Views
10 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

En la síntesis

En la síntesis histórica, cuando la razón alcanza su máximo poder, el hombre vuelve a la animalidad Pero lo hace en una fase muy superior de progreso y experiencia que la forma original de esa animalidad En este proceso, el acto de representar se convierte en el tribunal que decide sobre la entidad del ente, para sentenciar que en el futuro sólo habrá de valer como ente, lo que en el representar sea puesto por éste ante sí mismo. En concordancia con lo dicho, en ese proceso, la voluntad de poder se conoce a sí misma en cuanto huésped del cuerpo. Ninguna representación será valorable si no es la del ente que representa y que, al representar, se representa sólo a sí mismo, esto es, en cuanto a la voluntad de poder y en cuanto al eterno retorno de lo mismo. En el comienzo de la época moderna, la entidad del ente se transforma. La esencia de este comienzo histórico se basa en esta transformación. La subjetividad, la sustancialidad, se determina ahora como el representar que se representa. Ahora bien, el hombre, en cuanto ser racional, es el representar que representa. Por lo tanto, el hombre se convierte en el ente eminente, es decir en “sujeto” Sujeto que representa a su propia subjetividad, tal como antes, representaba su propia sustancialidad 116

El Objetivismo La esencia del subjetivismo es objetivismo, en la medida en que para el sujeto todo se vuelve objeto. Toda objetividad es “subjetiva”, porque es instaurado como objeto que se sostiene en sí mismo. “Entidad es subjetividad” y “entidad es objetividad”, dicen lo mismo. Yo diría más bien que la objetividad percibida vuelve al mundo real, objetivamente subjetivizada La voluntad de poder no es nada vital ni nada espiritual, sino que lo vital (lo viviente) y lo espiritual, en cuanto entes, están determinados en el sentido de la voluntad de poder. La voluntad racional, hasta el momento al servicio del representar, transforma su esencia en voluntad que se ordena a sí misma. En este caso, la voluntad del ente cotidiano sería la que determina la acción, antes de enviar al cerebro la orden de ejecutarla En el Superhombre, la orden sería ejecutar la acción de poder. “La acabada subjetividad de la voluntad de poder es el origen metafísico de la necesidad esencial del «superhombre”. El crear es comprendido metafísicamente en el sentido de un representar productor. De acuerdo con esta doctrina, el ente es lo creado por el creador. El derrumbamiento de la pre-eminencia de la razón representante contiene la esencia 117

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
Cicerón
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
REVISTA - Universidad Industrial de Santander