Views
9 months ago

TRAUMAS EMOCIONALES

vios nuestra capacidad

vios nuestra capacidad para aprender, registrar, responder. Para algunos, el mundo de dentro incluye sus defectos, deformidades, minusvalías. No hay dos niños idénticos. Son tan maravillosamente diferentes como los copos de nieve. iY qué error hacen los padres al tratar de criar a sus hijos, por medio de libros de instrucciones, como si todos fueran iguales! Los padres saben de qué estoy hablando. Algunos tienen un hijo que es muy semejante a la mula proverbial, de modo que es necesario una vara para llamarle la atención y, más aún, disciplinarlo. y luego viene otro hijo que es tan sensible como una sensitiva: no tienes necesidad de levantar la voz para obtener de él una respuesta. ¡Qué ridículo pensar que una serie de principios de crianza de hijos es bastante! Estas diferencias existen por el hecho de que somos quienes somos y a causa de nuestro equipo psicofísico. Sin embargo, hay también un factor espiritual. Y es en este punto que diferimos de todas las psicologías seculares, humanistas y paganas, que miran la naturaleza humana como esencialmente buena o moralmente neutra. Nosotros los cristianos no pensamos de esta manera. Dios nos ha revelado en su Palabra que no entramos en esta vida moralmente neutros. Más bien somos víctimas de una tendencia básica hacia el mal, una inclinación hacia lo malo. A esto llamamos pecado original. La verdad es que el pecado es lo único en todos nosotros que no es muy original. Las leyes y los principios por los que se gobiernan todas las relaciones personales y el desarrollo humano garantizan la transmisión del pecado, cuando nuestros dos primeros padres quisieron hacer de las suyas y, dejando a Dios, empezaron a vivir una vida de egocentrismo y de orgullo. Comenzando con el primer pecado de Adán y Eva, se puso en marcha una reacción en cadena de parentesco imperfecto, a través de fallos e ignorancias y acciones erróneas, y, peor aún, por medio de un amor condicionado. La herencia de los padres hace de todo ser humano la víctima de una pecaminosidad corporativa. No ve- 86 nimas a este mundo perfectamente neutros, sino ladeados en dirección al mal. Estamos fuera del equilibrio en nuestros motivos, deseos y tendencias. Estamos fuera de proporción, con una inclinación hacia el mal. Y, debido a este defecto de nuestra naturaleza, nuestras respuestas son excéntricas, fuera del centro. Hace años hallé un dicho que es útil en extremo para aconsejar a la gente: «Los niños son los mayores grabadores del mundo, pero son los peores intérpretes del mundo.» Los niños recogen muchas de las imperfecciones que los rodean y, debido al egocentrismo que hay en cada uno de nosotros, interpretan mal gran parte de lo que incorporan, y esto afecta grandemente la imagen que se forman de sí mismos. Al margen de cuanto hayan hecho los padres, parece que la mayoría de las personas llegan a la edad adulta con el sentimiento de que "tú vas bien, pero yo no». Es casi parte del equipo humano. La Biblia deja bien claro que no somos meramente víctimas. Todos somos pecadores y compartimos la responsabilidad de lo que somos y de lo que seremos. Nunca he visto a nadie curado verdaderamente, a menos que, junto con el hecho de que hayan perdonado a todos los que les habían perjudicado y hecho injusticias, haya recibido además el perdón de Dios por sus propias respuestas falsas. • Satanás es la tercera fuente, y ya hemos empezado a considerarle como una fuente de nuestra estimación personal deficiente. Satanás usa nuestros sentimientos de autodesprecio como un arma terrible en los tres papeles que juega: Satanás es un mentiroso (Jn. 8:44), es el acusador (Ap. 12: 10) y el que ciega nuestra mente (2 Ca. 4:4). En estos tres sentidos hace uso de la inferioridad, inadecuación y actitud despreciativa de uno mismo para derrotar a los cristianos e impedirles que realicen su pleno potencial como hijos de Dios. • La cuarta fuente de nuestro concepto de nosotros mismos es Dios. Ahora nos movemos desde el problema de la estimación propia deficiente, al poder para 87

educación emocional - Jeder Libros
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Inteligencia Emocional Biblica - Biblical EQ
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Curso Intensivo de INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Autocopia_de_seguridad_deRevista Nro 17 - La Red del Camino
Procesamiento emocional en personas con sintomatología obsesivo ...
Lecciones de vida por medio de soliloquios e historias
Revista Noviembre 2017 Tierra del corazón
II Plan integral de salud mental en Andalucía - Capital emocional