Views
6 months ago

LA LEY DEL SAQUEO

Esas fuerzas que motivan

Esas fuerzas que motivan el comportamiento de los actores Las peleas por lograr el poder en el mundo, tienen su fundamento: los caudillos quieren el poder y el derecho de saqueo El duelo Mario-Sila, en la vieja Roma, es una versión de la atmósfera política que se respira en la actualidad en los países del mundo Las ambiciones personales llegaron a un nivel tan alto, que nadie se sorprendió que Sila dirigiera el ejército romano en contra de Roma Evitar que Mario le hiciera a Sila, lo que Sila pensaba hacerle a Mario Cayo Mario (-157 al -86) Mario representaba los derechos de la plebe; quienes trabajaban y comían poco; Sila, a los patricios, quienes comían, pero no trabajaban En tanto, los parásitos comen harto, pero no producen; Mario es elegido Tribuno y seis veces Cónsul entre los años -107 y -100 También es tío de Julio César, a quien enseña secretos vitales en el arte de tomar el poder y mantenerse en el poder Por entonces había un señor, Mitrítades, rey de Ponto, que se niega a depositar su óbolo voluntario para mantener a los parásitos de Roma En esas circunstancias, el Senado decide que se necesita un jefe para combatir al díscolo y enseñarle las reglas de las buenas costumbres Dejando a un lado la democracia, que molestaba a todos, elige a Sila. La plebe presiona para que sea reemplazado de inmediato por Mario Sila, que tenía un carácter que no permitía segundos pensamientos, ataca a la misma Roma (-88) y es elegido cónsul Como un deber sacramental, destierra a Mario y luego irse al Oriente, donde siempre se podía encontrar pueblos para saquear 40

Pueblos dispuestos a hacerse convencer de que la vida tiene un precio y que ese precio lo fijaba Roma (año -87) Mario vuelve, y el pueblo, en acto de apoteosis, lo nombra Cónsul El silogismo de Sila Sila retorna el año -82 y desplaza otra vez a Mario, quien decide que la atmósfera de los pantanos es más respirable que la de Roma Sin pensarlo dos veces cree oportuno poner a prueba su aún no conocida capacidad de anfibio: se esconde en ellos por un tiempo Pero, al fin se convence de que lo anfibio no es para él y sale de los pantanos para para ir a la cárcel en línea recta. Sila cavila (cuando un dictador se pone a cavilar, sabemos que hay que cuidarse y, desdeñando reglas plantea el siguiente silogismo: Sila es feliz sin opositores como Mario Mario es un opositor Sila no es feliz con Mario vivo Con esa conclusión deduce que había llegado el momento en el que Mario debía dar cuenta a los dioses sobre su cholo proceder Un soldado especializado en otorgar pasaportes de ida sin vuelta, llega a la celda de Mario con la decisión de traspasarlo de parte a parte Portaba una espada, cuyo filo había probado la textura de varios insolentes, pero la decisión se esfuma cuando se enfrenta a Mario En un acto que lo reivindica, suelta su espada y, siguiendo las normas castrenses para casos como ése, ordena una retirada unipersonal Algo similar sucedería 19 siglos después, cuando Napoleón escapa de la Isla de Elba y se enfrenta al ejército de Ney, uno de sus ex mariscales 41

confesiones-de-un-ganster-economico-john-perkins1
el antiagustinismo político de dante alighieri - Universidad Adolfo ...
El Imperio Ibérico : sus grandezas y decadencias, su influencia en el ...
La guerra de los imperios - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Lucio Emilio Paulo y el derecho de guerra - Occidens
una ley novedosa para el sistema canario de seguridad
Hobsbawm_HistoriadelSiglo_XX