Views
1 year ago

TRAUMAS EMOCIONALES

este intríngulis. No

este intríngulis. No tendría estos problemas personales. Si ellos me hubieran pagado, yo habría podido pagar mis deudas al amo.» Durante muchos años yo fui culpable de echar la culpa a otros. Cada vez que fallaba o hacía algo mal, oía una voz interior, consoladora, que me decía: «No te preocupes, David. No fue culpa tuya. Tú lo habrías hecho bien si... » ¿Aceptas la responsabilidad de tus faltas y fallos o hay en ti como una grabación que dice cada vez: «Ellos me hicieron de la manera que soy. Él lo hizo; ella lo hizo»? En muchos casos, el extender el perdón a otro y asumir la responsabilidad uno mismo son dos lados de la misma moneda, y los dos sólo se pueden hacer conjuntamente. 3. La prueba del recuerdo y la reacción. ¿Te das cuenta de si reaccionas contra una persona porque te recuerda a otra? Quizá no te gusta la manera en que tu marido disciplina a tus hijos porque te recuerda a tu padre, que se excedía en ello. Y esto causa un conflicto. Puede que no te guste el vecino, o respondas con ira a un compañero de trabajo, o con resentimiento. ¿Por qué? Porque tú mismo nunca has perdonado realmente a otros. Y tu reacción a lo que te recuerda a esta persona que tú no has perdonado en el pasado desencadena resentimiento contra esta otra persona. Cómo tratar tus propias deudas Hay un método escritural para resolver estas heridas de nuestro pasado. El método de Dios va mucho más allá de perdonar y renunciar al resentimiento. Dios acepta nuestros pecados, fallos y dolor que hemos sufrido en la vida pasada y los envuelve con sus propósitos amorosos para cambiarlos. La mayor ilustración de ello es la cruz. Allí Dios aceptó lo que, desde el punto de vista humano, era la mayor injusticia y la tragedia más profunda que ha ocurrido e hizo de ella el don más sublime que el hombre ha conocido: el don de la salvación. 44 Vemos una ilustración humana de esto en la vida de José, contra el cual sus hermanos cometieron una injusticia brutal. Cuando sus hermanos mayores, más tarde, se postraron ante José el gobernador, éste no hizo ningún intento de cobrar las deudas. Como sabía que ellos mismos habían tenido que sufrir mucho para perdonarse a sí mismos, les dijo: «No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensásteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo» (Gn. 50: 19-20). ¿Eres parte de una comunidad de cristianos libres de deudas? ¿Se halla libre tu matrimonio de intentos de cobrar deudas? ¿Y tu familia? Cada iglesia debería ser una comunidad libre de deudas, en que nos amásemos unos a otros porque somos amados. En que aceptásemos a otros porque somos aceptados. En que ofreciésemos gracia el uno al otro porque la hemos recibido, porque conocemos el gozo de haber visto que nuestro Señor rasga la cuenta en la que consta lo que hemos gastado más allá de lo que podemos pagar. La deuda ha sido cancelada. Ha sido destruida. Lo que hace no es añadir y decir: «Bueno, te daré un nuevo plazo para que puedas pagar.» Y así, como hemos sido puestos en libertad sin deudas, nosotros hemos de hacer lo mismo a otros y con ello poner en circulación la gracia y el amor. El apóstol Pablo lo resume en pocas palabras: «No debáis nada a nadie, sino amaos unos a otros» (Ro. 13:8). Y en palabras de Jesús: «De regalo recibisteis dad de regalo» (Mt. 10: 8). ' 45

educación emocional - Jeder Libros
15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
Diapositivas "Inteligencia emocional" - Ugel 05
Aspectos Emocionales y cognitivos. - Multiple Sclerosis International ...
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Setenta veces siete - reconciliación en nuestra sociedad - Plough
Inteligencia Emocional Biblica - Biblical EQ
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Marzo 2010 - Llamada de Medianoche
Folleto sobre la pornografía - El Cristianismo Primitivo
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
El Deseado de Todas las Gentes E. G. White [Nueva Edicion]
Beatriz y los cuerpos celestes - Lucia Etxebarria (Premio Nadal 1998)