Views
4 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

¡Abrevadme!

¡Abrevadme! ¡Abrevadme! No dejéis de ser en el flexo lila-verde Os siento en partida La gama desaira el arpegio ¡No os vayáis! Que no es de la verdadera rosa dejar, por hirientes, sus espinos Soy vosotros en las rapsodias de flexos celestes en las irradiaciones del alma en los hilvanes que arpegian en el amor de la especie por las especies de las razas por las razas del Ser por los seres Soy un arpegio en gama Yo sé lo que sentís Siento cada uno de vuestros sentires el arpegio apaga la gama la gama amaga su daga Sólo siendo en vosotros soy yo 268

Pero sé que vosotros no necesitáis de mí para ser excepto para saber que debéis ser mejores el flexo busca el nexo ¡No os vayáis cobardes! Encontrad en mí el disolvente de las antinomias fatales Es el cariño del futuro, al que todo hombre y mujer algún día habrá de llegar, será Intuitivo; etonces serán reales y no sólo poéticas: “La Monja Gitana” de Lorca; “cuido mi cuerpo moreno” de Ibarború; “de lo poco de vida que me resta” de Bécquer y de todos los que cariñan sin esperar nada en cambio Comentario Final Al terminar este capítulo, debo expresar otra vez mi asombro: ante la tenebrosa inconsistencia del amor por mandamiento; ante los insanos preceptos que pretenden recompensar el amor; ante el amor a las cualidades y no al Ser; ante el amor como un pretendido acto de Voluntad Racional y no de Voluntad del Ser por ser lo que debe ser en el Ser Total; ante el amor como llamado de semental… a todos ellos opongo el Cariño al Ser por el Ser mismo, como identificación plena del Ente concreto con el Ser Genérico, reflejado en otro Ente concreto. Al hacerlo, ante esposa, hijos, perro, libros y todo lo que mi destino me ha dado con Cariño declaro: Soy de los grandes Espartacos: soy del Cariño, una voz de presagio para los Entes; con Bécquer, Ibarború y Lorca, soy contemporáneo adelantado de: He descubierto que ser es no ser, si tú no eres 269