Views
7 months ago

Vida y Paisaje

presentación La breve

presentación La breve extensión del territorio de nuestro país guarda la obra de la naturaleza que se despliega en sitios de extraordinaria hermosura. Esto es motivo para realizar una nueva edición de la colección El Salvador, un Rincón Mágico. Un conjunto de paisajes soñados se despliega a través de estas páginas, que son parte de una serie cuya producción lleva más de dos décadas deslumbrándonos con su encanto y colorido, al entregar al mundo la riqueza de nuestro terruño. Banco Agrícola se enorgullece en presentar, a través de su Programa de Fomento Cultural, otro volumen que exalta y comparte el honor de haber nacido en esta tierra tan generosa y fecunda, tierra que ha permitido que nuestra gente cultive las peculiaridades de nuestra idiosincrasia, así como su proverbial laboriosidad. La imponencia de nuestros volcanes y cordilleras, las bellas planicies y los innumerables nacimientos de agua: todos han contribuido a dibujar el perfil de nuestro territorio, donde los accidentes naturales se conjugan con los asentamientos humanos y crean una diversidad de paisajes en la que conviven la flora, la fauna y la tierra labrada por la voluntad de salir adelante y la esperanza de un futuro promisorio. Este paisaje irrepetible e irreemplazable es un regalo a nuestros sentidos. A través de estas páginas queremos reconocer este suelo, y hacer conciencia a nuestros conciudadanos de la importancia de amarlo y de cuidarlo para que los hijos de nuestros hijos hereden este Rincón Mágico. Flor y semilla, tallo y profunda raigambre, copa florida y corteza arrugada, de nuestra tierra crecen los árboles a cuya sombra un pueblo teje, incesantemente, la vida, y se asoma al futuro. Que al recorrer estas páginas, podamos decir como el poeta Hugo Lindo: “Yo soy de este lugar. Le pertenezco… Toda su orografía es mi sustancia. Sus ríos cruzan, tibios, por mis venas, y el aire que lo arropa es el mismo aire que en la voz se hace sílaba o poema…” Sirva este libro para recordarnos lo que nunca debemos olvidar: somos de aquí, y a esta tierra que ha de cubrirnos los párpados un día, siempre debemos volver. Porque es nuestra. Y porque todos y cada uno somos suyos. 12

Río Sapo, Municipio de Arambala, departamento de Morazán.