Views
1 year ago

TRAUMAS EMOCIONALES

incluso la enseñaba.

incluso la enseñaba. Pero sus sentimientos reales sobre el dios con el que vivía día tras día no correspondían a lo que enseñaba. Su dios carecía de gracia y era imposible de complacer. Las exigencias de Dios sobre mí eran tan elevadas, y su opinión de mí era tan pobre, que me era imposible vivir bajo su ceño frucido... Todo el día me estaba importunando: «¿Por qué no oras más? ¿Por qué no das más testimonio? ¿Vas a apre-nder a disciplinarte algún día? ¿Cómo puedes permitirte estos pensamientos malvados? Haz esto. No hagas aquello. Cede, confiese, trabaja con más ahínco» ... Dios estaba siempre usando su amor contra mí. Me mostraba sus manos taladradas y luego me miraba de hito en hito y decía: «Bien, ¿por qué no eres un cristiano mejor? Venga, rápido, a vivir como debes.» Más que nada, tenía un Dios cuyo concepto de mí era que yo era basura. Oh, Él insistía en que me amaba, pero yo creía que esta aceptación y amor por los que yo suspiraba sólo podían ser míos si le dejaba aplastar prácticamente todo lo que consideraba realmente que era mi persona. Cuando llegaba a este punto, apenas podía hallar en mí una palabra, un sentimiento, un pensamiento o una decisión mías que Dios pudiera aprobar. Puedes comprender por qué un cnstIano sincero que piensa y siente de esta manera está abocado a un colapso total. Y mis años de predicación, aconsejar y orar con cristianos evangélicos me han llevado a creer que esta enfermedad del perfeccionismo es muy común entre la gente de iglesia. La cura Sólo hay una cura definitiva para el perfeccionismo: es profunda y simple, es la gracia. La gracia, que viene de la palabra griega charis, significa «bondad, gracia, favor». Pero en el Nuevo Testamento esta palabra ha adquirido un significado especial: «Dado gratis, in- 104 merecido, imposible de ganar, no compensable». La aceptación amante de nosotros por parte de Dios no tiene nada que ver con el que seamos dignos. Como nos recuerda el Dr. Cooke, la gracia es el rostro con que se nos muestra Dios cuando nos acercamos a Él con nuestra imperfección, pecado, debilidades y fracasos. La gracia es lo que Dios es y lo que Dios hace en su encuentro con los que son pecadores y no merecen nada. La gracia es un puro don, de balde, ofrecida gratis. La cura del perfeccionismo no empieza con alguna experiencia inicial de la gracia en la salvación o la santificación, y entonces progresa a lo largo de una vida vivida en el esfuerzo y la ejecución p~rfecta. La cura del perfeccionismo tiene lugar vivIendo, creyendo y realizando, día tras día, esta relación de gracia con un Padre amante, celestial y solícito. Pero aquí está el quid, puesto esto no puede suceder por sí mismo. La realización de la gracia no puede ser mantenida en algunas personas sin que antes se vean curadas de su pasado. El cuidado de Dios no puede ser sentido sin una nueva programación interior, profunda, que elimine todo el condicionamiento que han puesto dentro los padres, la familia, los maestros y los predicadores y la iglesia. Estos perfeccionistas han sido programados a expec~ativas desmesuradas, desatentadas, ejecuciones imposIbles, amor condicionado y una teología sutil de las obras. No pueden librarse de esta pauta de la noche a l~ .mañana. El cambio requiere tiempo, curso, comprenslOn, curación y, sobre todo, nueva programaCIón: la renovación de la mente que trae una transformación. Voy a deciros cómo tuvo lugar en la vida de un joven. Daniel fue criado en un hogar estrictamente evangélico, en que todo lo que creían en la cabeza era recto, pero todo lo que practicaban en las relaciones interpersonales de cada día era falso. ¿Es esto posible? Sí, lo es. Muy posible. Y los padres han de recordar que no s?lo es lo que se les enseña a los hijos lo que cuenta, SIlla t~mbién lo que los hijos aprenden por su cuenta. A Damel le enseñaban una cosa, pero él aprenlOS

educación emocional - Jeder Libros
15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
Aspectos Emocionales y cognitivos. - Multiple Sclerosis International ...
Diapositivas "Inteligencia emocional" - Ugel 05
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Setenta veces siete - reconciliación en nuestra sociedad - Plough
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Inteligencia Emocional Biblica - Biblical EQ
Marzo 2010 - Llamada de Medianoche
Folleto sobre la pornografía - El Cristianismo Primitivo
El Deseado de Todas las Gentes E. G. White [Nueva Edicion]
Beatriz y los cuerpos celestes - Lucia Etxebarria (Premio Nadal 1998)
Vivir en comunidad — ¿por qué? - Plough