Views
4 months ago

LA LEY DEL SAQUEO

−tal como sucede

−tal como sucede ahora, los socialistas quisieron hacerlo todo a marchas forzadas; quisieron adelantar el tiempo intermedio - y obviar los senderos que llevaban al tiempo prometido, vivían soñando y soñaban que vivían −la URSS se acurrucó dentro de sí misma y pretendió ejecutar un modelo de crecimiento que hoy tendría el nombre de “Endógeno” −la columna vertebral del modelo fue identificar a la industria pesada, “la que hace bienes que hacen bienes” como la prioridad más importante en la asignación de recursos de inversión −la necesidad de independizarse progresivamente de las importanciones imprescindibles se expresó en furiosos intentos de fabricar, por sobre todo, los bienes de capital, “las máquinas de hacer máquinas” −como los recursos son siempre escasos en relación con los fines, la URSS produjo con su modelo el primer gran cisma de su historia económica: la brecha entre su industria y su agricultura −Lenín había amortiguado la “Economía de guerra” imperante hasta 1921, con la implantación de la Nueva Economía Política (NEP) dando ciertas libertades de mercado al pequeño agricultor −Stalin volvió a las arremetidas contra la agricultura, empujado por un soplo mesiánico que lo impulsó hasta la estratosfera de su propia locura −la agricultura creció a un ritmo mucho más lento que la industria pesada y sufrió procesos de verdadera involución, decreciendo inclusive en valores absolutos por el recorte de inversiones −por sí fuera poco, los planes quinquenales de Stalin consignaban la necesidad de transferir más excedente desde la agricultura hacia la industria pesada, con el objeto de que los salarios de los obreros mecanizados fueran bajos debido a los precios artificialmente bajos de los bienes agrícolas −en la obstinación de esta política hizo que los precios de los productos agrícolas disminuyeran grandemente en relación a los bienes industriales −a ese movimiento de precios, los de la agricultura, que bajaban perfilando una línea descendente en las coordenadas cartesianas y los de la industria que subían en movimiento ascedente es lo que la teoría económica de la época llamó “el efecto tijeras” 98

−la teoría detrás de esta política económica se basaba en el supuesto de que un abaratamiento de los productos agrícolas abarataría el sustento de los trabajadores de la industria, lo que elevaría el salario real bajando los costos salariales −las medidas de política económica fueron reforzadas por la violencia de la represión política, la que adquirió proporciones demenciales por la brutalidad de su concepción y ejecución −las medidas económicas determinaban que, de la cosecha total, el campesino recibiría una porción y el resto debería ir al Estado, de acuerdo con lo calculado en los planes quinquenales −en una ocasión los campesinos se negaron a sembrar (y, a cosechar, claro) más de lo indispensable para la subsistencia de sus familias en protesta por la terrible política de precios que los discriminaba de manera tan arbitraria e injusta −Stalin no se inmutó; ordenó al Ejército Rojo (el mismo que había sido el adalid de la voluntad del pueblo ruso durante las invasiones capitalistas en los primeros años de la Revolución) confiscar las reservas de las cosechas que los campesinos tenían para sobrevivir −diez millones de campesinos murieron de hambre por esa decisión, lo que equivalía a la mitad de la cuota de muertos con que la URSS pagó su derecho al triunfo aliado en la Segunda Guerra Mundial −no era que la Revolución pagaba su precio, era que el pueblo ruso pagaba las consecuencias de tener un demente como mandamás en el gobierno, al mando de un ejército de dementes como él −la falta de consideración con la persona humana y el desprecio profundo por la vida del hombre, parecen haber sido una constante en la historia del pueblo ruso: antes y después de la Revolución de Octubre −los libros de historia relatan, por ejemplo, la actitud de un feudal zarista, el que dijo que mandaba a azotar a cualquier mujik si lo saludaba o sino lo saludaba por igual, porque consideraba que ambas actitudes eran una muestra de insolencia a su persona −el experimento de un socialismo dictatorial, déspota, ineficiente y corrupto en la URSS, al parecer, no hizo sino seguir las tradiciones de desprecio congénito que las élites guardaban para las personas que conformaban el pueblo 99