Views
2 months ago

LA LEY DEL SAQUEO

Aunque en su tiempo,

Aunque en su tiempo, Grecia era una, pero cada ciudad conformaba una “Ciudad-Estado” no se podía ignorar la patria común Partió con treinta y siete mil hombres en una tarea de expansión total de la cultura griega, de la que nunca regresaría Ocupó Tesalia y declaró a las autoridades locales que el pueblo tesalo quedaría para siempre libre de impuestos Juró también que, como Aquiles, acompañaría a sus soldados a tantas batallas como fueran necesarias para glorificar la nación A comienzos de 333, Alejandro llegó a Gordió, ciudad que fuera corte del legendario rey Midas, el que convertía en oro todo lo que tocaba Los gordianos le plantearon un dilema en apariencia irresoluble Un nudo ataba el yugo al carro de Gordio, rey de Frigia, y desde la antigüedad se afirmaba que quien lo desataba dominaría el mundo Todos habían fracasado hasta entonces, porque de todos ellos, ninguno tenía la visión y la determinación de Alejandro Mientras la muchedumbre se aprestaba a ver los esfuerzos de Alejando, éste sacó su espada y de un tajo impresionante cortó el nudo Los ciudadanos del Gordio vieron en el joven Alejandro el conquistador que la historia lo recordaría por siempre Alejandro ambicionaba dominar toda Persia, de paso, destruyó la ciudad de Tiro tras siete meses de asedio Se fue hasta Jerusalén y penetró en Egipto sin encontrar resistencia Vencedor de los persas, fue acogido como un libertador Al regreso, el ejército se dividió: el general Nearco buscaba la ruta por mar, Alejandro conducía las tropas por el desierto de Gedrosia 22

Miles de hombres murieron de sed; aunque diezmado, el ejército consiguió llegar a Babilonia, la meta de su viaje de entonces Allí hizo ejecutar a los macedonios que se le oponían Tenía como proyecto la creación de un nuevo ejército formado por helenos y bárbaros y luego declararse dictador macedonio Inició una nueva campaña explorando las costas de Arabia Mientras navegaba por el Bajo Éufrates contrajo una fiebre palúdica que sería fatal; murió en junio de -323 Cuando visitó Atenas había querido conocer a un filósofo convocaba su curiosidad; se trataba de Diógenes el Cínico El filósofo estaba descansado en su tonel de madera Alejandro se le acercó, se presentó debidamente y le instó a que pidiera lo que quisiera, él se lo otorgaría “Que te apartes, porque me quitas el sol” respondió el cínico Alejandro, que sabía el valor de ese hombre, se retiró sonriendo Pero la historia tiene sus travesuras; el mismo día que Alejandro moría, en el lejano Corinto, a su vez, moría también Diógenes el Cínico La historia no solo es traviesa, también nos da ejemplos de que tiene extraños designios para los destinos humanos Un mosquito, el portador de la malaria, hizo lo que cientos de miles de espadas y lanzas no pudieron: terminar con la vida de Alejandro La historia lo recuerda y, por ello, nosotros también 23

robin-lane-fox-el-mundo-clasico-la-epopeya-de-grecia-y-roma
Lucio Emilio Paulo y el derecho de guerra - Occidens
confesiones-de-un-ganster-economico-john-perkins1
Surge una nueva superpotencia
El Mundo Clásico. La Epopeya de Grecia y Roma.
Del saqueo a la conservación: Historia ambiental contemporánea ...
revista-peruana-del-pensamiento-marxista-ac3b1o-1-nc2ba-1-2013
RPPM - N 1 - Año 1.pdf
catalogo-navidad-2014-web
el antiagustinismo político de dante alighieri - Universidad Adolfo ...
El Imperio Ibérico : sus grandezas y decadencias, su influencia en el ...