Views
1 month ago

LA LEY DEL SAQUEO

Pero los de la isla no

Pero los de la isla no eran de los que se dejaban saquear sin presentar un frente unido; Milcíades tuvo que regresar a Atenas. En vez del pecho erguido, llegó con la joroba surgente Los atenienses lo sometieron a un proceso, le perdonaron la vida, no por su incapacidad de saquear, sino por los pillajes exitosos anteriores Temístocles, el de la idea de la flota, tomó el mando La Neurastenia de Jerjés Fluyeron las décadas para dar paso a una media centuria Darío, rey persa, el que no permitía que alguien se acercara a menos de tres metros de su persona, tuvo la ocurrencia de morirse Jerjés, que había heredado el talento de su padre para la masacre y el pillaje, encontró en egipcios y babilonios la ocasión de mostrarlo Lo hizo por medio de una estrategia de matanza y una oferta que los egipcios y babilonios no pudieron rechazar Quedaron convencidos de que estaba en su bienestar seguir siendo saqueados; pero el ojo de Jerjés había sido direccionado hacia Grecia Tuvo una idea muy original, enviaría misiones a las ciudades para pedirles tierra y agua. ¿Para qué deseaba Jerjés tierra y agua? Pues para poner muy en claro que los demás debían someterse ante él La historia lo ha demostrado una y un trillón de veces: los tiranos de toda laya y color, necesitan de gente que se postre ante ellos El Poder no sería tal si no hubiera cautivos en señal de sumisión servil Cuando los embajadores llegaron a Atenas, se enteraron de que tendrían toda la tierra y agua que quisieran 12

Como prueba irrefutable, los arrojaron a un pozo de huesos humanos en el que se pudrían los últimos huéspedes de la hospitalidad ateniense Ésa era una acción que hasta los bárbaros consideraron bárbara, pues habían descumplido la tradición: habían matado a los mensajeros. Los espartanos, que a la par de asesinos y saqueadores, eran supersticiosos, dijeron que el asesinato de los mensajeros traería mala suerte Convencieron a dos espartanos que fueran a ponerse a disposición de Jerjés para ser víctimas de la justa venganza del persa Jerjés demostró algo que nadie había imaginado: les contestó que no sería tan bestia como para hacer lo que hicieron los griegos Esto es, les perdonó la vida ¿Era una decisión de algún sabio redimido? Ni por locura temporal Jerjés consideró que la vida de dos ricos espartanos era muy poco para lavar el honor de los saqueadores a su mando Tenía en mente algo mucho más valioso: Atenas y Esparta juntas; Acumuló un ejército de 500000 hombres Construyó un puente hecho de barcas por el cual cruzará su ejército Pero una tormenta hizo escuchar su desacuerdo sobre el puente Jerjés no podía creer que la naturaleza se opusiera de ese modo a su voluntad y llamó a los más expertos de sus torturadores Les ordeno que dieran mil latigazos al mar como castigo ejemplar Parece que las olas oyeron las sugerencias del látigo y permitieron el paso de Jerjés, sin presentar mayor resistencia 13

robin-lane-fox-el-mundo-clasico-la-epopeya-de-grecia-y-roma
Lucio Emilio Paulo y el derecho de guerra - Occidens
Del saqueo a la conservación: Historia ambiental contemporánea ...
Surge una nueva superpotencia
El Mundo Clásico. La Epopeya de Grecia y Roma.
confesiones-de-un-ganster-economico-john-perkins1
revista-peruana-del-pensamiento-marxista-ac3b1o-1-nc2ba-1-2013
RPPM - N 1 - Año 1.pdf
catalogo-navidad-2014-web
Historia del Siglo XX - Biblioteca Virtual en Salud
Ayuntamiento de Madrid - Memoria de Madrid
Descargar - Voces de Colombia / ELN