Views
1 year ago

TRAUMAS EMOCIONALES

Dos extremos El

Dos extremos El comprender estas cosas nos protegerá de caer en uno de dos extremos. Algunos cristianos ven la cola del diablo en todo lo que se mueve. Permitidme que diga una palabra cariñosa, pero firme, a los cristianos jóvenes o inmaduros. A través de los siglos la Iglesia ha tenido mucho cuidado antes de declarar que una persona está poseída por el demonio. La posesión demoníaca es algo real, existe. En algunas ocasiones raras, durante mis muchos años de ministerio, me he sentido impulsado a usar la autoridad del nombre de Jesús para echar lo que yo creí que era un espíritu maligno, y he visto liberación y curación. Pero sólo los cristianos cuidadosos, llenos de oración, maduros, llenos del Espíritu, deberían intentar en algún caso algo del tipo del exorcismo. He pasado mucho tiempo en el despacho aconsejando y tratando de volver a juntar los pedazos rotos de personas que quedaron decepcionadas y desoladas porque algún cristiano inmaduro intentó echar demonios imaginarios de su interior. El otro extremo es un síndrome que peca por sus respuestas simplistas e ineficaces: «Lee la Biblia. Ora. Ten más fe. Si estuvieras en buen estado espiritualmente no tendrías este problema. No te dejes deprimir. Nunca tendrás compulsiones o dificultades sexuales.» Sin embargo, las personas que dicen estas cosas son muy crueles. Sólo están amontonando más peso sobre la persona que ya no puede llevar su carga, que está dolorida y lucha en vano por desprenderse de un problema emocional arraigado. Ella se siente culpable por el problema; cuando alguien le hace sentirse peor por este motivo, no hace más que doblar su carga de culpa y abatimiento. Quizás hayas oído la historia del hombre que estaba viajando en un avión. Cuando a la hora de la comida le entregaron un paquete en que iba envuelto lo que había de comer; lo abrió y vio que entre las hojas de la lechuga se paseaba una gran cucaracha. 18 Al llegar a su casa escribió indignado una carta al presidente de la compañía. A los pocos días recibió una carta certificada del presidente. Le pedía mil perdones: «Esto fue algo excepcional. Pero no se preocupe, el avión fue fumigado; arrancamos incluso la tela de los asientos; tomamos medidas disciplinarias contra la azafata, es posible que se la despida; etc., etc. Por ello esperamos que seguirá viajando en los aviones de nuestra Compañía.» El hombre quedó muy bien impresionado. Pero notó que a la carta recibida se había adherido por accidente la suya propia. Cuando le dio un vistazo, advirtió que al pie había una nota en lápiz rojo: «Contéstese con la carta corriente de las cucarachas.» Con frecuencia, a las personas que sufren de problemas emocionales les contestamos con la carta corriente de las cucarachas. Les damos respuestas banales, que no resuelven nada, y les llevamos a una mayor desilusión y desazón. La evidencia ¿Qué son estas emociones dañadas, lastimadas o heridas? Una de las más comunes es un sentimiento profundo de falta de valor, un sentimiento continuo de ansiedad, inadecuación e inferioridad, que es como si royera por dentro, diciendo: «No valgo para nada. No sirvo para nada. Nunca seré nada. Nadie va a quererme. Todo lo que hago está mal.» ¿Qué le ocurre a esta clase de persona cuando se hace cristiana? Parte de su mente cree en el amor de Dios, acepta el perdón de Dios y se siente en paz durante un tiempo. Luego, de repente, en su interior todo se alborota y exclama: «¡Esto es una mentira! ¡No lo creas! ¡No ores! No hay nadie arriba para escucharte. No le importas a nadie. No hay nadie que alivie tu ansiedad. ¿Cómo es posible que Dios ame y perdone a una persona como tú? ¡Eres demasiado malo! ¿Qué es lo que ha ocurrido? Las buenas nuevas del Evangelio no han penetrado en su ser interior trau- 19

15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
educación emocional - Jeder Libros
Diapositivas "Inteligencia emocional" - Ugel 05
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA
aprende_a_cambiar_tu_estado_emocional_en_15_minutos.doc
El duende quiso madrugar. nº 6
Rie cuando puedas , llora cuando lo necesites-El chojin
Una Apuesta a la Vida N° 269
La revolución de Dios - Plough
Solidaridad Mi Sol - Hermanas Franciscanas Hijas de la MIsericordia
1-¿qué es la pascua joven? - Diócesis de Ciudad del Este
Setenta veces siete - reconciliación en nuestra sociedad - Plough
Revista Sant Bani Septiembre-Octubre 1987 - Sant Bani Ashram