Views
8 months ago

2017-12-01 Muy Interesante Extra Historia

MUY ESPECIAL II GUERRA

MUY ESPECIAL II GUERRA MUNDIAL: EPISODIOS OSCUROS Alexander Demyanov La Operación Monasterio fue una de las historias secretas más fascinantes de la Segunda Guerra Mundial. Para el historiador británico Max Hastings se trató de una maniobra de engaño más completa que la Operación Fortitude puesta en marcha por los aliados antes del desembarco en Normandía y que sembró la confusión entre los alemanes respecto a dónde se iba a producir la invasión aliada en Francia. Durante muchos años los historiadores pensaban que la Operación Monasterio no era más que una leyenda. Les costaba admitir que Stalin hubiera ordenado el sacrificio de más de 70.000 soldados rusos para engañar a los alemanes. En 1941, Moscú la puso en marcha con el objetivo de penetrar en los servicios de inteligencia alemanes (Abwehr). El agente Alexander Demyanov consiguió que estos lo ficharan como agente con el nombre en clave de Max. A finales de 1942, el espía soviético informó a Berlín de su reciente nombramiento como oficial de comunicaciones adjunto al cuartel general del Alto Mando en Moscú. Tres operaciones en una En los meses siguientes,la información que envió a los alemanes fue tan importante que los convenció de su valor como agente infiltrado en la cadena de mando del Ejército Rojo. Ajenos al riesgo que corrían, los alemanes festejaron su suerte de tener un ‘topo’ en el mismo corazón del Kremlin. El 19 de noviembre de 1942, Stalin ordenó el inicio de la Operación Urano, una maniobra que debía tomar desprevenida a la retaguardia del ejército alemán que sitiaba la ciudad de Stalingrado. Para distraer al Alto Mando enemigo, los soviéticos iniciaron días después la Operación Marte, una embestida de seis ejércitos a 150 kilómetros al noroeste de Moscú que pretendía desconcertar a los alemanes. Estos desviaron de Stalingrado grandes contingentes de hombres y tanques blindados para acabar con los soviéticos, quienes perdieron más de 70.000 soldados. Cincuenta años después de aquel desastre, el agente soviético Pável Sudoplátov admitió que Demyanov, eje central de la Operación Monasterio, delató a los alemanes la Operación Marte por orden directa de Stalin. La idea era desviar la atención de la Wehrmacht de la Operación Urano en Stalingrado, que era el principal objetivo de Moscú. Aquel engaño, que supuso el sacrificio de miles de rusos, fue vital para la derrota alemana en Stalingrado. También supuso el principio del fin de la Wehrmacht en el Frente Oriental. Doble condecoración Demyanov fue condecorado por el NKVD soviético con la Orden de la Bandera Roja por los servicios prestados a la URSS, y con la Cruz de Hierro alemana por sus labores de espionaje a favor del Tercer Reich. Tras el hundimiento de Alemania, los jerarcas nazis que sobrevivieron a la guerra La intoxicación informativa llevada a cabo por Demyanov (en la foto) fue vital para la victoria de la URSS en Stalingrado. siguieron creyendo que Demyanov había sido su gran espía en Moscú. En la posguerra, volvió a ejercer su profesión como ingeniero eléctrico hasta que el NKVD quiso volver a utilizarlo para que se infiltrara enlacomunidaddeemigradosrusosen París. Pero en aquella ocasión Demyanov fracasó.Muriódeunataquealcorazónen 1975,alos74años. La cuestionada veracidad de la Operación Monasterio La nueva documentación que ha aparecido en los archivos ingleses y alemanes aporta datos absolutamente relevantes sobre la Operación Monasterio, una maniobra de distracción soviética que fue puesta en entredicho por muchos historiadores. Según revelan informes de 1942, la inteligencia británica avisó a los soviéticos que tenían una brecha muy grande de seguridad en su Alto Mando y de que Demyanov era el infiltrado. Al comprobar que los rusos no hacían nada, los agentes británicos supusieron que Demyanov era un agente doble que trabajaba para Moscú. Pero poco después detectaron que este agente había proporcionado a los alemanes una información muy detallada de la Operación Marte, con la cual la Wehrmacht derrotó a la URSS. Los británicos supusieron que Demyanov estaba traicionando a los suyos. ¿Cómo se explica que los soviéticos filtraran los movimientos de sus ejércitos para que los alemanes los masacraran sin piedad? En realidad, los británicos desconocían la maniobra de engaño que había ordenado Stalin. 46 muyinteresante.com.mx La batalla de Rzhev, enlaOperación Marte, fue llamada “la picadora de carne” por la masacre de soldados rusos. FOTOS: GETTY IMAGES; BUNDESARCHIVE

El barón Hiroshi Oshima Fue un espía de los angloestadounidenses sin saberlo y un traidor involuntario. El barón Hiroshi Oshima era el embajador japonés en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial y todos los mensajes que transmitió a Tokio fueron leídos por los servicios de inteligencia estadounidenses y británicos. Nunca antes Washington y Londres habían tenido tanta información de un agente doble, y lo más asombroso es que ese informador era un alto funcionario enemigo. El general estadounidense George C. Marshall afirmó que Oshima fue la principal fuente de información de los aliados sobre las intenciones de Hitler en Europa. En 1934, el entonces coronel Oshima fue asignado como asesor militar en la embajada japonesa. Hablaba alemán y tuvo amistad con Joachim von Ribbentrop, ministro de Exteriores del Tercer Reich. Sus contactos con altos jerarcas nazis y con el propio Adolf Hitler, con el que mantuvo también una relación muy estrecha,contribuyeron a su vertiginosa carrera profesional. Conversaciones no tan privadas En octubre de 1938, Oshima fue nombrado embajador de su país en Alemania. Durantesusprimerosmesesenelcargo acordó con Heinrich Himmler un pacto de colaboración entre los dos países en asuntos de inteligencia. Oshima realizó varias visitas a los frentes de guerra y asistió a reuniones periódicas con Hitler, con el que mantenía conversaciones privadas sobre sus planes militares. El embajador japonés transmitió a Japón aquel continuo caudal de información que provenía directamente del Führer. Lo que no sospechaba Oshima era que Estados Unidos había logrado descifrar el código secreto Púrpura de los japoneses y que, por tanto, sus mensajes los leían en Washington casi al mismo tiempo que en Tokio. Todos los despachos que envió Oshima a sus superiores fueron interceptados por los estadounidenses: 75 en 11 meses de 1941, cerca de 100 en 1942, 400 en 1943, 600 en 1944 y alrededor de 300 en los últimos meses de vida del Tercer Reich en 1945. A pesar de que algunas de sus predicciones fueron erróneas, la información que transmitió a Tokio sobre los planes militares y políticos de los líderes nazis fue una valiosa ayuda para los aliados. Detalles estratégicos Además de alertar sobre el inminente ataque de Alemania contra Rusia en junio de 1941, Oshima describió con todo tipo de detalle su viaje de cuatro días a la Muralla del Atlántico. Los datos que proporcionaba incluían las posiciones de las divisiones alemanas desplegadas en las costas francesas, así como el tipo de artillería, las fortificaciones, las torres de vigilancia y otros detalles que fueron de un valor incalculable para los aliados, que en aquel entonces estaban Hiroshi Oshima, embajador nipón ante el gobierno de Hitler entre 1938 y 1945. Foto tomada hacia 1940. organizando los pormenores del desembarco en Normandía. Asimismo, los despachos del embajador japonés reflejaron con gran minuciosidad los efectos devastadores que habían tenido los bombardeos angloestadounidenses sobre las ciudades alemanas, de tal manera que los aliados pudieron saber qué objetivos se habían cumplido ycuáleshabíansobrevividoalosmiles de toneladas de bombas que se arrojaban casi a diario sobre el enemigo. Hitler no sabía dónde iba a ser el desembarco del Día D FOTOS: GETTY IMAGES; BUNDESARCHIVE El 27 de mayo de 1944, Hitler invitó a su residencia de Berghof a Hiroshi Oshima y le comunicó las noticias que habían llegado de sus agentes en Londres. Hiroshi redactó un despacho con esos datos a sus jefes en Tokio, que fue descodificado por los estadounidenses y transmitido a los británicos. El informe afirmaba que los aliados habían concentrado unas 80 divisiones en el Reino Unido y que Hitler creía que el enemigo establecería cabezas de puente en Bretaña y Normandía y luego avanzaría con su segundo frente a través del estrecho de Dover hacia Calais, lo cual demostraba que los alemanes habían mordido el anzuelo que proponía la Operación Fortitude. El objetivo de este plan de desinformación y engaño urdido por los servicios de inteligencia británicos y varios agentes dobles, era convencer a Hitler y su Estado Mayor de que la invasión aliada se llevaría a cabo en el paso de Calais, a unos 250 kilómetros de las playas de Normandía en las que finalmente se produjo el desembarco, el Día D. Las tropas estadounidenses a su llegada a las playas de Normandía el 6 de junio de 1944. muyinteresante@televisa.cl 47

De esto contaréis a vuestros hijos… - Forum för levande historia
La gran guerra. Del Sena al Vístula - Historia y Verdad
El auge de los totalitarismos - Materiales y recursos para Historia ...
Historia del Holocausto: Panorama General (pdf)
Breve Historia Del Holocausto Nazi. • Página - Mundodescargas.com
LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – HISTORIA ... - Bibliocuba
36 PREGUNTAS Y RESPUESTAS - The Museum of Tolerance
Desde la casa de los muertos. Sobre la historia europea moderna
Guía de Estudio de Historia Mundial Contemporánea I