Views
7 months ago

2017-12-01 Muy Interesante Extra Historia

MUY ESPECIAL II GUERRA

MUY ESPECIAL II GUERRA MUNDIAL: EPISODIOS OSCUROS Griegos en Auschwitz. Grecia, la milenaria cuna de la civilización occidental, pese a que se salvó de los bombardeos por expresa orden de Hitler –admirador de la cultura helena–, fue expoliada e invadida por Alemania. También “aportó su cuota” de judíos al siniestro campo nazi de Auschwitz (arriba): fueron 65.000. LIBRO El libro negro de la Humanidad Matthew White, Crítica, 2013. Subtitulado “Crónica de las grandes atrocidades de la Historia”, en este extenso repaso se cuantifican varias de las matanzas de las que habla este artículo. 10 muyinteresante.com.mx A lo largo y ancho de Italia, hubo muchas matanzas hoy apenas conocidas. capitán Lautenbach murió un año después combatiendo en Yugoslavia y ninguno de los supervivientes de la unidad fue encausado después de la guerra. Sangre en Italia Entre los crímenes de guerra cometidos por los alemanes en Italia, el más conocido es el de las Fosas Ardeatinas. En esa antigua cantera, situada a las afueras de Roma, los alemanes masacraron a 335 civiles el 24 de marzo de 1944. Esa habría sido la venganza por un atentado de los partisanos en la Vía Rasella en el que murieron 32 soldados germanos.Hitler ordenó fusilar en 24 horas a 10 italianos por cada alemán muerto; la orden fue cumplida sacando de las prisiones a detenidos y sospechosos que nada tenían que ver con la acción, añadiéndose 15 más de los rehenes necesarios. Los civiles fueron ametrallados en la cantera y después se voló la bóveda para que los cuerpos quedaran enterrados. El máximo responsable del crimen, el capitán de las SS Erich Priebke, acabaría siendo juzgado en Roma en 1998,después de ser extraditado desdeArgentina,y condenado a cadena perpetua; aunque, debido a su edad,cumplió arresto domiciliario hasta su muerte en 2013.Pero,al igual que en Grecia, hubo otras muchas matanzas similares a lo largo y ancho de la geografía transalpina,aunque sus nombres son casi desconocidos. El 18 de junio de 1944, dos soldados de la División Hermann Göring murieron a manos de los partisanos cuando se encontraban en un bar de la localidad toscana de Civitella. Los alemanes dieron un plazo de 24 horas para que los autores del atentado se entregaran; en caso contrario, los civiles sufrirían las represalias. Para sorpresa de los italianos, pese a que nadie se entregó, los alemanes no realizaron ninguna acción. Lo que no sabían era que estaban preparando una fría venganza. Impunidad de los asesinos Esperaron hasta el 29 de junio, cuando se celebraba la concurrida feria local de los santos Pedro y Pablo; ese día,244 habitantes de Civitella y de dos localidades vecinas,Cornia y San Pancrazio,fueron asesinados. Los alemanes incluso entraron en la iglesia, en la que se estaba celebrando misa, y fueron sacando a los fieles en grupos para ejecutarlos de un tiro en la nuca. Durante ese baño de sangre, las casas del pueblo fueron pasto de las llamas. Por estos crímenes,un tribunal italiano condenó en 2006 a cadena perpetua al sargento Max Josef Milde, al considerarlo organizador de la masacre. Sin embargo, las autoridades germanas no concedieron la extradición de Milde, por lo que la pena no tuvo efecto. Alemania también rechazó pagar una indemnización a las familias de las víctimas, tal como sentenció el tribunal. En la misma región de la Toscana, en Sant’Anna di Stazzema, el 12 de agosto de 1944 un batallón de las Waffen-SS en retirada rodeó a medio millar de residentes y refugiados en la plaza del pueblo y los fusiló,en represalia por los ataques de los partisanos. La mayoría de los asesinados eran mujeres y niños. El crimen no sería juzgado hasta 2004, aunque los 10 acusados, que residían en Alemania, no fueron extraditados. Un tribunal militar los condenó in absentia a cadena perpetua. Otro pueblo italiano que vio correr la sangre fue Marzabotto,al sur de Bolonia.El apoyo de la población a los partisanos levantó las iras de las Waffen-SS. El 29 de septiembre de 1944, y a lo largo de una semana, los alemanes asesinaron sistemáticamente a centenares de habitantes, tanto de esa localidad como de otras vecinas. El número total de víctimas sería de un mínimo de 770, de las que casi la mitad fueron mujeres. Se contabilizó a 155 niños menores de 10 FOTOS: GETTY IMAGES/ISTOCK

Ustachas: más crueles que los nazis Las barbaridades cometidas por los nazis han eclipsado a los que probablemente fueron los asesinos más crueles de la Segunda Guerra Mundial. Los ustachas, integrantes del movimiento fascista que gobernó Croacia bajo la protección de los alemanes, liderado por Ante Pavelic, se dedicaron a masacrar serbios, judíos y gitanos. El número de víctimas pudo llegar al millón. La descripción de las atrocidades que cometieron resulta difícilmente soportable. Los ustachas solían llevar collares hechos con lenguas, ojos y orejas de sus víctimas. Construyeron una veintena de campos de exterminio, algunos exclusivamente para niños. Era habitual que estos fueran quemados vivos delante de sus padres, o que las niñas fueran violadas en presencia de sus madres. También era frecuente que a las embarazadas se les abriera el vientre para sacarles al bebé y matarlo. En varios pueblos, cientos de niños fueron empalados. Un infierno dantesco y feroz. No es de extrañar que incluso los nazis destinados allí quedaran horrorizados ante el terror medieval desplegado por los ustachas. El comisario germano en Croacia, Hermann Neubacher, definió esas bestialidades como “el crimen más feroz de la Historia, que solo se puede comparar con el infierno de Dante”. Tras la guerra, Pavelic no pagó por esos crímenes; debido a su anticomunismo, los aliados le permitieron huir. Tras refugiarse en Argentina ayudado por la Iglesia católica, en 1957 se trasladó a España, donde murió dos años después. FOTOS: GETTY IMAGES; GETTY IMAGES/ISTOCK años y 142 ancianos, así como a cinco sacerdotes. El responsable de la masacre de Marzabotto y de otras matanzas en la región, el comandante de las SS Walter Reder, fue juzgado en Italia en 1948 por crímenes de guerra y condenado a cadena perpetua.Obtuvo la libertad provisional en 1985 y murió en Viena en 1991. Más de mil quemados vivos Gardelegen, una pequeña población del centro de Alemania conocida por la calidad de su cerveza, fue el escenario de una terrible matanza de prisioneros de campos de concentración. En abril de 1945, ante el avance de las tropas aliadas por territorio germano, los prisioneros eran evacuados hacia el interior del país; debido a su precario estado físico, muchos no podían soportar esas marchas y morían por el camino.Así, 4.000 internos del campo de Dora-Mittelbau llegaron en tren a la estación de Letzingen, para proseguir el camino a pie junto a otros prisioneros. Quedaron concentrados en barracones militares emplazados en Gardelegen pero,conforme iban llegando más prisioneros, estas instalaciones se vieron saturadas. En la tarde del 13 de abril, más de un millar de prisioneros fueron obligados a caminar hasta una granja situada a unos dos kilómetros del pueblo, en la que había un enorme granero. Los cautivos fueron encerrados dentro del edificio, cuyo suelo había sido previamente empapado de gasolina, y los guardias de las SS allí reunidos bloquearon las puertas y le prendieron fuego. Borrar las evidencias del crimen Los que lograron salir fueron acribillados a balazos, salvo 22 supervivientes que alcanzaron el techo y escaparon sin que los guardias pudieran darles caza. Los restantes murieron asfixiados por el humo o quemados vivos. Aunque al día siguiente los que habían perpetrado la matanza trataron de ocultar las evidencias del crimen, la proximidad de las tropas estadounidenses hizo que los SS abandonaran su tarea y se marcharan a toda prisa. El 14 de abril, los estadounidenses entraron en Gardelegen y al día siguiente los soldados descubrieronlaatrocidadcometidaenaquella granja. Horrorizados, encontraron los cientos de cadáveres que permanecían entre los restos del granero, en el que todavía ardían los rescoldos.Tambiéndescubrieronlaszanjasen las que los guardias habían intentado enterrar los cuerpos quemados. En total, fueron asesinadas 1,016 personas. Aunque los detalles de la matanza aparecieron en la prensa estadounidense,elnombredeGardelegenhaquedado eclipsado por otros lugares que fueron también escenario de la barbarie nazi. Civitella, escenario de la venganza. En este pueblo de la Toscana (aquí), los nazis vengaron en 1944 la muerte de dos de los suyos a manos de los partisanos asesinando a 244 personas y quemando las casas. Ante Pavelic (aquí), líder de los ustachas croatas, dirigió un exterminio de tal crueldad que hasta a los nazis les pareció aterrador. Murió en Madrid en 1959. muyinteresante@televisa.cl 11

El auge de los totalitarismos - Materiales y recursos para Historia ...
De esto contaréis a vuestros hijos… - Forum för levande historia
La gran guerra. Del Sena al Vístula - Historia y Verdad
Historia del Holocausto: Panorama General (pdf)
Breve Historia Del Holocausto Nazi. • Página - Mundodescargas.com
LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – HISTORIA ... - Bibliocuba
36 PREGUNTAS Y RESPUESTAS - The Museum of Tolerance
Desde la casa de los muertos. Sobre la historia europea moderna
Guía de Estudio de Historia Mundial Contemporánea I