Views
3 weeks ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

trella fugaz, a lo

trella fugaz, a lo máximo que podría llegar sería a preguntarse dónde habrá caído y cuánto se podrá recuperar de ella. El Poeta, por su parte, con la capacidad que tiene de captar su propia versión intuitiva de los mensajes del universo, asociará la parábola de la estrella fugaz con “muerte de la estrella” y captará esa impresión como un “Momento Vital”. Después, estimulado por la nostalgia que lo inunda y, al conjuro de la gravitación ético-estética, concebirá una nueva imagen: recorrido de la estrella fugaz-muerte de la estrellasueño no cumplido, con lo que tendremos la transformación éticoestética del Momento Vital en Momento Poético. No habrá alusión sueño no cumplido, en el sentido de no haber conciliado el sueño, sino en el sentido de un amor perdido. De inmediato, imaginemos al Ente concreto que lee los Versos expresados de esa manera. Lo representemos como alguien que ha visto alguna vez, solo o acompañado, la parábola de una estrella fugaz. Lo imaginemos también con la capacidad de captar la relación: estrella fugaz-muerte de la estrella-sueño no cumplido, que le ha mostrado el Poeta, y lo imaginemos también con la capacidad de emocionarse ante una impresión así expresada. Ahí tendremos otra vez la trilogía que hemos denominado Poesía. El mayor o menor grado en que el lector se emocione ante el Poema así expresado determinará la mayor o menor capacidad poética del Poeta y la mayor o menor sensibilidad del lector Como se puede observar, el Poeta no ha trasmitido sus emociones, y no lo ha hecho por la incapacidad congénita que el ser humano tiene de hacerlo. Ha hecho algo diferente: despertar la Emoción del lector, emoción que lleva vida latente en todo ser humano, aunque la sensibilidad de cada uno varíe con relación a cualquier otro. Desde este punto de vista, Poesía será entonces: el acto intuitivo de descubrir una faceta del Ser en un Momento Vital el acto de transfor- 230

marlo en el Momento Poético y el acto de hacer al lector partícipe de él a través del Momento Compartido Con este desarrollo también quedaría marginada la pretensión de que habría Poesía para el hombre aislado. En la Poesía no existen los robinsones. Todo esto nos lleva también a reafirmar la convicción de que el Poema estará completo solamente cuando haya cumplido su misión de despertar las emociones concebidas en el espíritu del lector. Hay otras tareas que se pueden realizar sobre la lógica de este proceso, algunas de las cuales son puestas en el tapete. En primer término, ridiculizar la imagen del poeta misántropo, el que “da a luz el poema con el desgarramiento de su propio ser y la condenación eterna de su alma”. El que toma para sí la responsabilidad de concentrar el dolor del mundo y así extinguirse en medio de lánguidos espasmos de divinidad autoconcedida. “...y por la piedad que les profeso por el amor que me mata por la poesía como arena y los versos, los malditos versos que nunca pude terminar.... (“Borrador para un Testamento” Efraín Huerta) El que cree que ser Poeta es vivir de levitación en levitación atrayendo con ello la energía del cosmos que supuestamente lo convierte en una especie de gurú; el que está seguro que el agua y el jabón le van a desteñir la inspiración por el resto de sus días; el que pretende hacer de la imagen del Poeta la caricatura del inadaptado; el que anuncia que si alguien entiende sus versos es porque sus versos deben carecer de Poesía… en fin, el que pretende hacer del Poeta una síntesis del snob-payaso- mendigo. Mi propuesta también pretende desvirtuar la tesis de que el Poeta sería un gran comunicador de ma- 231