del comandante

germano Maximilian von Spee y otros

sucesos.

Sabido es que la Argentina mantuvo, como

conducta gubernamental, la neutralidad

(tanto con José Figueroa Alcorta como

con Hipólito Yrigoyen, cabezas de partidos

políticos enfrentados). Era una vendedora

consecuente de productos a Gran Bretaña

que, junto a Francia y Rusia, integraba

la Entente Cordiale o Triple Entente.

Sin embargo, un grupo importante de

particulares, en ejercicio de su libertad

y de su responsabilidad, partió a Europa

para asistir, de variadas maneras, a los

Figura 11: El político republicano francés Louis-

Adolphe Thiers (1838-1882), que desempeñó un

papel central en los inicios de la Tercera República

Francesa.

Figura 12: "Curso de Geodesia y Topografía"

(Francisco Beuf)

Figura 13: El fotógrafo y cineasta de origen francés

naturalizado argentino Eugenio Py (1859-1924)

Figura 14: El médico y político francés Georges-

Benjamin Clemenceau (1841-1929), que alcanzó

el cargo de Primer Ministro y Jefe de Gobierno

durante el régimen de la Tercera República

Francesa.

Figura 15: El político socialista francés Jean Jaurés

(1859-1914)

Figura 16: El escritor francés Anatole France

(1844-1924)

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

49

Figura 17: “De Buenos Aires al Gran Chaco” (Jules

Huret, 1912)

Figura 18a: Postal francesa (Primera Guerra Mundial)

Figura 17: “De Buenos Aires al Gran Chaco” (Jules

Huret, 1912)

amigos franceses, en tanto otros un tanto

presionados por las delegaciones consulares.

A un sector de la población le afloró el

sentimiento de solidaridad y un buen

ejemplo es la reunión de fondos, entre

filántropos y afectos, que acrecentaron los

que se juntaban entre los residentes allá y

fue posible el funcionamiento del Hospital

Argentino en París (mayo de 1917; en el 14

rue Jules Claretie de Paris XVI) (figura 19).

La memoria permite recordar los nombres

de algunos médicos: Enrique Finochietto,

Pedro Chutro, Enrique Amadeo

Beretervide, Rafael Cisneros, Horacio

Martínez Leanes y Lorenzo Moss, que se

dispusieron ayudar a los combatientes que

lo necesitaban. Podemos preguntarnos,

¿por qué lo hicieron? Es la misma que hoy

emerge cuando analizamos el accionar de

los denominados “médicos sin fronteras”:

¿por qué no se quedan en la tranquilidad de

sus hogares, en los hospitales del país, para

qué ponen en riesgo sus vidas, por exceso de

valentía, por un humanismo desenfrenado?

No tenemos una sola respuesta.

Hubo otra manera de colaborar con los

combatientes, no tan directa, pero si efectiva:

Luis Agote descubrió, mientras trabajaba en

el laboratorio del viejo Hospital Rawson, en

un momento muy oportuno (noviembre

de 1914) un método anticoagulante muy

apropiado para las transfusiones sanguíneas

(mediante el empleo de citrato neutro de

sodio) y revolucionó a la hemoterapia. La

ciencia argentina ponía al servicio de la

humanidad un adelanto significativo, que

no todos supieron reconocer (todavía hoy

se discute si es auténticamente original: lo

importante es que sirvió).

La guerra tuvo tres dimensiones: de tierra,

mar y aire. Justamente, hasta cooperaron

algunos aviadores argentinos, al modo de

Eduardo A. Olivero y Vicente Almandos

Almonacid, cuando el desarrollo de esta

era claramente incipiente. También hubo

muchos otros, cuyos nombres lamentablemente

ignoramos, que participaron

cubriendo las más variadas tareas, ya como

mensajeros, ya como enfermeros, camilleros,

cocineros, etc. Parecía imposible que ese

país, que había dado a la ciencia universal

(y a la cultura en general) figuras de un

calibre destacadísimo, viera desaparecer,

tras bombardeos y llamas, los edificios, las

fábricas, las casas de departamentos, las

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


50 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 18c: Postal francesa (Primera Guerra Mundial)

obras públicas, las joyas arquitectónicas,

los bulevares. Había sido, o era, la patria

de: Augusto Comte, Joseph Niepce, Urbain

Leverrier, Jules-Henri Poincaré, Claude

Bernard, Louis Pasteur, Gay Lussac, Louis

Daguerre, Pierre Berthelot, Agustin Fresnel,

Jean Foucault, Antoine-Henri Becquerel. No

menor era el reconocimiento a Pierre Curie

y María Sklodowska-Curie y, justamente esta

mujer, dos veces premio Nobel, ayudó junto

a su hija Irène, con un precario transporte y

una máquina de rayos X, a dar resoluciones

de los cirujanos de emergencia (figura 20).

Algo equivalente hizo Alexis Carrel (figura

21), quien empleó un fluido antiséptico, a

base de hipoclorito sódico, que bajaba la

curva de mortalidad por heridas infecciosas,

importante para la etapa de la pre-penicilina.

Son estos unos pocos nombres que explican

por qué los jóvenes de entonces querían ir

allá a estudiar matemática, física, química,

medicina, ciencia jurídica, meteorología,

arquitectura, pintura, cartografía, escultura,

diseño de paisajes, … Buenos Aires

comenzaba ser conocida como la “París del

Plata”.

La ciudadanía, en general, no permaneció

indiferente: un número significativo de

los nuevos pobladores habían llegado de

Figura 18d: Postal francesa

(Primera Guerra Mundial)

países que ahora estaban en guerra y no

caigamos en el error de pensar que no hubo

grupos que se expresaron a favor de la Triple

Alianza 5 , particularmente admiradores de

Alemania. Había en el país una comunidad

germana significativa y, también, respeto y

Figura 19: Frente del edificio del Hospital Argentino

en París (Colección César Gotta)

admiración por el Imperio del Kaiser, por

su desarrollo económico, por su cultura.

Y, así como existía Le Courrier de la Plata,

estaba el Argentinisches Tageblatt. Así como

funcionaba el Hospital Francés 6 , estaba el

Hospital Alemán 7 .

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

51

No faltaron quienes señalaron que si

Alemania era repudiable no menos lo era

Francia: un país imperialista que había y

practicaba un colonialismo de expoliación.

La guerra no es lineal y, más de una vez,

pone en evidencia las mutantes conductas

humanas y por qué no de los gobernantes.

En el campo de batalla, pero también, afuera,

a la distancia, hay situaciones caóticas y

aleatorias, de desesperación y euforia, de

torpeza e ímpetu, de coraje y cobardía.

Figura 20: María Curie a bordo de una de las "Petite Curie", las ambulancias que llevaban equipos de

radiología al frente de batalla durante la Primera Guerra Mundial

Terminada la guerra se formó, en nuestro

país, la Asociación Excombatientes Franceses

(Les Anciens Combattants). Hubo

homenajeados, reportajes, emisión de

medallas alusivas, placas, monumentos,

como el inaugurado, en 1923, en el patio el

Hospital Francés (figura 22). La situación se

replicó en varias ciudades del interior, muy

particularmente en aquellas zonas donde la

colectividad francesa era fuerte.

Figura 21: El médico y escritor francés Alexis Carrel (1873-1944), ganador del Premio Nobel de Medicina en

1912.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica

Médicos argentino perfeccionados en

Francia

Fue una constante que, durante años, varios

profesionales argentinos hacían sus cursos

de perfeccionamiento en el Viejo Mundo.

Más de uno escribió sus libros y artículos en

la lengua francesa y hasta buscaba sus casas

editoras, situación que, en parte, ha mutados

en los últimos años.

Solo vamos a recordar algunos casos, ya

porque estuvieron presentes allá o porque

dejaron testimonios de lo muchos que

admiraban esa cultura: desde Guillermo C.

Rawson, Emilio R. Coni (cuya esposa fue

la profesora Gabriela Laperrière, militante

temprana del feminismo), Desiderio F.

Davel y Julio Méndez, Ignacio Pirovano,

Samuel Gache, Domingo Cabred, Eliseo

Cantón, Enrique Tornú, Juan F. Cafferata,

José Arce, Salvador Mazza. Y, hasta los

dos primeros premios Nobel en ciencia

de la Argentina, tuvieron filiación familiar

francesa: Bernardo A. Houssay y Federico

Lelior. No olvidamos a algunas médicas de

igual ascendencia, como Alicia Moreau. El

Instituto Pasteur, fue y sigue siendo un faro

para lo investigadores nacionales.

5

Grupo armado estuvo formado por Alemania, Austria-Hungría y el Imperio Turco.

Nota: la vida, en general, en tiempos de la guerra, sufre algunas alteraciones, pero otras parecen no acusar su registro, o bien tienen intenciones más o menos ocultas. Por ejemplo, en 1917, nació

una compañía productora de películas alemanas: la Universum Film Aktiengesellschaft (UFA), que buscaba dar información y servir de propaganda, en parte para contrarrestar las de origen

estadounidenses; fue más tarde fue un poderoso instrumento de la propaganda nazi.

6

En 1832, bajo el patrocinio del cónsul en Buenos Aires, Juan Bautista Washington de Mendeville, se creó la Sociedad Filantrópica Francesa, que organizó inicialmente una sala de primeros auxilios.

Para 1844 un pequeño hospital, hasta que se formó la Asociación La Unión de Socorros Mutuos (L´Union et Secours Mutuels, sería, aparentemente, la primera sociedad en su tipo en

nuestro país). En 1887 inauguró un nuevo edifico.

7

La iniciativa de su instalación arranca en 1867; su inauguración demoró una década. En rigor de verdad, existió, inicialmente, una Sociedad Alemana de Socorros (Deutscher Krankenverein) y,

algo después, se pensó en montar un hospital. Actuaron como impedimento para su rápida efectivización, la guerra franco-alemana y la epidemia local de fiebre amarilla de 1871, que causó victimas

entre los miembros de la colectividad. Se inaugura en 1878; en 1906 uno nuevo.


52 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Las buenas relaciones se mantuvieron después

de este lamentable suceso y llegan

hasta la actualidad. Un buen ejemplo es

la Casa Argentina en Francia (Maison de

l´Argentine), instalada en 1928. En efecto,

durante esta década, más de un científico,

intelectual o político franceses, estuvo entre

nosotros. Valga, solo como ejemplo, la vista

de Charles Nicolle (figura 23), quien mucho

ayudó a instalar la MEPRA (Misión de

Estudio de Patología Regional Argentina).

21 de noviembre de 2014

El gobierno argentino, a través del Ministerio

de Salud de la Nación, a cargo de Juan L.

Manzur, la Sociedad Científica Argentina

(y algunos más) promovieron un ciclo de

conferencias, demostrativas de la amistad

entre las dos naciones y viajaron a París los

doctores, Héctor César Gotta, y Ana Otaño

Moreno (si bien no pudieron hacerlo Arturo

Otaño Sahores y Alfredo E. Buzzi).

El 15 de diciembre, en la Biblioteca

Sarmiento de la Sociedad Científica

Argentina, se hizo una suerte de revival de

esa conferencia. Fueron los médicos Gotta y

Mario Rubén Sanguina Caballero (argentino

residente en Francia) quienes presentaron

muy interesantes fotografías (las mismas

que mostraron en el Viejo Mundo) y nos

brindaron explicaciones muy valiosas que

nos hicieron sentir, por unas horas, que

todos habíamos estado en París. Con esta

importante reunión, la Sociedad Científica

Argentina cerró el ciclo de actividades de

2014.

Figura 22: Monumento "La Victoire en Chantant", en homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial, en el patio del ex Hospital Francés de Buenos Aires (hoy

Hospital César Milstein).

Figura 23: El médico francés Charles Nicolle (1866-1936), ganador del Premio Nobel de Medicina en 1928.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

53

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


54 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

ENFERMOS FAMOSOS

Por Prof. Dr. José Raúl Buroni 1 , Dra. María Laura Buroni 2

EL CIEGO DE MAIPÚ

SARGENTO MAYOR

GRADUADO JOSÉ MARÍA

ENRIQUES PEÑA

Dr. José Raúl Buroni 1

Dra. Maria Laura Buroni 2

Muy pocos episodios de las guerras de nuestra independencia han dejado como secuela la ceguera de

algún protagonista.

La pérdida de la visión sí se hizo frecuente a partir de la introducción de la agresión con gases en la

Primera Guerra Mundial.

Uno de los pocos inválidos por ceguera de nuestras guerras de la primera mitad del siglo XIX fue el

Sargento Mayor José María Enriques Peña (figuras 1), quien sufrió la pérdida de la visión a partir de

un traumatismo sufrido en la batalla de Maipú.

Enriques Peña, casado hacía tres años,

ya padre de una hijita y a punto de

graduarse en la licenciatura de letras,

lo abandonó todo para enrolarse en el ejército

y luchar por la independencia. Se incorporó

a una columna que partió de Córdoba en

junio de 1813, al mando de Juan Gregorio

de Las Heras (figura 2). Posteriormente

pasó a Chile, y tuvo su bautismo de fuego

en el combate de Cucha-Cucha. Después de

Rancagua, la columna que integraba regresó

a Mendoza al mando de Las Heras.

En 1816 Enriques pasó a formar parte del

primer batallón de Cazadores de los Andes

(¿figura 3?), unidad creada por San Martín

para integrar el Ejército de los Andes. Dicho

batallón estaba a las órdenes del Teniente

Coronel Rudecindo Alvarado (figura 4).

El 7 de enero de 1817 fue ascendido a

Capitán por San Martín y puesto al frente de

la quinta compañía. En ésa condición cruzó

los Andes en la vanguardia que mandaba

Soler, por el Paso de los Patos.

Participó en el triunfo de Chacabuco (figura

5) y en la triste noche de Cancha Rayada,

aunque en ésta última pudo retirar a su gente,

incorporado a las fuerzas de Las Heras.

Después de Cancha Rayada, y en sólo quince

días, el general San Martín logró reorganizar

el ejército y ponerlo en condiciones de dar

batalla, cosa que hizo en los campos de

Maipú el domingo de Pascua del 5 de abril

1

Profesor Consulto de la Universidad de Buenos Aires. Académico de Número de la Academia Sanmartiniana, del INS

2

Especialista y Magister en Oftalmología

FIGURA 1. Placa que se encuentra en el frontispicio de la bóveda perteneciente a Isidoro Videla Dorna y

Belén Enriques Peña en el cementerio de la Recoleta de Buenos Aires, y que recuerda al “Ciego de Maipu”.

de 1818 (figura 6 y 7).

Relata el historiador José Carlos Astolfi

que en el extremo sur de la Loma Blanca se

ubicaba la división de la izquierda mandada

por Alvarado, en la que revistaba el 1º de

Cazadores, donde estaba Enriques Peña.

Menciona Astolfi que en el ala izquierda

se desató una encarnizada lucha, hombre

a hombre, entre los patriotas y las tropas

realistas de Don Carlos y Concepción.

Allí acudió el 1º de Cazadores, y “en ése

momento cayó Enriques Peña, con una

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica

balazo en el cuello; quedó largo tiempo

tendido, desvanecido por la hemorragia”.

El mismo historiador se pregunta si fue

Diego Paroissien (figura 8) quién trató la

lesión de Enriques, pero continúa: “algo

quedó afectado en su organismo, algún

nexo nervioso, pues rápidamente se debilitó

la visión hasta quedar a los pocos días

irreparablemente ciego”.

En el nombramiento de Sargento Mayor

Efectivo que le otorga San Martín, se señala

“en virtud de hallarse inútil para el servicio de


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

55

las armas por faltarle enteramente la vista”.

A nuestro criterio, desde el punto de vista

fisiopatológico, queda poco clara la relación

entre la herida en el cuello y la pérdida de

la visión.

Para el análisis clínico sólo disponemos de

unos pocos datos concretos que aporta el

historiador Juan Carlos Astolfi:

recibió un balazo en el cuello, quedó

largo tiempo tendido, desvanecido por la

hemorragia, y perdió la visión poco a poco,

hasta quedar ciego al cabo de unos días.

Debemos señalar nuestro desacuerdo con

la explicación que da Astolfi en el sentido

de haber quedado “largo tiempo tendido,

desvanecido por la hemorragia”, porque a

nuestro criterio, el desvanecimiento a causa

de una hemorragia por una herida en el

cuello debería haber sido por una lesión

en los grandes vasos del cuello para que

produzca una hemorragia masiva que lleve

a un estado de shock hipovolémico, y con

él, al profundizarse, al desvanecimiento. En

éste sentido debemos recordar que en la

primera mitad del siglo XIX no se reparaban

las heridas vasculares ni se trataba el

shock hipovolémico, pues la infusión de

líquidos y la transfusión sanguínea recién

se desarrollaron en el siglo XX. De tal modo

que si ésa hubiera sido la causa Enriqués

Peña habría fallecido en el campo de batalla.

Los datos clínicos que hemos señalado

servirán para especular acerca del mecanismo

de la ceguera:

FIGURA 2. Juan Gregorio de las Heras quien mandaba la columna que partió de Córdoba en junio de 1813,

en la que se enroló Enriques Peña, para luchar por la independencia.

Es evidente que es muy difícil hallar

correlación entre el balazo en el cuello y la

ceguera completa.

Es importante el dato de haber quedado

largo tiempo tendido y sin conocimiento.

Como dijimos, debemos poner en tela juicio

que ello haya sido así por la hemorragia,

como interpreta el historiador. Podemos

especular que ello se debió a una pérdida de

conocimiento al sufrir un traumatismo de

cráneo en su caída.

Otro dato de importancia, que sirve para

descartar la relación entre la herida en el

cuello y la ceguera, es que la visión no fue

perdida bruscamente, sino que lo fue poco a

poco y al cabo de varios días.

Estimamos que estas características clínicas

del caso pueden incluirse en el cuadro de

FIGURA 5. Batalla de Chacabuco (litografa de Théodore Géricault)

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


56 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

FIGURA 6. Dibujo de la Batalla de Maipú, realizado por Pedro León Maximiano María Subercaseaux

Errázuriz (Roma, 1880 - Santiago de Chile, 1956), pintor muy destacado por sus obras que ilustran los

hechos históricos y costumbristas de Chile. Su obra está caracterizada por la minuciosidad de los detalles. El

hecho más llamativo de la vida de este pintor es que, tras la Primera Guerra Mundial, adopto la decisión de

dedicar su vida a una religiosidad plena, de tal manera, afronto junto a su esposa una muy difícil decisión: le

solicitaron al Papa autorización para que separarse y que cada uno llevara una vida dedicada a Dios, Pedro

como monje benedictino y su esposa Elvira recluida en un convento en Toledo.

FIGURA 3. Uniforme utilizado por los soldados

del Regimiento Cazadores de los Andes, en el que

revistaba el Sargento Mayor D José María Enriques

Peña.

FIGURA 4. Rudecindo Alvarado, quien con el

grado de Teniente Coronel mandaba el Regimiento

Cazadores de los Andes, en cuyo Primer Batallón

servía Enríquez Peña.

FIGURA 7. Batalla de Maipú, también de Pedro Subercasaux. Después del desastre de Cancha Rayada,

en solo 17 días el general San Martin reunió y reorganizo su ejército y estuvo en condiciones de presentar

batalla en los llanos de Maipú, situados al poniente de los Cerrillos. De los 4.500 realistas que participaron

en la batalla, quedaron en el campo 1.500 muertos, 2.289 fueron prisioneros y los demás heridos. Entre los

prisioneros se contaba el general Ordóñez. El ejército patriota perdió el 35 por ciento de su gente.

la denominada ceguera cortical, la que

se debe a un daño en el córtex del lóbulo

occipital, lugar en el que se encuentran las

áreas visuales primarias, donde se procesan

las imágenes (figura 9). En éste cuadro

los órganos visuales periféricos, los ojos y

las vías ópticas permanecen anatómica y

funcionalmente intactos, lo que hace que

esté conservado el reflejo pupilar a la luz,

que el fondo de ojo sea normal, y que se

conserven los movimientos oculares.

Aldrich, Alessi, Beck y Gilman, presentan

una serie de casos de ceguera cortical. De

entre ellos el caso número 22 se corresponde

clínicamente con el de Enriques: se trata de

un varón de 24 años que padeció ceguera

cortical luego de un trauma, sin que estuviera

asociado ningún déficit neurológico. Estos

mismos autores describen que algunos

pacientes de su casuística desarrollaron una

pérdida parcial del campo visual, seguido,

varios días después, de la pérdida de la

visión remanente, algo muy semejante a lo

ocurrido con Enriques.

En la época en que Enriques Peña adquirió

su patología, aún no se conocía que la

corteza occipital cumplía una función

importantísima de la visión, pues este

rol recién fue descubierto a partir de

las investigaciones que realizaron en la

década de 1870, David Ferrier (figura

10) en Londres y Hermann Munk (figura

11) en Berlín. Por otra parte, los grandes

avances en el conocimiento de las vías

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

57

FIGURA 8. Diego Paroissien, medico ingles que actuó como cirujano mayor del Ejercito de los Andes y

se presume que es quien trato al Sargento Mayor D José María Enriques Peña por el accidente sufrido en

Maipú.

FIGURA 10. David Ferrier, neurólogo escocés que

estudio experimentalmente las funciones de la

corteza cerebral y su papel en la visión.

FIGURA 9. Descripción de la vía óptica.

FIGURA 11. Hermann Munch, médico alemán que

estudio el papel de la corteza cerebral en la visión.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


58 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

loss of vision. J Neurol Neurosurg Psychiatry

46:78-80, 1983

CELESIA, G.G., ARCHER, C.R.,

KUROIWA, y, GOLDFADER, P.R. Visual

function of the extrageniculo-calcarine

system in man: relationship to cortical

blindness. Arch Neurol 37:704-706, 1980

DRYMALSKI, W.G. Cortical blindness: the

changing incidence and shifting etiology.

Postgrad Med J 67 (4):149-156, 1980

FLANAGAN, C., KLINE, L., y CURE,

J. Cerebral blindness. Int Ophthalmol

Clin.;49(3):15-25, 2009 Summer

GLONING, I., GLONING, K., y

TSCHABITSCHER, H. Die occipitale

Blindheit auf vascularer Basis. Albrecht Von

Graefes Archiv Ophthalmol 165:138-177,

1962

GREENLEE, M.W. Human cortical areas

underling the perception of optic flow: brain

Imaging studies. Int Rev Neurobiol 44: 269-

92, 2000.

HOLMES. Disturbances of vision by cerebral

lesions. Br J Ophthalmol 2: 3 5 3-384, 191

FIGURA 12.- Retrato de José María Enriques Peña pintado por Priliadiano Pueyrredón en el año 1858. El

historiador José Carlos Astolfi cree ver en éste cuadro “las apagadas pupilas glaucas perdidas en el misterio

de esa mirada hacia adentro de aquéllos que han dejado de gozar el inefable espectáculo de la forma, el color,

la luz y el movimiento”, criterio que no compartimos, pues ya hemos dicho que el aparato visual periférico

se encuentra intacto en éste tipo de ceguera y están por lo tanto conservados el aspecto, los reflejos y el

movimiento de los ojos.

ópticas recién comenzaron a mediados

del siglo XX mediante las investigaciones

electrofisiológicas utilizando los potenciales

evocados.

Creemos, entonces, que la causa de la ceguera

de Enriques Peña fue un traumatismo de

cráneo que lesionó la corteza cerebral del

lóbulo occipital.

También debemos dejar constancia de

nuestra discrepancia con la descripción

que realiza Astolfi, respecto del cuadro

de Enriqués Peña que pintó Prilidiano

Pueyrredón. Dice de dicho cuadro Juan

Carlos Astolfi: “Un cuadro pintado al óleo

dos años antes de su muerte, le muestra

erguido, sereno, las apagadas pupilas glaucas

perdidas en el misterio de esa mirada hacia

adentro de aquellos que han dejado de gozar

el inefable espectáculo de la forma, el color, la

luz y el movimiento…” (figura 12). No nos

impresiona el cuadro con esta descripción.

Por el contrario, creemos que el cuadro no

trasunta la ceguera, lo que sería coincidente

con el mecanismo fisiopatológico que

hemos descripto y en el cual, como ya ha

sido dicho, la parte periférica del aparato de

la visión permanece intacta.

Bilbiografía

ALDRICH, M.S., ALESSI, A.G., BECK,

R.W., y GILMAN, S. Cortical Blindness:

Etiology, Diagnosis and Prognosis. Ann

Neurol 21 (2): 149-158, 1987.

ASTOLFI, JOSÉ CARLOS. José María

Enriques Peña “El Ciego de Maipu”. Anales

de la Academia Sanmartiniana. Nro 3, año

1963.

BLUMHARDT, L.D., HALLIDAY,

A.M. Hemispheric contributions to the

composition of the pattern-evoked potential

waveform. Exp Brain Res 36:53-69, 1979

BOGOUSSLAVSKY, J., REGLI, F., y Van

MELLE, G. Unilateral occipital infarction:

evaluation of the risks of developing bilateral

HOYT, C.S. Brain injury and the eye. Eye

(Lond). 21(10):1285-89, 2007

HUBEL, D.H. Eye, Brain and Vision. New

York: Scientific American Literature, 1988.

MILLER, N., NEWMAN, N., BIOUSE, V.,

y KERRISON, J. Walsh & Hoyt’s Clinical

Neurophthalmology. 2nd ed. Philadelphia:

Lippincott Williams & Wilkins; 2008.

PELAH, A., BARBUR, J., THURRELL, A.,

y HOCK, H.S. The coupling of vision with

locomotion in cortical blindness. Vision Res

14:102-3, 1914.

RIDDOCH, G. Dissociation of visual

perceptions due to occipital injuries,

with especial reference to appreciation of

movement. Brain 40:15-57, 1917

SAHRAIE, A., TREVETHAN, C.T.,

WEISKRANTZ, L., OLSON, J., MacLEOD,

J., MURRAY, A.D., DIJKHUIZEN, R.S.,

COUNSELL, C., y COLEMAN, R. Spatial

channels of visual precessing in cortical

blindness. European Journal of Neuroscience

18: 1189-1196, 2003.

SPALDING, J. M. K. Wounds of the visual

pathway. Part 11: The striate cortex. J Neurol

Neurosurg Psychiatry 15: 169-183, 1952

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


CRÓNICAS DE VIAJES

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

59

Por Dr. Jorge A. Lowenstein

LA INDIA, UN PAÍS DONDE

TODO ES SAGRADO

Dr. Jorge A. Lowenstein 1

En Octubre del año 2013, con motivo de la segunda cumbre Mundial de Ecocardiografia con sede en

la India, una vez finalizado el evento en la moderna ciudad de Gurgaon a 30 km de Nueva Delhi,

organizamos una travesía de casi 2 semanas por su región norteña para intentar conocer parte de este

extenso país que con su historia milenaria, fusión de tradiciones y costumbres como consecuencia de

múltiples invasiones e influencias culturales, cuenta en la actualidad casi 1300 millones de habitantes

y donde cada minuto nacen 25 personas, lo que totalizan 14.000.0000 cada año.

En Octubre del año 2013, con motivo

de la segunda cumbre Mundial de

Ecocardiografia con sede en la India,

una vez finalizado el evento en la moderna

ciudad de Gurgaon a 30 km de Nueva

Delhi, organizamos una travesía de casi 2

semanas por su región norteña para intentar

conocer parte de este extenso país que con

su historia milenaria, fusión de tradiciones y

costumbres como consecuencia de múltiples

invasiones e influencias culturales, cuenta

en la actualidad casi 1300 millones de

habitantes y donde cada minuto nacen 25

personas, lo que totalizan 14.000.0000 cada

año.

Es el país de los contrastes, del “caos

organizado”, de la espiritualidad, de los

palacios más suntuosos y la miseria más

inimaginable, del ruido y la polución, de la

no violencia, del hambre, de gente sencilla y

honesta que tiene un respeto muy especial

por la vida y sacraliza cada elemento del

Universo por lo que se pueden contabilizar

más de 330 millones de dioses.

Figura 1: El Qutub Minar, similar a las torres afganas.

población india practica el cristianismo

(30 millones de personas). Es la tierra santa

del hinduismo, del budismo, del sikhismo

o sijismo y del jainismo . El budismo, la

religión predominante del sudeste asiático,

nació en India y cuenta con 1 % de adeptos

en el país.

El hinduísmo se originó en la India y se

Debe recordarse que la India es un país

muy especial en materia religiosa. Hoy día,

es un estado laico por su constitución, pero

en pocos lugares la religión condiciona

tanto las tradiciones y las formas de vida.

Es el país más espiritualista del planeta, con

mayor cantidad de hinduistas (un 82 % de

los habitantes del país, aproximadamente

1000 millones de personas) y el tercer

país con mayor número de musulmanes

(13 % de los habitantes, aproximadamente

160 millones de personas); un 2.5 % de la

considera la religión más antigua de la

historia. En realidad más que una religión

es una filosofía o una forma de vivir, ya que

carece de un fundador, no tiene autoridad

centralizada, ni tiene dogmas y se caracteriza

por un espíritu de flexibilidad. Sin embargo,

existe un lazo unificador que son sus 3

dioses principales: Brahma, Vishnu y Shiva,

aunque no hay acuerdo acerca de quién es

el más importante. Representan la creación,

la preservación y la destrucción (positiva),

respectivamente.

Figura 2: El Qutub Minar (otra vista)

1

Jefe del Servicio Cardiodiagnóstico de Diagnóstico Médico - Sede Cabildo.

Jefe del Servicio Cardiodiagnóstico de Investigaciones Médicas de Buenos Aires.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


60 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 3: El Qutub Minar (otra vista)

Figura 4: El templo Sikh de Bangla Sabih, con su cúpula dorada

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

61

Las peregrinaciones a los lugares sagrados

son otro aspecto fundamental del hinduismo,

como también el correcto comportamiento,

sin dejar de lado la prosperidad material,

el placer físico y, finalmente, la búsqueda

de la iluminación o Nirvana (liberación de

la transmigración y reencarnación) en las

diferentes etapas de su vida.

Recorrimos la Vieja y la Nueva Delhi ciudad

que alberga una miscelánea de “legados” del

imperio británico más su pasado musulmán

y por supuesto infinidad de templos y

monumentos hindúes.

Figura 5: El Fuerte Rojo

Figura 6: La puerta de la India

Lo más destacado fueron las visitas al

complejo arqueológico de Qutub, ejemplo

del antiguo poder del Islam (figuras 1 a 3),

el templo de Bangla Sabih de la comunidad

Sikh (figura 4), el Fuerte Rojo (figura 5), los

edificios coloniales del Parlamento, la Indian

Gate (figura 6) y, por supuesto, el Gandhi

Raj Ghat, el memorial de Mahatma Gandhi,

lugar donde fuera incinerado en 1948

(figuras 7 y 8).

No hay espacio para relatar todas las

experiencias de recorrer la ciudad rosa,

como se la conoce a Jaipur, destacándose un

observatorio al aire libre construido por Jai

Singh en 1728 (figuras 9 a 11). Para lograr

mayor exactitud los instrumentos fueron

construidos de piedra y mármol. Cada

Figura 7: Memorial de Mahatma Gandhi, que fue asesinado por un fanático el 30 de enero de 1948 a la edad de 78 años

Figura 8: Otra vista del Memorial de Mahatma Gandhi

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


62 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 9: El Observatorio Jai Singh, con sus pequeños relojes, y el Samrat Yantra (el reloj de sol más grande del mundo)

elemento tiene un fin específico, como medir

la posición de las estrellas, los movimientos

de los planetas, calcular los eclipses y la

llegada del Monzón. El más llamativo de los

instrumentos es el reloj de sol más grande

del mundo, con una vara de 27 metros de

alto (figura 11). Es interesante destacar la

importancia que le dan los hindúes a la

astronomía y en especial a la astrología, que

puede estudiarse como carrera universitaria.

El emplazamiento de los signos del zodíaco

y los planetas está determinado por la fecha,

hora y lugar de nacimiento; debido a que

esto es diferente para cada individuo, cada

horóscopo personal debe ser interpretado

en su mínimo detalle. La mayoría de los

hindúes toman decisiones en su vida privada

y para los negocios consultando siempre su

carta natal.

Recorriendo Jaipur nos asombramos con

la belleza del palacio de los vientos (figura

12) , del palacio flotante construido en el

siglo XVIII (figura 13), el gran Palacio de

la Ciudad (figura 14) y el palacio-fortaleza

de Ambers (figuras 15 a 17), con un

emocionante ascenso en elefante.

Además de mucha gente siempre nos

acompañaron otros seres sagrados como

los que pueden verse en las figuras 18 a 20.

La india es un país de festivales y nos tocó

viajar en la época del Diwali o “festival de

las luces”, cuando por cinco días festejan los

hindúes, la comunidad Sickhs y los jainistas.

La divinidad que preside esta festividad es

Lakshmi, la esposa del dios Vishnú. Ella es

quien otorga la prosperidad y la riqueza,

por lo que es especialmente importante para

los comerciantes. También el dios Ganesha

es venerado durante estos días Las casas se

limpian de forma especial, se pintan con

Figura 10: Otra vista del Observatorio Jai Singh y el Samrat Yantra.

Figura 11: Otra vista del Observatorio Jai Singh y el Samrat Yantra.

Figura 12: Fachada del palacio de los vientos.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

63

diversos motivos y se encienden al atardecer

lámparas de aceite o velas . El simbolismo de

la fiesta consiste en la necesidad del hombre

de avanzar hacia la luz y a la verdad desde la

ignorancia y la infelicidad.

Según el jainismo, en este día de Diwali

falleció su santo creador. Es interesante

conocer que los yainistas, como también

se los conoce, conforman un 0,5% de la

población india, lo que significa que son

alrededor de 6.5 millones de personas.

Figura 13: Anochecer en el palacio flotante de Jaipur.

El jainismo fue fundado en India por

Majavirá (549 -477 a.C.), contemporáneo

de Buda. Se destaca por ser una religión noteísta,

lo que significa que no aceptan los

vedas hindúes como verdad, aunque se suele

traducir como que no creen en un dios.

Su concepción del mundo y del universo

es la de algo eterno, inalcanzable a nuestra

comprensión. Toda la realidad es “divina

y Sagrada”, cualquier fenómeno natural,

cualquier animal, insecto o planta son

dignos de devoción. Para un jainista es

pecado causar daño a un ser vivo o a la

naturaleza. Son vegetarianos estrictos y

fieles defensores de la no violencia. También

buscan un constante despego por lo material,

como forma de descargar su alma en futuras

reencarnaciones.

Figura 14: El palacio del Maharajá de la ciudad de Jaipur.

Figura 15: Fuerte de Amber con su espectacular vista desde la carretera.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


64 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Llama la atención ver algunos Jainistas

que barren el piso por delante de sus pies

y usan barbijos por la posibilidad de pisar

o inhalar algún insecto y no cenan por el

riesgo de que con poca luz puedan tragar

inadvertidamente algún ser vivo.

Luego de descubrir el verde de Delhi y el rosa

de Jaipur nos faltaba el blanco del Taj Mahal

para completar el triángulo de oro. Nos

dirigimos hacia Agra para disfrutar la belleza

atemporal del Taj Mahal, la obra maestra

de la arquitectura Mogol y una imperdible

visita al Fuerte de Agra construido en el siglo

XVI por el gran rey Mogol Akbar.

En el camino visitamos la ciudad abandonada

de Fatehpur Sikri, construida por el

emperador Akbar en el siglo XVI (figuras 21

a 24).

Sin lugar a dudas, el Taj Mahal es uno de los

monumento más destacados y fotografiados

del mundo. Es una obra maestra de la

arquitectura Mogol, construido por el

“Magnífico” Shah Jahan, nieto de Akbar y

descendiente lejano pero directo de Gengis

Khan, como símbolo de amor a su mujer

Mumtaz Mahal, que murió en el parto de su

decimocuarta hija.

Aunque el mausoleo es la parte más conocida,

el Taj Mahal es un conjunto de edificios

integrados simétricamente con uno central

principal y 2 laterales, que son una mezquita

y una casa de huéspedes. Su entrada, el agua,

las fuentes, los jardines y al fondo la cúpula

de mármol, sobresaliendo en forma de

cebolla con 4 minaretes, asombra y fascina

a millones de personas cada año.

Se estima que su construcción necesitó el

esfuerzo de unos 20.000 obreros por más

de 20 años. Recientemente fue votada como

una de las nuevas siete maravillas del mundo

moderno.

Es todo de mármol blanco con incrustaciones

de piedras semipreciosas, una

mezcla de estilos Islamicos, Persas, Hindú

y Turco. Sus 65 metros de altura contienen

la belleza de la proporción. Su eje principal

es perpendicular al rio Yamuna con la idea

de que otro monumento de mármol negro

del lado opuesto del río alojara al propio

Emperador que no pudo finalizar su sueño

porque previamente fue destronado por su

hijo Aurangzeb.

Las tumbas vacías o cenotafios del propio

Figura 17: Llegada al patio fortificado del Fuerte de Amber

Figura 18: Camellos en las calles de Jaipur.

Figura 19: Elefantes en las calles de Jaipur.

Figura 20: Búfalos en las calles de Jaipur.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

65

Sha Jahan y su esposa Mumtaz, sobre la cual

están escritos los 99 nombres diferentes de

Alá, se encuentran en su interior y se pueden

visitar.

No es de extrañar que este monumento incomparable

en su concepto y belleza haya

despertado infinidad de leyendas y mitos en

relación a sus constructores y haya inspirado

al verso poético en todas sus expresiones.

Durante siglos se ha vuelto en el símbolo del

amor sagrado y eterno y hoy es un brillante

recuerdo en nuestros corazones y fotografías

(figuras 25 a 27).

Figura 21: La ciudad de Fatehpur Sikri, que conserva aún su magnífica arquitectura mezcla de los estilos

hindú e islámico.

Figura 22: Otra vista de la ciudad de Fatehpur Sikri.

Digno de una larga visita fue conocer el

Fuerte de Agra o Fuerte Rojo, construido

en el siglo XVI por el rey Mogol Akbar

y finalizado por su nieto Shah Jahan. En

realidad se trata de un palacio amurallado

que se encuentra a solo 2.5 km. de distancia

del Taj Mahal. Es la fortaleza más importante

de la India y lo grandes reyes Mogoles

gobernaron desde aquí. Sus murallas de

20 metros de altura y de más de 2 km. de

longitud están hechas de arenisca roja y

culminan en almenas apuntadas (figuras 28

a 30).

Luego de la muerte de Mumtaz Mahal, su

amorosa mujer, el emperador Shah Jahan

ya no volvió a ser el mismo. Se recluyó

en el Fuerte Rojo y desde allí dirigió

la construcción del Taj Mahal y luego,

Figura 23: Otra vista de la ciudad de Fatehpur Sikri.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


66 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

aún enfermo, fue encerrado por su hijo

Aurangzeb en los mismos pabellones por él

construidos (figuras 31 a 34), abandonando

el Imperio en manos de sus sucesores.

Shah Jahan fue el mayor constructor de su

época, tal vez más grande que Ramses II o

Pedro el Grande. Sin embargo. es una figura

casi desconocida para el occidente.

En los días siguientes no dejamos de

maravillarnos del encanto de los templos

de la ciudad de Gwalior, los palacios y los

cenotafios de Orcha y la sensualidad de

las construcciones de Khajurao antes de

ingresar a la sagrada Varanasi, más conocida

como Benarés.

Cerca del fuerte Gwalior admiramosen las

laderas del monte una serie de esculturas

Jainistas excavadas en nichos hechos en

la piedra en el siglo XV. Son más de cien

y la más grande supera los 17 metros de

altura (figuras 35 a 40). Representan a los

tirthankaras.

Dentro del jainismo los tirthankaras fueron

seres iluminados que guiaron el camino y

por lo tanto se los considera los patriarcas.

Recordemos que según su doctrina el

jainismo ha existido siempre y siempre

existirá y estas esculturas son un ejemplo

que nada tiene que envidiarle al arte rupestre

de otros lugares del mundo. Si algo hay que

admirar de los seguidores de esta religión

Figura 24: Otra vista de la ciudad de Fatehpur Sikri.

Figura 25: Entrada al complejo del Taj Mahal.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

67

Figura 26: Vista del Taj Mahal desde la entrada.

Figura 27: Mausoleo del Taj Mahal.

es su respeto por toda forma de vida y su

despego por todo lo material. Leímos que la

Madre de Gandhi era Jainie y esto influenció

mucho a este personaje casi sagrado.

Los jainistas, junto a los budistas, fueron

las comunidades pioneras en aplicar los

métodos de la construcción rupestre

para la creación de espacios para el culto.

Lamentablemente, la mayoría de las

esculturas tienen la particularidad de tener

destruida la nariz, posiblemente por la

intolerancia religiosa del primer emperador

mogol, Babor, que se sintió ofendido con

estas imágenes y mandó martillar sus

sagrados rostros. Vamos a detenernos en la

maravillosa y erótica Khajuraho, que debe

su bien ganada fama al conjunto de templos

que rodean la ciudad y fueron construidos

entre los siglos X y XI por los reyes

Chandela. Visitamos en la región occidental

los templos de Lakshmana, Kandariyaa

Mahdeva y Devi Jagadambi y en la oriental

los santuarios en donde se encuentran los de

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


68 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 28: El Fuerte Rojo de Agra.

Figura 29: La entrada del Fuerte Rojo de Agra, con mendigos.

Figura 30: En la entrada del Fuerte Rojo de Agra,

con un santo.

Figura 31: Interior del Fuerte Rojo. Desde aquí, el sultán Shah Jahan, recluido por su hijo, podía divisar el

Taj Mahal.

Figura 35: Escultura Jainistas en Gwalior.

inspiración Jainista (figuras 41 a 43).

Figura 32: Otra vista del interior del Fuerte Rojo de Agra.

Hace mil años fueron construidos 85 templos

y los restos de sólo 25 de estos perduraron

en el tiempo en diferentes estados de

conservación y se encuentran esparcidos en

un área de 21 km alrededor del pueblo de

Khajuraho. Sus esculturas amatorias siguen

sujetas a numerosas interpretaciones pero

representan a la energía creadora de la vida y

hoy en día constituyen una de las maravillas

artísticas de la India y del mundo. Adornan

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

69

Figura 33: Otra vista del interior del Fuerte Rojo de Agra.

Figura 34: Otra vista del interior del Fuerte Rojo de Agra.

estos templos exquisitas obras maestras del

arte Hindú que representan a guardianes,

bailadoras celestiales, guapas celestiales,

ángeles, músicos celestiales, querubines

y numerosas parejas amorosas. Los frisos

narrativos continuos relatan la vida

cortesana, música y bailes, batallas, desfiles

rituales, ceremonias y parejas amorosas en

las más variadas posiciones.

Los templos en Khajuraho, como otros que

fueron construidos en la india medieval,

representa al microcosmos, símbolo del

ser absoluto, parecido al cuerpo humano

que es animado por el atman. Al igual que

el cuerpo, el templo consta de varias partes

interaccionadas, las cuales forman un todo

cohesivo. La gran mayoría de ellos fueron

dedicados a los Dioses Vishnu y Schiva,

cuyas imágenes se encuentran en su cámara

matriz donde solo puede entrar el sacerdote

del templo.

Es difícil de describir la sensación del

placer estético que producen en el visitante

el exterior de estos templos llenos de vida

con los efectos de tridimensionalidad que

dan sus esculturas talladas en la piedra. Los

minuciosos cincelados permiten percibir los

detalles de los pliegues de la vestimenta, las

trenzas, las uñas y los rasgos más delicados

en los rostros de todos los personajes que

representan el ideal de belleza del culto

Hindú (figuras 44 a 49).

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


70 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 36: Escultura Jainistas en Gwalior.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

71

Figura 37: Escultura Jainistas en Gwalior.

Figura 39: Escultura Jainistas en Gwalior.

Figura 38: Escultura Jainistas en Gwalior.

Figura 40: Esta escultura corresponde al primer Patriarca Jainista, Adinat, y es

la más grande con más de 17 metros de altura.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


72 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

La belleza de lo mundano se hace sublime, la

felicidad sensual complementa lo espiritual

y eleva la existencia hasta lo divino y eterno.

Esa es la Khurajaho que conocimos y su

legado perpetuo al concepto sagrado de la

vida.

A esta altura del viaje ya conocíamos el

significado de OM, el mantra más sagrado,

símbolo de la unidad con lo supremo, de

la unión entre el mundo físico y el mundo

espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer

sonido del Todopoderoso, el sonido del que

emergen todos los demás sonidos, ya sean

de la música o del lenguaje. Ya recitábamos

de memoria las 8 encarnaciones de Vischu,

el Dios más popular de la India (1-Matsya

(pez), 2-Kurma (tortuga), 3-Vraha (jabalí),

4-Narsinh (hombre-leon), 5-Vaman (enano),

6-Parshuram, 7-Rama, 8-Krishna, y

9-Buda). Practicábamos las 64 artes del Kamasutra,

aunque nunca pasamos de la octava

y saludábamos con el clásico Nemasté.

Figura 41: Kandariyaa Mahdeva es el monumento más espectacular de Kurajaho por su composición y

ornamentación.

Sin embargo, nos faltaba conocer la verdadera

esencia de la India.

Si uno debe decidir una ciudad que represente

el espíritu religioso y cultural de la vida

del Hinduismo en la India esa es Benarés, un

destino obligado para adentrarse en la magia

del Ganges.

Hay un escenario que siempre se repi-te en

toda la India y es su tránsito anárquico, los

bocinazos inconsistentes, la suciedad, los

animales caminado o simplemente echados

en el medio de una carretera, algún

carro tirado por camellos, motocicletas de

todo tipo, múltiples Tuk–tuk,, numerosas

bicicletas de 3 ruedas (Rickshaws), mucha

gente caminando y/o viajando en el techo de

los autobuses.

Pero hay 2 actores que se destacan y están

relacionados con la supervivencia, el acto

más sagrado del ser .

El primero son las vacas y los búfalos que se

alimentan de toda la basura que inunda las

calles, sin importarles que se trate de papel

o cáscara de plátanos o con suerte pan seco.

Aunque parezcan que no tienen dueño, en

algún momento se acercan a su “domicilio”

y proveen de leche y derivados a mas de una

familia de vegetarianos que entonces tienen

la posibilidad de comer con pocos recursos

y hasta de tener combustible gracias a sus

excrementos. El respeto por las vacas es

generalizado y se comprende entonces por-

Figura 42: Otra vista de Kandariyaa Mahdeva.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

73

qué se protege a un animal tan generoso,

fuente básica de la vida en la India.

Figura 43: Otra vista de Kandariyaa Mahdeva.

La segunda figura es el vendedor ambulante,

al que ya estábamos acostumbrados a tolerar

en otros viajes. La sola pregunta por un

producto o levantar la vista era el gatillo

para que durante horas nos acompañaran

en nuestro itinerario solo interrumpido

por la subida al bus y cambio de rumbo.

Muchas veces se interesaban sobre nuestra

procedencia, sin la menor idea del continente

en que queda Argentina. Algunos nos

hablaban en Español con cierta fluidez para

luego ofrecer sus productos generalmente a

un precio varias veces superior al que están

dispuestos a vender.

La India es uno de los muy pocos países que

ha desarrollado una política nacional de

vendedores ambulantes urbanos.

Fue adoptada en 2004 con el objetivo de

proporcionar y promover un ambiente

favorable para que los vendedores ambulantes

pudieran ganarse sus medios de

sustento y reducir, al mismo tiempo, la

congestión y mantener las condiciones

sanitarias en las calles y en los espacios

públicos. Sin embargo, como con todas

las reglamentaciones en la India, nadie

cumple sus disposiciones. Hay que aclarar

Figura 44: Frisos con figuras eróticas de los templos de Kandariyaa Mahdeva y de Lakshmana.

Figura 45: Frisos con figuras eróticas de los templos

de Kandariyaa Mahdeva y de Lakshmana.

Figura 46: Frisos con figuras eróticas de los templos de Kandariyaa Mahdeva y de Lakshmana.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


74 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 48: Los frisos eróticos del templo.

Figura 47: Parsvanatha, uno de los templos Jainista

mejor preservados.

en defensa de los pesados vendedores

ambulantes que pululan por las calles de la

ciudades de la India, que además de ganarse

el pan diario y ser su única oportunidad

de sobrevivir, son los ojos que vigilan

la calle y que generalmente ayudan a la

seguridad de todos los turistas. A pesar de

ser muy molestos nos cuidaban de no pisar

excrementos, de no tropezarnos, nos daban

sus manos para subir una escalera y solían

aportar alguna información sobre el lugar.

Llegamos a entender que los vendedores

ambulantes son parte importante de la

sagrada cultura, de la identidad y de las

características que distinguen a esta India

diferente a todo lo previamente conocido.

Arribamos a la ansiada Benarés, un

destino obligado para adentrarse en el

encantamiento del Ganges. Según la tradición

hinduista todo aquel que muera

junto al Ganges, queda liberado del ciclo de

reencarnaciones. Además, todo creyente del

hinduismo debe transitar una vez en su vida

por esta ciudad, que es el destino final de

enfermos y ancianos que quieren pasar sus

últimos días en la Ciudad Santa. Los baños

en el río Ganges se consideran purificadores

de los pecados y paradójicamente es uno de

los 5 ríos más contaminados del planeta.

A lo largo del Ganges se alinean numerosas

Figura 49: Detalle de los frisos eróticos del templo.

Figura 50: El amanecer en el Ganges. Los botes están preparados para salir.

Figura 51: Navegando por el Ganges, el rio más sagrado y largo de la India, que cuenta con la cuenca fluvial

más poblada del mundo.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

75

residencias destinadas a albergar a los

moribundos. Los crematorios son un ritual

que suceden permanentemente en

las llamadas ghats o escaleras de piedra

que descienden hasta la orilla del río. Es

en Benerés donde se manifiestan las 3

dimensiones del Universo: la creativa, la

de la preservación y, por último, pero no

la menos importante, el final del universo

material.

Figura 52: Navegando por el Ganges.

Figura 53: Muchos se bañan desnudos y beben su agua sagrada.

Figura 54: Otros se higienizan.

Uno de los momentos culminantes del viaje

fue participar de la ceremonia de purificación

nocturna. Los aromas del inciensos y

sándalo y la sucesión de ofrendas, los cantos

y el fuego de las antorchas elevadas al cielo

por los sacerdotes, con millares de devotos

rezando muy cerca de los visitantes, creaban

una atmósfera de fascinación por el encanto

de un espectáculo, casi místico, único,

pero repetible en el Ganges durante cada

atardecer en Benarés.

Al día siguiente volvimos muy temprano

para ver la salida del sol y recorrer por

algunas horas el río más sagrado del mundo,

donde conviven la vida y la muerte, la

pureza de la espiritualidad y la suciedad más

extrema, donde en sus orillas se creman mas

de 500 muertos por día y se tiran sus restos

y cenizas, mientras que a pocos metros

los fieles se bañan, higienizan, lavan su

ropa ,beben su agua o simplemente nadan

(figuras 50 a 56).

Desde nuestro bote bajo los tenues rayos

del sol navegábamos frente a los diferentes

ghats, arrojando ofrendas con flores y velas

y mientras se vivía una profunda atmósfera

mística y silenciosa, lentamente se acercó un

solitario remero y en el medio del río nos

ofreció en oferta recuerdos de Benarés (figura

57).

Pero el hecho más sorprendente fue

que cuando nos acercamos al Ghat de

Manikarnika para ver desde lejos una

ceremonia de cremación y con suerte

disparar una foto, porque está estrictamente

prohibido filmar o fotografiar desde la tierra,

nos sorprendió el motorcito de un pequeño

bote con un televisor en su interior con

la intención del vendedor de ofrecernos

el video de la ceremonia de incineración

(figura 58).

Figura 55: El Ghat Dasaswamedh es uno de los más visitados.

La India no se debería dejar de visitar

porque hay que vivirla, apreciarla con todos

los sentidos, sufrirla y gozarla, escuchar sus

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


76 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 56: Un santo o "sandhus", cerca de las ceremonias de cremación.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

77

Figura 57: Los vendedores acosan en botes en el mismo rio sagrado.

Figura 58: Ghat de Manikarnika. Desde lejos se ven señales de que se están cremando los cuerpos.

leyendas, entender sus costumbres, hablar

con su gente y después de estar 1 día, un mes

o un año, uno ya no es el mismo que cuando

llegó. Se la admira o rechaza , pero nunca

causa indiferencia, aún pese a los fastidiosos

y sagrados vendedores ambulantes. Desde

Benarés volamos a Kathmandú, capital del

Nepal, con lugares dignos de describir, pero

lo dejaremos para una próxima oportunidad.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


LITERATURA & MEDICINA

78 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por Lic. Isabel Del Valle

CUANDO EL PACIENTE

LLEVA ESTETOSCOPIO

Caso Dontsova, en Pabellón de Cáncer, de Alexander Solzhenitsyn

Lic. Isabel del Valle 1

“Ni como hombre, ni como médico

podrá acostumbrarse a ver morir a sus semejantes.”

Albert Camus

En el mismo instante en que nos sellan

el pasaporte de ingreso a la vida, a

todos por igual se nos asigna una

fecha de salida. Irrevocable pero incierta.

La muerte es una realidad biológica inapelable

e ineludible, y la enfermedad es una

de sus más eficaces promotoras. Si bien es

un decreto universal, algunos personajes

sociales están más expuestos que otros a

confrontar, a diario, con la muerte ajena.

Uno de ellos es el médico.

La enfermedad y la muerte generan en todos

desazón, ansiedad, frustración e impotencia

y tal vez, más aún, en quienes están técnicamente

preparados para combatir contra

ella.

A la hora de la propia muerte siempre han

sido pocos los espíritus bien dispuestos; pero

ser testigo del morir ajeno tampoco es tarea

fácil.

La muerte del paciente, además de ser vivida

como fracaso de gestión profesional, pone al

médico de cara a la propia vulnerabilidad y

finitud.

La muerte del otro es un espejo anticipatorio

del propio fin. Es sólo cuestión de tiempo.

Este decreto inexorable, más que promover

en el médico una madura aceptación, puede

generar mecanismos defensivos.

La objetividad del saber científico, el intervencionismo

y al auge tecnológico, son

algunos de los más transitados atajos de

enmascaramiento o evitación.

Enfermarse y morirse se fueron volviendo

instancias obscenas, escandalosas, peligrosas.

Aleksandr Solzhenitsyn (1918-2008), autor de 'Pabellón de Cáncer'

“…a pesar de los miles de años de cambios

culturales y de avances del conocimiento

científico, el hombre no ha podido dominar el

miedo universal a la muerte y aún sigue sin

resolver la angustia existencial que le provoca.

Es muy difícil una actitud madura y serena

del médico ante la muerte” (Gómez Sancho)

Además, la sociedad ha ido haciendo de la

muerte “un personaje incómodo”, aún en el

ámbito hospitalario.

La medicina y los recursos tecnológicos

fueron cambiando la percepción de la

hora final. Esta dejó de ser una condición

inherente a todo lo que tiene vida para

1

Licenciada en Letras

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

79

volverse “consecuencia de algo”. A su vez,

el empuje de la ciencia fue embistiendo

al médico con una peligrosa dosis de

mistificación y poder imaginarios sobre la

vida y muerte.

Pero ese posicionamiento nada tiene de

sencillo, pues como miembro de la sociedad,

participa de esa voluntad de ignorancia

respecto del episodio, y como profesional,

es presionado a luchar contra la muerte y

violentar sus límites más allá de lo posible.

“Para responder a los miedos y a las condiciones

humanas de las personas murientes

será siempre necesario enfrentarse primero

con nosotros mismos.” (Gómez Sancho)

Las actitudes ante el propio morir son

irracionales y meditadas, organizadas y

caóticas, lógicas y arbitrarias.

Saber que la muerte es la escala final de

nuestro derrotero biológico no implica estar

preparado para ello. Acompañar al sujeto por

morir exige mucho más que competencia

científica.

Por parte del médico es tan valiosa su

contribución a evitar la muerte, como su

ayuda a morir en paz. Pero en ocasiones,

su actuar está marcado más por posiciones

y limitaciones personales, que por la

necesidad del enfermo.

“Si no podemos pensar en nuestra propia

muerte con serenidad, ¿cómo podemos serle

útiles a los pacientes?” (Kübler Ross)

A menudo, el excesivo objetivismo, la falta

de contacto y de diálogo con el enfermo,

pueden ser los mecanismos de evitación y de

defensa a los que eche mano el profesional

ante una realidad cotidiana, dolorosa y

frustrante.

Auditar técnicamente los procesos biológicos

en organismos ajenos no lo conduce

necesariamente a una reflexión más honda

de lo humano. Acompañar la muerte puede

reducirse a un monitoreo de signos vitales

y funciones en retirada, alejados de toda

identificación posible.

Esos fueron algunos de los recursos

proteccionistas a los que, por décadas, echó

mano la doctora Ludmila Dontsova, la

prestigiosa oncóloga de Pabellón de Cáncer,

para sostener así su imaginaria integridad

frente los mensajes de vulnerabilidad que

cada paciente le llevaba.

Pabellón de Cáncer (Aleksandr Solzhenitsyn, 1968)

Pero un día, las marcas de la vulnerabilidad

rasguñaron su propia carne.

Los últimos días de Dontsova venían siendo

diferentes... Percibía algo distinto en su

cuerpo. Esa percepción la turbaba, sacándola

del implacable rigor analítico con el que solía

bucear en el cuerpo ajeno.

Hasta entonces, para Dontsova el cuerpo

humano no había sido otra cosa que un

atlas universal, un espacio común a todo el

género humano. Sin nombre, apellido, edad,

ni historia singular.

Pero cuando el enigma de la enfermedad

envolvió su vida, su cuerpo salió de esa prolija

hilera de “organismos” para convertirse en

sede exclusiva de su crisis vital.

Conocedora como pocos de la ruta de las

enfermedades y obstinada buscadora de

certezas en el cuerpo ajeno, ahora no podía

controlar la incertidumbre que sus síntomas

le generaban. Compartía la angustia, la

desazón y el miedo que roen las entrañas de

quien está enfermo.

Su fortaleza analítica empezaba a resquebrajarse.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


80 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004)

“… una de las razones por la que ciertos

médicos siguieron la carrera fue para controlar

sus propios temores, que son mayores a los de

la gente. ” (Leeb)

Poco le servía ahora su saber científico.

Atrás quedó su interés por los patógenos, las

etiologías y las drogas. Ahora se trataba de la

vida o la muerte, pero propias.

“De ningún modo, ella se hubiera imaginado

que algo tan conocido y reiterado pudiera

dársele vuelta y ofrecer una faz tan extraña.

Durante 30 años se venía ocupando de la

enfermedades de otros y hacía más de 20 que

leía radiografías, que confrontaba datos, que

discutía con colegas… todo contribuyó a su

empirismo.”

Seguramente, anhelara el beneficio de la

ignorancia.

Conocía los caminos y atajos que toma la

enfermedad, sabía bien de sus malezas, sus

llanuras, sus ciénagas, hasta de sus fatales

precipicios. No sólo los había estudiado;

los veía a diario encarnados en la trágica

máscara de sus pacientes.

Pero el conocimiento médico la inhibió, le

ahogó las voces de alerta y la dejó pendulando

entre la angustia del reconocimiento y la

voluntad de ignorancia.

Dontsova ni siquiera se animaba a nombrar

aquello que le podría estar pasando.

Reconocía los síntomas pero poner en

palabras lo que le venía pasando significaba

darle entidad y reconocerse como enferma.

Imposible, justo ella, por décadas encargada

a dictaminar sobre la vida y la muerte de

otros, otros a los que nunca había visto como

pares.

En medio de tanta turbación, Dontsova pudo

tomar una decisión clave: la elección del

médico que la atendería: el Dr. Oreschenkov.

El tenía los dos recursos claves que tienden

puentes con el paciente: una mirada atenta

y una escucha detenida. Con él, Dontsova

abdicó a su rol profesional y se entregó

plenamente.

Otra vez estaban allí reunidos, en ese mismo

escritorio, donde tantas veces habían cruzado

palabras liberadoras o condenatorias sobre

vidas ajenas... Pero ahora, uno y otro estaban

sentados a cada lado de la mesa y sólo

Oreschenkov tenía el veredicto.

-“¡Prefiero no saber nada! Decida usted,

si es preciso, me hospitalizo y si tuviera

que operarme, le pido que no me diga el

diagnóstico.”

El miedo y la sensación de vulnerabilidad

oprimían a Dontsova.

Ahora conocía la angustia con que sus

pacientes golpeaban la puerta de su consultorio.

Recién allí se dió cuenta qué es estar

enfermo.

-“¿Por qué justo a mí, oncóloga, ha tenido

que atraparme una enfermedad oncológica,

conociéndolas como las conozco?”

-No hay tal injusticia. La mejor prueba a

la que puede ser sometido el médico es el

padecimiento de las enfermedades en que está

especializado, respondió Orenschenkov.

Aprendió que la desesperación y el miedo

ponen significado e intención a cualquier

gesto o tono del médico. Comprendió también

el peso de las palabras y los silencios.

Como médica, Dontsova nunca antes había

estado tan poblada de interrogantes

existenciales.

¿Cómo seguiría su vida? ¿Podría seguir

atendiendo? ¿Qué pasaría con su familia?

Inquietudes que tal vez no hayan formado

parte de lo que hasta entonces era su idea de

“estar enfermo”.

Quizás Dontsova hayó hallado en su

enfermedad la oportunidad de observar

su desempeño profesional. Podría evaluar

cuál había sido su capacidad de respuesta

compasiva y de contención. Recién

descubría que estar enfermo poco tiene que

ver con lo que dicen los libros…

Seguramente intuyó de antemano la desolación

en la que queda el enfermo ante el

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

81

Dr. Marcos Gomez Sancho

trato impersonal de su médico. De ahí su

elección de Oreschenkov.

El contacto cotidiano con la enfermedad

ajena no necesariamente implica reconocimiento

ni aceptación de la propia vulnerabilidad

ni entrena al médico en la aceptación

del propio morir. Al contrario, a veces genera

anticuerpos.

Así, Ludmila Dontsova iniciaba ese sinuoso

camino que va de la salud a la enfermedad,

encolumnada en la orilla de los sufrientes,

masticando la misma incertidumbre de

todos. Una más, y en cualquier momento,

una menos.

”En un día debía abandonar todo lo que había

sido su vida hasta entonces- su marido, su

hijo, su servicio-; en adelante, se atormentaría

en saber si todo culminaría en su muerte o en

un retorno a la existencia.”

Reconocer como médico los signos de una

enfermedad grave en el propio cuerpo,

marca un cruce de fronteras.

Pasar de médico a paciente supone un

tránsito interno que va del conocimiento

objetivo a la vivencia encarnada, de lo

inapelable de la razón a la angustia de la

incertidumbre, de lo universal a la personalización

más dramática.

Todo aquello que protegía como médico,

hiere como paciente.

La enfermedad y la muerte son instancia

estrictamente personales y para responder a

las necesidades del sufriente, es imprescindible

haberse enfrentado, al menos por un

tiempo, con los propios límites.

La vulnerabilidad es la pieza que articula el

vínculo entre médico y paciente.

La impersonalización del enfermo, su distancia

objetivante, el no reconocimiento del

otro como par colocaría al profesional en un

lugar de invulnerabilidad.

Anhelo surrealista que la vida misma se

encargará de revertir en el momento menos

pensado.

“Su sufrimiento también corroboraba la idea

de que el médico, como los demás hombres

contemporáneos, está incapacitado para

enfrentarse a la muerte, que no está armado

con nada para recibirla.”

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


82 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

DISTINCIÓN

Por Prof. Dr. Alfredo E. Buzzi

DISTINCIÓN AL PROF. DR. ELÍAS

HURTADO HOYO: "MIEMBRO ASOCIADO

EXTRANJERO” DE LA ACADEMIA

NACIONAL DE MEDICINA DE FRANCIA

El Prof. Dr. Elías Hurtado Hoyo,

Presidente de la Asociación Médica

Argentina, ha sido elegido Membre

Associé Étranger de la Académie Nationale

de Médecine, Francia, en su sesión del

31 de marzo 2015, sumándose así a una

corta lista de destacados cirujanos que

también han sido acreedores de esta esta

designación.

Esta distinción es un merecido reconocimiento

a la trayectoria del Prof. Dr.

Hurtado Hoyo pero también implica un

honor para toda la comunidad médica

argentina y debe llenarnos de orgullo.

Elías Hurtado Hoyo nació en 1937 en

Valencia, España, en plena Guerra Civil. En

1940 su familia se radicó en el Chaco, en la

llamada “Pampa del Infierno”.

Fue Practicante Mayor de los Hospitales

Salaberry, Maternidad Sardá y Ramón

Carrillo. Egresó de la Facultad de Medicina

de la UBA en 1959 y se doctoró en 1960 con

la tesis “Cáncer de Pulmón”.

Toda su carrera asistencial la llevó adelante

a través de concursos de oposición. Obtuvo

varias Becas, entre ellas la Beca Interna del

Ministerio de Educación para formación

como Médico Residente en Cirugía General

(3 años), la de Investigación de la Universidad

de Buenos Aires y la Beca Externa del

Instituto Español de Emigración. De 1971

a 1979 fue Jefe de Cirugía Torácica de la 4°

Cátedra de Cirugía y Jefe de Guardia del

Htal Durand. Entre 1980 y 1981 fue Jefe de

Unidad Cirugía en el Hospital Argerich. De

1981 a 1989 fue Jefe de División Cirugía

Torácica y luego Jefe del Departamento de

Cirugía en el Hospital Tornú, donde participó

en forma activa para su transformación

en Hospital General de Agudos. De 1990 al

2005 fue Jefe del Departamento de Cirugía

del Hospital Durand. También actuó en el

Ministerio de Obras Públicas como Jefe de

Cirugía General y Torácica, cargo al que

renunció en 1978.

Especializado en cirugía general, cirugía

torácica y cirugía cardiovascular, se dedicó

exclusivamente a la cirugía del tórax en las

últimas cuatro décadas.

Su actividad docente lo llevó a ser Profesor

Titular de Cirugía de la UBA (1994-

2005) y de la Universidad Maimónides

(1998-2002). Dirigió la Carrera de

Especialistas en Cirugía Torácica dependiente

de la UBA de 1987 al 2005, de la

que egresaron más de 60 especialistas. Fue

en varias oportunidades Tutor de Tesis de

Doctorado y dirigió diversos Programas

de Residencia y de Becarios Nacionales

y Extranjeros. Muchos de sus discípulos

ocupan cargos de máxima jerarquía en

centros universitarios y asistenciales del país

y del exterior.

Sus mayores aportes a la medicina fueron

el bloqueo peridural continuo cervical

(1965), el abordaje torácico por vía axilar ó

TAVA (1973), la descripción del síndrome

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

83

clínico judicial (1992), las investigaciones

sobre los ganglios mediastinales en cáncer

de pulmón (1992). Desde 1991 ha dado

también un vigoroso impulso a la Cirugía

Toracoscóspica por Video.

En 1999 debió atender al ex presidente

Raúl Alfonsín, quien había sufrido un grave

accidente automovilístico y ese mismo año

estuvo a cargo de la intervención a la que fue

sometido Fernando de la Rúa para resolver

un neumotórax derecho, menos de un mes

antes de su asunción como presidente de la

Nación; al que debió operar otra vez en el

2014 por otro problema pulmonar. En su

juventud, estando en Madrid como becario,

le tocó participar del grupo que estaba

tratando a Francisco Franco en el momento

de su muerte.

Ha publicado 19 libros sobre su especialidad

y 21 capítulos en libros de otros autores.

Ha realizado 36 prólogos de libros de

distintas especialidades. Ha dictado más

de 300 conferencias en cursos y congresos

nacionales y extranjeros.

En 2001 dirigió el “Código de Ética para el

Equipo de Salud de la Asociación Médica

Argentina”, junto con H. Dolcini y J.

Yansenson, el cual ha sido invocado por la

Justicia para dar sentencias. Este Código

es utilizado como material didáctico en

universidades públicas y privadas de

medicina y abogacía. Fue traducido al griego,

inglés, francés, portugués, ruso, árabe,

italiano, hebreo, holandés, checo, alemán,

checo y chino mandarín. La provincia de

Buenos Aires lo declaró de interés Legislativo

y la de Entre Ríos incorporó dos de sus

artículos a su reforma constitucional del

año 2008. En el 2011se presentó la segunda

edición modificada y ampliada.

En el plano humanístico, editó en Madrid

el libro titulado “El Hombre Eterno.

Teoría del Ser” (1975), que presentó con

una conferencia en el Ateneo Literario y

Científico de Madrid. El libro fue re-editado

en Buenos Aires en 2008.

Recibió la “Orden de San Pablo”, otorgada

por la Iglesia Ortodoxa Griega (2002), y el

“Paul Harris” del Rotary Club Internacional

(2004).

Entre otros cargos se desempeñó como

Presidente del Colegio Argentino de

Cirujanos (1987) y de la Asociación

Argentina de Cirugía, en la cual organizó

la primera Recertificación del país. Presidió

asimismo, entre otras, la Sociedad de Cirugía

del Oeste (1985), la Sociedad Argentina

de Tisiología y Neumonología (1986) y la

Sociedad Argentina de Cirugía Torácica

y Cardiovascular (1990-1992), en la cual

efectuó la Primera Encuesta Nacional de

Cáncer de Pulmón.

Presidió varios congresos nacionales e

internacionales, uno de oncología con el

Prof Umberto Veronessi.

Como Director General de Atención de la

Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos

Aires (1996-2001) dirigió los 33 hospitales

públicos de la ciudad y sus Centros de Salud.

En esta función destacamos la creación y

puesta en marcha de las Redes de Atención

de más de 30 especialidades.

Dentro de sus Premios señalamos, entre otras

distinciones, el “Jose Penna” de la Facultad

de Medicina de la Universidad de Buenos

Aires (1960), el de la Asociación Argentina

de Cirugía (1984), el Nacional Cuatrienal a

las Ciencias Médicas (1984-1988), el “Ovidio

Bolo” (1989), el del European School of

Oncology (1995), el de Maestro de los Andes

de Chile (1995), el de la Hispanidad (1995 y

2003), el brasilero “Sobrafir” (1996), el de

Maestro de la Medicina Argentina (1999), el

“Andrés Santas” de la Asociación Argentina

de Cirugía (2002), Maestro de la Cirugía

Torácica Argentina (2012). Por varios años

ejerció la Vicepresidencia del Internacional

College of Surgeons y fue miembro de su

Comité Editorial.

En 1998 fue designado Presidente de

AMA, cargo al que ha sido reelecto en 5

oportunidades. En su gestión modernizó

la Institución remodelando todo el edificio.

Amplió la capacidad del auditorio central

y remozó el subsuelo, transformándose

en el centro social. Asimismo, tecnificó al

máximo la Institución, adecuándola a las

épocas de la informática moderna. Amplió

su territorio en más de 600m2, comprando

un local vecino y un departamento enfrente.

Le tocó participar en decisiones de

trascendencia en varios temas relacionados

con el Ejercicio Profesional, como la

Unificación del Código Civil y Comercial

que incluía la “inversión de la carga de la

prueba” (diciembre 1991) y el relacionado

con los Medicamentos Genéricos (febrero

1992). Gracias a estas iniciativas, el gobierno

creó la Administración Nacional de

Medicamentos, Alimentos, y Tecnologías

Médicas (ANMAT).

En 1994 creó el Comité de Recertificación

(CRAMA) organizando los Consejos

Evaluadores de 50 especialidades, del que

fue su primer Presidente.

En 1996 creó el Comité de Informática

Médica, asumiendo la Dirección Científica

de la Biblioteca Médica Digital, del

Programa Latinoamericano de Educación

Médica a Distancia (PLEMED). Creó

también el Sitio Web AMA (http://www.

ama-med.org.ar). En la actualidad todos

estos emprendimientos se engloban en

EDUVIRAMA, Educación Virtual AMA,

que él mismo dirige.

En el 2001 la AMA consiguió el reconocimiento

como de “Interés Legislativo

Nacional”. También obtuvo la Exención

Impositiva de la AFIP.

En el 2002 la Corte Suprema de Justicia de

la Nación solicitó que la AMA asumiese la

Inscripción y Registro Anual de los Peritos

Médicos para los ocho Fueros de la Justicia

Nacional y Federal con sede en la Capital

Federal. Para cumplir con semejante pedido

creó el Comité de Peritos Médicos. Dado el

éxito en 2006 la Corte Suprema de Justicia de

la Nación le pidió que, además, inscribiera

anualmente a los Peritos Médicos que la

asesoran en forma directa.

En el 2002 hizo el primer homenaje que se

hiciera en el país a un combatiente por la

guerra del Atlántico Sur, designando a todos

los médicos que estuvieron en el Frente de

Guerra “Miembros de Honor de la AMA”.

En el 2012, en recuerdo de los 30 años,

distinguió a otros Miembros del Equipo de

Salud que estuvieron en el frente.

En 2001 creó el Premio Anual “Escuela

Quirúrgica Enrique y Ricardo Finochietto”

a pedido de sus discípulos, en 2006 los

Premios Anuales de Periodismo Científico

en conjunto con la Sociedad respectiva

(radio, prensa escrita, televisión e Internet)

y en 2010 el Premio “José Yoel”. Desde

2002 se entregan conjuntamente con la

Fundación Fiorini 15 Becas Anuales de

Investigación Básica o Clínica, para médicos

menores de 35 años. En el 2004 logró el

reconocimiento de la Escuela de Graduados

por el Ministerio de Educación de la Nación

(EGAMA) quien le otorgó el Registro

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


84 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

N°1 de Entidades Universitarias, siendo

evaluada por la CONEAU. En el 2012 creó

la Sociedad Argentina de Células Madres

y Medicina Regenerativa, y la Sociedad de

Nanomedicina.

Actualmente es Miembro Titular de la

Academia Argentina de Cirugía (1980),

Miembro Correspondiente Nacional

de la Academia de Ciencias Médicas de

Córdoba (2003), Miembro Correspondiente

Extranjero de la Academia Nacional de

Medicina del Paraguay (2004), y Miembro

Titular de la Academia de Ética en Medicina

(2006).

En el 2003 la Universidad Nacional de

Tucumán lo designó Visitante Ilustre. Fue

distinguido con el Título de Doctor Honoris

Causa por la Universidad Nacional de

Morón (2009) y por el Instituto Universitario

Ciencias de la Salud de la Fundación

H Barceló (2009). En el 2013 la Universidad

del Aconcagua lo designó Profesor

Honorario. En el 2014 se lo designó

Consultor Extraordinario del Ejército Argentino

y del Hospital Militar Central,

Líder para el Desarrollo por el Senado de la

Nación, y Prócer de la Medicina institucional

(Revista Gracias Doctor)

Celebramos con orgullo esta notable

distinción recibida por el Prof. Dr. Elías

Hurtado Hoyo, que implica un honor para

toda la comunidad médica argentina.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

85

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


ARTE & SALUD

86 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por TPC. Mariela Ballesta 1 y Dr. Adrián Amer 2 Dr. Adrián Amer 2

CUATRO HISTORIAS:

PROFESIONALES Y PACIENTES

QUE ENCONTRARON OTRA

MANERA DE SENTIR

EL HOSPITAL

“El mundo está lleno de pequeñas alegrías:

el arte consiste en saber distinguirlas”.

LI TAI-PO (701-762) Poeta Chino

Jorge Echeverría

Jorge, hoy de 61 años, ingresó al hospital

Penna en 1990 como enfermero en la

Guardia Externa. Seis años después fue

destinado a Terapia Intensiva, donde cumple

sus tareas hace 25 años. Actualmente se

desempeña en enfermería de tratamientos

oncológicos por la mañana y por la tarde en

la terapia intensiva en nuestro hospital.

TPC. Mariela Ballesta 1

Como muchos de los que trabajamos en

salud, con un contacto tan cercano con

situaciones extremas, conflictivas y profundas,

Jorge tiene un refugio que lo ayuda

a seguir brindando con mucha calidez y

armonía su atención.

Su acercamiento a la fotografía (figura 1) se

hizo desde la pasión y el gusto, aumentado

las horas destinadas a esta actividad con

el tiempo. Fue alentado por sus hijos y

compañeros de trabajo para presentar sus

primeras obras (figuras 2 a 5) en la muestra

del hospital en 2013 y luego nuevamente en

2014, cuando con gran felicidad obtuvo el

primer premio por votación del público en

la exposición de fotografía en la muestra de

arte durante las Jornadas Hospitalarias “Con

el Penna a flor de piel” (figura 6).

Con mucha satisfacción compartimos la

alegría de Jorge, tratando de ampliar cada

vez más este espacio para, robando sus

palabras, “poder expresarnos y crecer más

allá de la profesión y tarea que tengamos en

el hospital”.

Figura 1 . Jorge.

Figura 2 . Fotografía de Jorge.

Sara Muniz

Sara Muniz es madre de dos nenas, y técnica

de anatomía patológica. Ingresó al Hospital

Figura 3 . Fotografía de Jorge.

1

Coordinadora del Taller de Arteterapia, Equipo de Cuidados Paliativos. Miembro del comité de Arte del Hospital J.M.Penna

2

Médico especialista en Diagnóstico por Imágenes. Miembro del Comité de Arte del Hospital J.M.Penna

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

87

Figura 9 . Obra de Sara.

Figura 4 . Fotografía de Jorge.

Figura 7 . Sara pintando.

Figura 10 . Obra de Sara.

Figura 5 . Fotografía de Jorge.

Figura 6 . Jorge con el Primer Premio en fotografía

de las Jornadas Hospitalarias "Con el Penna a flor

de piel" (2014)

Figura 8 . Obra de Sara.

J. M. Penna en 1995 y desde hace dos años es

parte de los profesionales que nos muestran

qué pasa cuando llegan a sus casas, dejan el

ambo y despliegan toda su creatividad. Fue

la ganadora del Primer Premio en pintura

en la muestra de arte durante las Jornadas

Hospitalarias “Con el Penna a flor de piel”

Su pasión por las artes plástica comienza

a muy temprana edad. En la primaria se

destacaba en dibujo. Con el paso del tiempo

lo deseó, pero no pudo hacer carrera en

bellas artes.

“El arte no es algo que se pueda tomar y

dejar. Es necesario para vivir ”, dijo Oscar

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


88 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 11 . Sara Muniz y Adrian Amer junto a sus

obras en la Noche de los Museos (2014)

Wilde (1854-1900)

En el 2011, luego de una crisis emocional,

retoma esa cuota pendiente y olvidada:

pintar (figura 7). Dice Sara: “Descubrí

que nunca es tarde para una segunda

oportunidad y revivo cada vez que pinto. Me

siento agradecida al poder unir mi pasión, el

arte, con mi profesión y darle un condimento

diferente a la rutina hospitalaria.”

Amante del realismo, Sara nos deslumbra

con perfectas (figuras 8 a 10) obras que

expuso en la noche de los Museos 2013 y

2014 (figura 11) y resultó la ganadora del

Primer Premio en pintura por el voto de

profesionales y pacientes que recorrieron

la muestra en el contexto de Jornadas

Hospitalarias “Con el Penna a flor de piel”

(figura 12).

Es un honor para nosotros contar con

compañeros como esta artista, que abre su

taller para mostrarnos un poquito de su arte.

Marcelo 41 años

Llega al taller de arteterapia en 2014, en

plena rehabilitación de algunas secuelas

importantes de esas piedras que nos tocan

a veces sortear en la vida. Tímidamente

entra pero en minutos se convierte en el

mimado de sus pares, tal vez por su edad o

simplemente por la calidez que irradia. Del

brazo de su madre, su gran compañera que

lo apoya en esta aventura y pasa a formar

Figura 12 . Mariela Ballesta entrega el Primer Premio en pintura a Sara Muniz de las Jornadas Hospitalarias

"Con el Penna a flor de piel" (2014)

parte también de este grupo maravilloso.

Su neuróloga nos cuenta que a Marcelo le

gusta mucho dibujar y es muy habilidoso

(figuras 13 y 14). Entonces ponemos manos

a la obra y en la primera sesión hacemos una

actividad de arteterapia multidisciplinar, en

la que los pacientes eligen una imagen de

muchas que se les ofrecen y en base a ella

escriben una historia (biblioterapia). Porque

como dice Oscar Wilde ”no existen más que

dos reglas para escribir: tener algo que decir

y decirlo”. Cuando llega este momento él

me dice que no puede escribir y le ofrezco

hacerlo yo mientras me dicta, para mi grata

sorpresa crea una fantástica y tierna historia

sobre una niña que vivía en el campo. La

tercer parte de la actividad consiste en

dibujar esa historia en una hoja y lo hace

(AT plástica)

Figura 13 . Fernando y Marcelo pintando en el taller

de arteterapia.

Charlamos y acordamos los objetivos.

Aunque dice que no sabe si va a poder, se

muestra desde el primer encuentro muy

abierto, entendiendo claramente que lo

importante era el proceso y no la estética

como fin.

Durante el año, Marcelo, alias “el malevo”

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

89

para sus compañeros, ya que fue el personaje

que eligió en una experiencia de psicodrama

para que lo represente (figura 15), se vuelve

cada día más sociable, habla con mucha

fluidez y sus reflexiones son cada viernes

más elaboradas.

Llega la primer salida. Vamos a la muestra

de Ciruelo, en el Centro Cultural Konex, que

lo impacta y por primera vez pasea solo por

todo el predio, deteniéndose a su tiempo en

cada obra (figura 16).

Hoy Marcelo repitió la primer actividad

y escribió con letra clara. Su pulso es casi

perfecto en la plástica y tiene un uso muy

bueno de las herramientas de trabajo.

Nos deleita con sus reflexiones, que tanto

el equipo como sus compañeros ansían

escuchar.

Figura 14 . Obra de Marcelo.

Es un claro ejemplo de los beneficios de

tratar a la persona como un ser íntegro y

de los beneficios de la arteterapia. El es un

ejemplo de lucha y estamos muy felices de

que sea parte de nuestros viernes de arte y

salud.

Ema, 73 años

Un viernes de marzo de 2012 se acerca Ema

con un compañero de otro grupo de apoyo

a pacientes que funciona en el hospital.

Roberto me saluda y presenta a su amiga.

Él ya había participado el año anterior del

taller y en otra oportunidad conoceremos su

historia.

Figura 13 . Marcelo junto a sus compañeros y arteterapeutas visitando la muestra de Ciruelo en el Konex.

Figura 15 . Marcelo y Elida en psicodrama haciendo

de "El malevo", personaje de su autoría.

Figura 16 . El primer día de Ema, acompañada por

Roberto, preparando el lienzo comunitario.

Por aquel momento conseguíamos aula

después de haber trabajado un tiempo al

aire libre. Como todos los años, marzo

viene lento y hasta abril ellos eran los únicos

participantes. Decidimos comenzar a pintar

un gran lienzo de muchos colores aguados,

para que cuando se sumaran compañeros

los recibiera esa tela lista para ser cortada,

testigo de grandes producciones (figura 17).

Desde el primer día se mostró abierta a

toda propuesta, con una asistencia perfecta

en todos estos años y, como sus propias

palabras lo dicen, ella siente que necesita

estar y espera ansiosa cada viernes. Presente

en cada paseo, muestra actividad no solo

mirando o apoyando sino poniendo el

cuerpo, durante muchas horas en algunas

oportunidades, pero con una cara repleta de

luz y orgullo de mostrar sus producciones y

las de sus compañeros.

Adora recibir noticias de su familia, que

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


90 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Figura 17 . Ema, Vivi y Osvaldo en el evento por el día del paciente oncológico .

vive en España, y a través de la página

de Facebook del equipo va siguiendo su

actividad, como también de sus nietos más

cercanos.

Ema ya no se siente sola, ella tiene un gran

grupo de pares que la esperan en cada

encuentro, que saben que va a venir y que

también va a preguntar por los que pegaron

el faltazo.

No está solo en las buenas, ya que nuestro

grupo funciona en un hospital y nos tocó

perder a compañeros que se extrañan

mucho. Ella fue muy solidaria con quien

necesitaba su compañía (figura 18).

Disfruta de pintar, escribir, actuar, bailar,

tocar instrumentos y siempre pregunta

por su obra más preciada (figuras 19 a 21).

Igual que en ese primer encuentro en el que

preparaba esa tela que iba a albergar sueños

como quien arma una mesa esperando

a su familia, lágrimas y carcajadas, sigue

eligiendo la obra colectiva que realizaron

todas las manos de sus amigos del taller de

arteterapia.

El caso de Ema nos muestra cómo el arte cura

no solo cuerpo sino también el alma y cómo

nos hace parte de un grupo entrañable a una

edad en la que tal vez ya no imaginábamos

ese volver a empezar.

Nos despedimos hasta las próximas historias

con estas palabras de Doménico Cieri

Estrada (escritor Mexicano): ”Advertir la

vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar

su implacable grandeza, disfrutar del tiempo

y de las personas que lo habitan, celebrar la

vida y el sueño de vivir, ése es su arte.”

Figura 18 . Ema y su producción en el taller de

arteterapia.

Figura 19 . Ema y Mabel en psicodrama.

Figura 21 . Ema eligiendo imágenes de revistas

disparadoras de la construcción de una historia

(biblioterapia y plástica).

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


MOSAICOS PORTEÑOS

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

91

Por Dr. Luis Alposta

Acerca del Arpa

Entre nosotros, los porteños, y lunfardo por medio, el acto de morir (y dejar chamuscada

una silla) se traduce en: escatar, espichar, pinchar, sonar, finir, palmar, crepar, entregar

el rosquete o irse por la rejilla. Lo que puede ocurrir en forma repentina o después de

estar jugado, rifado o regalado durante algún tiempo. Hace muchos años, el actor Marcos

Kaplan, hablándome de alguien que se encontraba en ese trance, me dijo lo siguiente: -¡Dos

afeitadas más y lo perdemos!

De las muchas expresiones populares que aluden al tema, hoy vamos a seleccionar una:

“sonar como arpa vieja”.

Debido a su aspecto delicado, resulta difícil imaginar que la estructura de un arpa sea capaz

de soportar varias toneladas de tensión, ya que cada una de sus 46 o 47 cuerdas ejerce una

tracción de alrededor de 100 kilos. Eso explica que no haya ejemplares de arpas célebres así

como los hay de violines Stradivarius. La enorme tensión hace que después de algún tiempo

la cubierta de la caja se curve y finalmente el instrumento se rompa. Por eso, la vida de un

arpa no suele sobrepasar los cincuenta años.

Y por eso, también, queda ampliamente justificado el dicho: ¡Sonó como arpa vieja!

Acerca de la Vergüenza

La vergüenza, llamada antiguamente vergüeña, y que proviene del latín verecundia, es

esa turbación del ánimo que suele encendernos el color del rostro cuando giramos

en descubierto al cometer una falta o alguna acción deshonrosa y humillante. Falta o

acción deshonrosa y humillante que no necesariamente debe ser la nuestra. También puede

ser la cometida por otro y, en este caso, proyección mediante, es cuando uno dice que siente

vergüenza ajena.

La vergüenza, la nuestra, la que suele nacer del miedo a la deshonra y el ridículo, es ese

pundonor, embarazo o cortedad; ese sentimiento penoso de la propia indignidad, que, frente

a determinadas circunstancias, nos hace sonrojar, ruborizar o, lo que es lo mismo, nos hace

poner colorados.

Y como, por lo general, el rubor también es causado por el calor, metafóricamente esta

palabra, dicha al derecho o al revés, se lunfardizó y pasó a ser sinónimo de vergüenza. Y de

calor, y de lorca, por asociación con la estación anual de los bochornos, es que uno puede

llegar a pasar un verano bárbaro o sentirse abochornado, que es lo mismo.

Y a propósito, ya que hablamos de calor y de bochornos, digamos que un error conceptual es

llamar “tufaradas de calor” a los sofocos de la menopausia, dado que tufarada significa olor

fuerte y repentino. Algo que, si bien no es para avergonzarse, es para corregirlo.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


92 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Acerca de la risa

¿Qué es la risa? ¿Qué la provoca?

Esa convulsión involuntaria y gozosa, a la que llamamos risa, ha sido frecuentada durante siglos

por filósofos, moralistas y médicos.

Platón sostenía que reírse a expensas de la debilidad del otro no era sino regocijarse en el mal

ajeno, derivándose de ello un placer similar al que sentimos cuando nos rascamos. Aristóteles

relacionaba lo cómico con la fealdad y el envilecimiento, es decir, con lo “no-ideal”, y sostenía que

“el hombre es el único animal que ríe”.

Laurent Joubert, un médico de Montpellier que publicó un tratado sobre la risa en 1579, advirtió

que siempre hay un dejo de amargura en la carcajada. Y en esa reflexión ya estaba el germen de lo

que sería -después de más de tres siglos- el conocido poema de Juan de Dios Peza “Reír llorando”, y

las letras de estos tres tangos: “Qué risa” (de Marsilio Robles), “Ríe payaso” (de Virgilio Carmona y

Emilio Falero) y “Vagabundo” (de Emilio y Agustín Magaldi – Noda) cuyos primeros versos dicen:

Me río de las penas, me río de la ilusión,

me río de las bellezas, de la vida y el amor.

Loco a mí me llaman al ver que río yo,

porque el mundo no sabe lo que reclama mi dolor.

Pero… por sobre todas las cosas, ¡la risa es salud!

Entre los efectos psicológicos más importantes está la relajación (que incluye la de los esfínteres),

el alivio de tensiones y estrés, y el estímulo de la confianza, la ilusión y el optimismo.

Y recordar que, también, se puede "morir de risa".

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


ÁMBITO MÉDICO

& EMPRESA

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

93

MEJOR ARTÍCULO PUBLICADO EN LA REVISTA ARGENTINA DE ULTRASONIDO

Los Dres. Maria Emilce Mastroberti, Sonia Lesyk y Juan Martin Virginillo han sido reconocidos por haber publicado el mejor artículo en

la Revista Argentina de Ultrasonido, bajo el titulo “Schwannoma ancient retroperitoneal. Reporte de un caso” órgano oficial de la Sociedad

Argentina de Ultrasonografía en Medicina y Biología, durante el año 2014.

Marzo 2015

INAUGURACIÓN MUESTRAS DE ARTE - SEDE BELGRANO

El sábado 14 de marzo en nuestra Sede de Belgrano, a cargo del curador Sergio Cruz se llevó a cabo la inauguración de la muestra de arte de

3 importantes artistas plásticos, Floki Gauvry, Andrea Riccardi y Gustavo Boggia.

La misma permanecerá hasta el mes de Junio.

En esta oportunidad también contamos con la presencia de la Soprano: Verónica Nerida Grande, quien deleito a todos los presentes con su

hermosa voz.

Agradecemos a la fotógrafa Silvana Zorreiguieta, quien tomo las imágenes de esa noche.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


94 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

CHARLAS A LA COMUNIDAD

Marzo 2015

IMAGEN Y MARKETING PERSONAL

El miércoles 18 de marzo se realizó en nuestra Sede de Belgrano la primera charla sobre “Imagen Personal” a cargo de la asesora de imagen

Corina Bufaro, quien nos informó y asesoró sobre Imagen y Marketing Personal, desarrollar los elementos que la componen (apariencia, voz,

gestos, indumentaria). Cómo y para qué podemos mejorarla. Cómo presentarnos para lograr los objetivos que buscamos.

Fue una charla muy enriquecedora para todas las asistentes.

EN EL MES DE LA MUJER - TALLER DE PINTURA

El sábado 21 de marzo, en nuestra sede Belgrano festejamos en “Mes de la Mujer” disfrutando de un taller de pintura que estuvo a cargo de

la Prof. Patricia Mammoliti y su colaboradora Olga Mansilla, de “P. M. Atelier”.

Las asistentes realizaron un cuadro que al terminar la jornada se llevaron listo para colgar! Fue una tarde muy amena compartida con mujeres

encantadoras.

CICLO CULTURAL

ALZHEIMER – LA AMENAZA DEL OLVIDO.

El jueves 26 de marzo en nuestra Sede Barrio Norte se llevó a cabo la primera charla del Ciclo cultural 2015. El tema abordado fue “Alzheimer”

y estuvo a cargo de la Lic. Isabel del Valle y el Dr. Eduardo Morasso. Muchos fueron los asistentes a esta charla, quienes se mostraron muy

interesados y agradecidos con los disertantes.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

95

GRUPO DE RUNNING “HASTA LA META”

En el mes de Marzo Diagnóstico Médico acompaño al grupo de running “Hasta la Meta” a la carrera Adventure Race realizada en la Ciudad

de Tandil.

INAUGURACIÓN MUESTRAS DE ARTE – SEDE BARRIO NORTE

El 28 de marzo en nuestra sede Barrio Norte, a cargo del curador Sergio Cruz se llevó a cabo la inauguración de la muestra de arte de 4

reconocidos artistas plásticos, Adrian Repun, Daniel Menossi, Gustavo Noriega y Gabriela Hegi.

La misma permanecerá hasta el mes de Junio.

En esta oportunidad también contamos con la presencia de la Soprano Veronica Nerida Grande, quien deleito a todos los presentes con su

hermosa voz.

También tuvimos el honor de contar con la visita del reconocido artista plástico Guillermo Roux.

Agradecemos a la fotógrafa Silvana Zorreiguieta quien tomo las imágenes del evento.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


96 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

CHARLAS A LA COMUNIDAD

Abril 2015

MORFOLOGÍA CORPORAL

El miércoles 15 de Abril se realizó en nuestra Sede de Belgrano la segunda charla sobre “Imagen Personal” a cargo de la asesora de imagen

Corina Bufaro, en esta jornada el tema a tratar fue Morfología corporal, los diferentes tipos de cuerpo y cuáles son las reglas para vestirlos

destacando los puntos fuertes y disimulando los débiles.

Fue una charla muy enriquecedora para todas las asistentes.

CICLO CULTURAL

PARKINSON - LA ENFERMEDAD Y SU IMPACTO EN LA VIDA COTIDIANA.

El jueves 23 de abril en nuestra Sede Barrio Norte se llevó a cabo la segunda charla del Ciclo cultural 2015. El tema abordado fue “Parkinson”

y estuvo a cargo de la Lic. Isabel del Valle y el Dr. Eduardo Morasso.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


VIDRIERA FOTOGRÁFICA

Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

97

Por Dr. Martín Valdez 1

ORÍGENES DE LA FOTOGRAFÍA

ARTÍSTICA O DE AUTOR:

LA FOTOGRAFÍA DIRECTA

1

Médico de Staff de Diagnóstico Médico S.A

Jefe del Servicio de Diagnóstico por Imágenes del Centro Médico Luis Pasteur

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica

Dr. Martín Valdez 1

Luego del recorrido realizado por las escuelas academicista primero y pictorialista después –ya visto en

las publicaciones previas de esta sección-, el inicio del siglo XX dio paso al nacimiento de la llamada

"fotografía directa".

No fue solo el afán de los fotógrafos

por dar status de “arte” a su

disciplina lo que motivó el nacimiento

de esta escuela, hubo además muchos

otros factores histórico-culturales de peso

que produjeron este cambio radical en las

tendencias fotográficas. Por un lado, a finales

del siglo XIX estaba en auge el naturalismo,

corriente artístico-literaria centrada en la

objetividad, que buscaba imitar la realidad y

la naturaleza con un alto grado de perfección

despreciando lo subjetivo.

Por otro lado, a principios del siglo XX

se estaba produciendo una verdadera

revolución en todos los campos de las

artes con el nacimiento de las vanguardias

artísticas. Estas produjeron un cambio

definitivo en el concepto mismo de

“arte” y, atentos a estos cambios, algunos

fotógrafos absorbieron mucho de estas

nuevas corrientes (principalmente del

futurismo, del dadaísmo y el surrealismo),

lo que permitió que la fotografía finalmente

desarrollara un lenguaje propio.

Así, fue el fotógrafo estadounidense Alfred

Stieglitz quien en la primera década del

siglo pasado propuso centrarse en las

propiedades inherentes del método, dando

origen a la “Fotografía Directa”.

Como el propio nombre indica, se buscaba

una fotografía “directa” de lo fotografiado,

sin efecto, sin preparar de antemano el

contenido ni utilizar la manipulación ni

antes, ni al efectuar la toma, ni al positivar;

característica que rompe radicalmente con

los movimientos fotográficos precedentes.

Este movimiento persigue una nueva estética

basada en las propiedades características y

singulares de la fotografía, ya no se busca

copiar o parecerse a otras ramas del arte,

sino encontrar su propio camino.

Imagen 1: Alfred Stieglitz, “Georgia O`Keffe, Hands”, 1918.

La fotografía por sí misma es una forma de

arte, asi que no necesita copiar ni parecerse

a ninguna otra, ese es el pensamiento clave

de este movimiento y que cambiará para

siempre la historia de la fotografía.

Estos fotógrafos capturaban imágenes en

exteriores y permitían que los modelos

posaran por sí mismos (un buen ejemplo de

esto son las fotografías que Steiglitz realizara

a su esposa, la célebre artista plástica

Georgia O´Keffe) (Imagen 1). Ya no se

busca que todo este en equilibrio, tampoco

el momento adecuado o el ambiente mas

propicio, sino que se trata de capturar en

un instante la realidad, lo que sucede en ese

preciso momento y que de esa manera quede

capturado para siempre; ese es su rasgo


98 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Imagen 2: Alfred Stieglitz, “The Terminal”, 1892.

Imagen 3: Alfred Stieglitz, “Venetian Boy”, 1887.

distintivo, esa es la “magia” de la fotografía.

Se trataba entonces de fotografías directas y

simples, que buscaban la espontaneidad, lo

natural (Imágenes 2 y 3).

Convencido de que este es el rumbo que debe

tomar la fotografía, Stieglitz crea en 1902

junto a Edward Steichen y Alvin Corbun

el grupo Photo Secession, título elegido

como homenaje a la Secession vienesa, por

medio del cual promueven sus ideas y por

primera establecen un diálogo de igual a

igual entre la fotografía y las otras ramas del

arte (principalmente la pintura). Además,

crean la famosa revista Camera Work, que

si bien en su línea editorial se declaraba

independiente de cualquier grupo o escuela,

en la práctica se convirtió en el principal

medio de difusión de los secessionistas. En

palabras del propio Stieglitz: “Camera Work

no posee alianza con ninguna organización o

grupo y aunque es la boca de Photo-Secession,

ese hecho no será causa para poner trabas a

su independencia en el más mínimo grado.”

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

99

Imagen 4: Lewis Hine, "Power house mechanic working on steam pump," 1920.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


100 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Imagen 5: Lewis Hine, “Young Family of Workers”, 1909.

Imagen 6: Lewis Hine, “Men at Work”, 1931.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

101

Imagen 7: Paul Strand, “Abstract Pattern”, 1915.

Imagen 8: Paul Strand, “Chalk Games”, 1950.

Otro de los artistas mas destacados de este

grupo fueron los también norteamericanos

Lewis Hine y Paul Strand.

Lewis Hine, quien también era sociólogo,

utilizo a la fotografía no solo como medio

artístico sino como herramienta documental.

Son famosas su fotografías de las

clases trabajadoras americanas (imágenes

4 y 5), muchas de ellas insertas hoy en el

imaginario colectivo, como la realizada a los

obreros de la construcción del Empire State

(Imagen 6), que si bien es brillante a nivel

estético y compositivo, evidencia las pésimas

condiciones laborales y de seguridad a las

que estaban sometidos estos trabajadores.

Por su parte, Paul Strand, alumno de

Hine, se convirtió en uno de los máximos

exponentes de esta corriente a través

de su experimentación con lo abstracto

-emparentado con el cubismo- (Imagen 7), y

sus instantáneas de Nueva York (Imagen 8).

De él Stieglitz diría que “Sus fotografías son

la expresión directa del presente, evitando los

trucos y cualquier “ismo”, evitando cualquier

intento de mistificar a un público ignorante,

incluyendo a los fotógrafos mismos”.

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


COLECCIÓN DE FOTOS

102 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Por Prof. Dr. H. César Gotta

LA RECOVA VIEJA

Prof. Dr. H. César Gotta 1

Foto 1

Foto 2

La foto N°1 es una toma de la Plaza de Mayo de 1865, efectuada por el fotógrafo italiano Benito Panunzi, que desarrolló su actividad

en Argentina.

El edificio en el centro es el primer teatro Colón.

A la derecha se observa una construcción de múltiples arcadas continuas. Es la Recova de la Carne,

construcción efectuada en 1802.

Fue una especie de "supermarket" donde se vendían alimentos: liebres, huevos, perdices, verduras, etc.

Posteriormente cambió su nombre por Recova vieja

Como es de imaginar, la limpieza no era su fuerte. Fuertes eran los malos olores.

En 1882, el intendente Torcuato de Alvear decidió la demolición de la Recova Vieja (foto N°2).

Se dice que la demolición la logró en 48 horas. Esta imagen fue obtenida por el fotógrafo de origen húngaro Emilio Halitzky, activo en

Buenos Aires desde 1866.

1

Director de Diagnóstico Médico S.A.

Profesor Titular de Diagnóstico por Imágenes, Universidad del Salvador.

Revista DM DM MD MD - - Ciencia y y Cultura Médica


Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

103

CICLO CULTURAL

SEDE BELGRANO - AV. CABILDO 488

Disertantes

Lic. Isabel del Valle

Dr. Eduardo Morasso

MARZO

ABRIL

MAYO

JUNIO

JULIO

AGOSTO

SEPTIEMBRE

OCTUBRE

NOVIEMBRE

Alzheimer “Cuando se borran los recuerdos”

La enfermedad de Parkinson y su impacto en la vida cotidiana

El costo emocional de quien cuida

ACV “Una enfermedad que deja huella”

Depresión “La pérdida del mañana” ( Dr. Bronstein)

Infarto. “El corazón al límite"

Hábitos peligrosos para la salud. “Malas costumbres”

Stress. “La vida al rojo vivo”

Trastornos de sueño. “Me cuesta dormir , ¿qué hago?" (Dr. Bronstein)

Informes e inscripción:

De 9 a 16 hs.

Virginia Prado Quintás

4827-6397 / 154043-9188

Virginia.prado@diagnosticomedico.com

ENTRADA

GRATUITA

CUPOS

LIMITADOS

dm@diagnosticomedico.com - www.diagnosticomedico.com

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica


104 Nro. 26 Junio 2015 . Año 9

Dirección Junín 1023 - C1113AAE - Ciudad de Buenos Aires

Teléfonos 4827.6300 - 4821.6900/9800 - Fax 4821.1155

Email dm@diagnosticomedico.com - Web www.diagnosticomedico.com

Revista DM MD - Ciencia y Cultura Médica

More magazines by this user
Similar magazines