trabajo sobre bullying

jeka1120

El bullying se puede definir como la intimidación, el abuso, el maltrato físico y

psicológico de un niño o grupo de niños sobre otro u otros. Incluye una serie de

acciones negativas de distinta índole, como bromas, burlas, golpes, exclusión,

conductas de abuso con connotaciones sexuales y, desde luego, agresiones físicas.

El término deriva de una palabra inglesa, acep-tada a nivel mundial para

referirse al acoso entre compañeros, y definido como una forma ilegítima de

confrontación de intereses o necesidades en la que uno de los protagonistas –

persona, grupo, institución– adopta un rol dominante y obliga por la fuerza a

que otro se ubique en uno de sumisión, causándole con ello un daño que puede

ser físico, psicológico, social o moral (Ortega, Ramírez y Castelán, 2005:788).

CAUSAS

Podríamos definir el acoso escolar o bullying como un acto intimidatorio, físico y

psicológico, iniciado y mantenido durante un tiempo considerable por parte de

una o varias personas contra otra, Así, hay 3 criterios principales que identifican

un caso de bullying:


1. Intención de hacer daño

2. Reiteración de las conductas, durante un periodo largo de tiempo y de forma

recurrente

3. Desequilibrio de fuerzas, habiendo desigualdad de poder entre una figura

fuerte y otra más débil, la víctima.

El acoso escolar puede presentarse de diferentes formas:

Por una parte, el acoso físico se muestra con acciones o agresiones físicas ya

sean patadas, peleas, zancadillas, tirones de pelo, etc. Por otra parte, el acoso

no físico o psicológico que puede ser tanto verbal (insultos, burlas, motes) como

no verbal (hacer gestos groseros, despreciar, ignorar, aislar, enviar notas

ofensivas, entre otras.)

Características del acoso escolar En general, el bullying pertenece a los primeros

cursos de la ESO y conforme se va pasando decurso, el índice de acoso escolar va

disminuyendo. Por otro lado, si tenemos en cuenta el género, el acoso escolar es

un fenómeno generalmente masculino. La mayoría de estudios consideran que son

más los alumnos varones que se consideran tanto agresores como víctimas en

cualquiera de las formas de acoso. Propio de los escolares es el grupo de iguales

y su gran importancia por pertenecer a uno. Es por eso que un caso de bullying

es más probable que sea instigado por un grupo de alumnos en el que uno suele

ser el agresor principal y el resto de “acompañantes de batalla”. Muchas

investigaciones sitúan como principal escenario el aula o el interior del colegio allí

donde más casos de bullying se conocen y concluyen que agresores y victimas

comparten aula.

Las causas del acoso escolar debemos englobarlas en una perspectiva que incluya

diferentes factores a tener en cuenta. Los factores individuales encontramos una


personalidad retraída o baja autoestima en el caso delas víctimas y un

temperamento agresivo y alteraciones en la emoción y la conducta en el caso

delos agresores.

Nashiki, G. (7 de 8 de 2012). BULLYING: EL PODER DE LA VIOLENCIA. Obtenido de BULLYING:

EL PODER DE LA VIOLENCIA: http://www.scielo.org.mx/pdf/rmie/v18n58/v18n58a8.pdf


CÓMO PREVENIR EL BULLYING

PROFESORES:

Estar informados y alertas:

generalmente en sitios como los baños,

el patio de juegos, los pasillos llenos de

personas y los autobuses escolares,

además sucede con teléfonos celulares

y computadoras (donde existe poca o

ninguna supervisión); debe ser tomado

muy en serio. Los docentes deben

enfatizar que informar no es delatar.

Si un maestro observa un caso de

intimidación en el aula, debe intervenir

inmediatamente para impedirlo,

reportar el incidente e informar a los

administradores escolares

correspondientes para que sea

investigado.

No es recomendable realizar una

reunión conjunta con el acosador y el

acosado, pues sería vergonzoso e

intimidaría enormemente al estudiante

que ha sido objeto del abuso.

Participación de estudiantes y

padres: Es necesario que los

estudiantes, así como los padres,

formen parte de la solución, y

participen en equipos de seguridad y

grupos especiales contra la intimidación

escolar. Los estudiantes pueden

informarles a los adultos acerca de lo

que está ocurriendo realmente, y

también mostrarles las nuevas

tecnologías que se utilizan para la

intimidación. Los padres, maestros y

administradores escolares pueden

contribuir a que los alumnos adopten un

comportamiento positivo, y enseñarles

cómo intervenir en un caso de abuso.

Los estudiantes de más edad pueden

ser mentores e informarles a los más

jóvenes con respecto a prácticas

seguras de navegación por la Internet.

Crear expectativas positivas con

respecto al comportamiento de

estudiantes y adultos: Las escuelas y

aulas deben ofrecerles a los

estudiantes un entorno seguro de

aprendizaje. Los docentes deben

recordarles explícitamente a los

alumnos que el acoso escolar es

inaceptable, y que ese tipo de

comportamiento tendrá las

consecuencias correspondientes.

PADRES

Padres de niños acosados


Observe la actitud de su hijo para

detectar señales de acoso: No

siempre los niños son propensos a decir

que los están intimidando. Entre las

señales de que un niño está siendo

acosado figuran: ropa desgarrada,

temor a ir a la escuela, disminución del

apetito, pesadillas, llanto o depresión y

ansiedad general. Si descubre que su

hijo es objeto de acoso, no recurra a

frases como “no le hagas caso” ni

“aguanta sin quejarte”. Por el contrario,

sostenga conversaciones abiertas en las

que pueda enterarse de lo que ocurre

en la escuela con el fin de tomar

medidas apropiadas para rectificar esa

situación. Pero esto es lo más

importante: hágale saber a su hijo o

hija que está dispuesto a ayudarle y

que no intente contraatacar al

acosador.

Enséñele a su hijo a hacerle frente

al acoso: Mientras no se pueda tomar

alguna medida a nivel administrativo,

enséñele a su hijo a hacerle frente a la

intimidación sin exponerse a ser

maltratado físicamente ni derrotado en

una pelea. Practique en casa para que su

hijo aprenda a ignorar al acosador y/o

crear estrategias enérgicas a fin de

manejar la situación. Ayude a su hijo en

la identificación de maestros y amigos

que pudieran ayudarlo en caso de ser

víctima de intimidación.

Establezca los límites con respecto a

la tecnología: Manténganse

informados, tanto usted como sus

hijos, acerca del acoso cibernético, e

incúlqueles a sus hijos que no deben

responder mensajes amenazadores, ni

tampoco reenviarlos. Hágase “amigo” de

su hijo o hija en Facebook y active los

filtros adecuados en su computadora.

Además, trate de que la computadora

familiar sea la única que usen sus hijos,

y colóquela en un sitio de la casa donde

esté visible y pueda ser supervisada. Si

decide darle a su hijo un teléfono

celular, analice con cuidado antes de

permitirle que use la opción de cámara.

Además, comuníquele que va a

supervisar sus mensajes de texto.

Como padre, usted puede insistir en que

los teléfonos se guarden en un área

donde todos tengan acceso (como la

cocina) a determinada hora de la noche,

para impedir el acoso nocturno y los

mensajes inadecuados.

Los padres deben reportar a la policía

los mensajes amenazadores y guardar

las evidencias pertinentes de los

mensajes de texto, de correo

electrónico, o los comentarios

colocados en los sitios web.

Padres de niños acosadores


sentirse bien consigo mismos. Incluso

los niños que gozan de cierta

popularidad y aceptación pueden tener

tendencias crueles. Los padres deben

evitar y castigar el comportamiento

cruel de sus hijos.

Estudiantes

Detener el acoso antes de que

comience: Hable con sus hijos acerca

del acoso escolar. Es posible que su hijo

esté confrontando problemas para

comprender los signos sociales, e ignore

el daño que está haciendo. Recuérdele a

su hijo que intimidar a otros puede

acarrear consecuencias de índole

jurídica.

Una casa “libre de acosadores”: Los

niños imitan las formas de

comportamiento que adoptan sus

padres. Estar expuesto a un

comportamiento agresivo o a un

entorno demasiado estricto en casa

hace que el niño tenga más propensión

al acoso escolar. Los padres/tutores

deben dar ejemplos positivos en su

forma de relacionarse con otras

personas y con sus hijos.

Detectar problemas de autoestima: A

menudo, los niños con problemas de

autoestima acosan a otros para

Reportar los casos de acoso personal

y cibernético: Es importante que los

estudiantes informen a un padre o a un

adulto de confianza sobre cualquier

caso de intimidación. Con frecuencia,

los niños no reportan casos de acoso

cibernético porque temen que sus

padres les impidan usar el teléfono o la

computadora. Los padres deben

respaldar a sus hijos si éstos les

informan de un caso de intimidación, y

no impedirles que usen el teléfono como

consecuencia de esa situación. Los niños

deben recordar que el acoso escolar es

incorrecto, y que debe ser resuelto por

un adulto.


No responder al acoso con violencia:

Aunque puede ser difícil quedarse

cruzado de brazos ante el acoso, como

dice el refrán: “Dos males no hacen un

bien”. Trate de no demostrar enojo ni

llorar. Hay que decirle con calma al

acosador que deje de intimidarlo, o,

simplemente, alejarse para evitar

problemas.

Estar siempre acompañado: Siempre

que sea posible, evite que ocurran

situaciones en sitios donde no haya

otros estudiantes o maestros. Trate de

ir al baño con un amigo o almorzar en

grupo. Cuando monte en el autobús

escolar, siéntese cerca de la parte

delantera. Si conoce a algún estudiante

que acostumbra a acosar a otros en un

área de la escuela donde usted suele

caminar, almorzar o ir a clases, trate

de usar pasillos alternativos para llegar

a su destino.

No olvide que debe reportarle a su

docente, director y/o padres cualquier

caso de intimidación contra usted u

otros estudiantes.

TIPS CONTRA EL BULLYING








Intervenir inmediatamente al

momento de conocer un caso de

bullying

Los adultos deben tener

conocimiento sobre las nuevas

tecnologías utilizadas para que

puedan ejercer la debida

supervisión

Observar constantemente el

comportamiento, para detectar

a tiempo señales de acoso

Sostener conversaciones

abiertas a nivel familiar sobre

diversos temas, para que crear

la confianza de informar en caso

de ser víctima de acoso

Los aparatos electrónicos deben

poderse revisar

constantemente, estar a

disposición de los padres y tener

la seguridad adecuada según la

edad de los hijos.

Cuando se presenten mensajes

amenazadores que pongan en

riesgo la vida y la integridad de

la persona víctima de bullying

deben reportarse a las

autoridades competentes

Desde la familia se debe

empezar a dar ejemplo positivo

para evitar que los hijos

desarrollen conductas agresivas

y se conviertan en acosadores.


BULLYING

Son agresiones que tienes

por parte de tus

compañeritos,

Como lo son:

1. los insultos

2. las burlas

3. los golpes.

Puedes sentir mucho miedo, estar triste y

tener Ganas de llorar.


PERO NO TE PREOCUPES!

PUEDES DECIRLE A TUS PAPITOS LO QUE TE ESTA

ELLOS

CUIDARAN

DE TI

PASANDO

CONFÍA

EN TUS

PAPAS

TE

APOYARAN

TE

CUIDARAN


TAMBIÉN PUEDES CONFIAR EN TUS

PROFESORES!!!

TAMBIÉN EN LAS PERSONAS QUE TE CUIDAN!!!!


ACTIVIDAD 1

FICHAS EDUCARE

Contiene 15 fichas con carita feliz y con carita

triste, debes poner en cada número cual

corresponde la ficha. Si pierdes quedaras congelado

hasta que el otro compañero termine su turno.

1. Hablar y pedir ayuda

2. Pelear con mi amigo

3. Ser amable con mis amigos

4. Enojarme cuando me molestan

5. Mostrar miedo cuando se burlan

6. No pedir ayuda

7. Valorarte, amarte y aceptarte

8. No invitar amiguitos que se encuentran

solos


9. Buscar grupos de amigos

10. Quedarme callado

11. Hablar con mis padres

12. Sentirme triste cuando me insultan

13. Aléjate si no te sientes seguro

ACTIVIDAD 2

Dibujar los lugares de la escuela en donde más se ve

el bullying y te llegues a sentir inseguro.

Dibujar los lugares más seguros de la escuela.


¿A que deben estar atentos los padres?











Cambios en el comportamiento del niño. Cambios de humor

Tristeza, llantos o irritabilidad.

Pesadillas, cambios en el sueño y/o apetito.

Dolores somáticos, dolores de cabeza, de estómago, vómitos...

Aparece con golpes, hematomas o rasguños y dice que se ha caído.

No quiere salir ni se relaciona con sus compañeros.

No acude a excursiones, visitas, etc. del colegio.

Quiere ir acompañado a la entrada y la salida.

Se niega o protesta a la hora de ir al colegio.

Pierde o se deterioran de forma frecuente sus pertenencias escolares o personales

¿como evitar el bullying en nuestros hijos?

Mantener la calma: habla con él/ella sobre sus

preocupaciones y sobre su vida en el día a día en el colegio,

transmitiéndole tranquilidad.

Habla con tu hijo/a sobre cómo resolver sus problemas:

Ponle algún ejemplo de tus dificultades y cómo has sabido

resolverlas. Con ello, le estás demostrando dos importantes

lecciones: que todos tenemos problemas, que no estamos

solos y que necesitamos contarlo para buscar soluciones.

Fomenta su autoestima: El valor que tiene ser único y transmítele que sus diferencias le hacen

singular. Esfuérzate para que tu hijo se sienta muy valorado y querido, que tenga una visión sana

de sí mismo/a y acepte sus defectos de manera realista.

Ponte en contacto con el centro escolar e infórmales de la situación: Los centros escolares están

obligados a implicarse y tomar medidas, deben actuar también ante los casos aunque el acoso

ocurra fuera del centro.

Solicita al centro escolar que imparta formación: sobre el acoso escolar , así como sobre la

gestión de las emociones y resolución de conflictos


Ayúdale tú también a poner en palabras sus emociones: Cuando tu hijo/a esté

triste, se enfade o esté frustrado, conecta con su emoción y enséñale a

entender y superar su malestar.

Enséñale que existen límites: Que no se pueden traspasar, ni en casa,

ni fuera de ella y que los actos violentos tienen consecuencias para

quien los hace. Asegúrate que tiene clara la diferencia entre “ser

popular” (por ser agresivo o acosador) y ser aceptado y querido por

los demás por su forma sana de relacionarse.

Indica a tu hijo/a que si existe una situación de violencia en el centro escolar, ha de ser

solidario: No defender a un compañero y acallar la situación, también implica formar parte del

juego del acoso escolar y fortalecer la posición de poder del agresor. “Si te callas, ante el acoso a

otro compañero, te conviertes en cómplice y en agresor pasivo”.

Si tu hijo/a muestra actitudes violentas para conseguir

algún fin, corrígele: No dejes que esta sea la manera en que

logra sus objetivos, y muéstrale también a través de tu

ejemplo como padre/madre, que las metas se alcanzan sin

necesidad de ser violentos. Aprender a respetar a los demás

es básico en cualquier relación de convivencia.

Recuerda: tú como adulto, también puedes encontrar

asesoramiento psicológico, social y jurídico, hacerca del tema

Actividades para compartir en casa

Crear espacios de tiempo vacios: ir de una actividad a otra ya sea

escolar o social, puede ser agotador y refleja sintomas en

dificultades para dormir, ansiedad y estrés entre otras. Los espacios de tiempo vacio entre las

familias pueden funcionar como antidoto a la sensacion de agobio y exceso de estimulos.

Uso limitado de la tecnologia

Apartar tiempo para escuchar a nuestros hijos

Practicar la respiracion profunda


QUE DEBE HACER UN

MAESTRO EN CASO DE

PRESENTARSE BULLYING?

1. Trato con respeto

Es importante siempre usar el respeto

como ejemplo y eneseñarles a los

alumnos a practicarlo. Tambien como

docentes deben mostrar una actitud de

ayuda y apoyo, para que los niños se

sientan en la confianza de confesar una

situacion de acoso en caso de que se

presente.

2. Planificar actividades que corrijan

el bullying

autoridad para dar fin al conflicto,

hacerlo de forma que la victima no se

sienta aun mas indefensa y expuesta.

4. Hablar con el agresor en privado

Cuando se identifica el agresor es

necesario comenzar momentos de

dialogo para identificar a que se debe

su comportamiento y si se detecta que

este alumno no controla su ira es

necesario realizar el proceso

respectivo como la remision al

psicologo.

5. Notificar lo ocurrido y darle

seguimiento

Cuando se presenta una situacion de

acoso entre alumnos, es importante

hacer el debido reporte a la

administracion de la institucion y sobre

todo a los padres tanto de la victima

como del agresor, debe estar pendiente

del desarroollo de la situacion y tener

presente que el acoso se presenta

cuando no hay supervicion escolar.

El desarrollo cognitivo es algo muy

importante en las clases, pero tambien

es importante por medio de dinamicas y

actividades trabajar los valores y sobre

todo la empatia con el otro cuando es

victima de bullying.

3. Detener la intimidación lo mas

pronto posible

Al evidenciar una situacion de acoso, es

necesario que como docente imponga su


No caer en actitudes

normativas extremas

ni mostrar

dificultades para

mantener el orden en

la sala.

No manifestar una

actitud negativa

hacia un estudiante.

Evitar el sarcasmo y

formas sutiles de

ridiculización.


Clima de seguridad en el

salón de clases

Establecer reglas claras de

que no será tolerado ningún

tipo de agresión. Más que

decirlo y repetirlo,

mostrarlo con hechos.

incluyendo depresión,

ansiedad y suicidios. El

clima escolar, al interior de

la clase, se ve

categóricamente afectado

a causa del bullying.

El bullying es un fenómeno

que nos habla de

intolerancia,

discriminación, negación de

la diversidad, prejuicios,

estereotipos, y está

asociado además con

severos trastornos de

salud mental y física,


Bibliografia

Www.Icbf.gov.co

Nashiki, G. (7 de 8 de 2012). BULLYING: EL PODER DE LA VIOLENCIA.

Obtenido de BULLYING: EL PODER DE LA VIOLENCIA:

http://www.scielo.org.mx/pdf/rmie/v18n58/v18n58a8.pdf



Cerezo Ramírez, F. (2001). Variables de personalidad asociadas en la

dinámica bullying (agresores versus víctimas) en niños y niñas de 10 a 15

años. Anales de psicología, 17(1).

Cassiani-Miranda, C. A., Gómez-Alhach, J., Cubides-Munévar, A. M., &

Hernández-Carrillo, M. (2014). Prevalencia de bullying y factores

relacionados en estudiantes de bachillerato de una institución educativa

de Cali, Colombia, 2011. Revista de salud pública, 16(1), 14-26.

More magazines by this user
Similar magazines