Revista Digital 6to Grado

ceciliadriazrecchi

LOS

INMIGRANTES de

AYER Y de

HOY

6to GRADO 2017


Historia de migrantes

Matías Capra

Comienzo a contar la historia de mi abuela Ana María Demoor y su familia.

Mi abuela y su familia vivían en una localidad llamada Flandes en Bélgica y luego

de la Segunda Guerra Mundial, en la cual mi bisabuelo Reneé August tuvo que

defender a su país, hacia el año 1950, le ofrecen un trabajo en Argentina como

trafilador de alambres en la fábrica ELTRA, ya que en su país se dedicaba a esa

actividad, era una oportunidad para él y su familia luego de haber vivido momentos

muy feos en la guerra y encontrándose en una situación muy mala en Bélgica.

Acepta la oferta de trabajo que le hicieron y decide venir a nuestro país. En una

primera instancia viene con parte de su familia, como podemos ver en la foto que

adjunto al trabajo, en la cual mi abuela no estaba, pero después viene

definitivamente con su mujer y sus 5 hijos.

Dejó en su país muchos recuerdos, familia, vivencias y muchas otras cosas, por el

bienestar de sus seres más queridos.

Me cuenta mi papá que como anécdota, hubo un primo de mi bisabuelo, que tuvo

que vivir una de las peores cosas que le puede pasar a una persona, estuvo

cautivo en un campo de concentración del ejército alemán, cuando lo llevaron

cautivo pesaba 80 kilos y al momento de conseguir la liberación pesaba 34 kilos.

Le costó mucho adaptarse a mi bisabuelo a un idioma que no le era sencillo, ya

que en su país se hablaba flamenco, que es el idioma del norte de Bélgica y no es

nada parecido al castellano, (a veces escucho a mi abuela y no le entiendo nada),

pero como toda persona, logró adaptarse a algo nuevo, con tal de conseguir que

su familia esté bien.

Mi abuela me cuenta que no es sencillo dejar todo lo que uno tiene y que aprendió

durante su infancia, para venir a algo desconocido, pero también me dice que su

padre entendió que era lo mejor para ellos y para su mujer y no dudó en ningún

momento, en su país no era fácil después de la guerra seguir viviendo en paz y

armonía.

Esa es la historia de mi familia como inmigrantes, buscaron en un país distinto al

que nacieron, una posibilidad de trabajo y bienestar para su familia.


Lucía Kawakita

Mi abuela Ana, nació en Paraguay. Vino a la Argentina con sus papás y sus

hermanos en 1951. Al llegar tenía 12 años.

Sus padres decidieron venir a nuestro país para buscar una mejor calidad de vida.

Una de las dificultades que encontraron al llegar fue que era muy difícil conseguir

los documentos de identidad argentinos y, si no los tenían, no podían ir a la

escuela o a trabajar.

Ella me contó que cuando llegaron acá conocieron la pizza porque todos hablaban

de ella y cuando la probaron no les gustó porque era muy salada y todas tenían

anchoas pero ahora ¡les encanta!

Al principio extrañaban todo: la casa, los amigos, los alimentos y en especial la

mandioca porque en Buenos Aires no había.

Recién después de 45 años, pudo volver y ver el lugar donde había nacido y todo

estaba muy distinto a como ella lo recordaba.

Venir a Argentina fue una gran oportunidad ya que los hermanos pudieron ir a la

escuela y todos pudieron trabajar y formar sus familias mientras que si se

quedaban en el Paraguay solo hubieran podido trabajar en el campo.

Ornella Guarnieri

Esta historia corresponde a mi bisabuelo José García, nacido el 29 de

noviembre de 1886, en la Coruña ciudad de España.

En el año 1920 vino a la República Argentina, para trabajar, debido a las

dificultades económicas que había en su país.

En el año 1923 se casó con mi bisabuela Victorina Picallo y en el año 1932, nació,

su hija, mi abuela Nilda Victorina García. Luego tuvo otra hija, Elena García.

Trabajo muy duro como panadero y formó una feliz familia, a quien dio

cariño y amor. Les enseño a trabajar mucho, como lo hizo él a lo largo de toda su

vida.

Murió el 17/09/1969, mucho antes que yo naciera. Mi mamá me cuenta, que mi

abuela decía siempre que era un gran hombre, trabajador y honesto, y que las

personas lo querían mucho.

Me hubiese encantado conocerlo.


CIUDAD DE LA CORUÑA EN 1900

MIS BISABUELOS Y ABUELOS

Agustina Vartabedian

Cuando mi bisabuela Satenic tenía alrededor de 5 años vivía en Armenia

con su mamá, papá y su hermano mayor. El país estaba en guerra.

Un día fueron los militares a su casa. Ellos se escondieron, mataron al papá, la

mamá y el hermano. Dos días después los vecinos encontraron a Satenic y la

llevaron a un orfelinato. Satenic creció y en 1918 un señor llamado Nichan (mi

bisabuelo) la fue a buscar. Se enamoraron. Unos meses después Satenic quedó

embarazada, embarcaron de manera ilegal con destino a Siria. En el medio del

viaje Satenic empezó el trabajo de parto así que gracias a eso los encontraron

pero el capitán los dejo quedarse. A la beba le pusieron Araksi. Unos días más

tarde llegaron a Siria. Al rededor del año 1929 se escaparon y vinieron para acá

donde tuvieron su segunda hija, Elena, luego nació Manuel, Juan y Miguel, mi

abuelo de parte paterna. Mi abuelo me cuenta que cuando llegaron no tuvieron

dificultades para vivir, que no los discriminaron y que encontraron la paz que no

tenían ya que mi bisabuelo fue parte de dos guerras, que tuvieron oportunidades

de trabajo y que estaban felices con el gobierno.

Benicio Deambrogio

Esta es la historia de mi bisabuelo materno.

Su nombre era Epifanio Rodríguez. Nació en 1898 en el pueblo de Porto Do Son,

Galicia, España. Debido a la Guerra Civil Española, en la que Franco impuso una

dictadura, decidió venir a la Argentina en 1939 por ser antifranquista.


Se embarcó hacia América con sus hermanos José y Manuel, dejando a sus

papás y hermana en España.

Primero llegó a Uruguay, pero como no le gustaba el clima decidió venir finalmente

a Buenos Aires, dejando a sus hermanos en Montevideo.

Poco después de llegar a Buenos Aires y a diferencia de muchos inmigrantes, mi

bisabuelo tuvo la suerte de conseguir trabajo como carpintero en el puerto, y lo

más importante pudo formar una familia. Conoció y se casó con mi bisabuela

Margarita, que era viuda y ya tenía dos hijos, y tuvieron juntos a mi abuela Charito

en el año 1944.

Epifanio sufría mucho por el recuerdo de su familia. Nunca más la volvió a ver

además estaba enojado porque su país tenía que seguir sufriendo la dictadura

franquista, por eso se negaba a escuchar noticias de España.

Una anécdota que recuerda mi abuela es que él viajaba seguido a Rio Ceballos en

Córdoba, porque el paisaje le recordaba mucho a su pueblo.

Porto do Son.

Paisaje de Rio Ceballos, Córdoba. Recuerdo del

viaje de mi abuela a Porto do Son.


Delfina Morado

Mis bisabuelos fueron inmigrantes. En 1906 y 1907 decidieron venir a

nuestro país desde Vizcaya, España. Este dato lo tenemos por las copias de los

documentos de identidad a nombre de mi bisabuela Soledad Castro y mi bisabuelo

José Morado antes de emprender su viaje a la Argentina.

En 1907 mi bisabuelo parte solo en barco desde España a nuestro continente, en

busca de nuevas oportunidades y mejores condiciones de vida. Su viaje no fue

fácil, fue muy largo y lleno de complicaciones.

Se encargó de describir todo lo vivido en las cartas que le enviaba a su esposa

desde los diferentes puertos por los que paso, hasta llegar a Montevideo

(Uruguay), donde le envía la ultima carta antes de arribar a Buenos Aires.

Una vez que se instaló en la ciudad, se embarcó mi bisabuela , Soledad Castro,

quien viajó sola con su pequeño hijo, Carlos, con todas las complicaciones y

enfermedades propias de un viaje tan largo que ponían en riesgo la vida de

ambos.

En 1909 llegó a la Argentina, en busca de nuevas oportunidades, se instalaron en

Campana para trabajar en el campo, donde fueron creciendo como familia.

Tuvieron seis hijos: el menor de ellos, José Morado (14 de junio 1916) fue mi

abuelo paterno .

Lamentablemente, mi bisabuelo falleció al poco tiempo de llegar y fue mi bisabuela

la que tuvo que luchar y sacrificar muchas cosas para alcanzar el sueño que

vinieron a buscar a nuestro país.


Nazareno Goldstein

No se sabe muy bien el año de llegada la familia Goldstein a nuestro país.

Lo único que se sabe es que era la época de Hitler y que eran de origen

ucraniano. Lamentablemente no quedan familiares vivos. En Ucrania tenían el

mejor sueldo de su pueble, como consecuencia los mandaron a matar, la familia

tenía amigos militares por eso les avisaron. Tuvieron que permanecer arriba del

techo de su casa, y ver cómo les rompían todo lo que tenían.

Tardaron 3 meses en llegar en barco a nuestro país, mi bisabuelo cumplió años

durante el viaje. Al llegar nadie entendía nada de castellano. El primero en

entender el idioma fue mi bisabuelo. Consiguió trabajo rápido y así pudo vivir el

resto de su vida.

Florencia Kapustiansky

La historia que voy a contar es de mis bisabuelos Lázaro y Clara.

Clara vivía en Polonia, en 1937, a los 20 años, llegó en barco a la Argentina. Viajó

porque se aproximaba la Segunda Guerra Mundial. Vino casada con mi bisabuelo

lázaro. Estuvieron un mes viajando para poder llegar a la Argentina. El hermano

de mi bisabuelo tuvo que pedir permiso a Polonia para que los dejen salir.

El idioma fue una de las dificultades que tuvieron que afrontar al llegar así como

también las costumbres que obviamente eran diferentes. Siempre extrañó a su

familia porque solo pudo traer una hermana y dejar a la mayoría de su familia en

Polonia.

Clara y Lázaro tuvieron la oportunidad de formar una familia y conseguir un buen

trabajo.

Una de las cosas que nunca me voy a olvidar fue cuando me contó fue que era

muy fuerte porque en el barco estaban todos descompuestos menos ella que

siempre estuvo bien.

Durante el viaje a la Argentina Lázaro y sus hermanos quedan detenidos en

Uruguay, entonces Clara decide escribirle a Eva Perón que en ese momento

estaba en el gobierno, le pedía que por favor haga algo para que puedan entrar a

la Argentina; la misma Eva Perón le respondió con una carta manuscrita diciendo

que ella misma se iba a ocupar del caso, y así lo hizo.


Guadalupe Brunati

Les voy a contar sobre un familiar mío, que nació en Argentina, pero se fue

a México, porque la empresa en la que trabajaba cerraba en Argentina y le

ofrecieron trasladarse a México para seguir trabajando.

Mi tía Verónica, dice que le costó adaptarse a otro tipo de comida, a otro

vocabulario y a una nueva cultura, más allá de que se hablara el mismo idioma,

pero con otro acento. Se fue de acá en 2002 y el 7 de septiembre de este año se

cumplieron 15 años de su estadía en México. Me contó algunos episodios vividos

allá; por ejemplo, una vez estaba caminando hacia un lugar y no sabía cómo

llegar entonces le pidió ayuda a una señora, las indicaciones que le dio la señora

hicieron que terminara en el aeropuerto.

Mi tía me cuenta que los mexicanos son muy amables, hospitalarios, simpáticos

y alegres (a comparación de acá), que hay de todo un poco como en todo lugar

del mundo. Conoció playas hermosas del Caribe y lugares hermosos fuera de la

ciudad.

Algo bastante común en México son los terremotos, a los cuales todavía no se

acostumbró; y lo sigue sintiendo como si fuese la primera vez.

En los últimos terremotos fue difícil comunicarnos, pero pudimos lograr llamarla

para asegurarnos de que estuviera bien.


2015, Argentina

Primer visita (2003) en

Argentina, después de irse a México

Manuel Rodriguez Burg

Voy a presentar a mi bisabuela, llamada Luci Proschnik

Su país de origen era Austria. Vino a la Argentina junto a su familia en el año

1930.

Estaba estudiando cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, donde el nazismo

perseguía, torturaba y mataba a los judíos. Entonces su padre decidió huir para

proteger a su familia, y vinieron en barco desde allí.

Las dificultades cuando llegaron aquí fueron muchas, les costó adaptarse al

idioma, al país y a sus costumbres por las diferencias con el suyo y además

estaban sin sus familiares. Pero de a poco fueron consiguiendo trabajo y hacer

nuevos amigos.

Mi bisabuela nos contaba que al llegar aquí podían hablar y criticar a la gente ya

que nadie las entendía, esto les daba mucha risa porque decían malas palabras

enfrente de desconocidos.

Luci extrañaba mucho su casa y sus amigas, su barrio y su escuela, y a veces se

enojaba por haber tenido que irse.

En este país conoció a su esposo, se casó y tuvo dos hijos. Pudo comprarse una

casa junto a su hermana, quien vivía en el piso de arriba, y compartir la vida con

ella. De a poco fueron adaptándose y lograron una posición económica muy

buena.


Ramiro González Rotondaro

Mis bisabuelos eran españoles. Mi bisabuelo José González Montes nació en la

provincia de Orense, en el año 1909.

Mi bisabuela Flora Fernández nació en la provincia de Pontevedra en 1917.

Flora llegó a la Argentina en el año 1935, tenía 18 años, viajó sola dejando

en España a sus hermanas y su mamá en un barco que tardó un mes en llegar a

la Argentina. José González Montes llegó a la Argentina acompañado de su mamá

y sus hermanas en el año 1929.

Estos viajes se produjeron debido al conflicto social y a la crisis económica que

existía en ese momento en España pero también tenían deseos de aprovechar las

oportunidades de un país en crecimiento como lo era la Argentina en ese

entonces. Al principio les fue difícil conseguir vivienda y comida en un país

desconocido.

En el año 1940, mis bisabuelos se conocieron y en 1941 se casaron. De este

matrimonio nació mi abuelo José y mi tío abuelo Guillermo. Flora y José siempre

recordaron con mucha nostalgia el lugar donde nacieron. Allí dejaron su casa y

muchos afectos.

Trabajaron mucho, el comienzo fue muy difícil pero con mucho esfuerzo les

pudieron dar a sus hijos una carrera universitaria.

Tomás Nastasi

La historia de mi familia es así, mi bisabuela de apellido Boragno emigró

desde Luca, Italia, hacia Buenos Aires en el 1914 por razones económicas y

porque se estaba desarrollando la Primera Guerra Mundial. Eligieron la Argentina

ya existían muchas oportunidades de trabajo. Cuando llegaron no se sintió tan

discriminada ya que vivía en una estancia en Mercedes donde se producían

duraznos y no había tantos trabajadores

Mi bisabuela conoció a mi bisabuelo en un pueblo llamado Bellavista, se

pudieron comunicar porque mi bisabuelo también vino de Italia, Génova, entonces

el idioma no fue un obstáculo..


Gregorio García

Feliciano Jorge nació el 2 de julio de 1899, en la ciudad de Villar del Buey,

provincia de Zamora, España.

Llego a Argentina, en barco en el año 1915, a la edad de 15 años, debido a la

situación política que existía en su país.

En la Argentina su primer trabajo fue como peón de campo en la zona rural de

Henderson, provincia de Buenos Aires.

A los 19 años conoció a la señorita Teresa, una joven con la que se casaría a los

25 años. Tuvieron 8 hijos, 5 mujeres y 3 varones, una de las cuales es mi abuela

Gladys.

Con la ayuda de suegros compró un camión que usaba para recorrer distintas

estancias y comprar muebles en desuso que luego revendía en el pueblo.

Muchos años después logro alquilar un campo en el que criaba vacas, chanchos

y corderos, que luego vendía en el Mercado Central de Buenos Aires. Las cosas

marchaban bien , hasta que el gobierno de Juan Domingo Perón , cambio la

política económica , que hizo que bajara el precio del ganado , lo que le impidió

seguir con este trabajo .

La familia entera, debido a esta circunstancia debió mudarse a una casita

prestada en Quilmes, provincia de Buenos Aires. Puso una fiambrería, pero se

fundió.

Luego se separó de su esposa y se fue a vivir con uno de sus hijos grandes a la

ciudad de Mar de Ajó, donde falleció en el año 1972.

Toda su vida añoró reencontrarse con su hermana que había quedado en España.

Los caballos de Argentina lo hacían acordar a su pueblo.

Pilar Vigilante

En la época de mis bisabuelos (Pilar y Gaspar, en el siglo xx y en España),

Gaspar fue perseguido por Francisco Franco, en la Guerra Civil Española, por esto

decidió marcharse a Francia para poder alejarse de él. Nadie sabía excepto Pilar,

pero lamentablemente ella no sabía si él estaba bien, con problemas económicos,

solo, con alguien que lo ayude, etc...


Ahí fue cuando encarcelaron a Pilar para poder interrogarla y saber más sobre él y

poder encontrarlo.

Pilar les dijo que Gaspar se había ido hacia tiempo a Francia.

Luego de que la liberaron, Pilar se fue a Francia con la idea de encontrarse cona

Gaspar. Antes de hacerlo Pilar sufrió muchos malos momentos, pero por fin se

encontraron.

Ema Du

Mi abuelo se llama Chen Xin Lin, nació en 1949 en China. El año pasado

llegó a Argentina. Mi mamá necesitaba a alguien que cuidara de mí y mis

hermanas, entonces lo llamó para que venga a la Argentina.

Tuvo dificultades con el idioma, no entendía nada del idioma castellano.

Extraña su país, la comida y a su esposa. Por suerte ahora puede hablar con ella

por videollamada. El año que viene tiene planeado viajar a China por año nuevo y

reencontrarse con su esposa. Tuvo la oportunidad de trabajar en el supermercado

de mi papá pero le costó manejar la caja registradora. Cuando era chico trabajó en

un campo como agricultor, por eso no sabe sobre maquinas.

Valentina Arjones

Laocratis Gregoriadis

Laocratis, mi abuelo, vino a los cinco años de Macedonia después de la

Segunda Guerra Mundial.

La idea de mis bisabuelos era instalarse en los EEUU pero llegaron a Buenos

Aires, Argentina.

Cuando llegaron eran no tenían pero los vecinos los ayudaron dándoles comida y

un lugar donde dormir. Después de unos años se enamoró de Norma, mi abuela.

Tuvieron 3 hijas, la mayor Laura nació el 2/10/1975. Después nació Vanesa el

9/2/1978 y por último Valeria nació el 3/2/1983. Su primer trabajo fue atender el

buffet en el colegio Marianista. En el año 1986 empezó con el restaurante que se

llama “La casona del griego”, lo tiene hasta el día de hoy. La hija mayor, Laura ,

tuvo 2 hijos . Martina que nació el 20/11/2007 y Salvador que nació el 5/5/2017.

Vanesa, mi mamá, tuvo una hija o sea yo. Valeria tuvo 2 hijos. Lucas que nació el

6/8/2003 y Agustina que nació el 21/4/2009.


Hace tres años viajó a Grecia para reencontrarse con sus familiares


Julia Anitua

Toda mi familia es inmigrante. Mi mamá, que es de Barcelona, vino a Buenos

Aires en el 2005 porque se casó con mi papá. Mi papá, que es de Buenos Aires,

pero vivió en el País Vasco y en Barcelona porque estuvo estudiando y también

dando clases. Mi abuela paterna es nieta de inmigrantes, tiene dos abuelos

ingleses y otros dos vascos. Mi abuelo paterno nació acá pero sus padres eran

inmigrantes recientes.

Mi bisabuela, Lola Sagastume, vino acá con 20 años

escapando de la guerra civil española. Mi bisabuelo, José María Anitua, vino

antes, y como sabíamos menos de él, fuimos al museo del inmigrante para sacar

algunos datos.

Vivía en Guernica, con su familia, y decidió emigrar para no hacer el servicio

militar (antes los vascos no lo hacían, pero a partir de entonces sí). Llegó a

Buenos Aires el 18 de agosto de 1927 en un barco que había salido de Barcelona.

En primer lugar fue a un pueblo del interior de la provincia porque ahí tenía familia.

Luego decidió venir a la ciudad de Buenos Aires, dónde se dedicó al comercio y

vivía en una especie ecie de conventillo con otros vascos. Más tarde vino su hermano.

José participaba mucho en las actividades del centro vasco Laurak Bat donde

fundó un coro que se llama Lagun Onak que significa “buenos amigos”, porque le

gustaba mucho cantar. Algunos años después ahí conoció a Lola, con quien se

casó y tuvo tres hijos.


Murió muy joven, con 45 años, cuando sus hijos tenían 5, 3 y unos meses.


Julieta López

En esta imagen, descendientes de mis tatarabuelos españoles. Jul- Ago 2016

Mis tatarabuelos arabuelos de España, migraron a Toulouse, Francia, en los tiempos de la

Primera Guerra Mundial. En la foto vemos a los descendientes, de pura cepa

francesa, que visitamos en julio / agosto de 2016. Los descubrimos, porque mi

papá,que tiene muy buena memoria, recordaba el domicilio de unos primos en

Cantoria y en Mojácar, Almería, España . Allá por el 1995, antes que yo naciera,

mamá y papá fueron allí a visitar a Lolina (en Cantoria) y Diego (en Mojacar).Es a

través de ellos y sus hijos que viven en Madrid que tuvimos conocimiento de los

primos franceses de papá.

En Córdoba, nació mi abuela paterna, la hermana menor de cuatro varones.

Luego deciden trasladarse a la provincia de San Juan, un paisaje parecido al de

Almería. Allí, compran tierras y plantan viñedos, siendo los viñedos, los medios

subsistencia hasta sus últimos días. Además de vender las uvas, hacían vino

patero para consumo familiar, también tenían diversos árboles frutales.


Pasaron muchas dificultades económicas, pero siempre lo solucionaban. Una

anécdota que le gustaba contar a mi bisabuelo, era el momento que lo invitaron,

por primera vez, a tomar mate (no lo conocía). En lugar de succionar por la

bombilla, sopló, lo que le produjo quemaduras en la nariz y terminó tirando por el

aire al mate.


Camila Díaz Gotelli

El apellido GOTELLI es de origen italiano, precisamente de Génova. De allí partió

LORENZO GOTELLI BIAZZOTI (mi tátara abuelo), junto a su esposa JUANA

PINTO y sus hijos. Eran muy jóvenes. Al igual que la mayoría de los europeos,

ponían la mirada en América, buscando mejores oportunidades para el futuro de la

familia.

Así fue como a comienzos de 1900 los GOTELLI BIAZZOTI llegaron al puerto de

Valparaíso en Chile. Al principio tuvieron muchas dificultades, en el idioma, las

costumbres y el clima. Pronto Lorenzo consiguió trabajo como gastronómico, oficio

que él conocía muy bien. Con el tiempo se relacionó con otros italianos y se mudó

con la familia, a la Ciudad de Concepción, que se encuentra al sur de Santiago.

Allí encontró mejores condiciones de vida y trabajo. Fue en esa Ciudad donde

nació mi abuelo Raúl Gotelli junto a dos hermanos.

Pedro Gotelli (bisabuelo)

Lorenzo Gotelli Biazzoti con su Flia., en Valparaíso.


Con mi abuelo Raúl cuando tenía cuatro meses.


Catalina Sauka

La historia de mi familia

Ucrania fue el país de origen de Joaquín. Se vino porque en Ucrania había

una gran depresión económica que provocó falta de trabajo y pobreza. Viajó en

barco por 24 días para llegar a Buenos Aires en 1930. Cuando llegó a estas tierras

nacieron nuevas dificultades como aprender el idioma, no tenía casa, tampoco

trabajo y estaba solo en un país extraño.

“…y estaba solo en un país extraño…” Esta oración la puse porque Joaquín vino

sin la esposa. ¡Mi bisabuela Justina estaba embarazada antes que Joaquín viaje!

Luego de unos años, Joaquín le mando plata a su esposa y pudo venir con su hijo

Pedro (ya tenía 7 años).

Joaquín pudo conseguir trabajo en Tucumán, pero era de mala calidad, y hasta,

en ciertas oportunidades, no le pagaban. Por eso se escapó en un tren que no

sabía a dónde iba. Afortunadamente llegó a Santa Fe y consiguió un trabajo que le

permitió ahorrar para mandarle la plata a Justina.

Es Santa Fe Joaquín pudo reunir a su familia y allí nacieron mi abuelo Alfredo y

sus hermanas María y Olga.

La familia Sauka estuvo mudándose de un lado al otro. Desde Ucrania hasta la

Argentina. Desde Tucumán hasta Santa Fe…Y AQUÍ ESTOY YO.

Francine Salom

La historia de mi familia

El abuelo de mi abuelo se llamaba Antonio María Ojeda, y nació el 28 de

diciembre de 1892 en una familia humilde.

Su padre era carabinero y su madre costurera. Fue hijo único. Su papá falleció en

1898 y a partir de allí comenzaron a tener problemas económicos.

Años después, la madre volvió a formar pareja, pero ésta no resultó como

esperaba: el hombre bebía mucho y no trabajaba. Como una tía materna vivía en

Argentina, decidió venir, tenía miedo de decirle a su pareja, entonces preparó a

escondidas sus valijas y se escapó con su hijo mientras él dormía.


Cuando estaban por tomar el barco, unos vecinos que tenían familia en Buenos

Aires les dieron una canasta con alimentos para que se las entregaran a sus

familiares. El viaje se hizo largo y pasaron hambre, entonces decidieron comerse

los alimentos antes de llegar a su destino. Cuando Antonio fue viejito todavía

recordaba con culpa el haberse comido el salamín en el barco.

Mi bisabuelo vivió siempre en Buenos Aires y la consideró su hogar, tanto que

decidió adoptar la ciudadaníaArgentina.

Giuliana Crispino

El Destino de David.

Si bien tengo varios abuelos inmigrantes, esta historia es de mi abuelo

Nassib Daoud. Según averigüé, Nassib quiere decir Destino y Daoud, David.

Nassib vino a nuestro país en 1905, y según dice la tía de mi mamá (lidia Daoud

de 79 años) que vive en La Plata, que no le fue fácil los primeros años en nuestro

país.(foto de Nassib)

NASSIB venía del mundo árabe, no le gustaba que le dijesen turco, era de religión

protestante y hablaba árabe. Cuando llegó a Tandil, si bien había árabes, no eran

protestantes, eran o católicos o musulmanes. Los protestantes eran daneses o

ingleses. Y por ello le costó mucho vincularse.

Venía de un territorio muy lejano que hoy es el Líbano, aunque en ese momento

era todo un país junto con Siria, con religión, idioma y costumbres distintas.

Su pasaporte decía que era otomano. Y era porque todo el territorio donde vivía

estaba conquistado por el Imperio Turco Otomano.

Así y todo nunca le gusto que le dijesen turco, como se llamaba a todos los que

venían de esas lejanas tierras. Tanto le molestaba que lo llamasen así, que en el

mismo momento que escribí esto se cayeron un conjunto de naipes sin que nadie

ni siquiera el viento las hubiese empujado, ¿tanto le molesta, que le dijeran turco

que desde el más allá nos lo hizo saber?

Nació en 1887 en un pueblo que se llama Rachia al Fajar, que significa pueblo de

alfareros. Según me contó mi tío Rober ese pueblo tiene sierras como Tandil.

Decía que era sirio libanes. Luego de la Primera Guerra Mundial se desarma el


imperio turco que ocupaba ese territorio, y se dividir. Para Inglaterra, Siria, y

Líbano para Francia.

¿Porque se viene? Según cuentan vivían bajo el yugo del imperio Otomano, que

para muchos era motivo suficiente para buscar otras oportunidades. Además ya

eran zonas de puja por riquezas y pretensiones coloniales de los países europeos.

Arriba al país en el año 1905 con 18 años de edad. Según la tía Lidia, vino

buscando a su papá, Daoud Massa o Mussa. Que había venido antes. (foto con

Adela)

Los primeros años no fueron fáciles, trabajaba como vendedor ambulantes en

zonas rurales. Y según cuenta Lidia, no le era fácil vincularse. Se sentía extraño

y se reían cuando decía su nombre y hablaba tan distinto. Lo que le valía grandes

tardes de llantos en el campo luego de trabajar. Por ello decidió hacerse llamar

Pedro, Amado. Luego aprendió a leer y escribir, lo que fue muy dificultoso porque

la lectura aquí era muy distinta. Para ello se valía del diario, La Prensa, que

compraba y leía todos los días. (foto de la Biblia)

La vuelta fallida: luego de trabajar mucho tiempo en nuestro país, decidió volver a

su pueblo, pero en viaje, cuando llega a Brasil, se entera que estalla la Primer

Guerra Mundial, y se queda en ese país a la espera que finalice. Estuvo dos años

y trabajo en un bananal en Santos ciudad de Brasil.

Me quedo: como la guerra no terminaba decidió volver a Argentina, y allí se instaló

en Tandil. Abrió una peluquería y desarrolló su oficio (foto de la peluquería).

Cortaba el pelo solo a hombres, hacia fomentos y afeitaba. En esa peluquería

había vitrinas con perfumes pero se destacan las de los billetes de muchos lados

del mundo. Había un juego de damas donde entre cliente y cliente se

despachaban con una partida. Se hablaba de política y principalmente de las

grandes noticias del mundo.

Peluquero de oficio: Según sabemos, aprendió en el barco cuando venía a

América lo que luego sería su modo de vida. En el barco cortaba el pelo

principalmente al capitán, lo que le garantizaba tener buena comida.

EL PADRE del abuelo de mi mamá al que siguió Nassib, volvió a su tierra de

origen, a reencontrarse con su esposa e hija Adela (foto de Adela y la esposa)

Pero según supo Nassib, allí los agarró la guerra, y sus padres sufrieron y mueren

de hambre. En tanto su hermana logró partir e irse a vivir a Egipto donde allí se

caso.


Nassib, decidió a quedarse, en Tandil, como peluquero, conoció a la abuela de mi

mamá María Silvia Valdés, (foto de la abuela) con la que se casó. El tenía 30 ella

19 años. Allí arranca otra historia. (partida de nacimiento)

Fuentes y colaboradores: tía abuela Lidia, abuela Coty, Mamy, Papy, tíos y tías, y

primas. Registro familiar que consta en el libro Santa Biblia perteneciente a mi

bisabuelo Nassib. Fotos de álbumes familiares.

Guillermina Rodriguez Glantt

La historia de mi familia

Mi bisabuelo Elías Grinberg, carnicero de profesión, vino a nuestro país en

1910 desde Rusia escapando de Nicolás ll el Zar. Tiempo después Sabina Ball de

nacionalidad austríaca, hija de uno de sus empleados, decidió seguir sus pasos ya

que hacía un tiempo que eran novios. El papá de Elías, Aleksei, a pesar de su

mala situación económica lo buscó por toda Rusia,sin encontrarlo.

Lamentablemente nunca más se vieron padre e hijo. Elías había escapado sin

decirle nada a su familia. Ustedes se preguntarán, ¿por qué se escapó? No lo sé y

mi abuela no lo recuerda. Elías y Sabina se reencontraron luego de un tiempo.

Con el poco dinero que les quedaba decidieron comprar una pequeña casa. Elías

en el viaje a Buenos Aires tuvo algunos inconvenientes en la entrada al país pero

se solucionaron rápido.

Luciano Cavieres

Relato de César (mi papá…)

Como emigré a la Argentina…., uffff una historia larga, cuando estaba

terminando la primaria en Chile se vivían momentos históricos, por primera vez

que un presidente socialista ganaba las elecciones por la vía democrática. Un país

con una larga historia democrática y fuerte acento en gobiernos de derecha

controlados por la oligarquía terrateniente e industrial.

Estrechos vínculos con los EE.UU. e Inglaterra los cuales indudablemente tenían

grandes inversiones e intereses en Chile y América.


Las tremendas desigualdades que los sucesivos gobiernos imponían a la clase

trabajadora fueron el caldo de cultivo para que las organizaciones sociales,

sindicatos y partidos de izquierda aunaran fuerzas y crearan un frente único

llamado UNIDAD PUPULAR la cual finalmente ganara las elecciones del año

1970.

Recuerdo que en la mesa de mi casa se armaban unas tremendas discusiones

porque mi padre (abuelo César) era Secretario General del Gremio de los

Técnicos e Ingenieros de Ferrocarriles y pertenecía a un partido político más

conservador, a diferencia de mi madre (abuela Adriana) que militaba en el Partido

Comunista.

En este contexto histórico es que mis 7 hermanos y yo nos formamos; cuatro

hombres y cuatro mujeres. Como verás el abuelo César hizo las cosas bastante

parejitas……

Recuerdo que durante los primeros años de secundaria en las clases de Ciencias

Sociales e Historia, mi formación política era bastante amplia y en clases defendía

los intereses de la clase trabajadora y asalariados lo cual me significó el título de

comunista entre mis compañeros, sin serlo del todo. En una sociedad que estaba

muy polarizada ese título era bastante fuerte. Poco tiempo después me incorporo

a las Juventudes Comunistas para apoyar el proyecto socialista del Presidente

Salvador Allende. Fueron años muy intensos y duros; las clases dominantes, los

partidos de derecha junto al apoyo de EE.UU urdieron el golpe de estado del día

11 de septiembre de 1973.


Murió mucha gente que quiso defender el gobierno socialista y sus conquistas.

Durante los 17 años de dictadura fueron perseguidos y asesinados muchos

jóvenes, dirigentes sindicales, sociales que intentaron resistirse a la opresión y

abusos de la dictadura. Participé en diferentes instancias de mi militancia: en la

universidad, en los frentes de cultura, nos tocó fortalecer las organizaciones

campesinas, sindicales y universitarias.

Hay anécdotas divertidas; durante ese tiempo formé parte de un grupo musical

llamado Estudiantina Raíces. Las Estudiantinas eran estudiantes del siglo XVIII

con los atuendos de esa época. Imagínense esa vestimenta con capas y zapatos

con hebillas. Cuando aparecíamos en lugares como centros sociales en las villas

los chicos nos seguían y nos tiraban de nuestras capas gritándonos que éramos El

Zorro (serie de televisión de esa época); nuestra vestimenta, los instrumentos de

cuerda antiguos causaba gran impresión. Nuestra música era música juglaresca

española y música latinoamericana. En la mitad de las presentaciones había una

parte de humor en donde unos de los integrantes imitaba a los personajes de la

dictadura lo cual causaba gran algarabía y risas.

Muchos años después mis amigos y compañeros más cercanos fueron apresados

y mi organización me sugirió salir del país. Fue en ese contexto que finalmente

termina mi periplo de exilio en la Argentina. Anteriormente pasé por otros países

pero finalmente termine radicándome en la Argentina país al que admiro y valoro

enormemente por su cultura, por su diversidad, por el respeto y amplia tolerancia.

Siempre digo que es un país de enorme calidad de vida, (un país generoso como

siempre parodian ustedes.). Con todos sus conflictos y contradicciones, pero creo

que es el mejor país para vivir y ver crecer a nuestros hijos.

Luciano

Mi papá emigró de Chile a Argentina en el año 1990 porque fue perseguido por

sus ideas políticas.


Cuando llegó, no fue muy difícil adaptarse porque tenía mucha contención de

argentinos y otros inmigrantes que lo ayudaron.

Miranda Rodriguez Juiz

Mi familiar inmigrante es mi abuelo, de parte de mi mamá, José Antonio Juiz

Ferro. Él vino de España, vivía en la Isla de Arosa en Galicia.

En 1949, un día de marzo, cuando mi abuelo tenía 13 años, con sus padres y su

hermana se subieron a un barco inglés, llamado Highland Brigade, para partir

hacia la Argentina y llegar a Buenos Aires en abril. En el mismo barco había

muchas personas de Europa que se escapaban de las guerras.

El viaje duró 21 días, parando en algunos lugares. Salieron desde Vigo, hicieron

escala en Lisboa, Portugal, Islas Canarias, Río de Janeiro, Santos y Montevideo.

En Canarias fue más difícil el viaje porque se quedaron ocho días ahí sin ver nada

excepto el cielo y el mar hasta que llegaron a Brasil.

Migraron para lograr un futuro mejor luego de pasar por la Guerra Civil española.

Decidieron venir a Argentina es porque ellos tenían familiares acá que les

recomendaban venir.

Cuando llegaron se quedaron en la casa de su familia argentina hasta que

pudieron alquilar una casa compartida con otra familia desconocida para ellos.

A sus padres se les hizo fácil conseguir un trabajo porque en esa época en

Buenos Aires había pleno empleo. La mamá, el papá, la hermana y él trabajaban

para conseguir una vivienda propia. Por suerte la hermana de mi abuelo y mi

abuelo tenían una buena educación.

En cuanto al desarraigo mi abuelo me dijo: “Los primeros años se siente mucho

por la tierra y recuerdos que uno deja, pero con el tiempo, uno se va habituando al

nuevo país, sobre todo al tener familia, hijos, nietos, que vienen a mitigar todo lo

dejado atrás”.

Por cosas como estas yo estoy orgullosa de que él sea mi abuelo hoy en día.


Morena Tassone

Voy a contar la historia de mis bisabuelos paternos…

Vinieron a la Argentina en el año 1914, del sur de Italia. El motivo fue la Primera

Guerra Mundial. En toda Europa había , mucha pobreza, miedo, falta de trabajo ,

etc...

Encontraron muchas dificultades, entre ellas:

*El idioma

*Las costumbres

*Encontrar un lugar donde vivir.

Voy a contar una anécdota de mis bisabuelos maternos:

Mi bisabuela llamada Giacoma fue pedida en matrimonio por mi bisabuelo que ya

se encontraba en la Argentina. Mi bisabuela se casó en Italia, por poder con José.

¡Se casó sin conocerlo! ¿Se imaginan ahora casarse sin conocer al novio?

Giacoma viajó en barco durante 3 meses para conocer a su marido y revalidar su

casamiento. Cuando llegó se dio cuenta que le habían robado el vestido de novia,

que ella había confeccionado. Su sufrimiento fue mucho ya que dejo a toda su

familia en Italia y no tenía a nadie que la ayude, pero la alegría fue que le gustó el

marido que la esperaba. Formaron una pequeña familia, trabajaron mucho los dos,

compraron tierras, se hicieron su casa, dos negocios y así salieron adelante!!!

Nina Kaczka

Mi bisabuelo, en el año 1945, cuando tenía 22 años, llegó de

Cracovia (ciudad de POLONIA) escapando de la guerra, en busca de trabajo.

Cuando llegó se le hizo difícil adaptarse. Le costó conseguir vivienda y aprender el

idioma. Un amigo le prestó una casa a cambio de trabajo y comida .Esto hasta que

organicé su nueva vida en el nuevo país. Al llegar tuvo oportunidades porque tenía

muchos oficios por ejemplo era mecánico y manejaba maquinas textiles. Con

respecto a la mecánica, luego de estar instalado e ir creciendo económicamente

empezó a trabajar en la primer fábrica de frazadas en la Argentina arreglando las

maquinas que producían las frazadas llamada Campo Mar. Al cabo de un año mi

bisabuelo hizo llamar a su novia, mi bisabuela, que vino en barco desde Polonia


.Ella trabajo como ayudante de tareas de limpieza en la fábrica y junto a mi

bisabuelo fueron construyendo su vivienda en la Paternal. Trabajaban 10 horas

diarias .Mi bisabuelo paso al sector de mantenimiento y mi bisabuela al de

administración, ganaron mucho dinero por sus trabajos y pudieron terminar rápido

la construcción de su casa.


Thiago Baranczuk

El papá de mi abuela (Boris 1911-1977) nació en Kishinev,ahora Chisinau,

Moldavia. Cuando Boris llegó a Argentina, Kishinev estaba en Rumania, y antes

de 1918 en Bessarabia, Rusia. El llego a la Argentina en el año 1928.

Vino a la Argentina porque después de la Primera Guerra Mundial ya que no veía

un su país un futuro próspero. Supo de Argentina, un país joven y próspero, que

recibía bien a los inmigrantes por lo cual, decidió venir, con su padre y su

hermano, para ver que oportunidades tenían y, si valía la pena traer a toda su

familia.

Al llegar al país se les dificultó el aprendizaje del idioma y adaptarse a las distintas

costumbres del país, también tuvieron que perfeccionar su oficio para empezar a

trabajar.

Boris junto a su padre comenzaron a trabajar en joyería y relojería, además con el

tiempo fueron abarcando distintos emprendimientos.

Una anécdota que me contó mi abuela es que Boris se ganó la lotería cuando

llegó a la Argentina y así fue como pudo traer a toda su familia para acá. Otra

anécdota es que Boris solo dejaba a mi papá comer de su plato y cubiertos

mientras que no dejaba a ninguna otra persona.


Del papá de mi abuelo, llamado Salomón, se sabe que: llego en el año 1925 (a los

3 años) en el barco "Zeelandia”, nació en Wolka,Polonia,le cambiaron el apellido

real porque nuestro apellido era Baranchuk y lo cambiaron por Baranczuk, cuando

llegó se dedicó a la mueblería y años más tarde, a la gastronomía.

Valentin Barderi

María Gentile, nació el 6 de noviembre de 1914 en Siracusa, un pueblo

de Italia. Tenía 5 hermanos, su mamá era ama de casa y su papá Capitán de

barco.

María en Italia fue testigo de un atentado contra el Primer Ministro Benito

Mussolini, presenciando como sus enemigos trataron de hundir el submarino con

el cual arribaba Mussolini.


La guerra se aproximaba y decidieron marchar a un país de América, que se

decía estaba en pleno crecimiento. Ese país era Argentina.

En el año 1928 embarcaron. El viaje en barco duró un mes.

Cuando María bajó del barco tuvo muchísimo miedo porque no conocía a la

gente, no entendía el idioma y no le gustaba el lugar donde iba a vivir, que era un

conventillo en el barrio de la Boca. Pero a medida que pasaba el tiempo veía que

los vecinos del conventillo también eran familias en la misma situación. Así que

podían conservar el idioma ya que entre ellos seguían hablando en Italiano y

también podían seguir conservando sus costumbres, comían las misma comidas

de Italia, hablaban de sus cosas de allá, cada uno vino por motivos diferentes pero

estar con entre paisanos le daba más tranquilidad.

María en Italia había comenzado con sus estudios. Cuando llegó a la

Argentina tuvo que empezar la escuela primaria de nuevo. No le gustaba por la

diferencia de edad. Sus compañeros eran más chicos que ella pero lo hizo para

así aprender bien el idioma.

Se casó con Guillermo. La familia de Guillermo era Italiana sin embargo él

había nacido en EEUU por temas laborales de su padre. De ahí vuelven a Italia y

se queda hasta los 17 años. Luego viajan a Argentina con los padres y la

hermana. Se instalan en Lanús y allí comienza a trabajar. Conoce a María y se

casan a los 22 años de ella. Tuvieron 2 Hijas, 5 nietos, 7 bisnietos y los conocieron

a todos.

En argentina fueron muy felices.

Nunca perdieron las costumbres de Italia, por eso a sus hijas, nietos y bisnietos

siempre les transmitieron el amor hacia Italia, sus costumbres y principalmente las

comidas típicas, como los Cagnoli, el Bianco Manchare, los macarrones, la pizza

casera y muchas otras comidas.

María vivió hasta los 91 años, rodeada del amor de su familia y de los

hermosos recuerdos de su Italia adorada.


Malena Espinoza

Mi apellido materno es, Seligra, proveniente de España, mi

tatarabuelo nació en la zona de Valencia.Cuando mi tatarabuelo tenia

entre ocho y nueve años la mamá falleció y su papá se volvió a casar.

El hermano de mi tatarabuelo se vino a Buenos Aires por una situación que no se

conoce muy bien. Mi tatarabuelo se vino cuando tenía once años para Buenos

Aires. Solo se cruzó toda España para llegar a un puerto que no sabemos cuál es

y se embarcó para llegar a Buenos Aires. Viajó tres meses solo.

Cuando llegó tuvo noticias de que su hermano mayor estaba en la zona rural de

Bahía Blanca. Encontró a su hermano que trabajaba en el ferrocarril y se puso a

trabajar con su hermano.

Mi tatarabuela de apellido García vino a nuestro país desde Madrid (España)por

el hambre que se pasaba en ese entonces.

De parte de mi tatarabuela materna, de apellido Revole, también era de la región

de Navarra al norte de España cerca de Pamplona. A mi tatarabuelo de apellido

Sola lo citaron a la milicia para combatir en la guerra en el norte de África, en

Melilla pero desertó e inmigró a Argentina a los 18 años. Mi tatarabuela era

huérfana de su padre y su madre

ESTA ENTREVISTA SE LA HICE

A MI ABUELO MATERNO Y

VOY A HABLAR DE SUS DOS

FAMILIAS


Iván Contrucci

PRIMEROS INMIGRANTES: (rama familia materna)

Mi tátara abuelo: Matías Palma Quijada

Nacido: Sur de Chile.

Año: 1895

Familia de Origen: Chilena pero desde los cuatro años fue criado por una familia

Mapuche (20 años después del nacimiento de Matías sus padres adoptivos, indios

mapuches , le confesaron el lugar de nacimiento para buscar sus padres

biológicos).

Primera emigración (dentro del mismo país) de Matías: Viña del Mar (Chile) Allí

conoce a Rosa Lucero Luzuriaga, de familia adinerada. Deseaban casarse pero

no tenían el consentimiento de la familia de Rosa. Decidieron escaparse, cabe

aclarar que ambos ya eran mayores de edad (24 y 25 años), pero en esos tiempos


y aún a esa edad los matrimonios se llevaban a cabo con el consentimiento de los

padres.

Segunda emigración de Matías: En busca de mejores condiciones laborales y

poder formar una familia con Rosa se radicaron en Rio Gallegos (Santa Cruz)

Argentina.

Allí nacieron sus hijos: Orlando Ramiro y Rosa Libertad.

Matías trabajó de “guarda hilos “en el Correo Argentino.

Tercera emigración de Matías: : Luego de vivir 20 años en Rio Gallegos Matías fue

trasladado por el Correo Argentino a Pergamino ( Provincia de Bs As ), donde

vivió hasta su muerte.

CORRELATO:

En Pergamino Orlando se casa con Julia y nacen sus hijos Isabel (“mi abuela”) y

Julio e Irma.

En la misma cuidad Isabel se casa con Jorge (“mis abuelos”). Ellos migran a la

Capital Federal y allí nacen: Gisela (“mi mamá”) y mis otros 5 tíos/as.

*** Al día de la fecha de los hijos de Matías: sólo vive Rosa Libertad que debido a

sus muchos años, sólo por momentos recuerda anécdotas de su infancia en Río

Gallegos donde nombra a sus papás.

Para realizar este trabajo consulté a mi abuela, ella en éstos momentos está en

España, a su regreso buscará fotos.


UNA MAÑANA EN EL CONVENTILLO

Cada mañana me despierto a las 6 am, y sin hacer ruido, me cambio,

para no despertar a mi familia. Mi desayuno siempre es igual, un mate cocido,

recalentado en mi brasero que está afuera de mi pieza para que no entre el

humo, con dos rodajas de pan.

Después de desayunar, voy al baño. Siempre es lo mismo, conflictos, peleas

y discusiones…En ese momento me pregunto porqué mi humor a la mañana

no es el mejor. Los conflictos se producen porque hay personas que no

respetan ni el tiempo que se puede estar dentro del baño ni el orden de la fila

y con las peleas, despertamos a varias familias del conventillo. Ahí comienza

el verdadero conflicto.

Me desperté. Miré el reloj, eran la cinco de la mañana. Me vestí, estaba

listo para el trabajo. Antes de irme, vi a mis compañeros de pieza borrachos,

como siempre, estaba toda la ropa tirada en el suelo.

De camino al baño escuche una pelea. Por lo que pude entender, el motivo era

quien entraba primero al baño. Al llegar intenté calmarlos pero no me

escucharon. De pronto, una bella señorita española me invitó a desayunar.

Tuve que rechazar la oferta, no podía faltar de vuelta al trabajo. Entonces, la

señora me invitó a cenar y acepté.


Me desperté a las 5:30 de la mañana para comenzar el día. Hice una

tostadas para mí y para mis compañeros de pieza. Después de desayunar me

dirigí hacia el baño. Había demasiada gente esperando. Un señor se puso

delante de mí, empezamos a discutir porque los dos teníamos que llegar

temprano al trabajo. Cuando entré al baño empezaron a golpear la puerta

ferozmente. Al salir vi que había como veinte personas esperando furiosas,

no entendí por qué, ya que no habían pasado cinco minutos de uso.

Fui a mi pieza para guardar mis objetos de higiene personal. En el patio vi

una mujer bonita. Me atrajo el aroma de la comida que preparaba. Me

acerqué a ella, cocinaba con mucho amor. Me dio a probar…. Me encantó.

En ese momento se presentó y me invitó a cenar, mi día había cambiado.

Todos los días por la madrugada, me levanto y voy a hacer la fila para

el baño. En la cola hay muchas peleas debido a la gente que intenta colarse,

hay que esperar para entrar, y a la suciedad y el olor que dejan al usarlo. A

partir de ese momento, empieza una mañana como cualquier otra. Despierto

a mi familia, desayunamos. Llevo a mis hijos a la escuela y me voy al directo

al trabajo, mientras mi esposa hace la fila para usar el piletón, a veces tarda

mucho en usarlo, muchas mujeres que quieren lavar la ropa

La vida en el conventillo es muy dura. Me despierto agotado luego de un largo

día de trabajo. Estoy cansado de la rutina.


No veo la hora de mudarme y tener mi propia casa.

Un día, cuando llegué de trabajar, me encontré con otro inmigrante ingles con

quien, ahora, comparto habitación. Le empecé a hablar en el idioma el que se habla en

nuestro país natal, el inglés, y me contó que se llama George Stephenson y que vino

porque un día su primo le mandó una carta diciendo que acá él tenía un trabajo y

necesita de su ayuda. El resto del día lo pasamos juntos recordando y cocinando

comidas autóctonas hasta que George supo quién era yo y le dio miedo ya que todos

decían que yo era un criminal que contradecía el gobierno. Inmediatamente él se alejó

de mí y cuando yo me le acercaba, él se alejaba o escondía.

Cuando terminé de cenar, solo, le escribí una nota diciéndole que no me tenga

miedo, que yo no soy lo que dicen de mí y que no llame a la comisaría, que ya cambié.

Se la dejé sobre la cama pero ya era muy tarde, ya se había ido a la comisaría a

comunicarles a los policías donde estoy viviendo pero a ellos no les interesó mucho ya

que yo si estoy de acuerdo con la forma de pensar de los gobernantes de este país y no

había cometido ningún delito. Esto sucedió más o menos a las 23:15 por lo tanto,

regresé a mi habitación y me dormí tranquilo.

(Ema, Ornella, Ramiro, Lucía)

Eran las 6 de la mañana, Salvatore se estaba cambiando, luego de cambiarse

me tomó de la manija se notaba su nerviosismo. Salimos de la habitación y de ahí al

baño. Estuvimos 30 minutos esperando para entrar, cuando entramos había un olor

muy feo, desagradable y extraño. Nunca había estado en un lugar tan espantoso.

Cuando salimos nos dirigimos a un lugar con olores nuevos que nunca había olido, ahí

es donde mi dueño desayunó. Cuando terminó de comer escuche el ruido de una

puerta, nos habíamos ido a la calle, nos íbamos a su trabajo.

(Beni , Mati, Naza, Agus)


Una noche, al regresar del trabajo, lo primero que hice fue hacer cola para el baño. Espere

media hora, para bañarme. En ese tiempo aproveché a cambiarme. Una vez cambiado, fui al patio a

relajarme pero no pude ya que estaban todos los niños jugando. Me fui a la pieza.

Uno de mis compañeros estaba muy enfermo, tenía fiebre amarilla, me dijo "vete porque te

contagiaré".

"No puedo salir porque se largó a llover, así que tendremos que cocinar adentro"

Cociné una rica paella que compartí a muchos del conventillo.

Me fui a dormir, después de un día agotador, olvidándome de la enfermedad de mi compañero...

(Pili, Tomi, Flor, Guada)


LAS FOTOS NOS INSPIRAN

EL ENCUENTRO

Les voy a contar mi historia. Llegué a la Argentina el 25 de marzo de 1930. Vine

aquí por razones políticas. Al desembarcar vi un destello de luz, era una dulce y hermosa

señorita. Al verla bien, pensé que podía ser francesa. Si era así, teníamos algo en común:

el país de origen. La miré, ella me miró sonrojada y bajó la mirada.

Me acerqué y le dije- Disculpe

señorita, ¿usted se alojará en el

Hotel de Inmigrantes?-

-OUI- dijo ella -me llamo María, un

gusto-

-Me llamo Manuel- le

dije.

María…qué hermoso nombre…

¡nos vemos luego!-

Más tarde nos vimos en el

comedor pero no nos dijimos nada,

nos fuimos a dormir…

A la mañana nos encontramos en el comedor

nuevamente.

-Nos vemos de nuevo – le dije

-Hola-dijo ella

-Desde que te vi quería hacerte una pregunta –

-¿Cuál?-

-¿Querrías intentar tener alguna relación conmigo?-

- ¡Si quiero Manuel! Cuando te vi supe que eras el hombre de mi vida!-

50 días después, me casé con María.

Conseguí un buen trabajo y una vivienda digna y así comenzamos a formar una familia.

Tuvimos a Rebeca y a Valeria, nuestras hermosas hijas.


Llegamos a Buenos Aires. Me siento más sola que nunca. Sola con mis tres hijos.

Sola en una ciudad desconocida. Sola en un país

totalmente diferente al mío.

Tuve que migrar para que mis hijos tuvieran

una vida mejor. Hace tres meses encontraron

muerto a mi marido después de una larga

desaparición. El gobierno italiano se lo llevó solo

por pensar diferente. Ser anarquista, ¿es un

delito? Intentar que todos vivan mejor ¿está

mal? Nuestra vida en Italia se convirtió en un

caos. Sin dinero, trabajo, casa y perseguidos por

el Estado, ¿qué podía hacer?

El hermano de mi marido, que ya estaba en la

Argentina, nos contó que allí la vida era mucho

menos conflictiva. No lo dudé. Ese era mi

destino.

Después de un largo viaje desde Pomona a Buenos Aires esperamos a mi cuñado en el

puerto. Luego de esperar 6 horas no llegaba. Para proteger a mis hijos, decidí entrar al

Hotel de Inmigrantes.

Mi hijo Severino, el mayor de los tres, no soportaba compartir habitación con tanta

gente. A la mañana siguiente, me acerqué a la cama en donde dormía y no estaba, en su

lugar había una carta:

Madre:

No te abandono como tampoco nos abandonó papá. Decidí hacer lo que él no pudo en

Italia, lograr que todos tengan una vida mejor. No soporto el autoritarismo

Gracias por todo

Severino: Tu hijo que te quiere

Luego de leerla me largué a llorar desconsoladamente


Todo comenzó un 28 de diciembre del

año 1934, decía un tal Alexander Polshakav : El viaje fue duro , no conocía a nadie , nadie

me entendía ni se comunicaba conmigo hasta que en una cena vi una bella señorita que

por cómo iba vestida y según fotos que vi en mi Polonia natal , parecía ser una española.

Estaba en el barco con toda su familia.

Al principio tuve vergüenza de hablarle pero ella intentó comunicarse conmigo. No

nos entendimos muy bien pero interpreté lo que me quería decir, dijo algo así como…

“¿Querés que te ayude? “Yo no sabía qué responderle porque ella estaba acompañada de

su familia y yo no. Tomé coraje y le dije, moviendo la cabeza, que sí. Sentí que ella se

enamoró de mí al igual que yo de ella.

Hasta que desembarcamos me ayudó a decir ciertas cosas en español: pedir comida,

entre otras cosas. Cuando llegamos a Buenos Aires me dijeron que ellos ya tenían un

lugar donde vivir, el papá no quería que yo vaya con ellos pero ella lo convenció y desde

entonces nos amamos el uno al otro. Después de unos años nos casamos y vivimos felices

Me detuvieron, por realizar una protesta. Yo, Severino Di Giovanni, detenido por

protestar. Detenido, encarcelado. ¡Qué injusto! Me detienen a mí y no a los patrones.

Horas de explotación en mi lugar de trabajo. Cobraba muy poco como para mantener a mi

familia.

Cuando llegué a la cárcel me sentí incomodo, ya que los demás prisioneros me miraban

raro sabiendo que era extranjero. Desde mi celda, se oía la radio del comisario. En la radio,

estaban comentando sobre la protesta que había comenzado.


Luego de una semana, fui liberado. Al llegar a mi trabajo, mis compañeros no estaban

siendo explotados. Cuando cobramos a fin de mes, nos dimos cuenta que nuestro sueldo

había aumentado. Luego del triunfo de la protesta, pude vivir feliz con mi familia.

Les voy a contar la historia de cuando migré a

Buenos Aires, Argentina. Me llamo John Bridhg pero,

desde que llegué, me dicen Don Justo. Vine desde

Inglaterra por problemas políticos, yo estaba en

desacuerdo con lo que proponía el gobierno inglés.

Cuando ingresé al barco sin mi boleto me sentía

muy asustado ya que, si me atrapaban, volvería a mi

país de origen, volvería a tener problemas con el

gobierno y seguramente iría a la cárcel; pero por

suerte esto no pasó. La gente del barco me miraba

muy raro. Durante el transcurso del cuarto día me

encontré a otra fugitiva y nos escondimos juntos.

Afortunadamente no nos descubrieron. Al llegar al puerto nos sentimos libres después

de mucho tiempo ya que nadie nos conocía.

Los primeros días nos hospedamos en el Hotel de Inmigrantes, conseguimos un trabajo

en el puerto. Con esa plata conseguimos una vivienda y tuvimos una mejor vida que la que

hubiéramos tenido en Inglaterra.

Mi nombre es Mario Ramos, llegué a Buenos Aires hace un par de años desde

Galicia, España. Vine a la Argentina porque en mi país tenía problemas económicos.

Aunque venir no fue la mejor decisión, no me pagaban lo suficiente por las muchas horas

que trabajaba; no soy el único que le sucede esto. Pero no era el más perjudicado, había

algunos que tenían que mantener una familia. Desde hace mucho tiempo, con mis

compañeros de la sastrería venimos planeando algo para protestar nuestras condiciones

de trabajo.


Hoy 16 febrero ro de 1914, estamos en huelga pidiendo los derechos que merecemos:

menos horas de trabajo para tener más horas de descanso y más horas de instrucción. Lo

único que logramos es conseguir un pequeño aumento de sueldo.

Un día de 1870, Salvatore, me comenzó a llenar con pantalones, abrigos y otras

cosas… Pero lo que más me sorprendió fue que comenzó a guardar en mí retratos de su

familia.

Luego de una hora, partimos al “Puerto Italiano” donde embarcamos hacia Argentina.

Después de tres meses de viaje, por fin habíamos llegado. Ni bien desembarcamos fuimos

rumbo al Hotel de Inmigrantes, donde empecé a escuchar muchos ruidos y me separaron

de mi dueño. Tiempo después empecé a preocuparme porque estaba sola alrededor de

valijas, bultos, cajones; tenía miedo de que un desconocido me llevase por equivocación.

Empecé a despreocuparme cuando escuché su voz preguntando por mí, luego me

encontró y partimos del Hotel de Inmigrantes.


La historia de Joaquín (6toB)

Esta es la historia de Joaquín y Amanda. Una mujer y un hombre golpeados

por la vida y unidos por la pasión, en un conventillo de la Buenos Aires de

principio del siglo XX. Este relato lo escribimos los chicos de sexto B, reunidos

en grupo, a partir de todo lo trabajado. A continuación, escucharán la voz de

Joaquín y la voz de Amanda, y el momento en el que se produce el encuentro

de dos almas ávidas de amor.

Me llamo Joaquín. Nací en un pueblo de Rusia y ahí conocí a mi esposa. Con ella

tuve mi primer hijo llamado Pedro. Nuestra situación económica era muy mala, así

que tuve que migrar a la Argentina. Fue muy complicado dejar a mi familia pero

con el paso del tiempo lo pude superar. Mi familia me acompañó al puerto para

despedirme.

El viaje a la Argentina fue muy largo, no encontraba a nadie con quien hablar,

nadie entendía lo que decía. Comencé a extrañar. Entonces se me ocurrió escribir

una carta para mi esposa, que enviaría al llegar a destino. Luego de tres meses

desembarqué.

Tuve que hacerme el documento. Cuando dije mi apellido, las autoridades lo

escribieron distinto a como era.

Los primeros días, me instalé en el Hotel de Inmigrantes. Al principio me parecía

demasiado grande, dormía rodeado de mucha gente. En el hotel también me

daban comida. Tres días después, conseguí trabajo en el campo. Allí empecé a

ganar plata y pude alquilar una casa.

Con el tiempo, reuní el dinero suficiente para irme a la ciudad. Mi idea era

conseguir una pieza para alquilar en un conventillo.

En la ciudad había mucha más gente que en el campo, había casas y todo

estaba amontonado.

Necesitaba trabajar. Caminaba mucho para conseguir un trabajo. Recordaba

y extrañaba mucho a mi familia. Me agarró una tristeza muy grande que se me

hizo un nudo en la garganta, pero tenía que seguir buscando trabajo. Seguí

caminando hasta que me encontré con una fábrica. Entré, pedí empleo, me

tomaron. Mis compañeros me miraban con cara extraña porque era extranjero.


Después de mucho tiempo, entendí el idioma, pude comunicarme mejor.

A pesar de no recibir correspondencia de mi esposa, le seguía escribiendo. Una

mañana recibí una carta de mi hermano, me resultó extraño porque él nunca me

escribía. Me contaba que mi esposa se había casado con otro hombre. Nunca

recibió mis cartas, pensó que estaba muerto. Me puse muy triste, lloré, lloré y

nunca paré.

Me echaron de donde vivía y me trasladé a un conventillo donde alquilé una

pieza.

Me llamo María Amanda y les quiero contar mi historia:

Me casé con un hombre llamado José Carlos que trabajaba día y noche para

mantenernos, teníamos un niño de tres años. Lamentablemente mi esposo

falleció. A partir de ahí mi situación económica empeoró. Como no tenía dinero me

tuve que casar nuevamente. Para mí comenzó una nueva vida. Conocí el maltrato

y los golpes. Mi esposo no trabajaba y era alcohólico.

Una mañana, recibí una carta de mi hermana que leí a escondidas. En ella me

decía que me fuera a la Argentina ya que allí se vivía bien. Lo pensé durante unos

días. Finalmente tomé la decisión de irme.

Una noche armé la valija mientras mi esposo dormía la borrachera Y me fui

Al llegar la Argentina nos alojamos cinco días en el Hotel de Inmigrantes.

Relato de Joaquín

Cuando llegué al conventillo después de un largo día de trabajo en la fábrica, vi

una bella señorita con un hermoso cabello rojizo como el fuego que nació dentro

de mí cuando la observé. Intenté comunicarme con ella pero hablábamos distintos

idiomas. Como no podía hablarle se me ocurrió algo, ¡dibujar! Dibujé una mesa,

velas, comida, dos personas sentadas, flores y una mujer de cabello rojo. Me

sorprendí al ver que ella entendió mis dibujos, y todavía más cuando vi que

asintió.

Relato de María Amanda

Llegué por primera vez al conventillo con mi hijo. Al llegar noté la mirada

penetrante de un hombre de ojos azules como el mar que inundó mi corazón. Esa

noche, intentó hablarme pero hablábamos distintos idiomas entonces empezó a

dibujar. Le entendí. Quería invitarme a una cena.


Al día siguiente en la cena cocinó una comida nativa de su país, nunca había

probado esa exquisitez. En esa cena nos besamos.

Estuvimos perdidos en un océano de amor. Me propuso matrimonio. Acepté.

La historia deFelipe Linguini (6to A)

Esta es la historia de Felipe Linguini, un hombre que creyó tener todo

perdido pero en Argentina encontró una segunda oportunidad. Pudo cerrar el

círculo y sus nietos, al volver a su amada Italia, recuperaron sus raíces.

Hoy por la tarde me llegaron dos noticias, una era de mi padre y la otra de

mi novia, una de ellas era mala y la otra buena. La mala era de mi padre, me

contaba que lo habían despedido. Teníamos muchas deudas que pagar y ahora

no teníamos con qué hacerlo. Por otro lado, la buena noticia era que mi novia

estaba embarazada. De pronto, la alegría se convirtió en tristeza. Yo era el más

grande de mis hermanos entonces tendría que emigrar para conseguir el dinero

necesario, por lo que mi única opción era dejar a mi novia por un tiempo.

- “Giusepina, tendré que emigrar por un tiempo para ayudar a mi familia.”, le dije

-“Salvatore, entonces creo que lo mejor será olvidar todo lo que vivimos y dejarlo

atrás.”, me respondió

-“Pero, mi hijo, ¿Cómo lo criarás?” Le pregunte desesperadamente.

-“Lo criare junto a mi familia “, me dijo

-“De acuerdo”, dije con el mayor dolor de mi alma, “lo que tu desees”, y me fui.

Mi barco zarpaba en unos días. Me tuve que ir con el dolor de pensar que mi

novia criaría a mi hijo sin mí, con la preocupación de no saber si conseguiría

trabajo y con los nervios de un futuro incierto.

Al llegar a la bodega, me acosté a descansar y a pensar cómo sería mi vida

cuando llegara a Argentina. Mi objetivo era conseguir un trabajo decente, trabajar

en una fábrica o como peón en un campo, luego ascender socialmente, y


mandarle plata a mi familia todos los meses. Cuando consiguiera esto tendría la

oportunidad de conocer gente nueva y formar otra familia.

Apenas llegué al país, me alojé en el hotel de inmigrantes, solo me podía

quedar cinco días. Entré al hotel e hice una pequeña recorrida por el lugar, parecía

estar en muy buenas condiciones, pero la gente que trabajaba ahí dejaba mucho

que desear, no eran amables y no eran rápidos en el trabajo.

Cuando llegué al lugar donde se ubicaba mi cama, vi que había 200 más y me

asusté, pensé que en el dormitorio seríamos 90 como mucho.

Comencé a buscar una vivienda por la ciudad, y no conseguí nada.

Pasaron los días y llegó el momento de irme, no tuve más opción que mudarme a

un conventillo. El conventillo al que fui se llamaba “De la paloma”; ubicado en Villa

Crespo. Conocí el conventillo y el barrio gracias a una famosa curtiembre.

Al llegar al lugar, el encargado me recibió muy amablemente, me contó un poco

sobre la historia del conventillo, luego me mostraron mi pieza que compartía con

tres personas; me mostraron otras partes del conventillo, y por último me comentó

acerca de los habitantes del lugar.

Al poco tiempo de vivir allí, empecé a tener dificultades, como por ejemplo, la

cantidad de personas para el uso de los espacios públicos. También tuve

problemas con mis compañeros, por ejemplo, uno estaba enfermo, nos

peleábamos por qué íbamos a comer y no teníamos una buena convivencia.

Este es mi noveno día en el conventillo. La gente me discrimina por mi

forma de hablar. Les cuento historias sobre mi país. No sé por qué se ríen de lo

que les cuento. Se ríen de Italia, y eso me duele. Fuera del conventillo, tampoco

me tratan mucho mejor, me miran como si fuera un ser extraño, por la ropa que

uso.

Por las mañanas, cuando estoy en la fila para ducharme la gente se me

cuela y, por eso, suelo llegar tarde al trabajo; mi jefe siempre me dice lo mismo.

-“¿Por qué llegas tarde? Si mañana volvéis a llegar tarde, te bajo el sueldo” –me lo

dice con la cara de siempre.

En el trabajo un argentino me decía que por ser extranjero no podía hacer

algunas tareas. Por suerte, una trabajadora rusa, que vive en Argentina desde

hace muchos años, me empezó a defender diciendo que todos somos iguales y

esas cosas. Cuando terminé de hacer las tareas, le agradecí invitándola a comer a

mi pieza del conventillo, le pregunté dónde vive, me respondió que vivía en el


mismo conventillo que yo, le expliqué lo que me hacían. Luego ya no hubo más

tiempo para hablar, volvimos a nuestras piezas.

Cuando llegué, recibí una carta de mi novia diciendo que me extrañaba.

Decidí que desde ese momento iba a empezar a ahorrar dinero para luego

mandárselo para que compre un boleto, para que pueda venir a visitar el hermoso

país en donde vivo. Al día siguiente, busque otro trabajo en el cual el sueldo

fuera más alto que en el de mi actual empleo y lo conseguí. En unos meses ya le

podré mandar el dinero para que se lo compre.

Estoy feliz, hoy se cumplen 50 años desde que llegué a la República

Argentina. Con mis nietos vamos a realizar este hermoso y soñado viaje a Italia.

Me entristece no poder viajar con mi esposa.

Me pregunto: ¿Qué habrá cambiado en la casa que compartí tanto tiempo con

mi familia? ¿Qué habrá cambiado en Italia? ¿Y en el pueblo donde vivía?

¿Seguirá estando Giuseppe Causteluccio? ¡Qué buena persona era! Hace mucho

tiempo que no lo veo.

Cuando llegamos al pueblo lo primero que hicimos fue esparcir las cenizas de

mi esposa en el lugar donde nos conocimos.

Antes de llegar, estaba nervioso, porque mis nietos estaban ilusionados, les

había contado tantas historias sobre el pueblo, la casa, la cultura, las tradiciones.

Uno de mis dos nietos confiaba plenamente en mí, el otro no tanto…

La casa estuvo abandonada durante muchos años, por eso estaba deteriorada.

Mis nietos pudieron encontrarse con sus raíces.


La inmigración de hoy en día

ENTREVISTAS

Guillermina

La inmigración de hoy en día

1-¿cómo te llamas?

-Hilda

2-¿Cuál es tu país de origen?

-Paraguay

3-¿Por qué viniste al país?

-Vine en busca de trabajo

4-¿Viniste con tu familia o solo?

-Vine con mi hijo

5-¿Tenías familia o amigos acá?

-Familia

6-¿Te sentiste discriminada en algún momento? ¿y ahora?

-Por suerte no

7-¿Te costó conseguir trabajo, vivienda, un lugar para alojarte?

-Como tenía familia acá no me costó mucho conseguir vivienda y el trabajo, por suerte, me lo

recomendó una amiga

8-¿Por qué elegiste la Argentina?

-Elegí Argentina porque al tener familia acá se me simplificaba un poco más la búsqueda de

trabajo y casa. Mi familia me recomendó venir, decían que la Argentina se encontraba en mejores

condiciones económicas que el Paraguay. Gracias a una amiga que trabajaba en una casa conseguí

trabajo, allí necesitaban a alguien mas

9-¿Te adaptaste rápido? ¿Qué cosas te resultaron extrañas? ¿Seguís tus costumbres?


-Por suerte me adapté rápido. No hubo alguna cosa que me resulto extraña. Sigo mis costumbres

como siempre. Extraño mi familia paraguaya

Ivan

La inmigración hoy

¿Cuál es tu nombre?

Roberto Condino

¿Cuál es tu país de origen?

Italia

¿Por qué viniste al país?

Lo eligieron mis padres. Vinimos a la Argentina escapando de la miseria de la guerra.

¿Viniste con tu familia o viniste sólo?

Vine con mi madre, ya que mi papá y hermanos mayores habían venido antes, a buscar un lugar

donde vivir y un trabajo para poder comer.

¿Tenés familiares o amigos viviendo acá?

Cuando vine tenía ya a la mitad de mi familia y muchos paisanos amigos, medio pueblo había

venido a la Argentina

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste? ¿Y ahora?

No me sentí discriminado en lo absoluto. Y obvio ahora menos.

¿Te costó conseguir trabajo, vivienda o un lugar para alojarte?

Cuando llegué ya mi padre tenía un lugar para vivir y trabajo. Cuando llegué tenía 14 años y

trabajé apenas llegué.

¿Por qué elegiste Argentina?

Lo eligieron mis padres

¿Hace cuánto que estás acá?

Llegué en 1948, hace ya casi 70 años, ahora tengo 82 años


10-¿Te adaptaste rápido? ¿Qué cosas te resultaron extrañas? ¿Seguís con tus costumbres?

¿Extrañás? ¿Qué?

Si claramente, todos nos adaptamos rápido. Veníamos de la guerra, sabíamos lo que era sentir

hambre de verdad. Lo único que me parecía raro acá era el paisaje llano, yo venía de un pueblo de

montaña. Lo que más extraño es el mar Mediterráneo.

Franco

¿Cuál es tu nombre?

Aurelia

¿Cuál es tu país de origen?

Vino de Paraguay

¿Por qué viniste al país?

Para buscar trabajo

¿Viniste solo o con tu familia?

Vino con mi hijo

¿Tenías familiares o amigos acá?

No, no tenía

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste? ¿y ahora?

Sí, me sentí discriminada

¿Te costó conseguir trabajo, vivienda?

Un poco

¿Por qué elegiste Argentina?

Porque le decían que ahí se vivía mejor

¿Hace cuánto estás acá?

Vive acá hace 20 años

¿Te adaptaste rápido? ¿qué cosas te resultaron extrañas?¿Seguís con tus

costumbres?¿Extrañás?

Sí, me costó adaptarse. Me resultaba extraño estar sin mis familiares


Francine

LA INMIGRACIÓN DE HOY

¿Cómo te llamás?

¿Cuál es tu país de origen?

¿Por qué viniste a la Argentina?

¿Viniste con tu familia o viniste solo?

¿Tenías familiares o amigos viviendo acá?

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste? ¿Y ahora?

¿Te costó conseguir vivienda / trabajo/ un lugar para alojarte?

¿Por qué elegiste Argentina u otro país?

¿Hace cuánto viniste?

¿Te adaptaste rápido? ¿Qué cosas te resultaron extrañas? ¿Seguís con tus costumbres? ¿Extrañás?

¿Qué?

Carmela Giannuzzi

Nací en Bari, Italia

Porque después de la guerra era muy difícil trabajar y alimentar a los hijos. Había mucha pobreza.

Vine con mis tres hijos, mi marido vino dos meses antes.

Sí, tenía a mi mamá que ya estaba en Argentina.

No, nunca. Había muchos italianos en la misma situación. Al principio me costó un poco entender

el idioma.

No me costó porque cuando llegué fui a vivir a lo de mi mamá. Después cuando mi marido y yo

trabajamos entre los dos pudimos comprarnos un terreno y construir.

Porque tenía familiares acá. Otra posibilidad era Norteamérica porque un tío vivía allá, pero se

hablaba muy bien de Argentina por eso la elegimos.

Vine en 1948, hace 69 años


Me adapté rápido, pero siempre extrañé las comidas de allá. Por eso hice una huerta en mi casa

donde plantaba cosas que aquí no conseguía como por ejemplo “grelos”. También cultivaba

“finocchio” (hinojos) porque en las verdulerías de aquí venden sólo el bulbo y yo para algunas

recetas usaba las hojas.

Nazarena

“La inmigración de hoy”

¿Cómo te llamas?

Me llamo Rosa

¿Cuál es tu país de origen?

Mi país de origen es Perú

¿Por qué viniste al país?

Vine al país porque mi marido no tenía trabajo en Perú

¿Viniste con tu familia o solo?

Vine con mi familia, con mi marido y mi hija

¿Tenías familiares o amigos viviendo acá?

Si tengo familiares, los hijos de mi marido

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste?

Por suerte no me sentí discriminada ya que me fui a vivir con mis familiares

¿Te costó conseguir trabajo, vivienda, un lugar para alojarte?

Trabajo no me costó pero vivo en una habitación de hotel en la zona del Abasto

¿Por qué elegiste Argentina?

Elegí a Argentina porque tenía familiares viviendo acá

¿Hace cuanto que estas acá?

Me adapte rápido pero extraño a mi familia de Perú como a mi mama


Catalina

La inmigración hoy

Yo- ¿Cómo te llamas?

Ella- Mi nombre es Yulia.

Yo- ¿Cuál es tu país de origen?

Yulia-Soy de Rusia.

Yo- ¿Por qué viniste al país?

Yulia- Porque mi marido es argentino. Nosotros nos casamos en Argentina.

Yo- ¿Tenías familiares o amigos viviendo acá?

Yulia- Antes no, pero ahora sí.

Yo- ¿Te sentiste discriminada? ¿Y ahora?

Yulia- No. Es muy generoso el país, muy bueno.

Yo- ¿Te costó conseguir trabajo, vivienda, un lugar para alojarte?

Yulia- No. Mi primer año, fui a mi casa con mi hijo, pero después fui a trabajar. Si, conseguí casa

porque fui con mi marido y ya tenía una casa en Argentina.

Yo- ¿Por qué elegiste la Argentina?

Yulia- Lo hice por amor.

Yo- ¿Te adaptaste rápido?

Yulia- No. El primer año fue muy difícil, no sabía ni una palabra en español. Pero cuando empecé a

trabajar, poco a poco aprendí el idioma.

Yo- ¿Qué cosas te resultaron raras?

Yulia- Los chicos rusos son más cerrados que los argentinos, y me encanta cuando todos hablan,

todos abiertos.

Yo- ¿Seguís con tus costumbres?

Yulia-depende que cosas. Por ejemplo, la comida, preparamos comida rusa.


Yo- ¿Extrañas algo de allá?

Yulia-No. Me encanta estar acá.

Pedro

¿Cuál es tu nombre?

Ana Carolina Ronato

¿Cuál es tu país de origen?

Brasil

¿Por qué viniste al país?

Quería estudiar en la Argentina.

¿Viniste solo o con tu familia?

Vine sola

¿Tenías familiares o amigos acá?

Si, tenía familiares

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste? ¿Y ahora?

Si se sintió discriminada al llegar al país pero ahora no

¿Te costó conseguir trabajo, vivienda?

No le costó conseguir vivienda ni empleo

¿Por qué elegiste Argentina?

Porque tenía mejor calidad de estudio y porque tenía familia en Argentina

¿Hace cuánto estás acá?

Vive acá hace 10 años

¿Qué cosas te resultaron extrañas?

La ciudad, la cultura y el idioma


¿Seguís las costumbres de Brasil?

No las sigo porque me adapté a las costumbres de este país, igualmente como comida típica de

Brasil

¿Te adaptaste rápido?

No, me costó mucho tiempo adaptarme porque vivía en un pueblo chico

Thiago

La Inmigración Hoy

Entrevisté a Ramón Ramírez De La Cruz.

Ramón nació en Asunción, Paraguay. Vino al país en el año 2007 por falta de trabajo en su lugar de

origen. Vino al país con su esposa, pero su hijo se quedó en el Paraguay. En la Argentina tiene

amigos, pero familiares.

Cuando llegó al país, se sintió discriminado por mucha gente, no lo aceptaban en algunos trabajos.

Ahora también se siente discriminado en algunas ocasiones. Le costó conseguir un buen trabajo. Al

principio hacía algunas changas hasta que consiguió un trabajo razonable. Le costó conseguir

vivienda porque son muy caros tanto la compra como el alquiler. Eligió venir a nuestro país porque

se decía que había muchas posibilidades de conseguir trabajo. No se adaptó rápido porque las

costumbres en la Argentina son muy distintas, por ejemplo: la cantidad de movimiento que hay en

la Capital Federal. Extraña mucho a toda la familia, a su antigua casa, al campo y toda su vida en

Paraguay.

Camila

La inmigración hoy

¿Cómo te llamas?

Mi nombre es Mirtha.

¿Cuál es tu país de origen?

Mi país de origen es Uruguay.

¿Por qué viniste al país?

Vine al país por trabajo, (la economía era mala).

¿Viniste con tu familia o solo?


Vine con familia.

¿Tenías familiares o amigos viviendo acá?

No tenía amigos ni familiares viviendo acá.

¿Te sentiste discriminado cuando llegaste?

No, no me sentí discriminada.

¿Te costó conseguir trabajo, vivienda, un lugar para alojarte?

No, no me costó conseguir trabajo, vivienda o un lugar para alojarme lo conseguí rápido.

¿Por qué elegiste Argentina?

Elegí Argentina por recomendación.

¿Hace cuanto que estas acá?

Estoy acá hace unos 35 años, (1982).

¿Te adaptaste rápido?

Sí, me adapté rápido.

¿Qué cosas te parecieron extrañas?

Lo que me pareció extraño fue que la gente de acá vive muy apurada.

¿Seguís con tus costumbres?

No, no sigo con mis costumbres

¿Extrañas? ¿Qué?

Lo que extraño de Uruguay es la playa y mi familia.


Morena

Proyecto inmigración

ENTREVISTA REALIZADA AL DUEÑO DE UN SUPERMERCADO DE ORIGEN CHINO

¿Cómo te llamas?

Mi nombre es José Wang

2) ¿Cuál es tu país de origen?

País de origen China (Taiwán)

3) ¿Por qué viniste al país?

Vine al país porque necesitaba buscar mi futuro, en Taiwán, (China) había mucha población y no

era tan fácil.

4) ¿Viniste con tu familia o viniste solo?

Vine con mi mujer y después estando en Argentina, tuve dos hijos.

5) ¿Tenias familiares o amigos viviendo aquí?

Sí, tengo amigos viviendo acá.

6) ¿Te sentiste discriminado cuando llegaste? ¿Y ahora?

No, al principio me costó la comunicación por el idioma, y las costumbres, pero de a poco me fui

adaptando y tomé clases de idioma.

7) ¿Te costó conseguir trabajo, vivienda, un lugar para alojarte?

No, porque yo venía con capital.

8) ¿Por qué elegiste Argentina?

Elegí Argentina porque tenía unos amigos que vinieron antes que yo y me lo recomendaron.

9) ¿Hace cuanto que estas acá?

Hace 18 años que vivo en Argentina.

10) ¿Te adaptaste rápido? ¿Qué cosas te resultaron extrañas? ¿Seguís con tus costumbres?

¿Extrañas? ¿Qué?


Al principio me costó pero después me fui acostumbrando. Lo que me resultó extraño al principio

fue que la cultura China es muy estructurada y acá, es todo lo contrario. Sigo con casi todas mis

costumbres pero también adopte muchas de las argentinas, como por ejemplo: me encanta comer

asado. Extraño a mis padres, la playa Kenting donde iba todos los veranos y a mis amigos.

Guada

1-¿Cómo te llamas?

Pilar Villarroel

2-¿De dónde venís?

Santiago, Chile

3-¿Cuándo llegaste al país?

En 2004

4-¿Por qué motivo viniste?

Por el trabajo de mi papá, él es argentino

5-¿Dónde te alojaste?

En mi casa, que compramos antes de venir

6-¿Cómo te trataron cuando llegaste?

Muy bien

7-¿Sufriste algún tipo de discriminación?

No, nunca

8-¿Cómo son tus condiciones de vida?

Muy buenas

9-¿Siempre fueron iguales?

Si

10-¿Por qué?

Porque por suerte a mis papás les va muy bien en el trabajo


11-¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

No que yo recuerde

12-¿Por qué elegiste nuestro país?

Porque mi papá es argentino y trabajaba acá

13-¿Tenés los mismos derechos que los argentinos?

Sí, estoy nacionalizada como tal

14-¿Te negaron alguno?

Nunca

16-¿Votás?


17-¿Por qué?

Porque debo hacerlo por ser argentina

18-¿Te costó adaptarte?

No, porque llegué a los cuatro años

19-¿Conocés la ley 25.871 sobre inmigración?

No, no la conozco

Tomas

La persona que entrevisté se llama María Rosas. María me contó que vino desde Asunción del

Paraguay. Eligió a la Argentina para venir porque le pareció que, en nuestro país, podría encontrar

mejores oportunidades de trabajo. Llegó en el año 2000, al llegar tuvo que alquilar una vivienda

por unos meses y luego se pudo comprar su propiedad. Al llegar se sintió muy discriminada pero

hoy en día casi ni lo siente. Si bien sus condiciones de vida mejoraron aún buscá mejorar. No tuvo

ningún beneficio por ser inmigrante, pero lo que si obtuvo es que le den los mismos derechos que

tiene un argentino. Le pregunte si votaba y si conocía la Ley 25.871 de inmigración me respondió

que nunca la dejaron votar y que no conocía la Ley

Benicio

Nombre: Anacelis Alfaro “Ana”


Nacionalidad: Venezuela

Llegó al país el 19 de diciembre de 2016

Motivo de llegada: Se puso complicada la situación económica, en los hospitales, con la comida,

etc… porque en Venezuela hay un régimen dictatorial que oprime y limita a las personas para

mantener sobre ellas un poder

¿Dónde se alojó?: En la casa de una de sus hijas ya que ella había llegado antes

¿Cómo la trataron cuando llegó? Muy bien

¿Sufrió algún tipo de discriminación? Sí, en el primer trabajo, como cocinera, le tenían temor, pero

cambió de trabajo y se solucionó

¿Cómo son sus condiciones de vida? ¿Siempre fueron iguales? Tengo un empleo que me gusta,

trabajo de vendedora como lo hacía en Venezuela, tengo un sueldo base que me resulta cómodo

para vivir. En mi país que tenía un trabajo muy duro y con poca paga

¿Tuvo algún beneficio por ser extranjera?: No

¿Por qué eligió la Argentina y no otro país?: Porque mis hijas ya estaban instaladas aquí además la

Argentina es lo que más se parece a Venezuela

¿Tiene los mismos derechos que los argentinos?: Sí

¿Vota?: No, porque todavía no tengo DNI


¿Le costó adaptarse?: Sí. Amo mucho a mi país. Fue muy duro irse

Matías

Historia de un inmigrante

1) ¿Cómo te llamás?

Ana Maria Luisa Demoor. En verdad mi nombre original es Ane Marie Louise Demoor pero al

momento de ingresar al país me nacionalizaron el nombre, al igual que a toda mi familia. Mi papá

por ejemplo, se llamaba Reneé August Demoor y acá lo renombraron como Renato Augusto

Demoor.

2) ¿De dónde venís?

De Bélgica

3) ¿Cuándo llegaste al país?

Llegué a Argentina en 1950.

4) ¿Por qué motivo viniste a nuestro país?

Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Bélgica había quedado devastada por las

consecuencias de la guerra, y ante una situación difícil, a mi papá Reneé, le ofrecen como

alternativa venir a la Argentina para abrir una sucursal de la fábrica Eltra (fabricación de alambres).

Mi papá vino sólo a ver como se desarrollaba la propuesta y luego vinimos junto a mi mamá y a

mis cuatro hermanos.

5) ¿Dónde te alojaste?


Al momento de llegar al país, los dueños de la fábrica donde trabajaba mi papá, le dieron una casa

temporaria que estaba dentro del establecimiento ubicado en la zona de Puente la Noria. Luego

pudieron comprar su casa en el barrio de Villa Lugano.

6) ¿Cómo te trataron cuando llegaste? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Yo era muy chica al momento de llegar al país, pero lo que recuerdo y lo que mis padres me

dijeron es que no tuvieron inconvenientes cuando llegaron. En ningún momento sufrimos

discriminación alguna por parte de los ciudadanos argentinos.

7) ¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Siempre fueron iguales? ¿Por qué?

Mis condiciones de vida actuales son buenas y siempre lo fueron. Tuve la posibilidad de estudiar,

trabajar de docente en el país, como cualquier ciudadano nativo y formar mi familia.

8) ¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

No, tuve los mismos derechos, obligaciones y oportunidades que cualquier ciudadano nativo.

9) ¿Por qué elegiste nuestro país?

En realidad no fue una elección mía, como describí anteriormente, fue una oportunidad laboral de

mi padre, pero me siento feliz por haber podido crecer y formarme en este querido país.

10) ¿Tenés los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron alguno? ¿Cuál?

Sí, totalmente. Desde el momento en que arribé al país siempre tuve los mismos derechos. Nunca

me fue negado ningún derecho.

11) ¿Votás? ¿Por qué?

Sí, voto. Yo estudié magisterio para recibirme de docente, tuve la posibilidad de trabajar en la

escuela pública y dentro de las obligaciones que tenía para ejercer el cargo, por mi condición de

extranjera, debía nacionalizarme, por lo que lo hice y desde ese momento efectúo el derecho a

voto en todas las elecciones nacionales.


12) ¿Te costó adaptarte?

Mi adaptación no fue lo más complicado, llegué al país con 4 años y mi lenguaje, si bien no era

muy afianzado en mi país, logré incorporar el idioma en forma habitual. Por todo lo demás fue

como haber crecido en mi país.

13) ¿Conocés la Ley N° 25.871 sobre la inmigración? ¿Cuál fue su importancia?

Sí, la conozco. La importancia de esta Ley es que se establece la equiparación entre los inmigrantes

y los nativos, en cuanto a sus derechos y obligaciones. O sea, que cualquier individuo que decida

venir al país, tiene los mismos derechos y obligaciones que una persona que hubiera nacido en

Argentina.

Ema

La inmigración de hoy en día Ema

¿Cómo te llamas?

ChenMeijin

¿De dónde venís?

China

¿Por qué motivo viniste?

Para trabajar, ganar plata y tener una vida mejor

¿Dónde te alojaste?

En la casa de una amiga

¿Cómo te trataron cuando llegaste?

Muy bien


¿Sufriste algún tipo de discriminación?

No

¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

No

¿Por qué elegiste nuestro país?

Porque en la Argentina tenía muchos amigos y familiares que me recomendaron venir

¿Votás?

No

¿Por qué?

No me interesa

¿Te costó adaptarte?

Un poco. La vida en China es muy distinta. Otro in conveniente fue aprender el castellano

¿Conocés la ley 25.871 sobre inmigración?

No

Valentina

La inmigración de hoy en día

1) ¿Cómo te llamas?

Musa Fall.

2) ¿De dónde venís?

De Senegal , África.

3) ¿Por qué motivos viniste a nuestro país?

Para progresar económicamente.


4) ¿Cómo te trataron cuando llegaste?

Algunas personas bien, otras mal.

5) ¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Siempre fueron iguales? ¿Por qué?

Mis condiciones de vida mejoraron, gano a dinero. En mi país se gana muy poco. Con respecto a la

seguridad tampoco es igual por que acá es muy inseguro en cambio en Senegal es muy tranquila la

vida

6) ¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

Sí, para el trabajo.

7) ¿Por qué elegiste nuestro país?

Porque tengo familia acá.

8) ¿Tenés los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron algo? ¿Cuál? ¿Votas? ¿Por qué?

Para trabajar sí. No me negaron ningún derecho. No voto porque tengo el documento solo de

extranjero para trabajar y no para votar.

9) ¿Te costó adaptarte?

No me costó adaptarme.

Lucía

La inmigración de hoy en día

Les voy a contar la historia de Natalia Julia Gisela Carrasco Linares que vino desde La Paz,

Bolivia, hace 15 años. En Bolivia y después en Perú trabajó con un grupo de argentinos. Vino a

nuestro país contratada por ese mismo grupo para realizar un trabajo similar.

Al principio se alojó en un apart hotel en la zona de la Plaza Congreso, porque el contrato era de

sólo por un mes. Después, cuando le ofrecieron quedarse, alquiló un departamento en Almagro.

Cuando le pregunté cómo la trataron al llegar y si la habían discriminado, me dijo que los dos

primeros años fueron los más duros y después, poco a poco, fue cambiando todo.

Sus hijos, que en ese entonces tenían 2 , 4 y 6 años, la pasaron duro. Dos de sus hijos son

peruanos y uno boliviano. En la escuela se burlaban de ellos porque eran tímidos, tenían una


forma de hablar diferente, se reían de algunas expresiones y viniendo de Bolivia y de Perú, los

trataban como si fueran menos.

Esto duró casi toda la primaria de sus hijos mayores, el menor fue el que más fácil se adaptó;

También vino con ella, una mujer peruana que la ayuda trabajando en su hogar. A la señora no le

fue fácil tampoco.

Cuando llegaron, en el edificio donde vivían también se les dificultó porque, como son extranjeros,

habían vecinos que no los aceptaban.

Además, en la oficina tuvo una mala experiencia con un señor que le pidió que diga que

ella era peruana en lugar de boliviana, y le aclaró: - “Es por tu bien, porque los bolivianos

son verduleros, no sirven para otra cosa”.

Pasados los dos primeros años, que fueron los más complicados, demostraron que ser inmigrante

no es un delito y que la gente es buena o mala no porque es de una nacionalidad o de otra, de una

religión u otra, todos somos iguales por lo tanto, todos merecemos el mismo respeto.

Les costó acostumbrarse pero como en el trabajo le fue bien y al ver a sus hijos hablar libremente

y que empezaban a ser incluidos, eso le trajo finalmente mucha paz.

Con respecto a sus condiciones de vida, Gisela siempre estuvo bien porque vino con trabajo y

también con algo de dinero, aunque ser extranjeros no les trajo ningún beneficio.

Ella eligió venir a Argentina porque toda su vida trabajó con este grupo de argentinos que le

ofrecieron continuar su tarea en nuestro país.

Gisela sabe que tiene los mismos derechos, además lo siente así porque poco a poco ella y su

familia fueron adueñándose de esta Patria a la que quieren y respetan, la ama porque en ella se

criaron sus hijos y se desenvolvió su vida.

Tanto quiere a la Argentina que decidió hace unos años tomar la ciudadanía argentina y por ese

motivo ahora vota en las elecciones. También conoce la ley 25.871. Esta Ley les asegura las

condiciones para vivir y desarrollarse tranquilamente pero también les informa las obligaciones

que tienen los extranjeros por vivir en esta Patria.

Delfina


Trabajo práctico

de sociales

1) ¿Cómo te llamas?

Me llamo Marti Zaya.

2) ¿De dónde venís?

Vengo de Paraguay.

3) ¿Por qué motivos viniste a nuestro país?

Vine porque quería progresar y en mi país no había ni trabajo.

4) ¿Cuándo llegaste al país?

Llegué en Diciembre de 2009.

5) ¿Dónde te alojaste?

Ni bien llegué, me alojé en una pensión en Constitución donde alquilaba una pieza.

6) ¿Cómo te trataron cuando llegaste? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Por suerte, este es un país muy amigable y en ningún momento me hicieron sentir extranjero.

7) ¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Siempre fueron iguales? ¿Por qué?

Hoy vivo en la villa Zabaleta, ahí pude tener mi familia y hacer mi casa. Si bien es una villa creo que

fui progresando porque cuando vine no tenía nada y vivía en una pensión.


8) ¿Tuviste algún tipo de beneficio por ser extranjero?

Conseguí tener el documento argentino y eso me permitió tener mejores trabajos y hasta una

obra social.

9)¿Por qué elegiste nuestro país?

Por que tengo algunos amigos que vinieron antes y me dijeron que tenían trabajo.

10) ¿Tenés los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron alguno? ¿Cuál? ¿Votás? ¿Por

qué?

Creo que sí. Nunca me negaron derechos ni tuve problemas. No voto porque no conozco ni me

interesa.

11) ¿Te costó adaptarte?

Al principio extrañaba mucho pero desde que pudo venir mi familia estoy bien.

12) ¿Conoces la ley 25.871 sobre la inmigración? ¿Cuál te parece que fue su importancia?

No, no la conozco.

Ornella

TRABAJO SOBRE INMIGRANTES

¿Cómo te llamas?

Freddy Gonzalez

¿De donde venís?

De Sucre, Bolivia.

¿Cuándo llegaste al país?


En 2010.

¿Por qué motivos viniste a nuestro país?

Porque no tenía posibilidades de trabajo en Bolivia.

¿Dónde te alojaste?

En la casa de mi primo que vino a la Argentina cinco años antes que yo.

¿Cómo te trataron cuando llegaste? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Tuve suerte, me han tratado bien, y no sufrí algún tipo de discriminación

¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Igual? ¿Siempre fueron iguales? ¿Por qué?

Las condiciones de vida en Argentina son mejores que en Bolivia. No siempre fueron iguales

porque en Bolivia no tenía trabajo, la atención médica no es buena y la educación de mis hijos

tampoco era buena, y todo esto es mucho mejor acá, en Argentina.

¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

No, ninguno.

¿Por qué elegiste nuestro país?

Porque ya había llegado mi primo a la Argentina años antes, y él me convenció y ofreció

posibilidades de trabajo.

¿Tienes los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron alguno? ¿Cuál? ¿Votas? ¿Por qué?

Sí, tengo los mismos derechos y no me negaron ninguno. Puedo votar porque pedí la ciudadanía

argentina, y me la dieron.

¿Te costó adaptarte? ¿Por qué?

Mucho no, tenía parte de mi familia que vivían en Argentina, me ayudaron mucho a adaptarme.

¿Conoces la ley N° 25.871 sobre la inmigración? ¿Cuál te parece que fue la importancia?

No, no la conozco, por lo que no puedo responderte qué fue lo importante de esa ley.

Agustina


PROYECTO

INMIGRACION

¿Cómo te llamas?

Napoleón Chavarry.

¿De dónde venís?

Vengo de Perú

¿Cuándo llegaste al país?

En 2002

4) ¿Por qué motivo viniste a nuestro país?

Para conseguir trabajo y para que al llegar mi familia pudieran integrarse fácilmente

5) ¿Dónde te alojaste?

Encasa de familiares radicados

6) ¿Cómo te trataron cuando llegaste? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Me trataron bien y no sufrí ningún tipo de discriminación

7) ¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Siempre fueron iguales? ¿Por qué?

Regular siempre trabajando para subsistir, siempre igual porque para poder vivir decentemente

hay que trabajar mucho

8) ¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero? ¿Por qué elegiste nuestro país?

Algún beneficio…….., ninguno porque tienes que trabajar para tener el respeto de la sociedad.

¿Por qué elegí venir al la Argentina? Hubo una época de mucho trabajo y aproveché la

oportunidad.

9) ¿Tuviste los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron alguno? ¿Cuál?

Los derechos para los extranjeros en algunas cosas si en otras no podemos acceder


10) ¿Votas? ¿Por qué?

No voto por ser extranjero

11) ¿Te costó adaptarte? ¿Por qué?

Me costó adaptarme porque la misma vida te obliga a tener las mismas vivencias que las demás

pero hay algunas personas que nos hablan mal.nos mezclan con los diablos y nosotros en general

somos seres humanos que venimos a progresar y ayudar a nuestros hijos y familiares a ser felices

como cualquier ser humano.

12) ¿Conoces la ley 25.871 sobre inmigración? ¿Cuál te parece que fue su importancia?

No la conozco

Trabajo de Agustina Vartabedian.

Pilar

Estas son las preguntas que le hice al inmigrante:

¿Cómo te llamas?

Cintia Aquino

¿De dónde venís

Vengo de Paraguay

¿Cuándo llegaste al país?

Llegue hace tres años

¿Por qué motivo viniste a nuestro país

Vine a la Argentina para mejorar

¿Dónde te alojaste?

Me aloje en la casa de mis tíos, Ciudad Evita


¿Cómo te trataron cuando llegaste? ¿Sufriste algún tipo de discriminación?

Me trataron bien, los argentinos son muy hospitalarios

¿Cuáles son tus condiciones de vida? ¿Siempre fueron igual? ¿Por qué?

Me ofrecieron trabajo, buen salario, buenos horarios, ect…

¿Tuviste algún beneficio por ser extranjero?

No, ninguno

¿Por qué elegiste nuestro país?

Elegí a la Argentina porque tengo muchas posibilidades de futuro, asistencia social, educación

gratuita y porque es un país fácil de entrar y de salir

¿Tenés los mismos derechos que los argentinos? ¿Te negaron alguno? ¿Cuál? ¿Votas? ¿Por qué?

Si, tengo los mismos derechos, salvo votar porque no estoy naturalizado

¿Te costó acostumbrarte?

No, no me costó porque vivo con mis tíos Argentinos

¿Conoces la ley 25.871 sobre la inmigración? Si dicen si ¿Cuál te parece que fue su importancia?

No la conozco


Flor

Se llama Gladys Reyes. Es vendedora ambulante, vende flores. Vino al país en 2014 desde

Perú, con el objetivo de trabajar y progresar.

Al principio se alojó en la casa de una amiga, la trataban muy mal además recibió mucha

discriminación por parte de la sociedad porteña. En este momento vive en una casa alquilada,

logró mejorar sus condiciones de vida.

Eligió la Argentina porque la educación universitaria es gratuita, y tiene una hija a la quiere

mandar a la universidad.

Gladys me contó que se atiende en hospital público y la atienden como un argentino, ella en

este momento no vota porque no está nacionalizada y que en ningún momento le negaron nada.

Muy angustiada me confesó que le costó mucho adaptarse ya que aún se siente muy discriminada

Una cosa que le llamó mucho la atención al entrevistarla fue que en ningún momento me miró a

los ojos y su actitud corporal demostraba mucha timidez.

Nazareno

Yo me llamo William Sanchez

Vengo de Perú

Llegué el 12 de Julio de 1994, porque mi mamá vino a trabajar y yo la cuidaba

Cuando llegamos nos alojamos en un inquilinato

Cuando llegamos nos trataron bien, la única discriminación fue de la policía

Mis condiciones de vida eran buenas, pero no siempre fue así, porque en ese momento la gente

de otro país era indocumentada

Antes los extranjeros no teníamos beneficios, ahora sí

Vine a Argentina porque el dólar estaba uno a uno, y en Perú estábamos mal económicamente

Si, tenemos los mismos derechos,

impuestos.

porque trabajamos en blanco, ósea que pagamos los

Cuando llegamos nos negaron el D.N.I porque no trabajábamos en blanco.

Ahora o votamos porque o os inscribimos para eso.

No, no nos costó adaptarnos; lo único fue que no vimos a la familia.


FIN

More magazines by this user
Similar magazines