Views
5 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

B La liberación del

B La liberación del culpable atenta en contra de la sociedad; la condena a un inocente la desmoraliza El castigo al delincuente no tiene la intención de que pague una culpa, más bien está orientado a defender a la sociedad Mientras no haya otra manera, el castigo es la forma para que las cláusulas de la convivencia humana se cumplan Celebridad N Pero, ¿Por qué evitas a ese gran hombre? Porque no querría juzgarlo injustamente; yo soy miope y desconfiado y él lleva indistintamente diamantes verdaderos y falsos (“Aurora”) B El hombre célebre contrae una deuda de honor con la sociedad, pues debe comportarse como la sociedad lo imagina Celos N ¿No es mejor caer en manos de asesinos que en los ensueños de una mujer celosa? (“Así habló Zaratustra”) B Los celos son la expresión del sentido de propiedad que una persona guarda con relación a otra 186

Censura N Quienes nos censuran quieren hacernos entender en qué m medida se ocupan de nosotros; los entendemos mal tomando su censura en serio y defendiéndonos de ellas (“Humano, demasiado humano”) Algunas personas excelentes administran sus censuras de manera tal que con ellas pretenden distinguirnos (“Humano, demasiado humano”) Los hombres que quieren suprimir la alabanza y la censura quieren privarnos de lo maravilloso y esperan que el hombre espere sólo lo justo y lo recto (“Tratados filosóficos”) B No acepto en nadie, absolutamente en nadie ni en nada, la pretensión de censurar lo que debo ver, escuchar o leer La censura que se hace al derecho de comer todos los días es la peor de todas La censura que pone freno a la verborrea es la menos peor de todas Los censuradores obran por encargo y nadie los aprecia; aunque hay quienes gozan en la tarea de cancerberos 187

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Cicerón