Views
8 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

propias virtudes, aunque

propias virtudes, aunque los post aristotélicos encontraron materia de estudio principal en las cuestiones relacionadas con lo teórico y la vida diaria. Los estoicos estaban convencidos de que había un fundamento ético en la naturaleza (como veremos después, esta apreciación correspondería más a la ética como instrumento de conocimiento, que propongo, que como disciplina de las virtudes) Para los neoplatónicos, la ética, no podía ser de otro modo, derivaba del mundo de las Ideas. Los filósofos cristianos asimilaron la ética a la religión para fundamentar en Dios los principios de la moral y la unicidad bueno-verdadero. La prohibición que se dio a la gente común de ser felices en este mundo porque supuestamente les esperaba otro de verdadera felicidad en “el más allá”, fue el arma más grande que tuvieron los reyes y nobles para cavar surcos y arrancar cosechas de las espaldas del siervo. Con la interrelación entre naciones, la ética va adquiriendo nuevas formas que pendulan desde las relaciones internacionales, como el realismo político de Maquiavelo, hasta las teorías individuales, como el egoísmo en Hobbes El origen de las ideas morales fue otro campo que despertó la curiosidad de los filósofos. Hubo quienes sostuvieron la tesis de las ideas innatas; mientras que otros se refirieron al carácter intutitivo de las mismas (como se verá luego, la Ética como instrumento cognoscitivo que propongo, se basa también en estas dos concepciones) No podían faltar los que sostenían el origen social de las ideas morales. Las cosas se complicaron más cuando alguien llamó la atención sobre las relaciones entre la libertad de la Voluntad del individuo y las fuerzas deterministas de la naturaleza. Desde este punto de vista, se empezó a analizar la relación entre la ley moral y la ley de la Naturaleza. En el mundo moderno surgieron cuatro áreas de análisis en las cuestiones de la ética: su esencia, su origen, su objeto y su lenguaje, los mismos que serán analizados en otra obra. En este 184

punto debo confesar que llegó un momento de gran excitación cuando -luego de haber llegado a la conclusión de que el Cariño era el único principio básico de la Ética del Ser Poético, puesto que no es utilitario ni está corrompido como lo está el amor, por la dupla castigo-recompensa- leí sobre el principio de la Buena Voluntad kantiana, para descubrir que ambos, el Cariño y el El principio de la Buena Voluntad, son absolutos, dado que no dependen de los resultados (Al comprobar la similitud de mi concepto con el del gran filósofo, hubo un amago de orgullo tan grande en mí que estoy seguro que nunca más seré el de antes) Es tanta la importancia que le asigno a estos principios en mi preceptiva poética, que me atrevo a afirmar que el descubrimiento de las tres leyes universales de Newton es en la ciencia, lo que el principio de la Buena Voluntad de Kant es en el campo de las relaciones del Ente concreto con el Ente concreto, con el Ser Genérico y con el Ser Total. Pero, si bien la humanidad tuvo que evolucionar largos siglos para entender las primeras, acosada por la arbitrariedad religiosa e ideológica, el principio de la Buena Voluntad-Cariño exige que se complete una fase integral de la evolución histórica y biológica del Ser Genérico, lo que llevará todavía mucho tiempo. Mientras tanto, adopto el Principio de la Buena Voluntad-Cariño como principio universal ético del Arte, en su doble condición: de disciplina de lo bueno y de instrumento de conocimiento de la Intuición. Sólo el principio de la absoluta diferenciación de la Religión y de la Ética puede seguir en importancia al Principio de la Buena Voluntad- Cariño debido a que afirma la ilegitimidad ética de toda religión. Esta aseveración surge de nuestro convencimiento de que toda religión es utilitaria por esencia, y que el Principio de la Buena Voluntad- Cariño es el reconocimiento de la identificación del Ente concreto con lo que lo rodea 185