Views
5 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

dad de acrecentamiento

dad de acrecentamiento del poder, excluyendo cualquier movilidad que tienda a su reducción. Fuerza Los valores “son siempre reducibles a aquella escala numérica y de medida de la fuerza”. “Fuerza” es entendida por Nietzsche en el sentido de poder, es decir, como voluntad de poder. El número es esencialmente una forma perspectivista. El valor es “esencialmente el punto de vista” del ser que ejerce la voluntad de poder. Tal como la percibo, la “fuerza” parecería ser una dimensión que tiene grados de cuantificación, mientras que la voluntad de poder se refiere a la forma cualitativa que esa voluntad de poder toma cuando el ente la ejerce. Con frecuencia designa como valores no sólo a las condiciones de las formaciones de dominio, sino a las formaciones mismas. En efecto, ellas crean las vías y las instituciones, y por lo tanto las condiciones bajo las cuales el mundo, que es esencialmente “caos” y nunca “organismo”, se ordena como voluntad de poder. De este modo se vuelve comprensible la formulación, de que la “ciencia” (el conocimiento, la verdad) y el “arte”, son “valores”. En otras palabras, la voluntad de poder que un individuo ejerce sobre otro es insignificante en comparación a la que ejerce por 32

medio de las instituciones y la interpretación del desarrollo, cambio y sustitución de cada una de ellas. Así, el sistema democrático sería un valor por medio del cual, los que tienen desarrollada su fuerza dentro del sistema, ejercen su voluntad de poder. Querer “ ... Querer es lo mismo que querer-devenir-más fuerte, querer-crecer -y también querer los medios para ello”. La voluntad de poder, es la voluntad que quiere valores. Por eso es que de ella sale toda posición de valores y toda estimación del valor: el «principio de la posición de valores”. Querer sería la fuerza que empuja a ser para ser más-que-elotro, especialmente en un mundo en el cual el capitalismo hace que el competidor trate de lograr más poder de mercado, disminuyendo el que gozan los otros competidores. La auto-conciencia de la voluntad de poder consiste en pensar en términos de valor, donde el término “conciencia” no significa ya un representar indiferente, sino el contar consigo mismo, lo que ejerce y da poder. Aquí habría una gran diferencia con la definición marxista, la que considera que la “conciencia es la capacidad que tiene el ser humano de reflejar el mundo objetivo”. El marxista percibe la conciencia como un espejo de calidad veneciana, en el acto 33

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
Cicerón
Introduccin a la Historia silense : con versin castellana de la misma ...