Views
1 year ago

TRAUMAS EMOCIONALES

Haz lo que quieras, y

Haz lo que quieras, y como quieras, siempre te quedas en segundo lugar, no el primero. Y como tú y Dios siempre exigís el primer lugar, no es suficiente. Así que, de vuelta a los trabajos forzados en la mina espiritual, con esfuerzos redoblados para satisfacerte a ti y a un Dios cada vez más exigente, que nunca está contento. Pero siempre vas a quedarte corto, no llegas a la altura. Nunca llegas, pero nunca dejas de intentarlo. 3. Ansiedad. Los «debes» y la desaprobación propia producen una conciencia hipersensible, bajo un dosel inmenso de culpa, ansiedad y condenación. Como una nube gigantesca, este dosel cuelga sobre tu cabeza. De vez en cuando se levanta en algún punto y el sol brilla a través del jirón, particularmente durante avivamientos, convenciones sobre la vida más profunda, y retiros, cuando das un paso adelante para orar o parar «hacer una entrega más profunda». Por desgracia, el sol dura más o menos como la última vez en que hiciste lo mismo, seguiste el mismo proceso o pediste la misma bendición. Pronto vuelve a caer la misma nube espesa. Se apoderan de ti los mismos sentimientos que asustan. El sentimiento general de desaprobación divina y de condenación global vuelve para importunar y llamar a la puerta trasera de tu alma. 4. Legalismo. La conciencia hipersensible y global de culpa de un perfeccionista generalmente va acompañada de una gran escrupulosidad y un legalismo que exageran los «haz» y «no hagas» externos de modo rígido, las reglas y ordenanzas. Veamos por qué esto sigue a los tres primeros síntomas casi de modo inevitable. El perfeccionista, con su frágil conciencia, su estimación propia deficiente y su sentimiento de culpa automático casi incorporado, es muy sensible a lo que los demás piensan de él. Como él no puede aceptarse y no está seguro de la aprobación de Dios, necesita la aprobación de otros de modo desesperado. Así que 100 es presa fácil de las opiniones y evaluaciones de otros cristianos. Cada sermón le afecta. Piensa por dentro: «Ah, quizás esto es lo que va mal en mi caso. Quizá si renuncio a esto.", si añado esto a mi vida... Quizá si dejo ?e hacer esto o empiezo a hacer aquello voy a experImentar paz, gozo, poder. Quizás entonces Dios me aceptará, y le vaya complacer.» Entretanto, los «haz» y «no hagas» se van amontonando; lo hace porque hay más y más gente a la cual hay que complacer. El halo ha de ser ajustado para una persona, luego para otra. Así que el perfeccionista sigue adaptándose a una forma, luego a otra, v antes que se dé cuenta de lo que está pasando, el halo se ha tra.nsforma~o en lo que Pablo llamó «el yugo de esclaVItud» (Ga. 5: 1). El yugo era un utensilio familiar en el campo en aquellos días, que se colocaba so~re el cuello del animal para tirar del arado, o que uma a dos bueyes juntos. Pero la palabra fue usada en otro sentido, y éste es el significado en que está pensan~o Pablo. En el Antiguo Testamento el yugo era el sImbolo de la autoridad despótica puesta sobre el cuello de un pueblo conquistado, como símbolo de su esclavización. Era algo humillante y destructivo. I:as Buenas Nuevas de la gracia habían entrado en la VIda ~e .los gálatas, librándoles de aquella clase de yugo.eSpIrItual. Las Buenas Nuevas son: que el camino de DIOS no es el de la ejecución perfecta. No importa lo que se haga, uno no puede con ello ganar el favor de Dios. ¿Por .qué? Porque su favor, el que :Él se complazca contIgo, es un don de amor de su gracia mediante Jesucristo. . Después de un tiempo, la gracia les pareció demaszado buena para ser verdad, y los gálatas empezaron ~ escuchar otras voces en el mercado, «otro evangeha», como lo llama Pablo (Gá. 1:6). Quizás escucharon a los legalistas de Jerusalén, que decían que había que guardar toda la ley, incluso la ley ceremonial. Quizás escucharon.a los ascetas de Colosas, cuya especialidad era r~~uncIar a las cosas, a fin de agradar a Dios. Tambwn observaban ciertos días especiales, lunas nuevas y sábados. Insistían en la «humillación propia», 101

educación emocional - Jeder Libros
15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
Diapositivas "Inteligencia emocional" - Ugel 05
Aspectos Emocionales y cognitivos. - Multiple Sclerosis International ...
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
el riesgo de ser cristiano
Setenta veces siete - UACA
Folleto Informativo Trauma y Estrés
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA
Relaciones Públicas / Dirección de Comunicación
Educació emocional: Propostes per a la tutoria - Conselleria d ...
Educació emocional: Propostes per a la tutoria - Conselleria d ...
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Tabla de Contenidos. - Marco Andrade V.
Los secretos detrás del secreto - Realizate.com
Revista-escuela-date-cuenta-2013-2014