Views
8 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

máscara de dolor, y

máscara de dolor, y entonces pienso: Acaso ella se ríe como me río yo El sentimiento de Bécquer es genuino; no hay en él ningún intento de mendigar algo o de apelar a la piedad de alguien. Es, diríamos, el análisis y la expresión de una amargura, fruto a su vez, del amor que siente el ser Poético que es sublime al describir un estado y una característica del Ser Genérico. ¿Lorca? Las alamedas se van, pero dejan su reflejo. Las alamedas se van, pero nos dejan el viento. El viento está amortajado a lo largo bajo el cielo. Pero ha dejado flotando sobre los ríos, sus ecos. El mundo de las luciérnagas ha invadido mis recuerdos. Y un corazón diminuto me va brotando en los dedos. Un Lorca sentimentaloide sería tan antinatural como un político honesto. El sentimentalismo en los versos de amantes en América Latina es grande. Aquí improviso un ejemplo Somos latinoamericanos Sentimentales por compromiso. Por Rodrigo de Triana 212

tenemos el corazón partido la mitad lleno de España la mitad lleno de frío Somos latinoamericanos Sentimentales por compromiso Sin embargo, los grandes poetas latinoamericanos no fueron, por lo general, sentimentalistas lacrimógenos. Darío: La Princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa, que ha perdido la risa, que ha perdido el color. La princesa está pálida en su silla de oro” está mudo el teclado de su clave sonoro, y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor El sentimiento amoroso de Darío es de seda y encaje, pero también es de oro y hierro de los grandes paladines. Jaimes Freyre: La rosa temblorosa se desprendió del tallo… Pero en las noches puras y serenas se sentía vagar en el espacio un leve olor de rosa sobre las aguas turbias del pantano El de Jaimes Freyre es aristócrata. No hay imprecaciones, no hay ¡Ayes¡ ni lamentos. Hay un sentimiento suave, como un pañuelo de seda verde-agua que cae. 213