Views
6 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

dientes, para ver si le

dientes, para ver si le conviene. Leopoldo Panero (España, 1909- 1962) hace su tributo a la cursilería con el siguiente Cántico ......... Tus ojos tienen toda la dulzura que existe. Como un ave remota sobre el mar tu alma vuela Es más verdad lo diáfano desde que tú naciste. Es verdad. Tu pie tiene costumbre de gacela. Es verdad que la tierra es hermosa y que canta el ruiseñor. La noche es más alta en tu frente. Tu voz es la encendida mudez de tu garganta. Tu palabra es tan honda, que apenas sí se siente ...... porque es de trigo alegre su cabello en mi mano, porque igual que la orilla de un lago es su hermosura porque es como la escarcha del campo castellano el verde recién hecho de su mirada pura Pero demos paso y dejemos campo a la expresión de dos o tres mujeres conscientes de sí en la vida y en el Poema, las que deben recurrir al Verso Vulgar para defenderse de los ataques inmisericordes que provienen de los escribidores de tul y de seda. ¿Recuerdan lo que dice Alfonsina sobre estos marqueses de mostacho y hebillas de plata? Hombre pequeñito, te amé media hora, No me pidas más ¿Qué dirán los golondrinos cuando descubren en Juana de América a la mujer de carne, unida a la mujer de alma? 52

Rebelde Caronte: yo seré un escándalo en tu barca. Mientras las otras sombras recen, giman o lloren. Y bajo tus miradas de siniestro patriarca Las tímidas y tristes, en bajo acento, oren, Yo iré como una alondra cantando por el río Y llevaré a tu barca mi perfume salvaje, E irradiaré en las ondas del arroyo sombrío Como una azul linterna que alumbrara en el viaje. Por más que tú no quieras, por más guiños siniestros Que me hagan tus dos ojos, en el terror maestros, Caronte, yo en tu barca seré como un escándalo Y extenuada de sombra, de valor y de frío, Cuando quieras dejarme a la orilla del río Me bajarán tus brazos cual conquista de vándalo En cualquier mapa latinoamericano encontraremos muestras de las grandes alturas del desdén femenino por los fantoches cursileros. El Verso Vulgar Confesionalista Es el más común de todos en todos los tiempos. El estilo cambia, la métrica cambia, los lugares cambian, pero la necedad de usar el verso como un pañuelo de lágrimas, con pretensiones “poéticas”, no cambia. No sé realmente cuando nació la creencia, tan arraigada, de que la evocación de la niñez, de la casa paterna, 53