Views
10 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

como el verdadero

como el verdadero instrumento cognoscitivo. En el otro ejemplo, los cinco versos que hablan de un padre de seis niños que ha muerto, nos proporcionan información, la misma que podríamos encontrar en cualquier noticia del periódico o en el chismerío de la gente que ha acudido al entierro. La comparación de ambos nos permite notar la gran diferencia entre García Lorca que es el gran Poeta y el otro, que es un reportero. No nos quedemos demasiado parcos en los ejemplos; sigamos con seis versos de Jaime Sáenz, cuando se comprenda muchas cosas por el tacto, incomprensibles para los demás sentidos …se sabrá que todo es lo mismo, y que es sin embargo distinto, las cosas serán tan inmóviles como nunca, las personas alcanzarán una dignidad jamás alcanzada… En esta descripción, algo de prosa, algo de verso, el poeta reemplaza “Intuición” por “tacto”, pero el reemplazo es sólo formal. El fondo no cambia. Con “el tacto”, el Poema intuye la épica de la transformación continua del ser, transformación que, siendo dentro del Ser, hace que el Ser, del cual el humano es parte, al transformarse , continúe siempre el mismo. No hay ningún utilitarismo. l Verso no es un tratado erudito ni mucho menos un pedido de algo a alguien. En el otro extremo, tomemos cuatro versos de Gabriela Mistral: Aquí me estoy, Señor, con la cara caída sobre el polvo, parlándote un crespúsculo entero o todos los crepúsculos a que alcanza la vida si tardas en decirme la palabra que espero 234

Desde la perspectiva poética de esta obra, el extremo utilitarismo de estos versos anula cualquier pretensión de guardar un solo átomo de contenido poético. La petición de la estrofa en nada difiere de la petición de un trabajador que pide aumento de salario al empresario, anunciándole que no levantará su huelga de hambre hasta que se le otorgue lo que solicita. El memorial en verso que citamos incluye la amenaza de que la solicitante seguirá de hinojos hasta que se le conceda lo que espera, poniendo, de este modo, en graves conflictos al Dios de su preferencia. La diferencia entre la concepción poética de los versos citados de Jaime Sáenz y de Gabriela Mistral es enorme. La concepción del primero es poética. La intención de la segunda es, en estos versos la de convertir al Poema en un instrumento en extremo utilitarista que le permita conseguir lo que considera que le conviene, proporcionando toda la información que el caso requiere. Ese utilitarismo (extremo en este caso) anula cualquier autenticidad e intención poéticas 10 La Ética 3 235