Views
3 weeks ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

sas. La pretensión de

sas. La pretensión de hacer del Poeta una especie de “comunicador social” es una de las más utilitaristas que se han concebido en torno al Poeta. Tal como hemos visto, el tiende, a través de sucesivos grados a ser un desentrañado de los estados del Ser Total, no un propagandista de lo que ha experimentado. Así, la Intuición del Poeta se dirige a la Intuición del lector sin la mediación del razonamiento. Los teóricos del utilitarismo comunicable confunden la Intuición del Poema con la capacidad informativa de la ciencia. Es cierto que la comunicación es información por excelencia, algo que la ciencia (y, en menor grado la filosofía) ofrece como producto típico de su existencia. La Ley de la inercia, la ley de la conversión de la materia en energía o el hecho de que dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno hagan una de agua, son expresiones de la información que la ciencia ofrece acerca de lo que cree que es el universo. La ciencia pretende conocer el universo desde un punto de vista objetivo sin la participación de la subjetividad del ser humano en la identificación de las leyes que rigen el universo. Para ello acude a la Razón e inhibe, por principio, cualquier tipo de interferencia emocional en el proceso cognoscitivo. En cambio, el Poema pretende mostrar ya un proceso de la épica del Ser por ser lo que debe ser por la Voluntad de Ser y a mostrar un Estado Puro del Ser con la participación de las categorías éticas o estéticas. Este proceso es intuitivo, no racional. Por otro lado, las categorías de lo infinito o de lo contingente las definiciones de lo que es la Razón, o la Experiencia, los conceptos acerca de lo que es la lógica o el método… son informaciones que nos da la filosofía, en un grado de relatividad mayor que la información que ofrece la ciencia. De esta manera, ambos, ciencia y filosofía, en mayor o menor grado, comunican al lector algo acerca del mundo y lo hacen a través de la Razón. Ninguno de estos conocimientos pretende 232

transmitir una emoción o una sensación. Tampoco quiere despertar emociones o sensaciones en el lector. Lo único que se quiere es comunicar algo, hacerle saber algo, incrementar la capacidad intelectiva, la cultura y el conocimiento en general. Por su lado, el Poema no pretende comunicar nada, sino despertar la emoción del lector mostrándole el proceso épico de continua transformación y los estados del Ser a través de la Intuición. Como dirían los grandes truqueros, así viene la mano en esta nueva percepción del Poema y de la Poesía. Retomemos cuatro versos del Poeta: “Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas. El barco sobre la mar y el caballo en la montaña” Hagamos lo mismo con otros versos de cualquier voluntarioso que quiere pasar de poeta: “No hay cosa más triste que la casa donde un pobre se ha muerto Sobre todo, si el pobre era marido de una mujer de cabellera negra y el padre de seis hijos de ojos tristes” Una comparación entre estos dos ejemplos nos muestra que García Lorca no nos informa de nada; no nos “comunica” absolutamente nada, pero despierta una gran emoción en nosotros y lo hace porque su Intuición y la nuestra creen percibir un Estado Puro del Ser Total. No está de más recordar que el cerebro de Lorca no había desarrollado toda su capacidad intuitiva y que el nuestro tampoco lo ha hecho, pero sus Versos ya nos muestran a la incipiente Intuición 233