Views
1 year ago

Lo Mejor de Nosotros

Cafetales, volcán

Cafetales, volcán de Santa Ana. La tierra nos recuerda año tras año que es el hogar de los cultivos. En las zonas más altas, el bosque cafetero constituye el emblema de lo que el ser humano puede hacer en alianza permanente con la naturaleza. Allá en los años medianeros del siglo XIX, gobernantes visionarios como don Rafael Campo y el General Gerardo Barrios implantaron el café como patrimonio agrícola nacional. Our land reminds us year after year of the home of our crops. In the highlands the coffee forest constitutes the emblem of what the human being can do in permanent alliance with nature. Back in mid XIX century, visionary rulers like Don Rafael Campo and General Gerardo Barrios implanted coffee as national agricultural patrimony. 103

Cortador de café, Candelaria de la Frontera, Santa Ana. Hoy, a la luz de los nuevos dinamismos del desarrollo, el café ya no es el eje principal de nuestra economía, pero sigue y seguirá siendo nuestro bosque productivo por excelencia. Y en estos tiempos de especialización de marcas, el café salvadoreño, producto del convivio venturoso del clima y de la tierra, lo tiene todo para ser presencia con nombre propio en la vitrina global. El café es el hijo mayor de la tierra salvadoreña, dentro de una familia que está en vías de crecimiento. Today, in light of new development dynamics, coffee is no longer the principal axis of our economy but continues and will remain being our productive forest by excellence. And in these times of brand specialization, Salvadoran coffee, product of the venturous fellowship of the climate and of the earth, has everything to be present with its own name in the global showcase. Coffee is the elder son of the Salvadoran land, inside a family that is on the path of growth. Secado de grano de café, Santa Ana. 104