Views
7 months ago

TRAUMAS EMOCIONALES

tiva de sthenos, que

tiva de sthenos, que significa «fuerza». Ahora bien, cuando se pone la letra «a» enfrente a una palabra se niega lo que ésta dice. Un teísta es uno que cree en Dios; si se pone la a enfrente de la palabra, tenemos «ateísta» o «ateo», uno que no cree en Dios. Si se pone la a enfrente a sthenos, que significa «fuerza», se tiene la palabra para enfermedad astheneia, «una falta de fuerza, una debilidad, una enfermedad, algo que paraliza, mutila». La palabra apenas se usa en el Nuevo Testamento en el sentido puramente físico. Más bien se refiere a una debilidad mental, moral o emocional, una falta de fuerza. Las debilidades en sí no son pecado, pero socavan nuestra resistencia a la tentación. En el Nuevo Testamento, las debilidades son cualidades de la naturaleza humana que pueden predisponernos o inclinarnos al pecado, algunas veces con nuestra parte o consentimiento consciente. El libro de los Hebreos se parece más al libro de Levítico que ningún otro libro del Nuevo Testamento, y muestra que el sistema de sacrificios delineado en Levítico halla su cumplimiento en Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote. Este cumplimiento también se aplica a la cuestión de los defectos o debilidades de los sacerdotes. El sacerdote del Antiguo Testamento tenía debilidad porque participaba de la suerte común de todos los seres humanos. Por tanto, cuando hacía sacrificios, también tenía que sacrificar para sí mismo, para cubrir sus propias imperfecciones, así como presentar una ofrenda por el pueblo. Sin embargo, debido a que él tenía debilidades, podía entender las debilidades del pueblo y obrar de modo más compasivo con ellos. Podía ser más comprensivo como sacerdote. Porque él también estaba sometido a las debilidades interiores que nos predisponen a todos a la tentación y el pecado. El escritor de Hebreos aplica la imagen a nuestro gran Sumo Sacerdote y Mediador, nuestro Señor Jesucristo. Como Él nunca había pecado, porque no había cedido nunca a las tentaciones, al revés del sacerdote del Antiguo Testamento, tampoco había tenido que 50 hacer sacrificios en favor suyo. Pero como había sid~ tentado, puesto que El había sido sometido a la prueba en todos los puntos que lo somos nosotros, tenemos un gran Sumo Sacerdote que comprende el sentimiento de nuestras debilidades. Si El entendiera meramente el hecho de nuestras debilidades, esto no sería suficiente. Pero sabemos que es mucho más que esto. Se hace cargo incluso del sentimiento de nuestras debilidades: no sólo de la debilidad en sí, o del problema y trauma emocional y los conflictos internos, sino del sufrimiento que resulta de ello. Comprende la frustración o contrariedad la ansiedad, la depresión, las penas, los sentimie~tos de abandono y la sociedad o el aislamiento y el rechazo. El que fue tocado por el sentimiento de nuestras debilidade~ experimenta toda la gama de emociones que acampana a nuestras debilidades e impotencia. ¿Y qué prueba tenemos de ello? ¿A qué acude el escritor de los Hebreos para mostrar que Jesús se hace cargo de los sentimientos que resultan de nuestras debilidades~ «En los días de su carne -dice (o sea, cuando Jesus era humano)-, habiendo ofrecido ruegos y súplicas» (Heb. 5:7). ¿En momentos de sosiego y calma? No, no. «Habiendo ofrecido ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la mu~rte, fue o~~o a causa de su piedad. Y aunque era HIJO, aprendIO la obediencia por lo que padeció» (Heb. 5:7-8). Esto indica Getsemaní, su pansión y sufrimiento, la cruz de nuestro Señor, como si dijéramos: «Aquí es donde El lo ~a ~xperÍ1:nentado todo. Él sabe lo que es clamar con lagnmas. El sabe lo que es orar a Dios con sollozos en alta voz. El luchó con sentimientos que casi le despedazaron. El lo sabe. Ha pasado por todo ello, y puede hacerse cargo de lo que te pasa a ti. El sufre contigo.» De .t?das las palabras usadas para designar la EncarnaCIOn, la mayor de todas es Emanuel «Dios con D?Sotros»: Dios está en ella con nosotros.'Mejor aún, DIOS, hab.Ie~do pasado por ella, puede compartir nuestros sentImIentos. Es por esto que nosotros podemos 51

educación emocional - Jeder Libros
Aspectos Emocionales y cognitivos. - Multiple Sclerosis International ...
15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
Setenta veces siete - reconciliación en nuestra sociedad - Plough
Marzo 2010 - Llamada de Medianoche
Folleto sobre la pornografía - El Cristianismo Primitivo
El Deseado de Todas las Gentes E. G. White [Nueva Edicion]
Beatriz y los cuerpos celestes - Lucia Etxebarria (Premio Nadal 1998)
[Abbé Pierre] (Mis Razónes Para Vivir)
Vivir en comunidad — ¿por qué? - Plough
Nº 29. Octubre - Diciembre 2008 - Consejo General de ...
SANTO ROSARIO DE LIBERACIÓN - La Pietra Scartata
GUIA DE ORACION - uncion.com