Views
10 months ago

TRAUMAS EMOCIONALES

ía ciudades edificadas;

ía ciudades edificadas; todo ello Dios quería dárselo todo estaba a su alcance. El sueño había sido prep;rado y el Señor estaba dispuesto, pero el pueblo no lo estaba a causa de su estimación propia deficiente. «Somos como langostas.» Se olvidaron que eran hijos de Dios. Olvidaron quiénes eran y lo que eran. Este mensaje lo necesitamos también hoy. Envolvemos nuestros temores en una envoltura de menosprecio santificado mórbidamente. Esta baja estimación propia la cubrimos con palabras piadosas y la llamamos consagración y autocrucifixión. Ya es hora de que tengamos sueños osados. Ya es hora de que vayamos al mundo con nuestro testimonio, con mucho más ardor. ¿Qué es lo que nos detiene? El temor a ser criticados, el temor a arriesgarnos, el temor a la tradición, el temor a la falta de apoyo. Con nuestra baja estima de nosotros mismos, destruimos el sueño de Dios sobre nosotros como una comunidad de creyentes; somos nosotros los que constituimos su propio cuerpo. ¿Qué ha pasado con nuestro sueño? ¿Dónde está la visión que Dios ha puesto delante de nosotros? ¿Cómo se echó a perder? ¿Tus pecados y transgresiones y malos hábitos? Lo dudo. Probablemente tu sueño ha sido detenido o destruido porque Satanás te ha engañado para que creas de ti mismo que eres un gusano o una langosta. Como resultado, nunca has medido tu pleno potencial como hijo o hija de Dios. Te has llenado de temores y dudas, inferioridad e inadecuación. ¿Hasta dónde habría llegado William Carey, el primer gran misionero protestante a la India, si no hubiera llevado un sueño consigo? Él lo expresó de esta manera: «Espero grandes cosas de Dios, intento hacer grandes cosas para Dios.» Ésta es la clase de sueño divino que queda destruido por la estimación propia deficiente. La falta de fe en Dios es a menudo alimentada por el hecho de que estimamos en menos lo que Él quiere hacer a través de nosotros. 3. La estimación propia deficiente echa a perder nuestras relaciones. Piensa en tu relación con Dios 66 mismo. Se sigue de modo natural que si te consideras inferior o indigno, pensarás que Dios no puede amarte, cuidarte e interesarse por ti. Este modo de pensar lleva con frecuencia a las preguntas internas y resentimientos que empiezan a enturbiar nuestra relación con Dios. «Después de todo, ¿no es, hasta cierto punto, a causa de Él que yo sea de esta manera? Él me hizo tal como soy. Podría haberme hecho, y probablemente debería haberme hecho, distinto. Pero no lo hizo.» Así que probablemente quiere decir que, aunque Él tiene i~terés en otros y les da gran número de cosas, en realIdad no está muy interesado en ti. Ellos son como deben ser, pero tú no. Sin embargo, una vez has empezado a criticar el designio, no tardas mucho en sentir resentimiento contra el Autor del mismo. Es así que tu concepto de Dios p~ra a con.taminarse y tu percepción de lo que Él pIensa de tI se confunde y altera y finalmente echa a perder tu relación con Él. La estima~ión propia deficiente también echa a perder tus relacIOnes con otras personas. Satanás te importuna con el sentimiento de inferioridad e inadecuación para aislarte. Porque la manera más común de hacer tolerables los sentimientos de inferioridad es quedarse encerrado dentro de uno mismo, el tener tan poco contacto como se pueda con otras personas, y sólo de vez en cuando dar un vistazo al resto del mundo que sigue avanzando. Cristo nos mandó que amemos a nuestro prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Esto implica q.ue es .básico para la ética cristiana y para las rela­ CIOnes mterpersonales del cristiano tener una imagen sana de uno mismo. Sólo puedes ofrecer algo a los demás cuando tienes una opinión saludable de ti mismo. Cuando te estimas en menos, pasas a absorberte en ti mismo y no te queda nada para dar a los otros. . ¿Quiénes s.on las personas con las que es más difícIl portarse bIen? Las que no se tienen a sí mismas en muy buena estima. Por el hecho de que no tienen muy buen concepto de sí mismas, tampoco los otros les 67

educación emocional - Jeder Libros
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Inteligencia Emocional Biblica - Biblical EQ
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Curso Intensivo de INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Procesamiento emocional en personas con sintomatología obsesivo ...
Autocopia_de_seguridad_deRevista Nro 17 - La Red del Camino
15. Inteligencia emocional - Grupo ICE
Lecciones de vida por medio de soliloquios e historias
II Plan integral de salud mental en Andalucía - Capital emocional