Views
6 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

En sentido general, se

En sentido general, se considera Voluntad como un querer, un aspirar a algo. En esa misma dimensión, Poder sería el ejercicio de la fuerza. La mayoría entiende como Voluntad de poder un tender a la posibilidad de ejercer la fuerza, un tender a la posesión de poder. Pero esta voluntad de poder, en cuanto pulsión de tomar el poder es, al mismo tiempo, el puro afán de violencia. Este tipo de interpretaciones de la «voluntad de poder», deforman el sentido de la expresión fundamental de la metafísica de Nietzsche; en efecto, cuando éste dice «voluntad de poder», piensa algo diferente. ¿La interpretación aproximada sería…? Nietzsche la define como «la esencia más íntima del ser» lo que significaría que la voluntad de poder sería el carácter fundamental del ente en cuanto tal. La voluntad de poder es nombrada, en la segunda parte de “Así habló Zaratustra”. En palabras del personaje: “Allí donde encontré algo viviente, allí encontré voluntad de poder; y hasta en la voluntad del que sirve encontré la voluntad de ser señor. De acuerdo con ello, la voluntad de poder es el carácter fundamental de la vida. Voluntad de poder y dominación 26

Al parecer, Nietzsche considera que “vida” tendría como su esencia, la Voluntad de Poder Así es: pero querer es querer ser señor. Esta voluntad está incluso en la voluntad del que sirve, no en cuanto que aspire a liberarse del papel de siervo, sino en la medida en que es siervo y servidor y, en cuanto tal, aún tiene siempre debajo de sí el objeto de su trabajo, al que «ordena». Y en la medida en que el servidor, en cuanto tal, se hace imprescindible para el señor y de ese modo lo constriñe y lo hace depender de él (del siervo) el siervo domina sobre el señor. Ser servidor es también una especie de la voluntad de poder. En este punto debo poner énfasis en mi percepción sobre los estilos de dominación de Nietzsche. Tengo la íntima convicción de que deducir que el siervo “domina” a su señor, en razón de su voluntad de ordenar su trabajo, es cualitativamente diferente de la facultad de ordenar a las personas. Por otro lado, como veremos después, la existencia del feudal depende del siervo que trabaja para él, porque el siervo produce para la subsistencia de sí mismo y también para la subsistencia del feudal Querer no sería un querer-ser-señor si la voluntad no pasara de ser un desear y un aspirar, en lugar tener su base en el ordenar. Ordenar es ser señor de disponer sobre posibilidades, vías, modos y medios de producir efectos por medio de la acción. 27

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Historia de Gil Blas de Santillana. Traducida por el padre Isla ...
Descargar ( 15137k ) - Memoria de Madrid
La Gran Invocación - Fundación Lucis
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
Entrelíneas 26
Salvador-Freixedo-Porque-Agoniza-El-Cristianismo.pdf
Historia de las Creencias Religiosas 4
El lugar y las funciones de la historia - unesdoc - Unesco