Views
4 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

De ahí la necesidad

De ahí la necesidad imperiosa, el cumplimiento imperativo, de hacer que nuestros débiles devengan fuertes para que las batallas del futuro se realicen entre voluntades de contextura diferente, pero de igual intensidad. En ese postulado se basa La Voluntad de Ser. Por último, cabe añadir que lo que se expresa en el pensamiento puede imputarse historiográficamente a la esencia nacional del pensador, pero no puede hacerse pasar jamás por una peculiaridad nacional. El pensamiento de Descartes, la metafísica de Leibniz, la filosofía de Hume, son, en cada caso, europeos, y por ello planetarios. Del mismo modo, la metafísica de Nietzsche no es jamás, en su núcleo, una filosofía específicamente alemana; al contrario, es una metafísica europeo-planetaria. Por mi parte, propongo una filosofía, la única que puede ser considerada como planetaria: la Voluntad de Ser. Muchas gracias Martin Heidegger por tus valiosos aportes a la estructuración de esta obra, sin los cuales nuestra tarea habría sido mucho más difícil y mucho más extensa. 162

El Hombre Superior, nos lleva a deducir que hay una brecha inseparable entre lo que él denomina Hombre Superior y la “plebe”. Cada uno de los hombres superiores posee la voluntad de poder y, con ella, el ansia de dominar a los demás. Para ello, cada ente superior tratará de imponer los valores de su voluntad de poder, incluyendo los de la Justicia. El Nihilismo expresa la necesidad de que los hombres superiores adopten nuevos valores, en el marco de la metáfora: “Dios ha muerto” El Eterno Retorno es el deseo febril de que cada hombre superior retorne a un punto de partida en sucesiones perpetuas. No queda claro cuál habrá de ser el escenario original en el que deberán acontecer los fenómenos repetidos, ni las posiciones cósmicas que deben reinar en el momento del retorno. Por último, el Lenguaje y la Justicia nos muestra que el Hombre Superior desea seres “inferiores” para dominarlos ¡Cosa increíble! ansía ganar prestigio con la admiración que recibiría de los harapos Esta pretensión es la que más me sorprende, pues no concibo un “hombre superior” que reclame la admiración del mendigo En mi percepción particular, el hombre superior será superior en cuanto los demás hombres superiores lo avalen como tal. 163

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Cicerón