Views
7 months ago

REVISTA OCTUBRE N14

UN CUERPO SANO ¿CÓMO?

UN CUERPO SANO ¿CÓMO? AMÁNDOLO Muchas personas están enfermas o tienen un dolor y no saben la gracia que eso significa para sanar. Se trata del aviso que tu maravilloso cuerpo te está enviando para indicarte que algo que estás haciendo no está bien. La herramienta más sencilla que calma un dolor, es amando nuestro cuerpo. Nadie quiere sentir dolor, pero tienes que sentirte, ¿dónde surge el dolor?, ¿qué está queriendo decirte? Los dolores son manifestaciones de un mal-estar físico o mental. Tanto el cuerpo como la mente son vulnerables, si no prestamos atención a sus señales. Según la tradición hawaiana, un dolor o síntoma por más de tres días se transforma en enfermedad. Cuando nos suceden cosas en la vida, nuestro cuerpo reacciona, a través de las emociones, ya sean cosas buenas que nos suceda o cosas malas. La reacción del cuerpo es química y derrama en el cuerpo aquellas sustancias vinculadas con esas emociones. Si éstas son de alegría o felicidad, se derrama en nuestro cuerpo los neuropéptidos del amor, como la serotonina, la oxitocina, endorfinas, etc. Si por el contrario, un suceso negativo para nuestra “percepción” nos ocurre, ésto se transforma en emociones negativas; como el miedo, tristeza o rabia y las sustancias vinculadas con estas emociones son el cortisol, la adrenalina, etc. Estas sustancias en nuestro cuerpo por un período largo además de manifestarse en salud o enfermedad, también se manifiesta exteriormente. Con las buenas te rejuveneces y con las otras al contrario, te envejeces, te encorvas, te dejas estar.Esto está muy vinculado con el capítulo cinco de mi libro “De Reversa” próximo a salir o quizás para cuando la revista esté en la web, mi libro ya esté disponible. En ese capítulo trato la Lección 136 de Un Curso de Milagros. “La enfermedad es una defensa contra la verdad”. Puedes buscarla en la web y si estás o te sientes enfermo, léela completamente, varias veces. Es dura. Hasta el título lo es.

¿Qué nos quiere decir ese título? Qué muchas veces nos conviene estar enfermos para mantener situaciones que nos mantienen en nuestra zona de confort. Estar sanos nos llevaría a tener que enfrentar cambios a los que no estamos dispuestos y que muchas veces son maravillas para nuestra vida. A modo de ejemplo supongamos que me entero que en mi trabajo van a prescindir de gente, o sea despedirán personal, automáticamente la mente que es muy inteligente busca recursos y se produce la enfermedad, que me lleva a estar en una situación en la que no me pueden despedir. Nunca nos damos cuenta que de las crisis, salen las mejores cosas, ellas nos vuelven creativos. Dejamos la comodidad y salimos a buscar otros lugares o usar nuestros talentos que se encuentran hibernando. Y la nueva vida podría ser la felicidad que tanto ansiamos. La enfermedad en esos casos es una manipulación, con nuestro jefe, con nuestra pareja, con nuestros hijos. Somos víctimas y nos tienen que atender. Pero nada funciona para siempre. Y cuando el cuerpo juega este juego fuerte, puede poner todo, es decir puede morir. El cuerpo como todo lo demás en nuestra vida es un reflejo de nuestros pensamientos y creencias. Siempre nos habla, pero a veces no nos molestamos en escucharlo es cuando nos creamos los dolores o enfermedades. Debemos amar nuestro cuerpo, tal como esté. Estamos esperando a tener un trabajo para amarnos, o a adelgazar para comenzar a hacerlo. Hay que amarse sin más, y alimentarlo con cosas nutritivas y no tóxicas, y me refiero no solo a los alimentos, también a los mensajes que nos mandamos, esos diálogos internos que tenemos y que generalmente no son para nada nutritivos. El dolor es la manera que tiene el cuerpo de ondear un pañuelo tratando de llamar la atención, un último intento de decirnos que algo no va bien.